18 jul. 2012

40d-12. SOUM DE ASPE. 18-7-2012.

Soum de Aspe desde el Lac Couy.

Cabaña del Lac de Estom, orilla izquierda del lac, corredor este, Lac de Labas, Lac de Oulettes de Estom Soubiran, Lac Couy, Corredor al Lac de Aspe, Collado de Aspe y Soum de Aspe. Descenso por el Lac de Malh Arrouy, Lac de Labas y Barranco de Arraille, Lac de Estom y Fruitiere.

18-07-2012.

Salida 8 h. Llegada 16 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Soum de Aspe procedente del IGN francés. Vía en amarillo.

            Una segunda noche en la Cabaña del Lac de Estom, que ya nos parece normal, lejos de otras muchas ni tan cómodas ni confortables nos precipitan al 18 de Julio de 2012, es una tercera y última mañana de postal que nos hace olvidar que estamos en la vertiente norte de los Pirineos. ¿Qué ha sido del secular mal tiempo?

            Nos levantamos sobre las siete y a las ocho menos cuarto estamos bajando suavemente hacia el Lac de Estom para rodearlo por su orilla izquierda. Hay que decir que disponemos de camino en ambas orillas pero nos vamos por derecho a lo más corto.

            Hemos decidido probar el ascenso a la Cuenca Lacustre de Labas por la orilla derecha de la cascada por la que desaguan los lacs, convencidos de que hay camino y si no lo encontraremos.

            Esta orilla del lac tiene un camino menos uniforme que la derecha  pero enseguida alcanzamos la cola del lac y proseguimos en dirección sur hasta que nos planteamos atravesar el barranco.

            Con algunas dificultades lo atravesamos y tomamos el difuminado camino que prosigue por la orilla derecha del barranco hasta que alcanzamos una zona en la que el barranco se filtra completamente y que ayer no habíamos advertido. ¡Será posible!

            Luego aparece de nuevo el barranco cuando nosotros nos encontramos de nuevo en su orilla izquierda ya que hemos decidido iniciar el ascenso hacia la pared un poco por medio y luego atravesar el barranco bajo la cascada para entrar en el corredor en el que suponemos camino.

            El Lac de Estom está a 2804 metros de altitud y ni siquiera habremos subido una treintena de metros ya que el fondo del valle es extremadamente llano. Luego, absolutamente irregular y surcado por barranquillos llenos de bloques graníticos y exuberante verdura en flor se va elevando hacia la pared del circo por el que salta la cascada.

            Nosotros, a mitad de la rampa atravesamos fácilmente el barranco dividido en ramas y en dirección sudeste nos vamos a por la entrada de un amplio corredor relleno de enormes bloques graníticos

            Enseguida reconocemos la baliza que viéramos ayer: se trata de una marca de Parque Nacional y las hay a montón ya que el camino recorre su límite este. No demasiado transitado ya que es bastante irregular está lleno de balizas y de citas. Son las nueve menos cuarto.
 
Estom Soubiran.

            Se orienta hacia la parte derecha del amplio corredor, atraviesa una rampa de verdura y se llega a las paredes que lo cierran lugar en el que atraviesa el corredor y se orienta al sur utilizando una amplia vira también llena de verdura.

            Gana altura más suavemente que al principio que lo ha hecho a destajo y enseguida se arrellana acercándose a la cabecera de la cascada pero sin llegar a ella se introduce en la Cuenca Lacustre de Labas y Estom Soubiran.
 
Lac Labas.

            Llevamos delante a un trío que se quedará a la orilla del Lac de Labas y nosotros pasamos junto a un primer laquette y enseguida alcanzamos el Lac de Labas situado a 2281 metros de altitud.

            Hemos subido a la sombra  y aquí en la cuenca lacustre nos recibe el sol en una mañana que ni pintada para caminar.

            Transitamos la orilla derecha del lac en suave ascenso y comprobamos que no es muy fácil de fotografiar entero dadas sus más que considerables proporciones.

            El camino gana altura sobre el lac a la vez que lo rodea, pasa una zona en la que se ha barrenado el granito sin ser muy necesario y alcanza la cola del Lac de Oulettes de Estom Soubiran a 2360 metros de altitud.
 
