31 ago. 2018

59-18. BERIAIN POR LA GRIETA DE IHURBAIN. 31-8-2018.


La Sierra de San Donato de camino al Collado de Unanu. 

Uarte Arakil, GR al Collado de Unanu, Pedreras Cara Norte, Griete de Ihurbain, Cima Ihurbain, Altiplano y Cma de Beriain, Puerto de Uarte y Cara Norte a Uarte.
31-08-2018.
Salida 10 h. Llegada 15:30 h.
Mixto.
Fácil.
Ascensión.
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Beriain procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Vamos a Pamplona de celebración tal y como se estila ahora y aprovechando el asunto nos daremos una vuelta por la Sierra de San Donato que no conocemos.
            Originalmente pensamos en subir por la cara sur de la sierra pero luego cambiamos de proyecto para subir por la norte y hacer una circular por la Grieta de Ihurbain y al paso conocer que es lo nuestro.

Nieblas en la Sierra de San Donato desde la Carretera a Uarte Arakil.

            El día 31 de Agosto de 2018 va a ser recordado por un cúmulo de chascarrillos que comienzan a las nueve de la mañana cuando vamos a buscar la furgo. Ayer aparqué con suerte muy cerca del Casco Antiguo de Pamplona y con la emoción por el chollo me dejé las luces encendidas. Los bomberos que están allí enfrente me puentean y marchamos hacia San Sebastián por Irurtzun  para entrar a Uarte Atakil y aparcar junto a las piscinas.

Tomando el GR11 a Unanu.

            Son las diez de la mañana cuando nos ponemos en camino. Estamos a 480 metros de altitud  y tomamos un camino balizado en amarillo que marcha al sur coincidiendo con un Kilómetro Vertical que también anda por allí. Tras caminar alrededor de media hora por un bosque mixto con predominio del roble y de espinos blancos que está cosido de caminos, un ciclista nos aclara un poco el asunto y ya estamos volviendo para abajo por otro camino que se cruza con otro, se abre luego, se convierte en pista…Cuando no se dispone de información precisa y se desconoce el medio jamás hay que confundir un camino local con un PR o un GR pues acostumbra a tener regulares consecuencias.

Camino amplio y Balizado hacia el Collado de Unanu.

            Nosotros pagamos con tres cuartos de hora de camino para volver prácticamente al lugar de inicio y tomar el GR que va de Uarte a Unanu y a las once menos cuarto se terminan los problemas.
            Nuestro camino que es una vieja pista avanza en suave ascenso al sudoeste, medianamente balizada pero nos sirve. Atraviesa una zona exenta de vegetación arbórea  para luego introducirse en el bosque por el que prosigue en su trayectoria hasta alcanzar el Collado de Unanu situado sobre los 800 metros de altitud. Son las once y media.

Una serie de mojones nos reconducen hacia las Pedrizas de la Norte de Ihurbain. 

            Nuestro camino que se convierte en pista se ahonda al norte inmediatamente y nos indica que hay que abandonarlo  para tomar una vereda poco transitada que comienza llaneando en dirección sudeste para enseguida  comenzar a ascender para depositarnos en la Pedriza Caliza Inferior que habrá que chupársela de abajo a arriba, vuelta a vuelta, aprovechando las huellas establecidas en la misma ya que se trata de un camino de subida.

Subiremos pacientemente y vuelta a vuelta la Pedriza Inferior de la Norte de Ihurbain. 

            La verdad es que se sube mejor de lo que imaginamos a vista y tras un tramo herboso, ya por hayedo en el que el camino es bastante difuso además de continuar por una ladera tan erguida como la pedriza, nos deposita en la Pedriza Superior que se alarga hasta las paredes.

Seguidamente atravesaremos la pedriza Superior de Ihurbain.

            Hay que cruzar la pedriza y tras progresar unos pocos metros en cortos giros, abandonarla para llanear enseguida, incluso descender un poco  por una terraza herbosa que nos deposita en la Base de las Paredes Occidentales de Ihurbain.

Un abrigo natural próximo a la Grieta de Ihurbain.

