19 sept. 1992

14-92. SOUM DE RAMOND POR NAVARRO Y RABADA. 19-9-1992.


Baudrimont Sudeste o Navarro. 9-7-15.

Cima de las Olas, Cara Sur, Cima de Navarro. Plateau del Soum, Corredor Este del perdido, Arista Noroeste, Cima de Rabadá, Cara Este y Cima del Soum de Ramond, Punta de las Olas, Collado de Añisclo y Pinitea.
19-09-1992.
Salida 11 h. Llegada 12:15 h.
Mixto.
Fácil. 
2 d.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Biola y Mariano Javierre.

Mapa del Soum de Ramond procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            De inmediato buscamos un lugar abrigado del vientecillo que campa por la Cima de la Punta de las Olas y a pleno sol almorzamos un poco a 3002 metros de altitud.
            Oímos voces o así nos lo parece pero no localizamos a nadie. Las nieblas con poca pereza juguetean con las puntas de los alrededores, pero mientras solamente sea un juego…

Pico Navarro desde la Base del Soum de Ramond. 9-7-15.

            Bajamos 50 metros y atravesamos el llano plateau kárstico en dirección norte en el que hemos contemplado el deambular de unos rebecos, hasta la base del Pico  Sudeste de Baudrimont o Pico Navarro.
            Iniciamos el ascenso de la cara suroeste un poco por cualquier parte y encontramos un aceptable acceso que nos permite salvar los menos de 100 metros de desnivel y que nos conduce directamente  a la Cima del Pico Navarro situado a 3026 metros de altitud.

Corredor Este al Collado del Perdido desde el Navarro. 7-9-15.

            Son las once y media  y al norte contemplamos la gran depresión de Pineta desde un lugar único: la cima de los paredones más salvajes que conforman el Circo de Pineta. El día sigue con movida de nieblas, así que, hacemos una fotografía y nos bajamos por donde hemos subido. Alcanzamos el rellano glaciar y nos vamos al noroeste
             Buscamos el acceso a la Cresta Oeste del Pico Rabadá o Noroeste de Baudrimont que está separado del plateau que estamos transitando por una estrecha y profunda depresión que nace en el Cuello del Soum de Ramond y ocupada por el Glaciar del Soum.
            Tenemos que subir hasta más arriba del inicio de la cresta oeste del pico, lugar por el que parece se puede iniciar el descenso hasta el fondo del corredor glaciar sin necesidad de ir más al norte hacia su cabecera.

Navarro o Sudeste de Baudrimont desde el Soum de Ramond. 8-7-15.

            Estamos sobre los 3025 metros de altitud, dejamos casi todo menos la cámara fotográfica, cantimplora  y anoraks y nos vamos para abajo por allí mismo.
            Por no dar un pequeño rodeo nos metemos en un destrepe algo más entretenido de lo que parecía desde arriba. Nos animan las protestas de mi señora a la que no le ha gustado ni un pelo el Pico Rabadá. Lo cierto es que el pico tiene cara de muy pocos amigos: aéreo, asilado, cortado, rodeado de un glaciar colgante bajo paredes y con nieblas de ida y vuelta no excesivamente amenazadoras pero en absoluto motivadoras lo hacen poco apetitoso.
            Alcanzamos el fondo del corredor tras un destrepe de 50 metros  y sobre la poca nieve que cubre el hielo glaciar lo atravesamos en dirección a la cresta oeste.

Balcón de Pineta desde el Navarro. 8-7-15.

            En la pequeña pedrera inferior del pico dejo a mis señoras y me subo a explorar una vía que no tengo nada clara y con la solución me vuelvo a por las señoras.
            La vía que vamos a hacer discurre por la pedrera de la cresta oeste y en ella hay que trepar. Se trata de un tramo aéreo y liso que se alterna con pasajes descompuestos e igualmente aéreos. Luego hay que contornear un par de bloques uno por cada lado y alcanzar la cima que es menos aérea y cubierta de materiales sueltos. Con todo ello el ascenso de estos 60 metros se nos lleva poco más de diez minutos.
            Es la una menos cuarto cuando hacemos la Cima del Pico Rabadá  o Noroeste de Baudrimont, también llamado Punta Tormosa situado a 3026 metros de altitud: es el tercer tresmil del día. ¿Cuántos montañeros habrán hecho esta cima? De cualquier forma el Mapa de la Alpina ni siquiera lo nombra y suponemos que los pocos que suban al Soum pasarán por la Punta de las Olas pero estos dos picos pertenecen al Ordesa más ignorado y desconocido.

