25 abr. 2004

9-04. PEÑA ARAZURES. 25-4-2004.

Bellísima la Peña Arazures. 14-3-10.

Aparcamiento del Valle d’Aneu, Cabaña Senescau, Col deth Arazures y Arista Norte. Descenso pasando por la Falsa Peña del Col de L’Iou.

25-04-2004.

Salida 12 h. Llegada 16 h.

Sol.

Muy Fácil.

Esquis de travesía.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Peña Arazures procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            En un día anticiclónico, cálido y primaveral mo lo es el 25 de Abril del 2004, coger los esquís no es muy recomendable pero si además se los pone uno a las doce menos veinte del mediodía, resulta poco menos que una temeridad. Pero mi chica se ha acostado a las seis de la mañana muy pasadas y ¿quién se queda en casa...?

            Puede ser una de las últimas oportunidades del año para hacer algo con los esquís y a pesar de las dificultades que ya conocemos decidimos apechar con todas ellas.

            Pasado el Portalet de Aneu nos detenemos en una de las vueltas para contemplar con detalle la cara sur del Peyreget. La conclusión es que está muy negra, mucho más negra de lo esperado en la zona intermedia del camino hacia el Refugio de Pombie. Subir se puede subir con mucho cuidado y sorteando las faltas de nieve pero para bajar no quedará más remedio que quitarse los esquís un par de veces, con lo que unido a la inversión de la pendiente en el sentido de la marcha entre el Collado de Soun de Pombie y el refugio, nos deja una actividad carente de un mínimo disfrute. Por tanto iremos a Peña Arazures.

            Aparcamos el coche frente al aparcamiento, preparamos los bártulos y nos vamos con los esquís al hombro puesto que la zona comprendida entre los dos puentes del Barranco de Brouset está limpia de nieve.

            Ya en la orilla izquierda del barranco nos ponemos los esquís a 1700 metros de altitud  y por camino ya conocido en dirección oeste-noroeste iniciamos la marcha por el camino común con Pombie.

Remontando hacia la Cabaña Senescau. 14-3-10.
 
            La mayoría de la gente baja pero no toda, hay gente para todos los gustos o de todas las disponibilidades, a pesar de que no hay el llenazo de los días buenos de final de invierno.

            Cogemos nuestro ritmo que es aceptable y frente a la pared sur de Peyreget a la que nos hemos ido aproximando, desestimamos definitivamente lo de Pombie y proseguimos adelante hacia la zona de Iou.

            En una ladera muy soleada compruebo que la nieve está achicharrada en un primer espesor de alrededor de 3 ó 4 centímetros y que aguanta de muy mala manera los esquís, por lo que habrá que irse con cuidado en las medias laderas fuertes.

            Suavemente ganamos distancia y altitud  cuando abandonamos la ruta alta del Collado de Iou y nos vamos por abajo al Col deth Arazures.

Deliciosas laderas nevadas en la Falsa Peña del Col de L'Iou. 14-3-10.
 
            La llegada al collado resulta más sencilla de lo esperado ya que al no dar la lazada lógica para vencer la pendiente subimos de frente la última pala.

Arazures desde la Falsa Peña del Col de L'Iou. 14-3-10.
 
            La arista que sube al pico, sin ser excesivamente pendiente, lo es lo suficiente como para aconsejarnos aparcar los esquís en un una pequeña isleta sin nieve, unos metros más arriba del Collado de Arazures situado sobre los 2150 metros de altitud.

            Soltamos de paso las mochilas y con los bastones nos vamos arista para arriba. Rosa se ha cambiado de botas pues con las de esquí camina muy mal.

En Peña Arazures.
 
            Un resalte final muy inclinado pero con buena nieve ya en dirección sudoeste nos conduce a la plana arista cimera adornada con interesantes cornisas que se localizan perfectamente. Rosa no quiere hacer la arista hasta el final pues no llevamos ni crampones ni piolet, pero yo insisto, no hace falta ningún material: hago buenas huellas siempre por el filo y tras salvar unas pequeñas prominencias alcanzamos la cima de la Peña de Arazures situada a 2213 metros de altitud.

            Es la una y media del mediodía y Rosa se lamenta por no haber subido las mochilas ya que podríamos comer en la cima en medio del agradabilísimo día.

Desde Canal Roya la Modesta Arazures.
 
            Contemplamos el Midí, la subida al Peyreget con la conexión entre el Collado de Peyreget y el de Iou que no es directa pero tampoco difícil, la zona del Paradis y Casterau con el Ibón de Ayous y toda la arista fronteriza en la que tenemos algún asunto pendiente. En España los de siempre y no falta ninguno, el día es de los de pasar lista.

            Un cuarto de hora después, mi señora baja contenta y relajada, alcanzamos las mochilas y nos sentamos al sol a comer.

            No hay  mucho personal por la zona, pero no falta. En cualquier caso parece que van de vuelta. Desde luego la hora no es para menos pero todavía habrá excepciones.

