11 may. 2006

6-06. SAN ADRIAN DE SASABE. 11-5-2006.

Ermita de San Adrián de Sasabe.

Borau y orilla izquierda del Barranco Lupan. Vuelta por la carretera.

11-05-2006.

Desnivel acumulado 150 m.

Distancia recorrida 4000 m.
 
Tiempo efectivo 00:50 h.

Sol.

Muy fácil.

Agua en Borau y en la Fuente de San Adrián.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de San Adrián de Sasabe procedente de Prames. Vía en amarillo.

            Puede parecer mentira pero no habíamos estado nunca en la ermita. Muy nombrada por diversas razones pero...

            El jueves 11 de Mayo tengo que ir a las seis de la tarde al hospital de Jaca para hacerme unas radiografías de torax como preoperatorio  para limpiarme el menisco interno de la rodilla derecha. Luego, y aprevechando la conyuntura, nos podríamos acercar hasta Borau y de allí a la ermita que está muy cerca. El fin de semana pasado no pudimos hacer ninguna salida  y nos apetece pues Rosa tiene descanso semanal.

            A las seis estamos en el hospital y poco antes de las siete llegamos al pueblo de Borau tras pasar el pequeño puerto que lo separa de Aratorés.

            Recordamos que el pueblo se queda al sudeste de la carretera y llegando al Barranco de la Fonteta, aparcamos el coche junto a la carretera y,  no encontrando camino alguno junto al barranco, nos vamos de camino carretera adelante. Si no encontramos el camino por el monte, en el peor de los casos encontraremos la pista y haremos el recorrido a la inversa.

            Iniciamos la marcha en ascenso por la carretera asfaltada y en dirección oeste. Dejamos a nuestra izquierda la iglesia del pueblo en la parte alta del mismo e iniciamos un pequeño descenso virando al norte.

Fachada Principal de la ermita Románica de San Adrián de Sasabe.
 
            Al final del descenso encontramos el Barranco de Borau y en sus inmediaciones las indicaciones del camino hacia la Ermita de San Adrián de Sasabe.

            El camino discurre por la orilla izquierda del barranco y enseguida se aparta de la orilla elevándose ligeramente sobre la ladera oeste de la Loma del Cajigar, a la vez que se despeja del arbolado propio del barranco.

            Transitamos en suave ascenso terrenos calizos propios del Permotrías que tan buena piedra le han proporcionado a este país y enseguida nos introducimos en el bosque mixto por el que transita un amplio camino con huellas de vacuno.

            La tarde está espléndidamente soleada incluso a estas horas y el camino que es agradable se arrellana y se llena de humedad obligándonos a salvar finalmente un auténtico lodazal en las proximidades de la Vaquería del Pelaire.

            Por no tomar la pista que sale de la vaquería a nuestra izquierda nos vamos un poco al norte siguiendo caminos difuminados que no son más que de animales y terminamos por tener que bajar al barranco por donde podemos ya que la ermita nos ha parecido verla en el fondo.

Capitel de la Puerta Principal de San Adrián de Sasabe.
 
            Son las ocho menos cuarto de la tarde cuando alcanzamos la Ermita de San Adrián de Sasabe situada a 1080 metros de altitud. Estamos en la confluencia de los barrancos de Lupan y de Cancil y la verdad es que el edificio que consta de una sola nave de planta rectangular tiene un canalillo  para recoger las aguas que se filtran inmisericordes hacia el edificio románico del Siglo XI, construido en un lugar bastante inadecuado. Resulta muy característico el sonido de las aguas corrientes que salen del interior del edificio en restauración

Ábside de la ermita de San Adrián de Sasabe.

            Hacemos algunas fotografías, fundamentalmente de la fachada principal y del ábside trasero y nos sentamos a contemplar unos preciosos manojos de aquilegias delicadamente floridas a la vez que comemos una fruta.

Preciosas aquilegias.
 
            Luego tomamos la pista, ahora asfaltada, que en dirección sur nos ha de llevar de regreso hasta el puente en el que cerramos el bucle tras veinte minutos de camino en suave descenso.

            Ascendemos hasta la parte alta del pueblo, fotografiamos un par de preciosos nísperos de europa y a las ocho y media nos vamos con el coche de vuelta para casa.

            Hoy ha sido un simple paseo en el que habremos movido alrededor de 150 metros de desnivel y que se puede hacer en cualquier momento del año.

 

1 may. 2006

5-06. PUNTAS DEL PUERTO Y BACIAS. 1-5-2006.

Bacias desde la Punta del Puerto.

Balneario de Panticosa, Ibones Altos de Brazato, Puerto Biejo, Cara norte y arista noroesteoeste de la Punta del Puerto, Areista a Baciás. Descenso por elo lago Alto de Brazato.

