19 oct. 2002

22-02. EL AGUILA DE RIOSETA. 19-10-2002.

El Aguila de Rioseta desde el Sur de la Cuca. 29-9-08.

Campamento de Rioseta Cara Este y Arista Sur. Descenso al Collado de Estibiella y Barranco del Borreguil.

19-10-2002.

Salida 09 h. Llegada 13 h.

Mixto.

Bastante fácil.

Ascensión.

 Miguel Lanaspa, Rosa Mª.Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Aguila procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Cada vez que pasábamos por la vuelta de Rioseta se me iba la vista a los farallones de la arista que culmina en el Pico el Aguila.

            Había pensado en intentar la subida de la arista o faldear en caso necesario por la cara sur, pero decidimos salir con Miguel Lanaspa aprovechando que tiene fiesta y Rosa va a trabajar por la noche y acordamos hacer juntos la arista que, por cierto, no conocemos.

            Quedamos para el sábado 19 de Octubre a las ocho de la mañana. Lo recogemos en su casa y marchamos hasta Rioseta.

            En la entrada de la pista que conduce a la cantera de mármol aparcamos el coche.  Los militares no nos dicen nada, cosa rara y allí se queda. Son las nueve menos cuarto de la mañana y estamos a 1390 metros de altitud.

El Aguila desde la entrada al Circo de Rioseta. 21-2-08.
 
            Tomamos la pista en dirección sur pero alcanzado el rellano inmediatamente, la abandonamos para incorporarnos a la herbosa arista en dirección sur-sudoeste.

            Encontramos enseguida un camino medianamente transitado, suponemos que por los militares, que se introduce en un pequeño bosque de boj y pino negro que recubre la ladera sur y siembra de ejemplares aislados la impresionante y vertical cara norte.

Detalle de nuestra subida al Aguila vista desde el Borreguil de la Cuca. 29-9-08.
 
            Ganamos altura entre afloraciones calizas ocres siempre con el cuidado de no introducirnos además de en la cara norte, en la sur ya que parece algo inclinada y salpicada de paredones calizos.

            El camino está muy bien trazado y nos deposita suavemente en el primer resalte de la arista que atravesamos horizontalmente  para dirigirnos de frente a los verticales paredones que nacen también en la arista.

            La pared tiene por su ladera sur un punto débil y hacia allí nos vamos. Hay que hacer una media ladera bastante inclinada y vestida de pradera alpina muy crecida y húmeda a estas horas de la mañana que pasamos con mucho cuidado aprovechando algunas viras calizas que afloran de la misma.

            La travesía nos deposita en la base de un corredor herboso bastante vertical que se pone de pie en su parte superior pero que nos puede dejar subir muy arriba. A nuestra izquierda, más al sur, queda el amplísimo corredor que asciende toda la ladera sur de la arista. Es bastante tieso pero nos ofrece una posibilidad de  camino fácil que desechamos de momento.

Detalle de la Cara Norte del Aguila. 21-2-08.
 
            Trepar la primera mitad del corredor resulta entretenido pues la hierba está húmeda y larga, y las afloraciones calizas de la pared, se trata de calizas ocres muy descompuestas, tienen pequeñas presas muy gastadas. Hay que utilizar la hierba como presa de agarre con demasiada frecuencia, lo que puede dar una idea acerca de la seguridad de la progresión.

            El corredor se estrecha y se pone algo más erguido y ya estaremos sobre los 60º de inclinación. Decidimos sacar la cuerda, ponernos los arneses y encordarnos.

            El primer largo tendrá unos 30 metros y sus dos primeros tercios son una amplia grieta con fondo herboso que habrá que subir en oposición. No se puede asegurar desde abajo y Miguel coloca un seguro en una rama de griñolera.

Desde el Borreguil de la Cuca el Aguila de Rioseta. 29-9-08.
 
            Hemos de darle cuerda comenzando el ascenso en sus primeros metros para que pueda asegurar en un pino negro. Luego vamos detrás en ensamble a buen ritmo pues ha hecho huellas en la hierba para facilitar el paso.

