26 ene. 2014

5-14. MANDILAR POCO AGRADECIDO. 26-1-2014.

En la Arista Cimera de Mandilar con el Corredor Trasarriu detrás. 


Aparcamiento de Panticosa, Pista Santa Cruz, Petrosos, Caras Norte y Este y Arista Sudeste.

26-01-2014.

Salida 10 h. Llegada 15 h.

Mixto.

Muy fácil.

Esquís de Montaña y raquetas.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de Mandilar procedente de Iberpix. Vía en amarillo. 

 
            Cuando se tiene todo el tiempo del mundo y vives en la montaña te propones olvidarte del mal tiempo y salir solamente cuando las condiciones acompañen. Pero cuando el tiempo no acompaña repetidamente pues marchas al monte y…

            Hace ya unos días que las condiciones de la Pista de Santa Cruz para subir a Mandilar nos echaron para atrás. Volveríamos con mejores condiciones. Hoy domingo 26 de Enero de 2014, el mejor día en teoría de entre un montón y en el Aparcamiento de Panticosa, cargamos los esquís en la mochila a las diez de la mañana. Las condiciones son peores que las del día que rechazamos, creemos que el porteo que tendremos que realizar es un pecado pero…

            La pista arranca a 1160 metros de altitud y suponemos que hasta los 1300 metros al menos  no podremos calzar los esquís.
 

            Subimos conversando relajadamente en medio de una primaveral mañana en la que ha habido un  débil rehielo al encuentro del primer y amplio rellano  en el que suponemos encontrar nieve suficiente para foquear. Pero no será así. Hemos de alcanzar el siguiente rellano y allí, sobre casi los 1450 metros lo hacemos avanzando entre algunos cortes y aprovechando las orillas. Hay una infinidad de huellas de botas en descenso.


            Los atajos de los rellanos no tienen suficiente nieve, la Pista de Mazaranuala tiene más negro que blanco y no ha sido abierta todavía, total que alcanzamos el remonte de Selva Verde y andándonos con cuidado. Estamos a 1520 metros de altitud.
Catieras.
 
            Hemos subido fundamentalmente en dirección sur y ahora vamos a proseguir por las inmediaciones de Selva Verde y posteriormente por la misma para rodear Petrosos de manera cómoda a la vez que nos asomamos al Caldarés pelado de nieve hasta muy arriba pero con la carretera cerrada por “riesgo de aludes”. Comentamos con Juan que no sabemos de dónde leches puede caer la nieve pero como ahora dan alertas, como la última, por 7 centímetros de nieve…
 
La carretera al Balneario cerrada y la nieve ahorcada en las alturas.
            La mañana sigue espléndida a pesar de que por el oeste entran altoestratos anunciando la llegada de la siguiente borrasca y van ni se sabe, cuando giramos al sudoeste y nos vamos directamente a Petrosos con una nieve virgen estupenda al sol de la mañana.
            Comprobamos que la Pista Peña Blanca que es la que baja directamente desde Mandilar está cerrada y sin huellas de tránsito y subimos tranquilamente la pala que actualmente es una enorme pista continua y que nos permite alcanzar la Pista de Hoz que es la que nos llevará a la zona de los Ibones de Sabocos y los Asnos.
El Verde.
 
 
            Con la pista rodeamos Mandilar por el norte y el este, contemplamos muy cargado de nieve el Verde y vamos girando poco a poco para colocarnos por encima del Ibón de los Asnos que está inmaculadamente blanco.
 
Sabocos.
 
Tendeñera.
 
            Cruzando pistas de esquí alcanzamos la arista este que muy alomada nos permite un tránsito cómodo mientras contemplamos Peña Roya y Peña Blanca con el espléndido Corredor Trasarriu de gratos recuerdos; Sabocos con sus corredores está que se sale de nieve y llevando a la espalda a Tendeñera espléndidamente blanca alcanzamos la Cima de Mandilar o Punta Narronal que también ahora llaman Mirador de los Valles. Estamos a 2212 metros de altitud y va a ser la una del mediodía.
 
Con el Corredor Trasarriu.
 
 
            Al abrigo de la brisilla que corre aquí arriba y chupando el débil sol que todavía se cuela por el sur comemos mientras la perturbación avanza inexorablemente llevándose algo de visibilidad.
 
