24 sept. 2011

52-11. CAMPANIACHA. 24-9-2011.


La Arista Oeste de Campaniacha o Sarasé.
 
Caseta de Arrials, Barranco de San Bartolomé, Collado Punero y Arista Oeste. Descenso hasta Punta Loba, faldeo de Campaniacha y Caseta de Arrials.

24-09-2011.

Salida 12 h. llegada 16 h.

Mixto.

Muy fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Campaniacha procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Cuando las decisiones tomadas no son excesivamente firmes, sea por una u otra razón, puede acaecer cualquier cosa y la montaña no es una excepción.

            El sábado 24 de Septiembre de 2011 nos levantamos tarde ya que también nos acostamos tarde,  la cena se alargó hasta pasadas las dos de la madrugada. Además nos cuesta un imperio conseguir la Llave del Puerto de Gavín, tras no conseguir la del Puerto de Yésero.

            La pista de San Bartolomé es muy larga y a mí hacer pistas sin objetivo concreto no me apetece nada: una pista debe ser un medio y nunca un fin.

            Más arriba de la bifurcación, o más abajo ya que a partir de ese punto la pista se ahonda en busca del Barranco del Infierno, cruzamos un barranco subsidiario del principal y nos encontramos con la advertencia de una cacería. Mi chica no quiere saber nada y tras dar la vuelta alcanzamos el cruce de pistas yéndonos por el ramal que se orienta en busca del Barranco de San Bartolomé. Un par de kilómetros más adelante alcanzamos la Cabaña de Arrials y aparcamos en las inmediaciones de la misma a 1600 metros de altitud.

Caseta de Cochatón o Arrials.
 
            Charlamos con una pareja que también se ha dado la vuelta por la partida de caza y poco después cogemos las mochilas y nos ponemos en marcha.


            La pista, que parece recién limpiada prosigue en dirección norte y en suave ascenso pero enseguida se reduce devorada por el sotobosque y se convierte en un camino en el que han limpiado algunas ramas de jóvenes pinos silvestres.

            La senda, sobre una tiradera de madera se orienta al noroeste y se aleja del barranco avanzando hacia el oeste hasta que termina por perderse y nosotros no queremos meternos en el fondo del barranco ya que el sotobosque está mojado de la noche anterior. La pareja con su perro van por la orilla izquierda del barranco y nosotros tras volver unos metros sobre nuestros pasos nos vamos para arriba por la derecha.

            La ladera del pinar es bastante erguida pero está limpia de malezas y nos permite avanzar de manera medianamente cómoda en franca dirección norte.
 

            Hago algunas citas con ramas secas para reorientar nuestro camino de vuelta y tras alcanzar la pradera alpina al aclararse los pinos, sorteamos algunas masas de enebros rastreros y llegamos el amplio Collado Punero situado a 1975 metros de altitud. Hemos salido a las doce y es la una y cuarto.

Agujas de Lasieso.

            Al oeste del amplísimo collado la masa del pinar se llega hasta la alomada cima de Punta Punero situada unos pocos metros más arriba y al este una arista alomada se eleva suavemente en busca de la Cima de Campaniacha, también conocida como Acochata y allí tomamos el camino que nos ha de conducir hasta allí.

Punero.
 
            La senda transita un praderío alpino que enseguida perderá los pinos y nos mostrará al norte la Selva de Lasieso, las nieblas nos impiden ver el “skyline” de la zona con Peña Blanca, Peña Roya y Sabocos.

Refugio Alto de Gavín.
 
            La senda gana altura suavemente hasta que alcanza el resalte somital donde se inclina un poco más para depositarnos en la Cima de Campaniacha a 2196 metros de altitud. Son las dos menos cuarto.

 
Estamos en el límite de las nieblas. Al sur y un poco más abajo está Puyas Lanas o Cochatón y  el Barranco de San Bartolomé; debajo y al este las Canales del Infierno y el refugio más alto del barranco donde se encuentran los coches de los cazadores; al nordeste y entre nieblas adivinamos más que vemos la Peña de Forato y el Mallo las Peñas; al norte la arista que conduce al Collado de Gavín o Loba; al noroeste la Selva de Lasieso y al oeste Punero.

