20 may. 2017

33-17. CUYALARET EN CIRCULAR COMO RECURSO. 20-5-2017.

Allá se queda Cuyalaret. Parece mentira pero lo hemos hecho con esquís.

Aparcamiento de Espelunciecha, Rinconada, Puerto de Canal Roya, Collado y Corredor Gralleras Norte, Cara Nordeste y Cima Cuyalaret. Descenso hacia el Valle de Aneu e Instalaciones de Mina Elisita.
20-05-2017.
Mixto.
Muy fácil.
Esquís de montaña.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Cuyalaret procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            De vuelta a casa y sin mucho programa decidimos dar una vuelta por uno de los últimos reductos de la nieve a baja altitud. Siempre nos queda el valle de Aneu pero a 20 de Mayo de 2017, un año con una temporada especialmente adelantada, a lo mejor no… más lo intentaremos.
            Ya sabemos que la última borrasca trajo mucha agua y nieve acumulativa solamente de 2500 metros para arriba pero… a las nueve y media estamos en el Portalet de Aneu contemplando los devastadores efectos del agua en un Valle de Aneu vestido de verde primavera.

Dónde vamos con los esquís en Espelunciecha.

            Volvemos a la parte alta del Aparcamiento de Espelunciecha y alrededor de las diez comenzamos el porteo que, visto lo visto, nos llevará algo más de media hora y aquí es casi un pecado.

Tras cuarenta minutos de porteo.

            Atajamos entre narcisos en flor hacia la Rinconada de Espelunciecha con la certeza de que la nieve pisada de la pista nos eche una mano, cosa que hará cuarenta minutos después a la altura del Ibón de Espelunciecha como habíamos calculado.

Aumenta la superficie de nieve conforme nos acercamos al Puerto de Canal Roya.

            A partir de allí, sobre los 1950 metros de altitud la nieve aparece continua en una mañana espléndida y adornada con cierta nubosidad de retención.
            Hay demasiados cortes en los alrededores de la pista por lo que con ella nos llegamos al Puerto de Canal Roya avistando las Gralleras limpias de nieve y su collado por el que tendremos que pasar con los esquís en la mano. La Norte de Espelunciecha parece tener un poco más de nieve pero las cartas ya están echadas.

Habrá que quitarse los esquís entre las Gralleras.

            Hemos de pasar con cuidado un par de cortes importantes en la Sur de Gralleras Sur y en el collado entre las dos Gralleras descalzamos esquís cosa que ya suponía  y remontamos el dorso completamente pelado que nos depositará en la Cabecera del Corredor Norte de Gralleras Norte.

La Sur de Gralleras Norte.

            Un par de franceses han foqueado el corredor y están en la divisoria que conduce a Cuyalaret. Nosotros hacemos una transición rápida y nos vamos para abajo disfrutando de un descenso corto con algo de nieve reciente sobre la vieja que se esquía muy bien. Arrancamos de los 2200 y 150 metros más abajo abandonamos el corredor y nos incorporamos a la Cara Nordeste de Cuyalaret tras poner pieles de foca.

El descenso del Corredor Norte de Gralleras Norte es una corta gozada.


Con el Valle de Aneu.

            Desde el Portalet he creído ver una sucesión de rampas y pasillos que permitían ascender la cortada cara del pico pero ahora, desde aquí abajo, no sé.

Gralleras Norte y corredor que acabamos de bajar.

Iniciando el remonte de la Nordeste de Cuyalaret.

            El inicio es de lo más cortado y nos obliga a deambular un poco en busca de pasillos nevados entre cordones de calizas y bloques emergentes, pero salvada la zona, aparecen una serie de rampas continuas, uniformes y medianamente erguidas que nos van a permitir un foqueo cómodo con tan solo una vuelta maría sobre nieve primavera y lo que es más, una última lengua suficientemente amplia nos va a depositar a una docena de metros de la cima.