01.05-2006.

Salida 07 h. Llegada 14 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de las Puntas del Puerto y Bacias procedente de Prames. Vía en amarillo.


            En Baciás  habíamos estado con anterioridad. En una primera ocasión visitábamos por primera vez los Ibones de Brazato, fue el 3 de Junio del 90. Recordamos que también subimos a la Punta del Puerto. Aquel día había un flautista en la cima. Unos años después volvimos una tarde de domingo con María Josefa Betrán. Aquella tarde era fría y con nieblas en la cima fue una excursión rápida.

            Vamos a volver a Baciás. Rosa siempre dice de volver y queremos hacer una cosa relativamente corta con intención de regresar a casa a la hora de comer. Por tanto, el lunes 1 de Mayo de 2006 madrugamos y nunca mejor dicho, son las seis de la mañana cuando nos levanta el despertador.

            Es curioso como cada vez nos apetece menos madrugar, en el supuesto caso de que nos haya apetecido alguna vez. Pero somos lo suficientemente mayores como para asumirlo y además abreviar en los trámites de la marcha. A las seis y media estamos en la carretera y a las siete y diez en el Balneario de Panticosa.

            Hemos de dejar el coche en el aparcamiento de la embotelladora, que por cierto, tiene una excavación importante y; cada vez, un poco más lejos.

            Hay gente recién llegada pero nosotros nos perdemos inmediatamente con las mochilas al hombro.

            La mañana está impecable y tras los casi diez minutos de rigor que cuesta llegar hasta donde solíamos aparcar, comenzamos a abandonar el fondo de la cubeta lacustre en la que se asienta el Balneario de Panticosa, situado a 1650 metros de altitud, pasando junto a la Fuente de San Agustín y tomando el conocido camino de los Brazatros que se orienta al este.
 
La Arista de Bachimaña.
 
La Pared de Labaza desde el hombro herboso.
 
            Entramos en calor al encuentro de los primeros restos de nieve en las orillas del serpenteante camino hasta que, poco más arriba, en el rellano copado por el pedregal granítico bajado de Labaza, cogemos ya nieve casi continua, para desaparecer en el dorso herboso y característico de la subida a los ibones en los que la gente suele tomar distintas alternativas de camino según quiera ir a las diversas zonas de los escalonados ibones.

Picos de la Foratura desde debajo de Brazato.
 
            Nosotros seguimos en el camino más elevado y tras atravesar la tubería horizontal proseguimos en fuerte ascenso y en dirección nordeste por la pedrera granítica que  conduce a los Ibones Altos de Brazarto.

Los Tablatos y el Collado bajo de Brazato.
 
            Los neveros que están muy hollados nos permiten progresar a buen ritmo puesto que la nieve está bastante dura y así no necesitamos poner los crampones.

Sobre uno de los ibones Altos de Brazato.

            El sol nos recibe a la entrada de la cubeta lacustre en la que se encuentran los tres ibones más altos. Dejamos a nuestra izquierda, blancamente helado, el situado más al oeste y atravesamos el intermedio a la vez que fotografiamos  el macizo de las Argualas de manera insólita.

            Por suaves campos de nieve nos aproximamos en dirección este al Collado Alto de Brazato cuando estamos próximos a los 2500 metros de altitud.

Contraluz sobre el Collado Alto de Brazato y la Punta del Puerto.
 
            Vamos al encuentro de la Huella que a media ladera rodea la Punta del Puerto en dirección a Baciás  y, como queremos subir a la Punta del Puerto para transitar luego la arista, tomamos la dirección sudoeste y tras atravesarla y cruzar dos afloraciones rocosas nos encaramamos a la rocosa arista oeste del pico. Vamos a ver qué tal se nos da pues yo le he visto posibilidades. Unicamente queda el riesgo de que esté muy mixta y nos obligue a poner los crampones.
 
            La arista granítica está muy descompuesta pero hemos encontrado algunas citas a la entrada y ya no tenemos dudas. Ascendemos por encima de los 150 metros a través de la pedrera y bordeamos por nuestra derecha un primer resalte con lo que comienza la parte más rocosa del casquete somital del pico.
 

En la Noroeste de la Punta del Puerto.

            En dirección este ascendemos los últimos metros de la arista que son fáciles y alcanzamos la cima de la Punta del Puerto situada a  2732 metros de altitud cuando  son poco más de las nueve y media de la mañana.

            En la ocasión anterior en la que hicimos el pico, ascendimos  por la cara norte corrigiendo nuestra dirección a Baciás.

            La mañana está un poco fresca pero sencillamente espléndida. Las condiciones de la nieve y el día son el premio adecuado al madrugón.

Ibones Altos de Brazato desde la Cima de la Punta del Puerto.
 
