31 dic. 2016

91-16. MANDILAR POR HOZ DE JACA CON SORPRESAS INCLUIDAS. 30-12-2016.

Llegando a Mandilar y recordando el Corredor Trasarriu.

Pista de Hoz de Jaca, Norte y Este de Mandilar y Arista Sur.
30-12-2016.
Salida 09:45 h. Llegada 13:15 h.
Sol.
Fácil.
Esquís de montaña.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Mandilar procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Cuando sales al monte controlas una serie de variables que de alguna manera te capacitan para finiquitar el proyecto que te ocupa, pero no todas y lo sabemos; lo que proporciona determinados niveles de “fricción” desagradable siempre pero son las reglas del juego que aceptamos voluntariamente.

Comenzamos a foquear a media Pista de sabocos. 

            Queremos  despedir el año con los esquís, aunque no sea nuestra más brillante idea dadas las circunstancias actuales.

Nieve a la hoja de abedul y Telera. 

            Podríamos subir a Mandilar por la Pista de Hoz de Jaca. Fue nuestra vía original de ascenso con los esquís pues la Pista de Santa Cruz no ofrecía demasiadas posibilidades; luego con la Pista Estrimal ya se podía comenzar desde Panticosa y la opción desde Hoz había quedado postergada.

Hacia Peña Blanca.

La Oeste de Mandilar desde la Pista de sabocos. 

            Disponemos de la mañana del 30 de Diciembre de 2016 para el asunto y nos vamos a por ello con inversión térmica: -6º en Sabi y -2º en la Pista de Sabocos en la que alcanzamos una altitud de 1650 metros y que es a la que damos la vuelta al coche y aparcamos  tras pasar ya tramos continuos de nieve hielo. Son las diez menos cuarto.

La Norte de la Partacua desde la Oeste de Mandilar o Narronal. 

            Es un placer comenzar a foquear desde el coche pero una puñeta que la nieve sea hielo puro y la superficie de la pista o es absolutamente irregular pataqueada o tiene unas placas de hielo liso y brillante del quince.

Macizo de Argualas desde la Pista de Sabocos.

            Subimos a la sombra de Peña Blanca, lo esperábamos pero suponíamos algo de  nieve polvo o sin transformar en esta sombría orientación que no es tan sombría ya que el sol de la tarde de este mes nos ha dejado una cristalería impresionante.

A punto de conectar con las Pistas de Panticosa.

            Foqueamos casi una hora de pista para entrar en ámbitos de la Estación de Esquí de Panticosa. Yo lo callo pero vamos a volver pronto y supongo que pillaremos al sol con su faena del día pendiente.

Petrosos y Argualas.

Piniecho y Catieras.

            Por encima de Petrosos alcanzamos las Pistas Hoz de Jaca y Valle de Tena tras una ración breve de nieve costra. Luego suavemente para arriba es un placer que resulta completo cuando doblamos al este y al sol.

El Verde a la retícula azul.

            Un foqueo cómodo nos permite ganar altura progresivamente hasta alcanzar la Arista Sur de Mandilar desde la que contemplamos el Ibón de los Asnos, Tendeñera, el Corredor Norte de Sabocos, el Portillo Etxetro, Peña Roya, Peña Blanca y el Corredor Trasarriu de gratos recuerdos.

Portillo Exetro sobre los Asnos. 

Corredor Norte de Sabocos sobre el Ibón de los Asnos. 

            Son las doce menos cuarto cuando alcanzamos la Cima de Mandilar situada a 2212 metros de altitud. La mañana al sol está absolutamente deliciosa y nos sentamos a echar un bocado relajadamente: empanadico y poncho para celebrar.

En la Cima de Mandilar.

En Mandilar otra con la Partacua por si falla la anterior.

            Luego de hacer unas fotos  desde el Mirador del Valle de Tena calzamos esquís y nos vamos para abajo alternando pistas pues lo asequible para nosotros está muy labrado y duro.

De Sabocos a Tendeñera. 

Roya y Blanca de Tendeñera desde mandilar.

            La conexión entre pistas y la Pista de Sabocos es corta pero infernal y alcanzada ésta comienza el turrón pues el sol ha faenado poco al ser las doce y media de la mañana.

