20 ago. 2006

15-06. PEÑA FORATATA DESDE LA SARRA. 20-8-2006.

La llegada del sol a Foratata marca el final de la vía.

Cara norte y arista sur.

20-0-2006.

Salida 8 h. Llegada 13 h.

Sol.

Bastante difícil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Foratata procedente de Prames. Vías en amarillo y verde.

            Peña Foratata es un pico con carácter, con sabor, capaz de despertar desde miedo hasta pasión; de esos que no dejan a ningún montañero indiferente. Es una atalaya arrogante en su orgulloso pastoreo sobre la cabecera del Valle de Tena, un rotundo monolito de la caliza más clara y noble de este Pirineo. Foratata tiene algo que me gusta y además posee el honor de ser la primera cima que nos rechazó y no han sido muchas, luego vendría el Cervino pero eso es otra historia.

            Fue allá por el invierno del 93 y la nieve polvo cuando tratábamos de acceder a la Punta Occidental, nos lo impidió.

            Luego volvimos sobre nuestros pasos y nos hicimos una subida original que no hemos repetido. Cayó Foratata y tiempo después también el Cervino. Casi todo llega…

Collado del Forato en la normal desde Formigal.
 
            Son dos las vías más utilizadas para subir a Peña Foratata la del sur, más conocida, que parte de la Urbanización de Formigal y la más directa aunque menos transitada que es la que accede por el norte partiendo de la Sarra.

Foratatas desde Arafita. 7-6-08.
            No son muchos los que acceden a la Cima Occidental pues “no tiene color” comparada con la Cima Oriental que es la perseguida. Casi siempre, si se accede por Formigal y el Collado del Forato se realiza un incómodo flanqueo hasta el collado de separación de ambas puntas situado a 2200 metros de altitud. Hay que decir que tampoco es precisamente cómodo el paso por la cima oriental de camino al collado de separación con la oriental.
 
Foratata desde Lanuza. 22-6-08.

            La subida desde el Formigal arranca de los 1550 metros de altitud, por praderío va a buscar en dirección norte el Collado del Forato situado a  2080 metros y  pasando  por la Cima Occidental situada a 2292 metros  o por una ladera caliza e inclinada, algo incómoda alcanza el collado. Allí espera la Peña Foratata.

            Es domingo 20 de Agosto de 2006. Mi chica trabaja por la noche y queremos estar de vuelta en casa a la hora de comer. Para ello, a las ocho menos cinco estamos en el Puente de las Faxas  de La Sarra situado a 1450 metros de altitud.

            Nada más pasar el puente se abandona el camino principal del valle por la orilla derecha del Aguas Limpias y se toma un indeciso y poco transitado camino que remonta la ladera nordeste del Pico de La Lana en dirección generalmente oeste.

            La mañana está sensacional y la mojadura del suelo es de categoría.

            A través de las lazadas de un viejo camino de pastores trazado sobre espeso bosque mixto, ganamos altura y alcanzamos una silla herbosa en la que se alojan las ruinas de una derruida cabaña de pastores.

            En el rellano al que llega un barranco  proveniente del praderío de la Lana y Barzapuchera, tomamos su orilla izquierda y de frente ascendemos sucesivamente un doble resalte herboso muy colonizado de cardos que nos deposita en un claro rellano hasta el que se llega un precioso bosquete de pino negro. Estamos a 1800 metros de altitud.
 
El Corredor de la Cueva desde el Bosquete de la Lana.
 
            El barranquillo que hemos llevado a nuestra izquierda presenta un claro corredor al sudoeste y hacia allí nos vamos. Para ello atravesamos el minúsculo rellano dejando a nuestra derecha el camino hacia Barzapuchera y ascendiendo progresivamente a través de una pedrera caliza no demasiado estable, nos introducimos en el corredor de la cueva, pues hay una de entrada rectangular con ventilación superior bastante visitada por los sarrios y que puede ser un buen abrigo en caso de tormenta.
 