La cima es un pequeño casquete herboso utilizado como mallata por el ganado y está lleno de estiércol por lo que no nos quedaremos aquí a comer y a esperar a que levanten las nieblas. Esperamos a que llegue la pareja con la que hemos charlado y que conoce la zona bastante bien, charlamos aun rato agradablemente y nos vamos todos, arista norte abajo. Unos metros adelante nos quedamos a comer.

Descenso hacia el Collado de Gavín.
 
Son las dos y cuarto y en un cuarto de hora tenemos suficiente para echar un bocado. Las nieblas, creo, que van bajando poco a poco en lugar de disiparse.

Atrás Puyas Lanas y Campaniacha.


La arista siempre fácil desciende un par de cortos resaltes y se alarga hasta la cabecera de otro más consistente que nos bajará hasta la Caseta Loba. Allí se dan la vuelta nuestros amigos que también se han detenido a echar un bocado, mientras nosotros nos vamos arista para abajo.

Hacia el refugio de Gavín.
 
Hay que bajar un resalte algo más consistente para alcanzar un collado en el que descansa un pequeño rebaño de bacas, en las inmediaciones de la semiderruida Caseta Loba.



Todavía remontamos unos pocos metros para alcanzar la Cima de la Loba a 2061 metros de altitud, lugar desde el que contemplamos el Collado de la o Gavín situado a 2000 metros de altitud y el amable crestón que en su día recorriéramos partiendo del Refugio de Gavín camino del collado y de Sabocos.

Las nieblas, cada vez más bajas nos invitan a darnos la vuelta sobre nuestros pasos sin pérdida de tiempo.

 
Bajamos hasta la caseta y remontamos seguidamente el resalte inferior en busca del camino que a media cresta parte por el este para flanquear Campaniacha.

Tomamos la senda en medio de un montón de caminillos de ganado y nos vamos prácticamente en horizontal engullidos por las nieblas. En algún momento la senda ha de alcanzar la Arista Sur de Campaniacha y pasar a la vertiente de San Bartolomé. Gotea.

Creo que el  camino no alcanza el pequeño collado entre Campaniacha y Puyas Lanas sino que rodea las dos puntas y luego vuelve al sur para salir del Barranco del Infierno y entrar en la vertiente del Barranco de San Bartolomé  pero allí lo perdemos y decidimos bajar al sur, en algún momento encontraremos el camino que han abierto recientemente y que sube desde la Caseta de Arrials hasta el Collado Punero, aunque nosotros no lo hemos visto hasta que no hemos llegado al Collado.

Verdasco o gordolobo.
 
Buscamos los claros de la pradera alpina cada vez más cubierta de enebros rastreros y bajamos paulatinamente en medio de una lluvia que ya nos ha obligado a ponernos los cortavientos.

Un rato después alcanzamos un pequeño rellano herboso en el que hay un nutrido rebaño de ovejas y tras cruzarlo hacia el oeste nos tropezamos con el camino recién abierto.

Una mini retro ha abierto un camino ancho, no llega a ser pista, y con él nos vamos para abajo. La tierra está mojada y sobre el barro hemos de bajar con sumo cuidado.

Ya muy abajo, todavía lo perderemos momentáneamente en un claro del bosque, pero recuperado de inmediato, nos conducirá enseguida a la pista por la que hemos partido de la Cabaña Arrials. Son las cuatro de la tarde cuando nos llegamos al coche bastante mojados, ya se sabe que lo que el cortavientos quita del cuerpo se deposita en las piernas. Las nieblas se han quedado poco más arriba y ahora gotea débilmente.

San Bartolomé.
 
Nuestros compañeros ya se han ido, han liquidado un poco antes que nosotros la jornada en la que hemos movido un desnivel de 700 metros. Los encontraremos en Gavín devolviendo la llave de la pista. 

