28 dic. 2001

23-01. LA MOLETA. 28-12-2001.

Casquete Somital Este de la Moleta. 27-8-12.

Puente de Canfranc Pueblo, Barranco de Ip, Pista del carretón, Corredor Norte  Collado Este y Arista Este. Descenso al Carretón, Pista y Barranco de Ip.

28-12-01. 

Salida 09 h. Llegada 15 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

Jesús Gracia, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Moleta procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Diciembre de 2001 sale frío como hacía ya años, tantos como que casi no recordábamos otro parecido. Nieva un poco a mitad de mes pero con tanto frío que por arriba ni siquiera se blanquean las montañas prácticamente.

            El domingo 16 subimos a colocar el belén a la Cueva de Santa Orosia, en la galería tenemos –9º centígrados y fuera medimos –14º, a las ocho y media de la mañana. Luego de Sanromán para arriba se está bastante bien gracias a la inversión térmica, pero por abajo se van a quedar unas temperaturas de invierno puro y duro.

            Anuncian cambio de tiempo, por fin, para el último fin de semana del año y el 28 decidimos salir al monte antes de que se estropee el tiempo. Nos vamos a la Moleta.

            A las siete y media nos levantamos y nos llegamos hasta Canfranc Pueblo aparcando tras atravesar el puente sobre el Río Aragón, que por cierto hace poco ruido a esta hora de la mañana. Son las nueve menos veinte cuando arrancamos para arriba en medio de una mañana un tanto ventosa y más desagradable que fría, que nada tiene que ver con los días anteriores; la subida de temperaturas anunciada se ha cumplido fielmente.

El Circo de Ip desde Gabardito. 19-6-11.
 
            Una pista poco transitada comienza a ascender suavemente en dirección norte para pasar bajo la vía férrea e introducirse en el pinar valle arriba  en dirección este por la ladera derecha  de un Barranco de Ip comido por el hielo.

            Al abrigo del pinar de pino royo subimos a cubierto del viento y enseguida entramos en calor pues la pista que enseguida se ha convertido en camino, sin prisa pero sin pausa, sube consistentemente: hemos salido a 1050 metros de altitud y en la primera hora ascendemos alrededor de 600 metros de desnivel.

            Vamos buscando el final de la masa arbolada y el asentamiento de la pradera alpina para abandonar el camino que se dirige al Ibón de Ip, virar a nuestra izquierda y en dirección norte alcanzar la pista que conduce desde el final del carretón hasta el ibón, de allí para arriba, por cualquier parte, nos iremos directamente al pico.

El Valle de Ip de arrellana muy arriba. 27-8-12.
 
            Pasamos una pequeña escorrentía helada y seguidamente el barranco que baja de la ladera este de la Moleta formando una preciosa cascada de hielo.

            Cruzamos el barranco y por su orilla izquierda continuamos el ascenso de nuevo en dirección norte. Estaremos alrededor de los 1800 metros de altitud y por ese barranco nos hemos de subir hasta la pista situada 350 metros más arriba.

            Primero por pradera en la orilla izquierda del barranco y luego que el hielo ya ha desaparecido por el fondo del mismo, vamos ganando altura fuertemente. Ponemos en fuga a una nutrida manada de sarrios y nos acercamos en fuerte ascenso a la pista.

Corredor hacia la Moleta desde la Pista del Carretón. 27-8-12.
 
            Poco antes de llegar a la misma y en una galería de hormigón que encontramos, sorprendemos a una pareja de sarrios que estaban cobijados en ella y que asustados salen despendolados de su guarida.

            Alcanzada la pista continuamos barranco para arriba en busca de ampliar horizontes para atacar por el lugar más conveniente el ascenso final al pico.

            La subida es fuerte por un angosto barranco en el que vamos alternando grandes bloques de piedra con tramos de nieve esponjosa y blanda. Hemos de emplear continuamente las manos en una trepada continua y fácil buscando siempre tramos limpios de nieve.

 La Moleta desde las inmediaciones del carretón de Ip. 27-8-12.
 