            Superada la grieta con ciertas dificultades pues todos los apoyos son inversos nos salimos a nuestra izquierda sobre el crestón calizo para atravesar por arriba el corredor a la derecha y aprovechando un par de minúsculas repisa calizas alcanzar la reunión.

            La continuación del corredor es francamente complicada, nos hubieran ido bien los crampones y el piolet,  por lo que decidimos hacer un largo hacia la izquierda en busca de la arista y proseguir por ella hacia arriba.

            El largo asegurado resulta más fácil y nos deposita en un crestón afilado que cuenta con materiales de pésima calidad e inmediatamente se incorpora a un tramo vertical de pared.

            Ante tal situación nos quitamos la cuerda, bajamos unos cuantos metros  por un tramo de pared erguido y herboso hacia el sur, hacemos una travesía a nuestra derecha y nos incorporamos a la pared izquierda del gran corredor que sube desde el fondo frente a la entrada de la Canal de Izas.

La Norte del Aguila de Rioseta. 29-9-08.
 
            Se trata del paredón sur del pico que faldeamos un poco hacia el oeste en fuerte ascenso para superar directamente el collado noroeste sin llegar a él y tras incorporarnos a la arista noroeste de manera fácil alcanzar la cima del Pico del Aguila a 1976 metros de altitud.

            La cima es una afilada y corta arista plana orientada en dirección sudoeste –nordeste. Sorprendo a mi llegada a un rebeco que no sabré jamás por qué lado se despeña y me alargo a la punta  nordeste, los socios llegarán detrás pues se han ido hasta el collado.

            Se trata de un pináculo impresionante que domina la entrada de la Canal de Izas, el valle principal y el Circo de Tortiellas;  tutea al Tobazo, a la Raca y a la Moleta y se recuesta sobre la arista que constituye el Borreguil de la Cuca.

El Aguila de Rioseta con las luces del atardecer. 12-6-06.
 
            Son las diez y media. Descendemos hasta el collado siguiendo íntegramente el camino que han traído mis socios, nos asomamos al corredor que llega al collado desde el fondo de Rioseta y atravesando su cabecera proseguimos en dirección sudoeste hacia arriba. Vamos hacia la Cuca y luego hacia el Pico de Tortiellas.

            Junto a los pinos negros más altos, en un lugar abrigado de la arista pues el cielo está un tanto neblinoso y corre una brisa más bien fresquilla, paramos a almorzar. Son las once menos cuarto, estamos sobre los 2000 metros de altitud y  poco más adelante tenemos la brecha que defiende La Cuca y no sabemos cómo estará.

            Almorzamos tranquilamente al abrigo del paraje y al tenue calorcillo del sol que se quiere colar entre nubes y nos volvemos después para abajo: Miguel telefonea a Angelines y se entera de que su tío de Biota ha muerto ya. Por tanto nos damos la vuelta.

            Bajaremos hasta el collado y descenderemos por el corredor que baja hasta el fondo del valle.

El atractivo del Aguila y del Borreguil de la Cuca. 23-4-09.
 
            Desde el collado atravesamos casi totalmente el amplio corredor en suave descenso y por allí, utilizando las terrazas escalonadas calizas que ha limpiado la escorrentía principal del corredor, bajamos un buen trecho hasta que iniciamos una travesía hacia la arista por la que hemos subido por ladera bastante inclinada  y herbosa.

            Descendemos inciertamente dudando entre incorporarnos a la arista, cosa que no haremos y bajar por la ladera izquierda del corredor en la que afloran continuamente cortados calizos de los que hay que librarse.

            El fondo del corredor no nos interesa ya que nos dejaría en la carretera bastante lejos del coche y consecuentemente pelearemos un buen rato con  los bojes, los paredones y los inclinados tramos de pradera, no queriendo subir a alcanzar la arista y enzarzándonos continuamente.

