23 sept. 2000

26-00. DE FORATURA A TABLATO DE PINIECHO. 23-9-2000.

Tablato, Sabocos, Roya y Blanca. 27-7-07.

Balneario de Panticosa, Camino de Brazato, Foya de Brazato, Collado Bajo de Brazato, Cara Sur, Foratula Este, Foratula Oeste, Collado Bajo de Brazato, Arista Oeste y Cima de Tablato, Descenso por la Arista Norte e Ibón Inferior de Brazato.

23-09-2000.

Salida 10 h. Llegada 17 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Tablato procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Celebramos mi cincuenta cumpleaños cenando con los vecinos y nos acostamos tarde el sábado 23 de Septiembre, y aunque nos levantamos relativamente pronto decidimos hacer algo más corto que el Palax del que habíamos hablado durante la semana.

            La mañana está muy decente y no guarda ninguna relación con el indeciso tiempo previsto por la meteorología; cosa que, de alguna forma, esperaba a pesar de todo.

            Salimos pasadas las nueve oyendo noticias de la Olimpiada de Sydney; en la que, parece ser, no se van a cumplir ni de lejos las expectativas  de medallas.

            A las diez menos diez tras aparcar en el Balneario de Panticosa a 1650 metros de altitud nos vamos para arriba pasando junto a la Fuente de San Agustín. Salimos en dirección este y a la sombra que impera en esta parte de la impresionante cubeta lacustre del balneario

Subimos un camino perfectamente marcado además de conocido, y vamos adelantando a pequeños grupos más lentos que nosotros.

 Puntas de la Foratula. 9-4-11.
 
El camino gira un poco al sudeste y nosotros con él. Poco más arriba, a la altura de los 2100 metros lo abandonamos y nos dirigimos en horizontal hacia un barracón en regular estado de conservación, perteneciente a la época de la construcción de las presas. Progresamos lo más horizontalmente posible para no perder altitud, al encuentro del Barranco de Brazato. Cogemos agua al llegar al  barranco y atravesándolo proseguimos ascendiendo ya junto a la rama  más al sur del mismo.  Hemos perdido poco más de 25 metros y vamos a ganar altitud ahora en dirección sur.

Tenemos dos alternativas: o alcanzar el Collado Bajo de Brazato o encaramarnos a la arista norte del Pico de Foratura. Optamos por la primera ya que, nos encontramos alrededor de los 2250 metros de altitud y alcanzar la arista no es muy seguro, ya que  está  defendida por una vertical barrera rocosa, bastante consistente.

Tablato y Collado Bajo de Brazato. 1-5-06.
 
Transitamos la zona oeste de las Foyas de Brazato pisando pedrera granítica lo más asentada posible de lo que vemos y alcanzamos el Collado Bajo de Brazato a las doce menos diez.

Una pareja camina bajo nosotros dirigiéndose hacía el Pico Brazato.

Collado de Catieras desde el Collado Bajo de Brazato. 2-9-06.
 
Estamos a 2470 metros de altitud y al abrigo del suave viento que campa en el collado comemos un poco, ya que me he asomado a la arista y está algo chunga para hacerla directamente.

Puntas del Puerto y Bacias desde el Collado Bajo der Brazato. 2-9-06.
 
 Quince  minutos más tarde pasamos a la vertiente sur del collado e iniciamos hacía el oeste el rodeo de la pared somital del pico. He visto un par de corredores del que elegimos a priori el más alejado y que calculo que nos permitirá subir la  barrera rocosa con cierta facilidad.

A media ladera y próximos a la base de la pared pasamos el primer corredor, algo dudoso a primera vista y nos aproximamos  ya en suave ascenso hacía la entrada del herboso corredor elegido.

Vertiente Norte de la Foratula desde Bacias. 27-7-07.
 
Resultara perfectamente transitable ya que sobre él encontramos una huella medianamente pisada.

Termina en un amplio y plano collado que separa las dos puntas del pico y en el que se inicia una amplia pedrera que se orienta en descenso hacía  el Balneario.

Vertiente Sur de las Puntas de la Foratula. 2-9-06.
 
Tomamos la fácil arista este y tranquilamente nos subimos los alrededor de 75 metros de desnivel que nos conducen a la Punta Este del Pico de Foratura, a 2573 metros de altitud, son las doce y veinte.

Foratura Este y atrás la Punta Oeste.
 
Hacemos una foto, contemplamos con cierto detalle la zona lacustre  de los Ibones de Brazato y  el horizonte norte. También al sur el colgado Valle de Piniecho y diez minutos más tarde nos volvemos para abajo en un momento.

En la Cima Oeste de Foratula con la Este detrás.
 
Desde el collado y en dirección oeste ascendemos otros 75 metros para alcanzar  la Punta Oeste del Pico Foratura de 2567 metros de altitud cuando el reloj marca la una menos cuarto.

