29 nov. 2014

S'HA FEITO DE NUEY. MAGIA DE LA PALABRA Y DEL SONIDO.


S'ha feito de nuey ye una polita canta de Pepe Lera que amanexié en 1980 y estié publicata en o disco Subordan d'o Grupo d'a Val d'Hecho.


S'ha feito de nuey, tú m'alguardas ya

Lo peito me brinca'n tornarte a besar.

Lo nuestro querer no se crebará

Anque charren muito y te fagan plorar.

Yo no quiero vier güellos de cristal

Mulláus por glarimas que culpa no han.

Escuita muller, dixa de plorar

Yo siempre he estáu tuyo, tú mía has de estar;

Dicen que un querer ye dos no más

Y que ye más fácil ferlo caminar,

cuando l'uno caye, l'otri a devantar...

Cuando l'uno caye, l'otri a devantar...

S'ha feito de nuey, tú m'alguardas ya

Lo peito me brinca... Te quiero besar.
 
 
 
Bi-ha muitas bersións a cuala más pincha dende a de Estopa dica ra de A Ronda de Boltaña.
 
Puedes     ASCUITAR-NE UNA.
 
Por si aprezisas traduzión:

Se ha hecho de noche.
 
Se ha hecho de noche, tu me esperas ya

El pecho me salta al volverte a besar

Nuestro querer no se romperá

Por mucho que hablen y te hagan llorar.

Yo no quiero ver ojos de cristal

Mojados por lágrimas sin culpa.

Escucha mujer, deja de llorar,

Yo siempre he sido tuyo, tú mía has de ser,

Dicen que un querer es solo de dos

Y es mas fácil hacerlo andar

Cuando el uno cae... el otro a levantar

Cuando el uno cae...el otro a levantar

Se ha hecho de noche, tú me esperas ya...

El pecho me salta en volverte a besar.
 
Grupo Val d'Hecho. Google.

24 nov. 2014

75-14. SOUPERET, BARALET, GEBEDEILLE Y ACUE. 23-11-2014.

De Souperet a Baralet.

Aparcamiento de Espelunguere, Cabañas de Couecq, Col Lapachouaou, Pic Souperet, Pic Baralet, Col Arrouy, Col de Acué, Gebedeille, Acué, Col de Acué y Cabañas de Couecq.

23-11-2014.

Salida 09 h. Llegada 16 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.
 
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Souperet y Baralet procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Remojarse en el monte no es mayor problema siempre y cuando sepas que será algo pasajero con final próximo. Otra cosa es mojarse en altura y saber que no vas a contar con nada cómodo fuera de ti que palie la situación. El asunto lo tenemos algunos marcado en nuestra mente a sangre y fuego de tal manera que resulta bastante peor pensar a priori en mojarse que hacerlo en la realidad.

            Sabemos que el fin de semana va a estar animado por un cambio meteorológico procedente del sur que traerá mucha nubosidad aunque las precipitaciones tarden algo en llegar y con mejor meteorología en la vertiente norte. Con todo ello dejamos pasar el sábado y el domingo 23 de Noviembre de 2014 marchamos al monte para jugar con el tiempo.

Forges de Abel desde la Salida del Túnel de Somport.
 
            La temperatura es extraordinariamente cálida a las nueve y cuarto de la mañana cuando dejamos el coche en el Aparcamiento de les Forges de Abel a 1325 metros de altitud. Hemos pasado por el Túnel de Somport  y a la salida en la boca norte hemos tomado el desvío que al oeste nos conduce primero por una pista asfaltada hasta la Central Hidroeléctric a de Espelunguere y luego por un tramo de tierra hasta que una barrera impide el paso de vehículos.

            Solamente hay un coche en el aparcamiento y nos llena de extrañeza ya que siempre está bastante concurrido, luego sabremos la razón.

            El camino perfectamente acartelado parte al norte para llevarnos inmediatamente a contemplar la fastuosa Cascada de Espelunguere que derrama las aguas de Estanés para atravesar una zona baja del Hayedo de Espelunguere.

Saliendo del Hayedo de Espelunguere.
 
            Enseguida nos conduce a un claro praderío de hierba verde y rala en el que nos cruzaremos con la pista que marcha para arriba un poco más al norte. Nosotros con el camino ascendemos por la orilla derecha del barranco y con algún tramo medianamente inclinado alcanzamos el umbral del rellano en el que se asientan las Cabañas Pastoriles de la Montaña de Couecq situadas alrededor de los 1625 metros de altitud.