Esta lengua de nieve nos va a dejar muy arriba en Cuyalaret.

            Allí dejamos los esquís y avanzando entre  soldanellas alpinas nacidas prácticamente de la nieve alcanzamos la Cima de Cuyalaret situada a 2288 metros de altitud cuando son las doce y cuarto de la mañana.

En la Cima de Cuyalaret.

Soldanella alpina en Cuyalaret.

Diente de Anayet desde Cuyalaret.

            Hacemos unas fotos de un paisaje archiconocido y nos sentamos sobre unas piedras a echar un bocado. Estamos solos pues los fransuás ya se han ido para abajo por el corredor que han subido sin más.


Buscando descenso en el Valle de Aneu desde Cuyalaret.

            Alrededor de la una nos montamos en los esquís e iniciamos el descenso escrupulosamente por donde hemos subido, no hay otra alternativa aunque se quisiera.


Descendiendo la parte alta de Cuyalaret.

Por debajo de la transición de ascenso a Cuyalaret. 

            La nieve está muy primavera  pero es noble y se gira bien a pesar de las acanaladuras que en la superficie ha practicado el agua.


Las últimas palas del barranquillo en el Valle de Aneu.

            Disfrutamos de un descenso muy seguro pues el espesor de la nieve es suficiente y alcanzado el punto de transición nos vamos para abajo entrando en la parte alta del Valle de Aneu y siguiendo un poco las huellas de la pareja. Pasada la zona de Grandes bloques calizos descendemos unos metros por el barranco hasta que en un ramal que baja del oeste de Peña Meytadere se corta la nieve. Allí cargamos los esquís en las mochilas y proseguimos descenso orientados por el Portalet de Aneu.


La última diagonal de Cuyalaret.

            Rebasada Peña Meytadere y sin perder más altura nos vamos hacia el collado que permite el paso hacia el Barranco Bacarizal. La zona del collado es amplía y siempre la recorremos con nieve. Hoy está limpia y nos muestra algunos pequeños laquettes de la zona de la Mina Elisita.


Entrando al Bacarizal en la zona de Mina Elisita.

            Tomamos seguidamente la vieja pista que recorre las instalaciones mineras abandonadas y que enseguida nos deposita en las inmediaciones del Aparcamiento de Espelunciecha a 1790 metros de altitud tras haber disfrutado un poco de las delicadezas florales del Portalet en plena primavera.
            Son las dos menos cuarto cuando liquidamos nuestra corta y alternativa jornada matinal con un modestísimo desnivel acumulado de 650 metros. En estos andurriales no queda demasiado esquí por hacer en esta temporada que da sus últimas bocanadas.  


19 may. 2017

PRIMAVERA EN TIANA.


Estamos en Primavera y tenemos un día pasado por agua como no lo había hecho hace tiempo. Ni siquiera es bueno para las carrachinas. Pero entre chaparrón y chaparrón, ya pasarán, vienen pausadamente como las olas a la playa, recuerdos de anteayer sin ir más lejos de una primavera más agradable y colorista. Allá van unas imágenes.


Relajación y ensueño.

Luces y colores mediterráneos.

En la arena.

Y el calor de las genistas en flor.

¡Que ustedes las disfruten!

10 may. 2017

32-17. TUCA DE MULLERES A VUELTAS POR LA ESCALETA. 8-5-2017.


Mulleres desde el Ibón Alto de la Escaleta.

