25 jun. 2002

9-02. AL FIN LA SENDA DE LAS FLORES. 25-6-2002.

La Faja de las Flores desde Turieto. 9-7-08.

Pradera de Ordesa, Barranco y Clavijas de Cotatuero, Arista Sudeste del Gallinero, Faja de las Flores, Camino de la Fajeta y Circo de Salarons .

25-06-2002.

Desnivel acumulado 1100 m.

Distancia recorrida 1500 m.
 
Tiempo efectivo 05:15 h.

Sol.

Bastante fácil.

Senderismo.

 Agua en la Pradera de Ordesa y  en el Barranco de Cotatuero. También en el Barranco de Salarons a no ser a finles del verano.

 El Paso de las Clavijas de Cotatuero requiere experiencia pues no es un paso agradable a no ser que se asegure el mismo.

En el Circo se Salarons se puede utilizar el Camino de la Fajeta o el de las Clavijas, mucho menos comprometidas que las de Cotatuero.
 
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
       
Mapa de la Senda de las Flores procedente de Prames. Vía en amarillo.
    
Es Santa Orosia, 25 de Junio de 2002  y como no vamos a subir al puerto, ni nos vamos a quedar en casa; decidimos salir aunque sea tarde ya que Rosa ha salido de trabajar a las seis de la mañana.

            A las diez y cuarto se levanta y a las once menos diez estamos en carretera.

            Subimos a toda pastilla, no encontramos demasiada circulación a excepción de las inmediaciones de Gavín y en una hora nos ponemos a la sombra de un fresno en la Pradera de Ordesa.

Capilla de la Virgen del Pilar de Ordesa. 13-4-08.
 
            A las doce menos cinco, echamos las mochilas al hombro y atravesando el aparcamiento en dirección este nos vamos a tomar el camino del fondo del cañón hasta alcanzar la capilla de la Virgen del Pilar y tomar  al nordeste el Camino de Cotatuero.

            Hace calor incluso en la profunda sombra del hayedo, un calor pesado y molesto que nos baña en sudor con el simple hecho de caminar tranquilamente. Un terrible calor con el que se ha despedido la primavera y ha comenzado el verano.

El Hayedo del Camino a Cotatuero.
 
            No es la mejor hora para comenzar a caminar pero se trata de acoplar la maquineta a la marcha lo mejor que se pueda en espera de una situación más satisfactoria, y creo que lo logramos: en la primera hora nos metemos 500 metros entre pecho y espalda, con la esperanza de ganar altitud y que refresque un poco a pesar de que sabemos que hemos de ir casi siempre al sol.

            Dejamos poco a poco el hayedo, el inicio del Camino de la Faja Racón que en su día confundimos con la Faja de las Flores y ya por fuerte ascenso alcanzamos las clavijas. Se trató en su día de una confusión de nombre cuando en Ordesa no había tantos indicadores. Por lo demás, la Faja de las Flores está 500 metros más arriba que la Racón y claro para una hay que pasar las clavijas y para la otra no.

Barranco y Cascada de Cotatuero.
 
            El paso de las clavijas no tiene otra historia que la que se había montado Rosa con sus aprensiones y sus miedos nacidos de no sé qué experiencia no vivida, y van...

Algunas de las Clavijas de Cotatuero.
 
En medio del Barranco de Cotatuero, asomados a la parte superior de la cascada paramos a echar un bocado y un tragazo de agua, es la una y media y estamos a 1975 metros de altitud según denuncia el altímetro, ya que jamás me he aclarado con la enorme densidad de curvas de nivel de los mapas.

Circo de Cotatuero desde la Faja Pelay. 17-9-11.
 
            Quince minutos más tarde continuamos camino girando poco a poco hasta orientarnos en dirección noroeste por cualquier parte, siempre a la izquierda del Barranco de la Brecha.

Barranco de Cotatuero por encima de la Cascada de Cotatuero.
 
