26 jul. 2007

13-07. DE BRAZATO A LABAZA. 26-7-2007.

Punta del Puerto bajando de Bacias.
 
Balneario de Panticosa, Lago de Brazato, Punta del Puerto, Baciás,  Puerto Viello, Collado de Labaza, Ibón de Labaza y Balneario de Panticosa.

26-07-2007.

Desnivel acumulado 1300 m.

Distancia recorrida 14000 m.

Tiempo efectivo 06:00 h.
 
Sol.
 
Fácil.

Se trata de una actividad con múltiples variantes posibles.

Brazato es tierra de ibones, agua en cualquier parte, difícilmente se puede encontrar mejor.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Brazato y Labaza procedente de Prames. Vía en amarillo.
              Estamos en pleno Santiago 2007. El 26de Julio por la noche salimos a ver la cronobajada, echamos un trago en un velador con fresquillo y luego entramos en las piscinas a echar unos bailes, que por cierto, hacía tiempo que no lo hacíamos. Consecuentemente nos acostamos tarde sabiendo que la marcha matutina a las vaquillas nos ha de despertar alrededor de las ocho de la mañana.

            Así sucederá pues todo está calculado, nos levantamos, desayunamos y nos vamos hasta el Balneario de Panticosa para aparcar en la carretera, en malas condiciones y cada vez más abajo. Ya veremos en qué para la cosa.

            Son las nueve y media de la mañana cuando comenzamos a caminar a 1630 metros de altitud en medio de una espléndida mañana de sol con un cielo esplendorosamente azulado.

            Atajamos por detrás de Casa Belío y tomamos el camino hacia la zona de Brazato en dirección sudeste, aprovechando la sombra de la parte inferior del circo ya que bastante sol vamos a tener por arriba.

La Noroeste de Punta Ordicuso subiendo a Brazato.

            El conocido camino nos lleva, vuelta a vuelta hasta alcanzar el espolón herboso que baja de la Arista de Serrato, pasando algo más arriba de la semiderruida Caseta de Aragonesas, a la que le están arreglando la cubierta.

Brazato y Tablato desde el lago de Brazato.

            Siguiendo el camino enseguida alcanzamos la presa del Lago de Brazato situada sobre los 2340 metros de altitud. Son las once de la mañana, cogemos agua y continuamos por un camino orientado hacia el norte para alcanzar el asentamiento de los Ibones Altos de Brazato.

Tablato desde el dorso divisorio con los Ibones Altos de Brazato.
 
            Alcanzado el lomo de separación entre los ibones altos y el lago tomamos la dirección nordeste, dejamos a nuestra izquierda todos los ibones altos y nos dirigimos hacia el Collado del Puerto Viejo.

            Adelantamos a dos parejas que van de travesía y un poco antes de llegar al Puerto Viejo, abandonamos el camino y nos introducimos en las pedreras de la Arista Norte de la Punta del Puerto.
 
En la Arista Norte de la Punta del Puerto con el Ibón más Alto de Brazato.

            Conocemos la arista y la subimos buscando los materiales metamórficos más consistentes. Por encima de las pedreras inferiores la arista es rocosa y franca por lo que se sube bien con frecuentes apoyos de manos.

 En la Punta del Puerto.
 
Macizo de Vignemale desde la Punta de Puerto.
 
            Son las doce menos cuarto cuando alcanzamos la cima de la Punta del Puerto a 2710 metros de altitud.
 
Los Batanes desde la Punta del Puerto.

            No es la primera vez que estamos aquí y por tanto nos sabemos bien tanto el camino como el paisaje del que disfrutamos mientras almorzamos un poco. La vista sobre los Ibones de Brazato es sencillamente espléndida.

La Noroeste de Bacias bajando de la Punta del Puerto.

            Un cuarto de hora largo se pasa en un pispas. Tenemos día pero como hemos venido a “traficar”  pues estamos a punto de marchar a los Alpes, proseguimos hacia el sudeste en descenso por el filo de la arista que no deja de ser fácil en ningún momento.

