13 sept. 2003

26-03. DE PALA MONTINIER A LA ZUQUETA POR REBILLA. 13-9-2003.

La Antecima de la Punta de la Pala Montinier. 14-10-11.

Rebilla, Camino por la izquierda del Barranco Consusa y Contrafuerte Sudoeste, Pala Montinier, Punta Cabez o Rebilla, Tozal Blanco, Puntas Verdes y La Zuqueta o Angonés. Vuelta hasta el Tozal Blanco y descenso a Rebilla.

13-09-2003.

Salida 08 h. Llegada 17 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mpa de la Pala Montinier-Zuqueta procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Tenemos dudas entre ir a la zona de Labasar o la de Montinier pero al fin decidimos hacer más desnivel y menos coche y nos decantamos por Rebilla.

            Son las diez menos diez de la noche del sábado 12 de Septiembre de 2003 cuando recojo a mi chica que sale del trabajo, antes le he llevado un bocadillo caliente al trabajo, he cenado y nos vamos con intención de hacer la carretera como forma de madrugar menos al día siguiente.

            Sin sueño, vamos a buen ritmo por la Guarguera. Luego, en Ainsa tomamos dirección a Bielsa hasta el Hospital de Tella, lugar en el que nos introducimos a nuestra izquierda, valle adentro en fuerte ascenso y con una estrecha aunque bien cuidada carretera, hasta que alcanzamos el refugio forestal situado poco antes del desvío a Tella y Rebilla, que conocemos desde la vez anterior que estuvimos por aquí.

Pala Montinier o Portañús desde las inmediaciones de Tella.21-5-11.
 
            Y es que el tema de la Pala Montinier viene ya de largo: queríamos subir desde hace bastante tiempo y un buen día que queríamos subir por Tella hemos de desistir a causa de las nieblas tras haber pasado la noche el refugio. Ahora lo vamos a intentar por Rebilla.

            Tomamos un vaso de leche caliente, bueno, Rosa tomará dos; y con los sacos y un par de mantas por si acaso, nos disponemos a dormir en el coche sin necesidad de montar y desmontar la tienda.

            La noche es cálida y “lunosa” por lo que tapamos un poco los cristales del coche y sin introducirnos en los sacos nos disponemos a pasar una noche que resultará cómoda puesto que en los asientos reclinados del coche se duerme muy bien, aunque de madrugada nos tapemos un poco.

            A las siete y cuarto de la mañana, ya es de día, nos levantamos, recogemos, desayunamos con leche caliente y  nos echamos a la carretera para hacer los pocos kilómetros que nos quedan hasta Rebilla.

            La mañana está espléndida y el horizonte norte nos muestra  la cadena de la Sierra de las Tucas desde la Punta Montinier hasta Las Tres Sorores, con lo que deducimos el lugar al que hemos de encaminar nuestros pasos, además de que comprobamos que la salida del pueblo no se puede realizar por cualquier parte ya que además de tratarse de un tramo boscoso muy pendiente, está sembrado de barreras calizas.

            A las ocho, hemos aparcado en medio del pueblo a 1220 metros de altitud, tomamos el camino hacia la iglesia para, en el cementerio contiguo, saltar la pared y tomar un transitado camino que va para arriba.

Cara Sur de la Pala Montinier.
 
            El camino trazado en uno de los mapas de los que dispongo, vuelve al oeste para pasar sobre el pueblo y  luego toma la dirección nor-nordeste por la orilla izquierda del Barranco de Consusa.

            Inmediatamente aparece un letrero de Consusa pero nosotros creemos que hemos de ir más al oeste antes de girar. Caminamos durante un cuarto de hora prácticamente en horizontal hasta que encontramos un puente sobre un barranco que nos hace recelar.

            El camino debe subir por la orilla izquierda del barranco y éste se va a la derecha, además de que no vemos mucha posibilidad para que cambie de orilla más arriba. Por tanto, hemos de volver sobre nuestros pasos y tomar el desvío que habíamos desechado antes.

            El camino nos llena de dudas puesto que se va claramente hacia el este, haciéndonos sospechar que nos plantará en Tella. Nosotros queremos salir del pinar y alcanzar el puerto superior para manejarnos a partir de allí a nuestro gusto.