Para ver más fotos.

 

 

 

17 sept. 2011

51-11. CANARELLOS-PELAY. 17-9-2011.

 
La Fraucata.

Pradera de Ordesa, Barranco Cotatuero, Faja Canarellos, Hayedo, Gradas de Soaso, Circo de Soaso, Faja de Pelay, Mirador de Calcillarauego y Senda de los Cazadores.

17-09-2011.

Desnivel acumulado 1000 m.

Distancia recorrida 20000 m.

Tiempo efectivo 06 h.

Mixto.

Muy fácil.

 Agua en las fuentes de la Pradera, el el Barranco de Cotatuero, En la Surgencia de Tabacol y en el Arazas.

Se trata de un recorrido por las alturas del Cañón de Ordesa que  se puede hacer en cualquier época del año con excepción del invierno, época en la que se desaconseja  por las dificultades que el hielo y la nieve añaden al camino en las fajas. Los guardas retiran los carteles indicadores.


Mapa de Ordesa procedente de Prames. Vía en amarillo.

A Ordesa hay que ir de cuando en cuando, a ser posible frecuentemente y fuera de las aglomeraciones que obviamente se producen en determinados momentos. Hoy 17 de Septiembre de 2011 no será el caso pero…

            Raúl y Clara suben de Huesca y a las nueve de la mañana estamos aparcando en la Pradera de Ordesa, les vamos a enseñar un poco el Parque, bueno, la zona de los turistas.

 
            Han anunciado una incierta ventana de tiempo aceptable durante la mañana, pero como tampoco se espera mucha lluvia nos vamos tranquilamente de camino hacia la Capilla de la Virgen del Pilar siguiendo el camino hacia Soaso. Estamos a 1330 metros de altitud.

            Hay mucha gente ya en el camino  pero enseguida nos quedamos solos al iniciar la senda que nos introduce en el Barranco de Cotatuero.

            Un camino bastante menos transitado que el anterior avanza en imperceptible ascenso, en dirección norte y a través del  hayedo-abetal clásico del fondo del Cañón del Arazas. Rectos como velas, hay más abetos que hayas, compiten verticalmente en busca de la luz en una mañana medio gris que aquí en el bosque está rayando con la semioscuridad.

            Enseguida el camino comienza a ascender a lazadas  entre musgos y sotobosque de boj y prosigue para arriba siempre por la orilla derecha del barranco silencioso por carecer de agua ya que a estas alturas de la temporada el caudal baja filtrado en su mayor parte.

            Subimos tranquilamente comentando diversos aspectos del lugar hasta que al rato alcanzamos el abrigo de troncos de las inmediaciones del barranco. Está ocupado.
 
            Unos metros más arriba el camino se abre en dos: el de la izquierda se alarga hacia las Clavijas de Cotatuero y la Faja Racón y el de la derecha, que tomamos nosotros, se marcha a cruzar el Barranco de Cotatuero sobre los 1650 metros de altitud.

            Un puente metálico permite atravesar el barranco en una zona de grandes bloques, lugar en el que cogemos agua y continuar en mediano ascenso para ganar la altura suficiente a la que se va a desarrollar la Faja Canarellos que será alrededor de los 2700 metros de altitud.
 
Cotatuero.

            Contemplamos las paredes de las Clavijas de Cotatuero por las que pasa una cordada que nos sirve de puntero indicador de las mismas, contemplamos la menguada Cascada de Cotatuero, los espléndidos murallones del Gallinero por encima de la Faja Racón y alcanzamos la amplia faja que vamos a transitar.

            La faja es mucho más amplia de lo que se puede pensar vista desde la Pradera. Transita el asentamiento alto de Pinos silvestres y negro por el que no se imagina uno la presencia de camino, que en buena parte se traza entre asentamientos de pratenses.

            Es fundamentalmente llano pero salpicado de continuos repechos a los que le suceden repetidas bajadas, mediante las que iremos avanzando ahora en dirección sur atravesando sucesivas proas con los correspondientes corredores que componen estructura horizontal del cañón.

