30 sept. 2016

66-16. PIC DE LA LATTE DE BAZEN DESDE GOURETTE. 27-9-2016.


Pic de la latte de Bazen desde el Aubisque.

Gourette, Col de Tortes, Faldeo de la Arista Norte y Corredor Oeste.
27-09-2016.
Salida 09:15 h. Llegada 14:45 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión. 
Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Latte de Bazen procedente del IGN. francés. Vía en amarillo.

            Desde la Cima del Grand Gabizos contemplábamos una espléndida aguja que destacaba poderosísimamente  en su horizonte oeste. Aquellas erguidas y desafiantes placas  que se alzaban al cielo como un cohete me hicieron pensar que, a ese pico, nunca subiría.
            Volvimos después y de nuevo al Grand Gabizos y allí estaba, era el Pic de la Latte de Bazen y hoy 27 de Septiembre de 2016 estamos en Gourette. Son las nueve de la mañana y buscamos la salida hacia el pico que ha de recorrer su arista norte, bueno, más que recorrerla faldearla por su vertiente oeste. No se debe decir eso de “nunca jamás.”

La Arista Norte a Latte de Bazen desde Gourette.

            En la gran curva que la carretera describe en el pueblo hay una salida al este que lleva al gran aparcamiento de la estación de esquí y poco más adelante a otro más pequeño del que, en teoría, tiene que salir el camino hacia el Col Tortes. Estamos alrededor de los 1360 metros de altitud.
            Un montañero francés que aparca nos indica que tenemos que volver hacia el centro y tomar las balizas rojas y blancas que enseguida pasan por otro aparcamiento, también al este de la carretera que prosigue pueblo arriba hacia el Aubisque.
            Reorientados, tomamos las balizas que se van entre chalets de montaña siguiendo un sendero-paseo que conduce a un mirador al que no llegaremos y que nos saca del pueblo en dirección prácticamente este por una ladera medianamente erguida.

De camino al Col de Tortes.

            No nos ha importado el cuarto de hora perdido ya que la mañana, que es estupenda,  nos regala con las clásicas nieblas galas que empenachan las cimas y rellenan los fondos de los valles. Esperamos que el día evolucione favorablemente como así será y que vaya secando el terreno que aquí, a nivel del bosque de repoblación,  está muy mojado y eso es lo que menos nos conviene.

Caperan de Tortes al oeste del col del mismo nombre.

            El camino deambula enseguida por un rellano y ascendiendo fuertemente de manera intermitente alcanza  una zona de grandes bloques metamórficos mientras que al este comienza a perfilarse la arista que viene desde el Puerto de Aubisque.
            Desde un segundo rellano por encima de la zona de bloques contemplamos entre nieblas el pequeño y espléndido Caperan de Tortes y la depresión del collado del mismo nombre dominada al sudeste por un pináculo vestido de placas y de bastante mal aspecto.

Detalle de la ladera de la faja equipada, tomada a la vuelta.

            Sabemos que ni siquiera hay que llegar al collado y que hemos de tomar una senda que inicie el recorrido de la arista que girará progresivamente al sur para llevarnos a nuestro objetivo.

Inicio del camino a la Arista Norte de la Latte de Bazen. 

            Son las diez y media de la mañana cuando alcanzamos el Collado de Tortes situado a 1800 metros de altitud desde el que nos asomamos a su vertiente norte para ver solamente nieblas. Una veintena de metros antes de alcanzarlo parte al este un poco transitado camino que se encarama a una faja herbosa y estrecha entre las placas lisas y verticales que conforman el pináculo que domina el collado.


En la faja equipada.

            Pasamos inmediatamente por una pequeña surgencia de agua en la roca y encontramos un tramo de sirga horizontal a modo de pasamanos con algún enganche suelto pues la roca metamórfica  no es de lo mejor para equipamientos artificiales duraderos.
            Hoy no es necesario utilizar el pasamanos  al que le sucede otro siguiente también horizontal con un final erguido sobre rocas algo meteorizadas y húmedas. En otras circunstancias también sería otro el cantar. 

Rampa hacia la Cota 2262. 