            Subimos a buen ritmo utilizando todo lo que nos resulte favorable para la progresión. Serán 250 metros de desnivel en los que encontraremos de todo incluido tramos de inclinada pradera y piedra con verglás. Al final tenemos ganas de salir del barranco para localizar nuestra situación real.

            Poco más arriba alcanzamos la pared terminal que en gradas horizontales nos ha de conducir a la arista tras un ligero flanqueo para salvar una franja horizontal  de nieve dura.

            Alcanzamos la arista en el collado este del pico. Desde allí localizamos el níveo lecho del Ibón de Iserías, lo que nos indica que estamos en el camino correcto y que al oeste tenemos nuestro objetivo.

            En dirección oeste, por la amplia loma que conduce al pico y alternando nieve dura con tramos limpios de nieve nos aproximamos en horizontal a la base del casquete somital del pico.

Viento y frío en la Cima de la Moleta.
 
            Una pared rocosa de alrededor de 25 metros de desnivel nos cierra el paso. Contorneamos un primer resalte por el norte y alcanzada la base de la pared nos vamos un poco al sur en busca de algún corredor que nos permita acceder a la punta. Cualquiera es válido y tras una fácil trepada alcanzamos la cima del Pico de la Moleta situado a 2576 metros de altitud cuando son las once y media de la mañana.

En la Cima de la Moleta.
 
            En la cima corre el viento que es un tanto frío. Nos asomamos hacia Canfranc, contemplando un dilatado y conocido paisaje del que sobresalen los de siempre: el Midí está esplendoroso, la zona occidental nítida como pocas veces y la parte central de foto. Por tanto, hacemos un par de fotografías, oteamos hacia los cuatro puntos cardinales y nos vamos para abajo empujados por el viento fresco.

La Moleta desde el Barranco de los Meses. 11-3-12.
 
            Bajamos por otro corredor primo del de subida y al abrigo del viento y acunados por el sol nos paramos para almorzar.

Moleta y Bucuesa desde el Paso del Sarrio. 19-6-11.
 
            Vanos a hacer almuerzo y comida juntos, tenemos apetito y también sed, nos se está mal en este lugar y por tanto aprovecharemos la media hora siguiente moviendo las mandíbulas.

            Luego, hemos decidido bajar a la pista un poco más al oeste utilizando la alomada arista sudoeste del pico que nos muestra toda la bajada hasta la pista limpia de nieve.

Descendemos al Carretón de Ip. 27-8-12.
 
            Así será y cómodamente alcanzamos la pista muy próximos a la llegada del carretón. En suave descenso y por la pista nos llegamos a las instalaciones que, según dicen, van a ser rehabilitadas próximamente, localizamos el camino de bajada junto al trazado del mismo pero desistimos de realizar el descenso por aquí debido a las dificultades que la nieve nos ofrece hasta incorporarnos al mismo.

La Moleta desde el Ibón de Iserías. 3-7-05.
 
            En suave ascenso, nosotros creíamos que la pista era llana, vamos hacia el este al encuentro del lugar en el que la hemos alcanzado a la mañana. Luego, por el mismo camino descendemos junto al barranco hasta alcanzar, en el mismo lugar que lo hemos abandonado, el camino principal del Valle de Ip.

Valle de Izas con la Moleta al fondo desde Arroyeras. 22-10-11.
 
            Contemplamos una vez más la cascada de hielo y tras introducirnos de nuevo en el bosque nos bajamos tranquilamente hasta el prado en el que tenemos aparcado el coche comprobando que el Río Aragón hace algo más de ruido que por la mañana. Son las tres de la tarde y hemos liquidado 1550 metros de desnivel. Hemos sudado un poco subiendo y ahora bajando hemos pasado calor, el día ha estado sensacional, mejor de lo esperado incluso.

            En Villanúa paramos a echar una caña pues nos apetece más que un café con leche y a las cuatro menos cinco nos deja Jesús en casa. Por hoy lo dejamos aquí, otro día habrá más pero probablemente será el año próximo.

2 dic. 2001

22-01. CIRCULAR A MUSALES. 2-12-2001.

Arista este de Musales desde el collado del mismo nombre.

La Sarra, Pasos del Oso y del Pino, Presa de Reespomuso, Collado de Musales y Arista Este. Descenso por la Cara Sur, Refugio de Ibonciecho y Pista a La Sarra.