Otra foto, otra ojeada a un  dilatado paisaje más lejano ya que el día está estupendo y, por suerte, no se han cumplido las predicciones más pesimistas.

Detalle de la arista de ascenso a Punta tablato desde Punta Piniecho Este. 2-9-06.
 
Luego, por el mismo camino nos bajamos de la cima y seguidamente el corredor dispuestos a contornear la arista por el sur en dirección este-sudeste.

Pasamos bajo el Collado Bajo de Brazato, contemplamos un sarrio que parece enfermo, faldeamos un par de cotas muy próximos a las cimas quen algún mapa llaman Puntas de Tablato y alcanzamos  tras un suave ascenso el collado oeste del Pico Tablato que algunos llaman Serrato, sobre los 2500 metros de altitud.

Nos quedan 200 metros de desnivel que haremos ascendiendo la pedrera granítica de la cara sudoeste del pico para alcanzar el tramo final de pradera alpina absolutamente seca y agostada que nos deposita en la arista cimera cuando ésta se acuesta rocosa.

Desde Tablato los Ibones de Brazato y los Picos de Labaza, Serrato y Xuans.
 
Hemos contemplado los corredores de la cara noroeste, he probado la nieve de la temporada 2000 y cuando son las dos de la tarde alcanzamos la cima del Pico Tablato a 2700 metros de altitud.

Echamos un trago y una manzana, contemplamos las planas del Collado de Piniecho y la zona de Catieras y poco después iniciamos el descenso tomando la arista norte del pico que baja a morir como separación hidrográfica entre el Embalse y el Ibón Inferior de Brazato.

El filo de la arista es bastante aéreo en principio por lo que tomamos una larga vira en su lado oeste muy próxima a la arista, para ir bajando.

Poco después alcanzamos de nuevo el filo y pasando a su ladera este descendemos fácilmente hasta que se convierte en suave loma descendente.

Tablato desde el lago de Brazato. 27-7-07.
 
Hemos decidido bajar a comer a los ibones y lo haremos en la cola del Ibón Inferior de Brazato, al abrigo de la fresca brisa  que entra por el oeste.
 
Brazato Inferior.
 
Son las tres menos cuarto. Comemos tranquilamente, Rosa se ha mojado los pies en el ibón y media hora después reemprendemos el descenso.

Punta tablato desde la Este de Piniecho. 2-9-07.
 
Pasamos junto a la caseta metálica que han subido con helicóptero para hacer alguna obra en las presas, y que está ocupada por unos auténticos cochinos a juzgar  por lo que se ve en su interior y enseguida alcanzamos el camino de descenso, que recorreremos con ritmo cansino, pues no en broma  hemos movido alrededor de 1250 metros y que nos conduce al Balneario de Panticosa cuando son las cinco menos veinticinco.

Bajando al Balneario de Panticosa.
 
Echamos un trago en el casino y de allí a casa.

10 sept. 2000

25-00. AILLARY- ARLET-ARRI. 10-9-2000.

Arista Oeste de Arlet. 11-11-11.

Barranco del Barcal en Pista de Guarrinza, Cerrojo de Aguas Tuertas, Cara Sur, Collado de Arlet, Pico Aillari, Collado de Arlet, Pico de Arlet, Pico de Arri y vuelta por Aguas Tuertas.

10-09-2000.

Salida 10 h. Llegada 18 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 


Mapa de Aillary, Arlet y Arri procedente de Prames. Vía en amarillo.

Baila Biola en Hecho y como quiere que vayamos a verla, aprovechamos para hacer montaña por allí: haremos algo y aprovecharemos para ver el dolmen de Aguas Tuertas ya que todavía no lo hemos visto.

Es domingo 10 de Septiembre de 2000. El tiempo está sensacional y disponemos de mucho tiempo antes de las seis de la tarde. Por tanto, a las diez menos veinte estamos aparcando el coche en la pista de Aguas Tuertas a la altura del Barranco del Barcal, lugar en el que está colocada la barrera.

Collado de Petraficha Subiendo a Aguas Tuertas.18-8-08.
 
Comenzamos a caminar a 1.400 metros de altitud, pista arriba y en dirección sudoeste. Lo haremos a lo largo de poco más de 2 kilómetros.

A la altura del Puente de los Chitanos abandonamos la pista bajando unos 30 metros de desnivel para atravesar el Aragón Subordán y pasar a su orilla derecha antes de la garganta, ya que la pista alarga muchísimo para alcanzar el cerrojo de Aguas Tuertas.

Encontramos una marmota que no se escapa de nosotros, debe estar o enferma o a punto de parir por el tamaño de la tripa, ya que hasta se deja acariciar.

Aguas Tuertas desde el Cerrojo de Aguas Tuertas. 12-7-02.
 