            Ascendiendo por pradera alpina, encontramos hierba caminada primero, hitos de piedra después y la Pared oeste del Gallinero a la que, nuestro altímetro, nos invita ineludiblemente a superar.

            Nos acompañan citas que nos conducen a los 2300 metros de altitud y nos depositan sobre los paredones que hemos superado por su parte nordeste aprovechando un par de empinados corredores fáciles.

Cotatuero desde la entrada a la Faja de las Flores.
 
            Viramos casi 180º y ya horizontalmente a través de una enorme pedrera caliza encontramos camino que viene de la zona del Sumidero y con él nos vamos a la espera de que la pedrera se cierre y se convierta en faja, prácticamente en dirección sur.

            Poco más adelante un enorme bloque de piedra junto al camino y un montón importante de piedras a modo de cita nos indican lo que ya no es necesario: estamos ante una estrecha e inimaginable faja recorrida por un marcado camino.

Proa en la Faja de las Flores.
 
            Prácticamente en horizontal vamos a contornear el casquete somital del Pico Gallinero a la altura del segundo tercio superior de sus paredones más altos. Recorremos una serie de proas y corredores alternativamente siempre en un camino fácil sobre una faja de entre 5 y 10 metros de ancho que se perfila de cuando en cuando sobre impresionantes y vertiginosas torres calcáreas y que nos ofrece constantemente abrigos a base de extraplomos consistentes del tercio superior de la pared, sobre los que se asientan exquisitas manchas de verdura fresca, a pesar de que el agua difícilmente corre por allí.

            El nombre de la senda hace mención a la importante cantidad de flor de nieve que se encuentra y que encontramos en el tramo ascendente de la cara este del Gallinero. Por lo demás encontramos miosotis abundantes y algunas aquilegias.

            El ambiente se ha ventilado un poco pero hace calor, estamos cansados y con un poco de dolor de cabeza. Agradecemos el poco de sombra que de cuando en cuando la orientación del camino y algunas nubes de desarrollo nos propician.

Un detalle de la Faja de las Flores.
 
            Hacemos numerosas paradas para contemplar un paisaje que no por conocido nos deje de atraer, pasamos por la vertical del aparcamiento de la pradera  y vamos girando poco a poco, otra vez al norte poniéndonos un poco más a la sombra.

Circo de Carriata desde la Faja de las Flores.
 
            El camino se alarga un poco pero al fin alcanzamos el enorme bloque empotrado milagrosamente en la parte más angosta de la faja y que indica el inicio del camino iniciado desde el Barranco de Salarons. Unos metros más adelante la faja se ensancha y desaparece en la pradera alpina del portal de Aguas Tuertas. Paramos a comer cuando son las cuatro de la tarde. Hemos pasado hora y cuarto larga recorriendo la faja.

La Faja de las Flores desde el Umbral de Salarons. 25-6-11.
 
            Terminamos la faja caminando en dirección noroeste y de inmediato en la continuación del camino de descenso tomamos dirección sur en la cabecera del Barranco de Salarons son las cinco menos cuarto.

            Nos vamos hacia el barranco y siguiendo el camino contemplamos en la distancia el camino de descenso por las clavijas que coincidirá poco más abajo con el que llevamos nosotros.

La Fajeta de Salarons. 25-6-11.
 
            Alcanzado el barranco contorneamos dos proas y nos introducimos entre abundantes asfódelos hacia la mitad del circo para volver de nuevo al barranco, que por cierto baja casi seco.

            Hemos perdido altitud a buen ritmo y de nuevo tenemos calor. Suerte que enseguida alcanzamos la masa arbolada y casi de inmediato la cálida sombra del bosque orientado al sur.

            A las seis menos cinco alcanzamos la carretera y diez minutos después, caminando en dirección este llegamos a nuestro coche. Rescatamos la cerveza que hemos puesto a remojo en el Río Arazas y seguidamente nos vamos para casa. Hoy hemos movido alrededor de 1100 metros de desnivel pero creo que lo peor de todo ha sido el calor.