Lac de Oulettes de Estom Soubiran.

            Se trata de un lac también, de considerables dimensiones, pero que no apreciamos muy bien desde la cola y al contraluz de la mañana. Pero de cualquier forma ya lo contemplaremos a la vuelta.
 

            El camino lo rodea por su orilla sudoeste a través de  una serie de promontorios de verdura desde los que nos asomamos puntualmente al Lac de Labas. Luego nos aproximamos a la entrada de aguas al mismo que provienen del Lac Couy  a cuya cola llegamos enseguida y desde allí divisamos con bastante claridad nuestro objetivo: el Soum de Aspe en el horizonte sudeste.

            Hay una clara loma de verdura que en dirección este se va elevando hacia la zona de los Lacs de Malh Arrouy pero para ello habría que descalzarse, así que decidimos seguir el camino y rodear el lac por el oeste siguiendo la clara senda que conduce a los Lacs Glaces y al Collado de las Gencianas para terminar el rodeo prácticamente completo y tomar  el lomo herboso.
 
Pic Pebignau.

            Estamos a 2450 metros de altitud y el Lac Couy es un lago muy irregular, con una plancha de agua dislocada que más bien parece un conjunto de lacs. Tras el primero que rodeamos por el oeste viene un segundo desde el que contemplamos una preciosa imagen reflejada del Pic Pebignau. Para entonces ya hemos cambiado  de parecer y en lugar de ascender suavemente por la zona de los Lacs de Malh Arrouy lo vamos a hacer directamente por un corredor que asciende directamente a la base del corredor norte del pico.

            Separados ya del camino que prosigue al sur hacia el Lac Glace proseguimos al sudeste por el fondo de un amplio barranco del que nace el corredor que buscamos.

            A la sombra, el nevero de fondo está todavía algo duro pero lo aprovechamos para avanzar unos pocos metros cómodos que nos depositan en una pedrera metamórfica absolutamente inestable pero también a la sombra que ya se agradece en esta mañana excesivamente cálida.
 
            La pedrera se estabiliza enseguida por suerte y su ascenso se torna cómodo mientras contemplamos la Cara Este del Labas y tan pronto como ganamos un poco de altura el Lac Glace. Pero son 200 metros largos de desnivel y hay que patearlos pues mentalmente se hacen un poco largos.

El Gendarme del Soum de Aspe.
 
            El corredor se va acostando paulatinamente y de alarga muy suave hasta coronar en las inmediaciones del Lac de Aspe a 2690 metros de altitud. Son las diez de la mañana.

            Al este queda el sombríamente metamórfico Pic de Malh Arrouy y al norte nuestro corredor que nos ha de llevar al Col de Aspe.
 

            Se trata de un amplísimo corredor  más bien una enorme ladera pedregosa que se estrangula un tanto en su parte intermedia vigilado por un precioso gendarme en la parte oeste del mismo.

            Nosotros lo atacamos siguiendo unas débiles trazas de camino junto a un nevero residual un poco por medio. Enseguida nos damos cuenta que son de bajada y tan pronto como se empina un poco la ladera  nos deja claro la dificultad de su tránsito.

 
            Absolutamente descompuesto e inestable nos obliga a cambiar continuamente de dirección en busca de materiales estables que no lo son pero progresamos poco a poco para arriba cada uno por su lado: Juan cruza el corredor y se va por la parte izquierda en la que aflora un poco de roca madre y nosotros terminamos por tomar la orilla derecha en la que una especie de crestón nos permite una trepada al menos efectiva que nos permite pasar el estrangulamiento y alcanzar las inmediaciones del Col de Aspe.
 
Desde el Col de Aspe.

            Hemos pasado una media hora entretenida para alcanzar el col situado a 2820 metros de altitud y desde allí solamente nos resta tomar la arista hacia el oeste y afrontar el casquete somital del pico.

            Una amplia y suave loma nos conduce a la base de resalte somital muy erguido a toda cresta pero que presenta un par de corredores separados por un gendarme romo que no tienen mala pinta.

            Una débil senda se encamina a los mismos introduciéndose ligeramente en la cara norte. Allí decidimos tomar el corredor situado más al este que es fácil pero que está lleno de basura como pocos.
 