            Al final alcanzamos la pradera junto a la vieja pista de la marmolera cada uno por su lado y enseguida el coche cuando es la una menos cuarto. Hemos bajado por dónde se debe subir aproximadamente. Hoy han sido solamente 650 metros pero los hemos peleado de buena manera. La arista se queda para otra ocasión.

             

13 oct. 2002

21-02. OTAL POR EL SORROSAL. 13-10-2002.

Desde Toronzué el Puerto de Linás y Otal. 9-7-04.

Pista del Sorrosal, Refugio Bajo del Sorrosal, Barranco Suaso, Collado Norte del Tozal de Suaso y Cara Sur. Descenso por el Barranco las Arriesas y Pista del Sorrosal.

13-10-2002.

Salida 07 h. Llegada 15 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de Otal procedente de Prames. Vía en amarillo.

            Hacía ya muchos años que habíamos subido a Otal. Fue en el año 90 y lo hicimos desde la cabaña pastoril del Cerrojo del Valle de Otal.

            El día en que ascendimos el pasado año a Fenez desde el Puente de Santa Ana quisimos pasar hasta Otal pero el collado de separación está algo complicado y desmontarse por las lajas de la cara sur del collado y con poca nieve nos pareció un tanto delicado, pero ya teníamos para entonces ganas de volver a Otal. Nos propusimos hacerlo desde Linás de Broto.

            En la Primavera de 2002 intentamos el ascenso. Las nieblas no nos lo van a permitir y, como comprobaremos después, no íbamos precisamente a Otal sino a Tendeñera, puesto que nos damos la vuelta  sobre los 2100 metros al norte  del Tozal de las Fuebas.
 
 Iglesia de Linas de broto y Otal. 6-5-05.

            Hoy 13 de Octubre de 2002, el mejor de los tres días del Puente del Pilar madrugamos bastante puesto que nos llama el despertador a las seis menos cuarto. Desayunamos en un momento y nos vamos a comprar el pan antes de iniciar la marcha en coche cuando son las seis y media de una noche perfectamente estrellada. A las siete y diez damos la vuelta ante la cadena de la Pista del Sorrosal a 1230 metros de altitud e iniciamos la marcha en dirección norte, pista adelante y bajo un manto de estrellas. Rosa va con la frontal pero enseguida la apaga. A pesar de que es noche cerrada, las dos rodadas claras de la pista son más que suficientes para ir por ella.

            Amanece poco a poco mostrándonos el día un cielo de un azul impecable. Poco después aparece el sol en las partes más altas de Toronzué.

            Subimos la pista a buen ritmo, ya que ésta va subiendo, poco a poco al principio y luego más en el resalte del primer refugio. Son 5 kilómetros largos que se llevan su tiempo.
 
La Sur de Otal18-3-07.

            Atajamos las últimas lazadas de la pista  y pasamos junto al primer refugio situado a 1640 metros de altitud cuando son las ocho y veinticinco.

            Terminando de faldear el Tozal de Suaso por el sur, tomamos inmediatamente el Barranco de Suaso, seco en esta parte, abandonando la pista que se alarga hasta el segundo refugio.

            Retomamos la dirección norte y ascendemos próximos al barranco por su margen izquierda. Enseguida vemos correr el agua y nos sentimos salvados, ya que no llevábamos.
 
 Refugio Bajo del Sorrosal desde Mondiniero. 27-5-07.
 
            Poco más arriba cogemos agua y pasamos a la orilla derecha con la intención de alejarnos de la arista sur de Otal y comprobar la posibilidad de ascender por la pedrera oeste que baja hasta el fondo del valle que estamos subiendo. Es la idea que llevo en mente mezclada entre dudas. La arista se corta en un brutal paredón que supongo pierde potencia hacia atrás pero lo que más me preocupa es no ver el Pico Fenez que reconozco por tener un contrafuerte herboso que llega muy alto en su pared sur.

Cascada del Barranco Suaso. 6-5-07.
 
