27 nov. 2011

61-11. GORRETA DE LOS GABACHOS NORTE, FOYA Y CHINEBRAL DE GAMUETA. 27-11-2011.

Chinebral de Gamueta.

Pista Gamueta, Hayedo Gamueta, Foyas de Gamueta, Collado Gamueta, Gorreta de Gabachos Norte, Foya Gamueta y Chinebral de Gamueta. Descenso al Hayedo y Pista Gamueta.

27-11-2011.

Salida 09 h. llegada 15 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Chinebral de Gamueta procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Cayó la primera nevada de cierta consistencia ya hace unos días y a pesar de que las temperaturas han refaldeado la nieve hasta los 2400 metros en las orientaciones sur, en los agujeros sea quedado a pasar el invierno. Así que la idea de hacer el desconocido para nosotros Mallo de la Gorreta queda descartado para otra ocasión ya que las referencias que poseemos transitan corredores orientados al oeste.

            A pesar de ello el 27 de Noviembre de 2011 nos vamos a acercar por la zona y de paso confirmar nuestras apreciaciones. Son las nueve de la mañana cuando aparcamos en la entrada del Barranco de Gamueta a 1280 metros de altitud.

 
            Tomamos la pista que en dirección este se introduce inmediatamente en el Hayedo de Gamueta y lo transita por la orilla izquierda del barranco ganando altura muy suavemente.

 
            La pista muere un par de kilómetros más arriba y una pasarela nos permite cambiar de orilla, cosa que no hiciéramos en la anterior ocasión que subimos por aquí.


 
            Hemos tomado un camino que es parte del recorrido del Hayedo de Gamueta balizado en verde y amarillo que enseguida se da la vuelta mientras que nosotros proseguimos hacia el este para salir del hayedo y alcanzar los praderíos de las Foyas de Gamueta sobre los 1650 metros de altitud.

            Se puede progresar un poco por cualquier parte ya que se trata de un amplio rellano con tendencia a convertirse en ladera, cubierto de verdura abrasada y sin apenas resaltes que se pueden evitar fácilmente.

En Foya Gamueta.

            La orientación es sencilla pues llevamos al sur una loma a la que enseguida le salen paredes que conforman el Mallo Paco, que se siguen con Anzotiello y que culminarán con el Mallo de la Gorreta y la Gorreta de los Gabachos para cerrar el circo con la Foya Gamueta y el Chinebral de Gamueta, y por allí andan nuestras intenciones.

            El camino se aproxima a las paredes del Mallo Paco mientras nosotros tomamos  un vallecillo longitudinal y paralelo a las paredes, nos ha de llevar al mismo lugar. Allí charlamos con una pareja que ha aparcado junto a nosotros, que hemos oído en el hayedo y que, por su conversación, va al Mallo de la Gorreta. Ellos se van para arriba y cada uno a lo suyo.

            El camino del fondo de las Foyas de Gamueta en el que hemos coincidido gira hacia el norte cuando ya nos guía perfectamente el Collado Gamueta, el Mallo de la Gorreta y  la Brecha Gamueta, Sigue ganando altura suavemente y transitando fuera de las pedrizas caídas de la arista que ahora llevamos al sudeste, siempre a nuestra derecha.

Mallo Gorreta.
 
            Finalmente alcanzamos un resalte tras el que el desierto mineral calizo ahoga al praderío y en el que el camino se introduce en la pedriza, orientándose en suave ascenso en busca del Collado de Gamueta.

            La pareja que nos precede abandona el camino muy pronto dirigiéndose directamente hacia la Brecha de Gamueta por terreno muy descompuesto.

            Nosotros perseveramos un poco más en el camino y también lo abandonamos para aproximarnos a los corredores del Sudoeste del Mallo de la Gorreta. Queremos ver las posibilidades de cerca.

            Charlamos de nuevo antes de que alcancen la Brecha Gamueta y nosotros nos orientamos hacia el cono de deyección de un conjunto de corredores que confluyen en el mismo.

            Mi chica se queda un poco mientras que sorteando la nieve que está durísima alcanzo prácticamente el final del cono de deyección y me incorporo un poco sobre la pared izquierda del mismo que está hecha una caca.
 

            Desde allí, no lo veo completamente pero creo que hay una diagonal  factible que conduce al corredor  más al norte de los tres y que algún día habrá que probar. La nieve me impide llegar a la base y esto está demasiado descompuesto.

