29 oct. 2016

75-16. PIC LARRY EN CIRCULAR POR LAS CABAÑAS. 28-10-2016.


Subida por la izquierda y bajada por la derecha del poco notorio Larry desde el circo.

Puente de Arnousse, Cabaña de Arnouesse, Cabaña y Col de Gouetsoule, Cabañas de Larry, Col de Ayous y Arista Norte. Descenso por la Cara Oeste, Cabañas y Barranco de Larry y Pista Foreta de Gouetsoule.
28-10-2016.
Salida 09:30 h Llegada 17 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Larry procedente del IGN. francés. Vía en amarillo.

            Al Larry se suele ascender a partir del Embalse de Bious Artigues, ofrece un punto de partida  relativamente alto, sin ser nada del otro jueves, que permite acometer su acceso con un desnivel aceptable.  También se puede hacer desde Pyrenere por el Plateau de las Gencines, pero ese camino lo recorrimos la primavera pasada. Quedaba pendiente el acceso desde la zona de Urdos pero los desniveles desde aquí son selectivos y poco atrayentes más, alguna vez había que hacerlo.
            Es 28 de Octubre de 2016, han pasado las lluvias del finde y de nuevo el tiempo está rabiosamente anticiclónico cuando, pasado el Túnel de Somport y bajando casi 3 kilómetros accedemos al pequeño aparcamiento del Puente de Arnousse situado a 950 metros de altitud.

Aparcamos en el Pont de Arnousse. 

            Son casi las nueve y media de la mañana cuando nos ponemos en camino en dirección sudeste y por la orilla derecha del Barranco Arnousse. Un no demasiado transitado camino gana altura para aproximarse a la vía del ferrocarril, ese que dicen que larán larán, para proseguir barranco arriba en ascenso consistente.

El Primer Puente Colgante del barranco de Arnousse. 

            Enseguida el camino nos lleva a un puente colgante, situado sobre los 1200 metros de altitud, por el que pasamos a la orilla izquierda y continuamos con un fuerte ascenso por un hayedo claro, guiados por algunas balizas e hitos de piedras.

Cruzando el Segundo Puente del Barranco de Arnousse. 

            Poco más arriba el camino alcanza una tiradera de madera que se orienta casi al sur,  muy llana y húmeda. Por ella continuaremos aproximándonos al barranco para terminar cruzándolo de nuevo por otro puente,  para alejarnos en suave ascenso en busca de la Pista Forestal de Gouetsoule que sube por la orilla derecha del barranco y que finalizará en la Cabaña Arnousse.

Llegando a la Cabaña Arnousse. 

            Unos cientos de metros por la pista nos conducen al vado bajo la cabaña desde el que parte, en dirección norte, un camino que inmediatamente se convierte en pista y que es utilizado por los esquiadores para hacer la circular al Pico Benou y que nosotros conocemos.

Cruzando el Barranco Benou.

            La pista cruza el Barranco Benou que han arreglado un poco y poco después unas balizas se orientan al este cuando nuestro objetivo prosigue al norte.
            Abandonamos la pista y enseguida me doy cuenta de que no es por allí. Hemos de volver a la pista que hemos abandonado cosa que hacemos  tras algunas vueltas desorientados por balizas rojas.
            Se nos va media hora entre idas y venidas hasta que finalmente tomamos la pista que no deberíamos haber abandonado y que se marcha en busca del Barranco Gouetsoule que recoge las aguas de Monjes adornado, muy de cuando en cuando, con balizas rojiblancas.

Hacia el Barranco Gouetsoule.

            Cruzamos el barranco y transitamos brevemente el hayedo de su orilla derecha en busca de un camino que asciende al norte por el praderío subsiguiente al arbolado.

Monjes, Escalar, Belonseiche, Benou y Arnousse.

            Al sol de la mañana nos aproximamos a la Cabaña Gouetsoule pero antes de alcanzarla nos sentamos en una piedra a almorzar un poco y a descansar pues ninguno de los dos andamos sobrados. Son las once y media.

La Cabaña Gouetsoule. 