            En su parte intermedia hay una pizarra empotrada muy lisa que canaliza la pedreguilla de la parte superior. Cada uno que pasa hace correr las piedras a su paso.

            Enseguida se alcanza un pequeño descansillo  que aprovechamos para cambiarnos al corredor situado más al oeste que aunque es más erguido tiene mejor piedra que la parte de abajo.

            Son otros pocos metros fáciles los que nos llevan a un pequeño crestón no obligatorio y que nos deposita enseguida en la Cima del Soum de Aspe.
 
 
Lac y Laquette de las Gentianas.

            Son las once menos cuarto y estamos a 2968 metros de altitud. Desde la amplia cima contemplamos toda la cuenca lacustre que hemos transitado, la parte este de la misma por la que pensamos volver y la zona de los Lacs Glace. Los Cestrede, Pebignau, Seda, Labas, Estom, y Malh Arrouy nos rodean. Más lejos queda el inconfundible Ardiden al norte, al nordeste Neouvielle y Troumousse al este; al sureste Ordesa al sur el Valle de Canau, al sudoeste Tendeñera y Vignemale y al oeste Midí de Ossau, Faxa, Frondiellas Balaitus… una buena colección sacada de la calima de la mañana.
 

Artemisa.

            Almorzamos entre dudas de hacia dónde mirar y media hora más tarde emprendemos el descenso hasta el col siguiendo aproximadamente el mismo camino y sin apedrearnos, lo que no es poco.
 

            En el corredor  nos recuperamos de las fatigas de la subida en una patinada memorable de arriba hasta abajo. Luego atravesamos la pedrera de la base y nos llegamos a la orilla del Lac de Aspe rodeándolo por su orilla oeste y visitando el nevero residual que lo alimenta.
 

Corredor al Soum de Aspe.

            Echamos un cumplido trago con agua a temperatura de nieve y proseguimos en busca del Lac de Malh Arrouy recorriendo en suave descenso la cuenca lacustre en dirección norte.

Lacs de Malh Arrouy
 
            No necesitamos acercarnos a su orilla para contemplarlo perfectamente. Se trata también de un lac de considerables proporciones que cuenta con un laquette en su parte oeste y que también visualizamos perfectamente

            Luego vendrá un  largo y suave descenso por terreno mixto en el que abunda el praderío  salpicado de afloraciones metamórficas y en el que iremos contemplando el numeroso conjunto de planchas de agua de la Cuenca Lacustre de Labas y Aspe. Atajamos un par de depresiones siempre a media ladera y en suave descenso hasta alcanzar la cabecera del crestón herboso que nos deposita en la Cola del Lac Couy cuyo barranco desagüe cruzaremos unos metros más abajo sin necesidad de descalzarnos,  aprovechando un puente natural ya que el barranco se filtra.

            Cerrado el bucle de la cuenca lacustre seguimos camino de descenso contemplando la magnífica estampa del Lac de Oulettes de Estóm Soubiran de camino al Lac Labas.

            Superado el mismo buscamos camino a la izquierda del barranco pues vamos a volver al encuentro del Camino al Col de Arraille faldeando la cresta Norte del Pic Labas.  Para cerrar así el segundo bucle de la jornada.

 
            El Barranco de Labas se abre paso entre una enorme pedrera de granito resuelta por un tajo profundo por el que discurrirá el barraco. En la pedrera aparece un transitadísimo camino que prácticamente de llano y en dirección noroeste alcanza la vertical de la Cresta Norte de Labas en un paraje que puede resultar ciertamente complicado en invierno.

            Pasamos a la vertiente oeste de la cresta y tras un tramo compuesto por unos cortos ascensos llaneamos de nuevo al encuentro del Camino que permite el acceso al Vallon de Labas que ya conocemos.

            Atajamos todas las lazadas del camino y nos llegamos enseguida al barranco que baja del Col de Arraille hasta el bloque de granito en el que están las señalizaciones correspondientes, aquí no han colocado poste de madera.

            Luego camino abajo en dirección norte abreviamos para llegarnos a la Cabaña del Lac de Estom cuando son las dos menos cuarto.
 