            Una hora después llegamos a casa en la que nos espera Biola harta de estudiar. Todavía le queda el examen de Química

9 jun. 2002

8-02. CIRCULAR A PACINO POR EL CAMINO DE LOS FORZADOS. 9-6-2002.

Cara Sudeste de Pacino.

Carretera al Portalet frente a Lanuza, Cara Nordeste y Arista Sudeste. Descenso por la Cara Sudoeste y camino de los Forzados  para volver por la Carretera al Portalet.

09-06-2002.

Salida 09 h. Llegada 13 h.

Mixto.

Muy fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Pacino procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Estamos de café con los vecinos y al día siguiente, a las ocho menos cuarto, Rosa ya no duerme, nos levantamos al domingo 9 de Junio de 2002; bueno, me levanto yo para otear el horizonte: al norte nieblas altas y al sur sol. ¿Qué hacer?

            Decididamente nos levantamos, desayunamos, lo preparamos todo y a las ocho y media, tras haber comprado pan, salimos Valle de Tena para arriba.

Embalse de Lanuza.
 
            Llegar a la presa de Lanuza cuesta media hora corta. Frente al muro del embalse deduzco que habrá que ir un poco más al norte para subir a través de un pequeño claro en el bosque mixto, ya que puede estar muy húmedo de momento. De los 2300 metros para arriba está todo recién nevado.

            Aparcamos en la carretera frente al pueblo de Lanuza a 1300 metros de altitud y cruzando la carretera comenzamos a ascender en dirección oeste en busca de la pradera alpina, en la que encontraremos vacas pastando poco más arriba.

            La mañana está un poco ventilada pero supongo que solamente lo justo para que dé un buen juego. Las nieblas no se atreven demasiado a pasar de la frontera hacia aquí.

            Tenemos todo el praderío de la Pinoleta para poder elegir camino, que de cualquier forma será de ascenso consistente, que es como a nosotros nos gusta.

 Vista de la subida a Pacino desde Foratata. 28-8-06.
 
            A media ladera viramos un poco al sudoeste para apartarnos del hayedo que cubre la zona superior de la ladera este de Pazino y poco después alcanzamos la arista tras fuerte pendiente.  

Vertiente este de Punta Tosquera.
 
            Nos asomamos a la otra vertiente por cuyo fondo discurre el Río Escarra y girando a nuestra derecha nos orientamos en dirección nor-noroeste, continuando el ascenso en busca de la cota 1791.

Pacino desde el Collado de Pacino.
 
            Después, tras un corto rellano, continuamos en suave ascenso por camino transitado, más por ganado que por el personal, en busca del casquete somital del pico que nos enseña su vértice geodésico y su paredón calizo emergente del hayedo de su cara este.

            La arista que casi no es tal, se afila un poco y le salen algunas rocas  de las que ha de saltar el buitre leonado al que le hemos hecho antes la misma faena en medio del praderío. Debía de estar tomando el sol tan ricamente y nosotros le hemos hecho pensar que no era éste su día.
 
Formigal desde Pacino.

            Escalamos un pequeño resalte calizo fácil en plena arista que se puede contornear por la ladera oeste y luego subimos un corto corredor herboso y húmedo que nos deposita en la cima del Pico Pacino situado a 1969 metros de altitud.
 
Forato, Foratata y Pacino delante de Tendeñera. 19-7-05.

            Son las diez y media de una mañana soleada, ventilada y fresquilla. Las alturas que las nieblas permiten ver, están cubiertas de nieve fresca y Formigal presenta un aspecto primaveral.

            Un pastor con sus dos perros llega al collado situado al norte mientras nosotros nos vamos inmediatamente para abajo en dirección oeste.

            Bajamos un poco por cualquier parte a través de una ladera llena de genista hórrida de corta talla del que surgen pequeñas afloraciones calizas. Arizones que están llenos de agua y que terminarán por mojarnos las botas.

Desde la parte alta del camino de los Forzados.
 
