30 dic. 2017

83-17. NIEBLAS EN OTURIA. 30-12-2017.


Niebla espesa en la Ermita de Santa Orosia.

Pista de Santa Orosia, Ermita de Santa Orosia, Majada de Javierre y Cara Sudoeste.
30-12-2017.
Salida 09:45 h. Llegada 15:30 h.
Niebla.
Fácil.
4 p.
Esquís de Montaña.

Juanma Martínez, Antonio Mejía, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Oturia procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Un par de días de nieve incluso en Sabi se prolongan con otro de lluvias y altas temperaturas para estar a 30 de Diciembre de 2017. Parece que ha nevado bastante pero tengo dudas entre Erata y Oturia, son picos a los que hay que ir en el momento justo.   

Foquearemos alrededor de 6 kilómetros de pista.

           Un nubarrón enormemente oscuro como pocas veces se puede ver cubre Santa Orosia y Oturia baja hasta la Ralla de Latas y sigo teniendo dudas cundo entramos a la Pista de Santa Orosia en la que enseguida aparece la nieve; pero hay una rodada y continuamos.
            Han arrancado la barrera, no sabemos por qué y continuamos para arriba hasta que se termina la rodada, el coche debió de darse la vuelta ayer y ahora lo hacemos nosotros.

En la portera las nieblas se espesan. 

            Aparcamos sobre los 1230 metros de altitud y calculo que tendremos por delante 6 kilómetros de pista como poco.
            Mientras nos preparamos sube otro coche con Juanma y su amigo Antonio. Una cincuentena de metros más adelante se dan la vuelta pues la nieve está ventisqueada y no hay huellas de tránsito ni siquiera de los cazadores.

La nieve está chompa. 

            Son las diez menos cuarto cuando comenzamos a foquear. La nieve esta chompa y continua salvo algunos puntos en los que pasaremos con cuidado.

Vamos abriendo huella pues no ha subido nadie. 

            Un rato después pasamos la portera y no hacemos el primer atajo pues la nieve no tiene consistencia entre la genista. Tras el desvío a las Ermitas Rupestres la llanada presenta un poco más de nieve  y se hace largo el foqueo.

Atajando hacia la Ermita de Santa Orosia. 

            Llegados al barranco atajamos la última gran vuelta de la pista en medio de unas nieblas espesas que han aparecido ya en la portera  y alcanzamos la Ermita de Santa Orosia. Hemos echado hasta aquí hora y media.
            Charlamos brevemente con un compañero de trabajo de Rosa que ha subido por el Camino de las Ermitas y proseguimos hacia el pinar  en busca del Puerto de Javierre.

En el Pinar de Santa Orosia. 

            Estamos ligeramente por encima de los 1550 metros de altitud, la nieve está un poco más profunda y pesada al abrigo del pinar y nos paramos a echar un café con leche. La mañana tiene una temperatura envidiable pero las nieblas siguen muy espesas.

Entrando en el Puerto de Javierre.

            Con algunas dudas salimos del pinar en busca de los abrevaderos que nos sirven para confirmar la orientación y entrando al Puerto de Javierre, se me hacen unos zuecos tremendos por lo que se pone mi chica delante y así se mitigan un poco los efectos. Buscamos y encontramos el camino que transita un alargado dorso ganando suavemente altura junto a un barranquillo recién nacido.

Remontando el Casquete Somital de Oturia. 

            Hemos atravesado el puerto siempre hacia el norte y hay que girar en busca de la Majada de San Cocoba para subir como siempre en diagonal al este en busca de la arista cimera como vía más cómoda. Mi chica se toma una biodramina previendo.

Cerca de la Cima de Oturia. 

            Las nieblas nos dificultan la orientación deseada, nos alcanzan la pareja que ha salido detrás de nosotros y juntos  ya, nos vamos para arriba sorteando zonas de praderío de los que el viento ha desalojado la nieve.
            Creo que deberíamos ir más al este pero la nieve, donde la hay, permite subir cualquier pendiente. Terminamos subiendo directamente a la cima alcanzando la faja en la que la pendiente aminora y acumula más nieve.

En la Cima de Oturia. 

            Pero ya es igual estamos prácticamente en la cima a la que llegaremos cinco minutos después tras recorrer una veintena de metros de arista.
            Es la una del mediodía pero podría ser cualquier momento del día ya que las nieblas nos rodean. Estamos en la Cima de Oturia a 1920 metros de altitud.

