25 nov. 2015

78-15. AMAN Y SAN MIGUEL. 24-11-2015.

Salto de Roldán desde el Sudeste. 2-1-08.

Aparcamiento de San Miguel, Río Flumen, Reguero del Aguila, Collado Frontón de Buesa, Arista Nordeste, Amán, Vuelta al Collado de San Miguel y Cara Norte de San Miguel.

24-11-2015.

Salida 09 h. Llegada 13:30 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de San Miguel y Amán procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 
            El invierno pasado queríamos volver a las peñas que conforman el Salto de Roldán. Bajamos a Guara casi siempre que la meteorología desaconseja ir por alto y claro, así nos va “disfrutando”  casi siempre de un  tiempo malo como  poco.

            Aquel día había nevado, hicimos la Peña San Miguel y en la Fuente de la Teja nos dimos la vuelta ya que el camino estaba muy cerrado y harto de agua.

Iniciando el descenso hacia el Flumen y el Reguero del Aguila.
 
            Hoy 24 de Noviembre de 2015 volvemos a las andadas y hace un frío del carajo, o al menos así nos lo parece, cuando salimos del coche en el Aparcamiento  del Collado de San Miguel, más arriba de Santolarieta, situado a 1012 metros de altitud. Van a ser las nueve y corre un  vientecillo frío que nos anuncia será ventarrón por arriba.

            Nos vamos a Peña de Amán primero y para ello tomamos el camino que sale del mismo aparcamiento y que se ahonda hacia el Flumen en dirección nordeste.

Pasarela sobre el Flumen.
 
            El camino amplio y limpio desciende paulatinamente y vuelta a vuelta, pasa junto a la Fuente de la Teja que fue de donde nos dimos la vuelta el año pasado y prosigue para abajo pues ha sido limpiado recientemente.

            Enseguida pasa junto a una caseta semiderruida y se marcha decididamente hasta la orilla del Flumen, avanza unos metros en sentido contrario a la corriente y enseguida pasa a la orilla izquierda por una pasadera de madera recién colocada sobre los 700 metros de altitud. La ocasión anterior en la que vinimos tuvimos que descalzarnos y remangarnos para pasar y era enero. No había pasadera.

El Salto de Roldán desde el Reguero del Aguila.
 
            El camino que es casi una pista maderera por la amplitud, prosigue 200 metros por la orilla izquierda y de llano hasta que gira casi 180º y comienza a elevarse por la Ladera Derecha del Reguero del Aguila en dirección casi este.

Amán desde el Collado de Frontón de Buesa.
 
            Poco más arriba el camino que hemos visto perfectamente desde el Collado de San Miguel llanea un rato para converger con el doble barranco del Reguero del Aguila que atraviesa sucesivamente, mientras especulamos si la limpieza proseguirá por el barranco o subirá hasta el Collado de Frontón de Buesa que es lo que nos interesa hoy.

            Un poco más estrecho pero recientemente limpiado asciende suavemente y nos deposita en el Collado de Frontón de Buesa situado a 967 metros de altitud donde nos recibe un cartel indicador que no necesitamos.

            En el collado tomamos el camino que transita la Arista Noroeste de Amán.

Casquete Somital Nordeste de Amán.
 
            Se trata de una arista alomada en la que la vegetación compuesta por bojes, genistas y coscojas fundamentalmente, es la típica de Guara, va perdiendo densidad a la vez que aparecen los conglomerados de pudingas propios de la zona.

            El casquete cimero se compone de un resalte inferior muy corto y que se supera mediante un escalón apoyado en una fisura. Seguidamente aparece un resalte intermedio que se rodea por nuestra derecha  y se supera con algún apoyo de manos.

En las Clavijas de Amán.
 
            Una travesía horizontal nos devuelve al filo en el que aparece el último resalte que es el más consistente y que está equipado con cuatro clavijas y una quinta separada y alta que sirve para rapelar. Es un tramo vertical de una decena de metros que se sube muy bien, sin las clavijas sería un IIIº delicado VIº en descenso.

Cima de Amán.
 
            Nos deposita en la Cima de la Peña de Amán situada a 1121 metros de altitud.