La dejamos allí y tras dejar el barranco viramos un poco y en dirección  este  ascendemos por la orilla derecha del río. Subimos un par de resaltes de la barrera rocosa inferior del Pico D’Aillary.

Pasado el tramo giramos un poco más y en dirección nordeste continuamos ascendiendo directamente al pico y hacemos camino salvando zonas rocosas escalonadas intercaladas en el praderío. 

Aguas Tuertas desde la Sur de Aillary.
 
Cerca de la arista paramos a descansar y a comer un poco a la vez que hago una foto de Aguas Tuertas y un rato después continuamos hacia arriba. Enseguida alcanzamos el Collado  de Arlet situado a 2.095 metros de altitud. Son las once y cuarto.

La Sudeste de Aillary desde el Collado de Arlet. 11-11-11.
 
Dejamos las mochilas y tomando la fácil arista en dirección noroeste alcanzamos la cima del Pico Aillary situado 2.215 metros de altitud, cuando son las once y media.

Ibón de Arlet desde Aillary.
 
Contemplamos la arista que sigue fácil hasta el Pico Royo, aunque tiene más desniveles de los previstos; y tras fotografiar la arista hacia el  Pico Arlet nos volvemos para abajo por el mismo camino.

Aillary desde la Banasse. 11-11-11.
 
En el collado dudamos entre bajar al Lago y Refugio de Arlet atacando el pico por su cara norte o hacer la arista que tiene dos dientes anteriores al pico.

Resalte, Antecima y Cima de Arlet desde el Collado de Arlet. 11-11-11.
 
Decidimos ir por la arista y en dirección sudoeste pasamos un diente faldeando por su ladera norte y alcanzando el collado siguiente iniciamos el ascenso de una fácil arista que nos conduce a la cima de la cota 2.175.

Contemplamos gente alrededor del ibón y ganadería en los puertos franceses del norte. Vamos siguiendo la divisoria fronteriza.

Hay que descender por la arista alrededor de 50 metros sin ninguna dificultad e iniciar de nuevo el ascenso por la arista o muy cerca de la misma.

Pico Royo desde la Cima de Arlet.
 
Nos encontramos con una pareja de franceses que bajan y poco después alcanzamos la  cima del Pico Arlet a 2.207 metros de altitud, cuando son las doce y media.

Refugio y Lac de Arlet. 11-11-11.
 
El pilote de la cima está tomado por las moscas. Echamos un trago y tras contemplar el paisaje del Puerto de la Comune de Urdos, continuamos adelante contemplando un  pirineo vivo francés en los alrededores de la  Cabañas  des Caullaous y de Larrecq y los pequeños ibones situados en la zona.

Caparan de Sesques siempre lejos visto desde Arri. 11-10-08.
 
Pasamos dos puntas sin salvar  prácticamente desnivel y nos llegamos a la Cima de Arri. Estamos a 2.157 metros, es la una y media y buscando  un poco de viento en el lugar más expuesto de su cara este, nos paramos a comer: hace un calor salvaje.

A las dos y cuarto tras un pequeño descanso, iniciamos el descenso acercándonos al collado de Contende.

La pared sur del pico está bastante vertical. Por ello hay que progresar hacia el oeste en busca de una vía de descenso que nos conduzca a la Paquiza Mondo sin dar mucho rodeo.

Encuentro un corredor herboso muy inclinado y tras vencer las protestas de Rosa, nos bajamos por él sin ninguna dificultad pero con todas los cuidados del  mundo hasta el  Collado de Contende. Vamos comiendo arándanos que están muy buenos.

La Sur de Arri desde Gebedeille.11-10-08.
 
Faldeamos sobre los 2.000 metros de altitud  el contrafuerte noroeste de Aucue y girando tomamos la dirección sur en descenso hacia la cabecera de Aguas Tuertas.

El descenso es largo y resulta pesado debido al sol que pega inclemente.

Serán las tres y media cuando llegamos a la zona en la que el mapa sitúa el dolmen. Su búsqueda nos supondrá una hora de andar de aquí para allá sin parar y sin el fruto apetecido. No seremos capaces de localizarlo.

A las cuatro y media abandonamos su búsqueda y tomando la dirección norte cogemos la senda que por la orilla izquierda del río nos llevará hasta el cerrojo de Aguas Tuertas.

Pasamos junto a una imponente manada  de alrededor de 300 caballos y caminamos un poco contra el reloj y sin ganas. Bebemos agua fresca en una de las surgencias próximas al cerrojo y alcanzado el refugio, que por cierto está hecho polvo, nos tiramos para abajo atajando sobre la trayectoria de la pista.

Dolmen de Aguas Tuertas en Guarrinza.12-7-02.
 
Luego con la marcheta de resistencia puesta nos vamos pista abajo. A Rosa se le ha alejado más de lo previsto el coche, pero a pesar de ello, a las cinco y media rematamos la marcha que se ha saldado con 1.100 metros de desnivel movidos.