Diazas.
 
            En cada saliente una parada para contemplar la magia de una perspectiva continuamente cambiante, de paredes verticales sembradas de inimaginables oquedades anidadas en un escenario de tan enormes proporciones. Atrás se va quedando las verticalidades policromas del Gallinero y al frente toda la ladera izquierda del Cañón del Arazas en la que se desarrolla la Faja Pelay y en la que destaca el Mirador de Calcillaruego, Punta Diazas y Peña Duáscaro.

Gallinero.
 
 
            Habrá que ir bajando un poco y a través de una zona de bosque con muchas caducifolias para alcanzar el Hayedo pero antes nos detenemos en el lecho de un espectacular barranco y almorzar. Van a ser las once de la mañana.

            Media hora después continuamos adelante y girando al este para iniciar el transito del hayedo en el que enseguida encontraremos el camino principal del Cañón y al personal que va para arriba. Atrás han quedado las Cascadas de Arripas que hemos visto desde arriba y las de la Cueva y del Estrecho. Estamos a 1650 metros de altitud.

            Un amplio y muy transitado camino se alarga en suave ascenso atravesando la zona superior del hayedo y saliendo del mismo se aproxima al Arazas debajo de las gradas.
 
Gradas de Soaso. Poza.
 
            Las Gradas de Soaso son un conjunto de estratos de calizas horizontales escalonados en el fondo del barranco por los que saltan tumultuosas las espumosas aguas del Arazas. Hoy con poco agua y con muchos paseantes, resulta complicado sacar una foto limpia, aunque no sea un día afortunado para la fotografía.

            El camino transita la orilla derecha del barranco, gana altura lazada a lazada y de poza en poza y corona las gradas introduciéndose en el Rellano del Circo de Soaso por encima de los 1700 metros de altitud.

Circo de Soaso.
 
            La vista se amplia, el camino se allana empedrado y las nieblas cierran el amplio circo dejándonos contemplar a duras penas el Cilindro y el Perdido, la Torre de Góriz cierra el panorama.

            El camino se alarga por medio del circo en dirección este para girar ligeramente al nordeste en busca de la Cola de Caballo que permanece oculta en el fondo del circo.

            Pasamos junto a un abrigo de troncos que sustituye al de piedra que un vendaval arrollara no hace muchos años y decididos a no llegar a la Cascada de la Cola de Caballo pus no es su mejor momento y todos la conocemos, atravesamos el Arazas, en este punto filtrado en las graveras del lecho y nos vamos al encuentro de la Senda de la Faja de Pelay. Estamos ligeramente por debajo de los 1800 metros de altitud y es la una menos cuarto.

 
            Tomamos el corredor al este del circo que se sube bien casi por cualquier parte, nos levanta 50 metros del fondo del circo y nos deposita en la senda  que viene muy llana del fondo del mismo, lugar desde el que fotografiamos la Cola de Caballo visible desde aquí.

            Los caminos que recorren las fajas en Ordesa se pueden hacer en cualquiera de los dos sentidos, la elección es personal y suele obedecer a criterios de luz y de la forma de afrontar el desnivel. La Faja Pelay la he recorrido en los dos sentidos, me gusta cualquiera de ellos pero suelo aconsejar hacerla en sentido de vuelta a la Pradera fundamentalmente debido al desnivel continuado de la Senda de los Cazadores. Hoy así lo vamos a hacer.

Fondo Cola de Caballo.
 
            La senda arranca de las inmediaciones de la Cola de Caballo y mientras que el Camino de Soaso llanea o desciende hacia las Gradas, el de la Faja de Pelay inicia un suave ascenso por la ladera izquierda del Cañón.

            La Faja es muy ancha, los primeros metros es muy pedregosa pero a continuación atraviesa una zona con bastante verdura a la vez que llanea bastante. Cuando se aproxima a la zona de las Gradas de Sosa ya está muy alta y ofrece unas espectaculares  imágenes sobre el Arazas, los caminantes son hormigas.