La Pârtacua.
 
 
            Hacemos fotos, cambiamos los aparejos y a las dos menos cuarto nos marchamos para abajo con la intención de seguir aproximadamente la misma trayectoria que a la subida.
Ibón de los Asnos.
 
            La nieve pisada está estupenda pero fuera, como ya han anunciado algunos  está costrosa y difícil cosa que comprobaremos de inmediato por lo que, decididos a no hace sangre, descenderemos fundamentalmente por las pistas hasta Selva Verde.
 
            Nos quitamos los esquís, los cargamos en las mochilas y nos tiramos tres cuartos de hora de descenso por la pista y a buen paso que con la hora y cuarto de subida nos han regalado una actividad poco agradecida en la que hemos movido un desnivel de  1050 metros; pero eso sí, hemos disfrutado de un espléndido paisaje y de un sebazo de día con mucha nieve ahorcada en las alturas pero completamente limpio en las faldas medias y bajas.
 
               En Selva Verde quitamos los esquís y caminando hasta Panticosa.

              Hemos tenido mejores días en mandilar y también peores.

Puedes ver algunas fotos más.



 
 
 

 

 

23 ene. 2014

4-14. OTURIA. 23-1-2014.

La Cara Sur de Oturia desde el interior del Pinar de Santa Orosia.

Pista de Santa Orosia, Ermita de Santa Orosia, Mallata Javierre, Cara Sudoeste y Arista Sudeste.

23-01-2014.

Salida 11 h. Llegada 15 h.

Mixto.

Fácil.

Esquís de montaña y raquetas.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
 Mapa de Oturia procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Llamamos por teléfono a Juan para decirle que nos vamos a Oturia, no eran ya horas…. El estaba pensando en lo mismo y a las diez lo recogemos para marchar a Yebra de Basa y meternos pista arriba.

            Ha nevado, poco, raro… este invierno está saliendo algo extraño. Suponemos que podremos subir bastante arriba y si nos lo hubiéramos propuesto hubiéramos llegado hasta la Ermita de Santa Orosia pues por poder se podía.

            Nosotros llegamos a la vuelta del repetidor, pasamos la zona de ventisqueros y enseguida buscamos un lugar ancho para dar la vuelta. Lo hacemos y aparcamos el coche1440 metros de altitud. Son las once menos cuarto.
 
 
            Para ser un 23 de enero las temperaturas son inusualmente cálidas: estamos en una primavera adelantada y la nieve está débilmente soleada y blanda.  Foqueamos cómodamente hasta la vuelta del atajo que hacemos con poca nieve entre las matas de genista y retomando la pista nos llegamos a la ermita cuando las nieblas que se iban asomando por el oeste se vienen por nosotros.
 
 
            La Cara Sur de Oturia aparece intermitentemente entre las nieblas, bastante blanca mientras nosotros atravesamos el pinar siguiendo dirección norte, pasamos por los abrevaderos y nos llegamos a la Mallata de Javierre en suave ascenso.
 
 
            Ganamos altura en dirección a la cima para hacer luego una larguísima diagonal al este por terreno cómodo y tras un par de vueltas maría alcanzar la arista sudeste. Siempre que subimos esta cara lo hacemos así.
 
 
 
            Ya hemos comprobado que hay menos nieve de la que parecía y que en el descenso nos vamos a tener que espabilar entre las areniscas emergentes que son multitud.  En la arista nos envuelve la niebla y sin ningún problema más que el viento nos llegamos al Pilote Cimero de Oturia a 1925 metros de altitud Son las doce.
 
Nieblas y viento en la Cima de Oturia que anuncian un delicado descenso.
 
 
            Nos abrigamos un poco defendiéndonos  del viento tras el pilote, hacemos alguna foto, echamos un café caliente y veinte minutos más tarde, aprovechando el inicio de un claro de las nieblas nos vamos para abajo.
            Tras descender unos metros por la arista de llegada tomamos las palas de la cara sudoeste con las orejas tiesas: hay piedras a montón y la nieve está regularcilla con algunas acumulaciones de nieve polvo.
 