Nos lavamos en el Barranco del Barcal, nos cambiamos de ropa y sobre las seis de la tarde nos subimos al coche y marchamos para abajo comiendo un poco de lo que nos ha sobrado.

Bajamos los 3’7 kilómetros de pista que hay, luego los 3 kilómetros de carretera asfaltada y sin baches que nos llevan hasta la zona del Campamento Ramiro el Monje; y a través de la Boca del Infierno salimos del valle y nos llegamos, pasando por Siresa, a Hecho cuando van a ser las seis y media. Aparcamos cerca de la plaza del Marques de Xiquena.

Las jotas son en el interior del frontón. Terminado el festival nos volvemos a Sabiñánigo con el coche lleno de joteras.

2 sept. 2000

24-00. PUYADA AL COLLARADA 2000. HOMENAJE A LOS COMPAÑEROS DEL PUEBLO. 2-9-2000.

Al fondo Collarada desde la Pista de Acumuer a Bucuesa. 31-5-09.

Polideportivo de la Plaza de la Constitución, Acumuer, Churrón, Cima de Collarada y vuelta.

02-09-2000.

Salida 08 h. Llegada 16 h.

Sol.

Fácil.

90 personas.

Ascensión.
 
Mariano Javierre.

Esquema Puyada a Collarada 2000.
 
            Un buen día escuché eso de “hacer una carrera de montaña hasta Collarada.” Eran 2100 metros de desnivel y 60 kilómetros de recorrido total y me pareció sencillamente una burrada de ésas que estaban puestas de moda entre una importante pléyade de  practicantes de los deportes de aventura.

            Algún año después, en el 99, se anunció y celebró la primera Puyada. Nosotros colaboramos yendo a balizarla y estando posteriormente el día de la prueba en un puesto de orientación. Por aquella época yo tenía la mano izquierda enyesada y, de ninguna manera, podía plantearme la participación, pero tenía claro que, algún año habría que hacerla: era de Sabi y había que hacerla.

            También tenía claro que había que entrenarla algo, porque era sabedor de que el asunto se las traía y especialmente la bicicleta junto con la carrera en pista; de la montaña  me podía encargar con cierta “suficiencia.”

            Llega la convocatoria del 2000 y con ella mi secreta esperanza

            Un día me fui con la bicicleta para recorrer el tramo correspondiente…han asfaltado hasta Acumuer, lo que facilita mi trabajo como neófito de las dos ruedas. Tenía mis miedos a no poder con la prueba, no estaba dispuesto a entrenarla… pero me decido a hacerla.

            El jueves y el viernes ayudamos en labores de preparación. Alguien ha corrido lo de mi participación.

            Por fin llega el sábado día  2 de Septiembre. Rosa se va de casa a coger un coche y luego a estrenar el helicóptero que la llevará hasta la Espata; mi hija Biola se va después con Pablo andando para verme pasar en algún lugar del camino y yo me bajo al polideportivo para tomar la salida a las ocho.

            Me había hecho la ilusión de acabar la prueba en  ocho horas  concediéndome cuatro horas y media para la subida y menos de tres horas y media para la bajada. Emplear más tiempo sería una decepción y el temor mi martirio particular; que comienza especialmente cuando me dicen que hay que ir por la cabañera, con lo que además de hacer más distancia se perdían un par de kilómetros de carretera lisa y uniforme, lo que limitaba mis pobres poderes ciclistas.

            Entrego mis botas al coche que va al Churrón, según me dicen, y yo me quedo con mis zapatillas que me irán bien para la bici y mejor para hacer la pista.

            Cojo el primer sello y ligero de equipaje pues solamente llevo un chubasquero y una riñonera pequeña, mi señora lleva una sudadera que no espero utilizar ya que la mañana está muy buena; y a las  ocho y cuatro minutos con un poco de retraso nos disparan la salida.

            La subida a la Corona sirve para ensancharnos un poco pues somos 90.

            Desde allí hasta el polideportivo la gente va cogiendo su ritmo y pasando. No hay problema puesto que sabía que sucedería.

            Salimos a la pista por delante de los adosados, que por cierto está que mata, y salidos de este tramo la pista se arregla un poco. Los primeros están ya a media cuesta de Santa Lucia.

            Yo quiero ir más aprisa de lo que debo y no cojo el ritmo, pero en la subida a Santa Lucia, a pesar de ir con el plato grande ya que el cambio  funciona de pena, no me encuentro mal.

            Hemos subido bastante separados y en la bajadilla a Cartirana bajo despacio aterrorizado por tres o cuatro que pasan como motos. ¡Joder con la gente!

            En Cartirana cogemos el asfalto y me sigue pasando gente, ya deben de quedar pocos detrás. Pasado el cruce de Cartirana nos echan a la cabañera.

