31 oct. 2017

72-17. TABLATOS 2, FORATULAS 3. 31-10-2017.


Picos de Tablato desde las Foyas de Brazato.

Balneario de Panticosa, Ladera de Estatiecho, Barranco de Brazato, Foyas de Brazato, Corredor Nordeste, Tablato Este, Tablato Oeste, Cara y Corredor Sur, Foraturas Oriental, Foratura y Foratura Occidental, Corredor de la Foratura y Laderas de Estatiecho.
31-10-2017.
Salida 07:30 h. Llegada13:45 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Foratulas y Tablatos procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Tablatos y Foratulas son picos que conforman  el límite sur de las Foyas de Brazato en una arista que arranca de las inmediaciones  del Balneario de Panticosa.
            Creo que fue a finales del siglo pasado cuando anduvimos por allí. Luego habíamos vuelto pero con los esquís y sin hacer cimas y hoy 31 de Octubre de 2017 volvemos para hacer una de nuestras circulares.
            Los picos pueden abordarse tanto desde el norte partiendo del Balneario de Panticosa, o algo más abajo si utilizamos el Barranco Foratula o bien por el sur y a partir de diversos lugares de la Pista de la Ripera. Nosotros lo haremos desde el Balneario.

Laderas de Estatiecho tomada al descenso.

            Son las siete y media de una mañana recién estrenada cuando tras aparcar junto al Ibón de los Baños a 1630 metros de altitud tomamos el camino que parte de unas escalerillas en las inmediaciones de la esquina este del ibón. Se trata de uno de los caminos menos utilizados del balneario. De hecho, nosotros solamente lo hemos descendido en una ocasión.
            El camino, lazada a lazada y medianamente transitado se orienta casi al sur y algo cuidado se va pinar arriba acompañado de algunos hitos de piedras.
            Enseguida y tras unas vueltas poco decididas los hitos desaparecen pero aparecen las balizas rojas que colgaron en algunos pinos los guardas de la Casa de Piedra. No son fáciles de localizar puesto que están colocadas para guiar el descenso de los esquiadores que suben a Punta Foratula.

Hacia mucho tiempo que no transitábamos las Foyas de Brazato sin nieve.

            El camino ha desaparecido en una inclinada ladera con sotobosque de rododendros  y en la que tomaremos una pedrera granítica muy empinada pero estable y nos iremos con ella para arriba siempre echando la vista atrás para localizar las balizas que no es tarea fácil.
            Sé que se trata de un corredor muy rectilíneo pero sin perspectiva vamos buscando balizas para alcanzar un pequeño barranco que desciende por nuestra izquierda. Unos metros más arriba lo atravesamos  y nos tropezamos con un camino con hitos que vamos a seguir aprovechando que el terreno se ha arrellanado bastante.
            El camino transita la orilla derecha del barranco muy llano y enseguida se me enciende la bombilla: es el Barranco de Brazato que nos ha de llevar a las Foyas de Brazato que es por donde queríamos hacer la vuelta.

Las Foratulas desde las Foyas de Brazato.

            No hay problema,  haremos la circular en sentido contrario y pelillos a la mar. En algún lugar nos hemos perdido alguna baliza y estamos aquí sin pretenderlo.
            Enseguida nos guía al este el Pico Serrato y sucesivamente al sur del Collado Bajo de Brazato aparecerán perfiles que conocemos y a donde nos dirigimos.
            Aprovechamos la mañana de la que nos defendemos con los guantes puestos pues sobre los 2000 metros ya ha helado y proseguimos para arriba con el caminillo, cada vez menos transitado que supera pendientes suaves en las que hiciéramos nuestros inicios con los esquís de travesía.

Entrando al Corredor Nordeste de los Picos de Tablato.

            Casi en el fondo de las Foyas de Brazato la atravesamos de norte a sur para ir a buscar en ascenso por medio de un enorme pedregal granítico, el Corredor Norte de los Picos de Tablato que ya descendiéramos en una ocasión. Antes hemos dejado atrás un corredor que baja del collado entre Tablato y Foratula.
            Atravesamos el pedregal bastante estabilizado y sin solución de continuidad nos introducimos en el cono de deyección del corredor inclinándose la pendiente.