02-12-2001.

Salida 08 h. Llegada 16 h.

Sol.

Bastante Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Musales procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
El primer fin de semana de Diciembre 2001 tiene fiesta mi esposa. ¡Ya nos tocaba! Iremos al monte el domingo 2 ya que el sábado hay que recoger a nuestra hija que viene de Pamplona.

            Decidimos, bueno, decide Rosa ir a  Musales haciendo la travesía circular desde La Sarra. Yo tengo mis dudas pero accedo.

            Nos levantamos a las siete, abreviando y luego sin circulación como es lo suyo, nos llegamos a La Sarra indecisos entre aparcar en la presa o en la cola del embalse.

Embalse de La Sarra. 7-6-06.
 
            Aparcamos junto al bar que se encuentra cerrado, despertamos a unos navarros que están vivaqueando en el viejo cubierto que conocemos bastante bien, pues ya lo utilizamos en su día y a las ocho recién pasadas nos vamos por el Puente de las Faxas en dirección norte por camino que podríamos hacer con los ojos cerrados.

            A 1438 metros de altitud la mañana es espléndida con una temperatura agradabilísima, inusual para el lugar y la época.

El Aguas Limpias por encima de La Sarra.
 
            En cincuenta y cinco minutos alcanzamos el Paso del Onso tras haber pasado algunos tramos de camino con restos de la pasada nevada. Ya se sabe que esta época es fructífera en incógnitas, la nieve puede estar donde menos se la espera y su estado puede ser un enigma de magnitudes superiores a las que presenta en épocas más avanzadas dej la temporada. Nada se puede presuponer, hay que verlo.
 
Hielo en el Camino a Reespumoso.

            Pasado el paso del pino, hemos tomado dirección este, la nieve se hace ya definitivamente continua en contra de lo que esperábamos en la soleada ladera. Hay algunas huellas que nos van bien en el tramo de aludes ya que el camino está lleno y la nieve dura. En una de las zonas batidas hemos de sacar los piolets y tallar algunas huellas.

Ibón de Reespumoso.
 
            La llegada a la Ermita de la Virgen de las Nieves se alarga un poco y nos permite comprobar que la nieve que sea profunda nos hará trabajar de lo lindo.

            Son las diez y media de la mañana cuando alcanzamos el soleado portal. En tan abrigado lugar vamos a parar para descansar y almorzar un poco.

Collado de Musales y pico con la Partacua detrás desde Frondiellas. 3-3-08.
 
            Quince minutos después en dirección sudoeste nos vamos hacia la presa. Hay que atravesarla sobre la pared de hormigón además de pasar sobre las rejillas de la parte central que he pensado estaban levantadas y supuesto que tendríamos que hacer equilibrios sobre la barandilla.

            Estamos a 2120 metros de altitud y vamos a emprender el tajo fuerte del día: subir la cara nordeste de Musales, de alrededor de 500 metros de desnivel cubiertos de nieve casi en su totalidad que ya veremos como está. Lo único que preveo como seguro es que no tendremos que ponernos los crampones¡
 
            Pasada la presa tomamos el camino que la rodea por su orilla izquierda al Ibón de Reespomuso. Enseguida encontramos el camino relleno de nieve. Se trata de una zona del camino tallado en la roca en la época de las obras y ahora es una pared vertical de nieve durísima.

            Son 50 metros en los que hay que tallar peldaños con las punteras de los pies. En algunos tramos la nieve está realmente dura y requiere de media docena de punterazos y algunas las hago con el piolet pues me duele los dedos del pié izquierdo que es el qué más ha trabajado. La travesía durará suficiente tiempo como para que Rosa se arrepienta  de haber elegido la actividad.

            Se nos lleva su tiempo pero finalmente recuperamos el camino tras pasar el nevero. Poco más adelante nos encontramos con otro muro de similares características que hemos de atravesar antes de alcanzar  el acceso del amplio valle por el que sube nuestro camino y que es lo que vamos buscando.

            Decidimos irnos de frente para arriba a marcarnos otra travesía igual a la anterior ya que el contrafuerte está bastante limpio de nieve.