            Enseguida continuamos camino por el praderío que vuelta a vuelta nos deposita en un rellano de bloques erráticos junto a los cuales se asienta la cabaña, que no iremos a visitar ya que el camino la deja al este.
            Hay que ascender un nuevo lomo soleado que se resuelve en el Collado Gouetsoule, el de los tres pinos negros en los que giramos al este para alcanzar el collado a 1786 metros de altitud.

El Circo de Larry desde el Col Gouetsoule. 

            Desde allí contemplamos para nuestra sorpresa las Cabañas de Larry algo más abajo y todavía distantes.
            Hay que iniciar un descenso por medio del pinar que nos conduce a un rellanito herboso y prosiguiendo en suave descenso nos deposita en el jugoso praderío en el que se asientan las Cabañas de Larry; son varias y las más alta de ellas es utilizada como refugio abierto con media docena de literas mantas y cocina. Estamos a 1720 metros de altitud, son las doce y cuarto pasadas y nos ha costado un imperio llegar hasta aquí.

Llegando a las Cabañas de Larry.

            Hay un matrimonio con dos chicos con los que hablamos. Nos confirman el descenso por el Valle de Urdos y sin más, orientados por una tablilla de direcciones proseguimos al este.
            El camino se liquida el rellano del circo y nos conduce ya en ascenso hacia la sur de la Hourquette de Larry pero no iremos a su collado sino que proseguiremos al este en busca de una pequeña brecha que se verá más adelante. De cualquier forma, las abundantes lazadas del camino sobre el praderío no dejan lugar a las dudas.

La rampa de hierba que nos llevaría directamente al poco notorio Pic Larry.

            Desde la parte alta del circo trato de visualizar el pico, ayudado por las Pundetes de Larry situadas entre el mismo y las Cimas de la Hourquette, pero, poco notorio desde aquí, preferimos proseguir con el camino a utilizar una larga rampa de hierba que corona la arista norte del pico.
            Atajamos algunas de las múltiples lazadas del camino y alcanzamos la brecha instalada en un crestón  de la norte del pico.

Llegando a la Arista Norte de Larry.

            Desde aquí el camino llanea  en busca del Col de Ayous, situado a 2126 metros de altitud, en el que hay gente y al que no vamos a llegar pues atajamos directamente en busca de la arista.

La Arista Norte del Pic Larry.

            En una prominencia adornada de gendarmes algo complicados que se faldean por el oeste, nos sentamos a comer  con pocas esperanzas de hacer cima que no queda lejos. Nos preocupa la hora fundamentalmente porque nos aguarda un descenso desconocido y en el hayedo la noche llega pronto.

La Norte del Pic Larry.

            Mi chica se empeña en subir, abreviamos en la comida, no emplearemos más allá de un cuarto de hora y alrededor de las dos y cuarto continuamos para arriba tras bajarnos de la arista donde hemos comido.

Cima del Pic Larry.

            Hemos cambiado de ritmo y espabilamos bastante para alcanzar  por camino poco transitado la Cima del Pic Larry situada a 2337 metros de altitud. Son las dos y media pasadas.

La foto desde el Pic Larry.

Lac Bersau desde Larry.

            Desde la cima hacemos unas breves fotos, contemplamos un paisaje conocido en el que destaca el Midi omnipresente y sus alrededores, los Lacs y el Pic de Ayous y Arougos. Al norte aparecen Aulión, Aas, Turón Garie, Gazies para terminar en Sesques. Al oeste aparece toda la cadena desde Anie hasta Aspe pero con reducida presencia  y al Sur el Pic de la Hourquette y el de los Monjes, también el lac Bersau y el Pic Casterau a nuestros pies.

La Rampa de la Oeste del Pic Larri.

            Son las tres menos veinte, hemos accedido al pico por el este y vamos a iniciar el descenso por la norte pero enseguida la abandonamos para introducirnos en la rampa herbosa que recorre toda su ladera oeste y que ya hemos visto desde el Circo de Larry.
            Se trata de una larga rampa herbosa que no se corta en ningún momento y que discurre paralela a la arista en continuado descenso que incluye un par de muros un poco más erguidos. La hierba ofrece pequeños escalones que nos facilitarán un descenso cómodo con atención. No corremos pero ganamos tiempo ya que se trata de un descenso muy directo al Circo de Larry.