Hacia Acué.
 
            En dirección norte alcanzamos enseguida la Cabaña Grosse que es la de mayor tamaño y tras contemplar el circo conformado por la Este de Acué, Gebedeille, el Collado de Acué y el Arri que se prolonga por su larga arista este, proseguimos en ascenso siguiendo un caminillo que bastante mal balizado de rojo y blanco nos debe conducir al Lac de Arlet que conocemos y por ello no nos ofrece dudas.

            Hay que ganar altura  y atravesar la Arista Este de Arri por el lugar conveniente que nos conduzca fácilmente al Collado Lapachouaou que es la entrada natural al Puerto de Arlet. El ascenso suave nos permite, es un decir, contemplar un paisaje prácticamente secuestrado por las nieblas que rebosan desde el sur como si fuera un efecto foehn inverso mientras que en el norte y por encima de nuestras cabezas se trasluce el azul del cielo.

La Este de Souperet y Baralet ttras el Col Lapachouaou.
 
            Alcanzada la arista en la que nos recibe un ventarrón cálido y poco agradable proveniente del sudeste, el camino llanea transitando la nordeste de la arista, para enseñarnos la Cabaña Lapachouaou unos metros al norte del collado del mismo nombre.

            Tras el faldeo en el que pisamos los últimos restos de nieve que este veranillo se ha encargado de liquidar, alcanzamos el Col Lapachouaou situado a 1890 metros de altitud, lugar en el que abandonamos el camino para introducirnos en la ladera que nos ha de conducir a Souperet.

Col y Cabaña Lapachouaou desde la Sur de Souperet.
 
            Desde el momento en el que hemos alcanzado la Arista Este de Arri vamos contemplando los amables perfiles que conducen a Baralet y que ascenderemos en dirección norte.

Casquete Somital de Souperet.
 
            Salidos del abrigo del faldeo nos recibe de nuevo el viento que azota incluso fuera de la arista por lo que nos ponemos los cortavientos  ya que nos vendrán bien, ascendiendo un primer resalte ligeramente al este para faldear por el oeste un pequeño promontorio y proseguir el ascenso del casquete somital tratando de ponernos a cubierto del viento, cosa que conseguiremos solo a medias.

En la Cima de Souperet soportando el ventarrón.
 
            Son las once y cuarto de la mañana cuando alcanzamos la Cima del Pic Souperet situado a 2036 metros de altitud. Se trata de una cima amplia y alomada, vestida de verdura en la que hacemos una foto de cima con permiso del viento. Ahora comenzamos a entender por qué no había coches en el aparcamiento. Habían anunciado rachas de viento de hasta 80 kilómetros a la hora.

            Inmediatamente nos desmontamos de la cima prosiguiendo al norte para bajar hasta un collado amplio que cuenta con un pequeño promontorio intermedio. No serán más allá de una treintena de metros que bajamos tratando de pasar a cubierto del viento faldeando lo más posible, hoy ni siquiera el paisaje invita a transitar la fácil arista.

Llegando a Baralet. Atrás Souperet.
 
            Luego, también faldeando ganamos unos pocos metros  por un praderío en el que abundan las ericáceas floridas  y que nos deposita en la Cima del Pic de Baralet situado a 2054 metros de altitud. Son las once y media pasadas.

            Desde el suelo me hace mi chica una foto ya que el viento persiste y tras contemplar brevemente Sesques al nordeste nos vamos para abajo.

Iniciando el descenso Acué y Gebedeille es nuestro objetivo.
 
            El descenso lo vamos a hacer orientados por la Nevera de la Norte de Arri. Ya al abrigo del viento contemplamos un distante y difuso oeste en el que a duras penas podemos precisar Acherito. Delante tenemos todo el Puerto de Arlet y la divisoria con aguas Tuertas conformada por los picos que van desde Aillari, Arlet hasta Arri o Arre. Al sur imaginamos más que vemos Acué, Aguerri, Castillo de Acher, Bisaurín, Bernera Liouviella, Puntal de Labata, Aspe, Collarada, Moleta, Pala de Ip… pero tan difusas que ni siquiera invitan a la contemplación.

            Teníamos previsto bajar hasta la Cabaña y Lac de Gourgue Sec pero terminamos faldeando un poco a media ladera y en un declive protegido nos paramos a echar un bocado. Protegido pero una rancha de viento se nos lleva las mochilas ladera abajo.