            Juan con sus raquetas baja de frente, Rosa enseguida se marcha un poco al oeste buscando tramos libres de piedras donde girar y yo me bajo un poco al sur en busca de un par de corredorcillos bien nevados que me sacan de la zona de piedras y me depositan en la falda. Luego tras un revolcón en nieve venteada y una amplia diagonal a hacia el oeste nos juntamos para descender siguiendo idéntico camino que a la subida.
 
 
            A la una nos sentamos en la puerta de la Ermita de Santa Orosia para comer, las nieblas se han levantado y han dejado un horizonte lleno de nubes de desarrollo que no sabemos en que terminarán y un mediodía cálido de sol en el atrio de la ermita.
 
En la Ermita de Santa Orosia después de comer en el atrio.
 
            A las dos menos cuarto continuamos con el descenso por la pista que es la zona que conserva más nieve y con sumo cuidado nos llegamos al coche para bajarnos una tonelada de barro en los bajos. Casi me cuesta más quitar el barro que subir al pico y eso que en la Tulibana lo hago con relativa facilidad. La nieve va a durar medio telediario

 
 
           Esto fue todo por hoy.
 
 
 
 
 


17 ene. 2014

3-14. PORTALET O ESTREMERE. 17-1-2014.

 El Portalet o Estremere desde el inicio de su cara este.

Aparcamiento de Espelunciecha, Majada Barella, Cara Este y Arista Noroeste.

17-01-2014.

Salida 11 h. Llegada 13 h.

Mixto.

Fácil.

Esquí de montaña y raquetas.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

 Mapa del Portalet o Estremere procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 
             Anuncian mal tiempo para el fin de semana y lo que te rondaré en esta sucesión ilimitada de borrascas, entre la que es complicado acertar con las ventanas de tiempo aceptable. Hoy viernes 17 de Enero de 2014 puede ser el mejor día de todos los de su entorno y decidimos aprovecharlo.

            Vale de Tena para arriba decidimos, sobre la marcha y en virtud de que el agua se ha debido de llevar las pocas nieves caídas últimamente, olvidarnos de Mandilar y marchar al Portalet con la intención de subir al pico del mismo nombre.

 
            Son las diez y media de la mañana cuando dejamos el coche en la parte baja del Aparcamiento de Espelunciecha a 1750 metros de altitud.
 
            La brisa congénita del aparcamiento nos recibe al bajarnos hoy entra del sur y aunque no es demasiado fría si es molesta.

 
            Cruzamos la carretera y nos calzamos los esquís para iniciar el foqueo en muy suave ascenso y en dirección nordeste para salirnos de los paredones de la Cara Sudoeste del Pico Portalet al que vamos y entrar suavemente por su arista sur.

Espelunciecha espectacular.
 
            Hay una irregular capa de nieve polvo venteada por la brisa que se mueve sobre  la Majada de Barella y que la lleva de un lugar a otro refrescándonos las manos.

Peyrelue.
 
            Orientados hacia la zona de Petruso ganamos altura próximos a una zona de grandes rocas que dejamos a nuestra derecha. Elegimos rampas y suavemente alcanzamos la arista ya por encima del Puerto Viejo de Sallent al que no hay que ir para nada.
 
 
            En la arista que es una amplia loma imaginamos más que vemos las nevadas paredes de Peyrelue ahogadas por las nieblas y giramos al noroeste para proseguir ascenso. Estamos a 1950 metros de altitud.
 
 
            Una serie de rampas suaves y un tanto protegidas del viento nos permiten proseguir siempre al norte de la arista hasta que alcanzamos una comba bajo un primer resalte.
 
 
            Se puede subir un corredor al este del mismo pero preferimos faldearlo por el oeste subiendo unas suaves rampas que nos llevan a las inmediaciones de las paredes y prosiguiendo por un corredor suave que nos deposita encima del resalte.
 
 
 
 
            Aquí el viento ya es molesto además de frío, y con cierto cuidado ya que la loma está medio pelada, nos introducimos con una suave travesía en un amplio corredor que nos deposita enseguida en la arista oeste del pico.
 
La ventolera en la Arista Noroeste de Estremere es infernal.
 