El corredor que acabamos de subir desde su cabecera.

            No serán más que cerca de 200 metros de desnivel los que superaremos con relativa comodidad utilizando las zonas más estables del cono de deyección y los lados del corredor  en el que utilizamos su pared derecha para apoyar manos.
            En la mitad superior hay un pequeño bloque empotrado que se supera con facilidad por nuestra izquierda y enseguida, tras un corto tramo inestable, estamos al sol en el collado de separación de los dos Picos de Tablato  alrededor de los 2550 metros de altitud.


Vignemale desde Tablabato Oriental.

            Un corto tramo de arista muy fácil en el que ni siquiera hay que apoyar las manos nos sitúan en la cima del Pico Tablato Oriental situado a 2564 metros de altitud. Son las diez menos cuarto.
            En la cima echamos nuestra vista al este. Aquí mismo tenemos el Collado Bajo de Brazato y el Pico Serrato que se prolonga al norte con la Punta y el Pico Brazato ; hacia el este aparece Baldairán y Catieras.


La Arista hacia Tablato Occidental y Foratulas. 

            Enseguida desandamos la arista hacia el oeste y alcanzada la cabecera del corredor que acabamos de subir iniciamos una cresta breve pero llena de gendarmes que pasamos o faldeamos con relativa facilidad y apoyos continuos de manos.


Dos Foratulas mimetizadas con Argualas.

            Son las diez y estamos en la Cima del Pico Tablato Occidental a 2562 metros de altitud. La mañana está espléndida  y nos ofrece un cielo limpio al sur en el que aparecen Escuellas, Tendeñera, Otal y Sabocos; delante de estos las Puntas de Piniecho y a sus pies los Ibones de Foratula, alguno ya desecado y los Ibonciechos de Foratula. Hacia el Oeste se perfila espléndida la Norte de la Partacua.


Ibón de Piniecho y Partacua.

            Avanzamos unos metros en descenso hacia el oeste hasta alcanzar el borde de las paredes desde el que nos damos la vuelta. Tendremos que atravesar prácticamente toda la pared sur de estos dos picos para salvar el zócalo de paredes que la limitan  y alcanzar las pedreras inferiores muy cerca ya del Collado Bajo de Brazato.


Faldeando hacia el Corredor Sur de Foratulas. 

            Desde allí y por debajo de los 2400 metros de altitud hay que realizar una travesía en sentido opuesto pero ahora por debajo de las paredes para enfrentarnos al collado que separa Tablatos de Foratulas y proseguir todavía más al oeste faldeando Foratula Oriental.
            Atravesamos pedrizas graníticas, bandas herbosas, pequeñas zonas terrosas siempre en horizontal o en muy suave ascenso, continuamente en busca de la entrada del Corredor Sur de Foratula.


Entrando en el Corredor Sur de Foratulas.

            Se trata de un corredor herboso medianamente inclinado y que asciende una cincuentena de metros hasta alcanzar el collado entre las Puntas Este y Central de Foratula sobre los 2500 metros de altitud cuando son las once menos cuarto.


La Oeste de Foratula Este. 

            No emplearemos más de un cuarto de hora en echar un bocado y seguidamente tomamos la Arista hacia el este y nos vamos para arriba al principio por el sur para evitar una zona de grandes bloques  pero enseguida retornamos a la arista y proseguimos para arriba ligeramente en la norte.


Tablato, Serrato, Baldairán y Catieras desde Foratula Oriental. 

            Son las once y cuarto cuando alcanzamos la Cima Oriental de Punta Foratula situada a 2554 metros de altitud. Se trata de una cima amable vestida de paredes tanto en su cara sur como en su arista este.


La Este de Punta Foratula. 

            Por donde hemos subido nos damos la vuelta,  recuperamos nuestras mochilas en el collado y nos vamos de nuevo para arriba en dirección oeste, un poco por cualquier parte de la vertiente norte en la que hay un camino no demasiado transitado.