            Alrededor de las doce proseguimos el faldeo para pasar próximos al Col Lapachouaou y dirigirnos al Col de Arrouy que es un lugar amable de una serie de pasos equivalentes que permiten franquear la Arista Este de Arri. Vamos en busca del Collado de Acué.

            Tras un suave ascenso por praderío verde y corto que vomita agua por todas partes alcanzamos el collado que estará situado sobre los 1975 metros de altitud. Hay unas huellas de descenso en la vertiente sur y con ellas nos vamos para abajo abandonando el Puerto de Arlet  y entrando a la Montaña de Couecq.

            El caminillo no baja para abajo sino que inicia un  largo faldeo por el sur de la arista y que a la medida de nuestras intenciones nos conduce por debajo de los diversos portillones de paso de un  circo a otro hacia el Collado de Acué.

Agujas de la Este de Arri.
 
            Pasamos bajo unas agujas que accidenta la Este de Arri de manera notable y en suave ascenso alcanzamos el Collado de Acué parcialmente vestido de nieve y situado a 2020 metros de altitud cuando es la una menos cuarto.

            La nubosidad va creciendo, lo aconsejable sería iniciar el descenso pero estamos en terreno conocido y decidimos continuar un poco más hasta Acué.

La Noroeste de Gebedeille desde el Collado de Acué.
 
            Atravesamos en suave ascenso y en dirección Sudoeste el praderío que faldea por el oeste la Cima de Gebedeille y ganando altura por debajo de las paredes tomamos un inclinado y amplio corredor que medio vestido de nieve nos permitirá alcanzar la arista que une ambas cimas.

            Localizamos a una pareja de montañeros bajando por la Arista oeste de Acué Serán los del coche del aparcamiento y los únicos que veremos en toda la la jornada.

            Sorteando manchas de nieve y buscando la protección limpia de las pizarrosas rocas mejor que el inclinado praderío alcanzamos la arista y de allí volveremos un poco norte para alcanzar Gebedeille.

Remontando la Sur de Gebedeille.
 
            Se trata de un tamo de arista fácil que cuenta con un primer resalte fácil y otro posterior todavía más sencillo que se hace disfrutando a toda cresta pero hoy es otra cosa. El ventarrón empuja con renovados ánimos y el tránsito de la arista resulta desagradable por lo que dejamos los bastones y empleamos las manos para combatir el viento.

            El la Cima de Gebedeille situada a 2245 metros de altitud, hacemos una foto, contemplamos la Pared Sur de Arri, echamos una ojeada a nuestra quebrada  trayectoria para llegar hasta aquí y nos damos la vuelta sobre nuestros pasos.

            Venciendo la tentación de marcharnos pared abajo por donde hemos subido proseguimos por la arista en dirección sur. Se trata de un tramo de arista igualmente fácil pues de ningún manera tendrá pasos de IIº pero que gracias al viento hoy se cobra su peaje en tiempo.

Remontando la Rampa Somital de Acué. Atrás Gebedeille, Baralet y Souperet.
 
            Llegados a la rampa somital, que presumimos a priori delicada, la pasamos casi a la carrera aprovechando una tregua del viento.

Cima de Acué con Estanés.
 
            En la Cima de Acué situada a 2258 metros de altitud poco tenemos que hacer, las nubes están cada vez más oscuras y tras hacer una foto con el Ibón de Estanés que ha pasado prácticamente de incógnito secuestrado por las nieblas, nos vamos para abajo por la arista oeste del pico.

Bajando por la Oeste de Acué.
 
            La arista desciende un pequeño resalte también fácil y enseguida se ensancha con lo que incluso nos echamos algún trotecillo hasta que la abandonamos para iniciar el faldeo la cara noroeste. Hemos imaginado más que visto el Rellano de Aguas Tuertas.

Vertiente Este del Collado de Acué.
 
            Aligeramos pues empiezan a caer gotas y nos llegamos al Collado de Acué cuando empieza a granizar pero enseguida se convierte en lluvia que unos metros más abajo del collado se espesa considerablemente.

Bajando hacia las cabañas.
 
            Tomamos uno de las varias trochas que recorren el vallecillo y siempre por la orilla izquierda del naciente barranco nos vamos hacia las cabañas.