A la orilla del Ibón de los Asnos.

            La parte alta de la pista la hacemos por la cuneta interior que tiene nieve suavemente costra y sin pisar: no está mal descontado que nuestro objetivo no es otro que tratar de volver al coche.

La Oeste del Verde.

            Pasada la gran vuelta superior la cuneta desaparece y alternamos  la orilla exterior con algunas rodadas de vehículos que en algunos lugares han labrado la pista y en la que recordamos y entrenamos la cuña pura y dura pues de girar nada de nada; pero a pesar de todo llegamos al coche sobre los esquís y nos sonreímos complacientes.

Nieve difíciol cerca de la Pista de Sabocos.

            Recogemos bártulos y nos vamos para abajo a muy buena hora pues es la una y cuarto.
            En la segunda revuelta hay mucho hielo y a pesar de llevar la tracción el coche culea y se cruza. Suerte que llevo un hacha que nos servirá para cortar una mata de gabardera o rosal silvestre y picar el hielo para que agarre ayudándole con unas ramas de boj.

Losd últimos giros del año.

            Salidos del embarque llega la siguiente vuelta con hielo y otra vez lo mismo vuelta a picar. Todavía nos pasara un par de veces más y en una de ellas quedamos totalmente cara arriba. ¡Joder con la pista! Terminamos el hielo con ganas y sin necesidad de que nos hayan tenido que venir a sacar.
            Podríamos haber despedido el año mejor pero nos conformamos con los 550 metros de desnivel de hoy que han resultado sabrosos y ponemos fin a un año en el que hemos hecho 91 salidas con 92000 metros de desnivel acumulado, que no es de record pero… nos conformamos con el deseo de que en el próximo 2017, al menos, sea similar y que nos vaya bien a todos los que tratamos de disfrutar y de paso padecer el monte, que todo va en el lote.


29 dic. 2016

90-16. BURRAMBALO-BALPOSATA DESDE FURCUNFIECHO. 28-12-16.

La elegante Arista Oeste de Burrambalo.

Refugio Furcunfiecho, Cara Nordeste, Arista este, Burrambalo, Sarrataclau, Peñas de Aso, Balposata, Pilón de Acumuer y Refugio de Usabas.
28-12-16.
Salida 10:45 h. Llegada 15:45 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Burrambalo procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Burrambalo es como un diente de tiburón que acostumbramos a divisar, desde la Sierra de Tendeñera por ejemplo, surcando las azules aguas de las tierras llanas del sur; su cara nordeste suele guardar durante toda la temporada invernal la poca o mucha nieve que le cae, es el último diente blanco que se desgaja del Pirineo.      
            Pero a pesar de ello, siempre lo acostumbramos a subir por el sur desde el Sobremonte pues tiene una pista más corta que la del Puerto de Biescas y no hay que pedir la llave.
            Hoy 28 de Diciembre de 2016 vamos a subirlo por el norte, su vertiente blanca e inédita para nosotros y así celebraremos el décimo aniversario del segundo nacimiento de mi chica.  
            Nos subimos a Biescas para pedir la llave en el Ayuntamiento. Tendremos que esperar una hora pues no abren hasta las diez de la mañana a excepción del sábado que lo hacen a las nueve.

Peñas de Aso y Balposata desde Furcunfiecho.

            Enseguida de tomar la Carretera al Sobremonte aparece la pista a mano derecha y la barrera, que se alargara durante 10 kilómetros  para introducirse en el Valle del Puerto de Biescas. Está en mediano estado y se nos van tres cuartos de hora para llegar al Refugio de Furcunfiecho a 1530 metros de altitud; la pista todavía se alarga valle adentro y tras cruzar el barranco prosigue un tramo hacia el Refugio de Usabas.

La Nordeste de Burrambalo desde el Barranco del Puerto. 

            Son las once menos cuarto cuando comenzamos a caminar pista adelante  hasta que la misma se aproxima al barranco. Dejamos la pista, cruzamos el barranco y nos evitamos la vuelta que da la misma. Hemos decidido subir directamente y bajar por el Pilón de Acumuer.
            Atravesamos el praderío en dirección sur-suroeste que será la de nuestra ascensión pues nos guía Burrambalo,  en medio de una pared enorme y amplia que se pinta de blanco 100 metros más arriba.

