20 ene. 2011

5-11. NOCTURNA A LA RACA. 20-1-2011.

Hacia la Raca,

Aparcamiento de Astún, Prado Llano y Cara Norte.

20-01-2011.

Salida 23 h. Llegada 01 h.

Luna Llena.

Muy fácil.

Ascensión.

 Jesús Manero, Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Raca procedente de Prames. Vía en amarillo.

            La temporada pasada no disfrutamos de buen tiempo en las Lunas Llenas y unido a otros impedimentos varios pasamos la temporada de invierno sin una sola oportunidad y eso que fue un año de nieve abundantísima.

            Esta temporada 2010-2011 comenzó mal. En Noviembre poca nieve, en Diciembre mal tiempo y en Enero, la Luna  Llena parece que estará cubierta.

            Ya casi habíamos desistido de esta oportunidad cuando, quizás debido a un adelanto en la evolución del tiempo, el 20 tenemos un día absolutamente despejado, lo montamos rápido por teléfono y a las diez estamos recogiendo a mi chica que sale de trabajar.

            Somos finalmente, y tras algunas deserciones dolorosas, cuatro los que nos ponemos en marcha a las diez y media de la noche tras apertrecharnos convenientemente en el Aparcamiento de Astún.

            Hay alguna nubosidad de retención en el norte que el viento trata de meter en el sur y que de manera muy intermitente nos puede ocultar la luna. La noche es fría  y con viento en altitud. Abajo no se está mal.
 

            Pensamos en principio subir con los esquís, luego con las raquetas y finalmente lo hacemos con crampones desde abajo y previendo una nieve durísima que lo está. Solamente se nos ha escapado una variable: los cañones han estado haciendo nieve durante todo el día y como subimos la Pista de la Raca que está llena de ellos, se encuentra con una capa de nieve reciente y pisada.

            El ascenso trascurre con una buena luminosidad, la temperatura es buena a pesar que hemos salido con 8º bajo cero y subimos bien sorteando algunos cañones que están faenando. Las máquinas pisanieves ya se han retirado.

            Avanzamos primero junto al recién nacido Río Aragón, luego tomamos la pista ancha en dirección sur y en consistente ascenso. Tras pasar frente al trampolín alcanzamos la zona del Baby de Prado Blanco que realmente está muy blanco a la luz de la luna.


            En la cabecera del rellano tomamos la pista diagonal que en moderado ascenso nos conduce al rellano alto al este de la Arista Norte de la Raca, lugar en el que el viento, bastante frío nos empieza a azotar.

            La pista tiene cañones hasta arriba, no tenemos que tocar el hielo en ningún momento y el ascenso de la pala terminal se hace cómodamente pero en medio de una ventisca artificial algo incómoda.
 

            Son las doce de la noche, hemos salido a las diez y media a 1700 metros de altitud y estamos tras hora y media de ascenso en la Cima de la Raca a 2284 metros de altitud.

            Nos protegemos de la ventisca al amparo de la caseta de la silla, nos abrigamos un poco, echamos un café con leche caliente pero la verdad es que el “orache” no invita a otra cosa que no sea marchar para abajo.


 Ni siquiera hacemos fotos arriba. Llegan tres a los que hemos adelantado subiendo y nos dicen que en el rellano de abajo hacía 13º bajo cero. Las estimaciones de Snowforecast eran de 20º bajo cero de sensación térmica pero…

Llevamos ya un cuarto de hora arriba, las manos se nos han enfriado bastante y les dejamos sitio marchándonos de vuelta para abajo.

Con el viento en contra, bajamos como motos de frente y sin concesiones. Jesús que va con raquetas tiene alguna dificultad para seguir nuestro ritmo que aminoraremos en la cota 2000, el Rellano de Prado Blanco.

 
 Hemos entrado en calor si se puede considerar así y sin tregua seguimos para abajo desandando idéntico camino que a la subida.


A la una de la madrugada nos llegamos al aparcamiento, los tres de arriba que han llegado con esquís y tablas no nos han adelantado
 
Juan al natural.