La Besurta, Plan de Aiguallut, Barranco de la Escaleta y Cara Oeste. Vuelta pasando por el Ibón de Coll de Toro.
08-05-2017.
Salida 08:30 h.Llegada16:45 h.
Sol.
Fácil.
Esquís de Montaña.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Mulleres procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            La Tuca de Mulleres es una cima que concita los deseos de senderistas y esquiadores. Es una cima agradable que todos quieren hacer, pero hay que pagar su peso en oro y al contado.
            A nosotros es una cima que nos atrae por múltiples razones personales y a la que hemos ido en repetidas ocasiones y con los esquís concretamente dos de tres. No tiene un desnivel excesivo y por ello no ofrece una esquiada postinera, pero sí que supone un recorrido largo, serán alrededor de 22 kilómetros en total y casi siempre exige un porteo que no se puede fiar en menos de una hora. En estas condiciones o se alían los astros o puedes estar solo, a nosotros no nos molesta ni siquiera el humo, pero es demasiada la competencia que le hacen el Aneto y la familia directa.  
            Si no está la pista de la Besurta abierta, la cabalgada se puede hacer astronómica, entonces no portearás pero te vas a hartar de foquear. Y para hacerlo un poco más light siempre está el recurso de la Renclusa y un par de jornadas.
            Es 8 de Mayo de 2017, la pista ya está abierta, dormimos cómodamente en la furgo aparcada en la Besurta a 1900 metros de altitud y nos levantamos, sin madrugar, a las siete y media. Hay mucho día por delante y cada cual tiene que hacer su tarea ya que si no, pues como que no hay negocio.

Recorremos el Camino del Esera ahacia Aiguallut.

            Alrededor de las ocho y media, hemos saludado a un guardia civil conocido del GREIM de Boltaña que marchan a Llauset, nos ponemos en camino con los esquís en las mochilas.
            En lugar de tomar el camino que marcha hacia la Renclusa para abandonarlo enseguida e introducirnos luego hacia Aiguallut, tomamos el camino que marcha por el río hacia los Ibones de Villamorta y hacia Aiguallut, que algún tramo ya hemos recorrido en alguna ocasión. Los del Greim van delante pero enseguida se detienen pues alguien ha olvidado algo.

La Tuca de la Escaleta o Aiguallut nos orienta por si fuera necesario.

            Les adelantamos y nos llegamos hasta uno de los Ibones de Villamorta que, por cierto, no conocíamos pero enseguida nos damos cuenta de que ese no es nuestro camino, por lo que tenemos que reorganizar nuestro rumbo y a través del pinar volver al cauce del Esera y pasando a su orilla izquierda encontrar el camino que pretendíamos.
            Subimos la conocida rampa empedrada y empezamos a transitar tramos de camino que se salpican con neveros de nieve dura a estas horas de la mañana pues el sol solamente campa por los altos.
            Transitamos un pinar conocido cerca del cauce del río cuando oímos voces en la ladera opuesta, son el grupo de la guardia civil que también han perdido el camino y que tras localizarnos se bajarán para cruzar el barranco y tomar nuestro camino.
            Avanzamos en dirección sudeste por un camino que llanea y que se aproxima de nuevo al río para avanzar de llano por neveros más frecuentes en busca del Rellano Inferior de Aiguallut donde coincidiremos con la huella del camino que se puede hacer desde la Besurta en coincidencia parcial con el de la Renclusa.

En el Plan de Aiguallut.

            El rellano está  a medias de nieve y el cerrojo del Forau de Aiguallut aparece limpio haciéndonos suponer que la nieve escaseará en el rellano posterior.
            Hacemos las fotos consabidas al Forau y a la Cascada de Aiguallut y nos entretenemos contemplando la siempre espectacular imagen de la Tuca de la Escaleta y el Glaciar que nos lleva al Aneto, aunque de cuando en cuando, nuestra vista se vaya al muro de cierre de la orilla izquierda del Barranco de la Escaleta.
            Los del Greim cruzan el río y se marchan hacia Barrancs para alcanzar el Collado de Salenques tras una hora de porteo. Nosotros tenemos que alcanzar el puente de madera sobre el Barranco de la Escaleta  donde aparece el barranco ya con mucha agua y poca nieve y del que no nos fiamos y el muro medio nevado tras el que calzaremos los esquís.
            La nieve está dura, tallamos algunos peldaños con el piolet y ascendemos unos metros por las rocas del sur junto al nevero para, en la cabecera del mismo, calzar esquís.