            Alcanzamos un abedul aventurero y nos introducimos en una ladera de hierbas altas  mientras terminamos el faldeo del pináculo que tiene la cabecera rocosa. Nos lleva a un amable y amplio collado desde el que arranca una enorme rampa, uniforme y suavemente erguida que vestida de espeso verde en el que predomina la brecina nos permitirá irnos orientando al sur.
            Tratamos de seguir huellas de tránsito en la ladera pero no es fácil ya que se puede subir por cualquier parte y tan pronto encuentras un tramo de camino pisado como lo pierdes.

Se asoma el Amoulat mientras subimos a la Cota 2262 m.

            La ladera se hace larga pues al final tendrá cerca de 400 metros de desnivel que haremos siguiendo los hitos de piedras que aparecen a media ladera. Nos conducen a la Cima de la Cota 2262 donde finaliza el Kilómetro Vertical balizado de rojo y amarillo y cuya trayectoria hemos seguido. Bueno, son 900 metros como indica en el cartel cimero.

Hay que descender en busca del faldeo hacia Latte de Bazen.

            Desde la cima contemplamos el Latte de Bazen arrogante y de aspecto inexpugnable, el Valle de Litor con los Gabizos, las cimas y pistas de esquí del Circo de Gourette que se han limpiado de nieblas y la arista que no nos ofrece continuación asequible.

En el faldeo de la Norte de la Latte de Bazen.

            Los hitos marcaban la trayectoria directa de la carrera a la cima, no lo sabíamos y yo he desechado una tenue línea de hitos que iniciaban el faldeo de la arista por su vertiente oeste. El desconocimiento se salda con la perdida de alrededor de 100 metros  hasta que visualizamos el débil y poco transitado camino que nos interesa.

Un segundo circo en la Norte de la Latte de Bazen

            Se trata de un largo faldeo por la inclinada ladera oeste de la arista que recorre una serie de pequeños circos separados por crestones no demasiado  prominentes que bajan desde la arista. Sirven para tener perspectiva sobre el camino suavemente ascendente y poco transitado en el que hay que avanzar con pie firme y con cierta atención pues debajo de la inclinada ladera aguardan los paredones inferiores del Barranco de Valentin.


Acercándonos a la Pointe y la Latte de Bazen.

            El camino se acompaña con hitos poco visibles salvo en los crestones pero poco a poco nos acerca a la antecima norte  compuesta por unos dientes rocosos señalados como la Pointe de Bazen e inmediatamente al sur aparece la cúpula de la Latte de Bazen recorrida por un vertical corredor de aspecto poco agradable en el mejor de los casos.

Detalle de la Oeste de la Latte de Bazen.

            La travesía ha resultado más agradable de lo esperado, el terreno se ha secado y nos ha permitido un tránsito bastante relajado y ahora nos enfrentamos a otra rampa, tendrá por encima de los 200 metros de desnivel,  que se yergue paulatinamente y que vamos ascendiendo por la izquierda del corredor que ha nacido en la cima y se pierde en la ladera.

Remontando el Corredor Oeste de la Latte de Bazen. 

            Ascendemos sin dificultad casi por cualquier parte, siguiendo algún hito, contemplando como el corredor que no es más que una estrecha grieta en la ladera asciende linealmente y cuando queremos darnos cuenta entramos al mismo, algo descompuesto y tendido que subimos con absoluta tranquilidad;  superamos un pequeño estrechamiento que no llegará al IIº y enseguida alcanzamos la Cima del Pic de la Latte de Bazen situado 2472 metros de altitud tras un ascenso impensablemente fácil.

En la Cima del Pic de la Latte de Bazen.

Lacs de Uzious y Anglas, Geouges de Arre, Arre Sourins, Sarriere, Medaa y Ger.

            Son las doce de un mediodía espléndido y nos sentamos en la cima para almorzar y disfrutar de un delicioso paisaje: al este el Petit y nuestro conocido Grand Gabizos que se viene hacia nosotros hasta Louesque y el próximo Esquerra, detrás aparecen los Lacs de Ozious y Anglas con el Sanctus, les Becottes y detrás el Geouges de Arre que nos devuelve por Arre Sourins al Circo de Gourette casi al completo, pues son visibles desde las Peñas Sarriere y Medaa hasta Amoulat  y la Mole del Ger. Teloneros sacan las cabezas el Balaitus y el Pallas.