Cabaña de Estom.

            Comemos dentro de la cabaña descansando de un sol de justicia, recogemos y enmochilamos nuestros bártulos y a las dos y media cerramos la cabaña y nos vamos para abajo al encuentro de la multitud: la mitad todavía sube y la otra baja.

            Hace calor pero aprovechando que las mochilas pesan un poco menos metemos nuestro ritmo de maniobra y dejamos que el piloto automático nos lleve entre continuos bonjour.  A las cuatro  llegamos a la Fruitiere.

            En el barranco y junto al aparcamiento nos damos un remojón, nos cambiamos de ropa y nos quitamos de encima el tute del día que ha consistido en subir 1200 metros y bajar 1700. En total la movida de los tres días se ha saldado con 4550 metros de desnivel acumulado.

            Luego, sin prisas pero sin demasiadas pausas montamos en el coche y nos vamos para abajo esperando que la movida del Tour ya haya dejado limpio el Sulor y el Aubisque ya que el paso lo tenían alrededor de la una del mediodía.

            Así será. En el puerto encontramos un poco más de tráfico del acostumbrado en pleno verano pero no supondrá mayor problema que dejar que pasen los kilómetros con circulación pesada en la subida al Portalet. Luego el sur ya es otra cosa.

            El Valle de Lutour que ahora conocemos un poco mejor nos ha dejado proyectos que pueden esperar pero que están allí, esperándonos.  

Para ver más fotos. del Valle de Lutour.

Puedes ir al Comienzo. 

             

              

 

             

 

 

 

 

  

           

 

 

 

 

           

 

17 jul. 2012

40c-12. PIC DE LA SEDA. 17-7-2012.

Labas y Seda.

Col de Labas, Cara Sur, Contrafuerte Sur de la Seda y Arista Sudoeste de la Seda. Descenso por Arista Suroeste de la Seda, Hourquette de Ossoue, Lacs de Arraill y Col de Arraille a la Cabaña del Lac de Estom.

17-7-12.

Salida 12 h. Llegada 17 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.



Mapa de la Seda procedente del IGN francés. Vía en amarillo.

            En el Col de Labas nos despedimos de nuestro momentáneo compañero de descenso, el se baja a Bayssellance y nosotros nos vamos a por el Pic de la Seda, una auténtica incógnita del que solamente contamos con alguna referencia de su arista sudoeste.

 
            Las aristas del Pic de la Seda no parecen complicadas en exceso  y a simple vista, pero nos inquieta el hecho de que la vía más utilizada para su ascenso desde el refugio de Bayssellance se alargue hasta la Hourquette de Ossoue dando una vuelta considerable.

            Subiendo el Corredor a la Brecha Norte de Labas no nos hemos fijado demasiado en la arista este y si, en cambio, en una amplia terraza que bastante asequible se encumbraba muchísimo en el pico por su vertiente norte aunque tenía un acceso desde el Vallon un tanto incierto.

            Desde la Cima de Labas nuestras miradas han recorrido la arista este sin conclusión, los corredores cimeros de la cara sur bastante erguidos y la amplia ladera sur que de manera fácil nos permitiría aproximarnos a la cima.
 
Labas.
 
            Con toda esta información decidimos explorar la cara sur y sobre la marcha decidir.

            A las doce menos cuarto abandonamos el Col de Labas situado a 2719 metros de altitud y tomamos la Arista Este de la Seda por un tramo ascendente y salpicado de verdura. Abajo se ha quedado una diminuta depresión ocupada por un casi extinto nevero y el camino hacia Bayssellance.

            Unos metros más arriba se abre ante nosotros la ladera sur del pico y abandonamos la arista para trazar una diagonal imaginaria que atraviese toda la pared en suave ascenso y nos aproxime a los corredores cimeros situados más al oeste. Desde aquí no se distingue la Cima de la Seda.

 
            Se trata de una ladera medianamente inclinada y mixta de granitos y pratenses que se puede transitar por cualquier parte siempre por encima de las paredes inferiores que la separan del Rellano de Bayssellance y que de momento nos permiten un camino cómodo que nos aproximará poco a poco a nuestro objetivo.

