27 feb. 2019

20-19. LA PAQUIZA DE LINZOLA TRABAJADA. 27-2-2019.


Remontando la Nordeste de la Paquiza de Linzola. Gracias Juanillo.

Refugio de Linza, Loma del Sobrante, Collado de Linza y Cara Nordeste.
27-02-2019.
Salida 09:30 H. Llegada 15 H.
Sol.
Fácil.
Esquís de montaña.
Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Paquiza de Linzola procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            En el Collado de los Arrieros secamos las cosas y alrededor de las siete proseguimos carretera hasta Ansó para subirnos a Linza y cenar allí.
            A la entrada de Ansó, un cartel indica que la Carretera a Zuriza está cortada por obras. Nos lo confirman en el pueblo y tomamos la opción de entrar por Navarra. Tampoco tenemos nada mejor que hacer.

Comenzamos a foquear por la Loma del Sobrante. 

            Cae la noche y hay que coger la Carretera a Fago, desviarse por otra carreterucha que sube hasta el Portillo de Galindo y  baja hasta Garde, de allí continuar hasta la carretera del Valle de Roncal y 3 kilómetros más arriba de Isaba tomar la carretera que asciende al Puerto de Belabarze para llegar a Zuriza. Luego solamente hay que hacer los 6 kilómetros hasta Linza  y trabajo hecho. Son las ocho y media. Cenamos y nos empiltramos seguidamente con ganas.

El Camino del Sobrante de Linza ha sido labrado en blando.

            Tras una noche no demasiado fría además de larga y reparadora nos levantamos al 27 de Febrero de 2019 cuando son las ocho y cuarto. Tenemos 2º bajo cero y no ha llegado todavía el sol al aparcamiento a 1350 metros de altitud.

La Sur de la Paquiza de Linzola tiene muchas peladuras.

            Cuando comenzamos a foquear desde el mismo aparcamiento, son las nueve y media, lo hacemos al sol y con las cuchillas puestas pues el rehielo ha sido potente además de que lo que vemos está labrado en tierno y nos vienen bien.

Entrando a la Pared de la Cabaña de Linza. Atrás Maz.

            Foqueamos en dirección nordeste y en suave ascenso en busca de la Loma del Sobrante de Linza llevando gente por delante y por detrás ya que es camino común con Petrachema y la Mesa.

Rampas suaves hacia el Collado de Linza.

            En el final de la loma y antes de alcanzar la Pared sobre la Cabaña de Linza hemos de superar un pequeño estrecho en el que está a punto de cortarse la nieve; luego un transitadísimo camino, casi machacado a tramos, nos acerca a la pared que en su arranque también se corta. Luego con las cuchillas remontamos tranquilamente y salidos del paretazo las quitamos pues suponemos que no serán necesarias de aquí en adelante ya que los tramos sobre el barranco y la pared han quedado atrás. Estamos sobre los 1800 metros de altitud.

Mesa de los Tres Reyes y Petrechema desde el Collado de Linza. 

            Nos adelantamos alternativamente con una pareja que dice ir a la paquiza pero después de foquear las rampas suaves superiores alcanzamos el Collado de Linza a 1937 metros de altitud y allí se quedan sentados en unas piedras. Nosotros tras disfrutar brevemente de Petrechema y de la Mesa de los Tres Reyes un poco más distante  continuamos descendiendo unos pocos metros hacia la Hoya de la Solana Para rodear, enseguida, las estribaciones inferiores de la Sudeste de la Paquiza.

Rodeando por alto la Hoya de la Solana

            La nieve besada suavemente por el sol está dura y estamos a un tris de tener que poner las cuchillas de nuevo pero enseguida alcanzamos una zona un poco más amplia y tras recorrer un dorso alargado nos vamos en busca del Contrafuerte  Este de la Paquiza superando un resalte soleado que nos conduce a un dorso amplio y también soleado que domina la parte inferior de la Hoya de la Solana.