            Alcanzo una altura superior a la Brecha de Gamueta y la vuelta va a ser delicada. En momentos me obliga a destrepar de espaldas al valle pero aún así no es suficiente, pues en un apoyo próximo a un bloque, alguna piedrecilla se debe mover y el bloque se pone en marcha. Mi chica que está cruzando por debajo se pone a salvo como puede y salvado el marroncillo proseguimos a lo nuestro.

 
            Faldeamos la Oeste del Mallo de la Gorreta justamente por la base de las paredes incluso utilizamos alguna rimaya y finalmente alcanzamos la pedriza del corredor en el que recuperamos  el camino que conduce al Collado de Gamueta.


            Desde aquí contemplamos otro conjunto de corredores situados en el extremo Noroeste del Mallo de la Gorreta y por los que, a pesar de las dudas, creemos que se puede acceder a la cima. Ahora están bastante cubiertos de nieve lo que de alguna forma auguran cierta clemencia para su ascenso. Los rebecos que están sobre un dorso de la base de los mismos también tienen sus dudas.
 

            El corredor es erguido, está muy descompuesto y parcialmente cubierto de nieve, así que, tomamos la rampa herbosa y ya soleada de la derecha del corredor y aunque está muy tiesa, nos permite subir con facilidad para alcanzar el Collado de Gamueta situado, calculo, que sobre los 2190 metros de altitud y no creo que tenga demasiada diferencia con la Brecha de  Gamueta.

 
La Este de Gorreta de los Gabachos Norte.

            Allí nos recibe el sol y una esplendorosa vista de los Pirineos Centrales. Son Las once y media y es hora de echar un bocado mientras esperamos que la pareja aparezca en la Cima del Mallo de las Gorreta.

 
            Un cuarto de hora más tarde continuamos para arriba  superando un resalte rocoso en el que encontramos trazas de camino. Por encima del resalte una ladera herbosa manchada de nieve nos permite ascender junto a la arista y alcanzar la amable Cima de la Gorreta de los Gabachos situada a 2270 metros de altitud, que en la actualidad se denomina como la Punta Norte, considerándola diferente de la cota situada   entre el Collado Gamueta y el Mallo de la Gorreta.  

            Desde aquí podemos contemplar a nuestros “distantes compañeros” que alcanzan la Cima del Mallo de la Gorreta y con claridad el resto del recorrido que pretendemos realizar.
 
Foya Gamueta.

            Hay que proseguir en dirección norte perdiendo unos pocos metros ocupados por un nevero de viento y que solventamos con algún apoyo de manos en el extremo del mismo. Luego una suave ladera mixta permite ganar tranquilamente unos soleados metros al abrigo de la brisa que ventila la arista y alcanzar el primero de los tres dientes que conforman la Cima de Foya Gamueta situada a 2308 metros de altitud cuando son las doce y media de la mañana.


Mesa y Petrechema acaballados.
 
            Desde la cima y con permiso del viento contemplamos una espléndida vista hacia el norte en la que destacan el Mallo de Acherito, Petrechema la Mesa de los Tres Reyes y el Anie. A sus pies la Plana de Diego y la Hoya de la Solana, al oeste la Paquiza de Linzola y al este un amplísimo horizonte que muestra próximas las puntas del Circo del Ibón de Acherito y la Arista que conduce a Acue y en la que estuviéramos no hace muchos días, cabalgando sobre Guarrinza y Aguas Tuertas, Atrás y ya en la bruma de la distancia las blanquecinas cimas del Pirineo Central.

Hacia Gorreta de los Gabachos.

La Este del Chinebral.
 
            No permanecemos demasiado tiempo en la cima y enseguida iniciamos un fácil descenso al abrigo del viento y siguiendo trazas de camino, que nos ha de conducir enseguida a la brecha de separación con el Chinebral de Gamueta situada alrededor de los 2200 metros de altitud.


Las tres cimas del Chinebral de Gamueta.

            El Chinebral de Gamueta es una cima con dos caras y no es una perogrullada. La Cara norte es un formidable paredón vertical que arranca de la parte más alta de la Plana de Diego mientras que la sur es una ladera muy erguida pero perfectamente transitable por cualquier parte incluidas ambas aristas.