            No nos acercamos demasiado a la base de los corredores que jalonan la arista este del pico por contar con perspectiva pero al paso todos nos parecen inconcretos y erguidos por lo que nuestras miras se cifran en el situado más al oeste que parece algo tumbado y todavía más en un contrafuerte que parte de la arista cimera hacia el sur y que tiene un buen perfil. Si fallan estos todavía tendríamos la opción de alcanzar la arista sudoeste y ascender por ella a la cima.

            Conforme vamos atravesando la ladera se acuesta un poco y prácticamente desaparece la instalación de pratenses convirtiéndose de hecho en un enorme pedregal de granitos bastante asentados. Nos aproxima al corredor más al oeste pero para entonces ya hemos decidido ganar el contrafuerte sur y progresar luego por la cresta en busca del pico que creo habremos rebasado por lo que habrá que volver un poco.

 
            El contrafuerte tiene variados y fáciles accesos que son cortos y fáciles corredores ya que la pedrera se encumbra bastante y de ellos tomamos uno estrecho de rocas menudas pero muy estable que nos conduce tras una pequeña trepada a una brecha en la que hay una cita y una maravillosa vista de la Norte de Vignemale. Estamos sobre los 2850 metros de altitud pero el desnivel no es importante. Son las doce y diez.

 
            Se trata de una brecha, luego muy visible desde la Hourquette de Ossoue, desde la que confirmamos nuestra sospecha de que no se trataba de la Arista Sudoeste sino del Contrafuerte Sur de la Seda.

            La ladera sigue transitable al otro lado del contrafuerte pero nosotros giramos al norte y nos vamos arista para arriba a toda cresta ya que se puede ir por cualquier parte, es una arista de las que nos gusta: cada uno por su sitio y disfrutando además de aprovechando el tiempo.

            Enseguida confluimos como la Arista Sudoeste de la Seda, que por cierto también se abre Más abajo hacia el oeste.

 
            Se trata de una arista que es igualmente fácil conformada fundamentalmente por bloques graníticos medianos que se transita cómodamente.

            Pasamos una pequeña brecha y alcanzamos otra siguiente que tiene el descenso por una placa de media docena de metros verticales pero muy cuarteados que se deja bajar  bien. Será de segundo. 

            Más allá un corto tramo de cresta nos conduce enseguida a la pequeña Cima del Pico de la Seda situado a 2976 metros de altitud y son las doce y media.
 

            La cima es un reducido y dislocado caos de bloques graníticos en la que no es fácil hacer una foto pero nosotros conseguimos una en compañía de Vígnemele en la que guardar tanta felicidad como nos proporciona la montaña puesto que nos coge toda en nuestras pequeñas almas de montañeros.

Baissellance.
 
            Contemplamos una vez más el Arriden con sus monaguillos, difícilmente identificamos el Estibe Aute  pues no es una cima excesivamente prominente, nuestro oeste discreto e inconfundible, Bayssellance plácidamente plano y la arista que bastante plana e irregular se alarga hacia el este dándonos la impresión de que no debe ofrecer excesivas dificultades al igual que el corredor tumbado que hemos desechado para subir pero en la montaña hay que decidir; luego, han quedado ya atrás otras opciones que podrían haber sido.

 
            Un cuarto de hora después ponemos nuestra vista en el oeste e iniciamos el descenso de la arista sudoeste con nuestro acostumbrado paso de maniobra, disfrutando por libre de la forma personal de evolucionar en la montaña.


 
            En la brecha cimera hacemos algunas fotos de la placa y coronada nos vamos para abajo especulando si abandonamos la arista en la entalladura característica y anterior a la Hourquette de Ossoue para irnos a comer a los Lacs de Arraille, y desechada la arista noroeste que nos conduciría directamente al Col de Arraille. Al final optamos por hacer la arista completa hasta la Hourquette de Ossoue y desde allí alcanzar los Lacs de Arraille.


Una mirada más a Labas.
 
            Comprobamos que con la excepción de un primer corredor estrecho luego las paredes defienden muy bien la vertiente norte hasta la amplia depresión próxima a la Hourquette, también nos parece asequible la arista que conduce al Col de Arraille  y sin más nos llegamos a la Hourquette de Ossoue disfrutando de las armerías alpinas profusamente floridas.