            En la arista somos azotados inclementemente por un auténtico vendaval. Subimos con ciertas dificultades el primer resalte y en vista de que la los últimos pocos metros de la plana arista que nos quedan van a ser un infierno nosotros nos damos la vuelta. Juan con sus raquetas marcha hasta la cima conversando con el viento. En la cima a 2159 metros de altitud hace una foto y se vuelve.
 
 
            La nieve es una cochinada de costra que se negocia pésimamente con los esquís por lo que el inicio del descenso es un pequeño suplicio. Enseguida mejora y nos encontramos debajo del resalte al sur de la arista cimera. Luego, proseguimos el descenso siguiendo difícilmente nuestra huella que el viento prácticamente ha borrado y fuera de la arista, en un lugar un poco abrigado, echamos un café con leche caliente maldiciendo la mala suerte que hemos tenido hoy con el tiempo.
 
 
            Alrededor de las doce y media nos llegamos al coche. Aquí el mediodía está bastante decente. Recogemos los bártulos con las manos medio heladas y los pobres 400 metros de desnivel que hemos movido y nos metemos al coche con ganas de olvidarnos de este despropósito de jornada. Volveremos con mejor tiempo pues se trata de un pico corto apropiado para una media jornada del que queremos disfrutar.

            Bueno, una jornada breve malograda por el sempiterno viento  que suele estar domiciliado en el Portalet. ¡Que lo disfrutéis sin viento!

Unas fotos más.








10 ene. 2014

2-14. LOS MONJES Y LA ANTECIMA OESTE DE ASTUN. 10-1-2014.


 
 
Casquete Somital del Pico de los Monjes a la vuelta de la cima.

Aparcamiento de Astún, Barranco Escalar, Ibón Escalar, Cara Sudoeste y Arista Sudeste. Descenso al Collado de los Monjes, Antecima Oeste de Astún, Ibón de Escalar, Ibón de Truchas y Barranco Truchas.

10-01-2014.

Salida 11 h. Llegada16 h.

Mixto.

Fácil.

Esquí de montaña.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
 Mapa de Astún procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 
            Ya hacía algún tiempo que no habíamos subido a los Monjes. Se trata de un pico al que hemos subido con relativa frecuencia y actualmente es un pico recurso para hacerlo con esquís. No hay demasiada nieve en esta zona central de los Pirineos pero esperamos que Astún sea la excepción.

            Cuando pasamos por Candanchú de camino al Somport avistamos la cara sur del pico que ofrece las clásicas calvas en zonas venteadas. Sabemos que en esas condiciones se puede subir bien pero el problema no suele estar allí sino en la subida del barranco Escalar.

            Aparcamos en la trasera de los edificios de la estación y sobre las once de la mañana nos calzamos los esquís e iniciamos el ascenso por las suaves rampas de la orilla izquierda del barranco escalar. Estamos a 1720 metros de altitud y brilla el sol filtrándose entre nubes altas.

            En dirección norte superamos el primer resalte y entramos en los Llanos del Sol comprobando que el barranco está muy justo de nieve y que la huella de los esquís transita el estrangulamiento por la orilla derecha.

Barranco Escalar.
 
            Llevamos gente desperdigada por delante y disfrutando de la mañana cruzamos el barranco por un amplio puente de nieve y nos incorporamos a la huella de la mayoría que es fundamentalmente de raqueteros. Los esquiadores marcan poco.

 
            La salida del barranco antes del estrangulamiento tiene las zonas sombrías con nieve muy dura y las vueltas marías se complican hasta que decidimos poner las cuchillas. Liquidado en problemilla las diagonales sobre la Este del Benou nos depositan en la Cubeta Lacustre de Escalar.


Atravesando el Ibón de Escalar.
 
            Atravesamos por medio el ibón situado a 2080 metros de altitud y en dirección nordeste nos elevamos por el corredor que nos debe conducir al Puerto de Jaca o Collado de los Monjes situado 100 metros más arriba.


            La nieve en la sombra está muy dura pues las temperaturas de estos días han hecho una costra bastante dura pero al solecillo de la mañana empieza a reblandecer y a ponerse cómoda.