            Echamos visuales a los verticales corredores que arrancan de las inmediaciones de la brecha y con la marcha de maniobra nos vamos pared arriba al delicioso sol de la mañana y al abrigo del viento. Cuando se nos quiere hacer calor nos acercamos a la arista y sin problemas.

 
            La subida se hace un pelín más corta de lo esperado y es la una y cuarto cuando alcanzamos la Cima del Chinebral de Gamueta situado a 2329 metros de altitud.

            Repetimos imágenes  con la cima anterior y poco después iniciamos el descenso por la Arista Oeste, algo más amable que la Este. Vamos para abajo con la intención o de comer en la parte baja de las Foyas de Gamueta o en la furgo.

            Hacemos un tramo de arista hasta un marcado hombro y allí la abandonamos hacia el sur para bajar un tramo pedregoso y descompuesto que nos deposite en la parte alta de la pradera de allí para abajo descenderemos un poco por cualquier parte y siempre de la manera más cómoda.
 

            Localizamos y fotografiamos a la pareja del Mallo de la Gorreta en la Gorreta de los Gabachos y con un tren cómodo nos vamos para abajo abreviando.

            Las campas herbosas son extraordinariamente amables y cómodas de bajar, además de estupendas para el esquí, lo malo es el hayedo Gamueta en el que hay que, como dice mi amigo Balaitus, guarrear un poco.
 
Chamanchoya.

            Sobre las dos y cuarto pasamos junto a una cabaña pastoril en el fondo de las Foyas de Gamueta y nos introducimos seguidamente en el hayedo.



            En veinte minutos liquidamos la pista y a las tres de la tarde estamos en la furgo.

Parasitando un haya muerta.
 
            Detrás de nosotros llega la pareja del día y al final, a pesar de nuestra común discreción, nos presentamos: son los foreros Kaiku y Peyreget. Charlamos un rato y nos recuerdan que estuvimos a punto de coincidir del día que perdí la documentación debajo de la Brecha de Alanos de camino a las Puntas de Trasveral, eran finales del invierno del 2010.

            Ellos tienen que volver a Pamplona y Logrono respectivamente y nosotros a casa, así que, nos despedimos con el deseo de volver a vernos si es posible en la montaña y nos vamos para abajo en busca de un lugar al sol para comer dando por terminada una deliciosa jornada en la que hemos movido alrededor de 1200 metros de desnivel
 

             

26 nov. 2011

60-11. DEL PUNTAL ALTO DEL FOTATON A LA PUNTA DEL FORATO PICHATICO. 26-11-2011.


Puntal desde el Collado Alto del Foratón.
 
Refugio de Gabardito, Barranco de Secús, Collado del Foratón, Puntal Alto del Foratón, Punta Gabás, La Cuta, Punta mentar, La Cuta, la Cuta Baja y El Forato Pichatico. Descenso a Plan de Aniz y Gabardito.

26-11-2011.

Salida 09 h. llegada 16 h.

Sol.

Muy fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Puntal Alto del Foratón procedente de Prames. Vía en amarillo.

            Llevaba unos días en los que, cada vez que salíamos al monte, tenía que escucharme invariablemente “músicas celestiales” acerca de mi sana costumbre de incorporar variantes a un programa, supuestamente previsto, que aportara cierta dosis de interés pero que  no eran demasiado bien recibidas. Consecuentemente, hoy 26 de Noviembre de 2011, nos vamos de paseo.

Puntal de Secús y Barranco Caznárez.
 
            En el Aparcamiento del Refugio de Gabardito hace una mañana espléndida a las nueve cuando aparcamos la furgo. Hay inversión térmica como corresponde a una jornada espectacularmente anticiclónica y el frío se ha quedado abajo en el valle, estamos a 1370 metros de altitud.

 
            Tomamos el camino que en dirección este transita la Orilla Izquierda del Barranco de Secús aunque de momento bastante alejados del cauce del mismo.

            Inicialmente se trata de un tramo de pista cubierta de hojarasca de haya que enseguida se abandona para continuar por un camino que se asienta de manera artificial en las paredes de la este del congosto por el que fluye el barranco.

            El hayedo se queda atrás, aparece el pino negro y el camino se arrellana y se bifurca: el de la izquierda se ahonda lentamente para cruzar el barranco por debajo del Salto de la Vieja y el de la derecha se acartela al Collado del Foratón. Estamos a 1560 metros de altitud.
 
Plan de Aniz.