La Soroeste de la seda.

Col de las Neous.
            Son las dos menos cuarto cuando abandonamos la Hourquette por el transitadísimo camino que desciende hacia el norte en busca del Rellano de Oulettes de Gaube y al paso a disfrutar de uno de los espectáculos más grandiosos del Pirineo tantas y tantas veces contemplado pero que con el paso del tiempo no hace más que ganar emocionante espectacularidad.

            Guardaba la idea en mi memoria de que el Camino hacia el Col de Arraille partía desde bastante arriba pero la realidad es que hay que bajar bastante, incluso por debajo del nivel del col.

            Nosotros, atracados ya de paisaje, decidimos abandonar el camino e introducirnos directamente en la Cubeta Lacustre de Arraille en dirección nor-nordeste y enseguida alcanzamos el Lac Superior de Arraille a 2475 metros de altitud.

 
            Son las dos y cuarto cuando nos sentamos junto al lac para darnos un remojón de pies que mitigue la severidad de tanta piedra. El agua está que corta, a la temperatura del nevero de la otra orilla, está de testigo la Pique Longue.

 
            Comemos tranquilamente y alrededor de las tres de la tarde nos vamos en suave descenso recorriendo la cubeta lacustre en dirección norte para rodear por el este el Lac Medio de Arraille y contemplar el Lac Inferior de Arraille enmarcado con las Agujas de Chanbarrou. Desde allí iniciamos un suave remonte a través de un amplio pedregal para alcanzar el Camino al Col de Arraille.

 
            Alcanzado el camino enseguida se sumerge en un tramo de pedrera que rellena completamente la subida al sol salvo un reducido nevero residual que atravesamos con encendida devoción.

            Son 150 metros de desnivel que realizamos tranquilamente con el sol cargado a nuestras espaldas los que nos depositan en el Col de Arraille situado a 2583 metros de altitud.

            En el col hay un trío bajo un sombrajo al que se has hecho algo larga la subida y nos anuncian desconsoladamente piedras. No hay que confundir el monte con la playa.

Vertiente Norte del Col de Arraille.

            Son las tres y media pasadas cuando iniciamos el descenso de un camino que en dirección norte se alarga en busca del fondo del valle a través de cumplidas pedreras graníticas; pero no hay problema, la vista larga, la mochila y la gorra que nos quita el sol de la espalda y el piloto automático que haga su tarea nos depositarán en el cruce de caminos de la mañana cerrando el bucle que habíamos soñado.

            Estamos a 1600 metros de altitud y proseguimos para abajo con la vista puesta en el Desagüe de los Lacs de Labas y de Aspe. Esta mañana he creído ver alguna baliza clara en la orilla derecha del mismo y una clara posibilidad de camino que permita superar las paredes del circo.
 

            Luego dejamos que la espléndida plancha de agua del Lac de Estom  se haga próxima y Alcanzamos la cabaña del Lac de Estom cuando son las cinco menos cuarto de la tarde con lo que finiquitamos nuestra jornada de 1650 metros de desnivel.

            Tenemos una inmensa tarde, algo más cálida que la de ayer para darnos un lavazo en el lac y descansar mientras rumiamos una bolsa de aceitunas que regamos con abundante agua.

Geranios robertianos.
 
            Tenemos tiempo de localizar de nuevo la culebra de agua que es la patrona de la pensión, de hacer la cena y liquidarla tranquilamente y de dar una vuelta por los alrededores en busca de cobertura telefónica que no la habrá, todo para hacer tiempo de empiltrarnos cosa que sucederá sobre las nueve y media cuando todavía no ha llegado la noche al relevo del día.

Más fotos del Valle de Lutour.

Puedes ver la Continuación. 

También puedes ir al Comienzo.     

40b-12. PIC LABAS POR EL VALLON DE LABAS. 17-7-2012.

Labas desde la Hourquette de Ossoue.

Lac de Estom, Camino al Col de Arraille, Camino al Col de las Gencianas, Vallón de Labas, Corredor a la Brecha Norte de Labas y Arista Norte. Descenso a la Brecha Norte de Labas, Corredor a la Brecha Norte de Labas y Collado de Labas.