La nieve está buena para los crampones.

            La nieve residual que pisamos junto al barranco está dura como una peña. Hacemos unos metros de pista en la bifurcación y enseguida la abandonamos echándonos a la ladera en busca del sol.

Rampas sostenidas en la Nordeste de Burrambalo. 

            La ladera tiene una pendiente muy continuada, la nieve inferior está decente pero nos ponemos los crampones para subir tranquilamente al gusto que será de frente como siempre.

La nieve gana espesor favorecida por la orientación y la altitud.

            Hay que echarle un poco de paciencia al asunto pues el repechón que nos ocupa salvará un desnivel 650 metros. Nieve delgada y basta abajo salpicada de tapizantes emergentes, últimos y aislados pinos, rampa erguida, descansillo discreto, vista atrás para contemplar la Sur de la Partacua y el refugio que se va quedando abajo…

Parte Superior de la Nordeste de Burrambalo.

            Cae la primera hora y estamos muy arriba. El espesor de la capa de nieve aumenta sin ser gran cosa. Hay alguna vieja huella que no sirve de nada cuando llega la nieve polvo y nos enfrentamos al muro que defiende el casquete somital. Abrir huella no es excesivamente costoso pero al final del día se notará.

La arista hacia Puntas Cerruza y Fazera. 

            Por encima de los 2000 metros nos abrimos  al sur y alcanzamos la este del pico más arriba de Puntas Cerruza y Fazera. La arista es una delgada línea de nieve transformada que suavemente se alarga en busca de la Cima de Burrambalo situada a 2146 metros de altitud. Son las doce y cuarto.

Silueteada sobre la Selva de Lasieso.

            Contemplamos toda la cara sur absolutamente limpia de nieve que nos lleva al Sobremonte y a la divisoria con el Valle del Aurín que se alarga por Lucas, Icún y Canales para coincidir en Petruso o Balposata que es nuestro siguiente objetivo que no próximo. 

Décimo aniversario en Burrambalo.

Hacia Cotiella desde Burrambalo.

            Hacemos unas fotos y proseguimos arista adelante descendiendo hacia el oeste mientras contemplamos la Caseta del Mallatón en el lado cálido de la montaña , el Pilón de Acumuer con sus vigías, Toda la Sur de la Partacua muy limpia de nieve y la Sur de Tendeñera a la que se suma Ordesa, Suelza, Cotiella, Turbón y Montañesa.

Descendiendo hacia las Peñas de Aso.

            Hay que descender un primer resalte y sucesivamente otro para alcanzar un collado a 2000 metros desde el que iniciaremos un suave remonte para alcanzar Punta Sarrataclau a 2063 metros de altitud.

Peña Oriental de Aso.

            Quitamos crampones pues la nieve escasea y continuamos un ondulante camino que nos acercará a las Peñas de Aso a las que entraremos por el sur para hacer la Oriental ligeramente más baja que la Occidental situada a 2112 metros de altitud. Son unas peñas rocosas, amables por el sur y fieramente verticales por el norte.

Burrambalo desde Balposata.

            Desde la cima seguimos un tramo de arista nevado que nos acerca a la rocosa Antecima de Balposata. Ascendemos suavemente en busca de las paredes orientadas al sur y en nuestro comedor particular nos sentamos a comer cuando va a ser la una y media.

Canales y Mascatuaro desde Balposata.

            Con veinte minutos tenemos suficiente y luego con diez más de suave ascenso, alcanzamos la nieve somital y la Cima de Punta Balposata o Petruso situada a 2193 metros de altitud. Son las dos de la tarde.

Con la Brecha de Cachiribizas.

            Contemplamos la arista que se alarga hacia Canales y Mascatuaro o Sastre, Leta, Bacún Norte, Ralla, Collarada, Samolas, Cecutar, La Abuela, Puerto Rico, Gabacha y Ratona de Zarrambucho, Parda, Blanca… toda una familia bien avenida.