            El camino bastante transitado recorre la base de las paredes hacia el norte, pasa bajo un techo amplio a modo de abrigo y se acerca a un corredor herboso recorrido por un eje central de pedrizas calizas claras que se cortan hacia abajo en un salto pero que se eleva hacia arriba en busca de las paredes. En las paredes de la izquierda del corredor hay una cueva que no visitamos pues nuestros intereses son otros.

Avistamos el Corredor y la Cueva de la Grieta de Ihurbain. 

            El corredor inicialmente es amplio y un caminillo serpentea por la verdura de su ladera derecha hasta que las paredes se aproximan, lugar en el que ganamos el cordón de  pedriza para continuar ascenso por los materiales firmes mezclados de verdura inmediatos a la descompuesta pedrera.

Entrando al Corredor de la Grieta de Ihurbain.

            Hemos accedido al corredor alrededor de los 1150 metros de altitud y  los primeros 100 metros largos se suben bien de esta forma pero el corredor se angosta aunque nos permite progresar por su orilla derecha ya que la roca es muy firme y está muy bien escalonada.

El Corredor de la Griet de Ihurbain se estrecha poco a poco.

            Nos deposita en un muro de alrededor de 5 metros que se toma por nuestra derecha con unos escalones que conducen a una grieta vertical de la que hay que salir con un paso largo hacia el centro de la pared. La roca es excelente y sobran apoyos para pies y manos si se buscan.

En el Resalte Inferior de la Grieta de Ihurbain. 

            Superado el resalte que será de IIº cumplido en descenso sin conocerlo, el corredor prosigue en ascenso hasta que nos deposita en un segundo muro más corto y fácil que bien escalonado se supera con relativa facilidad, la roca es excelente y las presas las querría yo en muchísimas ocasiones.

La Salida del Corredor de la Grieta de Ihurbain. 

            Inmediatamente un brevísimo y erguido tramo de verdura un poco húmeda hoy, nos conduce al tercer y último muro similar al anterior que solventamos rápidamente pues ambos son de IIº.

Hacia la Cima de Ihurbain. 

            A partir de allí el corredor se acuesta y amplia relleno de verdura escalonada que nos despotita en la salida de la Grieta de Ihurbain sobre los 1380 metros de altitud.

La arista Oeste desde la Cima de Ihurbain. 

            Una mirada al corredor y una treintena de metros con calizas muy escalonadas nos depositan en la Cima de Ihurbain situada a 1420 metros de altitud. Las nieblas que han humedecido la hierba se han elevado algo con lo que disfrutas de cierto de paisaje tanto al norte de dónde  venimos como al sur  en el que contemplamos la vía de acceso desde Unanu.

Matameriendas en San Donato.

            Hacemos una foto junto al hito cimero de acero y sin pérdida de tiempo ponemos rumbo al este para recorrer el Altiplano de San Donato, al fondo y en lo alto se recorta la ermita.
            Se trata de un puerto calizo utilizado como majada de altura que, bastante amplio aunque limitado por paredes, verticales al norte y muy erguidas al sur,  ondula hacia el este vestido ya de matameriendas, merenderas montanas,  pues el verano va de paso.

Iniciando el tránsito del Altiplano de San Donato.

            La Cima de Beriain está ligeramente elevada del altiplano. Cuando estamos en uno de los puntos bajos de la majada advierto que he perdió los pendientes que me ha dado mi chica para que se los guardara en un bolsillo. He oído un chasquido en una de las los muros  de la Grieta, se me ha descosido el bolsillo y han desaparecido. El tercer chascarrillo lo saldaré localizando los pendientes en Internet ya que a pesar de volver a la Grieta para bajar y subir los tres resaltes no los localizaré.

Cima de Beriain.

            Con el asunto se me va casi una hora y es la una menos cuarto cuando nos reunimos en la Ermita de San Donato situada a 1493 metros de altitud. Cerca de la misma está el vértice Geodésico de la Cima de Beriain,

Ihurbain desde la Cima de Beriain.

            Comemos un poco sentados en los bancos de la ermita pues fuera las nieblas juguetean con la cima, a Rosa se le ha hecho fresqui esperando y yo he llegado sudado y un cuarto de hora después, tras hacer algunas fotos con nieblas nos vamos para abajo.