            Enseguida hay un descenso corto y fuerte que bajo con cuidado. Allí están Biola, Fene y Pablo que se alegran de verme ya que todavía llevo gente detrás.

            En le repecho siguiente, más corto que la bajada, se cae Piné y en un traqueteo continuo e incomodo en levísimo ascenso hacemos el tramo de pista hasta volver de nuevo a la carretera asfaltada antes de Larrés.

            Creo que la bici, al menos a mí, me ha colocado en mi puesto.

            Pasado Larrés cojo mi ritmo, el tiempo pasa rápido y voy haciendo camino casi siempre solo.

            En la bajada hacía la Presa de Isín alcanzo a uno y con él voy a continuar. Es de fuera, va mejor en bici que yo, pero o no está fuerte o se conserva.

            Le explico como es la carretera, la pista y la montaña; le indico cuál es el pico y vamos haciendo el camino juntos: creo que la sociedad me va bien.

            A las nueve y cinco llegamos a  Acumuer. He hecho los 14 kilómetros de bici con 350 metros de desnivel bastante bien.

            Me recogen la bicicleta, me anima Monse Ferrer y me dicen que allí tengo las botas. Pero ¿qué botas?, si  me las llevaban al Churrón.

            Tengo que tomar una decisión urgentemente, el tiempo vuela: no puedo hacer la montaña con las zapatillas a pesar de llevar los dedos y los talones cubiertos de esparadrapos, hacer la pista con las botas va  a ser una leche de categoría y solamente me faltaba eso.  ¿Y si me llevara las botas en la mano? Menuda lata.

            Con una considerable decepción tomo la decisión: me pongo los calcetines y las botas, cambio el isostar que llevo en el bidón al botellín de la riñonera, ya que solamente hay agua, tomo un puñado de almendras sin  pelar con rabia y me voy. He perdido siete minutos.

            Sin gana, a duras penas puedo tragar el amasijo  que las almendras hacen en mi garganta. ¡Que me pase a mí ésto con los frutos secos que me gustan más que a un tonto un lápiz!

            Me cuesta iniciar el trote y no lo aguanto nada sin ritmo. Poco más adelante y cuesta abajo empiezo a rodar un poco con las botas, algo medianamente difícil con semejante calzado. Delante tengo un grupo. Voy a por ellos.

            Me costará un imperio alcanzarles. Recuperarles 40 metros me habrá costado más de 1 kilómetro.

            Me recupero un poco y de nuevo en la pista vamos charlando y alternando trotecillos en llano con andadas en las cuestas. Uno de ellos es el que ha hecho la bici conmigo, otro dice que su madre piensa que está en la playa y no vaya a accidentarse, en fin, lo pasamos  relativamente bien.

            Yo llevo más ritmo andando y no me encuentro mal, así que, tras probar un par de repechos, en el siguiente ya no me dejo coger, echando un trote continuado después.

            Subo bien dentro de lo que cabe caminando más de lo esperado y ya arriba del puerto me acerco a una pareja preguntándome de dónde habrá salido esta tía y como habrá llegado hasta allí. La respuesta la tendré a posteriori: la rubia es la moza que está en el Refugio de Piedrafita, y según dicen, hace deporte por un tubo.

            Mis esfuerzos me cuesta alcanzarles pues llevan un trote largo en los llanos. Charlamos un poco y los dejo en el último repecho anterior al control del Churrón.

Iniciando la Subida desde el Churrón alcanzo a Sergio Cazcarro, gentileza de Felix Acín.
 
            Con renovada moral me llego al control cuando sale Sergio Cazcarro uno de mis exalumnos. Son las diez y, claro, la pista me ha costado un pelín más de lo calculado y consecuentemente ya voy “debiendo tiempo.” Han sido 400 metros de desnivel en 9 kilómetros puesto que las planas bajo el Churrón están alrededor de los 1520 metros de altitud.

            Me echo dos vasos de isostar, me como un plátano y un donuts, relleno mi botellín que lo he traído medio porque no he bebido casi nada, y cinco minutos después abandono al personal bajo la carpa y salgo al trote. Le he dicho a Sergio que ya nos veríamos y en eso estoy.

            Cruzo el barranco y en el prado de la caseta me hace una foto Felix Acín.

            En el barranco alcanzo a Sergio que también ha hecho la pista con botas de montaña y conversando iniciamos el ascenso por el fondo del barranco que baja del Collado de Marañán.

            Le dejo ir delante para que marque ritmo pero no lo veo muy fuerte. Poco después me pongo delante para probarlo y enseguida me empiezo a ir, así que, me dice que se queda pues yo llevo un poco más de ritmo que él.

Vertiente Sur del Collado de Marañán. 17-9-12.
 
            En el rellano intermedio me voy directamente por la izquierda adelantando a cuatro que van en grupo. He puesto mis ojos en uno que va un poco más arriba.

