24 dic. 2008

33-08. CAMPO TROYA. 24-12-2008.


La Sur de Campo Troya desde el Collado de la Mina.

Aparcamiento de Anayet, Collado de la Mina, Aristas Sur  y nNroeste.
 
24-12-2008.

Salida 10 h. llegada 14 h.

Sol.

Bastante fácil.
 
Esquís de travesía.

Mariano Javierre.

Mapa de Campo Troya procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
 
            El Campo Troya es un buen pico para hacerlo en Nochebuena por ejemplo. Es una actividad corta, matas el gusanillo, disfrutas de la montaña y te quedas con tiempo y ganas para una noche familiar que suele ser bastante más larga de lo habitual.

            En su día, allá por Abril de 2006, y en una de nuestras salidas exprés, hicimos Campo Troya por el corredor nordeste. La nieve en regularcillas condiciones a esa hora de la tarde nos desaconsejó hacer su arista noroeste. Hoy 24 de Diciembre de 2008, mis chicas se van a esquiar y yo aprovecho para darme un “homenaje”.


            No soy buen esquiador, solamente doy paseos con los esquís pero la subida desde el Aparcamiento de Anayet situado ligeramente por debajo de los 1800 metros de altitud hasta la zona del Collado de la Mina que está a 2090 metros, es muy fácil, con rampas suaves que te permiten evitar los pequeños muros del barranco y que en hora y cuarto te colocan por allí, avanzando primero en dirección sur para ir girando con el barranco hacia el sudeste.


Campo Troya desde el Collado de la Mina.

            Hay pocos esquiadores que disfrutan de una nieve inmejorable en pistas y a las once y cuarto, en unas rocas próximas al collado me quito los esquís. Hace una mañana tan buena y se está tan bien al sol que casi da pereza marchar de allí para arriba.


Se puede llegar con los esquís hasta la arista pero sin hacer la Sur.
 
 
Argualas desde el tramo erguido de la Sur.
 
            Me pongo los crampones, pues voy, excepcionalmente solo, y prosigo el ascenso abordando la cara sur del casquete somital del pico. Se trata de una amplia loma medianamente erguida de poco más de 100 metros de desnivel, vestida con buena nieve que, en un cuarto de hora me coloca en la plana y alargada cima de Campo Troya, lo de “Garmo” es algo nuevo, a 2218 metros de altitud. Son las doce menos diez.

La amable Cima de Campo Troya y el Midi.
 
            La situación del pico es inmejorable: la zona oeste de la Partacua con Escarra y Collarada quedan al sur con Izas delante. El Barranco de Culibillas, la zona de Anayet con la Punta de la Garganta y Espelunciecha al oeste. El Midí, el Puerto Viejo de Sallent y la Arista de Ferraturas dando paso a Arrieles, Pallas, Balaitus y Frondiellas con Foratata en primer plano, al norte. Y hacia el este Musales, Infiernos, Argualas y la ahora sombría Tendeñera con la cabecera del Valle de Tena a los pies.
Samola, Bucuesa y Escarra desde Campo Troya.

            Las huellas de los sarrios me van a guiar. Un suave descenso en dirección norte hasta alcanzar un amplio collado me acerca a la arista noroeste.
 

Algunos de los Señores del Circo de Piedrafita.

El Nordeste de campo Troya que ya conozco.

            Hay que pasar un par de promontorios insignificantes hasta alcanzar la cabecera del amplio Corredor Nordeste en el que se produjo el fatal alud del pasado año. Es la alternativa fácil y directa para subir a Campo Troya.


La Arista Noroeste de campo Troya.

Barranco Culibillas y Diente de Anayet.

            A continuación hay que superar dos dientes fáciles con lo que se alcanza la zona complicada de la arista: se trata de un grupo de dientes muy afilados, que o los pasas obligatoriamente a toda cresta o los faldeas por el sur. Mixtos, no me ofrecen confianza y me decido por el faldeo.


Frontal de la Oeste de Campo Troya.

            Hay que perder una treintena de metros y salirse fuera de la arista para tener perspectiva sobre las posibles opciones de retorno a la misma.


            Descarto inmediatamente un largo corredor situado muy al sudoeste sobre los cortados más consistentes de la arista porque tiene un patio muy feo aunque me permitiría faldear casi toda la arista restante.
Desde el faldeo los dientes intermedios y la Punta oeste nevada.


            Inmediatamente al este del mismo hay otro que se corta en la pared y otro muy amplio que no me gusta tampoco y es que, hay dos opciones mejores: una de ellas es muy buena pero tiene un paso en roca algo largo y más largo que se puede hacer al tratar de levantarse sobre el mismo y otro situado más al este que el que elijo.

            Es un corredor muy erguido, hace un quiebro hacia el oeste para pasar sobre la cabecera de una pequeña aguja desprendida de la pared y proseguir en un tercer tramo hacia la arista donde se ensancha y te deposita en el muro de salida a la arista.

            El muro de salida tiene tres metros verticales con un poco de visera y nieve a medio compactar. Hay que hacer un poco el jabalí para erguirse sobre el mismo ya que los escalones que tallo no son demasiado consistentes.
 
En la Punta Oeste de Campo Troya.


            La arista nevada continúa con un paso horizontal con pino incluido que conduce a un diente redondeado y mixto para bajar por el filo. Seguidamente hay que pasar dos pequeños dientes por el norte y con cuidadín pues el patio es de respeto para alcanzar la cúpula de la Punta Noroeste de Campo Troya de 2201 metros de altitud. Son las doce y media. Echo un pequeño bocado y me bebo un paquetón de paisaje.
 
La Amable Punta este de Campo Troya.


            Desciendo ligeramente hasta el extremo noroeste y compruebo que el estrecho corredor norte que siempre me ha llamado la atención desde abajo tiene un amplio quiebro amable en la parte intermedia pero tiene un diedro de salida liso y vertical de la leche. Lo fotografio y me vuelvo sobre mis pasos.
 
Acceso a la Arista.
 
Corredores y Dientes Occidentales de Campo Troya la cúpula cimera no se ve.
 
            La vuelta no tiene otra historia que desandar la arista hasta el faldeo y en la parte baja del mismo abandonar la ruta de ida para tomar los campos de nieve en dirección sudeste y llegarme enseguida para recoger el material.
 
La Sur de Campo Troya.

            El descenso es un juego muy próximo a la Pista Midí pues la nieve está estupenda hasta para mí, ya que los alrededores de la misma están trilladísimos.

            Poco antes de las dos estoy en el Aparcamiento de Anayet. Ha sido un delicioso paseo con alrededor de 500 metros de desnivel movidos ¡Felices Pascuas de Navidad!