            Sin alcanzar el Collado de Astún giramos al noroeste y proseguimos el ascenso paralelos a la arista revisando los campos de nieve que utilizaremos para nuestro descenso. Hay una huella que transita la arista pero no sé por qué pero nunca la utilizamos.
            Van a ser las doce y media cuando alcanzamos la antecima sudeste del pico en la que están los que llevábamos delante. No sabemos si han hecho el pico, creemos que no, y se van para abajo.
 
            Nosotros dejamos las mochilas, sacamos los piolets que no creo que sean necesarios y tras descender la aristilla nevada que nos separa del pico alcanzamos la pared y nos vamos para arriba.
 
 
            La arista es fácil, está mixta y los tramos de nieve tienen huellas. Con algunos apoyos de manos más para equilibrar nuestros pasos con las botas rígidas en la roca metamórfica muy escalonada ascendemos tranquilamente los tres cortos resaltes que componen el casquete somital y alcanzamos la Cima del Pico de los Monjes situado a 2346 metros de altitud. Es la una menos cuarto y disfrutamos de tan concurrida cima en soledad.
 
 
 
 
            El cielo se ha ido nublando fundamentalmente hacia el sur y amortiguando los efectos del sol: la visibilidad, la luminosidad y la temperatura han descendido ligeramente. Contemplamos y fotografiamos un amplísimo paisaje circular conocido y reconocido, advertimos una mayor innivación en la vertiente norte, se nos hacen los dientes larguísimos contemplando las espléndidas campas nevadas del Plaa de les Vaques y un cuarto de hora después iniciamos el descenso en busca de los esquís.
 
            El descenso del casquete somital no tiene otra historia que poner cuidado en no pisar alguna plaquilla de hielo y bajar tranquilamente hasta la antecima del pico. Allí, y orientados al sur nos sentamos en unas piedras limpias para comer un poco. Es la una y cuarto.
Gayuba o buxareta próxima a la Cima de los Monjes.
 
            Media hora después, la brisilla que entra del este nos invita a ello, nos montamos en los esquís y nos vamos para abajo a disfrutar de la mejor nieve de la temporada hasta el momento. Son un par de centímetros maravillosos que nos propician unos giros absolutamente disfrutones.
 
            La dicha resulta muy corta, lo sabíamos, pero llegados al Collado de los Monjes nos decimos de subirnos a la Antecima Oeste de Astún antes de marchar para abajo.
            La pala orientada al norte brilla espléndidamente y aunque poco soleada esperamos que nos acreciente el placer del descenso.
 
Llegando a la Antecima Oeste del Pico de Astún.
 
            Tras poner de nuevo las pieles de foca hay que remontar poco más de 100 metros cosa que hacemos con unas amplias zetas y que nos permiten alcanzar cómodamente la Antecima Oeste del Pico de Astún situada a 2278 metros de altitud. Son las dos y cuarto.
 
            En la amplia cima, preparamos los esquís y nos vamos para abajo disfrutando de una pala uniforme y agradable vestida de nieve dura que se baja muy bien, se trata de un “baby” para los que paseamos por los montes con esquís y a nosotros nos gustan esos disfrutes.
            Alcanzamos de nuevo el Collado de los Monjes y nos vamos corredor abajo pero por la vertiente derecha del mismo en lugar del fondo ya que cuenta con nieve soleada mucho mejor que la dureza sombría del fondo.
            Hacemos una diagonal baja sobre la Orilla Norte del Ibón de Escalar  y poniendo de nuevo las focas remontamos brevemente hasta el comienzo de la pista, para marcharnos de llano y faldear el sur de la Arista de Astún cómodamente y fuera de la pelea incruenta que supone ese tránsito con los esquís limpios, cosa que mi chica celebra cumplidamente.
 
            Son las tres de la tarde cuando llegamos al ibón de las Truchas. La nieve fuera de pistas esta noble y deliciosa así que descendemos por fuera de las pistas disfrutando como pocas veces lo hacemos en Astún, hasta alcanzar el Desagüe del Ibón de las Truchas lo más abajo posible.
            Luego, por la Pista de Salida nos llegamos a la base de la estación y al coche cuando son las tres y cuarto pasadas, liquidando una deliciosa jornada en la que casi sin querer hemos movido un desnivel de 800 metros que en medio de un disfrute enorme prácticamente no hemos advertido.
 

            ¡Que lo disfruteis!

Alguna foto más.