Bajando la Rampa oeste de la latte de Bazen.

Hay que ir a pasar bajo las paredes de la Cota 2262. 

Uno de los pasos obligados en la Norte de la Latte de Bazen.

            Hacemos algunas fotos contemplamos la arista que nos ha traído hasta aquí y que nos lleva al Puerto de Aubisque vestido de celestial praderío un tanto sofocado por este seco verano hasta que la vista se nos pierde en el norte con el Midi de Bigorre inconfundible y distante desde aquí.

Col de Tortes desde el sudeste. 

            Alrededor de la una menos cuarto iniciamos el descenso sin otro propósito que desandar camino fácil y relajadamente haciendo fotos hacia atrás ya que a la ida la posición del sol nos ofrecía demasiado contraluz. Dejamos el camino cosido de hitos, sobre todo el inicio del faldeo en la rampa a la Cota 2262 para que el personal no tenga dudas en iniciar el faldeo aunque nos creemos que no sean demasiados los visitadores de este pico.

Colchico de Otoño cerca del Col de Tortes.

La espléndida Rampa Norte de la Cota 2262.

            Nos asomamos por aquí y por allá y bajo el Col de Tortes contemplamos la vira equipada  que transita entre verticales paredes: el abedul más alto marca la salida de la faja.

La faja equipada entre lajas abandonando el Col de Tortes.

            Luego desandamos camino para abajo y sin prisa pero sin pausa nos llegamos a Gourette cuando son las tres menos cuarto, movemos  la furgo a la sombra y comemos.
            La jornada, que ha salido redonda, la habremos salvado con 1250 metros de desnivel de los que 100 han sido de regaliz. Una hora después pasaremos el Aubisque, el Sulor y llegados a Arrens tomamos la carretera D105 que sube hasta el Embalse de Tech.
            Damos una vuelta por los alrededores contemplando como las nieblas se asoman puntualmente a la cita que debe ser diaria por estos pagos  y luego proseguimos carretera adelante hasta alcanzar el Pla de Aste a 1400 metros de altitud. Aparcamos para pasar la noche pues será nuestro punto de partida para mañana, nos damos una vuelta hasta la Maison du Park  con otro aparcamiento, cogemos unos robellones y estrenamos la temporada, que no se presenta propicia, con sacratísimo deleite.
            La noche cae pronto pues estamos en otoño y nosotros nos tiramos a los sacos sobre las ocho y media dispuestos  a aprovechar una espléndida y dilatada noche con nieblas. 

Para ver más fotos.

20 sept. 2016

65-16. PLA DE AUBE POR PUERTO Y POINTU. 19-9-2016.

Pla de Aube desde Pointu.

San Nicolas de Bujaruelo, Cabaña de Ordiso, Ladera de Aube, Puerto de la Plana de Aube, Pico del Puerto, Pic Pointu, Arista Este,  Pic de Pla de Aube, Antecima Sur, Arista Sudoeste, Plana de Aube y Cabaña de Ordiso.
19-09-2016.
Salida 08 h. Llegada 16:45 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Pla de Aube procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Hay una larga cresta fronteriza que además sirve para delimitar la Cuenca Fluvial  del Ara que arranca en el Pic Lary cerca de  Gavarnie y que, metamórfica ella, alcanza el Clot de la Hount para  abrirse en dos ramas, la occidental que irá a enlazar con la de Panticosa o Marcadau y la oriental que abraza al Glaciar de Ossoue.
            Conocemos una buena parte de la misma ya que la hemos recorrido por tramos  y el pasado año desde la Cima del Pico de Lourdes no visualizamos claramente el descenso al Puerto de Aube o Abe pero quedamos emplazados para explorar  la continuación occidental de la arista.
            Ha caído la primera nevada de la temporada que ha manchado las caras nortes del Pirineo y consecuentemente cambiamos los Batanes por Aube, un poco más bajos y orientados al sur donde ya no queda nada de la nevada.

En la Pista de San Nicolás de Bujaruelo.