El laquette de la parte alta del Circo de Larry.

            Pasamos junto al laquette y sin ir en busca del camino de ascenso nos llegamos a las Cabañas de Larry cuando son las tres y veinte. Hemos bajado en cuarenta minutos desde la cima.
            Ya con buena hora, entramos al refugio, solamente quedan las yeguas en los alrededores del mismo y enseguida continuamos nuestro descenso.

Iniciando el descenso por el Barranco de Larry.

            El camino que desciende el Barranco de Larry está marcado por la orilla izquierda del mismo y por allí los buscamos pero el camino que tomamos transita inicialmente la orilla derecha y tiene una tablilla que indica Urdos por lo que nos vamos para abajo sabiendo que no llevamos el camino esperado y tampoco queremos llegar a Urdos que debe estar bastante más debajo de lo que nos interesa.
            Bastante transitado se va para abajo por soleada ladera hasta que entra en el Hayedo.
            A la salida del mismo esperamos la Cabaña Sauquet pero no la veremos pues debe quedar por encima del camino.
            Algo más abajo el barranco se estrangula algo, pero antes nos deposita en una bifurcación con tablilla confirmatoria de Larry y Urdos. En el cruce hay un caminante con mapa que no sabe pero nosotros guiados por el instinto nos vamos para abajo por el camino no indicado.
            Descendemos hasta aproximarnos al estrangulamiento del barranco momento en el que un puente de maderas nos permite pasar al hayedo que viste la orilla izquierda. No tenemos dudas de que la elección ha sido un acierto.

Todavía queda algún trébol en flor en el Barranco de Larry.

            Ya por el hayedo continuamos para abajo con el tornasol de la tarde hasta alcanzar un rellano al que llega una amplia pista. Se trata de la Ruta Forestal de Gouetsoule como comprobaríamos a posteriori consultando el mapa. El puente que nos ha cambiado de orilla es el de Coustei.

Volviendo al Puente de Arnousse,

            Media docena de amplias lazadas nos bajan mientras aparecen indicaciones y ramales hacia el oeste que desestimamos. La pista mejora paulatinamente hasta que aparece asfaltada y nos deposita en la Carretera del Somport a tan solo 300 metros del lugar donde hemos dejado aparcado el coche.
            Son las cinco de la tarde cuando finiquitamos la circular, hemos aprovechado para contemplar la otoñada en el hayedo que no es de las que más nos guste pues preferimos la del bosque mixto que tiene una paleta de colores mucho más rica. Ah, el desnivel pues el temido y esperado, 1500 metros y no va más.
           

24 oct. 2016

JUNKO TABEI.


          El jueves 20 de Octubre de 2016 fallece víctima de un cáncer la japonesa Junko Tabei.

Junko Tabei procedente de Desnivel.

          Fue una pionera en bastantes sentidos: creo un club alpino femenino como contestación a la falta de aceptación, que una humanidad tan menuda como la suya, recibía en su juventud de sus compañeros escaladores; tomó conciencia del problema medioambiental que creaba la basura en la montaña himaláyica llegando a presidir una organización en defensa de las montañas; escaló diversas montañas dedicándose a un proyecto enorme consistente primero en escalar las montañas más altas de cada continente y posteriormente en escalar la montaña más alta de cada país. Pero si por algo salto a la fama fue por ser la primera mujer que alcanzara la Cima del Everest en 1975  acompañada de un sherpa y como miembro de una expedición femenina japonesa , cuando ya había sido madre.

         Junko Tabei ascendio muchas montañas a lo largo de su vida, paso por el Cervino,  Elbrus, Aconcagua o Denali; luchó 4 años contra su enfermedad pero siguió escalando en la montaña  hasta su muerte, una cima a la que no pudo conquistar, contaba 77 años.

Junko Tabei.

         DIFICILMENTE UNA HUMANIDAD TAN PEQUEÑA PUEDE ALBERGAR TANTA VOLUNTAD.

74-16. URKULU EN CIRCULAR DESDE FABRICA DE ORBAITZETA, FIN DEL GR11. 21.10.2016.