            No son todavía las diez y cuarto y en la cima no corre el ventarrón que suponíamos. Hacemos algunas fotos sin prisas y con un cielo gris que presagia un cambio meteorológico, comentamos los alrededores en los que aparece el Picón culminando el Reguero del Aguila, El Pico del Aguila con sus antenas, el Flumen que se ahonda en la Hoya de Huesca y San Miguel y el Fraile aquí mismo.

San Miguel y el Fraile desde Amán.
 
            Diez minutos después iniciamos el descenso cruzándonos con un corredor de la zona con el que charlamos brevemente y siguiendo el camino nos llegamos al collado  para continuar regreso por idéntico camino. En Guara no es conveniente abandonar los caminos.

Lathyrus o zapatitos del Niño Jesúd en el Flumen.
 
            Cruzadas las dos ramas del Reguero del Aguila que bajan secas llaneamos en busca del Flumen y nos paramos un poco a echar un café y un bocado mientras contemplamos la Norte del Salto de Roldán y los roquedos de la Peña de San Miguel.

 
La Noroeste de San Miguel.
 
            Luego sin  prisas nos llegamos hasta el río, cruzamos la pasadera y a continuación remontamos la bajada que hemos hecho a la ida para alcanzar el Collado de San Miguel previa entrada en calores ya que la mañana ha ido un poco a buenas.

San Miguel desde el aparcamiento.
 
            Son las doce menos cuarto cuando tomamos el camino a la Peña de San Miguel que asciende por la ladera noroeste. Se trata de un camino acartelado y transitadísimo  que se eleva suavemente hasta depositarnos bajo las paredes de la norte de la peña que es por donde se asciende.

Detalle de la Pared Norte de San Miguel.
 
            Es un breve recorrido que nos deposita en la zona equipada de la peña compuesta por cuatro tramos. El tramo inferior equipado por una cadena supera en diagonal un resalte escalonado de 4 metros con roca muy pulida y que se puede subir en seco sin ayuda de la cadena.

Hacia el Segundo Tramo Equipado de San Miguel.
 
            Una larga vira horizontal equipada con una sirga pasamanos  se introduce un poco más en la cara norte y alcanza el segundo tramo. Es un tramo de pared vertical  que se acuesta un poco al final, equipado con docena y media de grapas y línea de vida que se suben cómodamente.

Terminando el Segundo Tramo Equipado de San Miguel.
 
             Enseguida y tras una pequeña vira horizontal se alcanza el tercer  tramo que arranca con una escalerilla metálica de una decena de peldaños, superpuestos  los últimos y continuados con otra línea de grapas  con las que se remata el muro.

Ultimo Tramo Equipado en la Norte de San Miguel.
 
            Nos conducen al resalte terminal situado junto a las ruinas de una torre defensiva. Es un pequeño resalte equipado con una cadena y que se asciende en diagonal sin necesidad de apoyar las manos. A partir de allí un tramo corto de camino entre pratenses y roca nos conduce a la Cima de la Peña de San Miguel situada a 1126 metros de altitud.

Amán y el Fraile desde San Miguel.
 
En el Castillo de Peña San Miguel.
 
            Son las doce un poco pasadas cuando recorremos la amplia alargada y amable cima. Fotografiamos las Ruinas del Castillo y de la Ermita de San Miguel y  visitamos los aljibes uno de los cuales tiene agua  cubierta de una capa gruesa de hielo. Fotografiamos al Fraile y la Peña de Amán, nos asomamos al Collado de San Miguel y contemplamos la Hoya de Huesca y las evoluciones de los buitres leonados en busca de pitanza. Nos lo tomamos con calma pues a pesar de que no es un día ni excelente ni claro  no se está mal.

El Flumen por debajo del Salto de Roldán desde San Miguel.
 
Descendiendo el tercer Tramo Equipado en San Miguel.
 
            Luego solamente queda desandar camino para bajarnos hasta el coche. Es la una menos cuarto cuando acabamos nuestro periplo del día que ha supuesto un amable recorrido con 850 metros de desnivel.

San Miguel desde debajo de Santolarieta.
 
             Bajamos hasta Sabayés y a la una media estamos en casa con algún que otro apurillo pues el calor del coche en contraposición con el fresquete de la mañana me invitaba a instalarme en los brazos de morfeo.
 

21 nov. 2015

77-15. PICOS CENTRALES DEL SERRATO. 20-11-2015.