.           Otro café a discreción y liquidada la faena  que no ha sido más de 500 metros de desnivel, nos metemos en el coche y dejamos que corra distendidamente la carretera y la conversación. Gabriel, Javier y Alfonso no os habéis perdido nada y volveremos. Hoy no ha sido la mejor Luna Llena que recordamos.

 

16 ene. 2011

4-11. RAMIREZ, MENTAR Y LA CUTA POR URDUES. 16-1-2011.

Arista Cimera de Punta Cuta con invitado.
 
Urdués, Pista del Barranco Romaciete, Pista de faldeo por el Puntal de Serrano, Ramírez, Punta Mentar y Cara Sur.

16-1-2011.

Salida 10 h. Llegada 17 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierrre.


Mapa de Ramirez, Mentar y la Cuta procedente de Prames. Vía en amarillo.

            Habíamos Hecho, hace algunos años, el Cordal de Maito hasta Punta Gabás aunque solamente fuera porque llevaba mi nombre familiar. Lo hicimos desde Aragüés del Puerto en una mañana fría como pocas. También habíamos estado en el Puntal Alto del Foratón y no sé algo más al sur. Nos quedaba, por tanto, conocer el Valle por Urdués y en eso estamos a las 10 de la mañana del 16 de Enero de 2011.

            Hemos preguntado en el pueblo y nos han sugerido subir por el “lomo”, la Arista Sudoeste de Ramírez, mejor que por el fondo del valle y consecuentemente partimos de los 1920 metros de altitud a los que se encuentra la barrera, que por cierto está levantada, pero nosotros dejamos el coche junto a una cuadra y nos vamos pista adelante por la orilla derecha del Barranco Romaciete.
 

            Son alrededor de dos kilómetros prácticamente llanos los que nos conducen a un enorme montón de piedra situado a la izquierda de la pista, lugar del que, también a la izquierda parte otra pista en fuerte ascenso.

            Hay que tomar esa pista que remonta por encima de un gran prado  con borda en medio del pinar hasta que, un poco más arriba y en una fuerte curva hacia el sudoeste, se abandona la pista por otra en mucho peor estado que se va hacia el norte en busca de la cabecera de la sierra y del Puntal de Serrano.

            Nosotros en las inmediaciones del enorme montón de piedras, tomamos una trocha maderera que se va junto al barraquillo que baja del noroeste. La trocha se convierte en camino y conduce a las ruinas de una borda y allí, aprovechando que cada vez es más indeciso, lo perdemos.


            Proseguimos en dirección norte por la cabecera de un contrafuerte limítrofe con el barranco  que llevamos a nuestra izquierda, siguiendo indecisos caminos de vacas en medio de un monte bajo lleno de aliagas y enebros que enseguida se convertirá en seco pinar.
 

            El contrafuerte se espesa dificultándonos el paso medianamente conforme nos acercamos a la cabecera del Puntal de Serrano pero tenemos la suerte de encontrar  un camino que aunque poco transitado faldea  por el este el puntal y nos depositará en la cabecera del cordal que vamos buscando.

 
            Paramos a echar un trago y un bocado, llevamos algo más de una hora de camino y proseguimos hasta alcanzar la Arista Sudoeste de Ramírez ligeramente al norte del Puntal de Serrano y sobre los 1350 metros de altitud,

            Estamos donde queríamos estar, se han terminado las complicaciones que preveíamos en monte bajo, pues sabemos que es muy incierto interpretar correctamente las indicaciones que se dan como evidentes para el informador. Aquí llega una pista que sube por la vertiente de Hecho y se alarga loma adelante en suave pero persistente ascenso. Poco después alcanza un claro en la loma y se estropea para convertirse enseguida en camino transitado por vacas, no hace mucho.

 
            De manera persistente y con trazado indeciso asciende por una loma que poco más arriba se estrecha y en la que el pinar deja paso a la pradera alpina salpicada de enebros rastreros y aguerrido pinos silvestres.
 

            Alcanzamos las primeras zonas de nieve y con ellas la cima de Ramírez o Remilez como dicen en el valle situado a 1820 metros de altitud. Son las doce y veinte.

Peña Forca y Lenito.


