13 jun. 1993

5-93. PEÑA FORATATA. 13-6-1993.



Las dos peñas de Foratata desde la Divisoria del Ministirio. 10-9-08.

Urbanización de Formigal, Collado del Fotrato, Foratata Occidental, Corredor y Vira sur, Cara Sur, Cima de Foratata. Descenso por la Arista Noroeste y Collado del Forato.
13-6-1993.
Salida 09 h. Llegada 15:30 h.
Mixto.
Bastante fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Foratata procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            En el año 92 nos habíamos quedado en el Hombro del Cervino no pudiendo cumplir nuestro objetivo y tampoco habíamos podido pasar de la Nordend quedándonos pendientes algunas Cimas de Monte Rosa. Esas eran las excepciones que confirmaban nuestra regla consistente en cumplir nuestros objetivos cuando menos,  y tan solo tenía un antecedente: allá por Febrero del 88  nos habíamos quedado sin poder hacer la Foratata ante una nieve polvo falsa no nos permitía progresar cuando ascendíamos el tramo noroeste de Foratata Occidental.
            El domingo 13 de Junio de 1993, cinco años después, la atacamos de nuevo. Nos subimos hasta el Formigal y con tranquilidad, pues el día no parece malo, nos vamos convencidos de que nos espera algo relativamente fácil que esperamos solventar con alguna trepada facililla al final.
            Aparcamos un poco más arriba que la vez anterior pues no hay nieve como en aquella ocasión y tras echarnos las mochilas al hombro, iniciamos el camino.

Cerca del Collado del Forato. 7-6-08.

            Hay mojadura sobre la crecida pradera que vamos atravesando en dirección norte orientándonos hacia las paredes de la peña. Hemos de buscar alguna brecha que nos permita alcanzar la parte superior de la barrera caliza para proseguir por su cara noroeste.
            La mañana ha debido de ser algo fresca puesto que hay escarcha sobre los excrementos de los animales y decidimos dar un poco de rodeo para alcanzar el fondo de la barrera aunque empleemos un poco más de tiempo.
            Llegados al fondo damos una vuelta de 150º orientándonos al sudeste y tomamos camino próximo a la barrera ya sobre su cabecera. Estamos sobre los 2000 metros de altitud y el camino prosigue ascendiendo suavemente.

Cima de Foratata Occidental.

            Atravesamos algún paraje que creemos recordar e iniciamos el ascenso de la Punta Noroeste que fue en la que nos quedamos la vez anterior.
            El ascenso se hace largo pues no siendo difícil es aéreo y algo expuesto, lo que nos obliga a ir con cuidado y a buscar entre lo mejor que tenemos a mano. Se nos van veinte minutos en el ataque al casquete somital y son las diez y media de la mañana cuando alcanzamos  la Cima Noroeste de Foratata con 2295 metros de altitud.

Arista Oeste de Foratata Oriental desde la Occidental.

            Hacemos una foto, comemos un poco pero yo estoy inquieto y Rosa no digamos. La mañana está medio medio, empieza a ser abundante la nubosidad y en la punta se hace fresquillo.
            Desandar la vía de ascenso y contornear por la cara nordeste no nos apetece ni un pelo; por tanto, habrá que continuar con la travesía si es posible.
            Echamos manos a la obra y no resulta complicado alcanzar el collado herboso situado entre la Cima Noroeste y un pequeño espolón emergente  en la misma cresta.

Corredos Sudoeste del collado entre las Foratatas, 25 metros para abajo. 20-8-06.

            La curiosidad me conduce a bajar por un amplio corredor de unos 25 metros de largo, muy descompuesto y bastante vertical que termina en los abismos de la cara sur. Lo hago con la intención de ver los paredones y como todo pescador, par a ver si pica algo.
            Rosa se queda arriba refunfuñando y la llamo, hay un paraje orientado al sur, horizontal y cubierto por un techo que luego se empina un poco sobre un cono sedimentario cubierto de pratenses y que conduce a un contrafuerte que une la Cima Principal de Foratata con la Punta Baladrias.

La Faja Sur de Foratata Oriental.14-9-15.

            Alguna vez había visto yo este contrafuerte dividiendo a los paredones en dos secciones y que se encumbraba bastante arriba y justamente allí hay un hito inconfundible en la base de la pared.
            Y si probáramos por aquí…, pero si estamos en medio de los paredones; tiene que haber otra vía más fácil a pesar de que por la otra cara se veía bastante mal.
            A Rosa le da mucho miedo, sobre todo quedarse a mitad y ni para adelante ni para atrás y luego bajar, todavía más.
            Hay posibilidades al menos en los dos primeros tramos que se ven desde aquí.
            -Oye, probamos y si se pone la cosa fea nos damos la vuelta y en paz.
            -¡Mira que está muy mal!
            -¡Ves, por aquí nos hay problema!, subiendo ya.