Noroeste de Baudrimont o Rabada desde el Soum de Ramond. 8-7-15.

            La cima nos reitera una preciosa y pavorosa vista  hacia la Espalda de los Esparrets con su pequeña región glaciar y una incomparable e interesante vista del Barranco de la Larry y de su cabecera con La Munia y Robiñera.
            Las nieblas nos invitan a bajar. Hacemos una fotografía en la cima y otra atravesando el glaciar, ascendemos un poco junto al mismo como procedimiento de reducir la potencia del escalón  rocoso y aprovechando un par de viras anchas ganamos altura fácilmente hasta las mochilas que hemos aparcado para hacer el pico.
            Comemos un poco pues es la una y media.
            Hay gente que sube al Soum de Ramond y una montañera se ha quedado abajo esperando. Son los que hemos oído esta mañana mientras almorzábamos. Han venido desde Góriz y se han pegado una eternidad en la Punta de las Olas pues iban algo zurrados.

Tras nueve horas de camino para hacer esta foto de los Baudrimont. 15-8-09.

            Nosotros decidimos hacer el pico con la cría picada y nos vamos para arriba casi por medio de la cara nordeste buscándonos la vida como mejor podemos en la pedrera. Subiríamos mejor más a la derecha por roca más firme, pero con roca muy descompuesta y con pasajes algo atléticos, con la cría mejor no intentarlo.
            Son 200 metros de desnivel que hacemos con picardía resultando relativamente cortos pues enseguida tomamos trazas de senda por la pedrera que nos conducen, por terreno cada vez más firme, a la cresta.
            Luego en dirección  sudeste atravesamos una pequeña brecha y alcanzamos enseguida la Cima del Soum de Ramond o Pico Añisclo a 3254 metros de altitud, lo que supone un nuevo techo para Biola. Son las tres menos cuarto.

Perdido y Rabada desde Navarro. 9-7-15.

            Hacemos una foto de la constancia pues el Perdido y demás están ídem a la vez que vemos como los que han subido está llegando abajo, los tres de Mondragón lo llevan regular.
            Echamos una ojeada al paisaje que nos permiten las nieblas, desandamos un poco la arista  hasta la brecha y nos vamos para abajo. Deslizándonos y saltando en la pedrera nos ponemos abajo en unos cortos diez minutos.
            Informamos a los Mondragón de la vuelta a Góriz poniéndoles un poco feo el Cuello del Soum y el Corredor Oeste del Perdido por si acaso ya que no llevan material y no sé si demasiadas fuerzas.

La Este del Soum de Ramond desde Rabada. 9-7-15.

            Emprendemos luego la vuelta cruzándonos con un grupo que por las pintas vivaqueará por allí y Pasada la Punta de las Olas me voy a recorrer la faja que contornea durante un buen trecho la sudoeste del pico. Entre tanto mis señoras han dejado la cresta y se ha metido un poco sobre la pedrera. Poco después, bajamos algo más y nos damos cuenta de que no nos vamos a encontrar con la faja que hemos utilizado a la subida. No nos importa pues la pedrera tiene que ir a parar ineludiblemente a la GR11, como así sucede poco después pero un poco más al oeste del lugar donde la hemos abandonado a la mañana.
            Se nos hace más largo de lo que esperábamos el encuentro del inicio de la variante de la mañana pero enseguida, la sirga que no hemos utilizado nos permite ganar camino ya conocido.
            Pasamos después la faja de la sirga y más abajo,  en la escorrentía de la sirga rota, echamos unos buenos tragos, comemos unas galletas mientras contemplamos los juegos de luces de las nieblas sobre el Collado de Añisclo y la presencia de otra tienda además de la nuestra.

Casquete Somital Oeste del Soum de Ramond. 8-7-15.

            Vestimos un poco a Biola pues quiere hacerse fresquillo y nos vamos al encuentro de los nuevos inquilinos del collado. Se trata de un montañero de Zaragoza que ha subido por Añisclo y espera a un grupo que subirá por Pineta. Mientras charlamos, las nieblas que nos han rodeado nos obligaran a buscar la tienda al tentón. Nos cuesta unos buenos paseos pero a las seis estamos en ella.
            Soltamos las clavijas y la trasladamos a un lugar absolutamente plano y mullido  un poco más al oeste que habíamos localizado por la mañana.
            Montada la tienda nos metemos en ella para jugar un poco a las cartas mientras indolentemente hacemos tiempo para la cena.