Hecho.
 
            Desde el vértice geodésico hacemos algunas fotos y contemplamos al nordeste nuestro futuro que es, de momento Punta Mentar.


            Hay que perder unos pocos metros para descender suavemente de esta alomada cima vestida de pradera alpina  y dirigirse por terreno muy amplio por la divisoria entre Gabardito y Urdués.
 
Hacia Punta Mentar.

            Alcanzado el amplísimo collado hay que proseguir invariablemente al nordeste en suave ascenso para acometer el ascenso de la enorme loma somital de Punta Mentar.

 
            La parte baja solamente está manchada por reducidas acumulaciones de nieve pero el casquete somital está defendido por un potente neveros que ya hemos visto desde el pueblo. Pensamos en principio ascender haciendo una diagonal a media ladera que nos saque de las rocas  de la zona sudoeste pero luego decidimos atravesar el nevero principal un poco más arriba pues la nieve está muy soleada y buena para caminarla y ates de terminarlo salirnos a la pedrera que nos conduce enseguida a la arista somital.
 

            Una corta y amplia arista medio limpia de nieve nos conduce a la alargada Cima de Punta Mentar situada a 2119 metros de altitud, mi chica sube detrás.

Puntal de Agüerri desde Punta Mentar.

Sudoeste de Bisaurín.

Hacia Cuta con Aspe al Fondo.
 
            Son las doce y veinte  y ante nosotros aparece la prolongación del cordal ya completamente vestido de nieve. Nos guía la cara oeste del Bisaurín impecablemente nevada arrancando del Collado del Foratón.

 
            Descendemos imperceptiblemente a una amplia depresión al norte de la cima, lugar en el que el viento ha dibujado sus caprichos habituales, pero además ha dejado la nieve dura como el cristal; así que, hay que ponerse los crampones en un lugar cómodo como pocos y proseguir en dirección norte y en suave ascenso para remontar tranquilamente un corta y soleada loma que nos deposita en la Cima de la Cuta, que por cierto, no es nada aguda y que está situada a 2162 metros de altitud.

Bernera y Aspe.
 
Bisaurín que nos ha guiado en la arista.
 
            Es la una y media pasadas, en la cima buscamos un lugar abrigado de la brisa que corre para sentarnos a comer pero va a ser que no.

            Contemplamos la majestuosa belleza salvaje del Bisaurín completamente engalanado, fografiamos Chipeta, Petrechema, la mesa de los Tres Reyes e incluso la Peña del Ibón de Acherito de gratos recuerdos, También Lariste y Larraille, recordamos Punta Gabás y su tremenda niebla de aquel día, detrás todo el Macizo de Aspe, Collarada y al sur los oscuros azules desde los que emerge también azul Oroel. El Puntal de Agüerri está aquí mismo y a sus pies se adivina la Cabaña Dios te Salve, lugar en el que me diera una costalada guapa: las incomodidades pueden invitarte a perder la atención y las consecuencias pueden ser impredecibles.

 
            Diez minutos más tarde nos damos la  vuelta sobre nuestros pasos volviendo hasta la cima de Punta Mentar para tomar el nevero en su parte más alta y descenderlo relajadamente al delicioso sol del mediodía.

Cabaña Ramírez.

            Lo alargamos cuanto podemos para finalmente quitarnos los crampones y con ellos en la mano nos llegamos hasta la Cabaña Ramírez para sentarnos al abrigo de la brisa y comer al sol. Son las dos y media pasadas.

            Se trata de una cabaña pastoril situada ligeramente al nordeste de Ramírez y al abrigo del viento, en una zona donde aflora un buen banco de piedra, material con el que se ha hecho la cabaña y un enorme y desvencijado aprisco.

            Por dentro está bastante descuidada, llena de cacharros y sal para los animales pero con un “ratito” se puede dejar decente para su uso ya que el tejado es de hormigón y la puerta cierra.
 
Vértice Geodésico de Ram´rez con vecino.
 
            Comemos ligeros y proseguimos remontando hasta la cima de Ramírez en cuyo vértice geodésico está la parada de los cuervos  que suben para otear el paisaje.

