20 jun. 2017

40-17. UNA CIRCULAR POR LABIGOUER Y ROUGE. 19-6-2017.


Hormynum pyrenaicum y pedregales salpicados de pratenses  en la Norte de Rouge.

Borce, Cols Barrancq y Pises, Arista Norte, Cima Labigouer, Col Souperret, Faldeo de la Table de Souperret, Cara Norte y Cima de Rouge. Descenso a Laquette Rouge, Cabañas Lapassa y Hortassy, Camino y Pista de Belonce.
19-06-2017.
Salida 08 h. Llegada 17:15 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Labigouer y Rouge procedende del IGN francés. Vía en amarillo.

            Cuando en el monte comienzas a caminar a una altitud alrededor de los 700 metros y además hace un día de calima sofocante, algo está seguro, la soba será importante.
            Originalmente había pensado en ascender a Labigouer desde Borce, también se puede hacer desde el Valle de Lescun pues hay un aparcamiento bastante alto, en alguno de esos días de otoño con poca nieve; pero mira por donde que le va a tocar hoy 19 de Junio de 2017 y además aprovecharemos para hacer una circular y así conocer.

Ascenderemos por el Barranco de Boussoum.

            Son las ocho de la mañana cuando aparcamos en la parte alta de Borce, en el último cruce de carreteras asfaltadas,  sobre los 850 metros de altitud y más arriba de lo supuesto. Llegar hasta aquí requiere atravesar todo el pueblo por medio e ir ganando altura por estrechas carreteras de montaña, hasta más arriba de un centro vacacional con aparcamiento de la que parte una pista que será a la postre por la que volveremos.
            Caminamos alrededor de 200 metros por carretera y tomamos el GR10 que buscando el Col de Barrancq pasa a Lescún. El camino transita el Barranco Boussoum primero por su orilla derecha para luego salir al helechal de su orilla izquierda y ganar altura al sol de la mañana que está excesivamente cálida.

En el Rellano de la Cabaña de Udapet de Bas.

            Nos cruzamos con gente que viene mientras volvemos al barranco entrando en el hayedo cuya sombra agradecemos. Un transitado camino de los clásicos del Valle de Ossau nos va a llevar en suave ascenso hasta un claro del hayedo en el que se asienta la Cabaña de Udapet de Bas con parabólica y todo, sobre los 1400 metros de altitud.
            Estamos subiendo al sudoeste y proseguimos en idéntica dirección, taponados por las paredes de Pene Udapet en busca del Col Barrancq,  atravesando praderíos suaves en el límite del hayedo que recorremos hacia el noroeste.

Pene Udapet desde encima del Col Barrancq.

            El collado, no es tal sino un lugar en una casi imperceptible loma con un poste indicador junto al que descansa un montañero que nos desea suerte, que hubiéramos necesitado sin el indicador.
            Estamos a 1600 metros de altitud y un caminillo muy poco transitado se marcha loma arriba prosiguiendo de nuevo con la orientación sudoeste.
            Llevamos a nuestra izquierda las Paredes de Peña Udapet y la herbosa arista que tras el Col de Nabe y en dirección oeste vendrá a nuestro encuentro en la cabecera de una loma herbosa que se eleva sostenida sobre nosotros.

ladera por encima de la Cabaña Udfapet de Bas.

            Alcanzada la parte alta de la loma, confluencia de aristas, aparece nuestro primer objetivo, el Pic Labigouer, distante todavía. Estamos sobre  los 1900 metros de altitud y una loma horizontal de verdura se extiende por delante del pico teloneado con una zona muy inconcreta en la que tiene que estar el Pic Rouge.

llegando al Col de Pises

            Cresteamos aprovechando la agradable brisilla que campa de cuando en  cuando y faldeamos algún tramo por el oeste  hasta alcanzar el Col de Pises tras un brevísimo descenso cuando seguimos rondando los 1900 metros.

Faldeando la arista por el oeste.

            El caminillo que intermitentemente traemos marcha cara arriba en busca de un pequeño hombro e inicia un faldeo por la cara oeste que abandonamos enseguida puesto que queremos subir a la cima.

Segunda parte de nuestro ascenso a Labigouer.

            Continuamos ascenso por una ladera de verdura de mirtillos y enseguida alcanzamos la arista en la única zona pedregosa del pico que alcanzamos a canasta pasada.