            Poco después, son las dos y diez, nos montamos en los esquís, volvemos al collado  y faldeamos directamente en busca del Collado de l’Iou. Hay una huella aceptable que tomamos a pesar de que nos reserva la sorpresa de un par de pasos sobre tierra, cuando ya giramos de norte a oeste y afrontando el resalte terminal alcanzamos la cota sur del Col de L’Iou.

Peña Arazures desde la Gradillera. 1-1-12.
 
            Son las dos y media, nos hacen una foto a 2220 metros de altitud, quitamos las pieles de foca y nos vamos para abajo en dirección sudeste buscando pendientes que nos permitan disfrutar un poco.

            La nieve bajo el collado a la postre será la mejor de todo el descenso, cosa que comprobaremos después de que nos detengamos un ratillo sobre unas rocas para que mi señora se solee un poco.

            Luego siguiendo las huellas de la mayoría seguimos bajando por nieve que está, como esperábamos, malísima; no puede ser de otra manera.

            No se pueden hacer florituras, únicamente podemos bajar tratando de no aterrizar, que no es poca cosa.

            Nos quitamos los esquís junto al barranco y con ellos al hombro nos llegamos al coche cuando son las cuatro y cuarto y le ponemos fin a los 600 metros movidos.

            Desenterramos de la nieve la cerveza que hemos colocado al efecto por la mañana y recogemos los bártulos pensando que será la última de esta temporada.

            Luego, como el coche ya se sabe el camino de vuelta nos deposita en casa cuando son las cinco de la tarde.

23 abr. 2004

8-04. PUNTA GABAS POR EL CORDAL DE MAITO. 23-4-2004.

Detalle de Punta y Peña Gabás desde Labati en Aragüés del Puerto.

Barrancos de las Huertas y Zarraz, Puntal de Maito, Cerro Maito y Arista Nor-noroeste.

23-04-2004.

Salida 09 h. Llegada 15 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

 

            Hace ya bastantes años que cayó en mis manos el mapa Ansó-Hecho de la Alpina y allí vi, y me llamó la atención inmediatamente, la Sierra de Maito.  Y es que en casa y para los amigos de siempre yo he siso y soy Maito.

Me bautizó con ese nombre mi madrina Mari Silva, una gallega que vivía en mi casa cuando nací y que no pareciéndole muy bien eso de Mariano o Marianito, de camino pasando por  Marito me quedó Maito.

            Me había propuesto muchas veces ir por allí pero siempre lo había dejado para mejor ocasión. Se trataba de una sierra relativamente baja aunque próxima al Bisaurín pero que no caía al paso, las sierras bajas no nos gustaban ni en verano porque son un secarral, ni en invierno porque si hay nieve suele estar hecha una sopa; de tal manera que allí se había quedado el asunto esperando.

            Los últimos años hemos ido saliendo más durante el invierno y hemos ido conociendo lugares de media montaña muy aceptables para  esta época, mas si se tiene en cuenta las dificultades de esfuerzo que supone la montaña nevada a poca nieve profunda que haya.

            Aprovechamos el viernes 23 de Abril, festividad de San Jorge para conocer la zona, dejar a Máximo en Aragües con Vicente, su cuñado, y por la tarde llegarnos hasta Pamplona para recoger a Biola: todo un programa.

            El invierno de este año 2004 se ha despedido con nieve en abundancia y el mes de Abril ha sido nuboso de cabo a rabo con lluvias por abajo y nieves por arriba, como pocos. Las estaciones están cerrando con más nieve que en toda la temporada, pero cierran con nieve polvo por falta de clientela puesto que después de Semana Santa los esquiadores huyen de la nieve. Por ello no podemos subir muy alto y hemos de realizar actividades alternativas a las de altitud.

            Nos levantamos a las siete de la mañana y a las ocho y media estamos en Aragües del Puerto. Salinos del pueblo en dirección hacia Lavati pero nada más pasar la zona deportiva alcanzamos la curva de la Casa de los Frailes y nos vamos por la pista que nace a nuestra izquierda junto al Barranco de las Huertas.

            En dirección nor-noroeste, pasamos la indicación de pista de uso restringido al encuentro de una valla que no aparece, pasamos junto a la Paridera de Loco nos alargamos casi un kilómetro hasta que la pista terrosa y húmeda se pone tiesa y aparcamos el coche a un lado tras darle la vuelta.

            Son las nueve menos cuarto cuando iniciamos el camino a 1050 metros de altitud. La pista que transita la orilla izquierda del pequeño barranco sube inclemente como pocas hemos visto y, terrosa además de húmeda, mejor no hacerla en coche a pesar de que está en muy buen estado. Se abre a su izquierda el ramal del Boyaral y tras una fuerte lazada  más llana se empina de nuevo y nos deposita tras kilómetro y medio en la Basa Alta a 1390 metros de altitud.

            Entre seguir por la loma que parece bastante limpia o continuar por la pista, optamos por esta segunda alternativa aunque en principio no gana altura pero si parece una ruta más directa. Por tanto nos introducimos con la pista en la ladera derecha del Barranco Zarraz y proseguimos adelante en dirección norte.