Faldeando la Norte de la Tuca de la Escaleta.
        
            Son las diez menos cuarto cuando comenzamos a foquear a 2050 metros de altitud, nuestro lugar de costumbre y sobre una rampa de nieve ya soleada entre bloques graníticos emergentes iniciando el faldeo de la Norte de la Tuca de Aiguallut o Escaleta.

El Rellano bajo el Barranco de la Escaleta es enorme.

            Enseguida la rampa se arrellana y hay que llanear aproximándonos  al Barranco de la Escaleta en una amplia zona llena de suaves depresiones y al oeste del Ibón de Coll de Toro.

El Estrangulamiento del Valle de la Escaleta y las Forcanadas. 

            Han aparecido las Forcanadas sobre la brecha por la que vierte sus aguas el Barranco de la Escaleta y hacia allí nos dirigimos iniciando un leve giro hacia el sur superando un par de suaves resalte.

El valle se arrellana en los Ibones Inferiores de la Escaleta.

            El estrangulamiento del barranco  cuenta con un estrecho corredor que enseguida se amplía,  se corona por un potente alud ya viejo y suavemente nos deposita  en el rellano de los Ibones Inferiores situados a 2330 metros de altitud.
            Entre los dos ibones nos paramos a echar un café sobre una roca emergente mientras contemplamos el Segundo Resalte del Barranco de la Escaleta. Son las diez y cuarto.

La pared del Tercer Resalte del Barranco de la Escaleta.

            El resalte lo abordamos con una larga diagonal primero al este o izquierda para volver también largamente al sur y alcanzar el Segundo Rellano de la Escaleta donde se aloja un diminuto ibón que nos quiere enseñar el agua.
            Allí encontramos un nuevo rellano que afrontamos directamente al sur  para acercarnos al muro del Tercer Resalte del Barranco de la Escaleta.

Entrando en el Rellano del Ibón Alto de la Escaleta.

            Se trata de un paretazo con dos partes diferenciadas: la inferior algo erguida con la que se asciende la mitad del mismo y en la que la nieve demasiado blanda al sol no agarra y nos obliga a poner las cuchillas y progresar hacia la parte menos soleada tras bajar unos metros sin querer. Luego la pared se arrellana y ya cómodamente ganamos altura hasta alcanzar el Tercer Rellano del Barranco de la Escaleta en el que se aloja el Ibón Alto sobre los 2630 metros de altitud.

Aparece Cap de Toro y Mulleres.

            El valle que se ha ampliado extraordinariamente nos enseña nuestro objetivo y su arista noroeste  que lo escinde en dos partes. Se trata de una arista alomada en su parte inferior y con algo de granito en la zona superior que ya conocemos.
            Nosotros no la vamos a ascender sino que proseguiremos al sur a través de la suave rampa que culmina en el collado entre Mulleres y Salenques situado a 2860 metros de altitud.

La Oeste de Mulleres.

            Se trata de una rampa amplísima que avanza entre los dos picos y en la que hay que foquear persistentemente. La nieve un poco más dura quiere empezar a transformar y me hace zuecos junto a las cuchillas a pesar de no es usual que nieve de esta dureza los haga. No las quitamos porque estamos próximos  al collado, corre el viento y la pala oeste del pico  no  ha transformado todavía al recibir el sol demasiado oblicuo.

Finalizando el remonte de la Oeste de Mulleres con Aneto y Maladeta.

            La arista está pelada pero hay un buen pasillo de nieve que recorremos con una larga diagonal al norte para añadirle una zeta amplia que nos deposita en la alargada Cima de la Tuca de Mulleres situada 3009 metros de altitud. Nos espera Juan que se ha subido directamente por la arista norte. Es la una menos cuarto.

En la Cima de Mulleres con Aneto detrás.