Circo de Piedrafita desde Musales. 3-3-08.
 
            El terreno está muy descompuesto para empezar pero lo subimos con cuidado. Luego la nieve con el rododendro facilita un poco la tarea de subir ya que se pisa bien. Además contamos con algún tramo de nieve sobre pradera y pedrera muy inclinada en la que afloran algunos aguerridos pinos negros a los que no les impresiona la verticalidad.

            Subimos como los jabalíes, todo vale para progresar, rododendros, ramas de pino piedras... Subimos algunos escalones rocosos que salpican la pared siempre buscando el mejor camino que nos pueda llevar a la vía natural hacia el Collado de Musales que se encuentra en el valle de nuestra izquierda.

            Al final hemos de subir todo el contrafuerte empleando hasta algún pino que nos ampare. El tramo final menos descompuesto e inclinado resulta más fácil.

            Arriba se extiende un amplio rellano nevado que hemos de atravesar antes de ascender la pared final. El rellano se prolonga hacia el oeste pero nosotros nos vamos a ir de frente hacia el sudoeste.

            La nieve que está un poco costra a la sombra se hunde a nuestro paso haciéndonos trabajar a destajo; por ello, aunque demos algunas vueltas, vamos buscando pasos por zonas de poca nieve o rocosas que resulten más cómodas.

Crestas del Diablo desde el Collado de Musales.
 
            Atravesamos el rellano en dirección a un punto bajo en la arista que suponemos como el Collado de Musales y atacamos directamente la pared que se empina de inmediato. Nosotros buscamos tramos mixtos y rocosos aunque no sean demasiado seguros ni fáciles, queremos poca nieve a ser posible ya que requieren menos esfuerzo. A cambio, los tramos de poca nieve nos obligan incluso a hacer un poco de huella sobre las gravas que junto con la nieve hacen huella algo consistente.

Frondiellas desde el Collado de Musales.
 
            Tomamos también pequeños espolones rocosos bastante descompuestos pero que como contrapartida nos permiten apoyar las manos y vaya que si lo hacemos.

            El tramo final es un tanto aéreo y la llegada a la arista nevada requiere de un golpe de riñones importante que saque todo el cuerpo al sol. Hemos empleado dos horas en subir 480 metros de desnivel ya que nos encontramos sobre los 2600 metros.

En la Cima de Musales con Frondiellas al fondo.
 
Desde Musales hacia Sancha Collons y la Forqueta.
 
            Una agradable por soleada aunque inclinada ladera nos conduce en quince minutos aprovechando las manchas limpias a la cima del Pico Musales a 2654 metros de altitud cuando es la una.

Arriel y Pallás desde Musales. 6-12-05.
 
            En la cima disfrutamos de un agradable mediodía y de un paisaje conocido pero no por ello menos encantador. Hacemos un par de fotos y echamos un trago.

Descendiendo hacia el Collado de Musales.
 
            El descenso lo iniciamos hacia el este. Bajamos por la arista en busca del Collado de Musales en el que se siguen distinguiendo los restos de hormigón del viejo teleférico utilizado en las obras del embalse. Descendemos con cuidado alrededor de 30 metros pero viendo que la arista  va a resultar muy entretenida y desmontarnos hacia el sur parece que se puede complicar demasiado unos metros más abajo, decidimos darnos la vuelta sobre nuestros pasos, regresar a la cima y bajarnos hasta el lugar donde hemos alcanzado la arista: desde allí hemos visto que la ladera sur tiene un fácil descenso.

            Llegados casi al punto buscado nos metemos en la nieve y nos vamos de frente para abajo en dirección sur, tranquilamente y a muy buen ritmo ya que la nieve está estupenda para las botas.

Foratata desde debajo del Collado de Musales.
 
            Salimos del primer rellano virando un tanto al oeste orientándonos al encuentro de la pista. Poco más abajo tras faldear a media altura por el contrafuerte sur que baja del pico y en unas afloraciones rocosas cerca de algunos manantiales del Barranco de Sanchocollons paramos a comer al sol de las dos de la tarde.

El Ibonciecho de Sallent.
 