            Se trata de una vieja pista maderera en desuso, medio cerrada por el rosal silvestre y solamente transitada por  vacas. Llanea en dirección norte hacia la cabecera del barranco, lo atraviesa y continua llana por la otra orilla. Nosotros desechamos los dos barrancos que bajan del Puntal de Maito por húmedos y porque suponemos que hay que ir más a la derecha y lo hacemos hasta el siguiente que tomamos para arriba cuando llevamos otro kilómetro y medio más.

            Dejamos la pista sobre los 1600 metros y tras casi 200 metros de desnivel muy sostenido alcanzamos la parte superior del contrafuerte que separa el Barranco Zarraz del de Turnolo y que casi de inmediato nos conduce al nevero somital al abrigo del viento de una loma acotada a 1800 metros.

La Norte del Puntal de Maito.
 
            La mañana que ha sido suave y agradablemente soleada, se torna áspera, ventosa y fría en un instante minúsculo que nos obliga a buscar el abrigo de los últimos pinos, vestirnos y prepararnos a otear a través de la niebla que nos aguarda en la ladera noroeste de la Sierra de Maito.

            Inmediatamente alcanzamos la parte superior del ancho cordal de la sierra  en medio del frío vendaval que vomita la niebla que nos secuestra el paisaje y nos llena de incertidumbre acerca de nuestro objetivo.

            De momento tomamos el cordal y junto a la valla de ganado nos vamos en dirección nordeste en suave ascenso hacia el Zerro Maito situado a 1883 metros de altitud. Se trata de una larga, amplia y llana loma que recorremos casi en dirección norte.

            Azotados impíamente por el viento seguimos adelante con la esperanza de que las nieblas nos permitan ver lo que no vemos y así podamos orientarnos con certeza. Pero no será así y hemos de decidir sin certeza.

 Iniciamos el descenso de más de 100 metros en dirección norte, que nos deposita en el Collado de Cubilar Mentar a 1770 metros de altitud, para seguidamente iniciar un suave ascenso en la misma dirección hacia el contrafuerte que nace en los formidables paredones de Peña Gabás.

            Cuando nos encontramos sobre el cubilar y al abrigo de los últimos pinos negros paramos un poco al abrigo del viento para comer alguna cosilla y echar un trago pues suponemos que arriba no estará el “orache” para esas cosas.

            Paramos unos menguados minutos pero los suficientes  para que nos entre frío. Así que nos apretamos un poco las ropas y continuamos para arriba.

            No llegaremos al inicio de la arista sobre la Peña Gabás puesto que suponemos que está azotada infernalmente por el viento, hemos decidido atravesar el nevero del barranco que baja hacia Urdués y atacar la pared por el centro, lugar que suponemos ofrecerá el abrigo del viento.

            Cruzamos el nevero con nieve blanda e inmediatamente comienza a nevar pues hemos entrado en la niebla.

            Se trata de una ladera medianamente inclinada en su inicio en la que se alterna la piedra caliza suelta con minúsculas manchas de pratenses y que se adorna con pequeños neveros residuales de nieve reciente, pues está perfectamente acostada al sur.

            Paulatinamente la pared se va poniendo de pie y nosotros nos aproximamos a su parte oeste que suponemos más limpia de nieve, como así sucederá, pero también más venteada.

            Entramos al casquete somital del pico, inmaculadamente nevado, tras un minúsculo rellano. La nieve polvo, recién caída, está divina para caminarla y por tanto, atacamos de frente la pala de nieve sumergida en una niebla que ahora si es realmente espesa y no nos permite ver nuestro objetivo. Por tanto nos vamos para arriba, de frente y por lo blanco.

En Punta Gabás.
 
            Hago huella sobre buena nieve, el piolet se clava muy bien y, por tanto, a pesar de que arrecia la fuerza del viento nos aproximamos a la cima. Unos últimos paso francamente verticales y difíciles de hacer no por la  nieve sino por el viento nos depositan en la amplia y plana cima  de Punta Gabás a 2161 metros de altitud.

Son las doce del mediodía y en medio de un enorme vendaval que nos recordará al día de Momdiniero, con una mano en el gorro espero a Rosa para echarle la otra mano si hace falta. Juntos y de llano nos alargamos hasta la cita cimera para tratar de observar desde allí la arista este-nordeste que debe conducir al Puntal Alto del Foratón al que pretendíamos llegar pero que, decididamente y en estas condiciones, no vamos a ir.

 Tampoco recorreremos la arista oeste que conduce a Punta Cuta y a Punta Mentar, lo que vamos a hacer y con cuidado es abandonar la cima por la vía de urgencia buscando un poco el abrigo del viento salidos de la cima.

Lo que tendríamos que haber visto desde la Cima de Punta Gabás.
 