            La senda gira oeste del mismo modo que lo hace el Cañón y se enzarza posteriormente en una serie de repechos cortos y alguna que otra bajadilla pero manteniendo una suave línea de ascenso.
 
Canarellos desde Pelay

            Nos cruzamos con gente que la hace en sentido contrario, nos entretenemos mirando setas que las hay, contemplando flor de nieve que está algo pasada y sobre todo contemplando las torres y los paredones que cuelgan sobre nuestras cabezas. En las paredes del otro lado del Cañón contemplamos los Paredones de Punta Tabacol, El Gallinero y Mondarruego mientras nos vamos enfrentando al Circo de Cotatuero.

            En una de las proas con más perspectiva de la faja nos paramos a comer a la sombra de un pino negro, uno de los que están limitando la espectacular vista que tenía desde allí hacia el este. En este mundo a veces lo mejor es enemigo de lo bueno.

Brecha y Casco.
 
            Son las tres de la tarde, la nubosidad va y viene pero no supone nada que se parezca a la previsión de lluvias con la que contábamos. Media hora más tarde  seguimos faja adelante que termina por alargarse más de lo esperado en una zona con ascensos y en la que el camino atraviesa los corredores a unos pocos metros el corte de la pared.
 

            La Pradera está allá abajo pero al norte aparece el espectáculo: estamos frente al Circo de Cotatuero y en el horizonte se recorta la cadena fronteriza con el Casco, La Brecha de Rolando el Pico Bacillac, el Dedo de Bacillac, la Falsa Brecha el Taillón y el Pico Blanco. Delante el Gallinero o Salarons nos muestra la sucesión de paredes y fajas que articulan su cara sur, entre ellas la Faja de las Flores.


            A las cuatro y cuarto llegamos al Mirador de Calcillaruego, un espectacular espolón que se asoma en medio del Cañón. Situado a 2000 metros de altitud es un balcón absolutamente extraordinario. Fotografiamos el Tozal del Mallo, nos hacen fotos una pareja de franceses que pasará la noche en el abrigo de troncos y un cuarto de hora después iniciamos el descenso de la Senda de los Cazadores. Se trata de un descenso vertiginoso de 700 metros que vuelta a vuelta se pierde altura con rapidez.

Tozal del Mallo y Mondarruego.

Primero hacia el oeste hasta alcanzar la incorporación del camino que viene del Collado de Diazas para luego, superado el resalte del mirador volver a la vertical del mismo y proseguir para abajo en la misma vertical o ligeramente al este.

            El camino lleno de escaleras absolutamente irregulares castiga las rodillas pero posee la belleza salvaje de transitar por un paredón inimaginable.

            Ya bastante abajo deriva un poco al este para terminar muriendo en el cono de detección de la pared en la que nace el rellano de la Pradera.

            Un camino artificial hecho para tratar de contener el deterioro que produce tanto visitante nos lleva al Puente sobre el Arazas a la entrada del aparcamiento.

Mirador de Calcillarruego.
 
            Son las cinco pasadas cuando llegamos al coche. Han sido casi 1000 metros de desnivel que al final se terminan acumulando en las piernas. La cerveza en La terraza del Bar de la Pradera está fresca y sabe a tranquilidad después del disfrute de la jornada una vez cumplido el pago correspondiente pues Ordesa siempre cobra.

Para ver más fotos.

           

             

 

 

 

11 sept. 2011

50-11. CIRCULAR A GEOUGUE DE ARRE Y ARRE SOURINS. 11-9-2011.

 
Lacs de Uzious y Geougues de Arre desde les Becottes.  10-9-11.

Gourette, Cabaña de Coste Goua, Barranco Valentin, Lacs de Uzious, Col de Arre, Arista Sur y Geougues de Arre. Col de Arre, Cara Sudeste y Arre Sourins. Descenso por Cara Norte, Silla Col de Anglas, Pla Segoune y Pistas Estación Esquí de Gourette.