Foratula Occidental desde Punta Foratula.

            Enseguida alcanzaremos la Cima de Punta Foratula situada a 2581 metros de altitud. Hay un hito cimero de considerables proporciones lo que denuncia que se debe tratar de la cima más visitada de toda la arista. Son las once y media.


Arista hacia Foratula Occidental. 

            Desde la cima contemplamos el Ibón de Piniecho que en esta época del año ya no recibe el sol, hacemos una foto con las Argualas, Garmo Negro e Infiernos pero nuestra atención se centra en la cara nordeste del pico por la que suben y bajan los esquiadores y el amplio hombro que desciende suavemente en busca del largo corredor que conecta con el Balneario.


Avanzando por la Nordeste de Foratula Occidental.

            Liquidado este extremo, al oeste continúa la arista en descenso hacia Foratula Oeste que es nuestro último objetivo del día.
            La arista nos exigirá emplear las manos con asiduidad. No es de gran dificultad pero requiere atención. Primero a toda cresta y después ligeramente por la vertiente norte bajamos metros hasta que un gendarme de placas lisas nos obliga a abandonarla y faldear con cuidado una zona de placas lisas que nos permite alcanzar la pedriza bajo las paredes en la que quedan algunos restos de nieve pero que nos presenta un medio expedito para continuar el descenso.


Rampa-corredor hacia Foratura Occidental.

            Pero en lugar de descender la pedriza, la faldeamos al oeste y nos introducimos en la Cara Nordeste del Foratula Oeste, a ver que sale pues la cima está defendida por paredes de placas lisas de granito de mal aspecto aunque la roca sea buena.
            Atravesada la pared por una serie de viras fáciles, amplias y ligeramente ascendentes nos acercan a la arista noroeste y allí una rampa-corredor amplia y lineal asciende fácilmente una cincuentena de metros y nos deposita bajo el pequeño casquete somital del pico.


Balneario de Panticosa desde Foratula Occidental.

            Una corta trepada de media docena de metros y un tránsito breve de bloques nos deposita en la Cima de Foratula Occidental situada 2548 metros de altitud. Son las doce.


Enorme pedregal orientado al norte bajo el que nos espera el Balneario de Panticosa.

            Contemplamos la arista que desciende al Balneario 900 metros más abajo y un horizonte que de oeste a norte nos muestra a Gabarda, Argualas y Algas, Garmo Negro, Aguja de Pondiellos, Pico Pondiellos, Arnales, Infierno Nororiental, Piedrafita, Gaurier, Zarre, la Faxa y Marcadau y seguidamente nos volvemos para abajo siguiendo escrupulosamente el camino de subida.


De Argualas a Marcadau. 

            Alcanzada la pedrera descendemos el amplísimo pedregal que rellena el corredor hasta el rellano inmediato desde el que descenderemos un corto escalón para alcanzar el corredor que baja directo al Balneario de Panticosa.


Rododendros despistados en Estatiecho.

            El corredor es un pedregal hermano del anterior, bastante estabilizado lo que permite un descenso cómodo aunque largo hasta que en un amago de rellano aparecen los pinos y las balizas rojas colgadas en algunos de ellos y algunos trozos de plástico amarillo.


Aparecen las balizas rojas sobre los pinos. 

            Hay que descender un tramo de rododendros muy inclinado y enseguida  tomar una larga pedrera granítica muy estabilizada que baja metros a destajo. Además de los hitos rojos están algunos árboles desramados en su parte inferior o cortados de raso para facilitar el tránsito de esquiadores.
            Mas balizas, otro tramo de rododendros y otra pedrera más que sigue bajando y bajando hasta que aparecen los primeros retazos de pratenses en los que seguimos las balizas.


Masas de rododendros y largas e inclinadas pedreras graníticas en Estatieho. 