Busco y encuentro nuestras huellas de llegada casi borradas por el viento e iniciamos el descenso por las huellas. Tan pronto como entramos en la pared desaparece el vendaval que no el viento y empezamos a encontrarnos a gusto a pesar de que sigue haciendo viento y llevamos los forros polares y las ropas blancas de nieve, además de las manos completamente heladas.

Vamos entrando en calor ladera abajo pero el viento sigue azotando, y es lo suficientemente fuerte y frío para que las manos tarden bastante en entrar en calor y hagan del descenso un rato francamente desagradable.

Llegados al Collado de Cubilar Mentar iniciamos el faldeo del Zerro Maito por su ladera oeste.

 
Detalle de parte de la arista que hemos recorrido-
 
El faldeo se hace largo y entretenido en busca de claros en la ladera vestida de nieve blanda pero finalmente alcanzamos la arista prácticamente en el lugar en el que la hemos tomado a la subida.

Luego siguiendo en dirección sudoeste junto a la alambrada pasamos por la cota 1800 y proseguimos hacia abajo hasta alcanzar por la amplia arista alomada la cima del Puntal de Maito a 1700 metros de altitud.

Hemos ido echando la vista para atrás y en algún momento hemos contemplado la Punta Gabás limpia de nieblas y casi hemos visto al Bisaurín, pero sólo casi. Al este reluce impecable Collarada y aparecen tímidamente los Mallos de Lecherines. Al sur Oroel oscuro y Guara blanco. En el fondo y al oeste Urdués, Hecho y Siresa.

Desde allí tomando la arista en dirección sur continuamos el descenso por la loma que hemos desechado a la mañana al encuentro de la pista.

La loma está bastante limpia pero parcialmente cubierta de pino silvestre y enebro rastrero, lo que no supone prácticamente dificultad para su tránsito. Pero a pesar de ello y contando con que Rosa baja fastidiada por el estómago, se nos termina por hacer larga.

Ya próximos al Collado de la Basa Alta donde encontraremos la pista, también encontramos el abrigo del viento y volvemos a un día cálido en comparación con lo anterior. Nos dirán luego que hacía frío al mediodía en el pueblo.

Cerca del coche, al sol y al abrigo del viento paramos a comer. Hemos bajado rápidamente la pista y a las tres y diez estamos cambiándonos de ropas en el coche después de haber comido.

Diez minutos después estamos en Aragües del Puerto. Saludamos a nuestro primo Tomás y subimos a saludar a Vicente y a Fina que están con el abuelo. Tomamos un café, echamos una charradeta y a las cuatro nos vamos puesto que hemos de llegar para las seis a Pamplona.

A las ocho y cuarto estamos en casa. Cuando hemos parado a comer me encontraba de cine, ahora, entre los 1225 metros movidos al viento y la paliza de coche, tengo los riñones hechos polvo. Mi chica se va a trabajar a las diez. ¡Casi nada!

             

           

 

 

 

18 abr. 2004

7-04. OTURIA POR EL BARRANCO DE LAS VALLES. 18-4-2004.

Casquete Somital de Oturia desde las inmediaciones del Barranco de las Balles. 13-11-10.

Pista del Barranco de las Balles, Barranco de las Balles y Cara Oeste.

18-04-2004.

Salida 15 h. Llegada 19 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Oturia procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Se había rumoreado que G.M.S. había limpiado el camino a Santa Orosia por Lárrede. Rosa lo da por sentado y decidimos hacerlo con la finalidad de conocer un accerso más a Santa Orosia y a Oturia.

            La Semana Santa de 2004 sale primero regular y cuando mi señora tiene la fiesta se estropea definitivamente por lo que decimos adiós a Benasque.

Barrancos de las Balles y de Satué desde el Rellano del Campamento de Senegué. 12-2-08.
 
            Pero el sábado al mediodía se “aclara” un pelín el horizonte y después de comer nos vamos a dar una vuelta. Es 18 de Abril de 2004.

            Nos llegamos a Lárrede y preguntamos por el camino. Nos dicen que de camino limpio no hay nada de nada y al paso nos aconsejan que tomemos la pista de La Collada.

            Por tanto volvemos hasta el collado divisorio de cuencas entre Javierre del Obispo y Lárrede y tomamos allí mismo la pista que nace en dirección este-nordeste a 900 metros de altitud.

Avanzando por la Pista del Barranco de las Balles.
 
            Llanea entre pequeños campos, atraviesa un par de veces el barranco y se introduce poco a poco valle adentro por la orilla derecha del Barranco de Las Balles.

            Luego describe una lazada a la vez que gana un poco de altura y se estropea bastante. Nos han dicho que podemos hacer con ella 1’5 kilómetros y como llevamos ya 2 kilómetros hechos decidimos dar la vuelta al coche y continuar nosotros andando para arriba.

            Son las tres y cuarto de la tarde cuando iniciamos el camino a 1075 metros de altitud. Gotea ligeramente.

            En dirección este proseguimos pista adelante. Lo haremos a lo largo de otros 2 kilómetros más en los que la pista se arregla enseguida y asciende muy suavemente.