            Luego se trata de desandar la loma en descenso tratando de no perder el camino, tarea que no resulta complicada pues nos orienta el claro de pradera en la loma.

Lecherines desde Ramírez.

            Alcanzamos la pista y con ella nos llegamos al lugar en que se va hacia Hecho. Nosotros tomamos el camino utilizado a la mañana que nos permitirá faldear de manera correcta el Puntal de Serrano hasta alcanzar una nueva pista en mal estado que avanzando hacia el sur-sudeste de forma bastante horizontal  nos conduce al encuentro con la pista que sube hacia una zona de antenas más al sur
 
Atrás se queda la arista del día.

            Esta pista es la que ha arrancado de la del fondo del valle, está en muy buenas condiciones y tras dar una importante lazada hacia el sur rodea un bonito prado con borda en medio del pinar y volviendo al nordeste en fuerte descenso alcanza la pista principal en el lugar en el que la hemos abandonado a la mañana.

            Luego solamente resta desandar un par de kilómetros de pista llana en dirección sur para alcanzar la barrera y el coche cuando son las  cinco de la tarde.

            Charlamos con el ganadero con el que lo hemos hecho a la mañana que, por supuesto, conoce a nuestra familia de Aragués y Urdués. Luego, nos montamos en el coche dando por liquidada una espléndida jornada que además de contar con  1300 metros de desnivel ha tenido casi de todo, sobre todo una climatología difícilmente superable en el mejor día de Enero.  
 
 

 

15 ene. 2011

3-11. PEÑA DEL COL DE L’IOU. 15-01-2011.


 PEÑA DEL COL DE L’IOU. 2230 m.

 

Hacia la Peña del Col de L'Iou.
 
Aparcamiento  del Portalet d’Aneu, cara sur de Peyreget y Col de L’Iou.

15-01-2011.

Salida 12 h. llegada 16 h.

Sol.

Muy fácil.

Esquís de travesía.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa de la Peña del Col de L'Iou procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            La Peña del Col de L’Iou es uno de esos lugares del Valle d’Aneu a los que conduce un placentero paseo. Una excelente excusa para salir a tomar el sol y disfrutar relajadamente de la nieve es lugar de paseantes tanto con esquís como con raquetas. Si además te regala “vistas…”

            Es 15 de Enero de 2011 y son las once y media de la mañana cuando estamos tratando de aparcar en la carretera a la entrada natural del Valle d’Aneu. El Portalet estaba hasta arriba y aquí, ni te cuento. Hemos de esperar en doble fila a que se vaya un coche y nos deje su sitio.

            Estamos A 1710 metros de altitud, la mañana esta sencillamente espléndida y son las doce cuando tras una breve charla con, Javier Sanagustín y señora, ellos  ya se vuelven para Sabi; cruzamos con mucho cuidado los dos puentes sobre los barrancos pues están completamente limpios de nieve y comenzamos el remonte en dirección noroeste.
 
Peyreget.

            Ha habido un buen rehielo, pero como la mañana es ya moza, la nieve está muy buena. La pena es que hay muy poca, los lomos están muy pelados y la pradera se trasluce con mucha frecuencia, además de que los barrancos se encuentran o descubiertos o con muchos ojos por lo que, en la parte baja se ven a algunos esquiadores con los esquís en la mano faenando los cruces de los barrancos. Nada que ver con la vez anterior, el año pasado fue excepcional para la nieve y subimos con nuestra hija. Hoy subimos tarde y algo cansados puesto que ayer asistimos en Madrid a la lectura de su Tesis Doctoral y la ida y vuelta en el coche  en el mismo día nos pasa factura.

 
            Los suaves resaltes dentro de una ladera muy uniforme se van sucediendo entre gentes que suben y bajan. Nosotros lo hacemos por la zona en la que se desarrolla el camino a la Soum de Pombie y de esta manera no tenemos problemas con el barranco al atravesarlo en su cabecera por un puente que nos permite no perder altura.

 
            Tranquilamente vamos avanzando hacia la zona de Arazures recordando momentos pasados y contemplando la espléndida cara sur del Pic Peyreget.