Nuestro descenso desde el Soum de Ramond. 9-7-15.

            Cenamos fuera y como las nieblas no invitan a la contemplación nos metemos de nuevo en la tienda que es de lo más agradable de que disponemos. Alrededor de las nueve y media nos ponemos horizontales. Pronto al amparo de la bondad del lugar y el calorcillo de los sacos nos abandonamos en brazos de la noche que, por cierto, va a resultar algo más fría que la anterior, fundamentalmente a la mañana.
            Nos despertamos antes de que lo haga el despertador pero remoloneamos indolentemente hasta que  movemos definitivamente a una estupenda  mañana del 20 de Septiembre de 1992.
            Almorzamos, recogemos y nos echamos a andar a las nueve menos cuarto. Poco después y al sol en el Collado de Añisclo echamos una amplia visual a los alrededores, nos deleitamos con sus deliciosos panoramas y nos echamos para abajo desandando tranquilamente el camino que ascendiéramos al encuentro de la flor de nieve.

Navarro y Punta de las Olas. 9-7-15.

            Alcanzamos el espolón herboso sobre los 2000 metros de altitud y encontramos las flores de nieve más grandes que jamás hubiéramos visto. Algunas están un poco pasadas. Cogemos con cuidado cortando el tallo unas pocas  de las innumerables que hay y seguidamente nos metemos en el corredor sobre el que aparecerán los árboles más altos y encontramos algunos robellones.
            La mañana ha entrado en calores y bajamos con cuidado la parte más escarpada pues los pies van algo resentidos.
            Alcanzamos la cascada y paramos a almorzar a la vez que nos damos un remojón pues la mañana invita a ello.

Pineta bajando del Collado de Añisclo. 16-10-10.

            La continuación es más agradable al amparo de la intermitente sombra pero la fuerte pendiente sigue castigando nuestros pies, suerte que nos encontramos ya en el último corredor y enseguida vamos a pisar la pradera llana del fondo del Circo de Pineta.
            Atravesamos el anchísimo lecho del río y nos llegamos al coche a las doce y cuarto. Hay otro coche que debe ser de los montañeros de ayer y de los que Rosa creyó oír voces.
            Nos cambiamos y nos acercamos a la explanada próxima al Parador de Pineta olisqueándolo todo un poco, lo que es algo raro en nosotros, pero hoy disponemos de tiempo para regalarnos con tranquilidad.

Desde los Prados de Pineta. 16-10-10.

            Visitamos la Capilla de la Virgen de Pineta y contemplamos la discreta degradación de la pradera de la acampada semivacía a estas alturas de la temporada en una jornada, aquí a 1200 metros de altitud, completamente veraniega aunque por arriba esté algo cargado.
            Preparamos la comida, comemos a la sombra lo que habíamos dejado en el coche pues 2350 metros de subida  y otros tantos de bajada son demasiados pera llevar mucha comida en la espalda. Sobre las tres emprendemos el regreso en coche.
            Paramos a contemplar una ardilla,  después en Javierre que no conocemos y luego en Bielsa. Tenemos tiempo y vamos en busca de esas discretas y encantadoras maravillas de la innegable sabiduría de la arquitectura popular pirenaica que conviven con desdichadas barbaridades fruto de la ignorancia, la especulación y la pobreza tanto espiritual como material: a saber qué seremos capaces de dejar para las generaciones venideras. Este país se desmorona porque nos han engañado y también nos hemos querido engañar.
            Tras la compra del helado prometido a Biola continuamos. Esta vez que no hay mareo hay reventón de narices, si cuando el diablo no tiene otro quehacer… Por la Guargera nos llegamos a casa en una neblinosa tarde de domingo en Sabiñánigo.

Para ver el Comienzo.

13-92. PUNTA DE LAS OLAS DESDE PINETA. 19-9-92.

La Nordeste de la Punta de las Olas.9-7-15.

Carretera del Valle de Pineta Ladera Norte, Collado de Añisclo, Fajas de las Olas, Cara Sur y Punta de las Olas.
19-09-1992.
Salida 16:30 h. Llegada10:30 h.
Mixto.
Fácil.
2 d.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Biola y Mariano Javierre.