Vista atrás desde el Camino al Puerto de Uarte.

            Bajaremos hacia el Puerto de Uarte, pasando por la Cabecera del Kilómetro Vertical y nos alargaremos al este en busca del camino que tiene que marchar ladera abajo al norte.

El PR que nos bajará a Uarte Arakil.

            Ya por debajo de los 1400 metros el camino sale del altiplano e inicia una larga diagonal al oeste hasta que penetra en el hayedo juntándose enseguida con el Camino del Kilómetro vertical. A partir de allí comienza a descender con garbo por el hayedo hasta alcanzar una pedrera de materiales más bien pequeños y bajar vuelta a vuelta como si no hubiera mañana. El camino muy transitado y casi terroso no da cuartel y hay que bajarlo al trote como procedimiento de no dar con el culo en suelo.

Tras unos primeros tramos el Camino a Uarte baja sin consuelo.

            Vuelta a vuelta y transitando claros entre las hayas establecidas en la pedrera se llega de una tacada hasta el rellano en el que aparecen los robles encabezados por uno de ellos precioso y centenario.

Bajando medio al trote a Uarte Arakil.

            Una vez que el camino se ha arrellanado algo proseguimos descenso alcanzando el lugar donde lo hemos abandonado a la mañana. Veinte minutos después y ya de llano nos llegamos al coche aparcado junto a las piscinas cuando son las tres y media de la tarde.
            A la sombra nos cambiamos un poco comemos algo más que los alrededor de 1100 metros acumulados sin contar las propinas del día y marchamos para casa.

Un precioso roble al arrellanarse la pared cerca de Uarte.

            El último chascarrillo del día será que volveremos a casa remolcados por la grúa pues circunvalando Pamplona un ruido en las ruedas traseras nos obliga a llamar al seguro. Ni se mirarán a la furgo, nos cargarán y sin mediar palabra nos dejan en el taller a las puertas de casa.
            ¡Joder con el día!
           

28 ago. 2018

58-18. PIEDRAFITA, MARMOLERAS Y TEBARRAY. 27-8-2018.


Rodeando Bachimaña Superior aparece Piedrafita. 

Balneario de Panticosa, Ibones de Bachimaña y Azules, Cara Sur de Zarre, Corredores Sur y Este de Piedrafita y Arista Norte. Descenso a Marmoleras, Collado de Piedrafita y Pico Tebarray. Vuelta por Collados de Piedrafita  e Infiernos y Azules.
27-08-2018.
Salida 06:15 h. Llegadfa 14:15 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.
Juan Cvastejón, Rosa Mª. Martínez y mariano Javierre.

Mapa de Piedrafita procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Hace ya algunos años que de Piedrafita a Gaurier pasamos por la Cabecera del Corredor Este de Piedrafita y no nos metimos porque no lo conocíamos. La llegada al Collado Gaurier se las trajo y el corredor allí se quedó esperándonos.
            Hoy 27 de Agosto de 2018 volveremos a Piedrafita y conoceremos el corredor. Casi todo llega.

Nuevo edificio en la Presa de Bachimaña Superior. 

            Nos levantamos a las cinco de la mañana pues queremos volver pronto a casa. A las cinco y media estamos recogiendo a Juan y a las seis y cuarto estamos aparcando en el Balneario de Panticosa a 1630 metros de altitud en plena noche de luna llena aunque no veamos la luna.
            Hemos olvidado las frontales pero no es problema para  comenzar al norte el Camino del Caldarés de Baños con algún cuidado ya que lo conocemos de memoria.

Ese corredor diminuto con nieve en la Este de Piedrafita es el nuestro.

            En el Rellano de Bozuelo la claridad ya es manifiesta,  comprobamos que no llevamos a nadie por delante y pasada la Cuesta del Fraile nos llegamos al Ibón de Bachimaña Inferior situado a 2180 metros de altitud tras hora y cuarto de camino.
            Continuamos con el rodeo de los dos Ibones de Bachimaña tras contemplar el horroroso aspecto del Inferior sin agua pues están reparando  la pequeña presa que lo recrece. La gente mueve en el Refugio de Bachimaña.

Remontando la Sur de Zarre.