            Por tanto, no estoy seguro de poder acceder por la pedrera oeste; es más, no estoy seguro de que este pico sea el Otal aunque tampoco puede ser otro y no veo al Pico Fenez “en su sitio.” Por tanto viramos hacia el este y comenzamos a ascender fuertemente por pradera alpina al encuentro del Collado norte del Tozal de Suaso. Desde allí tengo que ver a Fenez. Si no, intentaremos subir a este pico y otro día será.

            Son más de 150 metros los que subimos al encuentro del sol. El collado está situado en los 2100 metros de altitud y el cordal herboso que subimos nos tapa la vista del Pico Fenez. Por lo tanto, desde el collado hay que tomar de nuevo la dirección norte y ascender directamente al pico.
 
Fenez y Otal tras la Arista de Escusana. 21-6-09.

            Son otros 150 metros de desnivel los que nos separan de la base de la pared. Se trata de una amplia loma herbosa con algunas afloraciones de calizas ocres. La loma asciende de forma consistente y nos deposita en una serie de franjas horizontales de calizas más claras, bastante inclinadas y llenas de grietas herbosas que dejamos ligeramente al oeste. De los dos corredores que en principio he visto  me decido por el este; mejor dicho, por la pared situada al este del corredor.

            Por una pequeña pedrera caliza clara que nace del corredor elegido  alcanzamos la base de la pared y tomamos el corredor en principio. Subimos por el mismo los primeros 25 metros que son fáciles y comprobamos que el otro corredor situado al oeste está cortado en su parre superior.

La Nordeste de Otal. 23-1-05.
 
            Como nuestro corredor se pone liso y feo lo abandonamos saliéndonos a nuestra derecha  por unos escalones calizos firmes entre afloraciones de pradera alpina, lugar por el que hemos visto bajar a unos sarrios. La pared que alcanzamos está bastante vertical pero es fácil. Tomamos unas lajas lisa pero también fáciles y hacemos una travesía a nuestra izquierda para salirnos de unos pináculos muy verticales.

            En nuestra travesía alcanzamos de nuevo el corredor que hemos abandonado poco antes, a la vez que localizamos un par de citas en el corredor este por debajo del corte superior. Por allí bajaremos para ver.

Ordesa y Otal desde la este de Tendeñera.7-12-11.
 
            Nosotros continuamos buscándonos la vida pared para arriba alternando pequeñas viras, cortos corredores, repisas estables y escalones herbosos que permiten un tránsito siempre fácil en una pared bastante vertical.

            Alcanzado el embudo de entrada del corredor nos salimos a nuestra derecha y por un pequeño crestón calizo que sirve de separación con otro corredor situado más al este proseguimos en ascenso hasta alcanzar la pedrera somital del pico.

            He dejado un par de citas en la entrada de la pared y ahora en el creestón otra buena cita, hay que pillar bien el camino de vuelta. Luego ligeramente en dirección nor-nordeste, la pared somital se allana un poco y por cualquier parte, a través de un tramo bastante descompuesto e inestable, pisando intencionadamente algún pequeño retazo de nieve, alcanzamos la arista en las inmediaciones del pico.
 
Tendeñera desde la Cima de Otal.
 
            Son las once menos veinte cuando llegamos al Pico Otal situado a 2701 metros de altitud. Hay un nutrido grupo de jóvenes navarros que ha subido desde la Cabaña de Otal y que están enzarzados en el tramo final, ya que han cogido el corredor más próximo a la arista.

            Contemplamos el paisaje recién nevado en las caras norte de los montes y en general de los 2900 metros para arriba. Les indico los alrededores que no identifican y bajándonos un poco al sudeste nos ponemos a almorzar frente al Valle de Santa Ana contemplando la entrada de Ordesa y el Fenez en primer plano.
 
Ripera, Tendeñera, Otal y Fenez desde el Collado de Cotefablo. 28-2-10.

            Media hora después, mientras Rosa se va por la arista hacia el oeste y me bajo un poco hasta el corredor que están rapelando los colegas. No es necesario en absoluto pero me parece que hay gente que lo tiene muy crudo.