Débil huella en la Nordeste de la Paquiza.

            Haciendo nuestro camino coincidimos con la huella que transita la vía normal al pico y con ella continuamos. No es útil porque está igual de dura que la ladera por la que transita pero confirma nuestra idea de ascensión.

Mi chica llegando al Collado de la Paquiza de Linzola.

            Juan que ha atajado en su ascenso un poco por la sur del pico nos localiza desde la antecima este en nuestro rodeo y se viene a nuestro encuentro cuando nosotros transitamos la cara sudeste y estamos próximos al collado este.

Los socios en el Collado de la Paquiza. 

            Llego por delante, asciendo el pequeño casquete somital y junto a la casita de hierro que hay en la cima les espero pues llegan juntos.

Foto de Cima en la Paquiza de Linzola. 

            Son las doce y cuarto de la mañana cuando nos reunimos en la Cima de la Paquiza de Linzola a 2104 metros de altitud. Hacemos algunas fotos y nos sentamos en unas gradas limpiadas de nieve por el viento al oeste de la cima para echar un bocado.

Esquiando desde la Cima de la Paquiza de Linzola. 

            Alrededor de la una iniciamos el descenso del casquete somital con buena nieve pero enseguida entramos en la nordeste  y le hacemos una faena de aliño recorriéndola longitudinalmente en busca de nieve en mejores condiciones.

Disfrutando de la nieve en la Este de la Paquiza de Linzola.

            Rebasado el espolón este la nieve mejora y la aprovechamos hasta alcanzar la hondonada en la que pondremos pieles para  foquear brevemente hasta alcanzar el Collado de Linza.

Llegando a un punto bajo desde el que remontaremos al Collado de Linza. 

            En el collado quitamos pieles y nos vamos para abajo buscando la nieve más soleada que está primavera y nos permite unos giros disfrutones.
            Enseguida nos reunimos con Juan y continuamos para abajo con nieve cada vez más pesada pero aceptable.

La nieve mal orientada todavía está dura en la Cabecera de la Hoya de la Solana.

            Derrapamos con cuidado el Paretazo de la Cabaña de Linza y tras un breve remonte nos llegamos a la Loma del Sobrante para deslizar con nieve blanda hasta el Aparcamiento del Refugio de Linza.

Deslizando hacia Maz.

            Son las tres de la tarde pasadas cuando terminamos nuestra jornada de hoy en el que hemos acumulado un desnivel de alrededor de 800 metros. Luego comemos tranquilamente y bebemos con ganas pues se ha hecho mucha sed con tanto sol.

llegando de vuelta al Refugio de Linza. 

            Alrededor de las cuatro nos meteremos un par de horas de carretera para volver a casa pasando por el Valle del Roncal.                                                                                                                           

19-19. LARISTE AL FIN. 26-2-2019.


Lariste y Marmida desde las Foyas de Santa María gentileza de Juanillo.

Camping de Oza, la Mina, Barranco las Foyas y Cara Sur.
26-02-2019.
Salida 09:45 h. Llegada 16 h.
Sol.
Fácil.
Esquís de Montaña.
Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Lariste procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Llevábamos varios años queriendo esquiar en el Barranco de las Foyas, tenía que ser una gozada, nos decíamos. Incluso hace un par de años entramos en el mismo pero la falta de nieve nos hizo dar la vuelta y marchar  al Mallo las Ferrerías como alternativa, y es que para nosotros no es fácil el Valle de Oza en invierno ya que hay que controlar el estado de la Carretera hasta Oza cuando hay nieve abundante que también la tenemos más cerca y la pereza…

Lariste desde más abajo de Hecho.

            Va a hacer un mes que no nieva pues estamos a 26 de Febrero de 2019 pero aprovechando que la nieve que cayó abundantemente por los Valles Occidentales queda todavía en buena medida nos “echamos al charco” y que salga como sea.