17-07-2012.

Salida 08 h. Llegada 12 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Labás y Seda.
 
            A una tarde fresca más debida a los esfuerzos de la jornada que a la temperatura real en el Lac de Estom le sucede una noche cómoda larga y confortable además de reconfortante salvo el sonsonete a media noche de una ratilla que pretendía aligerar nuestras pertenencias. Así que el 17 de Julio nos sorprende horizontales tal y como se despidió el día anterior pues son las siete y cuarto cundo nos ponemos en pie: no hay prisas.

            Desayunamos, recogemos la Cabaña de Estom que es nuestra y a las ocho de la mañana nos ponemos en camino. Estamos a 1804 metros de altitud y nos espera una jornada llena de incógnitas pues no conocemos casi nada del recorrido que pretendemos.


            El camino que parte del refugio de Estom marcha en dirección sur por la orilla izquierda del lac y enseguida empieza a ganar altura con una serie de lazadas que se siguen con un tramo horizontal con destino al Col de Arraille.

            Atrás y al fondo se queda el sombrío lac mientras que nosotros nos adentramos en el sol de la mañana que se cuela por encima del Circo de Labas.
 
Vallón de Labas.

            Superada la cola del lac, hemos contemplado la Cascada de Labas, el camino gira al oeste bordeando la ladera este del Pic de Estibe de Estom hasta alcanzar un punto próximo al barranco que baja del Col de Arraille y donde el camino se divide: al noroeste y mediante cortas lazadas se va al Col de Arraille y nosotros cruzamos el barranco seco en este punto y tras coger agua que baja del Vallon de Labas nos vamos para arriba en dirección norte. Estamos sobre los 2000 metros de altitud.

 
 
            Un transitado camino serpentea sobre una inclinada ladera de verdura y tras unas cuantas zetas se alarga horizontal hacia el este en busca del Col de las Gencianas previo paso por la Cubeta Lacustre de los Lacs de Labas; Rosa, que lo de las vueltas le va poco se va para arriba atajando directamente y tomando el camino que prosigue al norte, muy erguido, para introducirse por el estrangulamiento en el Vallon de Labas.
 
Entrada al Vallon de Labas.

 
            Poco más arriba la verdura es sustituida por la pedriza granítica  con lo que alcanzamos el umbral del vallon comprendido entre la Cresta Norte del Labas al este y un contrafuerte del Pic de la Seda al oeste.

 
            Se trata de un barranco completamente longitudinal y que en mediano ascenso prosigue al sur con un horizonte límite en el Col de Labas que lo tapona. Ascendemos con el barranco sumergido en la pedriza aunque nos acompaña el arrullo del agua nacida de los neveros residuales que tachonan concretas y reducidas zonas del barranco especialmente en el fondo del mismo.


 
            En la Cresta Norte de Labas se ha recortado nítido un corredor muy estrecho y todavía vestido de nieve que nos anuncia la inmediata presencia del subsiguiente corredor que vamos buscando y del que enseguida aparece el potente cono de deyección del mismo arrancando del mismo fondo del barranco. Conforme nos aproximamos al mismo se descubre paulatinamente hasta enseñarnos la brecha en la que concluye.

            Estamos alrededor de los 2550 metros de altitud y es la hora de la decisión: atravesamos el nevero de fondo en muy suave ascenso y nos introducimos en la zona norte del cono de deyección del corredor: nos esperan 400 metros metamórficos que imaginamos poco cómodos. Van a ser las nueve y cuarto

            Los primeros metros están absolutamente inestables y hay que andarse con mucho cuidado a pesar de que las piedras tienen un buen tamaño. Luego se estabilizan un poco los materiales y nos permite una fácil progresión en busca de la entrada del corredor hasta que una zona de gravas nos lo pone un poco duro ya que la pendiente ya es rigurosa.

            Porfío con Juan en la idea de alcanzar aunque sea en travesía incómoda la pared derecha del corredor recién nacido pero todavía penaremos unos minutos peleando cruentamente con un corredor absolutamente descompuesto. Finalmente me voy hacia la pared y enseguida lo hacen mis socios. Los materiales están más firmes, hay huellas dispersas practicadas sobre terreno húmedo y los apoyos de manos en la roca aunque descompuesta ayudan lo suyo, además alguno de los de mano pasa a ser seguidamente de pie y ya es el completo.