            No alcanzaremos el camino de la mañana sino que terminaremos el descenso en el Desagüe del Ibón de Baños y por la carretera caminaremos alrededor de 200 metros para alcanzar nuestro coche cuando son las dos menos cuarto del mediodía. Nuestra circular matutina se ha liquidado con 1300 metros de desnivel acumulado lo que no es más que una buena manera de liquidar un mes de Octubre extraordinariamente divino para el monte.
           

30 oct. 2017

VIAJAR SIN RUMBO FIJO.


Luces de amanecer en Riumar.

            De cuando en cuando y fuera de todo programa encorsetado y  preestablecido, merece la pena darse un garbeo por ahí… conoces, has visto pero siempre resulta agradable.

Colegiata de Santa María en Caspe. 27-10-17.

            Caspe nos acoge entre semana en día de feria y así disfrutamos del casco antiguo del pueblo como que se trata de un día festivo, medio vacío. La mañana está espléndidamente soleada.

Aceitunas en Alcañiz.

Catedral de Alcañiz. 

            Alcañiz es un regalo  que teníamos casi olvidado: El Castillo-parador, la Catedral, la Lonja… todo en tierra de olivos.

Luces de atardecer en el Castillo de Morella.

            Morella nos sorprende para finalizar la tarde como ciudad castellonense amurallada, imperio de la piedra y bastión resistente al viento.

Paseo Marítimo de Vinarós. 28-10-17.

Gaviotas posando en la Playa de Vinarós.

            Nos lo pensamos un poco pero a media mañana estamos junto al mar en Vinarós para estrenar el fin de semana y para disfrutar de los reflejos luminosos del sol sobre las cálidas aguas mediterráneas aunque no nos mojemos.

Llegando a la Delta del Ebro.

El Ebro.

            Una paella bastante convencional nos precipita al Delta del Ebro para visualizar la conocida planicie llena de campos inundados o por inundar, el Ebro da para todo. Paseamos senderos de la Zona Protegida, contemplamos la desembocadura del río que se hace mar y padecemos la esperada plaga de los mosquitos absolutamente inmisericordes.

Amanecer en la Delta del Ebro. 29-10-17.

Agua, arena y espuma en Riumar.

Veleros de Kitesurf.

Algún surfista en Riumar.

Dunas en la Delta del Ebro.

            Tras una noche especialmente larga por el cambio de hora contemplamos la salida del dominguero sol en Riumar  y padecemos los embates de la tramontana para incordio nuestro y placer de windsurfistas y kitesurfistas;  luego en l’Ampolla, muy cerca, es otro día deliciosamente luminoso y cálido que nos invita a quedarnos.

Puerto Deportivo de l'Ampolla.

Bungavillas en l'Ampolla.

Delicioso Mediterráneo en l'Ampolla.

Ocas esperando en un paso de cebra de l'Ampolla.

            Después en la tierra interior volvemos al Ebro en Mequinenza y contemplando el ocaso del día nos retornaremos a nuestro monte.

Castillo de Mequinenza propiedad de Endesa.

Mequinenza desde el castillo.


27 oct. 2017

71-17. AGUJA GEORGE CADIER O PICO ANONIMO PARA LOS AMIGOS. 26-10-2017.

Anónimo junto a la Brecha de Latour. 

Embalse de La Sarra, Llano Cheto, Refugio y Barranco de Reespumoso, Circo de Vuelta Barrada, Corredor Este y Cara Sudeste.
26-10-2017.
Salida 07:45 h. Llegada 16:45 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Anónimo procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            En el Pico Anónimo había estado en una sola ocasión como extensión de una visita a las Frondiellas hace ya… ni se sabe. Fue media hora ida y vuelta y…
            Hoy 26 de Octubre de 2017 vamos a volver haciendo una vía especial para el pico en su cara este.

El Arriel quiere recibir los primeros rayos de sol.