            Ya algo arriba, ha aparecido la elegante Peña Arazures. y enseguida lo hace la Falsa Peña del Col de L’Iou, un bonito merengue que se suele confundir con la Peña del Col de L’Iou que está algo más atrás.

 
            Ascendemos la nevada loma como casi siempre pues nos gusta, mientras contemplamos que el tubo, con poca nieve, no tiene huellas.

            Enseguida alcanzamos su cima y el suavísimo descenso hacia la silla este vestida de nieve durísima, pero son solamente unos metros. Ante nosotros se extiende una luminosa ladera que nos llevará al Col de L’Iou.

Arazures.

 
            El faldeo lo hacemos ganando altura suavemente en la ladera de tal manera que a ritmo alcanzamos el collado y por una vira entre peladuras alcanzamos la arista y con ella la cima de la peña del Col de L’Iou situada a 2230 metros de altitud. Son las dos del mediodía.

Peyreget.

Falsa Peña del Col de L'Iou Casterau y Ayous.

            Charlamos con una pareja de esquiadores que está a punto de marchar, nos hacen unas fotos y contemplamos un paisaje variado y conocido en el que destaca la próxima Peña Peyreget, el Pic Casterau  con la zona de los Lacs d’Ayous e incluso el Pic d’Ayous medio tapado por las Rocas de Embarradere y los anfitriones del lugar: el Pic Peyreget que presenta una espléndida cara oeste y el Midí d’Ossau que posa con nosotros en la foto y del que no es preciso decir nada al respecto.

Midi.
 
            Los Lacs de L’Iou están en su letargo invernal y como corre una ligera brisa, quitamos las pieles de foca y montados en los esquís nos vamos un poco para abajo en busca de abrigo para comer.

            A medio faldeo paramos junto a unas piedras y al abrigo del viento y acunados por los rayos del  sol nos sentamos a comer cuando van a ser las dos y media.

            Media hora después reanudamos el faldeo y sin perder altura dejamos el tubo y la Falsa Peña a nuestra derecha e hincamos el descenso de la amplia ladera buscando las zonas de nieve más placentera y sin demasiadas huellas puesto que las viejas están bastante duras y resultan incómodas.
 
Bajando con Ferraturas-Soqués.

            Aprovechar la pala nos conduce, lo sabemos, a tener que quitarnos los esquís para atravesar el barranco en las inmediaciones de la Cabaña Senescau. Luego, girando amplia y suavemente nos llegamos a la parte baja del valle.
 
Peña de la Glera y Canal Roya.

            Nos quitamos los esquís y atravesando los dos puentes caminamos hasta el aparcamiento al que llegamos cuando son las tres y media pasadas. El sol sigue reinando, todavía alto, en un inmenso cielo azul que nos ha regalado una jornada deliciosa y en la que relajadamente hemos movido 500 metros de desnivel.
 
Puntas de Piniecho sobre Bubal.
 

 

 

 

8 ene. 2011

2-11. CIRCULAR A PEÑA GRATAL. 8-1-2011.

Prado Feners y Gratal.

Presa del Embalse de Arguis, Barranco Bayón, Collado de las Calmas, Calma Alta, Arista de Gratal, Vértice de Gratal, Prado Feners y Cara Norte. Descenso por el Corredor Nordeste, Prado Feners y  Barranco Gabarda.

08-01-2011.

Salida 10 h. Llegada16 h.

Nublado.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Gratal procedente de Prames. Vía en amarillo.

            Una vez más las pésimas predicciones meteorológicas nos empujan al sur en busca del Prepirineo. La llegada del 8 de Enero de 2011 viene acompañada de una espesa y oscura capa de nubes muy negras que no dejan resquicio a la más mínima duda: vámonos a Gratal. Es un monte muy socorrido y en el que hemos estado repetidamente primero para conocerlo pues se trata de un importantísimo bastión en la cadena que por el norte limita a los llanos de la Hoya de Huesca; y luego, como hoy, a modo de objetivo asequible con malas condiciones meteorológicas. Si además exige un desplazamiento en coche muy breve pues lo raro es que desde el 2004 no hubiéramos vuelto.
 