            Alcanzamos el collado de separación con Bacias situado a 2650 metros de altitud y sin parar iniciamos el ascenso de la arista  noroeste del pico.

Agujas de Chabarrou y Alto Valle del Ara.
 
            Se trata de una arista metamórfica en la que encontramos alguna cita y vagas trazas de camino que no es necesario pues la arista es fácil y nos deposita enseguida de pasar un resalte que faldeamos por el sur en la cima de Bacias a 2758 metros de altitud cuando son las doce y media pasadas.

Desde Bacias.
 
Ibón Alto de Bacias.

Ibón Intermedio de Bacias.

 
Ibón Bajo de Bacias desde la Cima de Bacias.
 
            Hacemos algunas fotos especialmente del macizo de Vignemal, fotografiamos los Ibones de Bacias y poco después nos vamos para abajo por la amplia arista norte con intención de acercarnos a los Ibones de los Batanes.

Batanes, Aratille y Neveras.

Puntas de Piniecho y la Norte de la Partacua.
 
            Antes de alcanzarlos giramos hacia el oeste y tomamos camino hacia el Collado del Puerto Viejo, me huelo que la arista está cortada sobre los ibones como así comprobaremos desde las inmediaciones del puerto.

Rebecos en el collado de paso a Labaza.
 
            Es la una y cuarto del mediodía cuando decidimos faldear hacia los Picos de Labaza con intención de pasar hacia la cubeta lacustre en lo que se asientan los Ibones de Labaza. Tiene que haber paso.

            Sin perder altura y en dirección  nor-noroeste iniciamos un flanqueo bajo la Arista de los Batanes que confluye en la parte norte del Puerto Viejo y enseguida encontramos camino.

            Atravesamos un par de corredores en suave ascenso para aproximarnos enseguida  a las paredes del este siempre en busca del Collado Este de Labaza.

Ibón Inferior de los Altos de Brazato desde el collado.
 
La Punta Oeste del Collado de Brazato a Labaza.
 

Al noroeste el Ibón de Labaza.
 
            Hay que emplear de cuando en cuando las manos para superar los últimos metros muy cerca de la arista  pero alcanzamos sin dificultad el la doble brecha situada sobre los 2635 metros de altitud. Es la una y media.

            Elegimos descender desde la parte occidental de la brecha  en la que localizamos vagas trazas de camino, de esos caminos que no sabes muy bien si son de animales o de montañeros, los pastores últimamente no están para estas cosas.

Bajando hacia el Ibón de Labaza.

Piedrafita, Gaurier y Zarre desde el Ibón de Labaza.

            Primero en dirección norte y por una pedrera muy descompuesta y luego en dirección noroeste cuando la ladera se estabiliza y se llena de bloques graníticos, bajamos tranquilamente al encuentro del Ibón de Labaza al que llegamos tras sortear los paredones de la zona sur del mismo.

            Son las dos de un tórrido mediodía y lo primero que vamos a hacer es remojarnos un poco en las casi agradables aguas del ibón ya que estamos a 2440 metros de altitud. Mi señora se baña y, por una vez, toma el sol de manera agradable y con tranquilidad. Entre tanto comemos.
 
Argualas, Garmo Negro, Pondiellos e Infiernos.

            Son las tres bastante pasadas cuando nos ponemos en marcha ascendiendo suavemente hasta la cabecera del cerrojo sur de la cubeta para seguidamente meternos con un largo descenso en dirección sudoeste al encuentro de cualquiera de los múltiples caminos que recorren la zona inferior de la cubeta lacustre del Balneario de Panticosa.

            Bajamos un poco más al oeste que la veces anteriores, atravesamos la tubería de agua que la conduce entre ibones y alcanzamos el camino muy arriba y no demasiado lejos de la tubería de descenso.

            Cuando alcanzamos la sombra de los pinos negros la agradecemos. A las cinco menos cuarto entramos en el Balneario de Panticosa, contemplamos la maraña de obras empezadas y a un grupo que hace estiramientos en las puertas del Gran Hotel lo que es toda una idea y a las cinco nos llegamos al coche dando por liquidada una actividad en la que habremos movido alrededor de 1300 metros de desnivel. Nos esperan los Alpes pero antes unos días de fiesta en Sabi que trataremos de disfrutar de la mejor manera posible.