En la Cima de Balposata.

            Ponemos los crampones y tomamos enseguida la arista que se baja al norte junto a la alambrada pastoril que limita los  puertos de Acumuer y Biescas.

Bajando hacia el Pilón de Acumuer.

El Pilón de Acumuer y Gabacha.

            Al Pilón de Acumuer situado a 2012 metros de altitud se baja mediante dos resaltes sucesivos muy vestidos de nieve variada pero carentes de importancia lo que sí importa es la contemplación frontal de la Peña Gabacha en primer término y detrás las Torres de Retona de Zarrambucho también llamada Peña Ratona, ambas de gratos recuerdos.

La Sur de Gabacha.

            En el collado echamos una visual al Plan de Igüés y buscamos el escabroso camino que nos permita bajar con comodidad al Plan de Usabas iniciando la vuelta en dirección este.

Iniciando el descenso hacia el Plan de Usabas.

            El camino no arranca del punto bajo del collado sino que hay que remontar  unos suaves promontorios hacia Gabacha e iniciar un descenso lateral hacia el nordeste. Lo haremos alternando tramos de margas con restos de nieve y luego praderíos reducidos entre bloques rocosos calizos que nos permitirán alcanzar el rellano del Plan de Igüés completamente nevado y ya hace rato a la sombra.
            Pasamos cerca del Refugio de Usabas y tomamos el naciente barranco siguiendo el camino de su orilla izquierda en el que desaparecerá paulatinamente la nieve por lo que quitamos los crampones.

En Plan de Usabas con Gabacha y Ratona.

            Luego el camino se ensancha, cruza el barranco y se convierte en mala pista llena de hielo que mejorará poco a poco y que abandonaremos antes de la gran revuelta para abreviar.

            Bajamos de nuevo sobre nieve dura, cruzamos el barranco y por los prados de su orilla izquierda alcanzamos la pista y enseguida nos llegamos al Refugio Furcunfiecho cuando son las cuatro menos cuarto. Ha sido una jornada espléndida y nada invernal en la que hemos acumulado un desnivel de 900 metros. Luego, recogeremos unas ramas secas de haya para que alumbren y den calor en el hogar y nos volvemos para casa esperando que no sea esta la última del año.

27 dic. 2016

89-16. OTURIA DIFERENTE. 26-12-2016.

Oturia desde el Cruce de Caminos de Santa Orosia. 

Isún de Basa, Camino a Santa Orosia, Cota 1500, Faja Superior, Mallata de Isún, Mallo de Santa Orosia, Oturia, Cruz de Santa Orosia y Camino de Santa Marina a Isún.
26-12-16.
Salida 13;30 h. Llegada 18:10 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.

Mariano Javierre.
           
Mapa de Oturia procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Oturia es una montaña emblemática del entorno de Sabiñánigo. Corona el Puerto de Santa Orosia y es un lugar muy visitado tanto por senderistas propios como foráneos.
            A Oturia hemos subido innumerables veces, en todo tiempo, con los esquís y por un puñado de caminos que abarcan todas las orientaciones  de la montaña; pero siempre queda alguna opción para quien tenga ganas de conocer. Hoy voy a hacer un recorrido parcialmente diferente.

Santa Orosia desde Sardas. 

            Llevo ya tiempo pensando en la posibilidad de alcanzar la Mallata de Isún por las paredes inferiores de la misma y el día 18, al liberar al cabritillo de su enrisque se me abrió la puerta de la vía que imaginaba.

Al abrigo del invierno caléndulas en flor. 

            Es la una y media del mediodía del 26 de Diciembre de 2016 cuando aparco en Isún y tras fotografiar unas caléndulas en flor a 980 metros de altitud tomo el Camino de Isún a Santa Orosia, que se orienta al nordeste en busca del pinar mientras recuerdo que es el primer camino por el que subí a Santa Orosia hará casi sesenta años.
            El camino atraviesa el pueblo, unos pocos campos de labor y se introduce en el pinar todavía lejos de las paredes de conglomerado.

Desvío del Camino de Santa Marina. Por aquí volveré.