En la Cima de Labigouer.

            Son las once y cuarto cuando en la Cima de Labigouer a 2175 metros de altitud nos sentamos a echar un bocado, descansar un poco y contemplar el paisaje. Al oeste se extienden desde los Organos de Camplong hasta Acherito y más; al este Pallas Midi, Collarada… pero nuestros intereses están al sur, un dilatado horizonte que desconocemos y en el que está el Pic Rouge o Pico Royo que no identificamos con claridad desde esta vertiente aunque nos ayude los Arlet y Aillary que si conocemos. También tratamos de identificar el Barranco Belonce por el que pretendemos volver.

Iniciando el descenso hacia el Col Souperret.

            Pasadas las once y media iniciamos el descenso de la cara sur del pico en busca del Col Souperret. Es el primer encule del día ya que hay que perder alrededor de 250 metros de vellón y por la geta pues habrá que recuperarlos.
            Bajamos por cualquier parte abreviando y alcanzamos el Collado Souperret a 1920 metros de altitud. Frente a nosotros está la Table de Souperret con sus dos sucesivas cimas de verdura en sus vertientes oeste y lo que suponemos vendrá detrás. Allí, un cartel nos envía por la cresta en busca del Col Saoubathou. Nosotros queremos pasar por allí pero no estamos dispuestos a pagar ese peaje ya que ese collado se encuentra a idéntica altitud que éste. Indica una hora.

La Table de Souperret.

            Me la juego y decido faldear por el este. Hay un caminillo que no nos puede defraudar en su deambular hacia Arlet.

Labigouer iniciando el faldeo de la Table de Souperret.

            Así será. Con precisión altimétrica y con unas oscilaciones que nunca pasaran de los 10 metros arriba o abajo el caminillo gana sucesivamente un par de espolones que bajan de la Table de Souperret y relajadamente nos va aproximando a nuestro objetivo que comienza a clarificarse.

Pico Rojo, Rouge, desde el faldeo de la Table de Souperret. 

            Pasadas las dos prominencias de la Table aparecen una serie de dientes rocosos separados por pequeñas depresiones y sus correspondientes laderas al sudeste que se inclinan algo rocosas y por las que nuestro camino transitará fácilmente.

El faldeo de la Table es largo pero cómodo.

            La Pared Norte de Rouge está clara con sus dos aristas, una a cada lado, pero lo que no está ni medio claro es dónde se encuentre el Col Saoubathou. Aparecen dos próximos en el horizonte y nuestro caminillo nos lleva al más próximo a la pared.

Cerca de la Norte del Pico Rouge.

            Allí encontramos una caseta derruida con un poste viejo y derribado y…
            Marchamos directamente a por la pared pasando por un pequeño collado próximo por el que transita un camino que tiene que ir hacia Arlet y que podemos tomar después de hacer el pico.
            La ladera es un libro abierto. Se puede ascender por la parte oeste sin ninguna dificultad pero con la condición de transitar toda la arista cimera salpicada con algunos gendarmes, la arista del lado opuesto está llena de placas y queda descartada, consecuentemente hay que abordarla de oeste a este  para alcanzar directamente la cima.

Pequeña brecha de acceso a la Cima de Rouge.

            Se trata de una ladera medianamente inclinada  mixta de verdura y pedrizas metamórficas, pizarras rojas,  que ascenderemos en diagonal sobre un inmenso campo de hórminun pyrenaicum en flor que visten la ladera de morado.
            A media diagonal aparecen hitos que seguimos y que nos llevan no a los corredores de verdura que se encumbran en la arista  sino a una brecha en la arista nordeste a la que llegaremos por una vira un poco descompuesta y  aérea. Veinte metros más arriba esta la Cima del Pico Royo o Pic Rouge situada a 2177 metros de altitud.

La Oeste del Pico Royo o Rouge.

            Es la una y cuarto y ya era hora, el Balaitus resulta más barato que el Rouge pero en el Balaitus hemos estado en repetidas ocasiones y aquí una sola y por vía y vertiente completamente diferente.

Aillary, Arlet y la Cabaña Lapassa por donde volveremos. 