Bajando hacia el Collado Arnostegi la Oeste de Urkulu. 

Fábrica de Orbaitzeta, Murukoa, GR65 Inmediaciones de Roncesvalles, Collados de Lepoeder, Mendixipi, Bentartea, Arnostegi y Cara Oeste de Urkulu. Descenso  por Soroluce a Majada Azpegi y Camino de Orbaitzeta.
21-10-2016.
08 h.
15:15 h.
1125 m
1125 m.
30000 m
06:30 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión-Senderismo.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Urkulu procedente de Iberoix. Vía en amarillo.

            Las noches se alargan paulatinamente y son las siete y cuarto cuando nos ponemos en pie en la todavía noche del 21 de Octubre de 2016. Desayunamos, está todo preparado y esperamos un ratillo a que comience a clarear pues además está el cielo bastante nublado.
            Estamos a 840 metros de altitud y a las ocho buscamos las marcas rojiblancas del GR cruzando el barranco hacia la orilla derecha del mismo, por la otra orilla sale una pista encementada que suponemos será la que traigamos de vuelta y esta indica Roncesvalles pero me huele que no es la que pretendíamos llevar  y que debía partir directamente al oeste llevando un barranco  al sur de la misma.

Inicio del camino desde la Fábrica de Orbaitzeta.

            Nosotros partimos hacia el norte para orientarnos poco después al noroeste, en persistente ascenso por una ladera medianamente inclinada y ocupada por un hayedo claro. Un rato después, ya caminamos con luz aunque no demasiada, alcanzamos la cabecera de la Sierra de Murukoa  sobre los 1200 metros de altitud  llaneando al oeste por un hayedo cabecero hasta que alcanzamos una pista que atraviesa la sierra quizás proveniente de Orbaitzeta.
            Al inicio del camino y en la oscuridad del hayedo hemos tenido que hacer un paso de hombros para poder leer la tablilla alta de un poste indicador que nos sugería Roncesvalles y ya plenamente al oeste otro poste indicador nos confirma nuestra progresión en un camino que atraviesa zonas repobladas de arbolado vario.

Hacia el Collado Lepoeder.

            Avanzamos con un a continua alternancia de suaves y cortas subidas y bajadas de tal forma que los llanos puros resultan inexistentes y tras un descenso un pelín más largo, nuestro camino desemboca en una nueva pista  que es la que vamos a seguir y que ya no abandonaremos hasta las inmediaciones de Roncesvalles.
            Desechamos los ramales que descienden hacia Burguete, también los que ascienden a Orzanzurieta y calculamos, por la hora más que otra cosa puesto que en medio del hayedo la visión de referencias es inexistente, que tenemos que estar próximos al final de la misma.

Colchicos de otoño en casi todo el recorrido.

            Llaneamos atentos al cruce con algún GR que marche al norte  y cuando son las diez y cuarto alcanzamos un cruce perfectamente señalizado que nos pasaporta en la dirección esperada en busca del Collado Lepoeder. Quedan cinco minutos para Roncesvalles y ni siquiera nos molestamos en acercarnos. Posiblemente casi la mitad de este tramo de camino lo hemos hecho por la pista que pretendíamos originariamente.
            Estamos a 950 metros de altitud y el camino, muy transitado pues pertenece al Camino de Santiago, asciende mediana y persistentemente por un hayedo claro y seco orientado al sudeste, acercándose al Alto de Don Simón que alcanzaremos sobre los 1150 metros de altitud para proseguir al nordeste con unos suaves descensos y ascensos sucesivos.

Teléfono de mergencia de peregrinos en el Collado Lepoeder.

            Junto a la portera de una alambrada nos paramos a echar un bocado al solecillo de la mañana que se agradece. Veinte minutos después, continuamos camino para alcanzar una larga rampa ligeramente en la vertiente noroeste y que termina por coincidir con la Carretera al Repetidos de Orzanzurieta.
            Cruzamos la carretera, algunas pistas tienen un firme más fino que ésta, y enseguida alcanzamos el Collado de Lepoeder a 1445 metros de altitud. Son las doce menos cuarto.

Astobiskar bajando a Mendixipi. 