            Hacemos algunas fotos, contemplamos la laberíntica fosa lacustre de los Ibones de Brazato toda vestida de blanco, disfrutamos aunque sea brevemente la agradable soledad del momento y continuamos luego arista adelante en dirección sudeste hacia Baciás.

            La arista que ya hicimos en su día es fácil. Hoy está mixta y la nieve algo dura todavía a estas horas; por tanto, utilizamos la roca en cuanto nos es posible pues vamos sin crampones y dando alguna vuelta que otra bajamos el fuerte resalte un poco por el sur y alcanzamos el collado de separación entre las dos puntas, lugar por el que acceden algunos de los que suben desde el Lago de Brazato.
 
La Punta del Puerto desde la Norte de Bacias.

En el collado situado alrededor de los 2650 metros decidimos perder unos metros sobre la cara norte y alcanzar la huella que conduce a la cima de Bacías. El casquete somital del pico en su cara norte tiene nieve continua y nos obligaría a ponernos los crampones.

Desde Serrato a las Agujas de Chabarrou.

Detalle de los Batanes, Aratille y Neveras.
 
            Alcanzada la huella sobre los 2625 metros es simple cuestión de seguirla y alcanzar poco después en dirección casi norte la cima de la Punta Baciás a 2760 metros de altitud. Son las diez y cuarto.

Tendeñera y Ripera desde Bacias.
 
Gran Faxa, Cambalés, Aragón y la Pequeña Faxa desde Bacias.
 
            Hacemos fotografías de los alrededores que son dilatádísimos, siempre vistos y siempre agradables y que nos llenan de recuerdos puntuales y entrañables: el Corredor de la Moskowa, la Cabecera del Ara, el Gran Pico Aratille, la recóndita y nevada Peña Aragón, el Corredor E. de la Arista de Bachimaña, la Aguja de Pondiellos toda rocosa ella, el Ripera inmaculadamente vestido de blanco, las Puntas de la Foratura...Se trata de un delicioso almuerzo al amor del sol de la mañana.

Ibón Alto de espelunz desde la Arista Sur de Baciás.

            Media hora después en dirección sur iniciamos el descenso de la arista que nos ha de conducir al Collado de Baja Baciás. La arista es fácil y se pueden faldear los restos de nieve de la misma con relativa facilidad.

Punta del Puerto bajando al lago de Brazato.
 
            Luego, la arista se arrellana y la abandonamos para introducirnos en las amplias campas de nieve que rodean al Lago de Brazato. ¡Qué maravilla de lienzo blanco refulgiendo al cálido sol de la mañana! Deambulamos de un rellano a otro con pereza de bajar hasta el fondo, no queremos ponernos los crampones para no mancillar tamaña delicadeza.

Lago de Brazato desde la cola.

Sudoeste de Bacias desde el Lago de Brazato.
 
            Rodeamos la cola del Embalse de Brazato y sobre unas afloraciones rocosas  de mitad de la orilla oeste nos paramos para que Rosa tome un poco el sol: es su querencia casi nunca satisfecha.

La Sur de la Punta del Puerto.

Ibón Inferior de Brazato desde el Lago de Brazato.
 
            Me harto de hacer fotografías al Negro Brazato, al cálido Tablato y a la impecable cara sudeste sobre la que hemos transitado entre punta y punta poco antes. Media hora después continuamos el rodeo del lago, localizamos el refugio prácticamente enterrado en la nieve, atravesamos el puente sobre la presa y nos vamos para abajo seguidamente utilizando al máximo los neveros que encontramos a nuestro paso  y cuando no los buscamos.

            Pasamos por la caseta bajo el Ibón Inferior de Brazato. Está destartalada completamente pero alguien ha colocado unos tablones como altillo sobre un par de tijeras de madera del tejado que permiten pasar una noche en seco como único lugar de todo el refugio aislado de la humedad y de la basura.
 
Prímulas hirsutas.

            Luego en horizontal salimos de las proximidades del barranco y nos incorporamos al camino en la loma herbosa antes del rellano granítico bajo el Corredor de Labaza.

            Hasta allí nos bajamos por los neveros. Luego queda el largo camino lleno de lazadas hacia el fondo de la Cubeta Lacustre del Balneario al encuentro de la cerveza que hemos dejado enterrada en uno de los primeros neveros que hemos encontrado a la mañana para que nos haga olvidar un poco el nefasto chocolate que está montado con la rehabilitación.

            Dejamos el camino principal y terminamos saliendo junto a la Casa de Piedra cuando son las dos menos veinte. Hemos liquidado 1185 metros de desnivel con una nieve como no la recordamos mejor.

            Hay que atravesar todo el Balneario para coger el coche, bajar con algo de circulación hasta Panticosa para volvernos a casa y poner fin a un fin de semana de los que nos encantan.