Comenzamos a foquear en el Cámping de Oza.

            En la Puerta del Cámping de Oza a 1120 metros de altitud la Carretera a la Mina está completamente cubierta de nieve y nos orillamos en un pequeño ensanche al lado de un par más vehículo más cuando van a ser las nueve y media de la mañana.
            Enseguida comenzamos a foquear pista adelante en dirección norte con la idea de que tendremos que hacer algún descalce en los 3 kilómetros largos que nos separan de la Mina.
            La nieve de la pista está muy trillada y con un rehielo importante foqueamos prácticamente de llano, lo que puede ser algún problemilla para la vuelta.

Llegando a la Mina salimos al sol y nos recibe el Mallo Cristián.

            Sin un solo corte llegamos al desvío donde dejamos que la pista continúe hacia Guarrinza mientras que nosotros cruzamos el Aragón Subordán, salimos al sol y nos llegamos a las inmediaciones de la Mina donde abandonamos la pista para entrar al Barranco Acherito tras cruzarlo sobre el puente. Son las once menos cuarto y hemos echado una hora hasta aquí.

Terminamos poniendo cuchillas y a otra cosa. 

            Estamos a 1230 metros de altitud, el Barranco Acherito baja con bastante agua y tras transitar unos tramos con poca nieve lo abandonamos a nuestra derecha  para tomar la Orilla Izquierda del Barranco las Foyas con su ladera derecha al sol y sin nieve y la izquierda con poca y con el sol recién llegado.
            Foqueamos con cuidado buscando líneas de nieve sin cortes y con nieve dura, el barranco está abierto como ya sabíamos y en el desvío al Ibón de Acherito terminamos por ponernos las cuchillas y dejar de ir con el “culo preto.”

Habíamos venido a subir por el Barranco de las Foyas. 

            Abandonamos nuestra línea de ascenso paralela al barranco para remontar un dorso cuando las huellas de esquís se abren en dos eligiendo la alta que nos saca del barranco para, tras una pequeña travesía prácticamente llana, devolver al barranco aprovechando que se acaba de cerrar. Estaremos sobre los 1400 metros de altitud. Son las once y media y ya teníamos ganas.

En los tramos sombríos del Barranco las Foyas con Chipeta. 

            A partir de ahora todo cambia: el barranco inmaculadamente relleno de nieve y suavemente ascendente es una auténtica delicia para foquearlo con algunos tramos todavía a la sombra que proyecta al Mallo Añarón. La mañana está espléndida y foquear es un placer.
            Enseguida se asoma a nuestros ojos el Lariste con su erguida pala sur algo más acostada al este pero hasta allí hay un buen tramos de barranco que subimos relajadamente.

Aparece nuestro objetivo cerrando el Barranco las Foyas. 

            Dejamos a nuestra izquierda las laderas del Mallo Cristián  por las que subiéramos a primeros de enero prácticamente sin nieve y al ensancharse y allanarse el barranco alcanzamos las Foyas de Santa María, un amplio e irregular rellano situado sobre los 1800 metros de altitud.

Bajo el Casquete Somital Sur de Lariste.

            Echamos un cafetito caliente al vigoroso  sol de la mañana  y continuamos siguiendo desgastadas o poco marcadas huellas de esquiadores que llevamos delante.
            Tenemos por delante un paretazo de 400 metros que se estructura en tres partes de las que la inferior está compuesta por unas suaves lomas entre las que avanza el ahora  zigzagueante barranco. Se pueden ir coronando las lomas pero nosotros las engañamos pues no sabemos si nos llevarán a perder altitud.

La Sur de Lariste desde la cima.