 

 

20 jul. 2007

12b-07. EL RIPERA O LA BLANCA POR LA RIPERA. 20-7-2007.

Ripera desde Tendeñera.

Cima de Tendeñera, arista oeste de Tendeñera, Collado Oeste de Tendeñera y arista Este del Ripera. Vuelta a Tendeñera.

20-07-2007.

Salida 13 h. Llegada 19 h

Niebla,

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Ripera  procedente de Prames. Vía en amarillo.

Dos colores e calizas en Ripera.
           
            Es la una del mediodía cuando propongo a mi chica marchar hasta el Ripera o la Blanca, lo que acepta a regañadientes. Para ello hemos de tomar la arista oeste del pico e iniciar un descenso fácil de alrededor de 150 metros de desnivel hasta alcanzar el collado de separación entre los dos picos hasta los 2710 metros. El camino discurre próximo a la arista y es fácil en todo momento. Entre tanto espero a que se disipen las nieblas para ver y fotografiar los espléndidos paisajes de la sierra.

La Antecima del Ripera sin nieblas desde Tendeñera.

            En veinte minutos alcanzamos el collado, contemplamos el brutal corredor que se desploma sobre la cara norte e iniciamos el ascenso de la ocre antecima que se arrellana girando un poco al sur y situándonos en la base del casquete somital de calizas claras de las que le viene el nombre al pico.
 
Tendeñera desde Ripera.

            En otros cortos veinte minutos alcanzamos la alargada y clara cima del Ripera situada a 2825 metros de altitud cuando son las dos menos veinte.
 
En la Cima del Ripera o la Blanca.

Uno de los corredores de la Oeste de Ripera.

            Las nieblas siguen cubriendo el paisaje y, consecuentemente, nos vamos para abajo de nuevo al collado y de nuevo a la cima de Tendeñera donde nos aguardan las mochilas.

Collado de Tendeñera desde la Antecima del Ripera.
 
La Arista Oeste de Tendeñera.

            Son las dos y veinte cuando abandonamos la cima de Tendeñera un tanto defraudados a causa de las nieblas pero la montaña es así. Descendemos tranquilamente el primer resalte por cualquier parte y tras atravesar el rellano de la antecima descendemos el siguiente resalte hacia el rellano de los neveros residuales.
 
Casquete somital de Tendeñera sin nieblas.

El Valle de Otal desde la Antecima Norte de Tendeñera.
 
            Llegamos al rellano ya por su parte oeste y viramos un poco más hacia el oeste puesto que hemos decidido ir a visitar el Ibón de Tendeñera.
 
            Justamente bajo el resalte intermedio que desde  el noroeste tiene aspecto de pirámide localizamos el Ibonciecho de Tendeñera recostado en la pedrera del resalte, recóndito y recogido, alimentándose de su nevero residual. Son las tres y diez y comemos en su orilla contemplando un poco de paisaje al norte puesto que las nieblas parece que se han decidido a subir.

El Ibonciecho de Tendeñera.

            Media hora después continuamos camino en busca del ibón que hemos visto desde arriba y que no es el que abandonamos ahora.

Otal desde el Ibonciecho de Tendeñera.
 
El Ibón de Tendeñera.

La Norte del Ripera desde el Ibón de Tendeñera.
 
            Giramos completamente al oeste, descendemos una suave pedrera de calizas ocres terminando de contornear el resalte intermedio y enseguida aparece el Ibón de Tendeñera situado bajo la norte del pico sobre los 2500 metros de altitud. Es un ibón de pequeñas dimensiones rodeado de nieve prácticamente todavía. Lo contemplamos y fotografiamos con el horizonte sur ya desprovisto de las nieblas que lo han cubierto durante todo el día.

Cresterío al oeste de Ripera.