            Seguidamente el camino gana altura aproximándose a la parte superior del Salto de la Vieja mediante un tramo erguido y destrozado por el tránsito de animales que nos deposita en la entrada al Plan de Aniz.

Refugio Dios te salve.
 
            El camino se allana, nos orienta la cúpula nevada de Bisaurín, y avanzamos siempre al contraluz en busca del Refugio Dios Te Salve. Estamos iniciando el faldeo de la arista que vamos a hacer hoy.

            El Refugio está muy limpio y perfectamente cerrado, en mejor estado de conservación que la Cabaña Plan de Aniz que encontraremos poco más adelante.

            El camino no tiene pérdida y vamos ganando altura muy suavemente por medio del dilatado puerto que presenta una capa herbosa completamente abrasada.

            Nos quitamos ropas, nos ponemos crema y proseguimos para arriba hasta alcanzar las inmediaciones de la Cabaña del Foratón que dejaremos a nuestra izquierda un poco honda ya que ganamos altura ya a media ladera.

 
            El collado parece que se va escondiendo pero un poco pasadas las once de la mañana nos llegamos al mismo coincidiendo con el personal que sube desde Lizara en peregrinación al Bisaurín.

            Estamos a 2016 metros de altitud y nos pasamos a la vertiente este para echar un bocado al sol. Corre una ligera brisa que se va a encargar de que no nos demoremos demasiado en el tema.

            Sobre las once y media damos la espalda al Bisaurín e iniciamos el tránsito de la arista hacia el sur en busca del Puntal Alto del Foratón.
 

Bisaurín.
 
            La arista que queremos recorrer la conocemos parcialmente. Hemos estado en alguna ocasión es la cima del Puntal y también en Punta Gabás, por lo que contamos con una idea general: se trata de una arista alomada y amable apta para el paseo en cualquier época del año y que hoy nos puede proporcionar un rato agradable y relajado.

 
            La arista asciende suavemente hasta alcanzar un pequeño descansillo tras el que prosigue para arriba para alcanzar enseguida la Cima del Puntal Alto del Foratón situado a 2154 metros de altitud.

Gabás y la Cuta. 
 
            Van a ser las doce  y es obligada la vista atrás para contemplar la Sur de Bisaurín y su tocado de plata que le cubre parcialmente desde los 2300 metros para arriba. Al sudeste nace la Cresta del gallo que se ahonda en busca del pinar, al oeste el sempiterno Puntal de Agüerri coronando el praderío que acabamos de atravesar en ascenso y al sur nuestro futuro inmediato: un suave descenso para subir seguidamente un pequeño promontorio y tras la pérdida de unos pocos metros afrontar suavemente el ascenso hasta la siguiente de cierta significación que es la Punta Gabás.

            A ritmo de paseo y sin ninguna prisa vamos transitando una loma amplia, vestida de una cubierta vegetal completamente amarilla y seca de la que de manera intermitente aparecen zonas en las que afloran piedras areniscas planas y con ángulos perfectamente marcados, perfectas tanto para hacer pared como para cubiertas.
 
Punta Gabás y atrás la Cuta.

            Pasado el promontorio intermedio, nuestra vista se va en busca de la Arista Este de Punta Gabás en la que destacan los paredones de la  Peña Gabás aunque su estampa más espectacular no sea desde aquí sino la vista frontal desde los Praderíos de Labati en Aragüés.
 
 

            Alrededor de las doce y veinte alcanzamos la Cima de Punta Gabás situada a 2143 metros de altitud y recordamos el irreconocible lugar por el que accediéramos en medio de las nieblas cuando vinimos a esta cima. La nieve, y más las nieblas pueden hacer maravillas.
 
Cerro Maito desde Punta Gabás.

            De cualquier forma hoy la vista atrás es absolutamente espléndida con un ramillete de cimas blancas que arrancan con el Bisaurín al norte y se prolongan hacia el este con Olibón, Bernera, Llena del Bozo, Llena de la Garganta, Aspe, Sombrero, Lecherines, Mallos de Lecherines y Rigüelo, Moleta, Pala de Ip, Escarra, Bucuesa y Collarada, que cabalgan sobre un océano de azules profundos como espuma venteada, sutil y leve.

Cuta y atrás Mentar.
 