Bajando de Oturia. 

            En la cima corre una fresca brisa y se agradece el abrigo del pilote. Hacemos unas fotos rápidas y tras comprobar que bajar por la arista hacia la pista por la Estiva tiene también claros de nieve provocados por el viento decidimos volvernos por donde hemos subido sin perder la huella pues las nieblas nos pueden gastar alguna mala pasada.

Pocos giros, nieve blanda y con cuidado.

            Ponemos los esquís en las mochilas y nos vamos huella para abajo pues la ladera no está esquiable. Bajaremos un centenar largo de metros de desnivel y cuando creemos que esquiar no comporta riesgo para las tablas nos calzamos los esquís y continuamos descenso con el único objetivo de no perder la huella de subida.

Después de comer en el Refugio de Santa Orosia. 

            Pocos giros, pobre esquiada y a deslizar y gracias. Pasamos el Puerto de Javierre, el pinar y nos paramos a comer en el Refugio de Santa Orosia. Son las dos de la tarde.
            Media hora después tomamos la pista y  entre remar y deslizar nos vamos para abajo. Las nieblas se van quedando por arriba.


Deslizando por la huella de la Pista de Santa Orosia.

            Hacemos el segundo atajo con los esquís en la mano pues en este abrigado lugar se ha ido la poca nieve que quedaba y tras calzarlos de nuevo pasamos la portera y proseguimos deslizando mientras se pueda.


Muy abajo se abre un poco el cielo.

            Con algún cuidado nos llegaremos hasta el coche cuando son las tres y media y el cielo está aclarándose. Hasta nos llega el sol tímidamente mientras recogemos los bártulos en el coche a la vez que finiquitamos una poco agradable jornada en la que hemos trabajado de lo lindo los alrededor de 700 metros movidos, pero Oturia las gasta así.

            Y mañana Fin de Año. Un año que se merece una despedida más agradable y acorde que la que le hemos dado hoy. 

26 dic. 2017

OTRA NAVIDAD.

            Además de la Navidad de los dulces, villancicos, papas noeles, turrones, regalos y comilonas familiares hay otras menos mediáticas, más discretas, posiblemente menos disfrutadas pero inequívocamente bellas y de alguna forma espectacularmente sorprendentes, para los disfrutadores habituales del Prepirineo Aragonés por poner un ejemplo, en el que la flora ha sucumbido al empuje de los habituales hielos en las actuales fechas del calendario.


          Paseo matutino del 25 de Diciembre, mañana de sol, calles vacías de Tiana a orillas del Mediteráneo, pinos marítimos y una llamarada de color: el espectacular callistemon laevis o limpiabotellas.



            Ingrávidas y leves bungavillas en plena floración invernal.


            Socorridos y delicados  rosales como mayos floridos.


            Encantadoras  y humildes lantanas rosiamarillas. acunadas al sol.



                Y tapizantes carpobrutus edulis o una de León, regalo excelso para insectos sin calendario o desocupados paseantes con ojos abiertos, cazadores de bellezas impagables.

¡Bienvenidos a otro 25 de Diciembre!

18 dic. 2017

FELICES PASCUAS.

¡Hola a todos!
          Que os molesta el bullicio festivo con sus luces y farándulas se puede arreglar, que no os gustan los dulces y el turrón tiene fácil solución, que no acostumbráis a celebrar la Navidad, no es problema, celebrad el Solsticio de Invierno, que no sois amigos de estas gilipolleces "made" in Corte Inglés lo entiendo, que no tenéis ilusiones y proyectos... no me lo puedo creer... pero no disimuléis esa débil sonrisa que ilumina vuestra cara.

 ¡FELICIDADES  un año más!

En el Paraiso del Valle de Aneu.

           Disfrutad lo que venga con salud y con ilusión. Que gastéis ese par de botas en el monte sin que os hagan ni una sola sentadura cumpliendo todos vuestros proyectos.

NAVIDAD 2017.

17 dic. 2017

82-17. 42º NACIMIENTO EN LA CUEVA DE SANTA OROSIA. 17-12-2017.

En el interior de la Cueva de Santa Orosia. 