            Son las ocho de la mañana cuando aparcamos junto al Puente de San Nicolás de Bujaruelo situado a 1330 metros de altitud, tras una hora justa de coche pues la pista está en excelentísimas condiciones medio convertida casi en carretera.
            La mañana,  joven todavía, no está tan fresca como las anteriores y suavemente venteada, cuando tomamos la pista que recorre en dirección noroeste con puntuales vocaciones de norte, primerio la Orilla Derecha del Ara para cruzarlo en el Puente del desvío de Otal y proseguir por la otra orilla.

Camino por encima de la Cabaña de Ordiso.

            En el puente abandonamos la pista por un tramo de camino que prosigue río arriba mientras que la pista se da un garbeo. Coincidiremos en la misma poco más arriba y con ella nos iremos por los Estrechos del Burguil en busca de la Cascada del Pich que baja algo tristorra. Antes hemos visto un pequeño monumento en memoria de Victor, el militar fallecido en la búsqueda de un desaparecido la pasada primavera.
            En suave ascenso a través del hayedo establecido en las orillas de la pista, ganamos altura, pasamos la portera para el ganado y nos llegamos a la Cabaña de Ordiso o del Vado cuando son las nueve de la mañana. Estamos a 1600 metros de altitud.

Cerbillona, Central, Tapou y Milleu sobre el Valle del Ara.

            En la parte trasera de la cabaña cogemos el camino balizado en rojo y blanco, al igual que la pista ya que se trata de un tramo del GR11. Nos enseña el Puente del Vado y el Barranco de Ordiso con sus cascadas inferiores medio sepultadas por la vegetación y en suave ascenso corona un pequeño resalte para mostrarnos enseguida la ladera de entrada al Barranco del Cardal.
            Enseguida cruzamos el barranco y alcanzamos los Estrechos de Picarmartillo con su puente colgante sobre el río mientras que nosotros avanzamos por un tramo de camino  picado en la piedra, encementado y defendido con valla de alambre  para dar seguridad al tránsito del ganado.

La Ladera de Aube es accesible.

            A la salida de este tramo nos introducimos en la parte baja del pinar  que rellena esta zona de la ladera izquierda del río y tras recorrerlo algo menos de medio kilómetro y atravesar tres barranquillos  sucesivamente, el pinar se aclara  en el rellano del camino, lugar en el que lo abandonamos para marchar al norte en ascenso por las Laderas de Aube o Abe. Poco más adelante hay otro puente colgante y más adelante la Cabaña de Labaza con su tejado rojo.
            Estamos a 1700 metros de altitud y nos enfrentamos a una ladera medianamente inclinada que, muy escalonada por el tránsito de las vacas, se puede subir un poco por cualquier parte.

El Pinar de Aube lo hemos dejado a nuestra derecha.

            Avanzamos entre pinos aislados, manantiales y escorrentías de agua y minúsculos rellanos  siempre en medio de una ladera de crecidas hierbas, algo reseca pero pastada por el ganado. Se puede subir por cualquier parte rodeando algunos pequeños resaltes rocosos más erguidos.
            A la sombra de la mañana que nos ofrece Picamartillo subimos a ritmo hasta alcanzar un pequeño e inclinado rellano sobre los 2100 metros de altitud mientras esperamos la llegada del Pla de Aube, un rellano algo más consistente.

Pla de Aube empieza a asomar discretamente.

            La rama principal del Barranco de Aube que llevamos al oeste, practica sigilosamente su incisión en la ladera  y nos muestra el declive por el que desagua proveniente del Rellano de Pla de Aube situado sobre los 2250 metros de altitud. A la entrada del mismo visualizamos la cadena fronteriza a la que nos dirigimos desde el Pico de Lourdes  hasta el Pla de Aube que se irán descubriendo conforme ascendamos por el rellano.

El Pico del Puerto cerrando la Plana del mismo nombre.

            Se trata de una majada de enormes proporciones sin casi ganado puesto que lo hemos dejado comiendo en la ladera que presenta un ascenso muy cómodo para el mismo desde la Cabaña de Labaza.

Hacia el Port de Pla de Aube.