            Luego nos encontramos en el final de la arista justo en el comienzo del resalte oeste y volviendo un poco para atrás localizamos la cita superior que he puesto e iniciamos el descenso por el mismo camino.
 
Otal y Fenez desde la Cabecera del Sorrosal. 15-2-05.

            Alcanzada la mitad de la pared hacemos una travesía hacia el oeste para tomar las dos citas que habíamos localizado en mitad del corredor oeste.

            El corredor  solamente se transita en su parte central. El tercio superior de la pared se pasa por el este y el inferior por el oeste del mismo. Por tanto, bajamos el tramo de corredor bastante descompuesto, nos salimos de él hacia el este en un resalte vertical que tiene y seguidamente lo atravesamos por debajo pasando a la parte oeste de la pared en la que una serie de viras escalonadas en descenso nos sacan fácilmente de la misma.
 
Ripera, tendeñera y Otal desde el Molar. 16-4-07.

            Hago un par de citas de entrada, bajamos la franja de calizas  estriadas horizontalmente que a tramos está muy vertical y alcanzamos  la loma que asciende del Collado del Tozal de Suaso.

            Decidimos bajarnos por el Barranco de las Arriesas que se nos hará eterno. Bueno, lo que se nos hace interminable son los 1000 metros largos de bajada continuada hasta la pista, que hay que hacer finalmente con la marcha de resistencia, pues se trata de un valle longitudinal en dirección sur que recorremos por la orilla derecha del barranco cuando ya nos hemos cepillado la mitad del descenso.
 
Otal y Fenez desde las Comas. 11-4-10.
 
            El día es maravilloso. En la cima hemos estado en mangas de camisa y ahora se hace hasta calor.

            Alcanzada la pista, nos vamos para abajo cogiendo y comiendo moras, manzanetas de Manuel, endrinos...; de todo menos avellanas.

            A media pista encontramos a un grupo que está terminando de cargar el “caxico” que hemos visto cortado a la mañana.

            A las dos y veinte de la tarde llegamos al coche y a las tres estamos en casa. Hoy han caído 1475 metros de desnivel que se notarán en las rodillas.

6 oct. 2002

20-02. PEÑA SAMOLA ALTA POR LA CARA NORDESTE. 6-10-2002.

Samola Alta desde la Fuente de Bucuesa. 27-6-07.

Pista de Lana Mayor, Canal del Pan, Ibón de Bucuesa y Cara Nordeste. Descenso por el Circo de las Neveras. Ibón de Bucuesa y Canal del Pan.

06-10-2002.

Salida 15 h. Llegada 20 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Samola Alta procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
No se puede pasar media vida viendo una montaña y no ir a ella. La frase no es exacta pero trata de reflejar una  realidad, sin embargo, lo que sí es cierto, es que las Samolas se ven desde nuestra casa.

Tenemos en nuestra habitación una fotografía tomada desde el Ibón de Ip a finales de Agosto del 88, día en el que habíamos pasado la noche acampados los tres junto al Ibón de Bucuesa y de alguna manera tomamos la decisión de comprar una parcela en Montecorona y hacernos nuestra casa que al fin y a la postre se llamaría Nueis de Bucuesa.

De Collarada a Bucuesa. 4-11-08.
 
En esa cima habíamos estado al final de la primavera del 99,  cuando hicimos nuestra travesía desde Collaradeta hasta Samola Baja y desde arriba, el paretazo este resultaba imponente.

Resultaba tan imponente como desde el Ibón de Bucuesa, al que nos asomábamos todos los días desde la foto del tocador de la habitación hecha desde el Ibón de Ip, y claro, trece años viéndola resultaban demasiados para no haber subido por allí.

El domingo 6 de Octubre trabaja Rosa por la mañana. Yo como a la una y le preparo un bocadillo caliente y café. A las dos, cuando llega a casa del trabajo, se cambia, pongo las mochilas preparadas el día anterior en el coche y salimos pitando para arriba.

Circo de Bucuesa desde Lana Mayor. 27-6-07.
 