            En la cima hacemos fotos y contemplamos un espléndido paisaje  concentrado al oeste que arranca con Vallibierna y Rusell, pasa por Margálida y Tempestades, Culmina en Aneto, la Cresta del medio y termina con Maladetas y nos muestra las Aristas de Salenques-Tempestades y Portillones.
            Luego buscamos al sur un lugar abrigado y nos sentamos a comer al sol contemplando Cap de Toro, las Forcanadas  el Valle de Mulleres y más atrás Besiberris. Se está bien y nos lo tomamos con calma, no porque estemos demasiado cansado ni por tener excesiva hambre sino para que el sol haga su faena. Se nos hacen las dos.

Comienza el festival.

            Cuando iniciamos el descenso de la Pared Oeste de Mulleres el sol ha transformado el centímetro superior de la capa de nieve y aunque está rápida es noble e incluso agradable. Alcanzado el collado el placer se desata hasta casi aburrirnos girando indefinidamente al gusto por una ladera amplia  en la que hay una nieve indescriptible.

Descendiendo el Tercer Resalte de la Escaleta.

En el Segundo Resalte de la Escaleta el ibón nos enseña el agua.

            Nos despedimos de Mulleres y bajamos el tercer muro continuando con el disfrute que se prolonga en el segundo con la nieve un pelín más blanda.

En los Ibones Inferiores de la Escaleta.

Hay que remar un poco en el Rellano de los Ibones Inferiores de la Escaleta.

            En el rellano de los Ibones Inferiores hay que remar un poco, lo sabíamos y tras descender el corredor del estrangulamiento continuamos por el corredor situado más al norte para llegarnos a las inmediaciones del Ibón de Coll de Toro, dejar los esquís, ascender unos metros mixtos y acercarnos al Ibón de Coll de Toro situado a 2238 metros de altitud.

El Ibón de Coll de Toro. 

            Son las tres de la tarde cuando hacemos unas fotos, nos despedimos de La Escaleta y de Mulleres que se asoma discretamente y tras recuperar los esquís nos bajamos para llanear  con nieve muy blanda y con las taloneras sueltas y alcanzar la cabecera de la pala en la que nos hemos calzado los esquís y girarla cómodamente hasta el punto donde hemos comenzado el foqueo.

La Escaleta desde Coll de Toro. Discreta Mulleres.

            Juan se ha bajado por el barranco que solamente tiene un par de puntos abiertos con alguna complicación y nos reunimos en el puente cuando ya nos hemos cargados nuestros respectivos bártulos en las mochilas. Son las cuatro menos cuarto.

Diente de perro en Aiguallut.

            Nos queda un porteo de una hora que haremos siguiendo el camino de la mañana sin la variante del Ibón de Villamorta. A las cinco menos cuarto llegamos a la furgo habiendo liquidado un desnivel acumulado de 1130 metros pero con un recorrido de alrededor de 22 kilómetros. Bueno, era lo que esperábamos.
            Nos pegamos un lavazo en río, bebemos unas cervezas, comemos tranquilamente y a las seis, con todo recogido nos volvemos a casa para llegar a las ocho pasadas con la idea de que nos deben quedar poco esquimo en esta temporada. Van treinta y tres.


9 may. 2017

31-17. PICO DE PADERNA. 7-5-2017.

Pico de Paderna y una parte de nuestro recorrido tomada a la vuelta.

Aparcamiento de la Besurta, Refugio de la Renclusa, Ibones de Paderna, Barranco del Diente, Collado de Paderna y Arista Sudoeste.
07-05-2017.
Salida 10 h. Llegada 16 h.
Mixto.
Fácil.
Esquís de montaña.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Paderna procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Han abierto la Pista de la Besurta al tráfico rodado, Gracias Daniel, y conjugando todos nuestros pequeños condicionantes nos vamos a Benasque para cumplir con la conveniente tradición.
            No queríamos pero nos toca un domingo por la mañana y no queriendo madrugar demasiado nos la jugamos en la Besurta.