La Arista del Serrato desde el Ibón Oeste de los Altos de Brazato.
 
Balneario de Panticosa, Camino de Brazato, Ibones Altos de Brazato, Corredor Sur, Cima Nordeste de las Centrales del Serrato, Cima Noroeste de las Centrales del Serrato, Ibones Altos de Brazato y Cabaña Brazato.

20-11-2015.

0Salida 08:45 h. Llegada 14:30 h.

Sol.

Bastante fácil.
 
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de los Picos Centrales del Serrato procedente de Iberpix. Vía en amarillo
 
            Por estos pagos un serrato es una alineación montañosa compuesta por una serie de dientes más o menos alineados. Los montañeses lo tenían fácil para ver serratos, los veían por cualquier parte al contemplar sus montañas  y especialmente los Panticutos que tienen sembrado su Pirineo de Serratos.

            Serrato es el pico que domina el Ibón represado de Bramatuero Inferior, también el situado en las Foyas de Brazato entre los Picos Brazato y Tablato de Piniecho y también la Arista Divisoria entre los Circos de Labaza y Brazato.

            En los dos primeros habíamos estado ya  y al tercero lo queremos conocer a pesar de que sean menos famosos y, consecuentemente, menos visitados.

            La primera dificultad que presentan los Picos del Serrato es que son varios y consecuentemente hay que identificarlos pues de ellos solamente guardo unas vagas e inconcretas imágenes. Se trata de esa arista que, no demasiado atractiva, contemplas desde el Circo de Labaza o desde el de Brazato. Otra dificultad, aunque yo creo que es más una ventaja, es que no hay información disponible por lo que te catapultan a una actividad montañera en estado puro y en eso estamos hoy 20 de Noviembre de 2015.

            Tras un largo otoño de buen tiempo y actividades con desniveles importantes buscamos una actividad más corta y menos cara y para ello comenzar a caminar en el Balneario de Panticosa a 1637 metros de altitud facilita el asunto, cosa que hacemos a las nueve menos cuarto de la mañana. Vamos a aprovechar el último día de este Veranazo de San Martín al que tan buen rendimiento le hemos sacado.

La Pared de Labaza y Arista del Serrato.
 
            Tomamos el Camino de Brazato por las Escalinatas de la Fuente de  San Agustín y vuelta a vuelta ganamos altura  para salir del fondo del Circo de Bachimaña en dirección este.

            Un rato después alcanzamos el rellano bajo la Pared de Labaza a la vez que aparece ante nosotros el comienzo de la Arista del Serrato  recién nacida en la Pared  Este del Balneario de Panticosa.
 
Picos del Serrato desde el hombro herboso del Camino de Brazato.

            La contemplamos mientras  recorremos el hombro herboso que atraviesa el camino en busca del Circo de Brazato. Por encima del hombro herboso el camino serpentea entre pinos  y, siempre al este, nos coloca sobre la tubería que conduce el agua del Ibón Inferior de Brazato a la Central de los Baños junto a la Casa de Piedra del Balneario.

Vista atrás desde el corredor a los Ibones Altos de Brazato.
 
            Desde allí, prosiguiendo en ascenso, tomamos el corredor que conduce a la Cuenca Lacustre de los Ibones Altos de Brazato mientras recordamos tránsitos anteriores  con los esquís y sin ellos.

Pico Sudoeste del Serrato.
 
            Llevamos a nuestra izquierda o noroeste la arista en cuestión a la que nos dirigimos y terminado el corredor que se arrellana en la cubeta lacustre sobre los 2400 metros de altitud, se extiende ante nosotros la Arista del Serrato que se conecta con la de Labaza y tras el collado del mismo nombre enlaza con la de los Batanes. Son las diez.

La Sudeste de los Picos Centrales del Serrato.
 
            La arista que se extiende de sudoeste a nordeste girando al este con los Picos de Labaza se compone de no menos de ocho puntas significativas hasta el Collado de Labaza: se trata de un serrato vestido de corredores que alcanzan diversa brechas de la misma.

La Sur de los Picos de Labaza a continuación de los Nororientales del Serrato.
 
            Queremos ascender alguna de las agujas centrales, las más prominentes desde aquí y descartadas las dos o tres más bajas y situadas al oeste elegimos un corredor y nos vamos en su busca sabiendo que habrá que emplear las manos sin ninguna duda.