            Localizado el Puerto del Pla de Aube proseguimos nuestros pasos al norte a su encuentro mientras contemplamos la arista de cierre entre el Pico del Puerto y la Antecima Sur del Pico Pla de Aube. Se puede subir directamente  por ladera herbosa hasta la Antecima  y de allí remontar por la pared hasta el Pla de Aube pero eso lo haremos de vuelta.

Se podría subir directamente a Pla de Aube pero ese recorrido lo haremos a la vuelta

            Remontamos un suave escalón en la parte este del rellano y alcanzamos el Puerto de Pla de Aube situado a 2434 metros de altitud. Son las once de la mañana.

La este del Pico del Puerto de Aube desde el Puerto del mismo nombre.

            El Pico del Puerto del Pla de Aube tiene una amplia zona de pedriza, oscura,  metamórfica, uniforme y descompuesta que se encumbra hasta la base de la pared somital.  En el collado corre una ligera brisa por lo que, en dirección oeste, ascendemos la pedriza hasta la base de las paredes y en la protección de las mismas nos sentamos a almorzar.
            Alrededor de las doce menos cuarto nos vamos en busca del corredor sudoeste ya que el corto tramo de pared metamórfica no tiene, engañosamente, demasiado buen aspecto.
            Hay que hacer un faldeo expuesto, sombrío húmedo y delicado que nos deposita en un corredor estrecho lóbrego y muy descompuesto que subimos con exquisito cuidado; tanto que decido probar una vira que nos saca del mismo a ver que se ve.

Entrando al Corredor Sudoeste del Pico del Puerto.

            La vira se amplía y muere a media pared por la que ascenderemos al sol, en seco y de manera cómoda la segunda mitad del resalte cimero, el inferior todavía está más escalonado. Una corta trepada nos deposita en la cabecera del corredor con final erguido e inmediatamente en la Cima del Pico del Puerto de Aube situado a 2504 metros de altitud. Son las doce menos cuarto.
            Desde la cima contemplamos el horizonte nordeste  ligeramente blanqueado que arranca con la Seda y prosigue con Labas, Estom Soubiran, Soum y Sud de Aspe, Mall Arrouy,  Badete, Soum Blanc de Secougnat y más atrás Neouvielle. Al sudeste el Pic y el Inferior de Lourdes  y al oeste la cresta que conduce al Pico Pla de Aube y más atrás los Milieu y Tapou.

La Sudoeste del Pic Pointu.

            Hacemos unas fotos y proseguimos arista hacia el oeste descendiendo unos metros. Se trata de una arista transitable que presenta unas irregularidades metamórficas  fáciles  pero que se accidenta un tanto poco más adelante y que suponemos nos obligará a faldear; en vista de lo cual decidimos abandonar la arista e iniciar un faldeo en busca del amplio collado situado al oeste del Pic Pointu.
            Bajaremos un poco por encima de los 100 metros en una ladera metamórfica algo descompuesta pero transitable y desde el fondo iniciaremos un remonte en dirección nordeste  hacia el collado.
            Ascendemos un poco por cualquier parte alternando terrazas herbosas escalonadas  con afloraciones metamórficas en las que ni siquiera es necesario emplear las manos. Atravesamos una serie de pequeños barranquillos que salpican la vertiente sur de la arista y enseguida alcanzamos el amplio collado desde el que contemplamos otro más de nuestros objetivos del día: la Cuenca Lacustre de Monferrat.

Seda, Labas y Estom Soubiran tras los Laquettes de Monferrat.

            Se trata de un rellano lacustre  salpicado de rocas metamórficas en el que se asientan un par de lacs de mediano tamaño y un rosario de laquettes salpicados en un rellano de dimensiones superior al Pla de Aube y que nosotros conociéramos al ascender a los Picos de Millieu y Tapou desde la cabaña de Lourdes.
            Un corto y suave ascenso en dirección este nos deposita inmediatamente en la doble cima del Pic Pointu situado a 2524 metros de altitud cuando son las doce y media de una mañana de otoñal al final del Verano.

Picos de Lourdes y Puerto de Pla de Aube desde Pointu.