Bucuesa desde Tarmañones. 14-1-06.
 
Escasamente tendrá tiempo de comerse el bocata y calzarse pues a las tres menos cinco hemos dejado aparcado en coche junto a la pista de Piedrafita, en el lugar donde comienza a atravesar el Puerto de Lana Mayor hacia el Ibón de Saleras y nos echamos al camino. Estamos a 1725 metros de altitud.
 
Entrando a la canal del Pan.27-6-07.
 
En dirección oeste, por camino conocido y balizado atravesamos el puerto en suave ascenso, cogemos agua en la Surgencia del Goluso y a buen paso nos acercamos a la pedrera para, a través de ella ya en fuerte ascenso, alcanzar la entrada de la Canal del Pan que los mapas confunden con la del Ganado.

En la Parte Alta del Corredor Central de la canal del Pan. 27-6-07.

Rosa sube por el lugar acostumbrado y yo pruebo el corredor vertical en la base de la canal que se sube bastante bien, con la dificultad añadida de que está lleno de basura suelta debido a que no se utiliza como paso.

Llegando al Ibón de Bucuesa. 27-6-07.
 
A las cuatro y cinco pasamos junto a la cola del ibón  en dirección sudoeste y nos vamos de frente a la arista nordeste del pico.

La Cara que vamos a subir desde el Collado de Armenuso. Agosto 86.
 
Atravesamos unos planos pequeños de pradera alpina que no conocíamos y tras subir una fuerte loma en la que va desapareciendo la pradera nos acercamos a la base del pico.

Se trata de un doble resalte calizo bastante vertical que pierde potencia conforme se aleja de la arista hacia el sur. Antes de llegar al lugar previsto, tomamos un corredor fácil de alrededor de 15 metros del que se sale a la izquierda del mismo a una pequeña terraza herbosa.

Seguidamente se sube el segundo resalte también fácil y que nos deposita en un amplio tramo de pared herbosa muy inclinada en la que progresaremos por cualquier parte. Se trata del plato fuerte de la pared.

La Norte de Samola Alta tras el Ibón Alto de Bucuesa. 1-10-06.
 
No es necesario buscar vía, cualquier parte es equivalente y la pendiente es muy pronunciada. He dejado una cita a la salida del primer corredor y ahora, a media pared dejo otra cuando nos introducimos en una especie de escorrentía seca y algo pedregosa.

Aprovechamos las calizas ocres que afloran y proseguimos de frente para arriba en dirección oeste. Ni siquiera nos acercamos al característico hombro de la arista, que me recuerda al Cervino, como procedimiento de suavizar la pendiente. El hombro se queda a nuestra derecha y el ibón cada vez más abajo.

Ibón Mayor de Bucuesa desde las Paredes de Samola Alta. 1-10-06.
 
Contemplamos los tres ibones de Bucuesa y alcanzamos la franja clara de la pared bajo el casquete somital. Se trata de una gravera caliza clara venida abajo de los paredones superiores y un tanto inestable, que ascendemos buscando los tramos más firmes en los que están instalando las especies colonizadoras ya que se trata de una pedrera con materiales de pequeñas proporciones.

La recorremos en travesía hacia el sur apartándonos de la arista norte en la que las torres tienen mayor potencia.

Terminamos alcanzando la base de la pared en la que hay materiales de mayor tamaño que facilitan el tránsito a través de ellos y poco después tomamos un corredor que parece adecuado y que nos puede permitir superar la tercera barrera rocosa de la pared.

 Circo de Bucuesa y Samola Alta desde Retona. 21-5-05.
 
El corredor es fácil, cuenta con alternativas por cualquier lado, sobre todo a nuestra izquierda, y tras una salida con un paso un tanto atlético alcanzamos un caos calizo medianamente inclinado, que nos conduce a una sima de enormes proporciones en cuyo fondo acampa un importante bloque de hielo, que creemos empalmará con lo que no tardará ya en llegar. Mi mente práctica me dice que allí hay posibilidad de obtener agua pero alcanzarlo es ciertamente difícil a no ser que se cuente con una cuerda  para poder rapelar y subir por ella.