            El barranco se pone de pie en la zona intermedia de la pared algo más erguida y nosotros ascendemos en busca de un contrafuerte que baja de del vecino Marmida en dirección sudoeste. Se trata de una pala consistente vestida con nieve ya trasformada que se sube bien con alguna vuelta maría.
            Cuando coronamos el resalte nos cruzamos con tres esquiadores que bajan, son bomberos y uno de ellos es nuestro amigo de la Raca y de Peña Blanca; joder, el bombero de la Larry. Nos saludamos, charlamos un poco y nos despedimos deseando volver a encontrarnos en el monte, cosa que parece no ser demasiado complicada.

En la Cima de Lariste.

            La zona final, tendrá alrededor de 200 metros de desnivel, tiene la lógica de avanzar zeteando hacia el collado de separación entre Marmida y Lariste cruzando la pared con amplias zetas y buscando la línea de rotura más amable aunque el remonte final haya que hacerlo por el sudeste que tiene algo de caída hacia Lhers en caso de nieve dura que no es el caso.
            La huella zetea en la pared, ponemos cuchillas pues quiere irse y proseguimos con la misma que en lugar de avanzar hacia el collado se marcha directamente hacia lo más erguido de la pared pero… por allí va.

Petrechema, Mesa y Anie desde Lariste.

            La ladera hace un lomo en el centro y nos engaña, subimos muy arriba y unos metros antes de la cima descalzamos los esquís y los dejamos en las rocas de la parte más oeste de la pala ya que desde allí hay una buena salida.
            Una treintena de metros más arriba nos espera Juan y la alargada cima del Pico Lariste situada a 2164 metros de altitud. Es la una y media.

Arista este de Lariste hasta Collarada.

            La huella está mal trazada al no ir hacia el collado de separación de los dos picos, pues desde allí se eleva una rampa algo más suave que la pared que hemos subido, vestida igualmente de buena nieve, que tiene sobrada amplitud  sin riesgo de caída al norte. Pero nos da igual, hacemos unas fotos y nos volvemos hacia los esquís para sentarnos en las piedras para comer. Una pareja sube detrás y uno de ellos deja sus esquís junto a los nuestros.

Esperando que terminemos de comer. 

            Alrededor de las dos y cuarto recogemos pieles, nos montamos en los esquís e iniciamos el descenso. La nieve está divinamente primaveral y el tramo más erguido es el que mejor se baja, los giros son francos y agradables y así proseguiremos pared abajo. Juanillo marcha de frente y nosotros haciendo el tonto por la pared por donde nos apetece ya que en todo momento es visible cualquier posibilidad.

La Sur de Lariste está de cine. 

            Terminamos entrando al Barranco de las Foyas por donde lo hemos abandonado y proseguimos el descenso cosiendo el tubo a giros ahora con nieve un poco más blanda ya que el día, uno más, tiene  unas temperaturas escandalosamente elevadas. Hacemos fotos un poco más que de costumbre.

Disfrutando de la Sur de Lariste. 

            Llegados al punto donde el barranco se abre tenemos la opción cómoda de cruzarlo, cargar los esquís y bajar andando hasta el Puente del Barranco Acherito o seguir por la margen izquierda del barranco buscando los retazos de nieve y salvando cortes continuamente.

Habíamos venido a Lariste a por esta nieve. 

            Mi chica prefiere pelear con la nieve y tras esquiar con cuidado el faldeo que hemos hecho a la mañana,  descendemos unas rampas suaves con cuidado y tenemos la suerte de localizar una huella bastante transitada que va un poco más alta de la que hemos llevado al subir y que se baja hasta muy abajo con lo que nos cepillamos la mayor parte del barranco y también la más precaria de nieve.

Entrando al Barranco de las Foyas. 

            Pasada la confluencia con el Barranco Acherito me arreo una clavada de esas de las que no se sabe cómo ha sido, que se salda con un buen golpazo en un codo y tras portear un cortísimo tramo con los esquís en la mano nos llegamos al Puente del Barranco Acherito de nuevo  con los esquís puestos. Son las tres y media.

Disfrutando del Barranco de las Foyas. 