            Cuando ya estamos bastante moscas, el camino gana altura y gira al oeste. Cada lazada al oeste nos devuelve la esperanza de que sea el nuestro.

            Sobre los 1700 metros de altitud recorre toda la pared hacia el oeste y nos aproxima al barranco para subir por su orilla derecha sobre camino muy balizado que coincide con el del mapa.

Caseta Buxarbala y atrás Montinier. 22-5-11.
 
            Ascendemos de nuevo consistentemente a la vez que se aclara el pinar hasta que 150 metros más arriba desaparece y las citas nos depositan en un arizonal medianamente inclinado, que atravesamos en busca de su parte superior en la que desaparece dejando paso al pastizal de altura.

            Tenemos frente a nosotros como guía la imponente cara sur de La Pala, y no nos queda ninguna duda cuando alcanzamos el rellano a 2040 metros de altitud, lugar en el que encontramos un poco de ganado y al que llega la pista que viene desde Tella. Con dudas y pérdidas de tiempo estamos donde queríamos estar.

 Bueno, un poco más abajo. Aproximadamente 500 metros más bajo pero estamos confirmando lo que hemos visto desde el refugio: vamos de frente para arriba.

La pared que tenemos delante arranca suavemente sobre pradera alpina que se va elevando para ganar los primeros 100 metros de desnivel y conectarse con la pedrera caliza clara que surge tras desaparecer la pradera. Son otros 100 metros de desnivel que se suben bastante bien, a pesar de que la pendiente se vaya acentuando y que nos depositan en el tercer tramo y más pendiente de la pared. Se trata de un tramo de pared sobre lapiaz calizo un tanto fragmentado y bastante erguido, de unos 200 metros de desnivel que se puede subir por cualquier parte. Nos hace emplear a gusto pero nos mete allá arriba, en la última parte un poco más tendida y descompuesta que nos saca a la arista suavemente venteada por encima de los 2500 metros de altitud. Unos metros más en dirección noroeste, por una arista agradablemente venteada, pues hemos sudado de lo lindo, nos deposita en la primera punta de La Pala.

 Pala Montinier desde Peña de Altura. 22-5-11.
 
Echamos un trago de agua y continuamos adelante, ya casi en horizontal, pasando una pequeña prominencia que nos incorpora a la loma terminal del pico.

Son las once y diez de la mañana cuando alcanzamos la cima de la Pala Montinier también llamada Portañús a 2556 metros de altitud.

Nos sentamos a almorzar y a disfrutar del paisaje. La Pala es un pico realmente bien situado que goza de un horizonte impresionante aislado de las alturas que lo circundan: desde la oscura e inconfundible Montañesa al sudeste vamos girando con Cotiella y Labasar, Perdiguero, Bachimala y Neouvielle con el Long al norte, con Robiñera y La Munia en primer plano; el Circo de Estaube, el circo Colgante del Balcón de Pineta ya con manchas de nieve y la arista que nace en El Marboré y tras pasar el Collado de Añisclo se presenta, pico a pico, aquí. Luego queda el apacible sur del que sobresalen Sestrales y Castillo Mayor. A los pies quedan, al norte el profundísimo tajo del Cinca por Pineta y al sur la igualmente profunda y estrecha Garganta de Escuain. ¿No está mal, verdad?

Peña de la Pala Montinier desde el este. 14-10-11.
 
El viento que mueve en la ladera norte nos refresca de lo lindo y nos obliga a vestirnos un poco y nos levanta a las doce menos cuarto.

Hacemos una foto, de las de Rosa, ya veremos lo que sale, y continuamos cabalgando sobre la arista en dirección oeste. Al este se quedan los potentísimos contrafuertes del pico que nacen junto a La Estibeta y  que rematan el pico con los enormes paredones del norte. Bajamos suavemente hasta alcanzar un resalte que se remata con un paredón que evitamos por el sur fácilmente. Abajo, un suave collado nos conduce a un corto tramo medianamente erguido que remata en la Punta Cabez a 2457 metros de altitud.