            Diez o doce minutos de camino hay hasta un desvío que sale al norte y que será por donde pretendo volver, es el Camino de Santa Marina que baja desde la Cruz de Santa Orosia.
            Camino arriba  se hace calor en este abrigado lugar cuando me introduzco en las primeras afloraciones rocosas, tras indicar a una pareja el emplazamiento de los Nacimientos que no han sabido localizar.

El Mallo de Santa Orosia desde el Pinar

            Ya en el roquedo pasamos junto a un primer bloque de roca. Enseguida otro más pequeño y un tercero con una baliza pintada. El camino se ha orientado al oeste y se ha allanado enseñándonos el siguiente bloque con una piedra en su parte superior  que es donde, una veintena de metros antes, abandono el camino. Estaremos sobre los 1500 metros de altitud.

En la depresión abandonaré el camino para entrar en la Faja Superior. 

            Dejo un hito  bajo la escorrentía por la que se rompe la pared inferior y tras alcanzar la pared algo erguida encuentro una vira que de sur a norte permite salvar la mitad inferior de la pared que tiene una continuación fácil por el fondo del barranquillo.

Un hito para marcar la entrada del camino. 

            Superada la pared se alcanza la amplia faja de vegetación  que ocupa la zona entre paredes y allí, como comprobaré tenemos dos opciones: la primera y lógica es seguir por el barranquillo de frente hasta alcanzar unos retazos de praderío inclinado justamente en la entrada de la Mallata de Isún y la otra atravesar la faja hacia el este orientado por las Antenas del Mallo de Santa Orosia.

Barranco que permite el acceso a la Faja Superior.

            En las dos opciones no hay camino transitado y hay que progresar entre la genista hórrida y el boj que tapizan la amplia faja.

Atravesando la Faja Superior.

            Tomo la opción de atravesar la faja hacia el este buscando poco definidas e intermitentes trochas de animales para ir ascendiendo suavemente y en diagonal con la vista puesta en las antenas. Voy dejando hitos de piedras.
            Cerca ya de las antenas, las masas de bojes se hacen continuas y sorteándolas como mejor se puede  me aproximo a la vertical de las antenas y finalmente, jabalineando un poco entre bojes, a la pared superior bajo la Mallata.

Faja por debajo de la Mallata de Isún.

            Las paredes ofrecen una grada discontinua con cavidades reducidas que se puede recorrer con pequeñas incursiones en las masas de boj próximas, paralela a la Mallata de Isún y unos metros más abajo de la misma, pues la pared las separa.
            La repasaré hasta la depresión de la entrada de la mallata y luego volviendo sobre mis pasos  localizaré el emplazamiento del Nacimiento por la basura que han tirado desde arriba.

El Paso Clave bajo la Mallata de Isún. 

            Enseguida reconozco la vira herbosa que viene de donde desenrisqué al cabrito y que conduce a la rampa de salida.

La Salida a la Mallata de Isún. 

            Se trata de una doble rampa de conglomerado bastante erguida pero fácil en su media docena de metros de altura. Al final aparece otra estrecha vira herbosa que hay que recorrer al oeste a lo largo de una docena de metros y que nos deposita en el resalte de salida, un escalón fácil por el que accedemos a la Mallata de Isún en las inmediaciones del Nacimiento.

La Mallata de Isún vista hacia su entrada natural.

            Entre unas cosas y otras van a ser las tres y media cuando hago una foto al nacimiento y prosigo hacia el este hasta que la faja pierde su amplitud y se convierte en una vira estrecha que desemboca poco más allá en otra pequeña faja herbosa de la que arranca la placa de salida.

Hacia la parte Este de la Mallata de Isún. 

La Pared de la Mallata de Isún. 

            Ascendemos unos pocos metros escalonadas en la faja herbosa y seguidamente un tramo de pared de una decena de metros erguidos pero con buenas presas tanto para pies como para manos.
            La pared se acuesta y se introduce en la genista discontinua que cubre las inmediaciones de los Repetidores del Mallo de Santa Orosia. Estamos a 1653 metros de altitud

La Val Ancha desde el Mallo de Santa Orosia.