San Román, Camino de San Román, Puerto y Cueva de Santa Orosia, Ermita de Santa Orosia, Majada de Isún y Camino de San Román.
17-12-2017.
Desnivel ascendido y descendido 850 m.
Distancia recorrida 10000 m.
Tiempo efectivo de marcha 04 h.
Sol.
Fácil.
30 participantes
1 d.
Senderismo.

Agua en la Ermita de Santa Orosia, fuente. Hoy manaba muy poca y puede llegar prácticamente a secarse.
Ruta de senderismo para hacer en cualquier época del año. Si no se quiere destrepar para ir a la Majada de Isún se puede acceder por su entrada natural  500 metros al oeste de los Repetidores del Mallo.

Mapa de Santa Orosia procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Pues eso, como dice Juan se han cumplido ya 42 años colocando el Nacimiento en la Cueva de Santa Orosia y ha sido el primero en el que se ha adelantada una semana ya que se colocaba el domingo anterior al día de Navidad y nos hubiera correspondido el día 24. Algún año lo hemos hecho el día de Noche Buena.

Santa Orosia desde San Román.

El camino en el Barranco de San Román.

            Por tanto hoy 17 de Diciembre de 2017 subimos al Puerto tras reunirnos en Puente de Sardas y posteriormente en San Román para salir cerca de las nueve de la mañana. Lo hacemos por el Camino que arranca del pueblo.

Saliendo del barranco comenzamos a ver el Valle de Basa. 

El Basa y la Val Ancha desde el Camino de San Román.

            La mañana fresquilla, enseguida se pone agradable al sol y con un ritmo asequible para todo el personal nos vamos en busca del barranco siempre seco, un lugar protegido que permite un ascenso muy directo por la cara sur.

El camino serpentea entre farallones de conglomerados.

Cerca de la Majada de San Román. 

            Cuando el barranco se angosta un poco, el camino abandona el mismo y evoluciona hacia otro situado al este sin alcanzarlo y serpentea entre farallones de conglomerados emergentes de un espeso manto de bojes y genistas.

En fila y poco a poco para arriba.

En el único pequeño resalte del Camino de San Román. 

            Alrededor de las diez y media alcanzamos el praderío del puerto cubierto con una leve capa de nieve, echamos un picoteo breve y continuamos ya puerto abajo en busca de la cueva.

En el sombrío de la Majada de San Román.

Oturia a la llegada al Puerto de Santa Orosia. 

            No hay más que seguir el tendido de la línea eléctrica en dirección este y en suavísimo descenso por un praderío que ha sucumbido al asedio de la genista.

El Barranco y la Cueva de Santa Orosia.

            Se van alrededor de veinte minutos hasta la entrada de la cueva situada bajo una pequeña cascada del barranco.

Carámbanos en la Cascadilla de la Cueva de Santa Orosia.

            Para acceder a la misma hay que descender unos metros por un camino algo difuso, pasar a la orilla izquierda por pasadera de piedras y remontar una decena de metros  para alcanzar el ámbito de la misma que exige avanzar agachados y reptar media docena de metros hasta que, con cuidado y utilizando frontales, te pones de pie.

Subiendo a la Ermita de Santa Orosia.

            La cueva, situada ligeramente por debajo de los 1500 metros de altitud tiene una temperatura siempre constante y agradable. Hay que prestar atención a las balsas de aguas cristalinas del suelo de la misma si no quieres remojarte los pies, unos años están casi todas llenas y este año solamente unas pocas.

Destrepando a la Majada de Isún.

Pequeña pared de conglomerado para alcanzar la Majada de Isún. 

            En la parte este de la misma y aprovechando una pequeña zona de columnas se colocan las figuras del Nacimiento, se encienden y distribuyen algunas velas por los laterales acolumnados de la misma y se entona algún villancico.

El Nacimiento de GMS.

            Poco más que proteger del agua al nacimiento con un plástico para que no se destroce, recoger algún resto viejo de velas y salir al sol media hora después.

En la Majada de Isún.

            La subida hasta la Ermita de Santa Orosia se lleva casi media hora y la aprovechamos para recoger leña de boj.

Con el Nacimiento de la Majada de Isún.