Tramo Inferior de la Sur de Foratata Oriental. 14-9-15.

            No hay problema pero puede aparecer en cualquier momento. Nos vamos para arriba muy preocupados como poco. Nos aferramos como posesos a todo lo que sobresale y nos permite progresar en una pared vertical y punto, no necesita de más calificativos.
            Si voy delante  temo que se quede atrás por su inferioridad física en aquellos pasos en los que hay que echar mucha carne en el asador. Si sube delante ya sabemos que su especialidad no es precisamente elegir los mejores caminos.

En la Cima de Peña Foratata. 

            Son entre 150 y 200 metros de ascenso en los que encontramos de casi todo: arbustos, buenas presas, pasos atléticos y suerte pues tan solo una vez hemos de reconducir la vía. Al final estamos en la Cima de Peña Foratata con sus 2341 metros de altitud, satisfechos y preocupados: ¿dónde estará nuestra cuerda? Son casi las doce.
            El día sigue nuboso aunque no amenazador. Echamos un trago, hacemos una foto y proyectamos nuestro descenso por el mismo camino.

Foratata Occidental desde la Cima de Foratata. 20-8-06.

            De pronto oímos voces, sube una pareja, son de Huesca y llegan por la vía normal. Ya nos parecía a nosotros… Nos dicen que es fácil con cuerda pues hay un rápel.
            Nosotros tenemos que deshojar la margarita y nos sale claramente que nos bajaremos con ellos.
            Poco después iniciamos el descenso por la cresta noroeste que es bastante fácil, solamente requiere de algún apoyo de manos para seguridad, pero el tramo final es un escalón de una docena de metros que cuenta con un bloque empotrado poco más abajo de la mitad y que, aunque puede servir como presa, te deja bailando a 4 metros del suelo.

Corredor del Pino con el bloque empotrado. 20-8-06.

            Los socios montan un rápel aprovechando un viejo pino negro y la cuerda que llevan. Baja uno de ellos, luego Rosa con las indicaciones que le da desde abajo, después bajo yo a todo trapo y seguidamente el último con lo que salimos del asunto y respiramos.
            La Peña Foratata tiene su aureola y no ganada en vano. Nos había rechazado en los entremeses ya que luego había mucho más.
            A mí me ha servido, entre otras muchas cosas, para distinguir entre dificultad y peligro, dos términos que no se suelen distinguir bien, que se suelen sumar, lo que sí es correcto, pero en modo alguno deben confundirse.

Los dos accesos en la Oeste de Foratata. 14-9-15.

            La vía que hemos hecho en la Peña Foratata no es de excesiva dificultad, habían sido pasos de IIº superior  o de IIIº a lo sumo. Es espectacular, desde luego, y evidentemente peligrosa a pesar de contar con unas condiciones poco menos que ideales.       
            Dos aspectos le conferían este carácter: por una parte sabíamos de su aureola y no teníamos información  acerca de si la vía era posible para nosotros; y por otra, si fallaba alguna presa o algo por el estilo nos esperaba un vuelo con aterrizaje calamitoso unos cientos de metros más abajo. La sensación de vacío que se siente no es fácilmente igualable.
            ¡Qué bien nos hubiera idos una cuerda a pesar de no saber manejarla demasiado! Ahora ya es igual, estamos fuera de la pared. Nosotros no habíamos llegado hasta aquí en la ida, nos habíamos ido a la sur marchando para abajo y dejando en medio el espolón que habíamos visto desde lejos y no nos había gustado nada.

Detalle de la Arista de descenso de Peña Foratata. 14-9-15.

            Después, ya para abajo, acompañados de una dilatada conversación por la Cabecera del Ministirio, sabremos que uno de ellos trabajó con Alvarito Correas en Rodellar.
            Ya en el praderío de Formigal, nosotros nos quedamos a comer puesto que no lo hemos hecho y ellos continúan para abajo. Son las dos de la tarde.
            El día parece que quiere arreglarse y nosotros después de despacharnos a gusto nos llegamos al coche con sol. Son las tres y media, estamos sobre los 1600 metros de altitud y los 800 metros de desnivel del día no han sido lo más importante.

            En la carreta, un poco más abajo del Formigal y frente a Foratata nos paramos a contemplar la vía sin más comentarios.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.