            Poco mas abajo nos orientamos al sudoeste y enseguida alcanzamos el camino que viene de la Presa del Ibón de Escarra, junto al barranco que ha nacido hace poco en la ladera que estamos bajando.

            Estamos a alrededor de los 1700 metros de altitud y tomamos la decisión de continuar por el camino que conduce a Escarrilla, abandonando mi idea de explorar el lecho del río. Lo dejaremos para mejor ocasión.

            En dirección oeste-sudoeste nos vamos por el balizado camino de amarillo y blanco en busca de un lugar soleado y abrigado del viento para pararnos a almorzar, cosa que vamos a hacer enseguida, sobre unas calizas secas que encontramos junto al camino.

            No perdemos demasiado tiempo, y no porque nos apure ni la hora ni el tiempo, sino porque Rosa tiene los pies húmedos y se le están enfriando. Continuamos por un camino que transita a media ladera, fundamentalmente llano y que enseguida se introduce en un bosque mixto donde abundan los abetos, hayas, robles, pinos y bojes que se levantan sobre fresco y crecido pastizal.

            Poco más adelante el camino se abre en dos y nos vamos por la rama de nuestra derecha que se inclina hacia el río, el otro ha de girar al este en ligero ascenso, para orientarse hacia Sallent como han anunciado las tablillas indicadoras.

            Nuestro camino se ahonda al encuentro del río pero la confluencia no se producirá, ya que el lecho se angosta y se ahonda para rematar posteriormente en la  Cascada del Saldo.

 Camino de los Forzados sobre las Paredes de Cachinio. 4-12-11.
 
            Hay que perder bastante altura y para ello el camino artificial, perfectamente trazado con muretes de contención de piedra seca a los dos lados, se encarga de la faena: son los zigzags que alguna vez hemos visto desde la zona de Tarmañones y que no son otra cosa que el recorrido más económico al Ibón de Escarra desde Escarrilla conocido como Camino de los Forzados.
 
 Vista frontal del Camino de los Forzados parte oeste. 4-12-11.
 
Parte este del camino de los Forzados.

            Nos cruzamos con algunos caminantes que van para arriba y ya  muy próximos a Escarrilla el camino se vuelve a abrir en dos.

            Tomaremos el de nuestra derecha que va a parar a la fuente nueva en la vieja carretera cerca de la boca sur del túnel, sobre los 1200 metros de altitud. El otro camino va a para a la vieja carretera, convertida ahora en pista, poco más arriba.
 
Pacino desde Tarmañones. 14-1-06.

            Tomamos la pista para arriba sobre el trazado de la antigua carretera para girar, poco más adelante al norte y enseñarnos un paisaje que no recordamos haber visto nunca, ya que siempre pasamos por dentro del túnel. También vemos el viejo vertedero sobre el Río Gállego.

            Luego, conectamos con la carretera, a la salida norte del túnel y con la misma nos subimos el kilómetro largo que nos separa de nuestro coche, poniendo fin a una actividad sobre las doce y media y en la que hemos movido 750 metros de desnivel.

2 jun. 2002

7-02. EL BOX, CAMBRA Y LLERAS DE CECILIA. 2-6-2002.

Detrás de Bajo Bagüeña Cambra, Box y Lleras de Cecilia. 13-10-06.

Barranco de Xurri, Cara Sudoeste, Cima de Box, Arista Este, Tuca de Cambra, Cima de Box, Arista Oeste, Lleras de Ceciclia, Collado de Cabo Ball, Ibón Grande de Barbarisa e Ibón Pequeño de Barbarisa.

02-06-2002.

Salida 06 h. Llegada 13 h.

Sol.

Fácil.

2 d.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Box procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Disponemos de un fin de semana pero han anunciado tormentas.

            En la madrugada del sábado 1 de Junio se pone a llover, de tal forma que la mañana está tan nubosa que no me puedo creer que se despeje al mediodía, como lo hará; ya que hacia el domingo han previsto peor tiempo.

            Al final preparamos los bártulos a toda carrera y a las cinco menos cuarto estamos dispuestos para la marcha.