            Son las ocho menos cuarto cuando aparcamos en la Sarra, es todavía noche cerrada y tras cruzar el Puente de las Faxas a 1450 metros de altitud y tomamos el camino que transita la Orilla Derecha del Aguas Limpias en dirección norte.
            Tropezón a tropezón se hace de día en el Rellano de Tornadizas y a buen ritmo pasamos la Cascada de Balsaroleta, entramos al hayedo de Aguas Limpias y subiendo poco a poco nos llegamos al Paso del Onso para atravesar todo el Llano Cheto y girar al este tras contemplar las Cascadas Inferior de Arriel y la del Pino.

Eso es un abedul absolutamente delicioso. 

            Echamos una hora hasta la cabecera de la Cascada del pino y ya orientados al este y con mejor luz disfrutamos del otoño especialmente con un abedul espectacularmente amarillo mientras hacemos camino hacia el Circo de Piedrafita de gratos recuerdos.

Saxifraga aizoides cerca de Reespumoso.

            Contemplamos la Norte de los Garmos Pipós y Carnicero y poco después la Pared del Embalse de Reespumoso al contraluz de la mañana y el Circo de Piedrafita  a continuación con su inigualable skyline de pirámides: Gran Faxa, Campo Plano, Llena de Cantal, Piedrafita y Tebarray.

Ibón de Reespumoso desde el barranco del mismo nombre.

            Siguiendo el transitadísimo camino del GR11 dejamos a nuestra derecha la Ermita de la Virgen de las Nieves y la pared del embalse y por su orilla derecha nos llegamos a las inmediaciones del Refugio de Reespumoso situado sobre los 2150 metros de altitud. Ha caído la segunda hora de camino.
            Sin llegar al refugio tomamos el camino que se orienta de nuevo al norte y comenzamos el ascenso del Barranco de Reespumoso camino a Balaitus y Frondiellas.

Rebecos en el Barranco de Reespumoso. 

            Enseguida abandonamos el barranco y nos colocamos en la Ladera Este de las Frondiellas ascendiendo al encuentro de la Arista La Bondidier cuyas primeras torres aparecen enseguida a nuestra vista, al igual que un nutrido grupo de rebecos que se recorta al contraluz de la mañana.
            El barranco se va quedando hondo a nuestra derecha en su búsqueda del Ibón de Selousere mientras nuestra vista se eleva en busca del Pico Solano. La verdad es que no recordamos gran cosa del valle que estamos subiendo a excepción del final del Circo de Vuelta Barrada en el que coronan las Crestas del Diablo, La Aguja de Ussel, la Torre de Costerillou, la Aguja Cadier y La Frondiella Norte.

Costerillou y Ussel con más detalle. 

            Siguiendo de manera intermitente trozos de camino más o menos transitados y atravesando tramos de pedrizas graníticas en una ladera cosida de hitos, las balizas rojas se han quedado muy abajo, ganamos altura dejando muy abajo el ibón y contemplando las Paredes de la Arista la Bondidier.
            Nuestro ritmo se ralentiza, Rosa está muy acatarrada y  aunque no sea esa la principal razón, siempre nos sucede que si apuramos el ritmo durante un buen rato, luego lo pagamos al contado.
            Poco a poco nos vamos acercando al fondo del circo hasta que finalmente se asoma a nuestra vista la inconfundible y esperada Aguja Cadier, la Brecha de Latour que es su emblema se oculta todavía.

Cara Este de la Aguja Cadier y su corredor.

            Sobre los 2800 metros giramos ligeramente al noroeste y tras rodear un contrafuerte que baja al este desde la Frondiella Norte nos enfrentamos a la Pared Este del Anónimo o Aguja Cadier.
            Hay restos de nieve en la parte baja de la pared que atravesamos para incorporarnos a la misma. Podemos ascender por el centro y tras hacer una diagonal a izquierdas alcanzar un imaginado rellano superior desde el que afrontar el casquete somital del pico, pero nos decantamos por el corredor este más directo a la cima.

Pared arriba hacia el Anónimo. 