 
 
            Seguimos al oeste-sudoeste y de nuevo se repiten similares maniobras de suaves sube y bajas que ni siquiera llegan a molestar. Desde una cabaña primitivamente rupestre en un amplio punto bajo iniciamos un suave ascenso que nos ha de conducir sin esfuerzos a la Cima de la Cuta acotada a 2149 metros de altitud. Va a ser la una menos cuarto.

Mentar desde Cuta.
 
 
            Aquí la arista se abre: hemos de tomar o el ramal norte o el noroeste para nuestro descenso pero decidimos proseguir adelante en dirección oeste-sudoeste para perder unos metros un poco más pedregosos y alcanzar la modesta cima de Punta Mentar situada a 2105 metros de altitud. Allí nos sentamos a recordar nuestra subida a Ramírez mientras damos tiempo a que el montañero y su perro con el que hemos coincidido en la Cuta se vayan para abajo.

            Un cuarto de hora más tarde, iniciamos nuestra teórica vuelta. Para ello hemos de remontar suavemente hasta alcanzar prácticamente La Cuta, faldear ligeramente la cima por el oeste y tomar la Arista noroeste que se va suave y alomadamente para abajo.

            Se trata de un amplio territorio de prados de altura en los que el ganado sestea los rigores caliginosos del verano.

            No hemos de bajar demasiado puesto que nos espera la largada y plana cima de La Cuta Baja situada a 2060 metros de altitud. Más allá un collado bajo y una siguiente cima que hemos visto disimuladamente al subir por la mañana.

            Bajamos unos metros, buscamos un poco de abrigo de la intermitente brisa que pueda repetirnos la jugada del almuerzo y al abrigo del sur, unos metros antes del collado, nos sentamos a comer.

            Aquí sí que se está bien y se nos hacen las dos y media, momento en el que nos ponemos en marcha de nuevo, bajamos hasta el collado e iniciamos un  “tremendo ascenso” según mi esposa que nos costará la mitad de su estimación.
 
Forato Pichatico.

            La Punta de la Cuta del Forato Pichatico tiene una antecima breve que además faldeamos ligeramente por el sudeste y un casquete somital bastante rocoso, corto y erguido que ni siquiera nos mete en calores. Son las dos menos cuarto cuando alcanzamos la Punta del Forato Pichatico situada a 2016 metros de altitud.

Cuta baja, Cuta y Mentar.

            Nos encontramos en la vertical del Refugio de Gabardito que fotografiamos en medio del hayedo. También contemplamos los paredones de la Este de Lenito que tienen más tela de la que parece y Peñaforca medio escondida detrás y sin más nos damos la vuelta sobre nuestros pasos. Podríamos bajar directamente hasta el refugio pero queremos hacerlo por el Plan de Aniz al objeto de tratar de localizar el lugar en el que me cayera hace ya un montón de años en nuestra frustrada ascensión al Puntal de Agüerri.
 
Peña Forca y Lenito.

            Volvemos al collado, Son las tres de la tarde,  recuperamos las mochilas que hemos dejado y nos vamos praderío abajo con la vista puesta en el Refugio Dios Te Salve que se encuentra 300 metros más abajo.

 
            Bajamos relajadamente a ritmo y nos llegamos directamente a las inmediaciones del refugio tratando de localizar la zona rocosa y escalonada en la que diera un par de vueltas de campana sin consecuencias. No llegamos a alcanzar ninguna certidumbre del lugar pues las imágenes que guardamos son del año 2003 y están, parece ser, bastante deterioradas.

            Luego, disfrutando de las últimas rayadas de sol del día nos vamos para abajo hasta introducirnos en el hayedo. Serán las cuatro de la tarde cuando llegamos al Refugio de Gabardito, lo fotografiamos con la Mesa de los Tres Reyes que discretamente se asoma en una deliciosa ventana del horizonte y, como la furgo está ya a la sombra, nos montamos y nos vamos para abajo en busca de un poco de sol para ahogar con una  cerveza los 1050 metros movidos. Queda todavía tarde u una enorme noche pues estamos casi en invierno aunque térmicamente no lo parezca. 

Si quieres puedes ver más fotos.

             

   

 

 

13 nov. 2011

59-11. LA BRECHA DE LA ABUELA. 13-11-2011.

En la Brecha de la Abuela.

Barrera de la Pista del Churrón en Acumuer, Pista del Barranco Zecutar, Plan de Igües, Corredor Este y Brecha de la Abuela. Vuelta por el mismo camino.