Rosa no ha querido faldearlo por el norte como procedimiento de alcanzar horizontalmente el collado al que hemos de bajar a continuación.

Ordesa desde la Punta de la Pala Montinier. 14-10-11.
 
Acabamos de dejar atrás el primero de los varios contrafuertes que en dirección norte salen de la arista  fraccionando el Valle de Pineta perpendicularmente de forma tan repetida como característica. Se convierten sin perder casi altura en unas proas que caen vertiginosamente sobre el valle a juego con los enormes paredones de reducidos circos que bajan a poner sus pies en el  profundo y recóndito Cinca.

Poco después alcanzamos el collado a 2366 metros de altitud y tras faldear  cerca de la cima el Torzal del Siso, del que surge el siguiente contrafuerte, pasamos sobre la cabecera del Circo de Sarga en el que nace el Barranco de Sacos y alcanzado el amplio Collado Blanco, iniciamos un suave asce3nso que nos ha de conducir a la antecima del pico siguiente.

Luego un pequeño rellano que se va elevando sucesivamente nos permite alcanzar la cima de Puntas Verdes de 2617 metros de altitud cuando es la una del mediodía.

En la Cima de la Zuqueta.
 
Junto al vértice geodésico echamos un trago y decidimos proseguir un poco más adelante. Para ello hay que descender alrededor de 50 metros para alcanzar un pedregoso y suave collado que se convierte en pedrera  grisácea a la vez que se empina paulatinamente para depositarnos, tras veinte minutos de camino en la cima de La Zuqueta o Pico Angonés a 2662 metros de altitud. La nomenclatura de estos, entre otros picos, se las trae: los franceses  del I.G.N. dan unos nombres, las de la Alpina otros y los últimos mapas de Prames otros diferentes; ahora, aclárate si puedes. Bueno, los de Prames han hecho mal hasta el trazado de la ruta a la Pala, lo que ha sido, en parte, la causa de nuestro dudoso inicio de la mañana.

Contemplamos la afilada arista de La Monesma que conduce hacia las Tres Marías que ya conocemos y nos damos la vuelta sobre nuestros pasos cuando es la una y media. Hoy las nieblas solamente han aparecido recién nacidas en las laderas del sur pero sin consistencia. Ya nos tocaba, puesto que en esta zona estábamos abonados a ellas.

Pala Montinier desde el Tozal Blanco.
 
Faldeando lo más horizontalmente posible por el sur no dando un solo paso extra vamos realizando la vuelta. Hemos de contornear por la cabecera el circo de Sarra y finalmente, ya en descenso el Circo de Consusa. Perdemos altura  al sur de Cabez o también llamado Punta Rebilla para alcanzar sobre los 2050 metros el nacimiento del Barranco Consusa y parar a comer cuando son las tres menos cuarto. Estamos un poco sobadillos pues no en broma hemos subido 1725 metros y agradecemos la parada.

A las tres y cuarto continuamos el descenso pasando junto a la surgencia importante de la que se nutre el menguado barranco, cogemos y bebemos un buen trago de agua fresca y enseguida alcanzamos el rellano al que llega la Pista de Tella.

Luego, sorteamos un poco por el este el arizonal y tras coger un poco de champiñón tomamos el camino junto al barranco en la entrada del pinar.

Peñas Solana y Montañesa desde Tella. 22-5-11.
 
Después, al justiciero sol de la cálida tarde en esta abrigada ladera vamos desandando el camino, hacemos sed, recuperamos los robellones y matacandiles que hemos localizado subiendo y a las cinco menos cuarto llegamos a Rebilla.

Nos descalzamos a gusto  junto al coche, echamos un buen trago de agua que esta todavía muy fresca y a las cinco iniciamos la carretera de vuelta.

Paramos junto al refugio para hacer una fotografía de la cara sur y luego, a buen ritmo y sin sueño, cosa rara, nos plantamos en casa cuando son las siete menos cuarto. Rosa a pesar de ir recostada en el asiento del coche no ha podido dormir. Va por la noche y quiere ver la final del Campeonato de Europa de Baloncesto que, a pesar de las espectativas, perderá España con Lituania ya que hará un pésimo partido.