Arista Noroeste de Oturia desde las Balles. 13-11-10.
 
            Finalmente confluye con el barranco y desaparece convertida en una tiradera de madera sobre el hayedo de la ladera norte del barranco a 1200 metros de altitud.

            Ganar la arista noroeste de Oturia puede ser complicado debido, suponemos, a lo excesivamente vestido que podemos encontrar el monte aunque nos encontramos relativamente próximos a la misma. Subir por el hayedo, más claro, puede ser una solución que no tenemos demasiado clara puesto que nos puede proporcionar una considerable vuelta además de que la hojarasca de un hayedo empinado no es muy aconsejable para caminar. Por tanto, decidimos tirar por el camino de en medio y subir barranco arriba para ver qué pasa pues, de momento, no tiene mala pinta.

            Comenzamos en dirección sudeste a ascender lo que hemos visto. Tiene una primera parte bastante amplia, limpia y con una pendiente muy suave; pero con este día y en este ambiente, las piedras están húmedas y mohosas con lo que hay que ir “al loro.”

            Subidos los primeros 100 metros de desnivel continuamos con un segundo tramo más erguido, más encajonado entre rocas y más entretenido además de interesante, en el que aparecen sucesivamente un par de minúsculos resaltes que se pasan sin ninguna dificultad y que nos permite alcanzar los primeros restos de nieve. Ganamos con el tramo alrededor de 150 metros.

Oturia desde el Puerto de Javierre del Obispo. 13-11-10.
 
            Finalmente, un último tramo más inclinado, más largo, más inestable y más húmedo nos permite subiendo alrededor de 200 metros, alcanzar una pequeña bifurcación del barranco y nos conduce al final del Llano de Santa Orosia en su parte más elevada, es decir, al norte; en la zona en la que transita la vía a Oturia por Javierre del Obispo.

La Salida del Barranco de las Balles desde el Puerto de Javierre. 23-4-05.
 
            Estaremos sobre los 1650 metros de altitud  y solamente nos queda ascender el limpio e inclinado casquete somital del pico al encuentro de las nieblas y del pilote.

Casquete Somital de Oturia. 13-11-10.
 
            Lo hacemos con experiencia: tranquilamente a ritmo. Oturia es así.

Pilote de Oturia. 23-4-05.
 
            A las cinco de la tarde me parapeto en el pilote de Oturia pues además de unas ténues nieblas corre cierto vientecillo, me abrigo un poco y preparo agua mientras espero la llegada de mi señora.

La Val Ancha desde la Cima de Oturia. 23-4-05.
 
            No tenemos demasiada necesidad de visualizar el paisaje que conocemos bastante  pero de cualquier manera, las nieblas tampoco nos lo permiten. Así que comemos alguna cosilla y quince minutos más tarde nos volvemos para abajo pues se nos hace un pelín de frío, no en vano cae algún copo de nieve.

            Iniciamos el descenso por idéntico camino entre nieblas que van y vienen, y enseguida entramos en calor.

Oroel desde las Laderas de Oturia. 5-10-08.
 
            En el inicio del barranco recogemos una esquila con su cañabla correspondiente de alguna oveja que debió llevar mal verano y a muy buen ritmo nos bajamos el barranco, sobre todo la parte superior en la que aprovechamos lo húmedo y descompuesto del terreno para bajar deprisa con pasos amortiguados.

            Tranquilamente alcanzamos la pista en el final del barranco y nos paramos un rato a disfrutar del lugar.

            Luego nos vamos pista abajo al encuentro del coche. Ha sido una tarde excelente en la que hemos movido 850 metros de desnivel, aunque eso no sea lo más interesante. Más interesante ha sido conocer un nuevo camino a un monte tan emblemático como Oturia en el Serrablo y todavía más el recorrido botánico del que se puede disfrutar.

La Pista de las Balles y el horizonte oeste desde Oturia. 23-4-05.
 
Hemos comenzado entre campos de cereal de temprano, separados de setos naturales y rodeados por el espinoso sotobosque de la tierra profusamente vestido de aliagas, espinos y rosales silvestres. Seguidamente hemos pasado por el seco bosque mixto de pino silvestre y roble mezclado con enebros comunes y otras esquisiteces propias de las solanas; con  los fresnos, álamos y sauces cabrunos del profundo y fresco barranco al que se han sumado primaveras y hepáticas para poner un toque de expléndido color; y con las  hayas  y abetos blancos sobre el boj y los musgos de las umbrías del bosque húmedo. Después hemos visto clarear el bosque, aparecer el pino negro y la genista hórrida sobre la abrasada pradera alpina manchada irregularmente de nieve primavera y por último hemos visto desaparecer la pradera alpina orientada al sur entre loserío de arenisca envuelto por el frío que escupe la niebla. También, se me olvidaba, no podían faltar algunos cubos y latas de gasoil y aceite dejados por los maderistas para recuerdo imborrable de su depredador y contaminante paso por el monte.