            Van a ser las diez de la mañana cuando llegamos, tras veinte minutos de carretera, al aparcamiento de la presa del Embalse de Arguis.
 

            Estamos a 960 metros de altitud, la mañana está bastante cubierta e inmediatamente cogemos las mochilas y nos ponemos en marcha atravesando la pasarela existente sobre la presa y continuando por la pista que, en suave ascenso y en dirección oeste, se marcha por las inmediaciones del embalse, que por cierto, está parcialmente helado.

Barranco Bayón o San Antón.

            Llevamos gente delante pero pasan de largo de la entrada al Barranco Bayón: o van directos a Gratral o al circuito del pantano.

            Estamos sobre los 1050 metros de altitud y el camino, perfectamente indicado, se introduce en el lecho del barranco para colocarse enseguida en su orilla derecha y en fuerte ascenso ganar altura hacia el Collado de las Calmas.

            Sobre sustrato de calizas claras, enseguida aparecen hayas y tejos para hacer compañía a los pinos silvestres con abundante sotobosque de boj a la vez que la pista que ha dado una enorme lazada por el oeste se aproxima al barranco pero por la otra orilla del mismo.

Calma Alta desde el Collado de las Calmas.
 
            Poco después el camino coincide con la pista y lo hará en un par de ocasiones más pero perfectamente balizado y en fuerte ascenso gira al sudeste para orientarse finalmente al este y arrellanarse para coincidir finalmente con la pista que unos metros más adelante nos deposita en el amplio y plano Collado de las Calmas situado a 1497 metros de altitud cuando van a ser las once y cuarto.

            Buscamos e inmediatamente encontramos la continuación de nuestro camino en dirección norte y a través de un sotobosque de boj y genista por el que el camino se abre paso a duras penas, al igual que en la parte inmediatamente anterior del camino, se nos humedece un tanto la ropa pues los bojes retienen bastante agua.

            El camino que transita sobre tierra húmeda nos conduce a los escarpes calizos que hay que subir con cierto cuidado debido a las botas resbaladizas  por el barro.


            Son las once y media de la mañana cuando alcanzamos sin ninguna dificultad la plana y amplísima Cima de la Calma Alta situada a 1584 metros de altitud.

            A duras penas se distinguen las antenas del Pico del Aguila, la Hoya de Huesca está envuelta en brumas y solamente el horizonte oeste próximo que incluye nuestros próximos objetivos se aprecia con cierta nitidez. Consecuentemente, nos volvemos para abajo por el mismo camino y con idéntico cuidado, charlamos brevemente con la pareja que estaba almorzando en el collado y que viene para arriba y nos llegamos al Collado de Calma en el que medio enterado se encuentra uno de los pozos de hielo de la zona.

            San Julián es una loma bastante vestida de vegetación y situada al sudoeste del collado. Hay un camino que inicia el tránsito de la cabecera de la Sierra de Gratal pero que muy cerrado y con los bojes llenos de agua nos invita a darnos la vuelta pues la mañana no está para muchas mojaduras.

            Tomamos la pista, faldeamos ligeramente por el norte de la Cima de San Julián situada a 1527 metros de altitud y aprovechando un claro nos subimos en busca de la cabecera de la sierra que alcanzamos ligeramente al oeste de la Punta de San Julián.
 
Hacia Vértice de Gratal.

            Orientados al oeste nos vamos en suave descenso alternando tramos de senda clara con otros poco definidos, atravesando un subsiguiente promontorio hasta que iniciamos el ascenso de la arista que conduce al Vértice de Gratal.


            Primero por un camino muy irregular y próximo a la arista y luego por las trazas de una vieja pista recubierta de genista que recorre la cabecera de la sierra nos llegamos hasta la Cima del Vértice de  Gratal situada a 1542 metros de altitud.

            En el vértice geodésico hacemos una fotografía con la Peña Gratal como fondo y buscando un lugar abrigado del viento que circula en estos momentos, echamos un bocado y un trago de café con leche. Son las doce y veinte.