            La tarde está calurosa y despejada contradiciendo las predicciones meteorológicas. Pasamos tranquilamente La Guarguera, pero a pesar de ello, mi señora se marea, algo que se ha debido quedar para fijo.

            En Boltaña tranquilidad por doquier pero en Ainsa ya se percibe la movida.

            Giramos al norte, hacia Bielsa para pasar el Congosto de las Devotas y nos desviamos, unos kilómetros más arriba, a la derecha para entrar en el Valle de Gistain.

            Tras el paso de La Inclusa llegamos a Plan y allí tomamos a nuestra derecha la pista que atravesando el río se va elevando poco a poco hasta el Collado de Sahún situado a 2000 metros de altitud, tras 12 kilómetros de pista, cuando van a ser las ocho menos cuarto de la tarde.

Desde cerca del Collado de Sahun el valle que subiremos mañana.
 
            Echamos una ojeada al refugio que se encuentra abierto como suponíamos y lo encontramos con fuego en el hogar. Por tanto, se confirma nuestra idea de dormir dentro sin necesidad de plantar la tienda que llevamos por si acaso.

            Volviendo al coche continuamos descendiendo por la pista poco más de 1 kilómetro hasta un aparcamiento con cartel indicador; teórico lugar desde el que tendríamos que comenzar a caminar al día siguiente si quisiéramos hacer la media ladera, que sin perder altura, nos llevaría hasta los Ibones de Barbarisa.

            Desde allí contemplamos una pista que nace unos metros más abajo, a la izquierda de la principal y que sabemos conduce a la Pleta des Prats, lugar donde aconsejan iniciar el camino a pesar de que se encuentra algo más abajo pero en cambio, más adentro en le Barranco de Llisat que es el desagüe natural de los ibones.

            Tomamos la pista y con ella nos llegamos en dirección nordeste hasta las proximidades de una pequeña cabaña pastoril, situada a la derecha de la pista, que exploramos y encontramos en perfectas condiciones para pasar en ella la noche, sin necesidad de volver para arriba en el caso de que decidamos comenzar el ascenso desde la Pleta des Prats.

            Hemos de continuar todavía algo más de 1 kilómetro por la ladera sudeste del Pico Barbarisa hasta que la pista, que ya se ha estropeado un poco, nos deposita en el barranco bajo la cascada, terminando al otro lado, unos metros más adelante junto a otra cabaña pastoril que ni siquiera exploramos.

            Hemos desvelado todas las incógnitas que teníamos y llegamos a la conclusión de que éste es el mejor lugar de partida para ir valle arriba, siempre que se cuente con el coche para llegar hasta aquí, ya que son 4’4 kilómetros los que hay desde el Collado de Sahún. La media ladera que imaginábamos queda bastante lejos del barranco y para no perder altura hay que atravesar unas pedreras no demasiado cómodas. Solamente sería útil en el caso de no poder contar con coche y para personal experimentado y con buen sentido de la orientación.

            Volvemos a la cabaña y aparcamos el coche en la puerta cuando van a ser las nueve menos cuarto.

            Barremos el suelo de la cabaña que está hecha en 1982 y que se encuentra en perfecto estado de conservación. Cuenta con un pequeño hogar frente a la puerta que no cierra bien del todo, tiene una pequeña ventana acristalada con contraventana y una mesa elevable junto a la pared. Cuatro bloques harán de asientos.

            Preparamos la cena y la piltra y cenamos escuchando la radio del coche. Luego telefoneamos a nuestra hija Biola ya que hay cobertura y sobre las diez nos acostamos sobre el duro y plano suelo de hormigón de la cabaña, las esterillas nos saben a poco cómodas, especialmente a Rosa; pero pasamos una noche estupenda, tan bien o mejor que en el refugio del collado.
Cascada de Barbarisa iniciando el Camino al Tozal de Box.
 