Luego encontramos a nuestro amigo Juan en la puerta de su casa y nos echamos una cumplida además de agradable  charrada para completar una deliciosa tarde.

 

 

 

13 abr. 2004

6-04. CON ESQUIS A MANDILAR. 13-4-2004.

Mandilar desde la Pista de Hoz de Jaca a 1700 m.

Pista de Hoz de Jaca a Asnos y Sabocos, Ibón de los Asnos y Cara este.

13-04-2004.

Salida 10 h. Llegada 13 h.

Mixto.

Fácil.

Esquís de Travesía.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa de Mandilar procedente de Prames. Vía en amarillo.


            Hay que suponer que a lo largo del Pirineo habrá multitud de valles aptos para realizar esquí de travesía, solamente será necesario conocer el valle y los montes que lo limitan.

            Nosotros conocemos algo el Pirineo pero no lo suficiente y en modo alguno como al Valle de Tena, será por eso por lo que lo consideramos como el valle por excelencia para realizar esquí de travesía; bueno, el esquí de travesía al que nos referimos no es más que un suave paseo montado en unas tablas y para ello, los alrededores del Portalet son especiales.

            Pero salidos de aquí, hay que ir, por ejemplo, a Mandilar y allí nos vamos el martes 13 de Abril del 2004, en plenas vacaciones de Semana Santa.

            Rosa ha de trabajar por la noche y, en consecuencia, no podemos pasarnos y mucho menos con la temporada que llevamos. A pesar de ello, se empeña en levantarnos a las ocho, yo creo que con la secreta esperanza de que el tiempo esté de acuerdo con las “regulares” predicciones meteorológicas.
 
Peña Blanca de blanco. 12-3-06.

            No será así y no queda otro remedio que vencer la desgana, prepararlo todo y salir valle arriba con el coche  hasta donde la nieve nos deje llegar.

            Concebimos el esquí desmontándonos del coche, calzándonos las tablas y arreando para arriba por la nieve. Sabemos que de cuando en cuando hay que portear todo en la mochila hasta alcanzar la nieve pero no estamos en esa tesitura; de momento, ni siquiera tenemos mochilas con anclajes para las tablas.

            La mañana está decente, la temperatura está por debajo de cero a niveles de estación de esquí, aquí contamos con el sol ancho “patalero” y sobre Formigal  las nieblas lo están dominando todo. Ya veremos el tiempo que tardan las nieblas en sitiarnos. El tema nos ronda la cabeza cuando pasando por Hoz de Jaca tomamos la pista de Asnos y Sabocos.

Peña Blanca desde la Pista a los Lagos de Panticosa.
 
            Con equivocación incluida y corregida de inmediato, ganamos altura por la pista hasta alcanzar los 1700 metros de altitud.  Una vuelta antes de la que la nieve venteada suele cerrar el paso en Primavera nos detenemos, damos la vuelta al coche y nos disponemos a iniciar la marcha, la nieve es prácticamente continua a partir de aquí.

            Son las diez de la mañana, algún copo despistado venido de tenues nieblas nos saluda en el inicio de la marcha pista adelante. Vamos a reconocerla con vistas al descenso pues estas primeras campas están profusamente adornadas de piedras lo que da idea del poco espesor de nieve en algunas partes, a pesar de que es un año de nieves como pocos se recuerdan; la pista siempre recoge nieve venteada.

            Ganamos altura suavemente, pasamos tres aludes que han barrido la pista bajando de la cara oeste de Mandilar y alcanzamos los campos de nieve intermedios de la estación de esquí de Panticosa Los Lagos a 1850 metros de altitud ya por encima del Puntal de Petrosos.

Mandilar desde Petrosos. 24-2-11.
 
            Como hay nieve a barullo y pistas por doquier,  tomamos la primera que encontramos y que nos deposita en la pista de unión con la zona alta y que sigue el trazado de la pista  original.

            La nieve está estupenda y las pistas impecablemente pisadas nos permiten ganar altura suavemente y con facilidad mientras vamos girando primero al este y luego al sur.

            Encontramos una pista estrecha que sube por las inmediaciones de la silla y por ella ganamos altura en dirección sudoeste.

Mandilar desde Piedrafita. 121-3-06.
 
            Luego, la pista que parece de servicio de máquinas y no está balizada confluye con las pistas azul y roja que bajan de arriba y tomando la más próxima al Ibón de Los Asnos alcanzamos la cima de Mandilar a 2210 metros de altitud, cuando son las doce menos cuarto de la mañana; una mañana espléndida al menos aquí, soleada y agradabilísima.

            Nos quitamos los esquís y buscando un poco de abrigo, por si acaso, nos sentamos al sol para almorzar un poco.

Ibón de los Asnos. 24-2-11.
 
            La cara norte de Tendeñera está de impresión, al igual que la zona de Catieras, Telera está guapísima y las nieblas pastorean sobre el Portalet. Tenemos un almuerzo delicioso al cálido sol de la mañana en el que se nos va, inusualmente, media hora.