            Este año ha subido Carolo con el Land Rover y ha subido leña seca entre otras cosas. Cuando llegamos al refugio, el fuego lo ha caldeado bastante y la brasa está hecha. Solamente queda sacer de las mochilas la comida de alforja que compartiremos y empezar a asar: chorizo, longaniza, morcilla, torteta, panceta y costillas: hay de casi todo. Entre tanto abrimos boca con algo de queso, tortillas varias, jamón y aceitunas que comeremos con tostadas de pan. Para pasar la comida vino, luego poncho turrón, dulces, empanadicos, mandarinas, cafés solos y con leche y hasta Cava de Aragón. Somos este año 30 y como siempre sobra material. Cada cual se desengancha de la tarea cuando se harta.

Oturia de blanco y poca nieve.

            Recogemos el refugio y alrededor de las dos y media iniciamos la vuelta. La mayoría marcha en busca del camino directamente y algunos nos subimos por la pista hasta el Mallo situado a 1657 metros,  donde están instalados los repetidores  y destrepando la faja superior de conglomerados por un lugar favorable alcanzamos la Majada de Isún donde GMS ha colocado, también hoy el Nacimiento.

Con la Partacua remontando hacia el Mallo de Santa Orosia.

            Unas fotos, vuelta al Camino de San Román y para abajo. Disfrutaremos de una deliciosa y soleada tarde para llegarnos a San Román alrededor de las cuatro y media y un año más que nos hemos felicitado las pascuas, los que no acostumbramos a faltar ningún año y los que acuden esporádicamente o es su primera vez, todo el mundo es bienvenido.

              

13 dic. 2017

81-17. NIEVE POLVO EN CANAL ROYA DESDE EL PORTALET. 12-12-2017.

Canal Roya desde la entrada a la Nevera de la Glera.

Aparcamiento del Portalet, Barranco de Aneu, Rellanos de la Gradillere, Col Houer y Cara Norte. Descenso pasando por el Centro Pastoral y Puento del Barranco Aneu.
12-12-2017.
Salida 11 h. Llegada 15:15 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Canal Roya procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Tres días borrasqueando y lloviendo por abajo han dejado algo más de nieve de la que pensábamos a pesar de la lluvia que se llevó una parte de la caída en el Valle de Tena. Elegimos entre jugárnosla a la ventana que llega mejor que cuando se vaya que será mañana y hoy 12 de Diciembre de 2017 nos vamos a foquear un poco después de unos días de inactividad por diversas circunstancias.

El Valle de Aneu está hecho un merengue. 

            Hoy será el primer día de sol y de purgas seguras por lo que nos olvidamos del Barranco Escalar y nos vamos al Valle de Aneu siempre más seguro.

Haciendo huella hacia la Gradillere. 

            Han anunciado temperaturas bajas con viento y ese coctel mejor tomarlo un poco tarde  y es por ello por lo que nos llegamos al Portalet cuando son las once menos cuarto. Al sur del puerto el día está soleado y espléndido pero en el Valle de Aneu hay nieblas residuales que esperamos se disipen como así será enseguida.

Peyreget y Midi inmaculados y casi solo para nosotros 

            Los españoles echan sal para limpiar las carreteras pero parece ser que los franceses no y el descenso hasta el Aparcamiento del Valle de Aneu está chungo por lo que decidimos salir desde aquí a 1800 metros de altitud con lo que se alargará un poco la actividad pero no será mayor problema.

Una ventana a Cuyalaret. 

            El Valle de Aneu es un perfecto merengue pues está cubierto de una espesa capa de nieve polvo de 25 centímetros de media que nos va a requerir algún trabajo puesto que el valle está inmaculado y no hay huellas que faciliten la tarea de progresar hacia Canal Roya. Consecuentemente hacemos huella en dirección oeste primero en descenso para atravesar el Barranco de Aneu descalzando esquís para continuar luego llaneando y atravesando pequeños barrancos semicubiertos de nieve  con lo que faldeamos la arista fronteriza por el norte.

Finalizando nuestra travesía hacia la Gradillere.

            La vía normal pasa por el Centro Pastoral y asciende en busca de los Rellanos situados bajo el Valle Colgado de Aneu o Hount de la Glere. Me ha parecido ver entre nieblas  a alguien y una huella si hay pero nosotros perseveramos haciéndonos la nuestra  con evidente esfuerzo.

En la Nevera de la Glera con la peña del mismo nombre.

            Nos cruzamos con un esquiador que va hacia Peña Blanca siguiendo una débil huella y nos acercamos a la huella principal por la que transitan tres raqueteros. Una hora larga nos costará alcanzarla justamente antes de introducirnos en la sombra que proyecta la espléndida aguja de la Peña de la Glera.