La cueva al final del corredor.

            Un poco más arriba, el corredor que se sube un poco por cualquier parte se arrellana algo y se amplía ya bajo la cara norte de Foratata. Se trata de un amplio barranco herboso con una surgencia muy alta que conduce directamente al collado de separación de las puntas este y oeste.

            La subida es prácticamente un tiro y a las nueve y diez estamos en el collado de separación de las dos puntas situado a 2200 metros de altitud.

Amplio corredor hacia el collado entre las dos Foratatas.

 
            Localizamos la Vía del Pino, que es la normal al pico tras el primer diente de la oeste de la punta principal, es la vía normal de acceso,  pero nosotros no vamos por allí. Vamos a cambiar de vertiente.

Parte visible de la vía de la parte norte en verde . 22-9-05.
 
            Para ello tomamos un corredor muy inclinado que nace en el collado de separación, orientado hacia Sallent y descendemos con cuidado alrededor de 25 metros de altura. Abajo, a la izquierda del corredor nace una amplia vira herbosa, muy transitada por los sarrios que nos va a permitir flanquear la cara oeste  hasta alcanzar la arista sur del pico.

Desde el corredor de separación entre las dos Foratatas.

Hay que descender 25 metros por el corredor hacia el sur.
 
La parte restante de la vía en la Sudoeste de Peña Forarata. 6-4-08.
 
            La vira es amplia y en continuo ascenso recupera la altura perdida en el corredor a la vez que nos enseña interesantes patios sobre los praderíos del Formigal.

            Alcanzamos así la proa principal de la arista sur en la que hay una cita que reconocemos. Más allá hay otra proa pero la pared para llegar a ella tiene muy mal aspecto.

Inicio de la vía en la Arista Sur de Foratata.
 
            No reconozco los primeros pasajes pero el nicho posterior sí. No hay duda  de que esta es la vía que conocemos y buscamos.

            Se inicia la escalada subiendo un pequeño corredor bastante vertical sobre muy buena caliza que tiene un paso largo y erguido sobre la parte izquierda del mismo y que nos conduce a unas pequeñas repisas sobre las que se yerguen unas placas bastante verticales que complican la progresión por el diedro.
 
En uno de los corredores de la Sur de Foratata.

            La alternativa esta en la parte derecha del mismo donde hay un estrecho nicho que proporciona seguridad en el paso para salir del corredor y tomar un sistema de rampas  que permiten cruzar por encima del corredor que hemos abandonado.

            Algo ha cambiado desde la última vez que estuvimos puesto que hemos dejado a nuestra izquierda los cintajos de un rápel, más arriba veremos un par más, y la vía está balizada con puntos rojos y flechas.
 
En el Corredor cimero de Foratata.

            Continuamos con otro corredor fácil que se orienta un tanto hacia el este buscando progresar por la arista. Nosotros en este punto, creo recordar que proseguimos un poco más a la izquierda  ganando altura por una zona más amplia de la pared. Hoy seguiremos las citas.

La Sarra.
 
            Una sucesión de corredores escalonados y fáciles perfectamente balizados nos elevan sobre la arista hasta pasar a la zona este de la misma en la que los corredores se arrellanan un poco además de que se llenan de materiales sueltos con los que hay que tener cuidado. En un momento alcanzamos una ventana por la que contemplamos la vertiente de la Sarra: hemos entrado por el sur y hemos ido girando al este.

La Partacua desde Foratata.

            Cesan las hostilidades y  en seguida, a las diez menos diez alcanzamos tranquilamente la cima de Peña Foratata a 2341 metros de altitud. Rosa está convencida de que no tenía ninguna razón al respecto del tiempo ni de la vía pero quiere bajar. Yo prefiero almorzar en la punta.
 
Foratata Occidental desde la Peña Foratata.

 
 

Collado del Forato, Arafita y Ferraturas.
 