No coge ni un alfiler en la Besurta.

            Son las nueve y media de la mañana pasadas del 7 de Mayo de 2017 cuando llegamos al final del aparcamiento: está todo lleno y medio Plan de Están, como ya esperábamos pero encuentro un hueco ya de vuelta al iniciar la bajada al plan. Ha habido suerte.
            Estamos a 1900 metros de altitud y son las diez de la mañana cuando iniciamos un corto porteo de alrededor de diez minutos, que en dirección sur y tras atravesar el barranco nos sitúa en la nieve continua si buscas los pasillos adecuados

Tras diez minutos de poorteo comenzamos a foquear.

            Ponemos esquís y raquetas e iniciamos un foqueo cómodo pues no ha habido rehielo, por una nieve sembrada de restos de pino que nos deposita en el Rellano de la Renlusa a 2140 metros de altitud.

En la Renclusa hacia Paderna.

            La mañana está medio medio, con nieblas apelmazadas sobre la zona intermedia del Glaciar de las Maladetas pero confiamos en que el sol termine por levantarlas cuando pasamos junto al viejo refugio para tomar el Camino a los Ibones de Paderna. Todavía vemos gente delante de nosotros.

Hacia Paderna por el Corredor Central.

            Hay tres corredores que conducen al Rellano de los Ibones de Paderna pues el cuarto, situado más al sur se incorpora plenamente ya al glaciar. Tomaremos el situado más al sur de los tres ya que aunque parece igualmente erguido es más amplio.
            Lo iniciamos buscándolo de frente para liquidarlo con una amplia zeta que nos permite un acceso cómodo.

Pico de Paderna desde la zona lacustre el mismo nombre.

            Alcanzada la cabecera del corredor buscamos un pasillo pasa faldear  los ibones que siguen cubiertos de nieve a 2270 metros de altitud.
            Son las once pasadas y tratando de no perder altura rodeamos los ibones ascendiendo muy suavemente pero nos terminamos elevando por encima del pasillo que permite el tránsito paralelo al Barranco de Alba.

Hacia la Huella del Torrente de Alba. 

            Habrá pasos que permitan salvar el risco lleno de bloques emergentes de granito pero preferimos bajar un poco antes de embarcarnos. Alcanzado el corredor no hay más que seguirlo al oeste para pasar el risco sin descalzar esquís e introducirnos en la Coma de Alba, un amplio rellano en el que confluyen los Barrancos de Alba y del Diente ligeramente por encima de los 2300 metros de altitud.
            Hace ya unos años tratamos de ascender por el Barranco de Alba, no había huella pues no se suele subir y ya muy arriba dejamos los esquís y continuamos hacia el Pico de Alba.

Deliciosa flor del viento en la Sudoeste de Paderna.

            Juan marcha por allí pero nosotros nos vamos al sur en busca del Barranco del Diente que tiene un aspecto más amable y que es atravesado por la Huella de Alba, una enorme diagonal, que ha partido de la Renclusa  y alcanzará con una olímpica largada la parte alta del Collado de Paderna que es nuestro objetivo.
            Ascendemos una amplísima pala de frente pues la pendiente es muy suave hasta alcanzar la huella debajo de los Dientes de la Maladeta y sobre los 2450 metros de altitud que recorre una pareja delante de nosotros.

En la Sudoeste del Pico de Paderna.

            Solamente hay que seguir la huella que suavemente ascendente nos permite un foqueo persistente que nos deposita en la zona más elevada del rocoso, largo y amplio Collado de Paderna por encima de los 2600 metros de altitud. Son las doce y cuarto.

El Alba desde la subida a Paderna.