            Las más altas están cerradas pero la Cabaña Atsout está abierta y en muy buenas condiciones por lo que entramos para comer un poco al resguardo de la lluvia Son las dos y media.

            Media hora después, volvemos a colocarnos los cortavientos y nos echamos a la lluvia que no ha cesado en ningún momento.

            Alcanzamos el umbral del valle y en lugar de bajar por el camino lo vamos a hacer por la pista para comprobar fehacientemente que además de ser un poco más larga, desciende a buen ritmo y confluye con el camino en el claro del hayedo. Se trata de la pista que nace en el aparcamiento.

Cascada de Espelunguere.
 
            A pesar de ello, no son las cuatro de la tarde cuando llegamos al coche. A media pista ha aflojado la lluvia y ahora ha cesado. Con ello liquidamos una jornada con 1150 metros de desnivel que ha resultado un pelín pestosa por el viento. Ahora dentro del coche no corre el viento y la calefacción se va a encargar de nuestras pertenencias húmedas mientras volvemos para casa.
 
 

20 nov. 2014

74-14. COMIELLO Y RAYUALA EN CIRCULAR. 19-11-2014.


La Nortr de Comiello desde Rayuala.
 
Fanlo, Collado Mediaromonte, Rayuala, Comiello, Collado de San Chines, Ceresuela y Fanlo.

19-11-2014.

Salida 10 h. Llegada 16 h.

Sol.

Muy fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Comiello y Rayuala procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            El Sobrarbe, que es muy amplio, es una comarca que tiene de todo: desde las grandes alturas de Ordesa hasta los profundos y prácticamente deshabitados valles del sur como Vio.

            Siempre que íbamos a Fanlo era con los ojos puestos en el norte pues Ordesa, como se dice ahora, “me pone” desde siempre. El sur de Fanlo se quedaba en proyecto para uno de esos días de entre temporada que no sabes muy bien a dónde ir.

            Hoy, 19 de Noviembre de 2014, hay mucha nieve temprana por arriba y sin transformar, mi chica está acatarrada pero hará un día espléndido y ¡cómo quedarse en casa!

            Son las ocho y media cuando nos echamos a la carretera y llegar a Fanlo se nos lleva una hora larga tras un par de culadas en las curvas del sombrío  del Chaté pues estamos a 0º c.

            Aparcamos en la parte alta del pueblo, a 1350 metros de altitud, justo en el inicio de un Sendero de Pequeño Recorrido que pretendemos utilizar en principio

Inicisndo el camino hacia Rayuala.
 
            Son las diez menos cuarto cuando nos ponemos en camino hacia el sur y en suave ascenso para recorrer el inicio de la Sierra de Bolave. Las balizas amarillas y blancas están viejísimas y enseguida las perdemos con lo que habrá que tirar de improvisación pasando de la umbría de la loma al solano ya que nuestro teórico camino ha de faldear un par de promontorios por el este.

Ordesa por encima de Buisán.
 
            Volvemos pues al sol e iniciamos el faldeo del Pundorrons que es el primer promontorio. Enseguida alcanzamos una pista, ahora hay pistas por todas partes, y la seguimos puesto que secunda nuestras intenciones.

Desde el Collado Medioelmonte divisamos Comiello.
 
            En suave ascenso se alarga hacia el sur, faldea el segundo promontorio que es el Castillón y nos deposita en el Collado Medioelmonte, desde el que localizamos Comiello y confirmamos nuestro buen olfato montañero.

Sestrales y Cotiella desde la Pista a Rayuala.

            Estamos a 1550 metros de altitud, pasamos un par de porteras para el ganado y proseguimos al sur en suave ascenso. Poco más arriba sube un  todoterreno y nos confirman que la pista nos lleva a Rayuala y que para bajar a Ceresuela hay una pista desde el collado.

Rayuala al contrluz de la mañana.
 
            La mañana está divina para caminar, el solecillo es agradabilísimo y  el terreno está un poco mojado pues se acaba de marchar la nieve que encontraremos en el herboso Casquete Somital de Punta Rayuala situado sobre los 1700 metros de altitud. Hemos echado entre dudas una hora cumplida de camino.

Sestrales, Cotiella y Montañesa desde Rayuala.

Comiello desde Rayuala.
 