Arriel y Pallas desde Foratata.
 
Peña Foratata es un mirador muy estimable para contemplar Toda Telera y Tendeñera, el Macizo de las Argualas e Infiernos, el Circo de Piedrafita, la Arista fronteriza hasta el Portalet, el Midí, Anayet y ya a lo lejos desde el Bisaurín hasta la Mesa de los tres Reyes. Además a nuestros pies La Sarra y Lanuza y muy verdusco Escarra. La mañana está espléndida. ¿Se puede pedir más?

Foratata desde Formigal 30-1-05.

Foratata con Arriel de invitado desde el Ibón de las Saleras. 20-1-08.
 
La Este de Foratata con Escarra y Pala de Ip. 5-4-08.
 
            Media hora después tras haber hecho algunas fotografías nos vamos para abajo por la vía normal de la arista oeste.

            Localizamos terreno transitado y alguna cita que nos llevan arista abajo. Luego salimos de la misma para introducirnos en una pared muy inclinada en la que se ven huellas y que nos permite descender un poco sobre la cara norte pero enseguida nos damos cuenta de que hay que volver a la arista. Recordamos muy imprecisamente el descenso

            Reconducimos nuestro descenso hacia un viejo y seco pino negro y a partir de allí busco la vía hacia la arista faldeando en horizontal y guiado por una serie de estrechas viras que me acercan al inicio de la pared en la pequeña brecha del oeste del casquete somital.

Corredor del Pino.
 
            Encuentro un rápel montado junto a una buena repisa y bajo el mismo una fisura muy vertical pero con buena roca que nos puede depositar en la pedrera de la brecha oeste. No es el corredor del pino que está media docena de metros más al oeste y en plena arista pero creo que bajaremos bien por aquí.

            Saco la cuerda y aseguro el destrepe en doble de Rosa que baja tranquilamente aunque se da un pequeño susto cuando ve caer mi mochila pared abajo. Probablemente al darle cuerda se ha movido un poco y ha marchado volando. Un grupo de 5 que esta llegando a la base de la pared lo observa y se asusta un poco a juzgar por los comentarios.

            La fisura tiene un poco más de 15 metros y aunque la cuerda es justa nos sirve. Rosa se suelta y destrepa un par de metros fáciles que le faltan para alcanzar la pedrera.
 
            Liberada la cuerda me hago un arnés con una baga y un mosquetón y destrepo seguidamente con cuidado pero sin necesidad de asegurarme más. No he podido rapelar ya que mi ocho ha saltado por los aires con la mochila.
 
La fisura de descenso a la Brecha Foratata vista desde abajo.

            Mientras recojo la cuerda Rosa recupera la mochila y mis pertenencias que se han desperdigado por la estrecha e inclinada pedrera.

            Desde la parte superior de la rampa contemplamos la Vía del Pino, el paso normal en la arista oeste, con su bloque empotrado. Se trata de un corredor más corto y menos expuesto que la fisura que hemos bajado que será de IIIº algo expuesto.

            La pedrera bajo la brecha es una amplia e inclinada rampa sobre la que hay trazadas lazadas y conduce a un zócalo de pared en la cara norte que se destrepa en diagonal bordeando un bloque empotrado y que nos deposita finalmente en la pedrera del collado una vez superado el primer diente de la arista oeste.

            Tomamos el caminillo y nos acercamos hasta el grupo para tranquilizarles. Se están encordando.

            Les indicamos la vía de la arista sur y la doble opción de descenso por la arista oeste y nos vamos para abajo tomando el camino que hemos hecho en ascenso. Son las once de la mañana.

            El descenso no tiene otra historia que no sea recoger cardo azul en el corredor, un poco de té de roca en la pedrera de debajo del mismo y unos bulbos de lirio de las tascas removidas por los animales en el rellano del bosquete de pino negro. También hemos mirado setas pero no hay nada de nada.

