21 jul. 2003

19-03. PETIT VIGNEMALE Y DE VUELTA EL IBON DE BERNATUARA POR CANAU. 21-7-2003.

Petit Vignemale desde Baysellance.

Embalse de Ossoue, Refugio de Baysellance y  Hourquette de Ossoue. Descenso a Baysellance, Embalse de Ossoue, Cabaña de Lurdes, Ibón de Bernatuara y vuelta al Embalse de Ossoue.

21-07-2003.

Salida 19 h. Llegada 16 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del petit Vignemale procedente del IGN. francés. Vía en amarillo.
 
            Las vacaciones de verano de 2003 habían sido programadas con bastante antelación bajo la incertidumbre familiar y otras lindezas  incluida la Guerra de Irak, primero hubo que renunciar a marchar a los Alpes: eran muchos días y... luego se decidió, por razones similares, no realizar el viaje en la primera semana de Julio a algún lugar como Túnez. Después con Rosa de vacaciones, a duras penas, marchamos tres días a la playa y tenemos que volver a la carrera. Por fin, el día 21 de Julio decidimos marchar a Vignemale con Juan: “menudo extra”, después de haber desistido de nuestro peoyecto en el Portillón, y partimos creyendo que aquí se podía terminar el infortunio.

            Pero nada más lejos de la realidad, adelantamos la salida por motivos de coincidencia con la etapa del Tour en Luz, tenemos caravana a partir de Arrens y cuando llegamos a Luz, nos dicen que ya está la carretera cortada. No podemos pasar el corto kilómetro de carretera coincidente con la que utilizará el Tour hasta cuatro horas después. ¡Será posible!

            No nos queda otro remedio que comer y marcharnos a ver pasar la caravana publicitaria y luego a los ciclistas, en casi el mismo lugar en que lo vimos hace ya algunos años cuando ganó Perico Delgado.

            A las cuatro pasan, media hora después nos dejan incorporarnos a la carretera y en el cruce junto al puente inferior, los gendarmes nos detienen y nos hacen esperar una hora más. El cabreo es monumental fundamentalmente por la incongruencia que supone no dejar salir en una dirección que lo único que supone es descongestionar el pueblo y dejar sitio para facilitar la circulación.
Cerca del Embalse de Ossoue.

            Subimos, al fin, a todo trapo sin circulación hasta Gavarnie, el pueblo está vacío como nunca lo habíamos visto igual, y tomamos la carretera asfaltada a lo largo de 4 kilómetros y luego otros 4 kilómetros de pista, también sin circulación y nos llegamos hasta  el aparcamiento del Embalse d’Ossoue.

            Habíamos pensado en que ni siquiera podríamos subir al refugio pero, a pesar de todo, estamos cambiándonos de ropa y preparando las mochilas a una hora decente todavía.

            Nos han dicho que haría mala tarde, lo que no es cierto en absoluto y nos han asegurado que el Refugio de Baysellance está abierto después de las obras que habían terminado la semana pasada.

Vignemale desde el Embalse de Ossoue.
 
            Son las siete de la tarde cuando iniciamos la marcha, valle adelante en dirección noroeste. Conocemos el camino desde el intento anterior hace dos años y a la sombra se sube bastante bien. Juan que no conoce el valle hace fotografías.

Refugio de Baysellance. 30-6-05.
 
            A las ocho y media estamos en el refugio de Baysellance. Hemos salido a 1834 metros de altitud y el refugio se encuentra a 2651 metros. En la remodelación le han adosado un ala y han renovado todo lo viejo. Está recién estrenado y hay poca gente.

            Nos hacemos la cena en la cocina libre y cenamos como unos señores en el comedor medio desierto, empiltrándonos luego cuando van a ser las diez. A pesar de las contingencias del día no se ha perdido nada, y de mañana esperamos una gran jornada.

La noche es cálida  por lo que dormimos encima de las colchonetas prácticamente sin tapar.

            A la mañana siguiente nos levantamos al día 22 sobre las seis y a las seis y media estamos en marcha. La mañana recién estrenada está acompañada de un poco de viento y de algunas reducidas nieblas.

            Iniciamos el camino en dirección oeste hacia la Hourquette d’Ossoue. Vamos ligeros de equipaje con la intención de hacer todo el circo incluidas las agujas, por lo que es conveniente aprovechar el día.