            Desde la cima en la que hay un mirador con bancos y mapas advertimos que el día va a merecer la pena. Hacemos algunas fotos con el norte de blanco y el sur de negro al estilo op-art ya que los sombríos conservan nieve y poco después sin retornar en busca de la pista, proseguimos al sur descendiendo suavemente hasta la misma en el Portillo de San Chinés a 1650 metros de altitud. Hay una vieja pista que se ahonda hacia Ceresuela.

En el Segundo Resalte de la Norte de Comiello.
 
            Aquí, la arista divisoria se orienta al sudoeste y nos ofrece una serie de promontorios ascendentes que articulan la presencia de un cortafuegos. La pista prosigue faldeándolos por el oeste y aunque perdamos unos metros con ella proseguimos hasta  que abandona la arista divisoria, punto en el que nosotros nos echamos al cortafuegos al objeto de ascender la arista nordeste, acortando un poco.

Resalte Somital de Comiello.

Llegando a Comiello.
 
            Sucesivamente aparecen tres resaltes medianamente inclinados que subimos buscando tramos parcialmente limpios de nieve ya que habrá una capa de alrededor de 10 centímetros que se está marchando.

En la Cima de Comiello.
 
            Son las doce menos cuarto cuando alcanzamos la Cima de Punta Comiello situada a 1889 metros de altitud. En la misma cima hay un refugio de piedra bastante nuevo y cerrado pero tiene un banco en el lado de la solana y allí nos sentamos a almorzar, son las doce menos cuarto.

Suerio desde Comiello.

            Contemplamos al sur Guara y Fragineto, el Moncayó muy profundo y blanco, Cancias, Suerio, Oturia, Manchoya empenachadas de blanco y Telera donde comienza la nieve continua. Le sigue Tendeñera al completo para conducirnos a Gabietos y recorrer Ordesa de oeste a este hasta el Collado de Añisclo que hace de eje divisorio. Luego aparece la Suca y las Tres Marías tapadas parcialmente por Sestrales, Suelza, Mobisón y Cotiella blanquísima y al completo, y ya cerrando el círculo se asoma la Plana del Turbón, Solana, Montañesa, Bramapán y Maristas; ¡menuda vuelta! Se trata de una cima del Prepirineo con vistas.
 
Manchoya desde Comiello.

            Media hora después nos alargamos hasta el Mirador de Comiello lugar al que se han acercado las vacas charapurqueando la nieve de manera ilógica.

Bramapán desde el Mirador de Comiello.
 
            Nuestro proyecto consistía en tomar un camino que creemos baja desde Musela que está un poco más adelante en la arista sureste para coincidir con otro que nos tendría que llevar a Ceresuela. Suponemos que podríamos hacerlo también con la pista que ha llegado hasta aquí pero no nos fiamos, las pistas dan muchas vueltas y si no la conoces te puede llevar a cualquier parte y la ladera orientada al norte tiene mucha nieve con lo que seguir el camino sería francamente complicado.

Rayuala desde Comiello.
 
            Ahora damos la vuelta sobre nuestro pasos y alcanzada la Cima de Comiello nos vamos para abajo tratando de abreviar aprovechando la nieve que tan pronto amortigua los pasos de descenso como te propicia un resbalón.

Otoño en el Valle de Vio.
 
            Terminado el descenso somital faldeamos con la pista un promontorio y alcanzamos el Portiello Chinés. Es la una menos cuarto.

            La baliza de pintura está tan vieja y tan mal colocada que a la ida no la habíamos advertido. Se trata de una vieja pista completamente comida por la maleza que vuelta a vuelta se va para abajo en dirección este dejando siempre a nuestra derecha el naciente Barranco de Yesa y aproximándonos continuamente a la Arista Sudeste de Rayuala.

            Perdemos alrededor de 300 metros y entramos en zona de viejos campos escalonados y repoblados de pinos hasta que llega un momento en que la rotundidad del camino desaparece y comienzan las dudas engañados por la supuesta altitud de Ceresuela. Dudamos, consultamos un mapa que casualmente llevamos y que no nos saca de dudas y proseguimos entre viejos prados sin ninguna visibilidad siempre al encuentro de ese camino que tiene que subir desde Yeba.

Ceresuela.

            Finalmente, la convicción de nuestras ideas y la persistencia nos depositan por el camino en el derruido caserío de Ceresuela situado a 1260 metros de altitud cuando son las dos de la tarde.

            Allí hay un poste indicador en la parte baja del pueblo a la que llegamos. Nos confirma que a Rayuala hay 3 kilómetros que acabamos de hacer  y a Fanlo poco más de 7 kilómetros.