            A las doce y cuarto recogemos los bártulos, preparamos los esquís y nos marcamos directamente un par de giros sobre nieve sin pisar. Vamos para abajo entre nieve virgen que está muy buena y los tramos más erguidos de la pista roja, haciendo enormes lazadas sobre una nieve de auténtico pecado.

Sabocos desde el Cassquete Somital de Mandilar. 24-2-11.
 
            Giramos lo indecible alargando al máximo el disfrute del descenso.

Aludes característicos sobre la Pista de Hoz de Jaca.
 
            En la zona intermedia de la estación dejamos la pista y nos marcamos unos giros por nieve virgen, casi tan buena como la pisada por las máquinas, hasta alcanzar el camino de ascenso por el que pasaremos las zonas de los aludes. Seguidamente hacemos unos giros más por nieve virgen sorteando piedras y alcanzamos el coche cuando va a ser la una y cuarto del mediodía. Han sido 510 metros de descenso que se nos han hecho un suspiro a pesar de los numeritos que hemos montado al pasar el bolerío de los aludes.

            Luego, recogemos los bártulos en el coche y tranquilamente nos vamos para abajo.

            Hacemos una pequeña parada para contemplar el paisaje sobre la cara norte de Telera y tras comprobar como están medio arruinando el encanto del pueblo de Hoz con el barullo de nuevas edificaciones nos llegamos a casa cuando son las dos y media de la tarde dando por liquidada una de las actividades clásicas de esquí de travesía que para nosotros ha resultado una delicia con esta nieve.

 

8 abr. 2004

5-04. PEÑAS DE ASO DE BURRAMBALO A BALPOSATA. 8-4-2004.

Peñas de Aso y Burrambalo desde Balposata. 20-3-11.

Pista de la Ermita de Santa Orosia en Betés, Rellano de la Sarra, Arista Sudoeste, Cima de Burrambalo, Sarratacalu, Peñas de Aso y Balposata. Descenso por las Peñas de Aso y Refugio del Mallatón.

08-04-2004.

Salida 10 h. Llegada 16 h.

 Mixto.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de las Peñas de Aso procedente de Prames. Vía  en  amarillo. 

            Es Jueves Santo, 8 de Abril de 2004, Rosa acaba hoy con su descanso semanal y hemos de aprovechar para ir al monte.

            La elección no es fácil puesto que el domingo 4 estuvimos con los esquís en Peña Blanca; el martes 6, aprovechando la luna llena estuvimos faenando en Formigal con Juan y no es plan de marchar otra vez con los esquís, a pesar de que hay nieve por un tubo en cualquier parte lo que a la vez  dificulta nuestra actividad en la montaña. Por tanto, puestos a perder el tiempo pidiendo la llave en Biescas para irnos al puerto, decidimos ir por Betés y se acabó el problema.

            El tiempo está muy decente a pesar de las nefastas predicciones. Sin decisión nos acostamos y sin prisas nos despierta el sol. Así que vamos abreviando si es que hemos de hacer algo.

            A las nueve menos cuarto nos levantamos y, resabida la tarea, no perdemos demasiado tiempo: preparamos los bártulos, compramos pan y nos llegamos a Betés cuando todavía falta algo para las diez.

            En el Pueblo le preguntamos a una señora que nos confirma la pista de la Ermita de Santa Orosia y volviendo sobre la carretera unos metros la tomamos entre campos.

Peñas de Aso y Sarrataclau por encima del Refugio del Mallatón. 8-11-08.
 
            En dirección sur y tras alrededor de medio kilómetro nos conduce a rodear la ermita, por cierto recién arreglada con dineros de Alcoa, y ya en dirección noroeste ganamos altura  por Selbacastiecho para pasar sobre el pueblo hasta casi confluir con el barranco que nace en la ladera sur de Burrambalo.

            Una lazada de la pista nos cambia de vertiente en el cotrafuerte y progresamos dando la vista al valle de Aso y Yosa.

 La pista se ha estropeado muchísimo convirtiéndose en infernal por lo que progresamos muy despacio para aparcar sobre los 1540 metros de altitud cuando son las diez y media de la mañana.

            Iniciamos el camino pista adelante que, por cierto, mejora un poco y poco más arriba alcanzamos un rellano llamado La Sarra, en el contrafuerte, lugar muy característico, al que podríamos haber llegado perfectamente con el coche.

Burrambalo desde Estacho Plano. 24-2-08.
 
            Luego, enseguida de subir  un pequeño resalte, aparecen ya las primeras manchas de nieve en la pista y avistamos el refugio que imaginamos en el final de la misma, muy al oeste de Burrambalo.

            Son las once de la mañana cuando abandonamos la pista y tomamos la arista sudoeste del pico ya prácticamente libre de pinar.

 
Ladera Oeste de Burrambalo. 8-11-08.
 
            La nieve esta muy decente y con poca patada se hace huella, pero la pendiente es fuerte y consistente y más por comodidad que por otra cosa decidimos ponernos los crampones y así acabar con el esfuerzo de hacer huella, además de buscar el mejor camino.