El merengue de Canal Roya.

Foqueando en el Rellano de la Gradillere.

            En la “Nevera de la Glera” se hace fresqui pues la temperatura es baja, menos mal que el viento brilla por su ausencia. Nos cruzamos con el esquiador que he creído ver entre las nieblas mientras nos acercamos lentamente al trío delantero.

Con el Col Houer. 

            Un buen rato después abandonamos la sombra saliendo al sol del Rellano de la Gradillere, cosa que se agradece. Canal Roya ha aparecido a nuestra vista hace ya un poco pero está algo lejos todavía.

Llegando al Col Houer adelantamos al trío de raqueteros franceses.

            Siguiendo la huella superamos el resalte por encima del rellano con lo que nos incorporamos a la pared este del pico a la que vamos a hacer una diagonal en busca del Col Houer.

La Nordeste de Canal Roya desde el Col Houer.

            En la subida al collado adelantamos al trío de raqueteros franceses y enseguida alcanzamos el collado. Juan prosigue por la loma-arista orientada al norte  y nosotros seguimos la huella del esquiador que asciende un poco por el noroeste de la pala cimera.

Cerca de la Cima de Canal Roya.

            La nieve está venteada y algo más dura pero se sube bien. Una pareja de esquiadores nos adelanta llegando a la cima. Es la una y media cuando alcanzamos la Cima del Pico Canal Roya situado a 2348 metros de altitud. Poco después llegará el trío de franceses.

En la Cima de canal Roya.

La Arista Este de Canal Roya desde la cima.

            En la cima corre una discreta brisa que nos congela las manos mientras hacemos las maniobras necesarias para el descenso. Los bastones se pegan a la piel y las yemas de los dedos se escaldan bastante.  Hemos hecho unas fotos rápidas y en diez minutos nos montamos en los esquís y nos vamos para abajo. Cima efímera como pocas.

El Valle que hemos subido y al que vamos a bajar echando leches.

Col Houer y Midi de Ossau iniciando el descenso.

            La nieve de la cara norte está variada: helada arriba, durilla pero buena en el lomo norte y polvo en las pequeñas hondonadas. Enseguida se recuperan los dedos de las manos y alcanzado el Col Houer nos ponemos al abrigo  girando cómodamente sobre nieve polvo profunda.

Esquiando en la Norte de Canal Roya. 

            Bajo el collado echamos un café con leche caliente y picamos unos dulces para continuar con el descenso, ya comeremos abajo o en el coche.

Un café con leche caliente con un dulce y continuamos para abajo.

            Enseguida entramos a la sombra tras descender los resaltes altos  con muy buena nieve y nos deslizándonos  junto a la huella de subida cuando ésta se arrellana.

Negociando la nieve polvo en Aneu.

            Bajamos sin prisa pero sin pausa alternando giros con deslizamientos, salimos al sol y tras remar un poco en el rellano bajo nos acercamos al Centro Pastoral. Van a ser las tres de la tarde.

La huella nos llevará a la carretera remontando hacia el Portalet.

            En el Puente sobre el Barranco de Aneu sobre los 1710 metros de altitud ponemos pieles e iniciamos el remonte siguiendo una huella que asciende hacia el Portalet. A medio ascenso y antes de encontrar un barranco que cruza la carretera, la huella alcanza la misma y utilizando los laterales que están con nieve seguimos foqueando para arriba sobre el asfalto cubierto.
            Son las tres y cuarto de la tarde cuando nos llegamos foqueando hasta el coche liquidando una espléndida jornada de nieve polvo que ha resultado algo más dura que los alrededor de 800 metros de desnivel que hemos acumulado: hemos foqueado mucho y esquiado muy poco pero la tan bendecida nieve polvo debe ser así y por eso me gusta la primavera, pero eso parece que va a tardar en llegar. El termómetro del coche al sol marca seis grados bajo cero.

Allá se queda el Valle de Aneu.

            La vuelta la haremos despacio porque la tracción a las cuatro ruedas  no hay forma de que se desconecte. Cuando eso suceda se puede hacer saltar con la marcha atrás puesta durante unos pocos metros. ¡Joder lo que hay que aprender!
            La elección de probar la llegada de la ventana ha sido un acierto pues la perturbación anunciada no dio ninguna opción a la mañana siguiente. ¡Bingo!