            El fondo de la cubeta lacustre es un pedregal de enormes proporciones fundamentalmente horizontal que atravesamos en dirección norte en busca de un corredor herboso que hemos elegido y que nos conducirá a la arista.

En el Corredor hacia los Picos Centrales del Serrato.
 
            Terminado el tránsito del pedregal nos incorporamos a una ladera medianamente inclinada y también pedregosa en el que se acumulan granitos de variadas proporciones y estabilidades que negociamos a nuestra conveniencia. La ladera se yergue paulatinamente  y nos deposita en un corredor herboso escalonado de pratenses algo erguido que se irá poniendo de pie poco a poco.

Dos de los Ibones Altos de Brazato y la Punta del Puerto desde el Corredor.
 
            La ladera nos ha permitido   subir alrededor de 50 metros  y ahora el corredor  nos subirá casi otros tantos, previo desvío a una corta rama también herbosa que remata en un laberinto de paredes.

            Tomamos un corredor muy tieso y encajonado que permite superar con buena roca una decena de metros y que se continúa con otro tramo de otros tantos metros que nos deposita en la arista empleando las manos asiduamente.

Genista nivalis única en los Centrales del Serrato.
 
            En la brecha nos recibe un fresco viento y la lóbrega y manchada de nieve cara nordeste de la arista servida de corredores  gemelos del que acabamos de subir aunque más rocosos.

            Hacia el sudoeste una serie de placas verticales cierran la continuación por lo que hemos de proseguir ascenso hacia el nordeste. Hay un corredor somital en plena arista que he de recorrer  ida y vuelta para comprobar si nos conduce a alguna parte.

            Se trata de un corredor con una larga pero fácil entrada con dos tramos sucesivos bastante verticales pero con buena roca que nos subirán una veintena de metros y nos depositan en una aguja en la que no hay más espacio que el ocupado por un par de piedras que conforman el hito cimero.

Difícil foto de cima en el Central Este del Serrato.
 
            Son las once menos cuarto y estamos, teóricamente, en una de las agujas que conforman los Picos Centrales del Serrato. No llevo altímetro de precisión pero algún mapa lo acota a 2544 metros de altitud.

            Le hago a mi chica una foto, no hay posibilidad de montar el trípode para hacer una conjunta aunque sea abrazados al granito cimero, y al fresco vientecillo que campa por la cima contemplamos la arista en la que nos encontramos: al nordeste  y separadas por brechas aparecen una serie de agujas que se van elevando paulatinamente y estructurando las Puntas Nororientales del Serrato, hasta girar al este y conformar una doble cima que tienen que ser los Picos de Labaza. A los Picos Nororientales del Serrato se puede acceder por algunos corredores a ambas vertientes, unos luminosos y otro lóbregos y medianamente blancos de nieve muy dura, razón por la que hemos abordado el ascenso por esta vertiente.

El Central Oeste del Serrato desde el Este,
 
            Pero al suroeste, la arista presenta unas placas difíciles  y otra aguja hermanita de la que nos encontramos. Luego desciende un poco y tras un par de agujas aparece una brecha algo más baja y otra aguja rotunda y descolgada. Se debe tratar de los Picos Suroccidentales del Serrato.

            ¿Y si fuera más alta esa…?

            No lo sabremos quizás pero vamos a probarla.

Destrepando el corredor cimero del Central Este del Serrato.
 
            Hay que descender el corredor que recorre la arista cimera hasta la brecha sin más cuidados que los precisos pues la roca es buena. En la brecha iniciamos el descenso del corredor que hemos subido y nos sentamos a echar un bocado en este pináculo al abrigo del viento y al solecillo de la mañana mientras contemplamos el Ibón Oeste de los Altos de Brazato y la Punta del Puerto vestida con la sobriedad vaticana de las primeras nieves que ya no se van a marchar.

            Un cuarto de hora después descendemos la rama nordeste del corredor  y en la conjunción con el principal bordeamos unas placas lisas e iniciamos el ascenso de la otra rama de corredor orientada al oeste.

Rama de corredor y Cima del Central Este del Serrato.
 
            Tras una treintena de metros herbosos y escalonados alcanzamos la arista que nos certifica la imposibilidad de proseguir por ella hacia la cima vestida de severas placas lisas.