            La huella comienza a zetear para pasar algo arriba a la Cabecera del Circo de Alba mientras que nosotros contemplamos desde un lugar privilegiado nuestro porvenir: la Arista Somital Sudoeste del Pico de Alba está muy limpia de nieve incluso su cara noroeste que era una de nuestras posibilidades y el tramo de collado que conduce a su punto bajo situado a 2520 metros de altitud tiene mucha más roca que nieve.
            Consecuentemente, no merece la pena bajarse hacia la Vertiente de Alba y faldear el collado por lo que decidimos dejar los esquís.

Laborioso descenso al punto bajo del Collado de Paderna.

            Hemos de recorrer en dirección nordeste el dislocado collado alternando tramos de nieve con granito en un descenso de alrededor de 75 metros, con una llegada al punto bajo del collado que nos obligará a emplear las manos.

En la Cima del Pico Paderna.

            Del collado arranca un caminillo sobre terreno metamórfico que transitando por las proximidades de la arista gana altura suavemente y nos deposita en la Cima del Pico de Paderna situado a 2627 metros de altitud cuando es la una del mediodía.

Plan de Están desde Paderna.

            Se trata de una cima bicéfala, alargada y orientada de oeste a este que tiene unas vistas privilegiadas para su modesta altitud. Al sur nos ofrece la Arista de los Portillones, Las Maladetas al completo, los Picos de Alba y sus dos hermanas, la Tuca y la Tuqueta Blanca de Paderna y al norte un importante tramo de la arista fronteriza con Literola, Sacroux, Salvaguardia, Mina y Bargas. Estamos a caballo entre el Esera y el Glaciar de las Maladetas.

En la Cima Este de Paderna.

            Recorremos las dos puntas y volviendo a la Punta Oeste, la más alta, nos sentamos a comer contemplando la masa glaciar que tenemos ante nuestros ojos toda para nosotros.

La esquiada es corta pero ha merecido la pena.

            Nos lo tomamos con calma y disfrutamos de un buen rato ya que las nieblas se han disipado aunque han sido sustituidas por nubes de desarrollo tormentosas  que van y vienen pero no demasiado estables.

Deliciosa nieve bajando de Paderna.

            Alrededor de las dos iniciamos el descenso hasta el collado para recorrerlo luego en ascenso en busca de los esquís.

Torrente del Diente cosido de giros.

            Se nos ha ido tres cuartos de hora a la ida y otro tanto a la vuelta. Pero ahora viene lo bueno. Montados en los esquís y disfrutando de una nieve primavera excelente deshacemos la diagonal  en busca del Barranco del Diente y allí nos perdemos en un auténtico delirio de giros completando la labor de dejarlo vestido con un auténtico traje de hilos de plata enmarañados, como está la mayoría del Glaciar de la Maladeta.

Bajando a los Ibones de Paderna.

            Luego desandamos el paso del risco rocoso y por el corredor correcto nos bajamos a los Ibones de Paderna para faldearlos por el sur y alcanzar la cabecera del corredor que nos baja a la Renclusa ya con nieve un poco más pesada pero excelente para nosotros.

Llegando a la Renclusa.

            Son las tres y cuarto cuando llegamos al refugio. La predicción meteorológica es mejor que la de hoy, echamos un buen trago de agua de la fuente y alrededor de las tres y media continuamos para abajo.
            Esquiamos con algún cuidado hasta el punto donde hemos puesto los esquís a la mañana y cargando los esquís en la mochila en medio del personal que sube al refugio haciendo lo contrario que nosotros, nos bajamos hasta la Besurta en medio de una tarde espléndida. Son las cuatro de la tarde y hemos finiquitado una agradable y corta jornada en la que habremos acumulado un desnivel de 800 metros. Una jornada variada pero con una esquiada algo corta pero excelente

La Maladeta con mejor luz que a la mañana.

            Disponemos de una dilatada tarde en la Besurta para aparcar la furgo en un hueco que han dejado junto al quiosco y el cubierto anexo donde da la vuelta el autobús mientras contemplamos el ahora luminoso Glaciar de las Maladetas y mañana más.