Mapa de Punta de las Olas procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Se nos ha pasado Agosto y casi Septiembre. No tenemos prisa recién salidos de los Alpes y no nos motiva Biola  que cada día muestra menos entusiasmo por la montaña. Pero a pesar de ello tenemos que cumplir con nuestra tradición tresmilista en compañía de nuestra hija. Ya tenemos ganas de marchar con ella a cualquier pico y en cualquier momento; pero el asunto, me da la impresión, tendrá que esperar de momento.
            Habíamos pensado subir a acampar al Collado de Añisclo desde el Puente de San Urbez, un camino que no conocíamos y que nos permitiría a partir de allí alcanzar la zona superior del Circo de Ordesa; pero sobre el mapa, el camino es fundamentalmente largo y no veo posibilidad de acampar más allá del Barranco de la Fuen Blanca, lo que nos deja tan bajos que no hay más remedio que buscar otra alternativa.

 La subida al Collado de Añisclo desde el Refugio de Pineta. 16-10-10.

            Subir hasta Góriz es posible, pero no es lo más práctico de cara a la continuación del día siguiente. Por lo tanto no queda otra alternativa más que Pineta. Será por allí por donde atacaremos el asunto a pesar de haber sido desechada a priori, fundamentalmente por la kilometrada que había que hacer antes de echarse a andar, ya que el camino pertenece a la GRP y, consecuentemente, además de estar bien marcado será fácil y lo que es todavía más importante es que nos permitirá acampar a 2500 metros de altitud y eso sí que es un auténtico chollo, justo lo que pretendíamos.
            Llega el viernes 18 de Septiembre de 1992. Rosa sale de trabajar a las dos y media y marchamos a todo trapo. El tiempo está medianucho, fundamentalmente irregular, incógnita que se desvelará poco a poco.
            Vamos por la Guarguera sin circulación y a buen ritmo, luego Boltaña y Ainsa  y con remodelada carretera llegamos a Bielsa a una hora muy interesante. De allí para arriba 10 kilómetros más decentes de lo que recordábamos y 6 más que están bacheando.

Cascada ocasional en el Camino al Collado de Añisclo. 16-10-10.

            A las cuatro y veinte estamos en la Caseta de Información de Pineta donde nos informan regulín regulán y tenemos que volver para atrás, el Mapa de la Alpina o marca otra vía o está muy mal marcada. Por fin aparcamos en un pequeño ensanche con un cartel que indica el inicio del camino y en el que he estado a punto de parar a la ida.
            A las cuatro y media pasadas, cambiados de ropa salimos para cruzar el amplio barranco guiados por buenos hitos. Enseguida aparecen balizas rojas y blancas.
            Iniciamos el ascenso de la pared que es una selva mixta transitada por camino en dirección oeste. Es el final de un amplísimo y largo corredor por cuyo fondo baja un pequeño barranco.

Uno de los últimos resaltes de camino al Collado de Añisclo. 16-10-10.

            El camino asciende consistentemente pero enseguida  inicia una travesía bastante horizontal al noroeste para cambiarnos al corredor de nuestra derecha y que atravesamos inmediatamente para incorporarnos a la cascada que baja por su lado izquierdo; enseguida el camino comienza a ascender de nuevo, esta vez de manera despiadada y sin concesiones, teniendo incluso que trepar en tres pasajes del mismo, lo que nos extraña un poco en una Gran Ruta, aunque no suponga ninguna dificultad para nosotros. La selva se ha aclarado y son más los arbustos que los árboles.
            Nos encontramos con una pareja que baja y que manifiesta incertidumbre sobre nuestras posibilidades, lo que yo traduzco en que nos queda algo de tomate, cosa que ya sabía, pero quién no ha dudado nunca de la competencia de los demás.

El camino se allana entre placas. 16-10-10.

            Poco después la vía se allana y nos conduce, por un amplísimo pastizal de altura,
a la cresta del espolón que separa el corredor del que acabamos de salir con el siguiente de nuestra derecha.
            El respiro va a ser breve pues tan pronto como alcanzamos la cresta del espolón el camino se vuelve a empinar abandonando los últimos árboles y discurriendo por pradera alpina a la que, con más frecuencia, le salen calizas ocres.

Detalle del Collado de Añisclo desde Comodoto. 27-1-08.

            Encontramos flor de nieve que dejamos para la vuelta a la vez que unas viras calizas se encargan de elevarnos sobre la pedrera y al amparo de unas barras hacemos un pequeño alto para comer un poco de fruta.
            Continuamos después la pedrera que nos va aproximando al collado por terreno sumamente descompuesto y algo pendiente que se arrellanará cuando alcancemos el Collado de Añisclo. Son las ocho de la tarde.
            Allí nos aguardan agazapadas las nieblas rellenando el fondo del Valle de Añisclo. Localizamos una senda que crestea el amplísimo collado recorriéndola hacia el norte en busca de alguna mancha plana de pradera alpina que nos permita plantar la tienda.