13-11-2011.

Desnivel acumulado 1330 m.

Distancia recorrida 23000 m.

0Tiempo efectivo 6:30 h.

Mixto.

Fácil.

El tiempo  no es preciso puesto que a la subida perdemos algún tiempo buscando setas. Además la intentona de alcanzar la arista, que no es necesaria se nos llevó también un  rato.

Agua en Acumuer, en algunas fuentes y escorrentías ocasionales de la pista, en el Barranco Zecutar y en las surgencias del Plan de Igües.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Brecha de la Abuela procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Para el domingo 13 de  Noviembre de 2011 no hay previsto una meteorología muy decente y la mitad de la cordada quiere ir a “mirar setas”. Yo estoy convencido de que han salido con las tardías aguas de este otoño pero… igual aprovechamos que el Pisuerga pasa por Valladolid y…

            La mañana está cubierta con nubes altas de poco desarrollo pero con tendencia a bajar a pesar del viento del sur. Son las nueve y media de la mañana cuando dejamos el coche en Acumuer a 1100 metros de altitud y tranquilamente tomamos la pista que en dirección norte se alarga hasta los campos del Churrón.

Otoño con Collarada y Collaradeta.
 
             El día es estupendo para caminar, los cazadores van para arriba y nosotros a nuestro paso también. Conocemos la pista sobradamente y caminaremos algo más de hora y cuarto para alcanzar el ramal que sale al nordeste hacia el Plan de Igües. Antes charlamos un poco con algunos cazadores conocidos que van a resacar el Paco Zecutar.

            A 1400 metros de altitud nos vamos por la pista de la orilla derecha del Barranco  pero nos entretenemos recorriendo los diseminados retazos de praderío entre pinos silvestres y bojes para comprobar que no hay setas pues tan solo localizamos media docena de negrillas y otra media de champiñón de prado.
 

Punta Sastre desde debajo del Plan de Igüés.

            Cubierto el expediente proseguimos para arriba mientras que las nieblas se estacionan ya sobre las puntas del circo.
 
Yegüas en el Barranco Zecutar.

            Antes de alcanzar la entrada al Plan de Igües  nos sentamos en un lugar abrigado de la brisa para echar un bocado pues son las doce.

            Veinte minutos después proseguimos por la pista e inmediatamente alcanzamos la entrada al Plan de Igües situada sobre los 1800 metros de altitud. La mañana no aconseja grandes dispendios pero puestos ya aquí nos vamos hacia el Balcón de Pilatos y la Abuela.

La Sudeste de la Abuela y el Balcón de Pilatos.
 
            Se trata de un crestón nacido de la Cara Sur de la Punta  Puerto Rico, lugar poco conocido y de disfrute casi exclusivo de cazadores. Nosotros tampoco hemos subido nunca por allí y hoy vamos a reconocer el terreno.
 
Gabacha.
 
            Sin llegarnos al barranco atravesamos el rellano en dirección nor-noroeste tratando de ir ganado altura suavemente para atravesar la Arista Este del Balcón de Pilatos por debajo de un claro resalte. Al norte del mismo se encuentra un amplísimo corredor llamado las Espedregueras que nos puede llevar  muy arriba.


            Hay que atravesar un par de barranquillos que bajan de la Zona del Cantal e ir abandonando los secos cardos azules que pinchan como diablos y cambiarlos por cantos rodados calizos que irán ahogando paulatinamente a la pradera alpina.

 
            Ya en el corredor dejamos  en su orilla derecha el resalte y con un horizonte de alrededor de 100 metros continuamos para arriba con la esperanza de que las nieblas se vayan remangando.

            El corredor no tiene trazas de tránsito y cada vez más lleno de pedreguilla clara no resulta agradable para subir puesto que hay que ir buscando los claros retazos de pradera alpina y las piedras firmes de la ladera.

            En un claro de las nieblas hemos podido ver la Brecha de la Abuela vestida de calizas claras, astilladas y de no muy buen aspecto y también a  través de una brecha en la arista que llevamos a nuestra izquierda el casquete somital del Balcón de Pilatos y hacia allí nos vamos.

            Pisamos los primeros restos de nieve y enseguida  nos volvemos a encontrar con la Arista Este del Balcón de Pilatos cuya cabecera no tiene muy buen aspecto, aunque lo peor sea la falta de perspectiva que padecemos a causa de las nieblas.