            Corre una brisa inestimable y sentados en la cima bebemos más que comemos un agua calentorra y eso que hace un rato hemos rellenado las botellas con nieve. Contemplamos  el Diente de Anayet gemelo de Punta Escarra, la Pala de Ip, Collarada, Tortiellas y Aspe, La Zapatilla, Puntal de Secús, Bisaurín, Agüerri, Costatiza, Castillo de Acher, Lenito, Peña Forca, Alanos, Ruzquía y toda la cadena calcinada… hasta Anie.

La Table de Souperret y el Laquette Rouge.

            A las dos iniciamos la vuelta que no va a ser corta precisamente. Desandamos nuestro camino en la pared y a medio descenso nos vamos directamente para abajo hasta la Orilla del Ibonciecho de Rouge para desde allí, siguiendo su desagüe, alcanzar el sendero que marcha al sudeste hacia la Cabaña de Lapassa y el Refugio de Arlet.

La Cabaña Lapassa. 

            El camino rodea Rouge y Aillary y llanea para descender poco a poco al aproximarse a la cabaña situada a 1860 metros de altitud. A partir de allí, una rama suavemente ascendente marcha hacia el refugio mientras que la otra inicia un rodeo alto del barranco para alcanzar en suave descenso el emplazamiento de la Cabaña de Hortassy a 1660 metros de altitud.

Bajando al Barranco Belonce.

            Son las tres y cuarto. Un cartel anuncia cuatro horas a Borce que esperamos reducir considerablemente pero que nos avisa de que el valle va a ser largo y tedioso.
            Descendemos unas lazadas a medias por el claro hayedo hasta alcanzar los praderíos del fondo del Barranco Belonce y tomamos un camino que absolutamente rectilíneo al igual que el barranco, transitará en suave descenso y por las inmediaciones del mismo un valle orientado al nor-nordeste visible hasta el estrangulamiento entre Pene Udapet y la Latta.

El camino del Barranco Belonce se convierte en pista.

            Bajamos con el piloto automático puesto agradeciendo los tramos que transita el hayedo aunque mayormente en el límite inferior del mismo.
            Siempre por la orilla derecha del barranco dejamos atrás puentes sobre el barranco que no tomamos y el desvío al Col de Lagreou al sur de Pene de la Latta y alcanzamos un tercer puente en el que hay un buen rebaño de vacas pastando, no necesitan subir más arriba.

Cruzando el Barranco Belonce.

            Tras un pequeño remojón en el barranco que está como un meado y cerca de los 1200 metros el camino se convierte en tiradera de madera y seguidamente en pista que prosigue junto al barranco. Poco después,  una lazada de la pista nos pasa a la orilla izquierda y al aparcamiento junto a la barrera que limita el tránsito de la misma y en el que hay aparcado un coche de matrícula española. Estamos a 1150 metros de altitud.  
            La pista desciende perezosa pero pasado el estrangulamiento un escalestric nos baja con garbo para llanear posteriormente al norte y acercarnos a Borce llegando al inicio de la Piste Fortestiere de Belonce que ya habíamos visto a la mañana. Han sido 4 kilómetros los permitidos al tránsito de vehículos.

Malva moschata en Borce.

            Rosa se queda mientras remonto algo menos de medio kilómetro para recuperar el coche que está ardiendo al sol. Son las cinco y cuarto cunado liquidamos con ganas nuestra ambiciosa circular, “eres un abarcudo” dice mi chica  ó “esto es para el Otoño.”
            No habrá bajado de los 1700 metros de desnivel y eso que no hemos hecho el cresteo de la Table de Souperret, el tema estaba claro, en una jornada perra de principio a fin. Juanillo que se ha quedado de padre en casa, se ha librado de una buena pero peor para él que lo pillaremos frío en la próxima. Nos espera Ordesa.
           
   Para ver más fotos.      

10 jun. 2017

39-17. HOMBRO DE ESCARRA O PUNTA BALSERA POR LA ESTE Y VUELTA POR ARBENUSO. 7-6-2017.

Rincón de Balsera, Corredores del Hombro de Escarra y Escarra desde Arbenuso.

Ibón de Bucuesa, Divisoria de Arbenuso, Cara Este, Hombro de Escarra, Divisoria de Arbenuso, Arista Oeste, Punta Arbenuso, Ibón de Bucuesa y Pista bajo el Churrón.
07-06-2017.
Salida 08:15 h. Llegada 15:15 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Marino Javierre.