            Contemplamos un pequeño y precioso edificio en las inmediaciones de la Presa del Bachimaña Inferior y por la orilla oeste del ibón tras los correspondientes subes y bajas nos llegamos al desvío de caminos de la Cola de Bachimaña Superior para tomar el transitado camino que conduce al oeste hacia los Ibones Azules o de los Infiernos.
            Contemplamos la Cascada del Azul Inferior y nos llegamos a la orilla del mismo situada a 2360 metros de altitud cuando son las ocho y cuarto de una espléndida mañana.

Iniciando la Entrada al Corredor Sur de Piedrafita bajo el Collado Gaurier.

            Tras un tramo de camino por la pedriza que recubre el barranquillo que los comunica, alcanzamos el Azul Superior sobre los 2400 metros de altitud para rodearlo por su orilla este y tras tomar agua en una potente surgencia que baja de Zarre, abandonar el GR11 que marcha hacia el Collado de los Infiernos e iniciar el remonte de la Sur de Punta Zarre en dirección al Collado Gaurier.
            Mientras rodeamos Bachimaña Superior  han ido apareciendo sucesivamente los Infiernos, La Faxa y finalmente Piedrafita y su corredor este pintado todavía de nieve razón por la que llevamos un piolet aunque esperamos que la rimaya nos permite el ascenso sin tener que tallar peldaños.

Llegando al Corredor Sur de Piedrafita. 

            En dirección noroeste atravesamos una ladera metamórfica, poco inclinada y cubierta de verdura hasta alcanzar un pequeño rellano en el que se aloja un nevero residual y continuar el ascenso de un crestón herboso adornado de afloraciones rocosas sólidas que permiten un ascenso fácil.
            Tras la primera parte, el crestón se acuesta y  seguidamente se viste de paredes más serias que nos invitan a faldearlas por el oeste e introducirnos en el Corredor Sur de Piedrafita que se eleva hasta el Collado Gaurier.

Tendremos que compartir el Corredor Este de Piedrafita con el nevero. 

            Se trata de un corredor que arranca del Rellano del Azul Superior y que tras un potente resalte inicial se vuelve amable y se llena de pedrizas y al que accedemos tras el faldeo del crestón que hemos subido pero permaneciendo en su orilla izquierda como procedimiento de progresión por loa materiales más estables del mismo.


La rimaya nos tiene que dar algunas posibilidades.


            Sobre los 2700 metros atravesamos el Corredor Sur algo por debajo del Collado Gaurier y nos introducimos en el Corredor Este de Piedrafita progresando por la pedriza de su orilla izquierda hasta que la nieve que llevamos a nuestra izquierda rellena por completo el corredor.

Por la rimaya izquierda del corredor. 

            La rimaya izquierda es la más soleada y puesto que estamos en ella nos introducimos en la mima para remontar unos metros por una rama lateral  que se remata en una pared y nos obliga a flanquear por roca  para introducirnos en la rimaya de la rama principal.

Saliendo del Corredor Este de Piedrafita. 

            Hemos de abandonarla puntualmente en un tramo de grieta sobre placas metamórficas bastante lisas pero de vuelta a la misma progresamos por ella sobre materiales absolutamente inestables hasta rematar el nevero. Ha habido un par de pasos que no pasan de segundo.

Casquete Somital Norte de Piedrafita  por su único acceso fácil.

            De allí para arriba el corredor se ensancha y lleno de basura  se va acostando poco a poco hasta depositarnos en el Hombro Este de Piedrafita sin otra dificultad que la de ser extremadamente cuidadosos con la basura. Se trata de un corredor de alrededor de 100 metros carente de tránsito.

Foto de Cima en Piedrafita con los Infiernos.

            Hemos contemplado la Bicéfala Cima de Gaurier de gratos recuerdos, el corredor gemelo que se ahonda hacia el Circo de Piedrafita y sin transición, continuamos con el ascenso de la Arista Norte del pico, un lomón amplio  y bastante escalonado por materiales metamórficos firmes que nos permiten un fácil ascenso de los últimos 100 metros.

Marmoleras y Tebarray desde Piedrafita. 