            A pesar de ello,  iniciamos el ascenso a la arista. Hay un paso complicadillo  que soluciono por otro lado de manera más agradable aunque menos segura pues la caliza está más suelta.

Aguja del Corredor a la Brecha de la Abuela.
 
            Me subo unos metros hasta la arista que está completamente rota y sabiendo que va a ser un tramo bastante desagradable y mas para la vuelta le digo a mi chica que no suba y me doy la vuelta con algunas dificultades. Ella ya está a media pared.

 
            Volvemos al corredor que sigue al menos igual de descompuesto e incómodo, estamos a 2300 metros de altitud y nos queda un repecho todavía, por lo que ascendemos pegados a la pared de la arista utilizando los materiales firmes de la base de la misma.
 

Nieblas sobre la Brecha de la Abuela.
 
            Ya muy arriba la presencia próxima del collado se anuncia con un clásico viento que aclara las nieblas. Los últimos metros son delicados sobre calizas claras muy rotas que afloran a la superficie pobremente cubierta de calizas astilladas.

Paredones del Balcón de Pilatos.
 
 
            Son las dos de la tarde cuando alcanzamos la brecha de la Abuela. Estamos a 2330 metros de altitud. Al norte tenemos la Torre de la Abuela que se yergue impresionantemente vertical y vestido de calizas ocres; más arriba la arista se llega hasta la Peña Puerto Rico. Al sur tenemos un potente resalte que salva unos metros y conduce a la Cima del Balcón de Pilatos. Para alcanzar la cima habrá que faldear por el oeste el resalte perdiendo algunos metros  y tomar un corredor amplio, inclinado y descompuesto que nos puede devolver a la arista, pero no estamos mucho por la labor y lo dejamos para otro día.

Vertiente Oeste de la Brecha de la Abuela.

            Al oeste  la ladera se ahonda de manera similar a la que acabamos de subir pero no vemos la conexión con el Barranco Ruda Saso, tenemos de por medio una aristilla que en descenso se yergue con la espectacular Peña del Huerto pero yo no recuerdo el acceso del barranco hacia esta zona.

La Abuela entre nieblas.
 
            Mi chica no quiero otra cosa que no sea salir pronto del pequeño y sofisticado martirio que le ha propiciado este ascenso y presupone, siempre con las peores perspectivas, un descenso incómodo y delicado que yo sé que no se va a producir.

 
            Bajamos con cuidado los metros superiores que con ayuda de un bastón y de medio lado son sencillos y cuando se quiere dar cuenta estamos resbalando la pedriza por medio del corredor y fin del problema.

            La pedrera se baja mejor de lo esperado y buscando tramos idóneos nos coloca a 2250 metros en un visto y no visto y no me refiero a las nieblas que nos siguen envolviendo.

            Un poco más abajo y en un gran bloque en el que hay un pequeño abrigo nos detenemos a comer pues son las dos y media de la tarde.

            Nos abrigamos un poco pero la niebla termina por enfriarnos especialmente las manos. Media hora después nos ponemos de pie con ganas de movernos.

            El descenso es cómodo, buscando trechos escalonados y con materiales que faciliten la labor. Bajamos a buen ritmo y enseguida salimos de las nieblas para pasarnos por el Casetón de Igües que se encuentra en lamentable estado y sin puerta.

Zecutar desde las Espedregueras.

Punta Sastre desde Igüés.
 
            Seguimos una trayectoria similar a la utilizada a la subida y alcanzamos enseguida la entrada al Plan de Igües en la que siguen los tres coches de los cazadores.

            Hemos entrado en calor y a ritmo nos vamos pista abajo atajando algunas vueltas.

            No son todavía las cuatro de la tarde cuando nos incorporamos a la pista principal del valle.

            Unos metros más abajo nos encontramos con algunos de los componentes de la partida de caza que llevan un corzo. Nos ofrecen evitarnos el resto de pista pero yo que me huelo la tostada  rehúso amablemente la invitación.

            Estamos llegando a la barrera cuando nos adelantan. Son las cinco y cuarto de la tarde cuando llegamos al coche. Sin querer queriendo nos hemos dado un paseo de 1330 metros de desnivel. No hemos cogido setas pero hemos traído algún que otro proyecto que más pronto o más tarde tendremos que materializar.

Puedes ver alguna foto más.