            Contemplamos los destellos de los coches aparcados en el Embalse de Ossoue, el próximo y amable Pic Rond, el valle hacia Gavarnie y el barranco, todavía con algún resto de nieve, que sube al encuentro del Glaciar de Ossoue, además de contemplar los recónditos lacs al pie de las paredes de la atalaya en la que nos encontramos.
            Enseguida ponemos rumbo oeste para descender hasta el collado e iniciar el ascenso de la Arista Este del Pico de Pla de Aube que rellena nuestro horizonte  a nivel de objetivo.

La Este-nordeste de Pla de Aube desde Pointu.

            Se trata de una arista amable, suavemente ascendente y compuesta de una amalgama de afloraciones metamórficas sobre discontinuo praderío que nos va a permitir un placentero ascenso por la cabecera de las paredes de su vertiente norte.
            Nos permitirá al paso visualizar la pareja de dientes que aparecen seguidamente al oeste y que imaginamos complicarán el descenso hacia la Brecha Tapou.

Otra imagen de los Lacs de Monferrat desde Pla de Aube.

            Con veinte minutos tenemos suficiente para alcanzar la Cima del Pico Pla de Aube situado a 2677 metros de altitud.

En la Cima del Pico Pa de Aube. 

            Es la una del mediodía cuando contemplamos los dos dientes occidentales del pico y la arista que continúa, relativamente amable en busca de las Cimas de Petit Tapou y sucesivamente el Milieu el Pic Tapou, las Agujas no se ven, el Monferrat y a su derecha o norte el Grand y el Petit Vignemale; el resto de las cumbres del macizo quedan a cubierto.

Pico del Puerto y detrás Cardal y Lourdes.

            Diez minutos después iniciamos el descenso  por la arista sur. Se trata de un corto tramo de arista amplia que cuenta con un tramo intermedio de pared bastante erguida, descompuesta y salpicada de pequeños escalones llenos de basura que hay que bajar con cuidado.

La Arista Sur de Pla de Aube por donde bajaremos. 

            Un descenso de alrededor de 150 metros nos deposita en la Antecima Sur a la que llega la arista proveniente del Pico del Puerto. Buscamos una pequeña terraza orientada al sur y nos sentamos a comer al sol en uno de esos mediodías maravillosos que nos propicia la montaña.

La Arista Sur del Pico Pla de Aube.

            Contemplamos el Pico de Lourdes próximo, el Rellano de Aube al que bajaremos,  una buena parte de Tendeñera y los Montes de Panticosa:  Fenez, Otal, Tendeñera, Ripera, no se ve el Forato,  Sabocos, Azurillo, Escuellas, Bacias, Serrato, Neveras, Aratille, Vila y Floretieto.
            Alrededor de las Tres continuamos nuestro descenso por la arista sudoeste que nos regala con un descenso amable hasta que decidimos abandonarla y descender a la parte baja del Rellano de Pla de Aube pisando escalonadas y amables laderas de verdura.

Floretito y Vila al otro lado del Ara desde el Rellano de Pla de Aube.

            Recorremos la parte baja del rellano y nos echamos ladera abajo para hacer la bajada un poco más al oeste que la subida. Se puede transitar un poco por cualquier parte.

Llegando al Estrecho de Picamartillo.

            Hemos encontrado un par de hitos en las inmediaciones del Puerto de Pla de Aube y nada más. Ahora, ya en las inmediaciones del GR. terminamos nuestro descenso siguiendo un viejo e intransitado camino que muere en una cabaña derruida,  por el que también hemos subido y en el que colocamos un par de hitos estratégicos uno de ellos junto al camino al que nos incorporaremos de vuelta.

Serval de cazadores en San Nicolás de Bujaruelo.

            Son las cuatro menos veinte cuando nos llegamos a la Cabaña de Ordiso. Una pareja baja por el  Camino del Barranco de Ordiso, serán  los únicos seres vivientes de dos patas que hemos visto salvo algunas chobas y  buitres leonados surcando el cielo en busca de pitanza.

La Oeste de Ordesa desde Bujaruelo.

            Una hora después y disfrutando la sombra del hayedo y de las paredes de la Orilla Oeste del Ara nos llegamos a San Nicolás de Bujaruelo con ganas, otra vez que hemos metido 1500 metros en nuestras piernas y terminamos notando algunos músculos de los que ignorábamos su existencia.
            En la pista hay tráfico pirenaico de vacas y antes de las seis en Sabi.