            Cogemos agua, echamos un buen trago pues se ha hecho mucha sed y proseguimos deslizando hasta la Pista de Guarrinza. Lo único decente de esta pista que se nos llevará bajarla tanto como subirla es que no tendremos que descalzar los esquís. Por lo demás tiene cuatro tramos con casi imperceptible subida que se hacen de pena pues la nieve que funde a todo trapo resbala que es una “delicia.” Juanillo empuja a mi chica que pasa como una reina.

Apurando la nieve en la Orilla Izquierda del Barranco de las Foyas. 

            A las tres y media llegamos a la furgo, todavía y brevemente al sol, para poner los bártulos a secar y tomarnos unas cervezas con unos encurtidos mientras reposamos los 1050 metros de desnivel de la jornada.

La Pista de la Mina se hará pesada a la vuelta.

            Será media hora, no más, y como hemos decidido pasarnos a Ansó para subir mañana a la Paquiza, recogemos bástulos, nos bajamos hasta Hecho para subirnos  al Collado de los Arrieros donde tendremos sol asegurado para secar todas nuestras pertenencias.
              

23 feb. 2019

18-19. CUYALARET POR EL BACARIZAL. 22-2-2019.


La Nordeste de Cuyalaret desde el Collado de Gralleras. 

Aparcamiento de Espelunciecha, Barranco Bacarizal, Corredor Norte de Gralleras y Cara Nordeste.
22-02-2019.
Salida 10 h. Llegada 14 h.
Sol.
Muy fácil.
Esquí de montaña.
Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Cuyalaret procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Necesitamos en proyecto corto pues no disponemos de todo el día y acudimos a una de nuestras ascensiones más socorridas pero hoy 22 de Febrero de 2019 no será Canal Roya aunque de alguna forma cumplirá los mismos condicionantes: iremos a Cuyalaret.

El Barranco Bacarizal tiene muy buena pinta.

            Para hacer Cuyalaret Exprés se sale del Portalet de Aneu, si se quiere foquear un poco más pues desde el Aparcamiento de la Cabaña de Arraille en el Valle de Aneu y si se quiera algo más variado se dispone del Barranco de Bacarizal que requiere una cierta cantidad de nieve y hoy la hay.

El viento de las nevadas ha dejado al Barranco Bacarizal de postal. 

            Cuando llegamos a la Circular del Aparcamiento de Espelunciecha y echamos la vista al barranco tiene buena pinta y aparcamos al lado a 1790 metros der altitud. Son las diez de la mañana cuando comenzamos a foquear.

El Bacarizal es un tubo perfecto con nieve durilla por la mañana. 

            Salimos del aparcamiento para cruzar el barranco recién nacido por uno de los varios puentes de nieve y lo tomamos por el fondo del mismo, hoy se puede, en dirección prácticamente oeste. Nunca hemos utilizado esta zona inicial pues siempre que hemos ido le ha faltado nieve. De hecho y en algunas ocasiones que hemos bajado el barranco lo hemos abandonado aquí para  retornar al Portalet por el norte de la divisoria.

Rellano por debajo del Resalte Superior del Bacarizal. 

            Se trata de un barranco muy lineal y suavemente ascendente  que se encuentra limitado por las Pistas Negras de Espelunciecha y por la Divisoria Fronteriza y que se eleva hasta el Collado de Gralleras.

La Sur de la Campana de Aneu desde el Rellano Superior del Bacarizal. 

            El barranco soleado desde el punto de la mañana tiene una nieve algo dura pues el rehielo ha sido importante y hay que darle tiempo al sol para que haga su labor.

Vista atrás llegando al Collado de Gralleras. 

            Superamos ligeramente por fuera el primer resalte, enseguida otro un poco más amable y un tercero que es el más erguido  y que visto, lo faldearé por la ladera orientada al sur mientras mi chica se empeña en remontarlo de frente  y escaleteando con muchos problemas  por no poner cuchillas, lo de hacer caso es otra historia.