            Media hora después continuamos el descenso en dirección oeste y enseguida localizamos el Refugio de Ibonciecho al que no llegaremos ya que alcanzamos la pista en sus proximidades pero nos vamos directamente para abajo.

Refugio de Ibonciecho . 6-12-05.
 
            Poco después nos quitamos las polainas para que se vayan secando, ya que en la pista ya no hay prácticamente nieve y en un rellano intermedio a media pista paramos un rato al tibio sol para disfrutar un poco del día.

Foratata desde la Pista de Ibonciecho a la Sarra.
 
            Luego, atajando algunos lazos de la pista vamos para abajo contemplando  Peña Foratata y toda la Partacua.

            Llegamos a la presa de La Sarra y hemos de caminar hasta la cola de la misma pues hemos dejado allí el coche.

            Son las cuatro y cuarto cuando entramos al bar que está abierto a echar un trago: Rosa una cerveza con gaseosa y yo un café con leche calentito. ¡Así es el mundo!

            Contemplamos algunas fotografías colgadas en las paredes incluida una de Mesner en una de sus actividades ochomilistas y quince minutos más tarde nos montamos en el coche, encendemos la calefacción  y nos vamos carretera abajo mientras se va secando un poco el tren inferior.  Con nieve blanda ya se sabe.

            A las cinco y diez estamos en casa, hoy han sido 1250 metros pero han cundido sobradamente.

2 nov. 2001

21-01. EL ORHI. 2-11-2001.

El Orhi desde la carretera al Puerto de Larrau.

Aparcamiento del Túnel de Larrau, Arista Sudeste y Cara Este.

02-11-2001.

Salida 08 h. Llegada 10 h.

Sol.

Muy fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Orhi procedente del IGN. francés. Vía en amarillo.
 
            Hacía ya dos años que íbamos detrás de subir al Orhi. Queríamos ver el Mar Cantábrico, cosa posible según se decía en los días claros. Pero el tema se las traía con abalorios, pues, por una parte había una kilometrada hasta el Puerto de Larrau con mala carretera y por otra, coger un día claro en el País Vasco no es tan sencillo como pueda parecer.

            Para Todos los Santos 2001 tenemos puente ambos, la que no lo tiene es Biola. Por tanto, decidimos ir a comer con ella a Pamplona el jueves 1 y así desde allí nos marchamos para hacer el pico.

            Así será a pesar de que yo tengo vértigos el martes y miércoles por lo que no podré ir a hacer la etapa del Camino de Santiago que teníamos prevista con mis alumnos.

            Vamos a Pamplona, comemos con Biola, tomamos un dilatado café en una cafetería próxima a su residencia y a las cuatro y media pasadas nos vamos hasta Lumbier.

La Foz de Lumbier desde la Carretera de Pamplona.
 
            Hemos decidido dar un paseo por la Foz y tras aparcar por el módico precio de 200 pesetas nos vamos a recorrerla en sentido hacia Liédena.

En la Foz de Lumbier.
 
            La tarde está ya fresquilla y en la foz corre un vientecillo casi desagradable. Contemplamos los buitres, que todavía andan movidos, desde el abrigo de nuestros anoraks y con mal calzado ya que no nos ponemos las botas nos llegamos al Puente del Diablo y vuelta al coche pues se hace de noche ya. Se nos han ido cuarenta minutos largos y sin perder el tiempo.

La Foz de Arbayún.
 
            Luego nos montamos en el coche y nos vamos para arriba. En la Foz de Arbayún no se ve prácticamente ya nada.

            Queremos llegar cerca de Ochagavía para localizar un sitio donde montar la tienda y pasar la noche pero nos llegamos hasta el pueblo y encontramos un aparcamiento de caravanas bastante concurrido, por lo que decidimos quedarnos allí.

            Damos una vuelta por el pueblo que recordamos de nuestra anterior visita, cenamos y luego nos vamos a un bar a tomar un café y hacer hora para acostarnos. Hemos decidido dormir en el coche.

            Sobre las diez y media tapamos los cristales y nos embutimos dentro de los sacos de dormir que hemos traído al efecto. La noche será fría pero nosotros no tendremos frío; será incómoda y larga cosa que ya sabía pero no será una mala noche, las hemos pasado mucho peores.

