17 feb. 2001

1-01. PEÑA BLANCA DE CANAL ROYA. 17-2-2001.

Peña Blanca y anal Roya desde Cuyalaret. 4-1-09.

Aparcamiento del Portalet, Valle de Aneu, Col de Aneu  y Cara Sudoeste y Arista Sudeste.

17-02-2001.

1Salida 3 h. Llegada 17 h.

Sol.

Fác il.

Raquetas de nieve.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de Peña Blanca procedete de Prames. Vía en amarillo.

El 27 de Diciembre de 2000, a principios de unas vacaciones de Navidad bastante decentes en principio, se complican por el tiempo y por la falta de nieve en las estaciones de esquí a pesar de que una nevada importante y temprana nos había hecho abrigar esperanzas. Rosa tiene más vacaciones que yo, por lo que sus relevos carecen de importancia de momento y decidimos ir a dar una vuelta con las raquetas. Nos llegamos al Portalet y nos tenemos que dar la vuelta a causa de una persistente niebla que nos impide transitar por terreno amplio y medianamente conocido. Nos iremos a Anayet y allí por terreno menos propicio para las pérdidas en caso de niebla; nos subiremos, con permiso a regañadientes de las nieblas, hasta el rellano inferior a los Ibones de Anayet. Peña Blanca se quedaría para mejor ocasión.

            Las vacaciones se terminan de complicar con la hospitalización de Carmen y ¡adiós vacaciones!

            Como ahora vamos a relevos, el tema de nuestras acostumbradas salidas se ha complicado. Además hemos de acompañar a Biola que está corriendo la Copa CAI de Cross que se celebra en domingos. Así que vamos a esquiar tres sábados y con pena de entre Enero y mitad de Febrero y al monte no hacemos más que un par de salidas de chichi y nabo. Para colmo Rosa se ha herniado y tendrá que operarse: ¿quién da más?

            El sábado 17 de Febrero dan buen tiempo, el mal tiempo se terminó con las vacaciones; tenemos fiesta ambos y no hay competición. Por tanto nos vamos al monte con permiso de la hernia.

            Rosa sale de trabajar a las seis de la mañana y malduerme hasta las once.
 
La Altiva Campana de Aneu y Gralleras Norte. 4-1-09.

            A las doce hemos preparado todo y estamos comprando pan. Salimos hacia el Portalet. El día está divino y hay que aprovecharlo mientras se pueda.

Las pistas de esquí están a tope según vemos y el Portalet concurrido.

           Aparcamos junto a las instalaciones de la antigua aduana, nos cogemos las mochilas y con las raquetas en la mano nos echamos a la nieve a 1794 metros de altitud cuando son las doce y media pasadas.

 Cuyalaret. 4-1-09.
 
            Enseguida nos ponemos las raquetas  y comenzamos a caminar  en suave ascenso y en dirección oeste. La nieve está todavía dura y no son muy precisas las raquetas pero por no llevarlas a cuestas...

            Hay huellas por todas partes y gentes en Cuylaret. Poco después  alcanzamos la entrada del barranco que nace en el Collado de las Gralleras. Viramos un tanto  al oeste sudoeste y proseguimos por el fondo del barranco con ascenso un poco más pronunciado.
 
Hacia el Col de Aneu. 10-12-05.

            Hemos dejado a nuestra izquierda la Campana de Aneu, faldeamos por el norte el Pico Cuylaret y nos vamos acercando a la arista fronteriza defendida por una pared no muy consistente ni menos complicada ya que se encuentra perfectamente nevada y hemos advertido en ella un par de lazos de huellas que la franquean perfectamente.
 
La Este de Aneu y el collado del mismo nombre. 4-1-09.

            En la base de la pared dejamos las raquetas y con los crampones en la mochila seguimos las huellas que nos conducen al ventoso collado de la creta fronteriza. Nos asomamos a Canal Roya frente al Diente de Anayet de severo y frío aspecto.
 
Barranco bajo el Collado de Aneu. 4-1-09.

            Rosa se va rezagando un poco a pesar de que la espero de cuando en cuando. Se quedará en el collado mientras que yo en dirección norte me voy al encuentro del corredor oeste para ver cómo tiene la nieve, a la vez que salgo deprisa de tan venteado lugar. Estamos a 2243 metros de altitud y es un paso utilizado entre los dos valles.
 