Peñas de Foratata desde la Divisoria de Ministirio. 10-9-08.
 
            Hacemos un pequeño descanso al sol en el bosquete  y luego sin más nos vamos para abajo por el mismo camino.

Acónitos amarillos cerca de la Sarra.
 
            A la una y cuarto llegamos a La Sarra liquidando 925 metros de desnivel de manera relampagueante. A las dos estamos en casa y misión cumplida. Se puede subir a Peña Foratata en hora y media aunque parezca increíble.
 

           

 

           

           

 

13 ago. 2006

14-06. IBONES Y LACS ALREDEDOR DEL PUERTO DE MARCADAU O PANTICOSA. 13-8-2006.

La Arista de Panticosa tras el Lac Nere.

Balneario de Panticosa, Ibones de Bachimaña, Majada de Bramatuero, Canal de Pecico,  Puerto de Marcadau y descenso al Refugio Wallón.
Barranco de los Lacs Nere y Pourtet, Laderas del Soum Deth Mailh, Lacs de cambales, Lacs de Opalo, Caras este y sus del Pic d’Arraillous, Puerto de Marcadau e Ibones de Bachimaña.

13-08-2006.

Desnivel acumulado 1600 m.

Distancia recorrida 37000 m.

Tiempo efectivo 11:00 h.
 
Mixto.
 
Fácil.

2 d.

Senderismo.

Se puede coger agua en prácticamente todo el recorrido con la excepción de los alrededores de Refugio de Marcadau debido a la presencia de abundante ganado.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Panticosa Marcadau procedente de Prames. Vía en amarillo.

            Después de tantos años de montaña todavía no habíamos estado en el Refugio Wallon y su entorno. No habíamos bajado del Puerto de Marcadau también llamado de Panticosa y tampoco habíamos subido más arriba de Pont d’Espagne en la vertiente francesa.

            Tenemos que ir a dormir a Wallon pero no solamente a dormir.

            Volvemos de nuestra travesía entre Andorra y Campodrón cuando todavía nos quedan un par de días sueltos. Yo no quiero sugerir de nuevo la montaña después de diez días seguidos pero mi chica propone hacer alguna salida de un poco más de un día.

            El domingo 13 de Agosto consulto por la mañana el tiempo en internet y predice descaradamente lluvias para el martes, así que, decidimos partir de inmediato aprovechando medio domingo y el lunes.

Digitalis púrpura en la Majada de Bramatuero.
 
Reservamos por teléfono literas en el refugio y tras preparar las cosas rápidamente, comemos a la una y a las dos y cuarto partimos hacia el Balneario de Panticosa. A las tres de la tarde ya hemos aparcado junto a la planta embotelladora e iniciamos la marcha con poca mochila y una tarde estupenda para caminar.

            Un cuarto de hora de rigor para atravesar la cubeta lacustre situada a 1650 metros de altitud y tomando el conocido camino que discurre sobre la orilla derecha del Caldarés de Baños, a buen ritmo, nos subimos hasta la Cuesta del Fraile y con una sudada de las clásicas alcanzamos el Ibón Inferior de Bachimaña cuando son las cuatro y veinticinco de la tarde.

Bachimaña desde la Majada de Bramatuero.
 
            Contorneamos el Ibón Superior de Bachimaña por su orilla derecha y a las cinco de la tarde hemos pasado el Barranco de los Infiernos y comenzamos a remontar sobre la orilla oeste de la Majada de Bramatuero.

Precioso Ibón de Pecico de la Canal.

            El camino se va elevando en dirección norte sobre la Arista Este de la Punta de la Canal de Pecico como continuación de Punta Zarre hasta confluir con el Barranco de Pecico y enseguida alcanzar el Ibón de Pecico de La Canal muy próximos a la divisoria.

Lagardere, Gran Faxa y Falisse a cuál más guapo.
 
La Oeste de Marcadau.
 