            Cogemos unas manzanas de invierno arguelladas y jugosas y marchamos pista adelante  en suave ascenso. Poco después y en un carasol de la pista nos sentamos a comer y a beber ya que no hemos probado el agua.

Orégano en flor cerca de Buisán.
 
            Alrededor de las tres menos cuarto continuamos pista arriba  que en suave ascenso y en dirección norte nos deposita en el Collado Trito a 1381 metros de altitud lugar donde coincidimos con el GR15, que ahora profusamente señalizado nos ha de conducir en Fanlo.

            La pista sube y baja continuamente, da muchas vueltas contorneando barrancos  que bajan de la loma por la que hemos transitado esta mañana, se nos hace fresco pues está ya muy sombría y casi termina por aburrirnos: cómo se nota que somos caminantes de vista amplia.

Buisán al sol de la Tarde.

            Nos entretenemos cogiendo unos pocos matacandiles que salen a nuestro paso y finalmente tras una pequeña duda en la confluencia de la pista que baja a Buisán nos llegamos a Fanlo utilizando el camino viejo que llega a la parte baja del pueblo y que está hecho un lodazal.

            El pueblo nos recibe con una de las más fehacientes muestras del desatino que ha sumido a este país en una crisis que imagino inacabable: un mamotreto de tropecientas plantas, a medio hacer y que suponemos no se terminará jamás para bien de un precioso pueblo de este Pirineo que lo mejor que puede hacer es cobrar una pequeña contribución a los visitantes para dinamitar tamaño escupitajo en la cara de vecinos y visitantes. ¡Como ha sido posible que se concedieran los permisos correspondientes y en Zona de Influencia del Parque Nacional de Ordesa! ¡Que se investigue para conocer y encarcelar a los que pusieron la mano en tal despropósito!
 
Iglesia de Fanlo.

            Recorremos el pueblo y alrededor de las cuatro y cuarto nos metemos en el coche y nos volvemos para casa, también haciendo una circular, por Cotefablo.

            Después de la ducha nos cepillamos los matacandiles que por cierto están de vicio y por si alguien se pregunta, los matacandiles son los coprinus comatus que además de excelentes no se sirven en ningún restaurante de este planeta. Es la seta más delicada que conozca tanto para manejar como en el paladar. Y otro día más.
 

           

           

             

15 nov. 2014

73-14. POBLADO IBERICO DEL PUIG CASTELLAR. 10-11-2014.

Edificios adosados en el Puig Castellar.

Santa Coloma de Gramenet, Cara Sur, Puig Castellar, Ermita de Sant Climet y Dolmen de Gines.

10-11-2014.

Salida 12 h. Llegada 15 h.

Nublado.

Muy fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Puig Castellar procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 
            Estamos En el límite del Area Metropolitana de Barcelona. Santa Coloma de Gramenet es uno de esos pueblos que han crecido al amparo de Barcelona y por tanto han terminado uniéndose  a la ciudad de manera indisoluble. Más allá se extiende el campo  también bastante poblado y sobre el que se encuentran una serie de promontorios, los puigs y los turós, todavía en posesión de la vegetación más o menos autóctona.

            Desde el Barrio de Singuerlin se descubre en su horizonte norte una ladera sembrada de construcciones que van desapareciendo conforme ganas altura con la vista y culmina en el Puig Castellar, un alomado promontorio en el que se hallan los restos arqueológicos de un asentamiento ibérico.

            ¿Y qué hacer mientras esperamos a que reparen nuestra furgo?

            Pues eso. Un par de calles nos conducen a unas escalinatas mecánicas que nos sacan del fondo de la ciudad situada sobre los 100 metros de altitud. Son las doce de la mañana pero será buena hora para un paseo en una mañana un tanto, no sé ni nublada o neblinosa, pues no es un medio que conozcamos.

            Hay una horrorosa urbanización en medio de la montaña  y absolutamente impropia por su desmesurado tamaño que al menos nos sirve de guía. Una calle que se convierte en carretera ascendente nos va elevando a la vez que nos saca de la ciudad y por ella proseguimos hasta que en una vuelta se la lleva al oeste mientras que una pista de tierra prosigue al norte.

Pista que nos eleva hacia el Puig Castellar al fondo.
 