Col de Aneu y Peña Blanca desde Cuyalaret. 4-1-09.

            Subo una bella y corta arista de nieve venteada y alcanzo el abrigo de la soleada cara oeste del pico en donde ya es otro día.

            Inmediatamente inicio el ascenso de la pared comprobando que la nieve está buena, bastante transformada y permite hacer huellas consistentes con un par de punterazos de las botas.

            Hay que describir una diagonal para sortear la proximidad de unos torreones rocosos calizos y alcanzar el corredor por el que bajan materiales provenientes de las cornisas que ha laminado el viento en la arista.
 
La Este de Peña Blanca haciendo honor a su nombre. 12-4-13.

             Hago profundos peldaños para mi señora pero me dice que no sube y que se va para abajo pues tiene frío. Yo continuo para arriba con idéntica tarea ya que me vendrá bien para cuando baje. La pared tiene una fuerte pendiente por encima de los 45 grados, es uniforme y está en buenas condiciones.

            Atravieso el corredor hacia su lado derecho y en las proximidades a un dorso nevado que sube de más abajo continua hacia la arista que ya está próxima.
 
Rinconada de Anayet desde Peña Blanca. 12-4-13.

            En quince minutos alcanzo la arista que se defiende vertical en su tramo último. Lo hago entre dos cornisas que no han caído todavía y alcanzo la fina arista vestida de nieve polvo bastante profunda, por lo que me ladeo un tanto al nordeste de la misma para coger nieve más consistente y peleando con el viento alcanzo la cima de Peña Blanca a 2364 metros de altitud cuando son las dos de la tarde. Una Peña Blanca más de las varias que hay en este Pirineo.
 
Canal Roya desde Peña Blanca. 12-4-13.

            Echo un vistazo al Midí d’Ossau y al Peyreget con cierta intención, al Lurien, al Pallas y a toda la Corte Celestial de los Tresmiles conocidos hasta el Pico de Feniás, también con intención. Todo está inmaculadamente blanco, la verdad es que hay una importante cantidad de nieve en altitud. En el horizonte sur próximo destaca la imponente y señorial cara norte del Diente de Anayet pastoreando la Canal Roya y un par de minutos después inicio el descenso siguiendo idéntico camino. Rosa espera y me empuja esa inquietud que es inseparable compañera en circunstancias en las que hay que hacer algo con cierto cuidado.
 
Pico de Aneu desde Peña Blanca. 12-4-13.

            La parte más erguida la hago de espaldas al valle y cuando voy a alcanzar el corredor ya de cara al valle prosigo para abajo a muy buen ritmo.

            Alcanzado el collado prosigo primero por las huellas en el tramo más erguido y luego finalmente de frente al encuentro de las raquetas.
 
Valle de Arrious desde el de Aneu. 10-12-05.

            Con ellas bajo el brazo y a buen paso me voy al encuentro de Rosa que está bastante más abajo.

            Nos encontramos frente al inicio de la Peña de Maohurat pues me está esperando y paramos a comer en una de las pocas rocas que afloran del imponente campo nevado. Son las dos y media
 
La Altiva Campana  o Caperan de Aneu10-12-05.

            Rosa dice que tiene frío, que ha paso mucho frío ya antes de llegar al collado y que por eso no ha subido. Bueno, la verdad es que a mí me da la impresión de que cada vez está para menos trotes y eso que ya son pocos. Además, ha salido de trabajar a la seis y prácticamente no ha dormido. Comemos con el fresquillo que trae el viento del nordeste que entra valle arriba y el calor del sol que hace lo suyo.

Veinte minutos después continuamos para abajo en busca del gorro de lana que se me ha caído y que no volveré a ver.

            A las cuatro y veinte, en medio de la concurrencia que regresa a los aparcamientos, contemplamos el numerito que monta la gente inexperta con las raquetas en una pendiente escalonada de nieve dura y nos llegamos al coche. Han sido 570 metros movidos fácilmente lo que no ha supuesto más que un agradable paseo.

            En el desvío hacia Aso de Sobremonte paramos a coger unos pinos palmeros que hay movidos junto a la carretera y  que plantaré en la zona comunitaria de la urbanización aprovechando que han echado algo de tierra. Será la única manera de que deje de ser un basurero o al menos que sea un basurero un poco verde y a las cinco, tranquilamente llegamos a casa. Mañana ya se verá.