Contemplamos Punta Zarre, la Gran Faxa y el Pico Falisse  al oeste del puerto y el Pico Marcadau, el Pico Paterneille, El Ratillo y el Gran Pico de Aratille al este y cuando todavía no son las seis de la tarde alcanzamos el Puerto de Marcadau situado a 2578 metros de altitud.

Pic de Mahl iniciando el descenso a Wallon.
 
            Pasamos a la vertiente norte del Collado lugar donde nos esperan las nieblas e iniciamos el descenso por transitado camino en dirección norte para girar enseguida al nordeste  perdiendo altura con rapidez en un circo que tiene al noroeste la Arista del Falisse y al sudeste un contrafuerte del Pico Marcadau.

El camino baja hacia el Rellano Wallon.
 
            Se hace frío pues estamos bastante sudados y nos abrigamos un poco para bajar los resaltes sucesivos que nos depositan sobre la verdura del Puerto de Marcadau alrededor de los 2050 metros de altitud.

            Luego, casi de llano y en dirección prácticamente este, continuamos entre ganado doméstico y salvaje que pasta en los alrededores del Barranco de Marcadau. Dejamos a nuestra izquierda el camino que conduce al Collado de la Faxa y poco después atravesamos el barranco y alcanzamos en suave ascenso el Refugio Wallón situado a 1875 metros de altitud cuando son las siete y cuarto de una fresca y neblinosa tarde, para nosotros fría.

            En el refugio nos dan literas y tras arroparnos un poco más, cosa que deberíamos haber hecho antes, nos metemos en el comedor al abrigo del calor animal de los comensales y nos disponemos a la cena.

            Cenamos como generales y entramos en calor al fin. Luego nos vamos hacia la zona que queda como refugio libre en invierno y mientras Rosa calienta la leche yo me voy a por agua a una surgencia  del Barranco de Cambalés, hay demasiado ganado en la zona para cogerla de cualquier parte.

            No tenemos gran cosa que hacer y como la tarde no está para muchas historias, recogemos nuestras cosas y nos subimos a nuestras literas, hacemos las camas con sábanas francesas y nos empiltramos cuando son las nueve menos cuarto de la tarde-noche. Se está calentito bajo las mantas y de paso reposamos los 950 metros subidos y los 730 metros bajados en cuatro horas y cuarto. No nos ha dejado mal de forma la travesía.

            La noche es cómoda, cálida a pesar de que a Rosa se le hace fresco y se tendrá que echar otra manta y bastante larga ya que se hace de día pasadas las seis de la mañana.

            Comenzamos el lunes 14 de Agosto a las seis y media de la mañana. Nos vestimos tranquilamente, recogemos las camas y nos vamos  a la zona libre para calentar el desayuno.

Amanece sobre Marcadau, Falisse y la Gran Faxa.

Capilla de la Virgen de Marcadau y Pic Arillous.
 
            No ha movido casi nadie pero nosotros a las siete y diez de la mañana nos echamos a la calle para pasar junto a la Ermita de la Virgen de Marcadau  y tomar el camino que se eleva en dirección noroeste a través de un bosque claro de pino negro. La mañana está fresquita y adornada de nieblas bajas en los fondos de valle.

Chapeau de Espagne y Circo de Aratille.

Por encima de las nieblas Vignemale y Aratille.
 
            Enseguida alcanzamos la derivación de caminos situado sobre los 2050 metros de altitud y nos vamos por el de nuestra derecha siguiendo la dirección norte el desagüe natural del Soum de Malh.

            Pasamos por las inmediaciones de unos diminutos laquettes junto a los que hay acampada una tienda y remontando por buen camino la pared de un circo colgante orientado al norte, nos introducimos en la cubeta lacustre en la que se asienta el Lac Nere situado a 2309 metros de altitud, acunado en la ladera nordeste del Pico Bernat Barrau.

Lac Pourtet.
 