            Alcanzamos la Hourquette d’Ossoue situada a 2732 metros de altitud cuando las nieblas se empiezan a concentrar sobre el Pequeño Vignemale. No nos parece nada serio y tampoco nos preocupa ya que el circo y el Col de los Glaciares ya lo pasé hace unos años. Por tanto continuamos para arriba por la transitadísima cara nordeste siguiendo cualquiera de los múltiples caminillos trazados sobre ella. Poco después nos introducimos en la niebla y enseguida alcanzamos la cima del Pequeño Vignemale a 3032 metros de altitud. Son las siete y cuarto.

            Hacemos una foto llena de niebla y iniciamos el descenso de la arista sudoeste en busca del Col de los Glaciares.

Baysellance desde el Petit Vignemale.
 
            Lo que recuerdo, no se parece en nada a lo que vamos transitando: no recuerdo una roca tan clara y tan mediocre, creo recordar una arista de bloques.

            Hemos de hacer un par de pasos dudosos más por la continuación que por la propia dificultad del terreno que es, desde luego, muy aéreo y mucho más descompuesto de lo que recuerdo.

Petit Vignemale y Col des Glaciers. 1-7-05.
 
            Dudamos bastante entre nieblas que no nos proporcionan referencias y bajamos al encuentro del paso de adherencia que nos permita ganar el collado.

            A nuestra derecha hay un vertical y descompuesto corredor que se pierde en el blanco de la niebla sobre el Glaciar de las Neus. De frente, más allá de unos cintajos para montar un rápel, la arista se desploma absolutamente aérea y las nieblas no nos permiten orientarnos. A nuestra izquierda tenemos los verticales paredones sobre el Glaciar d’Ossoue y... ante semejante perspectiva y con la certeza de que con nieblas ni siquiera podremos localizar las agujas que son el motivo fundamental de nuestra actividad, decidimos darnos la vuelta ya que las nieblas siguen en aumento.

            Media hora después alcanzamos de nuevo la cima del Pequeño Vignemale y contemplando el incremento que están tomando las nieblas nos vamos para abajo hacia la Hourquette d’Ossoue.

Culoir de Gaube y Gran Vignemale.
 
Como Juan no conoce la cara norte del circo, nos bajamos hacia el noroeste para así enfrentarnos al Couloir de Gaube y al Glaciar de las Neus.
 
La Norte del petit Vignemale y el Glaciar de las Neus.
 
 Hemos de esperar algún rato para que las nieblas juguetonas nos permitan alguna fotografía decente cosa que al final conseguiremos, y luego, sin ninguna prisa nos volvemos para arriba, bajamos hasta el refugio y continuamos el descenso.

Cara Norte del macizo de Vignemale. 1-7-05.
 
            Cuando el camino gira bordeando la arista oeste del Circo d’Ossoue, paramos a almorzar contemplando el inicio del Glaciar d’Ossoue, sobre cuya cabecera se arrastran las nieblas. Se trata de un día bastante incierto por arriba y no tenemos mucha moral por lo que decidimos dar la espalda a la actividad y bajarnos para abajo.

Frente a la Sur del petit Vignemale. 30-6-05.
 
            A las doce y cuarto hemos recuperado las cervezas puestas a refrescar en el barranco y nos llegamos al coche. Tenemos la intención de aligerar las mochilas y marchar a visitar el Refugio de Lurdes. No lo conocemos y ya hace tiempo que quería verlo.

Glaciar de Ossoue. 30-6-05.
 
            El camino que parte de la pequeña presa del Embalse d’Ossoue marcha en dirección prácticamente sur para introducirse en un amplio y suave valle. La Cabaña de Lurdes es un refugio pastoril amplio que cuenta con un espacio abierto bastante decente, no se trata de un refugio de montaña como yo creía. Está a menos de media hora del embalse por lo que enseguida llegamos, presentándosenos la disyuntiva de alargarnos hasta los Lagos de Monferat o al Ibón de Bernatuara. Optamos por esta segunda  y continuamos valle adelante en un mediodía bastante cálido. Pero como ni el ritmo es fuerte ni tampoco lo es la pendiente no subimos mal. Siempre a la izquierda del barranco nos vamos aproximando a la arista de la cadena de cierre del valle. Suponemos que, tras ella se encontrará nuestro objetivo.