            Luego, tras orientar a un grupo de ciclistas y abrigados pues hace “fresqui”, iniciamos un suave descenso siguiendo las trazas de la vieja pista que en dirección oeste nos conduce a la confluencia con el gaseoducto que ha llegado a la cabecera de la sierra a través del Barranco Gabarda.
 
Casquete Somital de Gratal.
 
            Estamos a 1450 metros de altitud y en dirección sudoeste nos vamos para abajo en busca de los Prados de Feners situados casi 100 metros más abajo.

            Atravesamos el prado en busca de la pista que sube desde Lierta  y alcanzada la misma, inmediatamente la abandonamos al introducirnos en un caminillo que perfectamente balizado y bastante transitado atraviesa un promontorio en dirección casi sur evitando la lazada de la pista.

            Un pequeño rellano conduce a la base del casquete somital del pico. La senda vuelta a vuelta sobre terreno muy vestido de vegetación prácticamente rastrera, gana altura  con cierta rapidez y nos mete en calores que agradecemos.


            Con cuidado por el barro sobre las afloraciones calizas progresamos hasta alcanzar las inmediaciones del escarpe cimero. Es la una y media cuando alcanzamos la Cima de Peña Gratal situado a 1563 metros de altitud.

            En la cruz cimera con la Virgen de Gratal hacemos alguna foto aprovechando un tenue claro sobre el oscuro general de la nubosidad, charlamos con un grupo que está almorzando en la cima y contemplamos las pedreras de la cara nordeste del pico. Vamos a intentar bajar por allí.

            Para ello hay que avanzar por la cima hacia el sudeste unos cuantos metros y tomar unos escalones calizos algo transitados que permiten bajar unos metros hasta alcanzar una rampa terrosa orientada al norte.

Corredor Nordeste de Gratal.
 
            La rampa conduce a un embudo algo inclinado y situado bajo las paredes de la vertical de la cima y en los que hay unos pequeños covachos de aves. Un tramo un tanto delicado con pedreguilla sobre caliza madre nos deposita en la cabecera de las pedreras.


            La pedrera que bajará alrededor de 150 metros de desnivel se baja muy bien. Al final tomamos una estrecha rama que se convierte en camino y que nos lleva a unos escarpes que hemos de faldear por arriba en dirección norte pues ya hemos descendido suficiente y el caminillo se pierde.
 
Los Mallos.

Paredones de la Nordeste de Gratal.
 
            La vía no resultará ningún chollo puesto que nos ha alejado un tanto de la zona de los prados a la que hemos de volver y la vuelta resultará algo prolija debido al, cada día, mayor desarrollo de la genista. De cualquier forma, tras bajar los escarpes del barranquillo, alcanzamos una vieja pista y con ella retornaremos a la parte inferior de los Prados de Feners.

            Son las dos y cuarto de la tarde cuando junto al depósito de captación de agua nos sentamos a comer. No se está mal.

Entrando al Barranco Gabarda.

Hacia atrás el Barranco Gabarda.
            Media hora después nos ponemos de nuevo en marcha remontando en dirección nordeste por las inmediaciones del gaseoducto. Ya en la cabecera de la Sierra de Gratal, dejamos a nuestra derecha la pista que nos puede llevar al Barranco  Bayón  que es por dónde hemos subido y nos bajamos siguiendo la trayectoria del gaseoducto por el Barranco Gabarda.

            Se trata de un barranco longitudinal que baja la ladera norte a través de dos resaltes sucesivos y pronunciados. Al final del mismo alcanzamos la pista en la vuelta de la gran lazada y por ella continuamos para abajo en dirección este.



            Poco más adelante dejamos a la izquierda otra bifurcación de la pista que se va hacia el oeste y enseguida alcanzamos la entrada al Barranco Bayón con lo que cerramos el bucle del día.
 
Embalse de Arguis.

            Son las cuatro de la tarde cuando llegamos a la Presa del Embalse de Arguis y rematamos una jornada entretenida en la que hemos movido un desnivel de  1000 metros.
 
Arguis.

            De vuelta, desde el alto de Monrepós contemplamos la importante masa nubosa que secuestra completamente el paisaje pirenaico.

Para ver más fotos.