            Inspeccionamos un teléfono de emergencia instalado en el collado y continuamos por una pista que se ahonda suavemente faldeando la Cara Sudeste de Astobiskar hasta que un cuarto de hora después alcanzamos el Collado de Mendixipi a 1360 metros de altitud. Son las doce.

En el Collado de Mendixipi.

            En el collado hay un refugio con aspecto de nuevo y con material para estancias de emergencia. Curioseado convenientemente tomamos la pista que parte muy llana en dirección casi este para faldear Txangoa a través del hayedo instalado en su cara norte. Nos cruzamos con bastantes peregrinos que vienen desde San Jean de Pied de Port.

La pista faldea Txangoa por el norte. 

            Salimos del hayedo y enseguida alcanzamos un amplísimo collado fronterizo en el que está la Muga 200. Se trata del Collado de Bentartea situado a 1337 metros de altitud.

En el Collado de Bentartea,

            A partir de aquí un camino que es recorrido por algún vehículo de motor desciende suavemente al este pasando junto a hitos fronterizos y palomeras hasta alcanzar el Collado de Arnostegi.  Es la una del mediodía.

Bajando al Collado de Arnostegi con Urkulu.

            Al collado situado a 1235 metros de altitud llega la carretera procedente de San Jean de Pied de Port y al aparcamiento llegan un par de coches franceses que se marchan sin prisas hacia Urkulu. Nosotros llegamos al collado y tomamos la senda que marcha de frente en dirección este.

Las paredes de la Oeste de Urkulu.

            Se trata de una ladera cubierta de praderío en el que pastan un rebaño de ovejas cornudas y de crecidas lanas, para combinarse con algún enebro, brecina y arándano conforme se gana altura. Nos enseña su casquete rocoso calizo, coronado de una fortificación cilíndrica de la que parecen haber caído a sus pies materiales sobrantes de la obra.

Sobre el Torreón de Urkulu.

            Alcanzamos el casquete somital por el sur, atravesamos los bloques calizos y terminamos ascendiendo los últimos metros por un amplio y corto corredor.

En la Cima de Urkulu.

            Trepamos un par de metros de pared y alcanzamos la Cima del Pico Urkulu ó Urkullu situado a 1423 metros de altitud cuando es la una y cuarto. Nos hemos separado un cuarto de hora de nuestra ruta.

Countende, Anie y Orhi desde Urkulu.

            En la Cima hacemos fotos de la zona por la que hemos llegado y también de la que vamos a continuar. Llegan los franceses y nos vamos a una cima gemela unos metros al este.

El camino que nos ha traído al Collado de Arnostegi.

            Contemplamos otra dolina de considerables proporciones y seguidamente nos volvemos para abajo hasta el Collado de Arnostegi para proseguir nuestra circular. Creemos que no nos debe quedar gran cosa para finalizar nuestra jornada y en consecuencia decidimos no para a comer.

Ovejas cornudas en el Collado Arnostegi.

            El GR11 faldea la Cara Sudoeste de Urkulu casi en horizontal para alcanzar en Collado Soroluce en cuyas inmediaciones hay un triste dolmen y un cromlech que fotografiamos para proseguir ya en descenso y en dirección sudeste como si cambiáramos de valle.

En el Cromlech de Soroluce.

Descenso hacia la Majada de Azpegi.

            No será así, una rampa de verdura fina nos bajará contemplando unas agrupaciones de especies vegetales protegidas de los animales hasta la Majada de Azpegi con cabañas pastoriles situadas sobre los 1075 metros de altitud.

Las Cabañas de la Majada de Azpegi.

No tomaremos la carretera sino que lo haremos por el Camino de Orbaitzeta.

            En la parte baja de la misma  cruzamos un arroyo muy seco y alcanzamos la carretera que bajando del Collado de Orgambide tiene que ir a parar a la Fábrica de Orbaitzeta y que debe ser la que hemos visto al inicio de la jornada; pero un poste indicador nos echa al Camino de Orbaitzeta que bajara por la ladera izquierda del barranco y por allí nos vamos.

Llegamos a las bordas al sur de la Fábrica de Orbaitzeta.