            El Ibón es sencillamente encantador oscuramente dormido a la tenue luz de la mañana. Lo contemplamos con sagrado deleite y luego lo rodeamos por su orilla este siguiendo un marcado camino que nos saca en dirección norte de la cubeta lacustre y enseguida nos deposita en el Lac de Pourtet situado a 2420 metros de altitud y al que ya llega el sol que se cuela por el collado de acceso a los Lacs de L’Embarrat.

Lacs de Embarrat.
 
            Junto al ibón hay tiendas y pescadores. Nosotros transitamos su orilla este hasta alcanzar el Collado sur del Pico Arrouy, Divisamos y fotografiamos al contraluz los sucesivos Lacs de L’Embarrat y  sin más nos damos la vuelta sobre nuestros pasos  pues la jornada puede ser larga.

            Desandamos camino hasta debajo del Lac Nere y decidimos faldear en dirección oeste por la ladera sur del Pic Bernat Barrau para cambiar de valle perdiendo la mínima altura ya que sabemos que habrá que recuperarla de inmediato.
 
.
La Norte de Aratille y Frontón de Bramatuero.
 
            El Faldeo lo iniciamos sobre los 2300 metros de altitud y tras superar un contrafuerte en suave ascenso se nos plantea el dilema de o ganar algo más de altura paras pasar sobre unas placas graníticas o descender suavemente para pasar bajo ellas y alcanzar un vallecillo lateral subsidiario del Barranco de Cambalés que es nuestro objetivo.

            Decidimos bajar suavemente y en el fondo del barranco, aprovechando una surgencia sobre fresca pradera y al abrigo del viento que sopla con cierta intensidad, nos paramos a almorzar al sol cuando van a ser las diez de la mañana.

Barranco de los Lacs de Opale y Arista de Panticosa.

            Media hora después transitamos la orilla derecha del barranquillo y aparecemos algo colgados sobre el fondo del Barranco de Cambalés. Para alcanzarlo hemos de realizar un par de destrepes fáciles  que nos hubiéramos evitado si en lugar de iniciar el faldeo en suave ascenso lo hubiéramos hecho en descenso hacia un claro collado del que desconocíamos su solución y que es el camino que toma la pastora que hemos escuchado llamar al perro por la mañana y con la que nos cruzamos ahora.
 
Valle y Lacs de Cambales.

            Hemos localizado los Lacs de Opale pero nos vamos directamente sobre el Barranco de Cambalés al encuentro de los sucesivos lagos que en su día parió profusamente el hoy extinto glaciar.

            Habremos bajado hasta los 2250 metros de altitud y ahora remontando suavemente por un valle de verdura alcanzamos los primeros Lacs de Cambalés, poco profundos y sucesivamente juntos alimentándose uno del otro.

Lac Inferior de Cambales.

Otro de los varios Lacs de Cambales.

Lac de Cambales.
 
            Un pequeño resalte nos conduce al mayor Lac de Cambalés sobre los 2350 metros de altitud. Se trata de un lago de respetables proporciones, contorneado por el caminar de los visitantes y que suele ser el objetivo de muchos paseantes. Nosotros lo rodeamos por el sur en contra de la mayoría y en suave ascenso transitamos una importante pedrera granítica nacida de la Cresta de Cambalés.

            Localizamos uno de los Lacs de Opale pero proseguimos adelante por la pedrera hacia un claro collado tras el que suponemos la presencia de algún que otro lac.

            Efectivamente, encontramos dos pequeños laquettes alojados en medio de la pedrera granítica de esos que supones imposible la retención de las aguas. Son sencillamente encantadores.

            Estamos sobre los 2400 metros de altitud, suponemos la presencia de alguno más  pues la orografía así lo indica pero nos damos la vuelta sobre nuestros pasos al encuentro con los Lacs de Opale.

Lac Superior de Opale.
 