Bajando el Corredor Norte de Gralleras. 

            Hemos contemplado la ladera sur de Pene Meytadere,  luego el Paredón de la Campana de Aneu y tras aparecer la Pala de acceso a Gralleras Norte nos alargamos hasta el Collado de Gralleras situado sobre los 2200 metros de altitud.

Iniciando el ascenso de la Nordeste de Cuyalaret. 

            Juan hará una media ladera bastante horizontal en busca de la Nordeste de Cuyalaret y nosotros tras hacer la primera transición nos echamos por el Corredor Norte de Gralleras amplio, suavemente inclinado y con una nieve que le falta un rato de sol y que nos obliga a estar al loro por cambiante.
            Se trata de un corto descenso de alrededor de 150 metros que nos deposita en la confluencia con la vía que arranca del Portalet.

La Rinconada de Anayet desde Cuyalaret. 

            Volvemos a poner pieles y comenzamos a remontar la Nordeste de Cuyalaret  escandalosamente vestida de blanco, alguno con propina indeseada, y ni siquiera es preciso seguir alguna de las huellas establecidas pues se puede foquear por cualquier parte. Es un remonte amable y suavemente inclinado en el que hay que superar poco más de 200 metros.

El salchicha achucha a mi chica en la Cima de Cuyalaret. 

            Un corto tramo final un poco más erguido y bastante labrado nos deposita en la Cima de Cuyalaret situada a 2288 metros de altitud cuando son las doce y cuarto.

Bajada disfrutona en busca del Corredor Norte de Gralleras. 

            Es viernes y nos hay mucha gente como es costumbre, coincidiremos con media docena entre esquiadores y raqueteros. Nosotros buscamos unas peladuras en el hombro sur y nos sentamos a echar un bocado tranquilamente. Ni siquiera corre el viento.

Iniciando el remonte del Corredor Norte de Gralleras.

            Media hora después  volvemos a por los esquís que hemos dejado en la cima, quitamos pieles de nuevo y nos vamos para abajo. A Rosa la expulsa de la cima un salchicha ladrador.

Con el Midi desde el Corredor Norte de Gralleras.

            Ya quedan lejos nuestros comienzos con el esquimo en los que el arranque desde aquí nos proporcionaba desagradable inquietud. Ahora es un poco otra historia aunque sin tirar cohetes, pero nos echamos para abajo sin problemas para disfrutar de una nieve bastante primavera  que a media pala ya está estupenda.

El Barranco Bacarizal tiene una nieve de ensueño. 

            Juan volverá al Collado de Gralleras de llano para  subirse brevemente a Gralleras Norte mientras que nosotros nos bajamos hasta el inicio del Corredor Norte de Gralleras y tras poner pieles por última vez remontar en corto cuarto de hora hasta el Collado de Gralleras.

Hemos dejado la circular prevista para esquiar el Barranco Bacarizal. 

            Nos reunimos con Juan mientras quitamos pieles y nos vamos para abajo por el Barranco Bacarizal. Hemos desistido de nuestro proyecto inicial de circular para disfrutar del barranco.

Peyrelue con poca nieve.

            El descenso de 400 metros de desnivel resulta difícilmente igualable, la nieve crema fina es una auténtica delicia y se mantiene bastante a lo largo del barranco. Giramos como peonzas hasta que a las dos llegamos al coche tras una jornada breve de cuatro horas con un desnivel acumulado de 800 metros entre los tres tramos. Hoy hemos sido algo más ligeros en los tránsitos.

Disfrutamos como niños en el Barranco Bacarizal. 

            Cuando nos metemos en el coche su termómetro marca 12º centígrados. Solamente nos queda meternos en casa y dejar que pase el finde: ¡que lo aprovechen los domingueros! pues los atascos  están asegurados.


Para ver más fotos.