11-09-2011.

Salida 07 h. Llegada 14 h.

Mixto.

Bastante fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de Geougues de Arre procedente de publicidad. Vía en amarillo.

La mañana del 11 de Septiembre de 2011 en Gourette está muy cálida como esperábamos.

            Nos levantamos sin llorar a las siete de la mañana y a las siete y media estamos en marcha. Podríamos haber salido antes pero tampoco tenemos tanta prisa.
 
Faldeando Medaa.

            A pesar de ello, el pueblo está 1346 metros de altitud y al final el recorrido habrá que currárselo como siempre y por ello salimos ligeros siguiendo el camino de la orilla izquierda del Barranco de Valentin, aproximadamente el mismo que tomamos ayer pero sin dudas: por debajo de la Silla de Cotch a la pista de esquí y luego pista adelante en dirección prácticamente sur.

            Se nos va una hora en alcanzar la Cabaña de Goua y nos extraña que al contrario que ayer, hoy no vemos a nadie por el camino. La mañana está buena a pesar de que hay cierto viento en altitud cosa que se detecta en la hayas de la parte alta de Peña Sarriere.
 
            La continuación la hacemos aproximándonos a la orilla del Barranco de Valentín. Siempre por su orilla izquierda avanzamos valle adentro Hemos dejado que se vaya hacia arriba el camino al Lac de Anglas, contemplamos la Cascada de Anglas muy mermada de agua y la Cascada Inferior de Valentín antes de alcanzar el fondo del circo, lugar al que llega el camino prácticamente sin ganar altura desde la Cabaña Goua.

Barranco Valentin.
 
            Las paredes del circo no tienen muy buena pinta. Se trata de un murallón de 200 metros de altura que tiene como eje de simetría el Barranco Desagüe de los Lacs de Uzious.

            En el fondo del circo hay plantada una enorme tienda en la que solamente hay un hornillo de gas, ocupa la zona plana y verde del fondo del circo, más allá se extiende un enorme caos de bloques de enorme tamaño, por medio de los cuales avanza el camino que de inmediato se inclina y se llena de hierros viejos y oxidados procedentes de un viejo teleférico. La empresa explotadora dejo la actividad y con ella nos dejó el “regalito”. Por nuestros pagos sucedió algo parecido y así tenemos el Pirineo con toneladas de basura.

            El camino se va elevando hacia la parte oeste del cono de deyección y por la izquierda orográfica del barranco que salta entre oscuras lajas en vertical cascada. Sucesivas eses sobre terreno muy inestable nos enseñan la entrada de una cueva y una tubería metálica que suponemos, erróneamente, podría conducir las aguas de Uzious hasta Anglas. Estaremos cerca de los 2000 metros de altitud.

            La cueva es artificial. En su interior se puede vivaquear entre los  restos de la maquinaria de la explotación, la tubería baja hasta allí… pero no prosiguen.

            Escalones excavados sobre la roca en la época de la instalación de la tubería permiten progresar junto a la misma y ascender las paredes del vertical circo que se completa con una rampa ya más tendida y en la que anidan retazos de pratenses.
 

            Subimos alrededor de 100 metros de desnivel hasta que alcanzamos el Rellano Lacustre de los Lacs de Uzious que se inicia con una verde y llana pradera  en la que están esparcidos los tubos de la conducción de agua. Estamos a 2125 metros de altitud.

            Alcanzada la cola del Lac Inferior de Uzious que tiene rota la minúscula presa que en su día se hiciera, iniciamos en dirección sur el rodeo del mismo siguiendo el camino que transita su orilla este. Son las nueve y media de la mañana.
 
Uzious Inferior desde la cabecera.

            Rebasado el  lago, en cinco minutos nos llegamos a la cola del Lac Superior de Uzious y mientras girando un poco al oeste inicia mi chica el rodeo del lago por su orilla noroeste, yo me acerco  al inferior para fotografiarlo desde lo alto del resalte de su orilla sudeste.
 
Uzious Superior.