Los alcanzamos enseguida ya que previamente los habíamos localizado. Primero el mayor de los Lacs de Opale  situado sobre los 2320 metros de altitud.

Lac Inferior de Opale.
 
El color de sus aguas es sencillamente indescriptible: “opale como convenimos con el francés con el que nos cruzamos”. Lo rodeamos pero desde todos sus ángulos se aprecia la misma coloración. Es un ibón tan bonito que debería estar prohibido fotografiarlo. De cualquier forma, las fotografías saliendo espléndidas no se ajustan a la realidad.
 
Enel laquette de Opale.

            Hacemos algunas fotos nos extasiamos en su contemplación y caminamos lentamente en descenso hasta el inferior al que llegamos enseguida.

            El Lac Inferior de Opale está situado a 2287 metros de altitud, es algo más pequeño que el otro pero goza de la misma maravilla del color: tienen un color sencillamente increíble y nosotros hemos visto ibones y lagos.

La vista se marcha a Vignemale.

            También hacemos algunas fotos y, puesto que las doce se acercan,  decidimos emprender el regreso faldeando sobre el Pico Arraillous. Hemos de transitar sus laderas este y sur sucesivamente para no descender al rellano del Refugio Wallon que  es por donde transita el camino.

            Comenzamos bajando por el camino que transita la orilla izquierda del desagüe de los Lascs de Opale y sobre los 2200 metros de altitud dejamos el camino, atravesamos el barranco e iniciamos el faldeo.

            La ladera está sembrada de caminillos de animales que no tienen continuidad, por ello, hacemos vía para pasar bajo unas placas graníticas lisas e ir girando altos sobre el fondo del valle.
 
Travesía en busca del camino al Collado de  Marcadau.

            Ya un tanto al sudeste, un nuevo barranco adornado de placas nos invita a pasarlo un tanto en descenso con lo que nos aproximamos al fondo del valle que se va elevando poco a poco.

            Finalmente alcanzamos las primeras lazadas del camino al Collado de La Faxa y enseguida el camino del fondo del valle.

            Es la una del mediodía y antes de iniciar el fuerte ascenso hacia el Collado de Marcadau nos paramos para comer a la vez que Rosa  tomará un poco el sol. El día es maravilloso para caminar, por arriba fresco, pero aquí justillo. Corre una suave brisa que más que suave es fresca.

Acónitos azules al sol del mediodía en el Camino de Marcadau.

Se nos hacen las dos de la tarde cuando emprendemos el camino que tranquilamente nos ha de conducir al Collado de Marcadau como primer objetivo. Bueno, quiero ir al Collado Falisse pero llegados al punto en el que nos hemos de desviar del camino que llevamos, mi señora no está mucho por la labor y yo no insisto, la verdad es que el día va bueno ya.
 
Vertiente Norte del Collado de Marcadau.

            A las tres y media alcanzamos el Collado de Marcadau e inmediatamente iniciamos el descenso hacia la cola del Ibón de Bachimaña.

Punta Zarre e Ibón de Pecico descendiendo hacia Bachimaña.

Bramatuero Inferior.

Detalle del Ibón de Bramatuero Inferior.
 
            Atravesamos el Barranco de los Infiernos la más abajo posible aprovechando el bajo nivel del ibón y luego remontamos cansinamente y de frente hasta encontrar el camino que rodea al ibón por su orilla oeste.

            Desde el camino contemplamos las faraónicas obras de limpieza de los alrededores del Bachimaña Inferior comenzadas el año anterior y sin prisa pero sin pausa nos bajamos la Cuesta del Fraile.

            Luego continuamos con el descenso hasta el Balneario y nos llegamos al aparcamiento cuando son las seis y media de la tarde. Hemos movido 1600 metros de desnivel en poco más de un día y al paso le hemos dado el esquinazo al empeoramiento del tiempo a la vez que hemos disfrutado de una espectacular y variada sinfonía de lagos pirenaicos.