Mapa del Hombro de Escarra procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            En las ocasiones en las que hemos subido a Escarra y que no han sido demasiadas aunque siempre por diferentes vías de aproximación, allí estaba, discreto viviendo el anonimato que le propiciaba la altiva pirámide que pastorea Balsera.
            El Hombro de Escarra para los montañeros , hombro u hombre que no se sabe bien, también llamado Punta Balsera me había llamado la atención especialmente subiendo desde la Divisoria de Arbenuso: aquellas paredes cortas pero verticales le daban una apariencia inexpugnable por su vertiente este y pasar directamente desde la cima de Escarra pues como que no. Luego viendo alguna foto y consultando los mapas intuyes alguna posibilidad incluso desde Ip y nos quedamos con la cuenta pendiente: esos dos corredores de la este tienen que ser la clave.

En el Ibón de Bucuesa.

            Son las siete y media de la mañana cuando salimos de la tienda acampada al lado del Ibón de Bucuesa. Hemos pasado la noche confortablemente acompañados del viento que ha soplado descaradamente pero la mañana está estupenda a pesar de que el sol anda todavía por los altos del Corral Blanco.
            Desayunados y con menguadas mochilas, son las ocho y cuarto cuando nos metemos en camino a 2120 metros de altitud para disfrutar de una espléndida mañana un poco de aquí para allá.

Vista atrás al Ibón de Bucuesa con Samola Alta espectacular. 

            Primero nos acercamos llaneando a la salida de la Canal del Pan que guarda todavía un reducidísimo nevero y contemplamos los Praderíos de Lana mayor verdes a reventar.
             A partir de allí comenzamos a subir el praderío en dirección noroeste para encontrar los primeros neveros junto al Ibonciecho  de Bucuesa todavía sepultado en la nieve, hacer la foto de los tres Ibones de Bucuesa y colmarnos del encanto matutino del rellano con el ibón más grande acostado a los pies de la espléndida Samola Alta.

Punta Arbenuso por donde volveremos.  Se intuye la entrada a la canal del mismo nombre.

            De allí para arriba los neveros se van extendiendo y cuando giramos al norte contorneando la Este del Pico Bucuesa, la nieve que ya es casi continua  nos invita a tomarla. La noche ventosa la ha endurecido y se camina muy bien.
            Aparece Pico Laya discreto y diminuto entre Bucuesa y el Aguila con su traje de paredes vaticanas que le confieren un fiero aspecto, a la vez que nos aproximamos a nuestro primer objetivo que es alcanzar la Divisoria de Arbenuso, lugar en el que la Arista Oeste de Punta Arbenuso se incorpora al Aguila.

Ganando altura hacia la Divisoria de Arbenuso. 

            Estamos a 2480 metros de altitud y desde allí se despliega ante nuestros ojos el Circo Colgado de Balsera todo cubierto de nieve y acotado por los paredones inferiores del praderío de Balsera y por las superiores de los Campaniles de Ip, Hombro de Escarra y Escarra.
            Pero a pesar de la salvaje belleza de las ingrávidas torres de los Campaniles y del Pico Escarra que nadie discute, nuestra atención se va a los dos corredores de la Este del Hombro. Vemos su inicio y su incorporación a la pared pero no vemos el final de ninguno de los dos.

En la Divisoria de Arbenuso aparece el Hombro y la Pirámide de Escarra. 

            Atravesamos horizontalmente  los campos de nieve de la mayor parte del circo colgado  y nos aproximamos a los mismos que, por cierto, están bastante próximos. Hay un cordón de pedrizas que asciende la mayor parte del cono de deyección del situado al sur y habrá que ir a su arranque para desde allí, y con un poco de perspectiva, echarle una ojeada. Si no apetece, no muy lejos está el otro con aspecto de más encajonado.
            No tiene muy mala pinta desde abajo aunque la nieve sucumbe en las paredes de calizas ocres con bloques algo lisos y de dimensiones considerables; pero hemos visto una escapatoria hacia su lado norte. Se trata de una vira herbosa y amplia que puede tener continuidad y además reduce algo el desnivel que quedaría por trepar hasta la arista.

Con el Aguila y los Campaniles de Ip.