            El corredor tiene un gran bloque empotrado que parece complicado superar pero lo vamos a intentar  entrando al corredor por encima de ese bloque empotrado.
            La pared está bastante escalonada tiene algunas viras utilizables  para ganar altura y el granito tiene muchos “nidos” útiles como presas tanto de mano como de pie por lo que la progresión es bastante cómoda pero finalmente  al ponerse de pie la pared nos obliga a hacer una travesía para entrar al corredor.

Entrada al corredor por encima del bloque empotrado.

            A unas placas algo lisas e inclinadas que atravesamos con cuidado le sucede una vira horizontal y amplia que nos deposita en el corredor por encima del bloque empotrado. De allí para arriba el corredor parece fácil pero está lleno de basura y con restos de nieve.

En el Corredor Este de la Aguja Cadier.

            Con cuidado pero sin mayores problemas superamos algo más de 50 metros de corredor, terroso e inestable en su salida que nos deposita en un inclinado rellano bajo el collado entre la Frondiella Norte y el Pico Anónimo.

Frondiella Norte.

            La Nordeste de Frondiella Norte está llena de nieve, cosa que no se veía desde abajo; en cambio, el Casquete Somital del Anónimo está completamente limpio al tener una orientación sudeste y nosotros continuamos por lo limpio directamente hacia la cima y siguiendo algunos hitos.

Llegando a la Cima del Anónimo.

            No llegamos al collado sino que nos vamos directamente al pico por encima de la brecha que conforma un gendarme en la arista y por encima de la misma la pared, bastante erguida y con buena roca nos permite subir superando algunos  pasos de IIº.

En el Pilote Cimero de la Aguja Cadier.

            La Cima de la Aguja Cadier o Pico Anónimo, situado a 3022 metros de altitud es un pináculo estrecho con un pequeño hito cimero, completamente simado a los cuatro puntos cardinales y en el que no hay forma de hacer una foto  con un mínimo fondo.

Balaitus desde la Aguja Cadier. 

            Son las doce pasadas y hacemos algunas fotos   del Circo de Vuelta Barrada, Balaitus, Azules, Pallas, Midí, Frondiellas Central y Norte, Infiernos y todas las cimas del Circo de Piedrafita a la vez que contemplamos la Nordeste de la Frondiella Norte.
            Habíamos pensado pasar a los picos pero la nieve absolutamente inestable y sin compactar sobre placas lisas e inclinadas de granito desaconseja su ascenso. Consecuentemente volveremos por donde hemos venido y a otra cosa.

Iniciando el descenso del Anónimo.

            Descendemos el casquete somital del pico siguiendo paso a paso el guion de la subida y cerca del collado nos sentamos al sol a echar un bocado.

Destrepando el Corredor Este del Anónimo.

           Luego proseguimos para abajo, entramos al corredor y con algún bolazo que otro nos llegamos al bloque empotrado que descenderemos  por la izquierda orográfica del corredor sin problemas. Poco más abajo destrepamos otro bloque empotrado más pequeño y rematamos el corredor cómodamente y con cuidado para no apedrearnos. Hacer el corredor integralmente es mejor opción que la que hemos hecho en ascenso.

Frondiellas Norte y Aguja Cadier.

            Después nos asomamos al lomón de granito claro que limita el corredor de acceso a la Brecha de Latour  certificando la total desaparición del pequeño glaciar que defendía la brecha, contemplamos la vira alternativa al Corredor Este de la brecha de Latour y nos vamos para abajo un poco por donde mejor nos parece.

Hacia los Infiernos. 

llegando a Reespumoso.

            Tras una breve visita al Refugio de Reespumoso de mis socios nos detenemos a la altura de la Presa de Reespumoso para comer un poco a la sombra de un pino. El día ha sido veraniego y con inversión térmica.

Otoño en el Camino  del Aguas Limpias.

Descendiendo por el hayedo del Aguas Limpias. 

            Luego hay que poner en marcha el piloto automático y dejar que el camino discurra a nuestros pies para llegarnos a la Sarra cuando son las cinco menos cuarto pasadas., finiquitando la jornada con alrededor de 1600 metros de desnivel acumulado El Pico Anónimo o Aguja George Cadier no es barato en absoluto.