            Subo con las que puedo y enseguida alcanzo a Quique Gil, me da la impresión de que su empeño también es un poco de barbaridad.

Llegando al Collado de Marañán.
 
            Lo dejo de inmediato apoyado en un bloque, algo fundido; y gastando fuerzas a tope alcanzo el avituallamiento que está situado en el Collado de Marañán, que llaman de la Espata. He subido en treinta y cinco minutos los 520 metros de desnivel, como un avión. Estoy en lo mío.

            Bromeo con los guardias que están allí mientras me como otro donuts y otro plátano y charlo con el personal. Les pregunto en plan de broma que cuánto me lleva Samuel. Relleno con isostar y en menos de cinco minutos me despacho y salgo al trote para arriba gritando: Sociaaa...

            Subo con fuerza la zona de lapiaz calizo que conozco perfectamente y que no está señalizada con banderitas. No tiene nada de llano y consecuentemente, presionado como voy por el tiempo, el tramo final más erguido me pilla con los gemelos un poco bloqueados. Voy a tope a llegar, pues he mirado el reloj y van a ser...

            Son las once y tres minutos. Voy como un reloj suizo y estoy junto a mi chica que no se lo puede creer. Le había dicho que empezara a temblar a partir de las tres horas si no estaba allí.

            Allí estoy, a 2200 metros de altitud y no quiero nada, no necesito nada, voy bien de ventilación. Me descanso un momento, echo un pequeño trago y me marcho dispuesto a tragarme lo que me echen, cosa que dura hasta que “mi maquineta” calcula que llevo ya tres horas y que en hora y media más, a lo sumo, tengo que subir alrededor de 700 metros.

Collarada y Collaradeta desde el Collado de Marañán. 17-9-12.
 
            Paso los tramos mixtos bastante bien, pero en el Corredor de la Trapa me vuelvo a atrancar de piernas pero subo recortando distancias con algunos que me preceden, o lo que es lo mismo, los de delante van más atrancados que yo.

            Arriba en la Trapa está mi primo Ignacio Herbás. Le digo que subo mal, que no sé... Saludo a su compañero y me voy sin parar.

            En el rellano bajo Collaradeta esta Jose Luis Domec que me anima. Yo me animo solo.

            Inicio el suave descenso y me cruzo con Samuel: chocamos las manos y nos deseamos suerte. Seré el primero en felicitarle por su próximo, y para mi seguro, triunfo.

            En la hondonada siguiente está Juan Carlos Lacasta. Charlo un poco pues también somos primos pero prácticamente paso sin parar.

            Subo bastante bien el corredor que conduce a la Plana de Ip, lugar en el que está instalado el avituallamiento. Vamos, que lo subo con menos angustia que los anteriores. Me debe estar pasando lo que a los vinos buenos que dicen que mejoran con la altura.

            Son las doce menos veinte cuando llego al avituallamiento. En el corredor me he cruzado con el segundo y casi alcanzo a otro. Allí está otro  primo de Rosa, el de Esposa y Alvaro el hijo de Pepito, era al que casi he alcanzado.

 
La Este de Collarada desde el Collado de Ip. 17-9-12.
 
            Sale dando un rodeo hacia el este y yo les digo:

- ¿Se puede subir por allí de frente?

- Por poderse sí, pero mira que...

- Bueno, ya te lo contaré.

Tiro de frente hacia el Collado de Ip, la pedrera la conozco, me salvo de las grabas y a buen ritmo alcanzo el collado mientras que Alvaro se ha quedado bastante atrás.

Baja gente y sube gente allá arriba y me voy a por ellos.

Subo bien el primer tercio de la pared y en el segundo sigo caminillos suaves: son casi 400 metros de desnivel y hay que dosificarse para no reventar.

Algunos de los que iban allá arriba los tengo aquí. Uno de ellos es Miranda El Jefe, que ha hablado un momento con Piné, Ruiz y  Chabier también ex además de amiguetes. Van para abajo e inmediatamente nos cruzamos.

- ¡Hostia Mariano! ¿Bien! Dice Chabier.

- No voy mal, pero subo a tope.

- ¡No te jode! ¿Y cómo crees que vamos los demás?

Se van para abajo e inmediatamente alcanzo al Jefe. Sube flojo y desmotivado, dirá. No tiene su día.

Voy un poco con él, pero no sigue. Así que le digo que se busque camino que yo subo por  cualquier parte. Y es que no es necesario: estamos en la pared somital del pico y allí hay que subir sin más.

Adelanto a otro y casi a otro llegando: he subido como un poseso, son las doce y veinte y estoy en la Cima de Collarada a 2886 metros de altitud. He conseguido 14 minutos  de margen que me pueden ir  muy bien.