            Hago una foto de la Val Ancha y guiado por le Cima de Oturia atravesaré el puerto en dirección nordeste. Para ello hay que descender suave y pertinazmente cruzar la cabecera de tres depresiones que se convertirán en el Barranco de Satué y acceder a la Mallata de Javierre en la zona de los abrevaderos y ya en suave ascenso.

Oturia desde el Mallo de Santa Orosia. 

            He pasado junto al poste de direcciones  y sucesivamente por los dos grupos de abrevaderos siguiendo la manguera que los alimenta a partir de la Fuente de Oturia.

Cima de Oturia.

            Recordando nuestras andanzas en épocas de nieve con los esquís, no ascenderé directamente a la cima, que se puede perfectamente, sino que me iré un poco al este para ganar la arista y recorrerla en dirección oeste y en suave ascenso que me depositará en la Cima de Oturia a 1925 metros de altitud.
            Son las cuatro y veinte, venir del Mallo hasta aquí se me ha llevado cincuenta minutos a buen paso; y es que las dimensiones del puerto engañan a cualquiera.

Mallata Javierre, Mallo y Cruz de Santa Orosia.

            Unas fotos como siempre y tras sacar un par de mandarinas que iré comiendo con la vista en la lejanía inicio el descenso por la cara noroeste para pisar un poco de la nieve que queda caída de hace un mes y que está blandamente moribunda.
            Luego reoriento mi camino para alcanzar la Cabecera de la Mallata Javierre y por el mismo camino  de ascenso  deshago camino hasta enfrentarme a los repetidores, lugar en el que seguiré el giro hacia el oeste tomando el camino de Isún balizado con un PR.

Llegando a la Cruz de Santa Orosia.

            Un suave asenso siempre por terreno limpio me deposita en el arranque del camino descendente hacia Isún que no tomaré sino que proseguiré al oeste del mismo siguiendo unos hitos que atraviesan un pequeño asentamiento de bojes y que me enseñan la Cruz de Santa Orosia en el extremo oeste del puerto.
            El caminillo desciende suavemente y muere en el emplazamiento de la cruz a 1614 metros de altitud. Son las cinco de la tarde.

Foto de la rampa de descenso desde la Cruz de Santa Orosia. 

            Unos metros al noroeste de la cruz arranca  el Camino de Santa Marina aunque mejor se diría que se despeña por la pared para abajo.

Pino silvestre el hito clave visto desde debajo del destrepe.

            Un par de escalones fáciles con patio conducen a una vira aérea que nos vuelve al oeste para por terreno inclinado bajar unos metros en busca de un resistente pino silvestre  que aguanta el tipo en soledad. Es un hito clave.
            Más abajo aparece una clavija de hierro, resto de las obras de la cruz y que señala el destrepe de un tramo de pared de un par de metros verticales con buenas presas junto a un boj que defiende su base.
Paso obligado de destrepe bajando de la Cruz de Santa Orosia. 

            Luego, hay que seguir los hitos en una ladera llena de piedras sueltas del conglomerado que retiene la genista y otro trozo de perfil de hierro de idéntica procedencia. Conducen al bosque que se tragará materialmente el camino débilmente dibujado.
            Perderé el camino daré alguna vuelta entre bojes y finalmente, unos metros más abajo lo recuperaré. Hay que prestar mucha atención porque es un tramo algo perdedor.

Desde la zona difícil para seguir el amino.

            Luego camino abajo, siempre guiado por hitos cae la tarde, cruzo un tramo de vieja pista que muere poco más arriba y desciendo orientado a los depósitos de agua.
            Bastante abajo el camino modera su pendiente a la vez que se orienta al sur, cruza un barranco y se va de llano al encuentro con el Camino de Isún. Diez minutos después, tras pasar junto a los depósitos del agua me llego a dos luces al pueblo cuando son las seis y diez.
            Mil metros acumulados y algunas vueltas de propina para reconocer la Pared Superior del Mallo de Santa Orosia en la que he podido confirmar la sospecha que tenía al respecto de ascender a la Mallata de Isún por medio de las paredes. Han quedado algunos hitos que algún día, pero sin prisas, igual confirmo  para los amantes de caminos nuevos.