            El camino enseguida se orienta al oeste siguiendo el giro del valle y nos enseña el pico al que vamos aunque no terminamos de identificarlo. El Col de Arre está claro pero no vemos la lógica de un camino que partiendo del collado atraviese la inestable e inclinada pedrera de la cara oeste pues para eso mucho mejor sería abordarlo de frente hacia el collado situado al este del pico.
 

            Consultamos el mapa, dudamos y avanzamos valle adelante pasando por medio de un nutrido rebaño de vacas que pasta buscando abrigo del viento que se ha levantado.

Arista de Geougues de Arre.
 
            Vamos por el fondo del valle, las balizas se pierden y vamos a buscarlas en un vallecillo paralelo que sube unos pocos metros más al norte siguiendo para arriba a partir de la loma divisoria de los Lacs de Uzious.
 
Atrás sanctus y Gran Gabizos.

            Encontramos el camino con citas y balizas amarillas que seguimos pasando junto a un laquette ya a la altura del Col de Arre. Unos metros más arriba hay un cruce de caminos  en las inmediaciones de la Cabaña de Arre y coincidimos con un GR que sube por el Lac de Anglas y que  pasando por el Col de Arre se va para abajo hasta la Estación de Esquí de Artouste y Gabas.
 
Llegando al Col de Arre.

            Con el GR alcanzamos el Col de Arre a 2465 metros de altitud, cuando son las diez y media de la mañana, en medio de un ventarrón considerable y un cielo grisáceo que no anuncia nada bueno pero estamos dispuestos a rematar el ascenso.

            La Arista Norte del Geougue de Arre arranca tiesa y descompuesta con un caminillo que nos acerca al primero de los gendarmes que tiene malísima pinta. Rosa deja los bastones por si acá.

            El caminillo faldea el gendarme por el oeste atravesando un terreno fácil pero muy descompuesto. Seguidamente vuelve a la arista para repetir la misma maniobra en un segundo diente más afilado y todavía un tercero tras el que retoma la arista bajo un muro bastante escalonado.

Mi chica sube sin ganas y despotricando del viento que es algo que le gusta bastante menos que una pedregada.
 
Altivo Geougues de Arre.

Poco más arriba el muro se acuesta un poco y enseguida nos conduce a una pequeña brecha en la arista cimera del pico que sube desde el oeste.

La arista es fácil y bastante plana. Se puede hacer a toda cresta o ligeramente en la vertiente sur donde  hay trazas de camino. Nosotros la faldeamos casi toda para avanzar defendidos lo más posible del viento que nos sacude inmisericorde.
 

Antes de lo esperado alcanzamos la Cima del Geougue de Arre situado a 2619 metros de altitud. Se trata de una largada cima en cresta bastante plana y en la que hay que estar de pié con cuidado del viento. Son las once de la mañana
 
Col de Arre y Arre Sourins.

Nos ponemos los cortavientos, nos hacemos mutuamente unas fotos, echamos una visual, no demasiado larga, al valle situado al sur y que nos enseña la ladera por la que avanza el Trenecito de Artuste desde la estación de esquí hasta los Lacs de Arremoulit y tras contemplar la Arista Sur del Arre Sourins y la desconocida cara sur del Circo de Gourette nos vamos para abajo con cuidado, no es el mejor momento para perder la atención distrayendo la vista. A pesar de ello yo tengo tiempo sobrado para comprobar que el arranque de la Arista Norte de Arre Sourins tiene un primer diente, como poco muy erguido y bastante desagradable
 
Gendarme en la Arista de Geougues de Arre.

La vuelta a la Hourquette de Arre resulta algo más breve que la subida y alcanzado el collado nos alargamos por el GR hasta la la desvencijada y prácticamente inservible Cabaña de Arre y al abrigo del viento nos sentamos a almorzar junto a una pareja que va de camino a Gourette por Anglas.

En poco más de un cuarto de hora liquidamos el almuerzo y solucionamos el tema del ascenso al Arre Sourins: podemos saltarnos el diente inicial en un faldeo que se puede prolongar a lo largo de casi toda la arista y durante el que ascenderemos alrededor de 150 metros.
 