            Ya he visto la alternativa desde muy abajo y no queda otra que realizar una travesía de la pared sudeste de la aguja utilizando una vira entrecortada e instalada entre placas verticales tanto por arriba como por abajo.

            La travesía no es difícil, hay que hacerla con cuidado y nada más pero nos deposita en un vertical corredor que habrá que trepar y que haré dos veces seguidas, la primera para prospeccionarlo y la segunda para acompañar a mi chica que subirá bien echándole la sal necesaria para el guiso.

En la Cima del Central Oeste del Serrato.
 
            Dos tramos de corredor nos elevan alrededor de 15 metros tras los que se acuesta en busca de una brecha inmediata a la cima a la que llegamos sin necesidad de apoyar las manos.

            Son las doce menos cuarto y estamos en la otra aguja que conforma las Cimas Centrales del Serrato y no sabemos cuál de las dos es más alta. Tiene un hito más grande pero es que también hay más material y la cima es más espaciosa.

Corredor Cimero al Central Este, los orientales del Serrato, Picos de Labaza y Batanes.
 
            Las cimas no tienen una vista espectacular que digamos y menos en un día en el que la nubosidad alta va entrando por el oeste y todo el ámbito está relleno de neblinas.

La roca de los Centrales del Serrato es buena.
 
            No faltan los tres Ibones Altos  y el Collado Alto  de Brazato, tampoco el Serrato, Tablato y Foraturas y la Partacua algo difusa; luego la Gran Faxa y Xuans con alguno de los Dientes de Batanes, no se ve el Serrato de Bramatuero. Hacemos unas fotos y nos vamos para abajo relajadamente.

Los Centrales del Serrato desde el Ibón Oeste de los Altos de Brazato.
 
El descenso no tiene otra historia que repetir pasos conocidos  hasta la conexión de corredores y continuar para abajo hasta las pedreras que bajaremos en busca del Ibón Oeste de los Altos de Brazato, para rodearlo no con la intención de conocerlo que ya lo conocemos, sino con el objeto de tener perspectiva sobre la arista y en especial sobre los picos que acabamos de ascender.
Ibón Oeste de los Ibones Altos de Brazato.
 
            Desde la parte este del mismo hacemos algunas fotos. Todavía me alargare hasta el Ibón Sur. Luego terminaremos de rodearlo y nos introduciremos poco a poco y a través del enorme pedregal que rellena el circo, al corredor de acceso en el que retomaremos el camino y proseguiremos para abajo.

Vertiente Sudeste de los Centrales del Serrato.
 
            Nos acercaremos a la Cabaña de Brazato que está en regular estado a pesar de que fuera rehabilitada no hace mucho y comeremos al sol de la mañana en tan abrigado lugar. Es la una y cuarto.

Detalle del Corredor a los Centrales del Serrato.
 
            Alrededor de las dos, hemos disfrutado de la comida y del lugar con calma, buscamos el camino de descenso que encontraremos enseguida avanzando en horizontal al oeste en las inmediaciones del hombro herboso. Luego, camino abajo, contemplaremos el uniforme gris que telonea a las Argualas e Infiernos y nos llegaremos al Balneario de Panticosa cuando son las dos y media.

Picado sobre el Balneario de Panticosa.
 
            Hoy hemos disfrutado de una actividad ligera, agradable y comprometida en la que hemos movido un desnivel de alrededor de 950 metros y se ha notado; pero a pesar de que están allí, en medio de una zona muy visitada, gozan de la inestimable soledad del Pirineo desconocido y en un perfecto anonimato para la mayoría de los mortales, excepción hecha de los rebecos.
 

19 nov. 2015

76-15. DESCARGADOR Y LA FAJA DE LAS FLORES EN CIRCULAR POR ORDESA. 18-11-2015.


Desc argador desde el Collado de Millaris.
 
Pradera de Ordesa, Gradas de Soaso, Circo de Soaso,Camino de los Mulos, Refugio de Góriz, Collado de Millaris, Pico Descargador, Faja de  las Flores, Clavijas de salarons y Casas de Oliván.

18-11-2015.

Salida 07:45 h Llegada 17:15 h.

Mixto.