            El camino llanea un montón y se alarga más de lo esperado con pereza para perder los poco más de 150 metros que debe hacerlo. Terminará rebasando el caserío de la Fábrica y alcanzar unas bordas algo al sur para tomar allí una carreta asfaltada que nos permitirá volver a la furgo cuando son las tres y cuarto. Nuestra circular ha acumulado 1125 metros de desnivel y 30 kilómetros de distancia.

Antigua Fábrica de Armas de Orbaitzeta.

            Luego vendrán, un picoteo de encurtidos y setas con unas cervezas fresquitas y una comida al gusto en la furgo. Un café para espabilar al personal y tres horas de coche hasta Sabi.
            La jornada de hoy ha servido para finiquitar nuestro GR11 de mar a mar que comenzáramos allá por el verano del 85, hace ya la friolera de 31 años.
            Comenzamos con el Pirineo de Huesca y posteriormente pasaríamos al de Navarra y Lérida para seguir con el de Andorra y Gerona y terminar prácticamente con el de Guipuzcoa.
            No hará falta decir que nos lo tomamos con calma desde el momento en que decidimos salir del oscense que es el más montañero de todos y también más cómodo por próximo, unido a una buena parte del de Lérida.
            Lo hemos hecho a nuestra manera: utilizando nuestro propio material de vivac y llevando encima los alimentos lo que ha cargado nuestras mochilas pero a cambio nos ha dado la libertad de programar etapas fuera de lo convencional y siempre exigentes en las que hemos introducido nuestras variantes particulares.
            En tal recorrido, realizado en ambos sentidos según se programaba, hemos encontrado de todo, desde etapas de alta montaña hasta recorridos de senderismo a muy baja altitud pero siempre con una constante que las uniforma: los desniveles acumulados diarios son significativos y engañan y siempre nos han llevado a niveles de dura exigencia por lo que terminábamos las etapas con ganas de finiquitarlas.
            Estimo que globalmente habremos recorrido alrededor de 950 kilómetros en 39 etapas algunas de ellas medias por conveniencia. El sendero está bastante bien balizado en general, el tiempo mayoritariamente nos ha respetado pues hemos elegido bastante  y con todo ha resultado una experiencia interesante por la que nosotros no beberíamos los vientos; tenemos experiencia en travesías en Alpes por eso de conocer pero nada más, somos más montañeros que senderistas y también machacas pero con medida.
            Nuestra admiración hacia los que mentalmente son capaces de realizarla en una o dos tacadas.
          Si alguien desea más allí está esperándole, seguro que le pondrá a prueba y le propiciará una experiencia personal.

Para ver más fotos.    

Para ver el Comienzo.                                                                                                            

22 oct. 2016

73-16. ABODI CON CIRCULAR AL EMBALSE DE IRABIA. 20-10-2016.

La clásica del Embalse de Irabia.

Aparcamiento Embalse de Irabia, Puente de la Cuestión, Casas de Irati, Paso de las Alforjas, Cima de Abodi Occidental, Casa de Irati, Casade los Forestales  y Orilla sur de Irabia.
20-10-2016.
Desnivel acumulado 750 m.
Distancia recorrida 29000 m.
Tiempo efectivo 06:00 h.
Nublado.
Fácil.
Senderismo y Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Hayedo de Irati procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Aquella nevada de Junio de 2006 nos dejó poco más arriba de Ochagavía y dos días después no pasamos del Collado de Bentartea. Este año nos desmontamos en Burguete ya muy cerca de Roncesvalles pues el programa se había cumplido, así que, había que rematar la jugada.
            En verano no tengo ningún problema para hacer autoestop y recuperar el coche pero ahora en Otoño la cosa es distinta por lo que en lugar de plantear actividades consecutivas las haremos en circular y a otra cosa.
            El 20 de Octubre de 2016 dormimos en Aribe tras hacer una buena kilometrada ya de noche y son las siete de la mañana cuando nos ponemos en pie, es de noche.
            Desayunamos y luego nos llegamos con la furgo hasta la entrada del Bosque de Irati, pagamos 5 euros por el tiket y nos llegamos hasta el Aparcamiento de la Presa del Embalse de Irabia. Teníamos la opción de acceder desde Ochagavía a las Casas de Irati pero preferimos ésta.