            Con los crampones puestos vamos de frente ascendiendo a tren. Algo arriba alcanzamos la arista vestida de nieve más profunda  por lo que preferimos la pendiente de la muy bien nevada cara oeste del pico y progresamos por ella.

En la Cima de Burrambalo.  
 
            Poco después alcanzamos la cima de Punta Burrambalo situada a 2148 metros de altitud cuando son las doce menos cuarto.

Casquete Somital de Burrambalo. 8-11-08.
 
             Las nieblas quieren secuestrar el extraordinario paisaje que se divisa desde este espléndido pináculo, aunque no es menos cierto que cualquiera de los contrafuertes de Telera son agradabilísimos de caminar y ofrecen extraordinarios paisajes que son un auténtico deleite para los ojos.

            Comemos un poco pues Rosa tiene hambre y nos abrigamos puesto que por las aristas ya se sabe lo que puede pasar y más cuando cesa el esfuerzo del ascenso.

Burrambalo y Refugio del Mallatón desde Punta Icún. 28-11-09.
 
            Hacemos una foto de la arista por la que vamos a transitar aprovechando un claro de nieblas  e iniciamos el descenso de la arista en dirección noroeste.

            Llevamos a nuestra derecha y al fondo el Barranco del Puerto con los refugios de Furcunfiecho y d’Usabas, por arriba disfrutamos de Telera desde el Pinarillo hasta Gabacha y Retona, a las que tenemos que ir. A nuestra izquierda  el barranco que baja por Aso de Sobremonte y el contrafuerte divisorio con el Valle del Aurín desde San Antón, Lucas, Narronal, Icún y Canals hasta Balposata: otra agradabilísima travesía tanto en invierno como en cualquier otro tiempo.

            Por delante tenemos Sarrataclau con 2063 metros de altitud, en cuya ladera oeste se encuentra un refugio pastoril y más adelante, poniendo unas pinceladas cálidamente ocres sobre el níveo blanco están las Peñas de Aso con 2116 metros de altitud a las que ascendemos cómoda y fácilmente. Son las doce y media de la mañana

En la Cima de Balposata, Burrambalo.
 
            Luego,  una pequeña travesía a media ladera por el oeste nos pone frente al casquete somital de Punta Balposata al que ascendemos de frente alcanzando los 2198 metros de altitud cuando es la una del mediodía pasadas, recordando nuestra anterior estancia en el pico el pasado 15 de Noviembre pero subiendo por el Plan d’Igües.

 
Gabacha y Ratona desde Balposata. 20-3-11.
 
            Las nieblas que se han ido bajando a los valles del sur  han dejado un día sencillamente impecable en esta zona, cosa que debíamos de tener ganada a lo largo de los pésimos días de monte que hemos padecido.

Desde Balposata Canales y atrás Oroel. 20-3-11.
 
            Quince minutos más tarde decidimos bajar directamente hacia el refugio con intención de comer allí.

La  Norte de Balposata. 20-3-11.
 
            Desandamos un poco nuestro camino de ascenso y pasando bajo las Peñas de Aso, nos quedamos a comer en un soleado abrigo de la cara sur.
 
Un poco de luz sobre la Oeste de Burrambalo. 8-11-08.
 
            Curaré un poco a Rosa pues las botas de Alvarito le hacen mal en el empeine y luego, continuaremos la marcha para abajo sobre nieve blanda y profunda, al encuentro de la pista prácticamente en su final. De allí hasta el refugio habrá que remontar suavemente aprovechando el lateral exterior de la misma en el que hay la menor acumulación de nieve.
 
Burrambalo desde el Refugio del Mallatón. 8-11-08.

            El refugio pastoril, que es bastante nuevo, está situado a 1850 metros de altitud y tiene una de las aguas del tejado levantada y sus tejas destrozadas en el suelo, lo que nos hace suponer que habrá sido obra de algún vendaval, pues en otro caso...
 
Refugio pastoril del Mallatón. 8-11-08.

            Dentro del refugio hay leña y una de las protecciones que Ibercaja tenía en Formigal sirve de colchón sobre el suelo. Ya veremos cuanto dura en manos de los vándalos que aparezcan por allí.

            Nos quitamos los crampones y pista abajo nos vamos al encuentro del coche.

            Son las cuatro de la tarde cuando damos por liquidada la actividad en la que hemos movido alrededor de 900 metros de desnivel.

            Vamos contemplando los negrísimos nubarrones que amenazan el fondo del valle y que nos recuerdan a los del día del Desatre de Cámping de Biescas.
 
Ermita de Santa Orosia en Betés. 8-11-08.

            Paramos en la ermita con los alrededores a medio limpiar, comprobamos que han sido 4’5 kilómetros de pista los que hemos recorrido con el coche y cuando van a ser las  cinco, estamos visitando a las abuelas. La tarde se ha enfriado de lo lindo y parece confirmar un poco los pronósticos.