            A las seis de la mañana comenzamos el domingo día 2 pues ya es de día. Recogemos deprisa, desayunamos a continuación y tras guardar todas nuestras cosas en el coche tomamos la pista que nos lleva de nuevo junto a la cascada. Aparcamos, tras dar la vuelta, en un lugar que permita hacer lo propio a los demás y a las seis y media iniciamos la marcha.

            La mañana cálida y sin mojadura en la hierba presenta pocos indicios de tormenta, al menos próximamente. A pesar de ello, nos llevamos las capas y los piolets por si acaso en algún tramo orientado al norte y dejamos los crampones en el coche. Hay algo de nieve todavía en esta primavera de 2002 pero yo creo que hoy nos va a sobrar todo.

            Atravesamos el barranco a 1850 metros de altitud y tomando un difuminado camino sobre la hierba que inmediatamente nos conduce a una brecha utilizada para el tránsito de ganado, salimos del fondo del barranco superados los paredones de la cascada y continuamos barranco arriba, por la orilla izquierda y con camino balizado en amarillo y blanco en dirección nor-noroeste.

Los Juncos y el Box.13-10-06.
 
            Ayer descartamos acceder a media ladera al barranco y además decidimos subir directamente al pico trazando imaginariamente nuestro camino. Por tanto, unos metros más adelante abandonamos el camino balizado junto al lecho del barranco e iniciamos el ascenso a media ladera por terreno sembrado de enebros rastreros, al encuentro de otro barranco que baja de muy arriba.

            Alcanzado el lecho de este nuevo barranco que baja prácticamente seco, progresamos ahora en dirección nor-nordeste ya en fuerte ascenso.

            Unos metros más arriba abandonamos el lecho del barranco en un resalte, y por su orilla derecha vamos buscando el mejor camino entre la pradera alpina que se encuentra salpica de enebros y de afloraciones rocosas.

 Ibones Altos de la Ribereta y Circo de Box. 13-10-06.
 
            Poco después la ladera se toma un pequeño descanso para continuar con otro resalte que franqueamos por nuestra derecha virando un tanto al este. Vamos en busca de un marcado contrafuerte que nace bajo los paredones somitales de la Cara Sur del Box.

            En la primera hora subimos 550 metros de desnivel sin apurar. Se trata de un camino cuyo perfil nos va. Ahora, en busca del contrafuerte, aparece la pedrera metamórfica y a pesar de que se encuentra muy asentada el ritmo de ascenso se ralentiza un poco. Encontramos algunas huellas que son, casi con toda seguridad, de bajada, una vez que hemos alcanzado el contrafuerte.

            Tras atravesar algún que otro tramo de pedrera más suelta, la pared se arrellana y alcanzamos la arista junto a unos neveros  de viento residuales que nos han engañado ópticamente y nos han asustado un tanto.

Ibón de la Ribereta desde Box.
 
            Luego, por la fácil arista en dirección este, subimos suavemente y en poco más de cinco minutos alcanzamos la Cima del Torzal de Box a 2733 metros de altitud. Son las ocho y cuarto de la mañana y hemos empleado en la subida algo menos de dos horas que era lo que había calculado.

Box desde la Tuca Cambra.
 
            Dejamos las mochilas junto al vértice geodésico y de paseo continuamos en dirección este-sudeste. Nos bajamos los 200 metros de desnivel que habrá hasta el Collado de Box en el que nace el Barranco de Sabavil, para continuar en suave ascenso hasta alcanzar la Tuca de Cambra, también llamada Comajuana, situada a 2675 metros de altitud.

Tuca Cambra e Ibón de los Juncos desde la Tuca de la Llantía. 13-10-06.
 
            No son todavía las nueve de la mañana. Echamos una visual a los Picos del Cierco, a los Ibones del los Juncos y de Pardinas y al próximo Barranco de Ribareta que se suma a la Aigüeta de la Ball. Hacemos una foto y diez minutos más tarde nos volvemos por el mismo camino, de nuevo a la cima de Box.

Desde la Cima de Eriste Sur se ve el Tozal de Box. 26-8-10.
 