            A nuestra derecha dejamos el Pico de Cardal, el Crabere y el Bernatuara. Al otro lado del collado, a nuestra izquierda se eleva el Pico Gabiet, que en España llamamos Bernatuara y poco más al norte el Secres.

Ibón de Bernatuara desde su orilla norte.
 
            La pendiente del valle aumenta un poco en su tercio  final y el tramo último dibuja un suave caminillo sobre la terrosa ladera que nos deposita sobre el Collado de Bernatuara profusamente ocupado y fuertemente ventilado. Una treintena de metros más abajo se encuentra el Ibón de Bernatuara a 2336 metros de altitud.

            Se trata de una cubeta lacustre circular de aproximadamente una hectárea de extensión, perfectamente cerrada y que presenta una pequeña grieta hacia el sur, por la que suponemos se filtra el agua hacia Bujaruelo.

Bernatuara desde el sur. 27-8-07.
 
            Tanto Juan como nosotros conocemos el ibón pero helado. Ahora está bellamente vestido de un azul fuerte y profundo y su superficie está continuamente zarandeada por furiosas rachas de viento no muy frío. Buscamos un poco de abrigo al sol y nos ponemos a comer compensando el calor del mediodía con la frescura del viento.

Los franceses deambulan por los alrededores del ibón. Se trata de una actividad senderista de carácter familiar y ya se sabe que en esta época los franceses ocupan el Pirineo como procedimiento de ponerse a salvo de los rigores de la canícula.

Desde el Puerto de Bernatuara el Labás, Puey Mourou y Soum de Aspe. 27-8-07.
 
            Luego que hemos rematado la comida y comentado acerca del Ibón de Narronal situado al oeste del Mondarruego y que ni siquiera viene el los mapas, nos damos la vuelta sobre nuestros pasos y por idéntico camino nos llegamos al embalse utilizando algo menos del tiempo anunciado.

Cabaña de Lurdes.
 
            En las frescas aguas que suelta la presa como caudal ecológico nos damos una lavada y tras tomarnos unas cervezas que hemos dejado a refrescar en la surgencia próxima al aparcamiento nos montamos en el coche y emprendemos el regreso. Damos por finalizada nuestra “gran actividad del verano” que este año se ha saldado con 1990 metros de desnivel en dos medios días, el paseo al ibón ha supuesto 550 metros de desnivel.

Comprobamos que el Pirineo debe ser el medio más adecuado para las vacaciones en autocaravana a juzgar por la enorme cantidad que hay por cualquier parte y nos chupamos el Soulor y el Aubisque con nieblas muy espesas hasta Gurette. El día se ha ido estropeando en altitud y la tarde es decididamente tormentosa.

            Luego a casa. Llegan las Fiestas de Santiago y “ a Dios gracias” a lo mejor marchamos a Galicia el día 27. Biola se irá a Pamplona a trabajar en el Departamento de Genética de la Universidad; ya es sabido que sarna con gusto no pica. El verano está servido y perdido si todo sigue así.

11 jul. 2003

18-03. FRONDIELLA SUDOESTE. 11-7-2003.

 
Frondiellas desde Balaitus 13-7-05.

Embalse de La Sarra, Llano Cheto, Ibones de Arriel, Frondiella Central y Corredor Norte de la Frondiella Sudoeste.

11-07-2003.

Salida 08 h. Llegada 18 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Jacierre.

Mapa de Frondiellas procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
Hay picos, rotundos, únicos y aislados a los que se suele ir y se hacen sin dudas, pues se suelen ver desde el inicio. Hay otros menos diferenciados, más gregarios y más difíciles de identificar a los que no se suele ir si no es por casualidad o simplemente de paso hacia algún lugar concreto. Hay picos a los que no se suele ir pues se trata simplemente de perfectos desconocidos y carentes de atrayente para la generalidad de los montañeros; éstos te suelen deparar estupendas alegrías nunca exentas de sabrosas sorpresas. Hay picos, en fin,  de todas las clases imaginables y algunos de ellos te dejan siempre la duda de sí habré estado o no de verdad allí, picos que algunos llaman de coleccionista pero que yo prefiero denominar como picos del buen conocedor de la montaña. La Frondiella Sudoeste es uno de ellos, sin  ninguna duda.