            Luego tomamos dirección noroeste y suavemente vamos bajando por terreno mixto al encuentro del camino a la otra orilla del barranco de Tendeñera. La tarea puede reservarnos alguna sorpresa pero no esperamos que sea nada especial.

            Descendemos una larga y suave ladera hasta alcanzar un resalte calizo de alrededor de 30 metros de desnivel en el que nos buscamos la vida bastante bien pues a pesar de la verticalidad del mismo está perfectamente escalonado y proseguimos para abajo por unas fajas estrechas de pratenses alternando con potentes afloraciones de calizas claras.

Iris germánica en la Norte de Ripera.
 
            Paramos un rato a disfrutar del lugar al suave sol de la tarde y poco después proseguimos para abajo orientándonos hacia la Cabaña Sabuco. Nos queda el resalte final del barranco que tiene mal aspecto por el lugar por el que accedemos: Hay viras de hierba pero está muy húmeda y mejor pasamos de ellas.

            Nuestra alternativa consiste en proseguir hacia el oeste por encima del resalte hasta encontrar un barranco cubierto de verdura que desemboca en el barranco al lado de la cabaña.

            El firme es muy irregular, la hierba está crecidísima pero, con la excepción de algún apoyo irregular, el descenso es segurísimo. Luego de contemplar el nacimiento del barranco que hasta aquí venía filtrado tomamos el camino y enseguida empezamos a coger té roca: está en su punto.

El Mallo las Blancas en el Rincón del Verde.

            Cogemos las matas que están más a mano y lo haremos poco a poco hasta superar la cascada de la entrada del circo colgado y bajar la mayor parte del camino que se orienta hacia el Rincón del Verde.
 
De nuevo la Cascada de Tendeñera.

            Luego, atajamos hacia la pista y por ella nos llegamos hasta el coche cuando son las siete de la tarde. Hemos liquidado 1475 metros de desnivel y estamos bastante bien.

            Paramos en la Cabaña del Cantal. Está muy bien a pesar de que hay muy poco ganado en el puerto; cruzamos el barranco que es lo peor de toda la pista y tranquilamente nos vamos hacia Panticosa.

            Son las ocho menos cuarto cuando dejamos la llave en la Oficina de Turismo, el 20 de Julio de 2007 ha dado bastante de si. Media hora después con el chorro de zaragozanos en contra que suben de fin de semana, nos llegamos a la ducha. 
 

           

 

  

12a-07. TENDEÑERA POR LA RIPERA. 20-7-2007.

Tendeñera desde la Caseta Sabuco.

Pista de la Ripera, Collado deTendeñera, Cara Nordeste y Arista Este.

20-07-2007.

Salida 09 h. Llegada 13 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Tendeñera procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Era Diciembre del 85, hace ya casi media vida, cuando ascendíamos por primera vez a Tendeñera. Fue con ocasión de la colocación del Belén Montañero de los Mayencos de Jaca. También fue nuestra primera ascensión invernal de la que recuerdo un sin fin de detalles: fuimos con Rosa y Gabriel, tuvimos que dejar el coche en la subida del Picnic de Panticosa por el hielo, nos costó siete horas subir, había una nevada importante, a la cima solamente llegamos siete  u ocho, yo pasé el belén en brazos por la arista estrecha, los militares se dieron la vuelta por orden de sus jefes, fue la primera vez que nos poníamos los crampones y no puedo recordar si llevábamos piolet. Fue una soba que especialmente me proporcinaron mis famosas Roc Neige que no he podido llevar pero entonces podíamos con todo.

            Es 20 de Julio de 2007 y casi veintidós años después volvemos a Tendeñera.

            Anteayer estuvimos en Telera y hoy vamos a Tendeñera, son dos de las montañas que vemos desde Sabiñánigo aunque a telera hemos subido más veces que a Tendeñera.