Bastante fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de Descargador procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            De cuando en cuando y fuera del mundanal ruido que asola al parque durante el verano acostumbramos a ir a Ordesa. Lo hemos recorrido discrecionalmente y en un cumplido número de ocasiones pero siempre queda algo por recorrer aunque solamente sea nuevo parcialmente. Ordesa en enorme además de único.

            No hemos estado nunca en el Pico Descargador que tiene que regalar buenas vistas y…

El Aparcamiento de la Pradera de Ordesa está hecho un cristal.
 
            Son las ocho menos cuarto de la mañana cuando estamos aparcando en la Pradera de Ordesa a 1320 metros de altitud. Es 18 de Noviembre de 2015 y tenemos sitio, solamente hay un par de coches aparcados en la helera que cubre todo el aparcamiento y el último tramo de la carretera desde las Casas de Oliván, suponemos que a causa de la humedad que propicia el Arazas y del sol que calienta procurando el rehielo de las zonas despejadas. El resto no tiene ni señales de escarcha.

            La mañana a pesar de la imagen del aparcamiento es buena y en algunos puntos del camino hasta agradable rayando a cálida.

Hayedo de Ordesa.
 
            En dirección este comenzamos haciendo el Camino de Soaso pues vamos a hacer la circular prevista en sentido contrario a las agujas del reloj. Vamos al paso puesto que sabemos que la vuelta será larga.

Una de las Gradas de Soaso.
 
            Capilla de la Virgen del Pilar, Cascada de Arripas, Gradas de Soaso y Circo de Soaso. Empleamos las dos horas previstas para alcanzar el fondo del Circo de Soaso que está custodiado, como siempre por las Tres Sorores o Serols.

Perdido y Soum de Ramond desde el Circo de Soaso.
 
            Ni siquiera llegamos al puente bajo la Cola de Caballo sino que aprovechamos el filtrado del Arazas para encaminarnos hacia el Camino de los Mulos de Soaso.

            Se trata del camino natural que  supera los  paredones inferiores del circo por su parte sur, de camino a Góriz. Nunca habíamos subido por aquí ya que siempre tomábamos la vía más directa de las Clavijas de Soaso. Bueno, clavijas y cadena ya que hace unos años que han colocado cadenas junto a las clásicas clavijas.

Cañçon de Ordesa desde el Camino de los Mulos de Soaso.
 
            El camino zetea en las pedrizas de la ladera y gana toda la altura necesaria para orientarse, finalmente, al este y alcanzar los praderíos inferiores por encima ya de la Cola de Caballo en la que pastan un pequeño grupo de rebecos con pelaje de invierno.

            El camino describe una amplia lazada para aprovechar una fisura que le permite superar las paredes y alcanzar los Prados de Góriz. El Cilindro nos señala la posición del Refugio de Góriz.

Refugio de Góriz.
 
            Luego, en suave ascenso por los prados salpicados de calizas que afloran sobre un tapiz herboso abrasado nos acercan en dirección norte al Refugio de Góriz situado a 2160 metros de altitud. Son las once menos cuarto, hemos echado tres horas hasta aquí y nos sentamos a comer un bocado al tibio sol de la mañana que se cuela entre cirroestratos ahorcados en el infinito de azul poco consistente. La situación del norte anuncia su llegada.

            Media hora después abandonamos el desértico ámbito del refugio y tomamos el Camino de la Brecha de Rolando que en dirección noroeste recorre el interior del parque.

            En suave ascenso mientras contemplamos la Faja Luenga al Norte y la nevada Punta Tabacol que no ha mucho recorriéramos, nos alargamos en busca del Collado de Millaris al norte del pico del mismo nombre. Llanearemos primero por praderío para alcanzar los neveros en las inmediaciones del collado.
 
Descargador desde el Plano de San Fertús.

            Desde el amplio y amable Collado de Millaris situado a 2467 metros de altitud visualizamos la cara oeste de nuestro objetivo que es  el Pico Descargador. Son las doce y cuarto.

            Hay que descender unos metros  hasta las Planas de San Fertús para atravesarlas siguiendo algunos cordones limpios de nieve como procedimiento para avanzar con comodidad pues la nieve acumulada está blanda.

            Atravesamos las planas directos hacia la cima del pico parcialmente cubierta de nieve hasta que nos introducimos en el lapiaz de su cara este que habrá que cruzar buscando camino cómodo entre depresiones y simas sucesivas parcialmente cubiertas de nieve.