Lo bordeamos por el lado sur e inmediatamente tomamos un corto y fácil corredor que en diagonal de sur a norte permite superar el cuarto y último resalte de la pared y enseguida alcanzar la Cima de Peña Samola Alta a 2692 metros de altitud cuando son las cinco y diez de la tarde. Hemos hecho una ascensión a nuestro viejo estilo, es decir, a todo trapo, subiendo prácticamente 1000 metros en dos horas y diez minutos, además de que la primera parte ha sido fundamentalmente larga.

Hemos subido prácticamente a la sombra todo el camino más erguido y al sol que nos ha recibido en la plana cima que se quiere acompañar de una fresca  y ligera brisa nos sentamos a comer un poco y a echar un trago de agua. Diez minutos más tarde, recorriendo un camino que recuerdo perfectamente nos bajamos por el sudoeste hasta alcanzar una vira estrecha y terrosa que nos desmonta de los paredones somitales del pico, atraviesa una potentísima brecha  en la arista y nos deposita frente al resalte de la misma que hay que faldear por el sur.

Al abrigo del resalte nos quedamos un rato para disfrutar del sol de la tarde y del paisaje orientado hacia Samola Baja y el valle por el que discurre la Puyada. Se está francamente bien.

La Norte se Samola Alta desde el Corral Blanco.
 
Luego terminamos de rodear el resalte con una sencilla trepada y alcanzamos la arista que se ensancha en suave descenso hacia Peña Nevera.

Cuando he proyectado la actividad no sabía si podríamos subir tal y como quería. Por ello en el ascenso he dejado un par de citas, no fuera a ser que tuviéramos que darnos la vuelta por el mismo camino y en paraje tan inclinado hay que andarse con cuidado y más cara a la noche. Ahora pretendemos bajar por las pedreras que descienden hacia el norte de la arista que conduce a Peña Nevera. Creo recordar un fácil corredor muy próximo a Samola y además, otro al norte de Nevera un poco más lejos. Por eso, me voy de nuevo a la arista como un explorador pues son las seis menos cuarto pasadas.

Me adelanto con intención de asomarme para ver y evitarle camino a Rosa y lo localizo inmediatamente, es el nuestro.

Corral Blanco de Bucuesa y nestro camino de descenso.
 
Se trata de un corredor amplio, muy suave y medianamente herboso en su cuarto superior. Luego se estrecha un poco y se inclina un mucho conformando una fina gravera que se patina a tramos. Hemos encontrado al principio el camino trazado sobre él y por el mismo nos vamos para abajo hasta que se amplía y se incorpora a la enorme gravera que forma la pared en este lado norte.

Más abajo los materiales alcanzan mayores proporciones y transitarlos casi en horizontal y en dirección este, se lleva un poco más de tiempo del previsto para alcanzar el camino de ascenso ya en las proximidades del ibón.

Fuente de Bucuesa. 27-6-07.
 
Son las seis y media cuando cogemos agua en la fuente del ibón, saludamos a la sempiterna rana que habita tan limpio habitáculo, se despide de nosotros la pila de la cámara y posiblemente también la cámara pues está ya para pocos trotes y nos vamos en busca de la Canal del Pan.

Alternativa Este en la canal del Pan, nuestro descenso. 31-5-05.
 
Bajamos el corredor que he utilizado en la subida y que a Rosa le gusta muy poco a causa de la abundancia de materiales sueltos y ya sin más nos vamos  hacia el coche recogiendo unos cuantos champiñones que encontramos al paso.

A las siete y media llegamos al coche que ya está solo, los otros dos se han marchado. Comienza a anochecer.

El día ha resultado extraordinario pero ahora ya la noche refresca consistentemente. Hemos de encender la calefacción del coche para alcanzar un cierto grado de confort.

 Se pueden hacer muchas cosas con menos tiempo del que se supone necesario.