Lac de Anglás.
 
Ascendiendo a media ladera por una inestable pedriza metamórfica nos alargamos hasta un collado de pratenses. Unos metros antes del collado alcanzamos las balizas que vienen con la cresta y con ellas afrontamos es ascenso de la loma terminal que nos lleva a una pequeña brecha desde la que contemplamos el Lac de Angas y enseguida nos deposita en la Cima de Arre Sourins situada a 2514 metros de altitud. Son las doce y media de la mañana.
 
A la vista del Circo de Gourette contemplamos al norte Peña Sarriere, Peña Medaa, Rognon de Ger, Ger, Amoulat y Peña Blanca ya en la arista que hemos de llevar hacia el oeste. Atrás el Puerto del Aubisque.

Peña Medaa desde Arre Sourins.
 
 
La llegada al Col de Anglas que está aquí debajo al norte creo que está bastante cortado en la parte inferior de la pared, la silla más alta de la estación sube hasta las in mediaciones del collado.

La arista oeste es fácil, prácticamente llana y con ella nos vamos. Sé que desde las inmediaciones de Peña Blanca se puede bajar hacia el norte para alcanzar la zona de Pla Segoune que ya conocemos.

Enseguida encontramos un provocador de aludes y unos cables que se van arista adelante dando servicio a un grupo de ellos. Unos metros más adelante encuentro una cuerda fija que está sujeta a un ala de mosca y enseguida me doy cuenta, al ver que se pierde pared abajo, que podemos bajar por allí siguiendo la cuerda. Si se corta no será demasiada la perdida entre ir y volver.
 


La cuerda se va pared abajo en fuerte pendiente medio herbosa medio caliza en un primer tramo al que le sucede otro en ligera travesía hacia el este. Se trata de un tramo bastante largo que atraviesa una parte de la pared siguiendo en descenso y que termina en una zona de placas calizas y lisas.

Es el punto más complejo de la pared ya que el anclaje de la cuerda está algo arriba y las placas hay que bajarlas sobre la vertical de la pared. A pesar de todo se pueden destrepar las placas sin utilizar la cuerda.

 
Debajo, un pequeño corredor conduce a una rampa inclinada que nos deposita en la pedrera unos metros por encima de la llegada de la silla. Desde allí fotografiamos la pared y nos disponemos a bajar por el Circo de Gourette. Es la una del mediodía.

Amoulat desde Pla Segoune.
 
Peña Blanca se ha quedado cerca y en el descenso nos acercaremos a la base de la misma para ver el camino de descenso por un corredor al nordeste del pico. También pasamos junto a un laquette muy alto acunado en la norte de los paredones y tras descender el primer resalte alcanzamos la Zona de Pla Segoune, contemplamos el menguado lac al este del Pic Amoulat y recordamos nuestra subida al Ger.

Violeta en el Barranco Valentín.

Luego, por terreno conocido, proseguimos con un descenso que sabemos largo a través de la zona de pistas de la estación alcanzando el arranque de la Silla de Anglas.

Pistas para abajo seguimos descendiendo hasta que llegamos al rellano donde se bifurca la estación tras descender la enorme pista que discurre al noroeste de Peña Medaa.

Peña Medaa entre nieblas.

Las nieblas que han estado agazapadas en el fondo del valle han emprendido el ascenso y terminan por engullirnos pero nos da lo mismo, ahora no son un problema sino, en todo caso, una ventaja ya que se baja bien con ellas.

Ya en la parte baja, salimos de las nieblas y enseguida alcanzamos Gourette y la furgoneta que al estar la niebla no se ha calentado en absoluto. Es algo que se agradece después de un meneo de 1600 metros de desnivel. Al final la salida a Gourette ha tenido un jornalico decente.

Comemos tranquilamente y después emprenderemos el regreso dejando el circo sumido en las nieblas.

Puedes ver más fotos.