            A las siete y veinte, ya llevo largo rato despierto, nos levantamos al día 2. Hemos de limpiar los cristales, tanto por dentro como por fuera, de una consistente capa de hielo. El Otoño ha sido cálido como no se recuerda otro igual pero ayer noche ya se veía venir la helada y eso que estamos sobre los 800 metros de altitud. Con el calor del motor se nos va más de un cuarto de hora en la faena pero salimos para arriba con bastante visibilidad.

            Tranquilamente nos llegamos hasta el Túnel de Larrau. Hay coches aparcados y una pareja sale a caminar.

            Son las ocho y media cuando partimos del aparcamiento de la boca este del Túnel de Larrau situado a 1585 metros de altitud e iniciamos al sol el camino trazado sobre la arista sudeste del pico cubierta de pradera alpina.

            Oímos unos disparos. Se trata de unos franceses, que hablan bastante Español, y que están cazando palomas según nos dice uno de ellos que se encuentra dentro de una de las esperas de tablas situadas estratégicamente en los lugares de paso por el puerto.

            Siempre un poco en la ladera oeste vamos subiendo suavemente pero a ritmo. Llevamos gente delante.

            El camino se abre en dos y seguimos la rama que se aleja de la arista y transita a media ladera  hasta superar el resalte intermedio llamado Orhixipia a 1883 metros de altitud.¡
 
            Luego la ruta se va hacia la arista oeste en horizontal y nosotros abandonamos el camino para dirigirnos de frente hacia la cima atravesando un pequeño tramo rocoso que aflora de la seca pradera alpina.

Cima del Orhi.
 
Cima del Orhi a falta de ver el mar.
 
            Subimos por cualquier parte acercándonos al casquete somital del pico. Serán 75 metros de desnivel los que nos quedan, pero quizás sean unos pocos más. Llegados a la base del casquete retomamos el camino que viene por la arista y con ella, por fuerte pendiente alcanzamos la cima del Pico Orhi a 2017 metros de altitud cuando son las nueve y cuarto. Hemos subido en tres cuartos de hora los 432 metros de desnivel, lo que supone un ritmo muy bueno; que a mí, al final de la parte erguida me ha metido en calores pero apenas he empezado a sudar gracias también a la ayuda de una tenue brisa que circula por estos pagos.

El Puerto de Larrau desde la Cima del Orhi.
 
            La cima es una loma plana y alargada que recorremos hasta su parte norte.

La Arista de Alupiña.
 
            Hacemos alguna foto y nos hacen otra. Preguntamos por el mar a la pareja que nos hace la foto pero nos dicen que no saben nada de eso. Contemplamos un paisaje del que destaca la Selva de Irati francesa al norte y el Valle de Larrau al nordeste. Más allá, las nieblas solamente nos permiten imaginar el mar por lo azuladas y calmas que se ven, que soñamos. Al este se destacan de un plano y neblinoso paisaje el Anie, la Mesa de los Tres Reyes y el Petrachema, algunos viejos conocidos hasta Collarada y un extenso mar de colinas desconocidas.

La Sierra de Alano desde Hori.
 
            Media hora después nos vamos para abajo siguiendo la arista sudeste descendiendo del casquete somital y alargándonos por la arista que se ondula en oleadas sucesivas y descendentes salvo el tramo de Orhixipia que de nuevo desciende consistentemente. Nos cruzamos con un par de autobuses, por lo menos, que suben en manada al pico. Se nos seca la boca de tantos adioses.

Atrás se queda el Orhi.
 
            A las diez y veinte estamos en el coche poniendo fin a una minimovida de apenas 450 metros de desnivel con un recorrido de poco más de 2 kilómetros. Que ha resultado todavía más corto de lo que suponíamos.

Una más al Orhi desde el Puerto de Larrau.
 
            Junto al coche almorzamos ya que ni siquiera para beber nos hemos quitado la mochila. Tengo tiempo para descubrir la fuente abrevadero que hay 25 metros más abajo del aparcamiento y a la que llega agua entubada. Puede resultar interesante conocer el manantial.