            El corredor sigue igualmente erguido si no más y se estrecha mostrándonos el neverillo residual que lo corona, pero quedan los últimos 100 metros y la pared que llevamos deja de sernos útil por lo que hay que atravesar penosamente el corredor y proseguir por la pared izquierda  ahora muy escalonada y fácil de transitar. Los últimos metros son una perfecta antesala del casquete somital que hemos de ascender a continuación.

Una mirada a la zona lacustre de mañana.
 
            Son las diez cuando alcanzamos la Brecha Norte de Labas situada sobre los 2900 metros de altitud. La Punta Norte de Labas tiene una pinta infernal pero en cambio la ladera que nos queda siendo erguida y descompuesta va a resultar amable y fácil de subir pudiéndolo hacer un poco por cualquier parte.

 
            Son las diez y cuarto de la mañana cuando alcanzamos la amplia Cima del Pic Labas situada a 2976 metros de altitud. Ha sido más fácil de lo que suponíamos a priori.

            En la cima hay un montañero que ha subido desde Baysellance y no le ha gustado demasiado su camino así que se queda para bajar con nosotros.

Atrás Estom Soubiran y más atrás Ordesa.

Preciosos lacs que nos esperan: Labas y más.
 
            Nosotros tenemos el corazón partido. Por una parte nos interesa la cara sudeste del Pico de la Seda que vemos perfectamente desde aquí, la dentellada Arista Este que arranca del Col Labas y los corredores somitales que surcan la parte superior de la pared y sobre ello habrá que decidir más bien pronto que tarde. Por otra al nordeste se encuentra la compleja Cuenca Lacustre de los Lacs de Labas y de Aspe y el Soum de Aspe que nos espera mañana, el Malh Arrouy en el Pic de Pebignau, El Estom Soubiran, el Sud de Aspe y el Pouey Mourou están por allí en dislocada armonía salpicados de lacs.

            El Circo de Gavarnie, Marcadau, Bujaruelo y Otal siguen presentes al igual que el imponente y próximo Vignemale.

            Buscamos un lugar al solecillo de la mañana pues subiendo a la sombra no se hacía nada de calor contando con el vientecillo de altura que nos ha acompañado y pasamos un largo rato en esta cima tanto tiempo ansiada.

            Son las once de la mañana cuando iniciamos el descenso. Juan y yo bajamos delante mientras que Rosa y nuestro nuevo compañero lo hacen detrás. Si tiran algo nos podemos librar con relativa facilidad.

 
            De esta forma alcanzamos la Brecha Norte de Labas fácil, tranquilamente y sin contratiempo alguno. Juan se va como una moto para abajo patinando y trotando el corredor mientras que yo me quedo con los otros socios y tranquilamente, eligiendo los tramos más inestables nos bajamos en un santiamén.

            El corredor de baja mucho mejor de lo que nos parecía mientras lo subíamos y lo que es más, buscando un poco prolongamos el patinaje, bastante cómodo, hasta muy abajo prácticamente hasta una altura equivalente al Col de Labas.

            De allí para abajo quedan algo más de 50 metros de descenso obligado por la existencia de un inclinado nevero poco apto para nuestras botas blandas por lo que bajamos un poco más de lo que hubiéramos deseado.

Hacia el Col de Labas.

Armeria alpina.
 
            Sobre los 2625 metros de altitud atravesamos el nevero y nos incorporamos al caminillo que en diagonal ascendente hacia el oeste se encumbra hasta el Col de Labas.

Labas desde el col des mismo nombre.

La Este de Labas desde los Lacs de Labas.
 
            Son casi 100 metros de desnivel que no se hacen pesados tras aligerarnos de ropa puesto que el corredor lo hemos bajado con el forro polar y los guantes puestos en prevención de alguna caída. Son las doce menos veinte cuando alcanzamos el Col de  Labas situado a 2719 metros de altitud y la jornada no ha hecho.

Más fotos del valle de Lutour.

Tiene Continuación.

También puedes ir al Comienzo.