Saliendo del aparcamiento del Embalse de Irabia.

            Son las nueve menos diez de la mañana cuando nos ponemos en camino a 830 metros de altitud. La mañana está algo nublada y frescucha, buena para caminar y mala para la fotografía pero el día es largo a pesar de que estamos en Otoño.
            Pasamos la barrera y nos echamos pista adelante primero al este pero enseguida al norte para transitar la Orilla Oeste del Embalse de Irabia.

Llega el Otoño al Hayedo de Irati. 

            La otoñada del hayedo anda todavía algo retrasada pero el  hayedo  ofrece sus encantos en todo momento y disfrutaremos de la Selva de Irati una vez más pues ya la conocemos. Tampoco es problema el bajo nivel de las aguas del embalse y la franja de tierras que se interponen entre ellas y la masa vegetal.

Cruzando el Puente de la Cuestión.

            Son 4 kilómetros los que hay hasta el Puente de la Cuestión que es el punto en el que accede la GR11 y lugar al que pretendíamos llegar con la furgo pero… son las diez menos veinte cuando cruzamos el puente sobre el Egurgoa continuando inmediatamente por la orilla este del embalse.

Detalle del Tojo en flor.

            Con continuos traslucidos de las aguas del embalse contemplados por entre medio de verticales troncos de hayas fundamentalmente aunque no faltan los cipreses de lawson y los alerces de importación y también abetos blancos y rojos  y pinos, de enorme porte y absolutamente columnares todos. Es el espectáculo de los árboles que nacen en familia y compiten toda su vida en busca de la luz.

Alerces columnares e Irabia desde su orilla este. 

            La continuación de la orilla este del embalse es el Río Irati que meandrea al este  en un valle que se estrangula un poco  y que es recorrido por nuestra pista y nosotros por ella hasta que nos deposite un rato después en las Casas de Irati cuando son las once de la mañana.

En las Casas de Irati continuamos hacia el Collado de las Alforjas.

            Allí se encuentra la otra entrada al Hayedo de Irati y hasta allí llega la carretera que ha salido de Ochagavía. Hay un aparcamiento, un punto de información, una hospedería y la Ermita de la Virgen de las Nieves.
            Llegados al lugar, cruzamos el Irati por el puente y  continuamos nuestro camino hacia el sur. Unos metros por la carretera y un poste indicativo que nos sumerge de nuevo en el hayedo.

El claro Hayedo de Irati.

            Se trata de un camino bastante transitado que ataja algunas vueltas de la carretera atravesándola y que en mediano ascenso gana altura en la Cara Norte  de Abodi.
            Alcanzado un tercer cruce nos paramos a echar un bocado junto a la carretera que sube para pasar por lo alto de la Sierra de Irati en el Paso de Tapla.
            Son las once y media, la mañana va de camino y con un cuarto de hora tenemos sobrado.
            La continuación alterna tramos de camino amplio con viejas tiraderas de madera en desuso mientras que  vamos atravesando pistas, alguna de ellas engravada recientemente.

En la salida del hayedo hacia las Alforjas.

            Ya algo arriba, nuestro camino se arrellana para realizar una travesía  bastante horizontal y hacia el este. Si hubiéramos tomado alguna tiradera de madera de frente hubiéramos llegado directamente a la Cima de Abodi.

Una dolina en el Paso de las Alforjas.

            Algo más de un kilómetro de travesía se rematan con un corto ascenso que nos deposita en la alambrada que separa el bosque del praderío y nos deposita junto a un par de elegantes dolinas  en las inmediaciones del Collado de las Alforjas situado a 1435 metros de altitud.

Abodi desde el Collado de las Alforjas.

            Bajamos unos metros hacia el sur con la intención de asomarnos y nos llegamos el Refugio del Paso de las Alforjas. Se trata de una cabaña bien situada y orientada al sur, limpia pero desvencijada y con los cristales rotos en la que se puede pernoctar tal y como pretendíamos hacer hace diez años. En peores sitios hemos dormido.

El Refugio del Paso de las Alforjas. 