            Luego montamos en el coche  para poco más abajo echar una foto desde el refugio que está al lado de la carretera y que se encuentra abierto. Después paramos a coger unos helechos y luego a mirar alerces jóvenes encontrando robellones. Anda que no ha habido este año, han llegado tarde pero en extrema abundancia. ¡Qué mal se deben reproducir los alerces!

            Luego vendrá Ochagavía, seguido de 24 kilómetros hasta la Virgen de las Nieves en dirección al Pantano d Irabia y vuelta para atrás ya que la pista que baja a Burguete está cerrada a causa de las avalanchas de personal que han inundado el Pirineo en este Puente de Todos los Santos, aprovechando que han predicho el mejor tiempo de toda la península  y no se han equivocado.

            Comemos en Burguete, por la tarde visitamos Roncesvalles y en Pamplona recogemos a Biola y a casa.

12 oct. 2001

20-01. MARMOLERAS Y PIEDRAFITA. 12-10-2001.

Cara de Acceso al Marmoleras y Piedrafita desde el Infierno Occidental. 28-8-10. 

Balneario de Panticosa, Ibones de Bachimaña, Ibones Azules, Collado del Infierno, Cara Sur, Arista Sudoeste y Cima de Marmoleras. Arista Sudoeste y Cima de Piedrafita.

12-10-2001.

Salida 07 h. Llegada 11 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Marmoleras y Piedrafita procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Si el verano del 2001 se había caracterizado por la persistencia de neveros más allá de lo esperado y por la abundancia de nieblas, el principio del Otoño nos iba a regalar con unas lluvias proporcionadas y unas temperaturas altísimas para la temporada, fruto de los vientos del desierto que traerían calimas más propias del verano que de otra cosa.

            Tenemos enfilados a los Rusell y pretendemos hacerlos para el puente del Pilar. Sabemos que el autobús ya no sube hasta el Puente de Coronas y consecuentemente la pista está abierta, pero en la Casa de Guías de Benasque nos dicen que hay medio metro de nieve fresca en altitud que hace poco menos que imposible la actividad. Por lo tanto, los Rusell se vuelven a escapar otra vez.

            También nos han dicho por teléfono que el tiempo no está para echar cohetes. Por consiguiente retomaremos la idea de mi esposa consistente en hacer cosas en el día por aquí cerca; y de ellas, escogemos el Pico Piedrafita.

            Marcharemos el día del Pilar. Se trata de un día que han previsto de nubes y claros en el Pirineo y que nosotros comenzamos temprano pues nos levantamos a las seis de la mañana. Sabemos que la actividad es larga y de esta manera acotamos la posibilidad de padecer posibles efectos de nubes de evolución.

            A las siete menos cuarto estamos carretera adelante. No hay apenas circulación.

            En cuarenta minutos nos ponemos en el Balneario de Panticosa aparcando frente a la Casa de Piedra. Estamos a 1650 metros de altitud.

            A las siete y veinticinco partimos para arriba con cuidado pues es todavía de noche.

            El blanquecino granito del camino conocido se alía con un tenue amanecer y nos permite ir ascendiendo los primeros metros con algunos tropezones. Luego, enseguida se ve más que suficiente.

La cascada bajo el Rellano de Bozuelo. 14-8-06.
            En el primer rellano alcanzamos a una pareja que ha salido delante de nosotros con frontales. Subimos a ritmo suave pues Rosa se va quedando a cada momento. Nos cuesta llegar al Bachimaña Inferior hora y cuarto, lo que es casi una eternidad. Pero por el contrario, el rodeo hasta la cola del Bachimaña Superior se nos hace más corta.

Piedrafita, Gaurier y Zarre desde el inicio de la Arista de Bachimaña. 13-8-06.
 
Hemos subido en dirección norte y ahora viramos al oeste tras atravesar el desagüe de los Ibones Azules.

La mañana estás cálida y gris caliginosa, no hay ni una sola nube, pero el azul celeste brilla por su ausencia. Al sur la calima produce la impresión de nubosidad de cierta consistencia.

Allí está nuestro objetivo: Marmoleras y Piedrafita tras el Azul Superior.
 