            Nos levantamos sobre las siete y media y a las ocho y media estamos en el Ayuntamiento de Panticosa pidiendo la llave de la Pista de la Ripera. Siete kilómetros de pista nos depositan más allá del segundo refugio, el del ICONA en la orilla izquierda del Barranco de la Ripera a 1640 metros de altitud cuando son las nueve y cuarto de una mañana de nieblas asentadas a partir de los 1900 metros de altitud. El día se prevé como incierto pero llevamos hasta las capas de agua.

Cascada de Tendeñera desde la Ripera.
 
            Tras unos pocos metros por la pista adelante la abandonamos para ir a atravesar el Barranco de la Ripera que baja del Rincón del Verde y atajar en dirección este al encuentro del camino que se ha dado una buena vuelta hacia el Rincón y que asciende en diagonal bajo la Faja de las Flores de Nieve para pasar por la brecha  donde se termina el valle colgado, unos metros por encima de la Cascada del Barranco de Tendeñera.

Escuellas desde la Cascada de Tendeñera.

Delicado epeilobium bajo el Collado Chornaleras.

Caseta Sabuco.
 
            Valle adentro en dirección este y casi en horizontal pasamos a la orilla derecha del barranco, nos cruzamos con tres guardias civiles que van de entrenamiento y alcanzamos enseguida la caseta  de la Faja Sabuco inmediatamente debajo del Collado Jornaleras.

Clásico perfil desde el oeste de Tendeñera.
 
            El valle se inclina paulatinamente y en un pequeño resalte por el que serpentea el camino nos encontramos con Jaime Oliván, viene de Bujaruelo. Charlamos un poco y continuamos adelante por un característico barranco que cuenta con unas placas calizas, lisas como si fueran las tejas de un tejado  en su orilla izquierda y una ladera de verdura en la derecha: inconfundible.

Llegando al Collado de Tendeñera.


            Poco más arriba nos espera el Collado de Tendeñera situado a 2339 metros de altitud. Son las once de la mañana de un inimaginable día para caminar con la pena de las nieblas que siguen asentadas en lugares concretos.


El Valle de Otal desde el Collado de Tendeñera.

 
            Echamos sobre la marcha una visual al Valle de Otal y virando al sur seguimos un, vagamente recordado, camino  pues lo hicimos con nieve y ahora perfectamente señalizado con citas.
 
Punta Chornaleras y Collado de Otal.

            El camino casi horizontal atraviesa una zona kárstica de lomos y simas características y se aproxima hacia  el resalte intermedio a través de algún pequeño nevero residual.


Penúltimo Realte en la Sur de Tendeñera.
 
            Seguimos los hitos y ascendemos la descompuesta ladera del resalte de alrededor de 100 metros de altura, es mejor que ir por libre aunque se puede subir por cualquier parte.

Chornaleras, Mallaruego y Ferreras desde la Norte de Tendeñera.

La Pasata Tendeñera desde la arista Este.
 
Remontando la este de Tendeñera.

            Tras el resalte nos espera un amplio rellano y las nieblas que cubren el casquete somital del pico. La pared es amplia y descompuesta,  se puede subir por cualquier parte pero preferimos buscar la arista nordeste en cuya base localizamos una cita y trazas de camino que seguiremos junto a la misma.

En la Arista Cimera de Tendeñera.
 
            Son alrededor de 150 metros de desnivel, que se suben por cualquier parte, los que nos colocan en la arista cimera que comunica las dos puntas gemelas del pico con un paso medianamente aéreo entre ambas. Son las doce y veinte cuando nos sentamos en la cima de Tendeñera a 2847 metros de altitud. Vamos a almorzar junto a un grupo de Bilbao que tiene poco de vasco.

Rellano Antecima en la Norte de Tendeñera.

A la vuelta, Tendeñera sin nieblas al fin.
            Nos invitan a vino que no aceptamos, les invitamos a café y uno de ellos acepta y les informamos de algunos detalles acerca de nuestro Pirineo conocido mientras las nieblas campan por sus respetos.
La Antecima Norte de Tendeñera a la vuelta desde el Ibonciecho Tendeñera.

La Norte de Tendeñera desde el Ibonciecho.
 

 
Para ver más fotos.

También puedes ver la Continuación.