            Desde este lugar contemplamos Ochagavía y la Borda de Argaña, creo, que fue donde pasamos una inmunda noche de ventisca.

En la Cima de Abodi Occidental. 

            Es la una del mediodía cuando ponemos rumbo al oeste y en muy suave ascenso nos vamos a ventilar un cuarto de hora de lo lindo que es lo que nos va a costar alcanzar el Alto de Irati o Abodi Occidental situado a 1494 metros de altitud.
            Desde la cima que cuenta con un vértice geodésico sobre elevado, contemplamos la carretera que pasa por el Paso de Tapla y un horizonte que está excesivamente secuestrado por las nieblas que pugnan con pasar la frontera al norte y este y que nos ocultan las vistas sobre el Orhi. Poco conocemos de los alrededores y hoy no será día para ampliar conocimientos. Contábamos con menos nubosidad pero…

Orhi cubierto y Abodi Oriental próximo.

            El viento que habían anunciado nos empuja enseguida de vuelta, es fresquillo por no decir frío y nos certifica que el verano ya pasó y que con el biquini ya no es suficiente para estos andurriales.
            Entramos al bosque por donde hemos salido y al abrigo del mismo también entramos también en calor, las manos se habían refrescado incluso con guantes finos.

Cruce de una pista en la Sur de Abodi.

            El descenso hacia las Casas de Irati no tiene más historia que desandar camino relajadamente contemplando los incipientes colores del otoño y recoger alguna seta de las pocas que se ven.

Colores de Otoño en Irati.

            Ya muy abajo nos orienta la Ermita de la Virgen de las Nieves que reluce blanca en medio de la fronda verde cálido del hayedo.

Ermita de la Virgen de las Nieves en Irati.

            Llegados a las Casas de Irati, los socios se suben a ver la Ermita y el Centro de Acogida mientras que yo me quedo abajo contemplando la sesión de pesca de un mirlo acuático junto al Puente del Irati.
            Cuando vuelven, lo han “refitoliau” todo, son las tres y media y es hora de comer, cosa que hacemos al fresco del mediodía que no se ha calentado ni aún aquí, el sol es determinante para el confort del día al aire libre.

Desde la Orilla Sur del Embalse de Irabia.

            Media hora después proseguimos el regreso por la Orilla Derecha del Irati que es por donde hemos venido. Lo haremos sin prisa pero sin  pausa porque el tiempo pasa.
            Recorreremos alrededor de 3 kilómetros y medio hasta alcanzar la Casa Forestal y todavía unos metros más hasta tomar el camino que inicia el rodeo del embalse ahora por su orilla sur y que nos tiene que depositar en la presa.

Caminando por la Orilla Sur del Embalse de Irabia.

            Cambiamos pista por camino pero el paisaje no cambia, siempre reducido por la fronda del hayedo y la plancha del agua del pantano, aunque ahora resultará un poco más entretenido incluso un puentecillo de hormigón nos permite atajar un profundo entrante al sur de la irregular cubeta del embalse.

Acercándonos a la Presa de Irabia.

            Casi siempre cerca del agua pero siempre a una respetable altura sobre la misma terminaremos de rodear el embalse alcanzando la parte sur de la presa. No queda más que atravesar la y remontar unos metros para llegar a la carretera y al aparcamiento en el que está nuestra furgo. Son las seis de la tarde y hemos liquidado nuestra suigéneris etapa del GR11 en la que habremos recorrido una distancia de alrededor de 29 kilómetros  con un modesto desnivel de 750 metros como mínimo.

La Presa del Embalse de Irabia. 

            Tomamos la carretera y unos kilómetros más abajo en un praderío adjunto nos quedamos a picotear un poco, beber, no demasiado pues no se ha hecho calor y tampoco hemos sudado gran cosa y cenar.
            Un guarda para a nuestro lado y amablemente nos dice que no se puede pernoctar en el Territorio del Hayedo de Irati. Consecuentemente, terminamos la cena, recogemos y tras salir del recinto nos subiremos hasta la Fábrica de Orbaitzeta y en el aparcamiento de la misma nos quedamos.

            A las nueve estamos horizontales dispuestos a aprovechar la noche.