¡Qué rápidamente se han pasado estas cuatro horas y cuarto¡ No sé si recuerdo alguna ocasión en que el tiempo se me haya pasado tan aprisa. He llegado algo castigado de piernas, pero  quién no llega a una punta un poco con todo.

Me ponen el sello, charlo con el personal y me asomo a ver Esacarra. Le digo a Fiti que el domingo pasado había menos gente allí que aquí hoy. El, mientras tanto, está dando por radio mi llegada.

            En cuatro minutos me desocupo tras echar un trago de mi isostar, no quiero agua. enicio el descenso con un trote ligero e incertidumbre, a ver qué pasa con min mis piernas después de la subida: es lo único que me preocupa en este momento.

En un par de minutos se me relajan los gemelos e inmediatamente adelanto a los dos que me quedaban por adelantar y alcanzo la pedrera.

Los pies me van de cine, bien forrados y me marco un trote de quince minutos que me deja en el avituallamiento de Ip.

- ¿Te ha gustado? Le digo al primo de Rosa.

En el avituallamiento del Collado de Ip a la vuelta.
 
Allí me encuentro con alguien  que no deseo y pierdo poco tiempo en el asunto: relleno de isostar, me como medio plátano y dos minutos después comiéndome un donuts me voy para abajo con la moral de un caballo. Ahora ya estoy en la gloria, tengo seguro que terminaré antes de las cuatro que es lo que quiero. La montaña me ha transportado del infierno a la gloria.

            Voy adelantando a alguno, cruzándome con gente que sube y charlando un poco con todos, estoy disfrutando tras el padecimiento anterior.

            En otro trote cortado únicamente por el repecho al Llano de la Trapa, diciéndoles a Domec y a Lacasta que voy mejor me presente bajo el collado en el que está Rosa. Domec le ha dicho a mi chica que ya estoy allí y que bajo como un chaval.

La saludo desde abajo y me subo andando los 25 metros del repecho. Cuando estoy a cuatro pasos de ella, se me contrae el abductor de la pierna izquierda y me quedo allí clavado “cagándome de miedo en los calzoncillos.” No puedo dar un paso. ¡Será posible, con lo que me ha costado llegar hasta aquí!

Ha debido ser el cambio de ritmo, después de tanto tiempo bajando al trote, el causante de que se me haya cargado definitivamente.

Collado de Marañán desde el Falso Collado de Samola Baja. 17--9-12.
 
Es la una y a duras penas doy tres pasos para llegar al collado. Un mozo me dice que me puede dar un masaje, que es masajista. Le digo que a qué espera.

Me da un poco de masaje de pie y luego un poco mejor pues me hace sentar en una piedra, mientras a mí se me cae el cielo encima ya que, nunca me ha pasado nada muscular y no entiendo nada de músculos.

 Consigue relajármelo un poco y me va cediendo el dolor. Me dice que baje despacio que abajo en la Espata tendán  Reflex o algo y allí me ayudarán.

En el percance se me va casi diez minutos. Me voy para abajo con sumo cuidado a ver qué pasa.

En menos de quince minutos  me llego al Collado de Marañán. Sonia  Cirés la fisioterapeuta me da un masaje en los abductores de las dos piernas sentado en su colchoneta. Me dice que  no están muy mal y que si siento que se me cargan que me pare, ya que me puede producírseme alguna lesión.

Diez minutos más tarde inicio el herboso descenso del barranco con cuidado. Delante de mí bajan los que he adelantado yo bajando y que en el tiempo empleado en los dos masajes me han vuelto a adelantar.

Por esta vez se van a quedar definitivamente delante. Yo tengo que llegar como sea y  eso pasa por regular el esfuerzo de mis abductores y el tiempo a tope. Ellos se van marchando y yo me quedo librando mi particular batalla.

En la parte final del barranco me encuentro con Javier el tío de Sergio Cazcarro que sube a su encuentro. Charlamos un rato y le digo que tiene que bajar ya enseguida calculando por mi ritmo.

Son las dos de la tarde cuando llego al control y avituallamiento del Churrón.

Enseguida cantan por radio mi llegada. Me tienen completamente controlado.

Relleno el botellín con isostar y me bebo un par de vasos, también me como otro platano: me voy a terminar aplatanando.

La verdad es que apetece poco comer. He cogido una barrita energética aquí a la subida y no la he tocado. Pastillas de isostar me sobrarán con las que me he llevado de casa; solamente he tomado un trozo de limón y eso que he tenido miedo a quedarme sin gasolina.

Le dedico poco tiempo al tema, ya que ahora viene la pista que no voy a poder correr y habrá que pelear mucho hasta coger la bici.

Bajo la pista andando y no muy rápido, intercalo algunos trotecillos cortos; me pasan un par y a mitad me alcanza Alvaro, le digo que se vaya que yo no puedo forzar.