            La pista muy bien cuidada, terreno para ciclistas, corredores y caminantes, se introduce en el Parque de la Serralada de Marina en el que la intervención humana ha tratado de enriquecer el medio natural a estas alturas un tanto ceniciento.

Barcelona a los pies del Puig Castellar.
 
            La pista deriva  al nordeste cuando la abandonamos por un camino balizado que persistiendo al norte y en mediano estado de conservación nos conduce directamente a la Cabecera del Puig Castellar.

llegando al Poblado Ibérico.

            Hay un pequeño rellano en el que se encuentra un mirador que nos permite contemplar la parte este de Barcelona, Sant Adriá, Badalona y Mongat con sus pies a remojo en un mar hoy completamente gris y neblinoso.
 
Entrada al recinto del Poblado Ibérico.

Panel Orientativo de Puig Castellar.
 
La Muralla Esterior del Puig Castellar.
 
            Entramos al recinto arqueológico por un camino escalonado que nos conduce a la muralla exterior del asentamiento al que penetramos por una de las puertas de la muralla.

Puerta de acceso al recinto amurallado de Puig Castellar.

Toque Floral en el Puig Castellar.

Calle interior junto a los habitáculos mayores.
 
            Recorremos la calle que articula el interior del recinto, contemplamos las viviendas, incluso hay una restaurada con cubierta y nos llegamos a la parte alta donde se encuentra un centro de interpretación que no funciona.

Interior reconstruido de un habitáculo en el Puig Castellar.

Casa de grandes dimensiones en el Poblado Ibérico.

Casas pequeñas adosadas una a otra.
 
            La Cima del Puig Castellar está situada a 300 metros de altitud y a pesar de que no tiene demasiada altitud ofrece una vista extraordinaria hoy deslucida por la nubosidad. Localizamos al noroeste Moncada y Ripollet pero nuestra atención se centra en el este pues queremos visitar la Ermita de Sant Climent.

La Ermita de Sant Climent desde el Poblado Ibérico.

            Es poco más de la una del mediodía cuando descendemos en busca de la entrada del poblado y no porque esté vallado, sino porque fuera de los caminos mantenidos se trata de un sotobosque arbustivo bastante espinoso, que nos recuerda mucho a Guara y con el que hay que andarse con cuidado.

            En el rellano de la entrada una pista forestal se orienta al nordeste y desciende en busca de un pequeño collado desde el que arranca la pista de entrada a la ermita.

Entrada a la Ermita de Sant Climent.
 
            Una doble hilada de cipreses escolta la pista que en suave ascenso y enseguida nos deposita en la Ermita de Sant Climent situada a 260 metros de altitud. Es la una y media y nos sentamos en el pórtico a comer un poco.

Flores de madroño.

Fachada Principal de la Ermita de Sant Climent.
 
            La ermita, que no tiene demasiado atractivo arquitectónico, está rodeada de vegetación y poco se puede ver desde ella con la excepción de unos edificios de aspecto grisáceo y antiguo; se trata del Monasterio de Sant Jeroni de la Murtra destinado en la actualidad como edificios de servicio de una fundación.

            Media hora después iniciamos la vuelta pues quiere empezar a gotear.

Madroño con frutos maduros.

El Puig Castellar desde cerca del Dolmen de Genis.
 
            Comemos unos madroños que están maduros y tomando un caminillo que desciende al sudoeste nos acercamos a visitar un túmulo funerario que se encuentra próximo.

Dolmen de Genis.

            Se trata del Dolmen de Genis conformado por grandes bloques de granito con cobertera apoyada al que podrían limpiar un poco los alrededores pada poder contemplarlo mejor.

Una delicatesen en el Parque Serralada de Marina.
 
            Gotea y consecuentemente abreviamos al encuentro de una pista, de entre la maraña de ellas que se asientan en la montaña, que nos permita volver en la dirección pretendida.

            Se trata de la misma pista que hemos abandonado a la subida  y que unos cientos de metros después nos conduce al lugar en el que la hemos abandonado. Luego, deja de llover y relajadamente nos volvemos a nuestro lugar de partida contemplando relajadamente un paisaje que nos sumerge de nuevo en la ciudad.

            Hoy ha sido un cómodo y agradable paseo apto para cualquiera con tan solo 200 metros de desnivel y aproximadamente 5 kilómetros de recorrido.

             Después un café de espera pues son las dos y media y luego carretera de vuelta al pueblo.