Dejamos a nuestra izquierda los Ibones Azules e iniciamos el ascenso del amplio corredor que nos ha de conducir al Collado de los Infiernos.

Sobre los 2650 metros de altitud y a sugerencia medio urgente de mi chica, paramos a almorzar un poco, hemos cogido agua en el Azul Superior. Son las diez de la mañana.

Marmoleras por encima del Ibón de Tebarray. 30-6-12.
 
Al abrigo del fresco viento del sur que nos propicia una piedra almorzamos contemplando las Neveras de los Infiernos. Este año, a pesar de las altas temperaturas del final del verano y de que no ha nevado, pues solamente hay un par de dedos de nieve fresca sobre los neveros de la temporada anterior, van a ser numerosos los que van a empalmar, cosa que no se producía desde hace muchos años.

Con un cuarto de hora nos despachamos para continuar por la pedrera que sigue balizada de rojo y blanco pues se trata de la G.R. 11. 

La Oeste de Marmoleras y el Casquete Somital del Piedrafita. 3-7-07.
 
            El camino se rellana y pisamos nieve fresca a la llegada al Collado de los Infiernos situado a 2721 metros cuando son las once menos veinte de la mañana.

            En dirección norte y pedrera metamórfica adelante nos vamos de frente y para arriba. Vamos al encuentro de la arista sur en busca de materiales más estables, y eso que la pedrera está un poco húmeda y aguanta bastante bien los pies.

 Sudoeste de Marmoleras y Piedrafita entre LLena de Cantal y Zarre desde Infierno Oeste.  27-7-07.
 
            Continuamos luego por la arista o ligeramente al oeste subiendo consistentemente por tramos desprovistos de gravas para alcanzar la arista poco más arriba cuando ésta se orienta al nordeste y se arrellana un poco.

Desde Marmoleras la Arista Oeste de Piedrafita.
 
            Estimamos media hora para subir a las Marmoleras y otra media para llegar al Piedrafita,  cosa que se confirmará, pues enseguida alcanzamos la cima del Pico de las Marmoleras situado a 2897 metros de altitud  cuando son las  once de la mañana.

            -Mira, allí a la izquierda tienes al Piedrafita. Le digo enseñándole la arista  sudoeste del Pico Llena de Cantal.

            -Por allí no podemos pasar. Con cara de decepción pues la arista tiene dos brechas absolutamente salvajes.

            -Bueno, habrá que llegar primero y...

            -¡Pero si es ese otro! Ha llegado a la cima y ve ahora el pico que está situado al nordeste, que nada tiene que ver con la broma que le he gastado.

Marmoleras y Piedrafita desde la este de Tebarray. 30-6-12.
 
            La arista prosigue en dirección nordeste descendiendo unos metros y afilándose un poco. Luego transita horizontalmente estrecha pero sin complicarse nunca, atraviesa una diminuta depresión y un pequeño diente que faldea Rosa por el sur y yo paso a toda cresta. No tiene otra dificultad más que la roca está absolutamente descompuesta y hay que sujetarla más que apoyarse en ella.

Gaurier desde la Cima de Piedrafita.
 
            A continuación se desciende a una pequeña brecha que da paso ya en fuerte ascenso a la pared del casquete somital del pico. Serán unos pocos metros  bastante verticales pero no difíciles y con roca en mejores condiciones los que permiten alcanzar la cima del Pico Piedrafita situado a 2916 metros de altitud.

Piedrafita, Marmoleras e Infiernos desde Llena de Cantal. 1.7.10
 
Desde la Cima de Piedrafita contemplando con dudas Gaurier.
 
            Son las once y media. Oteo nuestro futuro próximo y además contemplamos a nuestro alrededor la imponente arista que conduce al Llena de Cantal, el Tebarray y las Marmoleras virando al sudoeste, los Infiernos claramente al sur y vestidos de blanco y al este la arista que conduce a Gaurier y a Zarre. Un poco más lejos quedan desde la Facha hasta Cambales, Frondiellas y Balaitus ya en la neblina del horizonte y al sur y al oeste mucha más calima.
Guapísima Cara Norte del Pico Piedrafita.
 
 
   
Puedes ver la Continuación.