Cuando estás en medio de una arista sin grandes desniveles, tanto a delante como atrás te van creciendo cotas y lugares que ópticamente parecen más elevados que el lugar que ocupas. Es bastante complicado fijar la horizontal para comparar. Yo utilizo el brazo pero resulto engañado con harta frecuencia.

La Arista de las Frondiellas es un típico ejemplo. Llegas fácilmente el punto culminante, pero luego, como hay otros picos y la información de la que dispones no es siempre todo lo precisa que sería conveniente, surgen las dudas: haces con certeza el Anónimo, el Pico de la Frondiella y algo más que puede ser la Frondiella Norte y también la Frondiella Sur, en medio de un lío de nombres y cotas según mapas.

Luego, otro día vuelves para arriba y, en un poco a lo lejos en la Arista Robach quizás se encuentre el Pico de La Frondiella Sudoeste acotado con 3006 metros de altitud y... ¡allí  quiero ir!

Recuerdo que habíamos llegado por la vertiente de Arriel, allá por Junio del 92, y desde el Frondiella Sur iniciamos el descenso del casquete somital y tras bajar aproximadamente una centena de metros, iniciamos un faldeo en dirección sudoeste a través del nevero que nace bajo la arista, muy inclinado y con nieve profunda. Progresamos en horizontal al encuentro del corredor que nace en la cima pero alcanzado éste, relleno de nieve, muy inclinado y ciertamente inseguro, me doy la vuelta sobre mis últimos pasos y desandando nuestro camino en el nevero lo dejamos para mejor ocasión.

Han de pasar unos cuantos años siempre con la intención de volver y será en el inicio del invierto del 2002 cuando aprovechando el puente de la Constitución nos llegamos casi hasta la base del pico. La nieve muy profunda y sin transformar nos someterá a un esfuerzo ímprobo y desistiremos del intento cuando nos encontrábamos sobre los 2750 metros de altitud. Además, el corredor debía estar impracticable.

El 11 de Julio de 2003 vamos de nuevo a por él.

Nos levantamos a las seis y media, a las siete recogemos a Juan.

Hacia Tornadizas. 30-6-10.
 
El día es extraordinario, propio de este año, cuando a las ocho menos veinte partimos de La Sarra a 1430 metros de altitud.
 
Cascada de Balzaroleta.

Con nuestro acostumbrado ritmo y por conocidísimo camino nos llegamos en cincuenta minutos al Llano Cheto y en setenta minutos más a mitad de la cubeta de los Ibones de Arriel situados a 2160 metros de altitud, cuando el altímetro se ha echado una pequeña siesta.


Paso del oso desde el llano Cheto.
 
Abandonamos el camino que conduce al Ibón Alto de Arriel y nos incorporamos, siguiendo en dirección casi este, a la ladera norte de la Arista Robach.

Cascada Inferior de Arriel.
 
Ganamos altura de forma consistente siempre por la orilla izquierda del barranco, siempre orientados por la confluencia entre La Cresta Wallón y la Arista Robach.

Desde Arriel. 15-7-04.
 
Ganamos altitud sin descanso y a mí que llevo un poco más de mochila, en colaboración con la trampa del altímetro, se me hace más pesada de la cuenta. Por ello cuando paramos a almorzar sobre los 2800 metros reales, 150 metros menos del altímetro, estoy loco por parar, comer un poco, beber un mucho y descansar razonablemente. Llevamos una sudada de categoría. Pues son las once menos veinte y nos hemos tirado tres horas seguidas a 450 metros por hora, lo que empieza a estar más que regular.

Vertiente Oeste de Frondiellas Sudoeste.
 
Veinte minutos más tarde, yo estoy seguro que nuestro objetivo está allí mismo, continuamos para arriba con cierto esfuerzo suplementario al objeto de alcanzar la parte alta de la arista y confirmar nuestro objetivo.

Frondiella Central.
 
A las doce menos veinte alcanzamos la cima de la Frondiella Central a 3055 metros de altitud y dejando la mochila hacemos una foto y nos damos un corto paseo hacia la Frondiella  Norte pero enseguida  nos damos la vuelta que eso no es lo nuestro y “el toro lo tenemos todavía entero.”