Monteperdido desde Descargador.
 
            Hemos de dar algunos rodeos, afrontar pequeños subes y bajas frecuentes y ganar altura con paciencia pues el lapiaz se encumbra mucho en la ladera este del pico. El asunto se lleva su tiempo pero finalmente salimos del mismo en el casquete somital que ascendemos ya más cómodamente  por tramos limpios y zonas con nieve más dura que aguanta nuestro peso.

            Es la una menos cuarto cuando alcanzamos la Cima del Pico Descargador situada a 2623 metros de altitud. Desde la amable cima cubierta de materiales calizos ocres desgastados disponemos de unas espléndidas vistas a pesar de su modesta altura y con permiso de las nieblas que tratan de invadirnos desde el noroeste.

En la Cima de Descargador.
 
            El Taillón medio cubierto y hacia el este ya más limpio aparecen el Dedo y el Pico Bacillac, la Brecha, el Casco, La Torre, la Espalda, el Cilindo, el Perdio, el Soum de Ramond. Tabacor, Tobacor, Guara, Diazas, Gallinero y completando el círculo el Mondarruego y el Pico Blanco.

            Hacemos algunas fotos e iniciamos el descenso en busca de la Entrada Este de la Faja de las Flores.

            La lógica aconsejaría descender la amable arista norte hasta el Collado de Salarons y desde allí tomar el barranco que en dirección sur se alarga a conectar con el Barranco de Cotatuero pero eso supondría iniciar el camino en dirección opuesta a nuestro objetivo.

Hacia la Senda de las Flores desde Descargador.
 
            Nosotros vamos a bajar del pico en dirección sudoeste orientados por la entrada a la faja a ver qué sale.

            Hay que bajar alrededor de 200 metros de desnivel que en su parte alta se trata de una serie de terrazas  muy meteorizadas que se bajan con absoluta comodidad  hasta que nos sitúan en el borde del lapiaz. Allí la ladera se ahonda rápidamente y bajamos deambulando con vista hacia la continuación.

            Poco después el lapiaz se allana  y se extiende por delante de nosotros mucho más de lo que imaginábamos, habíamos visto y deseábamos.

            Se trata de una sucesión cuantiosa de grietas entre las que hay que buscar camino para atravesarlas. Lo hacemos con cuidado puesto que están cubiertas de nieve sin transformar y queremos evitar sorpresas a cualquier precio.

Próximos a la Faja de las Flores.
 
            El medio del rellano kárstico nos cruzamos con una pareja de extranjeros a los que orientamos hacia Góriz y enseguida localizamos una línea de hitos que  posiblemente irán hacia el Gallinero pero que a nosotros nos va a ir de cine.

            Siguiendo los hitos salimos del karst y nos incorporamos a la ladera este del Pico Gallinero o Salarons donde el tránsito ya es más franco incluyendo pequeños tramos herbosos.

El hito de entrada a la Faja de las Flores.
 
            Hemos localizado de lejos  la gran piedra de entrada a la Faja de las Flores, nos ha servido de orientación pero en realidad son dos grandes piedras y no un gran hito de piedras pequeñas como creíamos recordar. De cualquier forma un camino cada vez más terroso y marcado nos situada en la Entrada este de la Faja de las Flores situada sobre los 2425 metros de altitud. Son las dos de la tarde y el lapiaz se ha cobrado cumplido peaje.

Perfilados en la Faja de las Flores.
 
            La Faja de las Flores es una faja alta que se desarrolla entre las Paredes Superiores del Pico Gallinero o Salarons a una altitud de alrededor de los 2450 metros. Se puede recorrer en ambos sentidos, según gustos y orientaciones de la luz del sol y nosotros lo haremos de este a oeste.

En la Zona Intermedia de la Faja de las Flores.
 
            Tendrá poco más de 3 kilómetros y se compone de tres partes: la primera orientada al sudeste comienza con un pequeño corredor al que le sigue otro más amplio y ligeramente ascendente y desde ella contemplamos las proas que articulan la ladera derecha del Barranco de Cotatuero. Paramos a comer en una de las proas de la senda con vistas. Hay que decir que tiene escape por arriba hacia el Casquete Somital del Gallinero.

Coloristas calizas en la Faja de las Flores.
 