Pineta desde el Collado de Añisclo. 15-8-09.

            El tiempo apremia y en la cresta lo vamos a tener crudo por lo que bajamos un poco encontrando un  lugar bastante mullido pero algo inclinado. Son las ocho y cuarto cuando las nieblas echan sobre nosotros  por lo que plantamos la tienda a todo trapo, desmontamos las mochilas poniendo casi todo a salvo de la humedad. Respiramos tranquilos cenando pues llegar a un collado alto situado a 2435 metros de altitud, desconocido, tarde y con intención de acampar no es de lo más apetitoso a priori y eso que el problema del agua lo habíamos  solucionado subiéndola desde abajo.
            Las nieblas nos meten en la tienda, jugamos a cartas un poco pero la tienda solamente es cómoda para estar acostados y a las diez menos cuarto damos por liquidada la jornada. Estamos en el lugar adecuado y esperamos que el tiempo acompañe.
             Disfrutaremos de una estupenda noche que se nos rompe a las siete de la mañana y se convierte en una luminosa mañana que nos llena de satisfacción.

La Larry, Munia y Robiñera desde el Collado de Añisclo. 15-8-09.

            Desayunamos, preparamos rápidamente las mochilas y a las ocho y cuarto nos vamos cuando justamente está llegando el sol.
            Andamos en busca del collado ganando la altura que perdimos ayer avanzando hacia la Pared Este de la Punta de las Olas.
            Sin ganar la arista me descuelgo a buscar agua. Hay una surgencia de la que espero obtener agua tanto para el día como para la noche, tan necesaria, aunque seguro que encontraremos más arriba.
            Alcanzo a m mis señoras atajando pues ellas han abandonado el collado y comienzan a ascender en busca de una de las dos fajas acerca de las que hemos especulado durante el desayuno y que parten la pared en dirección ascendente permitiendo, suponemos, salvar el impresionante Paredón Sureste de la Punta de las Olas.

Placas bajo la Punta de las Olas.15-8-09.

            Guiado por señales rojas y blancas ganamos la base de la pared en ascenso y pasamos bajo dos escorrentías: Ordesa es el paraíso de la caliza y el agua y localizamos una sirga rota que ayudaría a pasar el corredor  en época de hielo, ahora en estas condiciones no servirá de nada pues quedará enterrada con las primeras nieves.
            Ascendemos fuertemente para introducirnos tras atravesar la base de otro corredor en la faja por la que se eleva el camino: es una enorme laja lisa e inclinada hacia afuera, de entre 10 y 20 metros de ancho practicable, lavada por los hielos y con una inclinación media de 35º a 25º en su segunda mitad en la que hay una sirga de unos 100 metros de larga sujeta en fuertes clavijas. La verdad es que el pasaporte aquí es directo para el cielo.

Pedrera Sur de la Punta de las Olas. 15-8-09.

            Se allana la faja rota por un barranco que nace en la faja superior en la que hay una pequeña sirga que facilita el paso.
            Mi olfato me dice que la faja superior  nos debe permitir el acceso a la cima  sin más rodeos a pesar de que los hitos se vayan a dar la vuelta. Dejaré la mochila y tras comprobar mi suposición vuelvo.

Soum de Ramond desde la Punta de las Olas 15-8-09.

            Subimos la faja más estrecha que la anterior y también más corta. Hay algunos hitos que mejoramos y que nos conducen al inicio de un corredor descompuesto que atravesamos a la vez que la pared que llevamos a nuestra derecha va perdiendo altura hasta desaparecer engullida por una pedrera que se encumbra muy alta.

Navarro o Baudrimont Sudeste desde Rabada. 9-7-15.

            Salimos de la pared e iniciamos el ascenso de la pedrera en dirección norte hasta alcanzar la amplia y plana cresta que se asoma sobre Pineta. Nos conduce a un pequeño resalte final y superado este alcanzamos la Cima de la Punta de las Olas a 3002 metros de altitud cuando son las diez y media de la mañana.

Punta de las Olas desde el Navarro. 9-7-15.

            Hacemos una fotografía, recordamos nuestra anterior estancia en ella y concluimos con que fue la niebla la que no nos permitió perspectiva para el descenso ya que en esta parte no hemos advertido la presencia de hitos.

Para ver la Continuación.