            Son las diez menos cuarto cuando nos sentamos en la base del vértice geodésico y nos ponemos a almorzar  de frente al sur contemplando Cotiella y los picos que continúan hacia Plan. Más al oeste tenemos la zona de Bielsa y Ordesa con mucha nieve en el Rellano de Marboré.

Picos de Eriste desde las Lleras de Cecilia.
 
            Un cuarto de hora más tarde y siguiendo la arista en dirección noroeste, bajamos hasta el Collado Noroeste de Box situado a 2610 metros de altitud. Tras faldear un pequeño diente granítico iniciamos un corto ascenso que nos llevará la cima del Tozal de las Lleras de Cecilia de 2705 metros de altitud.

            Contemplamos desde aquí el Alto Valle de la Ribareta con su ibón, la cascada del desagüe de los Ibones de Bagüeña, y atrás, de fondo, los macizos de Eriste, Posets y Maladeta. Teníamos ganas de venir por aquí y contemplar desde el sur el paisaje que conocíamos desde el norte para hacernos mejor idea de este intrincado nudo de valles.

Ibones de Bagüeña y Cresta del Box desde la Tuca de la Llantía.25-8-07.
 
            Siguiendo la arista en dirección norte continuamos para abajo. Hemos abandonado el metamorfismo y bajar esta arista granítica fácil es un auténtico placer.

Ibón Grande de bagüeña Box y Lleras de Cecilia. 13-10-06.
 
            Un cuarto de hora después alcanzamos el Collado de la Ribareta a 2530 metros de altitud en el que localizaré los débiles trazos de camino que bordea por el sudoeste a la Arista de Bagueña y que ha de conducir hasta la Plana de los Eristes.

 Ibón de la Ribereta. 13-10-06.
 
            Son las once y diez cuando tomamos el nevero que llega hasta el mismo collado y en dirección oeste nos bajamos con buena nieve hasta la orilla del Ibón de Barbarisa situado a 2276 metros de altitud, lugar donde hemos visto al primer y último montañero del día y un momento después en las Proximidades del Ibón Pequeño, nos quedamos: Rosa a tomar el sol y yo a descansar.

Ibones de Barbarisa. 13-10-06.
 
            Se nos va una hora al delicioso sol de la mañana y a las doce y media continuamos el descenso pasando por la orilla oeste del Ibón Pequeño y tomando para abajo el camino balizado en la orilla derecha del Barranco de Barbarisa.

 Ibones de Bagüeña y Macizo de Box. 9-8-00.
 
            Sobre la pradera alpina, el camino  ni siquiera se hace largo. Pasamos a la orilla izquierda del barranco y poco después estamos pisando camino conocido. Enseguida llagamos a la cabaña del barranco que encontramos cerrada.

Cascada de Barbarisa de vuelta a nuestro refugio.
 
            A la una y cuarto estamos en el coche. Hemos liquidado 1350 metros con toda tranquilidad.

            Nos cambiamos de calzado, nos ponemos de corto y nos damos un pequeño remojón, la mañana invita a ello. A continuación cogemos el coche y nos vamos pista arriba escuchando el partido de futbol en el que España comienza el Mundial enfrentándose a Eslovenia y que terminará ganando por 3 a 1.

            Llegamos al Collado de Sahún y nos vamos hacia abajo para parar enseguida a comer junto a la pista tranquilamente ya que hemos cogido agua fresca del barranco.

            Luego más pista para abajo hasta Plan y después más carretera.

            En el desvío hacia Sin y Serveto nos vamos para arriba tras cruzar el río. Los pueblos no tienen nada de especial y nos denuncian el Pirineo que, a duras penas, ha visto dudosamente vivo el inicio del Siglo XXI y que nos lleva a la cuestión sustancial: ¿qué se ha hecho en este país para que resulte prácticamente imposible sobrevivir en estos pueblos?

            A media tarde, son las cinco y media, estamos de vuelta en nuestra casa.