            Son las diez de la mañana cuando alcanzamos la Cima del Pico Piedrafita situado a 2952 metros de altitud. La mañana es espléndida, el cielo está bastante claro excepto en el lejano oeste y el pico tiene un espléndido paisaje de 360 grados que disfrutamos de lo lindo con Infiernos y Balaitus en primerísimo plano. Vemos nuestro recorrido en Chabarrous, nuestra última subida a Frondiellas, imaginamos más que vemos la proyectada travesía al Soulano y tras hacer tres panorámicas y un montón de fotos, nos sentamos a almorzar.

Hacia la Antecima Sur de Piedrafita.

            Ni siquiera le dedicamos media hora al asunto e iniciamos inmediatamente el descenso de la arista oeste en busca de la Antecima Sur de Piedrafita con algún apoyo de manos y un breve y fácil destrepe.

Vertiente Sur de Piedrafita.

            Desde la Antecima hay que descender un paretazo con cuatro alternativas equivalentes, Juan lo hace por una de las del medio y nosotros por la más al norte, un corredor con un par de pasos de segundo que nos deja en la base del paretazo del que arranca una loma amplia y terrosa  que nos conduce a una arista afilada y orientada al sudoeste que nos ha de llevar al Pico de las Marmoleras.

Cresteando hacia Marmoleras con Piedrafita detrás.

            La arista bastante llana, afilada y muy descompuesta es de andar con el faldeo de un pequeño gendarme que la accidenta. Nos deposita en un punto bajo del que arranca otro tramo de arista lineal y fácil que nos permite alcanzar en suave ascenso la Cima del Pico de las Marmoleras a 2908 metros de altitud. Son las once de la mañana.

En la Cima de Marmoleras con Piedrafita.

            Desde la cima un poco más de lo mismo con la guardia pretoriana de Infiernos, Piedrafita y Tebarray. Alguna foto y para abajo.

Iniciando el descenso hacia Tebarray.

La Este de Tebarray.

            El descenso del pico se realiza por su fácil  arista oeste  hasta que la cara sur se torna amable y permite descenderla en busca del trillado camino que une los Collados de Piedrafita e Infiernos con el Ibón de Tebarray atrayendo todas las miradas.

Marmoleras y Piedrafita desde Tebarray.

Infiernos, Garmo Negro, Argualas y Algas Norte desde Tebarray.

            El proyecto original así contemplaba la actividad pero ya que mi chica me sugirió hace unos días hacer una “cortita” al Tebarray, pues le vamos a dar gusto.

Ibón de Tebarray e Infiernos con Garmo Blanco.

La clásica de Tebarray.

            Para ello descenderemos por difuso camino toda la arista oeste siempre en la vertiente sur, hasta las inmediaciones del Collado de Piedrafita o de Tebarray, para dejar allí las mochilas y remontar con la comodidad del camino los poco más de 100 metros de desnivel que nos separan de la Cima del Pico Tebarray o de Pondiellos situado a 2886 metros de altitud al que llegamos a las once y media.

Circo Norte de los Infiernos.

Delicioso el Azul Inferior.

            Contemplamos el recoleto Ibón de la Sartén, hacemos y nos hacen unas fotos unas chicas que están en la cima de tan visitado pico por la gente que transita el Collado de Piedrafita y enseguida iniciamos el descenso a por las mochilas medio al trote. Ha sido media hora extra pero con el ahorro que podríamos haber hecho hacia el Collado de los Infiernos nos ha metido la soga al cuello con el tiempo.

Acónitos azules en Bachimaña.

            En una hora nos bajaremos hasta los Azules  pero hay mucha distancia y el calor aprieta de lo lindo en un día tórrido incluso en altitud y tanto el rodeo de los Ibones de Bachimaña como el descenso al Balneario de Panticosa se terminan por hacer largos y son las dos y cuarto cuando nos metemos en el coche para llegar a las tres a casa, una hora después de lo previsto.

Llegando al Balneario de Panticosa.

            Ha sido una matinal en la que nos hemos ganado un jornalico decente con ocho horas de trabajo y veinte minutos de almuerzo como unos peones cualesquiera para subirnos 1550 metros de desnivel acumulado, lo que nos recuerda que tanto la esencia como el veneno se venden en tarros pequeños.