            Decididos a probar y sin buscar alternativas que si son necesarias ya se buscarán, subimos el cordón de pedriza que se yergue en serio y hemos de continuar por un tramo de nieve muy erguido y sin otro material que los bastones. Pero a pesar de que la pendiente es fuerte, su orientación este permite tallar peldaños con tres punterazos de bota y hacer una escalera como había supuesto a priori.
            Tras alrededor de 50 metros y una salida muy tiesa sobre la rimaya izquierda del corredor entramos en la vira que además de irregular es amplia y que nos recibe con un pasito estrecho sembrador de dudas.

Por el cono de pedrizas iremos a por el corredor situado al sur.

            Seguiremos en suave ascenso la vira durante  un centenar de metros hasta que termine cuando alcance, suponemos el crestón que divida los dos corredores de nieve y ya veremos.
            Al final de la vira y cuando la vista se nos iba ya para arriba en busca de continuación, en la otra vertiente del crestón aparece otra vira estrecha que cruza el otro corredor justamente en el límite superior de la nieve, de allí para arriba son todo paredones verticales, y se prolonga al otro lado muy arriba. No sé si podremos atravesar el corredor pero puede ser la solución de la pared.

Cruzaremos el corredor situado más al norte por su cabecera.

            La vira es bastante estrecha, está llena de basura menuda, hay que pisar con cuidado pero vamos a ver el fondo.
            Un apoyo en la nieve del corredor nos pasa al otro lado para continuar  vira arriba con cuidado pero sin más.

Arrogante Pirámide Somital de Escarra.

            Seguiremos la vira a lo largo de alrededor de 200 metros y aunque sigue, se estropea mucho y no resultando apetecible, nos olvidamos de ella y nos vamos de frente para arriba por un tramo de ladera bastante inclinada, descompuesta pero muy transitable. Tenemos claro que nos sacará a la arista cimera.

Con Bucuesa en la Cima  del Hombro de Escarra.

            Así será y tras ascender una treintena de metros en los que hago algún hito para la vuelta alcanzamos la arista que es una loma amplia en la que giramos al norte y tras remontar un centenar de metros amables y amplios alcanzamos la Cima del Hombro de Escarra o Punta Balsera situado a 2697 metros de altitud. Son las diez menos cuarto.

Buscando el Circo de Bucuesa desde el Hombro de Escarra.

            En la cima nos embelesamos con Escarra que nos señala el norte, con los Circos de Balsera y Lana Mayor que hemos ido contemplando, con la arista que al sur y luego al oeste nos lleva a Collarada y los Campanales, con el Circo y la Pala de Ip, el Midi y un paisaje mucho más claro y nítido que ayer.

Iniciando la vira que atravesará el segundo corredor para ir al inicial..

            Hacemos algunas fotos, nos bajamos hasta las cabeceras de los dos corredores comprobando que el situado al norte y que hemos cruzado muere en unos paredones tremendos y el que hemos iniciado, tiene al menos una parte intermedia en la que habrá que salirse para buscar alternativa de progresión.
            Por el mismo lugar que hemos subido vamos a bajar guiados por los hitos que he dejado a la subida y que reconstruyo en lugares con un poco más de futuro de cara a pasar el invierno próximo a salvo de aludes.

Descendiendo el tramo inicial de nieve del corredor por el que hemos empezado.

            Primero la pared y después las dos ramas de la vira del barranco y la vira de entrada quedan convenientemente surcados por una línea de hitos que cualquier montañero con hábito de ir fuera de caminos puede seguir. Un pico como este carece de interés para excursionistas y el que viene sabe a qué viene.
            Alcanzado el nevero lo descendemos de espaldas al valle con los precisos cuidados y alcanzado el cordón de pedrizas nos sentamos a echar un bocado. Son las once.

Volveremos por Punta Arbenuso.

            Un cuarto de hora después bajamos una parte del cordón y nos incorporamos a la nieve para hacer la misma travesía pero en sentido inverso que nos ha de llevar a la Divisoria de Arbenuso.
            No recuerdo muy bien cómo está la arista que conduce a Punta Arbenuso pues hace ya muchos años que estuvimos cuando nuestra hija era muy cría y en lugar de volvernos directamente a la tienda vamos a recorrer la arista alargando un poco más la vuelta pero no demasiado.

Arista descendente y Casquete Somital de Arbenuso. 

            La Arista Oeste de Arbenuso se inicia sobre los 2500 metros de altitud  como una loma amplia y suavemente descendente que se irá afilando paulatinamente y salpicándose de resaltes que la van escalonando.