Quince minutos más tarde iniciamos el descenso del casquete somital por la vía normal ya que a la subida nos hemos tirado un corredor innecesario en el final de la Cresta Wallón.

Alcanzada la rimalla progresamos por ella en dirección sudoeste fácilmente, hasta que próximos a la vertical del pico hemos de abandonarla y atravesar dos tramos de nevero que hacemos con cuidado y con la ayuda de los piolets. No son necesarios los crampones como ya hemos comprobado en los neveros inferiores.

Frondiella Norte y Oriental desde la Central.
 
Desde una altitud aproximada a los 2850 metros hemos progresado en suave ascenso no hacia la base del corredor sino a la pedrera que permite alcanzarlo una vez superado el primer cuarto.

El corredor está perfectamente orientado al norte, tiene todavía nieve en el cuarto inferior pero nosotros afrontamos el ascenso de los últimos 100 metros justo por encima del nivel de la nieve.

Encontramos en la entrada alguna cita e iniciamos el ascenso por la pared derecha del mismo: unas estrechas escaleras firmes de granito nos permiten progresar a lo largo de una docena de metros de manera más segura que por el fondo del corredor, relleno de materiales absolutamente inestables, lo que certifica el poco uso del mismo.

Desaparecen las escaleras en una pared vertical y tenemos que bajar al fondo del corredor, atravesarlo en una repisa terrosa sobre una pequeña mancha de nieve residual y atacar la pared izquierda del corredor para superar un gran bloque empotrado.

El muro no se escala mal con un largo paso de salida y buenas presas. Culmina en una pequeña vira inclinada que hay que pasar agachados para retornar de nuevo al corredor adheridos a un enorme bloque. Es un paso delicado, sobre todo en descenso, ya que el terreno a pesar de que cuenta con un buen granito es muy vertical.

A la izquierda del corredor sale una vira inclinada y algo delicada que permite abandonar el corredor e incorporarse a la arista. Hay una cita en mitad de la vira pero desechamos la opción.

De nuevo en el fondo del corredor hay que salirse a la pared derecha del mismo, escalarlo en un par de metros e iniciar el contorno, muy aéreo de un gran bloque. Se trata de otro paso delicado que remata sobre una gran laja inclinada que permite retornar fácilmente al corredor.

Los juegos de mi chica con la cuerda en la Cima de Frondiellas Sudoeste.
 
Unos metros más de corredor fácil y descompuesto nos depositan en la arista y por ella o ligeramente al sur alcanzamos fácilmente la cima del Pico de la Frondiella Sudoeste de 3006 metros de altitud cuando es la una del mediodía. A la tercera ha ido la vencida.

Desde la frondiella Sudoeste hacia Balaitus.
 
Unas fotos, unas ojeadas al tramo de arista nordeste que además de bastante aérea y accidentada tiene una considerable brecha  con un importante muro en su vertiente este, se trata de la dificultad fundamental de la arista, de la que ya teníamos referencias, un trago y tras encordar a Rosa con la cuerda y el arnés que he subido a la espalda en gazas, iniciamos el descenso cuando es la una y cuarto.

 Frondiellas desde Llena de Cantal. 30-6-10.
Bajo delante indicando la vía que no es necesario asegurar y baja Rosa detrás tranquilamente asegurada por Juan, “la compañía de seguros.”

Al final del corredor que será de III en el descenso, recojo la cuerda y recuperadas las mochilas nos vamos directamente para abajo, ahora aprovechando los neveros para patinar todo lo posible y abreviar.

Uno de los Ibones Intermedios de Arriel.14-7-05.
 
A las dos y media, junto al barranco y sobre los 2300 metros de altitud, contemplando el imponente azul de los Ibones de Arriel nos sentamos a comer y sobre todo a beber. El día está tremendo de calor.

En el Ibón Inferior de Arriel.
 
Nos lo tomamos con calma, comemos cuanto nos apetece pero sobre todo bebemos. A las tres y cuarto continuamos para abajo recuperando el camino de subida. Luego, tranquilamente conversando atravesamos la cubeta lacustre y continuamos para abajo pues queda tela todavía.