La pista resulta dura y se hace eterna a estas horas, con este calor y rondándote por la cabeza la idea de tirar para ver qué pasa y desecharla inmediatamente. No tengo duda de que poseo margen de tiempo, solamente me hubiera faltado ir justo o mal de tiempo.

La llegada a Acumuer tras ver la torre de la iglesia resulta un delicado martirio, el reloj se acerca a las tres.

Encuentro al final de la pista a los padres de Sergio y les digo que tiene que estar llegando. No será así, él también ha debido reducir su ritmo, ya que terminara después que yo.

Son las tres cuando me siento tranquilamente en una silla en Acumuer. Me quito una piedra de dentro de una bota, les digo que no quiero para nada las zapatillas, trasvaso el isostar del botellín  al bidón de la bici y sin echarme ni un simple trago me pongo el casco que ya se me olvidaba y me monto en la bicicleta. Son las tres y cinco.

Entra un vientecillo divino en la plaza que viene del oeste. Me dicen que ayudará a bajar. Y claro, ayudará a jurar, no a bajar.

Meto el piñón pequeño y en el tercer lazo de la carretera comienza a pegar el viento: un viento de cara y no de espaldas que me va a obligar a pelear hasta en el descenso. A los demás les pasará tres cuartos de lo mismo según dirán.

            Es tanto el viento que pega que no puedo dejar de dar pedales en todo el descenso, y en los repechos hay que tirar de piñones a base de bien. Pero a pesar de ello tengo tiempo.

Ultimo tramo de tierra en bicicleta.
 
            La subida a Larrés la hago despacio al igual que el repecho posterior. Jesús Manero me dice: ¡No es por aquí! y me manda a la cabañera que hago ya  a la marcheta con intención de desmontarme en el repecho.

            Cuando empiezo la bajada, me hace un extraño el cambio, se me mete la rueda delantera en un reguero y salto por encima del manillar arreándome un chaquetazo de categoría. El golpe lo llevo en el hombro izquierdo que se pondrá bastante morado después; las manos, los dedos y las rodillas van con repelones. Cojo la bici con miedo y tras comprobar que no le ha pasado nada, me monto y continuo adelante chupándome las heridas de las manos.

            Subo el repecho andando y enseguida alcanzo la carretera, luego el Cruce de Cartirana a buen ritmo y con gente, y saludo a Encarnita Lanaspa a la entrada del pueblo.

            La cuesta de Santa Lucia la subo andando desde un poco abajo, no me quedan ganas de pelear; la bajada  “despaciooo.”

            Luego a mi ritmo me llego al polideportivo de la Corona y en el desvío encuentro a mi hija con ,Fene y Pablo. Biola me hace una foto y casi no cojo la pista.

Tranquilamente me llego a la urbanización y sin dar pedales, es un placer que me permito, llego a la meta: he empleado siete horas cuarenta y dos minutos y cincuenta y cuatro segundos, y he conseguido mi objetivo fijado, la medalla de oro.

Gráfico Puyada a Collarada 2000.
 
            No tengo ni sed, ni hambre, ni estoy agotado. He bajado al sesenta o setenta por cien de mis posibilidades y ha llegado bien, tan bien como jamás pude imaginar que llegaría, tan bien como se piensa que se debe llegar.

            Recibo felicitaciones, de las primeras la de mi hija Biola que se ha venido en bici detrás de mí para darme dos besos y eso sí que me ha alegrado. Hasta Máximo y Carmen se acercarán  para verme. Las recibiré toda la tarde, parece ser que el personal no confiaba en mis prestaciones. De todas maneras, es normal ya que mis actividades físicas han sido siempre privadas. He charlado durante la prueba con todo el mundo y lo seguiré haciendo toda la tarde.

            En las duchas del poli me quito los esparadrapos y compruebo que los pies están impecables, me pego una ducha de cuarto de hora hasta que se me pone mala conciencia, me cambio de ropa y llevo la sucia a casa de mi abuela, que buen alegrón se ha llevado al verme ya en casa. Pasaré  la tarde charlando y esperando la llegada de Rosa a la que ya le han comunicado mi llegada de inmediato.

Cuando llega le digo que al dorsal 29  le han tocado un par de botas Boreal, botas que le regalaré para que las gaste conmigo en el monte.

Luego recibimos las medallas y a casa más hueco que un ocho y gordo a reventar de satisfecho: ¡Conseguido, chaval!

Rosa dice que está muy cansada y yo me lo creo pues ha debido pasar nervios de narices. Yo estoy bien, me he tomado una buena ración de bicarbonato y no tendré prácticamente agujetas.

Mi abuela me dirá, dos días después, que quiere regalarme una caja para que guarde la medalla, que buenos esfuerzos me ha costado ganarla: ¡Hay que joderse con la abuela!

Ahora, después de pasada, si me preguntan por la Puyada diré que es un “infierno sensacional”, y el que quiera saber más que la pruebe