Las Paredes de la Norte de Arbenuso. 

            Alcanzada su mitad aparecen los resaltes más consistentes aprovechando que la vertiente de Balsera se corta con paredes verticales, no así la de Bucuesa que es una rampa de verdura con algún paredón que otro salpicado y fuera de la arista que no es necesario atravesar.

Bucuesa desde Arbenuso.

            Bajamos paulatinamente asomándonos a profundas y estrechas brechas que seccionan la arista brutalmente hasta alcanzar un punto bajo en la penúltima brecha desde la que hay que remontar una treintena de metros de verdura muy escalonada para alcanzar la Cima de Punta Arbenuso situada 2353 metros de altitud. Son las doce de la mañana.

Calderones en Bucuesa.

            Se trata de un mirador excepcional sobre los Circos de Balsera y Lana Mayor. La vertiente de Balsera es un paredón absolutamente vertical, la Cima se despeña al este hasta alcanzar un par de gendarmes  de placas monolíticas que algo más abajo se asientan en el Collado de Arbenuso el cuál se prolonga con la Aristas de las Puntas de Calcín, divisoria entre circos y que termina en el Ibón de Saleras. Solamente tiene accesible la rampa de verdura que hemos utilizado y que inmediatamente se corta con las paredes que conforman la Rinconada de Arbenuso surcada por la canal del mismo nombre que quizás sea el paso menos conocido y transitado para alcanzar el Circo de Bucuesa desde Lana Mayor.

Descendiendo el amable Casquete Somital de Arbenuso.

            Hacemos alguna foto y desandamos camino hasta la última brecha y a partir de allí iremos recorriendo la cabecera de la Rinconada de Arbenuso hasta alcanzar la salida de la canal que está equipada con una cadena en su vertical tramo inicial.

Punta y Canal de Arbenuso desde su salida.

            Luego no queda más que recorrer toda la cabecera siguiendo algunos caminillos de animales, alcanzar el Ibonciecho de Bucuesa y dejarse caer hasta el ibón de manera descendente y rectilínea a través del praderío.

De nuevo los tres Ibones de Bucuesa. 

            Es la una menos cuarto cuando llegamos a la tienda. Mientras mi chica prepara la comida desmontaré la tienda y enmochilaré nuestras pertenencias de tal forma que comidos reemprendemos el descenso cuando es la una y cuarto.
            Pasamos junto a la Baseta de Aurín que fotografío y alcanzada la cabecera de la Canalaza tomamos la entrada de la Faja del Ganado de Canales.

La Baseta de Aurín,

            Se trata de una faja que recorre bastante llana o en imperceptible descenso la Cara Sudeste de Samola Alta. Siempre ancha y recorrida por caminillos paralelos del ganado, atraviesa sucesivamente cuatro barranquillos de mayor a menos en cuanto a amplitud y espectacularidad con sus correspondientes entrantes y salientes.

Llegando al corredor de salida de la Faja del Ganado de Canales. 

            Cuando alcanza el quinto corredor, es el de salida, señalado por una griñolera, único arbusto de toda la canal. La salida está muy destrozada y constituye el único paso de cierta complicación de la faja.

La entrada a la Faja del Ganado de Canales desde el corredor.

            De allí para abajo hay que descender bolo a bolo todo en enorme cono de deyección del corredor que se marcha hacia Samola Baja, hasta alcanzar el Aurín que pasamos con cuidado tras buscar paso que ya vi ayer a la subida.
            Luego hay que desandar el camino en la orilla izquierda del río por un praderío lleno de flores que nos deposita en los últimos prados escalonados bajo el Churrón.

Asfódelos gamón blanco en el Churrón. 

            Todavía nos detendremos unos minutillos para recoger unas senderuelas, no hay muchas y desandaremos un cuarto de hora largo de pista que nos deposita en el coche cuando son las tres y cuarto de la tarde. Los últimos metros de pista los hacemos con un bicicletero vasco que ha subido hasta la parte superior del Circo de Canales ascendiéndolo por el paso de la soga según nos dice.

            Luego hacemos recuento y sin querer queriendo, en treinta horas nos hemos movido un desnivel de 2400 metros y eso que íbamos en plan paseo. Después pista, carretera, casa, ducha y otro día más. El monte está lleno de alegrías y posibilidades que esperan a que las aprovechemos.