Una hora después agradecemos la fresca sombra del hayedo a la vez que sentimos cierta envidia de las espumosas y rumorosas aguas que se precipitan por el fondo del angosto Barranco de Aguas Limpias y a las cinco y diez estamos sentados en la terraza del bar de La Sarra tomando una deliciosa cerveza que, a fe que Dios, bien nos la hemos ganado. Han siso 1775 metros de desnivel movidos.

A las seis cuarto a casa a la ducha que por hoy ya vale.        

7 jul. 2003

17-03. LA FAJA DEL GANADO DE CANALES Y LA CANAL DEL GANADO EN BUCUESA. 7-7-2003.

Vertiente de Piedrafita. Bucuesa, Agosto 86.

Puerto de Piedrafita, Surgencia de Goluso, Canal del Pan, Ibón de Bucuesa, Parte baja del Circo de Canales, Corredor Este de Peña Samola Baja, Faja del Ganado de Canales, Ibón de Bucuesa y Canal del Ganado en la Norte de la Pala de los Rayos.

07-07-2003.

Desnivel acumulado 770 m.

Distancia recorrida 13000 m.

Tiempo efectivo 4:30 h.

Sol.

Fácil.

Recorrido circular que puede hacer en cualquiera de los sentidos e incluso utilizando la Canal de Pacines. El objetivo era conocer la Faja del Ganado de Canales y por ello bajamos hasta la base del Circo de Canales para tomarla en ascenso por el lugar que teníamos seguro su comienzo.

 Agua en los Manantiales de Goluso y en la Fuente o en el Ibón de Bucuesa.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de Bucuesa procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Ir a Bucuesa siempre es algo agradable para nosotros. Conocemos algunos de los varios caminos que conducen o pasan por la cubeta del ibón pero no los conocemos todos.

            Juan tampoco. No había estado nunca por el Circo de Piedrafita y hoy 7 de Julio lo vamos a llevar por allí.

            Quedamos a las siete de la mañana en su casa y allí estamos.

El Circo de Bucuesa desde Lana Mayor.
 
            En Piedrafita tomamos la pista, le enseñamos el Arco Natural y el Puerto, tan conocido para nosotros.
 
Valle del Aurín. 4-1-04.

            A las ocho de la mañana estamos  dejando el coche en el lugar acostumbrado a 1790 metros de altitud, en mitad del Puerto de Piedrafita y en dirección norte iniciamos el tránsito del puerto para coger agua en la surgencia acostumbrada de Goluso. La mañana ya está en calores. Este 2003 va a resultar de aúpa a este paso.
 
Canal del pan desde la pedrera. 27-6-07.

Bajo la Entrada de la canal del Pan.
 
Parte Intermedia de la Canal del Pan.
 
 Parte Alta de la Canal del Pan. 27-6-07.
 
            Tomamos el camino en la pedrera entre abundante y delicada flor de nieve, y tras enseñarle la Canal del Ganado y la Canal de Pacines nos introducimos en la Canal del Pan.


La Salida de la Canal del Pan. 1-10-06.
 
Los Ibones de Bucuesa con agua. 1-10-06.
 
Ibón Grande de Bucuesa desde el Noroeste.
 
La Fuente de Bucuesa. 27-6-07.
 

            A las nueve y cuarto estamos limpiando la Fuente de Bucuesa, echamos un trago, Juan ha echado algunas fotografías al circo, y siguiendo la dirección sur nos bajamos poco a poco hacia el Circo de Canales.
 
Caseta de los Miranda en Bucuesa propiedad de Eleuterié. 1-10-06.

            Pasamos junto a la Caseta de los Miranda, que está cochambrosa como siempre y al llegar a la cabecera del circo adivinamos en su ladera oeste una faja inclinada que es la que vamos a reconocer.
El Monolito del Corredor del Circo de Canales. 1-10-06.

            Para bajar los paredones del circo nos introducimos en el camino acostumbrado de su lado derecho pero en el inicio del barranco decidimos bajar por el fondo dejando a nuestra derecha el gran gendarme y el camino normal.
 
Corredor Occidental del Circo de Canales.

            El barranco libre de nieve baja con agua y nos ofrece alguna pequeña dificultad a base de roca caliza pulida y húmeda.  Nada de importancia que nos impida alcanzar la pedrera al sur de los paredones.
 