            Liquidada la primera parte en una de las dos proar que conforman el Espolón de la Punta Gallinero enseguida transitamos la segunda parte orientada al sudoeste y al solecillo de la tarde. La faja es amplia salvo algunos pequeños tramos más estrechos pero en buenas condiciones no ofrece ninguna dificultad para seguirla. Son una serie corredores poco prominentes que terminan en el Espolón Sudoeste por encima de la Faja Luenga que hemos de recorrer algún día para ver qué hay y a dónde nos lleva.

En el Espolón Occidental de entrada al Barranco de Salarons en la Faja de las Flores.
 
            Como detalles diremos que hay una enorme ausencia de flores pero en cambio las paredes orientadas al sol tienen dos zonas con enjambres de abejas que zumban hiperactivas al calorcillo de la tarde.

Se puede pasar tanto por dentro como por fuera el Puente Natural de la Faja de las Flores.
 
            En el espolón la senda se orienta al norte al transitar la ladera oeste que es la izquierda del Barranco Salarons y que es la parte final de la misma.  Está compuesta de una serie de pequeños corredores en los que el camino desciende suavemente hasta alcanzar el Puente Natural de la Faja de las Flores, una enorme piedra desprendida de los paredones superiores y detenida espectacularmente en la faja. Se puede pasar tanto por debajo de la misma ya que está a modo de puente o también por fuera. Solamente queda alargarse unos metros  pasar otro desprendimiento que ha dejado en la faja un grupo de grandes bloques en precario equilibrio para alcanzar un rellano que se amplía en el Umbral de Salarons. Son las tres y media.

Entrando al Barranco de Salarons.
 
            Siguiendo hitos se desciende por la parte este del amplio circo al encuentro del Barranco de Salarons que se articula un par de resaltes más abajo.

            Alcanzada la cabecera del barranco y las paredes inferiores del circo optamos por bajar por las clavijas ya que la última vez lo hicimos por la Fajeta que transita por el Barranco de Salarons  en su inicio.

Tramo Superior de las Clavijas de Salarons.
 
            Hay un gran conjunto de bloques junto al camino que viene horizontal del Tozal del Mallo. Es el lugar en el que hay que abandonarlo para tomar la ladera herbosa en dirección sudoeste.  Nos conduce a un par de resaltes sin equipar en los que hay que emplear las manos para destreparlos y a continuación alcanzar el Tramo Superior de las Clavijas de Salarons.

            Se trata de un diedro vertical de calizas ocres, de una decena de metros, equipado con media docena de clavijas que se pasa bien.

El Camino de la Fajeta en el Barranco Salarons.
 
            Un tramo de verdura con abundante genista nos deposita en el Tramo Inferior de las Clavijas de Salarons. Son tres o cuatro clavijas que facilitan el descenso de un corto tramo de pared acostada y conformada de bloques calizos fisurados algo lisos. Por debajo y hacia el oeste hay un corredor encajado y fácil que te saca de la pared y te deposita en el camino que transita la ladera herbosa del circo. Nosotros nos acercamos al barranco, fotografiamos la Fajeta en su tramo defendido por la sirga y nos incorporamos al camino en el tramo inferior del mismo.

Trebol todavía en flor en el Barranco de Salarons.
 
            Pasamos la faja sin equipar y enseguida estamos en el camino que poco más abajo coincidirá con el de las clavijas.

El Tozal del Mallo desde las inmediaciones del bosque.
 
            A partir de allí, contemplando el Tozal del Mallo a las luces de la tarde, descendemos hasta atravesar el Barranco de Salarons  que lagrimea el agua y continuamos descenso al encuentro del bosque que nos depositará un rato después en las Casas de Oliván. Solamente nos resta desandar media kilómetro de carretera húmeda y deshelada para llegarnos al coche cuando son las cinco y cuarto.

El Tozal del Mallo y las luces de la tarde según Juanillo.
 
            Cae la tarde y hoy han caído 1450 metros de desnivel acumulado y teórico ya que en los dos tramos de lapiaz no das un paso en horizontal.

            En cuarenta minutos nos llegamos a casa a esperar las tremendas nevadas del próximo finde que si vienen de donde viene o mucho me equivoco o poca nieve dejará por aquí. La temporada de esquí creo que va a esperar. 

  Para ver más fotos.