El Circo de Canales desde la Entrada Inferior a la Faja del Ganado. 1-10-06.

            A continuación iniciamos un faldeo en suave descenso de la ladera oeste del circo lo más cerca posible de los paredones. El camino se hace incómodo fundamentalmente debido al crecido tamaño de la hierba y a la humedad, lo  que nos proporciona abundantes resbalones.

            A pesar de todo alcanzamos el cono de deyección de un característico y único corredor importante en la ladera este de Peña Samola Baja. Estamos a 1850 metros de altitud y comenzamos el ascenso del corredor.

            Por su orilla izquierda vamos ganando altura  sobre los materiales más consistentes, echando la vista a todo lo que pueda ser una posibilidad  hacia el norte.
 
Entrada Inferior de la Faja del Ganado de Canales. 1-10-06.

            Es inconfundible, me había dicho Carlitos Villacampa y evidentemente, así será; pero para ello casi nos tendremos que subir las dos terceras partes del corredor. Hemos hecho un punto bajo sobre los 1850 metros y remontaremos fácilmente hasta los 2000.

            Aparece una ancha canal subsidiaria del corredor que estamos subiendo que se orienta hacia el norte en ascenso. La rama principal de la canal se corta unos metros más adelante con fuertes paredes pero en su lado izquierdo aparece una amplia repisa que nos saca de la canal a los paredones del Circo de Canales.
 
Curiosos paredones en la Faja del Ganado de Canales. 1-10-06.

            Hago una cita en la repisa de entrada pues ya no tenemos duda. En dirección norte transcurre una faja medianamente inclinada y generalmente lo suficientemente amplia, con excepción de un solo punto en el que se angosta, para que pueda transitar por ella el ganado cómodamente. Me recuerda enormemente a las fajas de Ordesa pues solidariamente con los paredones tanto superiores como inferiores va recorriendo sucesivas proas y corredores generalmente en línea ligeramente ascendente hasta que alcanza la altura de la parte superior del Circo de Canales, lugar en el que aparece la incorporación al camino que sube desde el fondo del circo y que hemos imaginado al bajar.
 
Valle del Aurín desde la Faja del Ganado de Canales. 1-10-06.
 
Entrada Superior de la Faja del Ganado de Canales desde el Rellano de Bucuesa. 1-10-06.

            Todavía la faja prosigue en dirección norte hasta conectarse con el praderío del Circo de Bucuesa a la altura del Casetón de los Miranda en el denominado Ibón de Aurín.

            Sin perder altura ganamos horizontalmente el Ibón de Bucuesa de nuevo y en la fuente nos ponemos a almorzar. Son las once de la mañana.

            Contemplando a Samola y a Nevera, entre bocado y bocado comentamos nuestra marcha a la zona del Portillón de Oö y se nos hacen casi las doce. Luego en dirección este-sudeste ascendemos suavemente en el praderío al encuentro del acceso a la Canal del Ganado en la cara norte de la Pala de los Rayos. Estará sobre los 2260 metros de altitud.

Bajando la Vira de la Canal del ganado hacia Lana Mayor. 17-11-07.
 
            Comprobamos que se puede acceder al corredor un poco más arriba que en el lugar al que llega la vira pero viendo que el nevero está muy inclinado y no llevamos material, tomamos la vira para abajo hasta alcanzar el corredor por el lugar habitual, todavía vestido de nieve.
 
Detalle de la Canal del Ganado. 17-11-07.

            Por su rimaya izquierda bajaremos con cuidado una treintena de metros y luego, terminado el nevero, buscaremos los materiales más sueltos para resbalarlos hasta alcanzar el praderío junto al Pilón de Goluso y ya prácticamente de llano caminaremos puerto adelante hasta llegar al coche cuando son las dos menos cuarto.
 
La Canal del ganado desde Lana Mayor. 17-11-07.

            A las dos y media estamos en casa. Esta mañana hemos movido 770 metros de desnivel que no han sido demasiados. Hemos conocido una vía más a Bucuesa que aporta la ventaja de no tener que apoyar las manos en ningún momento, cosa que en el corredor normal hay que hacer dependiendo de por dónde se pase.