26 feb. 2018

17-18. UN BUEN DIA PARA ARAFITA. 25-2-2018.


Arafita desde el Arrigal.

Aparcamiento de Mina Rosario, Pista del Arrigal, Contrafuerte Bocalé, Barranco Arrigal y Cara Noroeste.
25-02-2018.
Salida 10 h. Llegada 15 h.
Sol.
Fácil.
Esquí de montaña.
Rosa Mª. Martínez y  Mariano Javierre.

Mapa de Arafita procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            La actividad en la montaña  con todo lo que conlleva  a su alrededor cambia paulatinamente. Con el paso del tiempo te das cuenta de que queda algo lejos aquello de subir a un pico ida, vuelta y fin; aquellos tresmiles expedición de tres días, dos en refugio; días de nieve profunda en los que no podías ir casi a ningún sitio pues se hacía eterno, las ropas, los materiales…

Subiendo hacia el Puerto Viejo de Sallent.

            La mentalidad para afrontar la montaña ha cambiado: encadenas varias cimas, sales en cualquier época del año, te desplazas con esquís o raquetas en invierno… el monte “es tuyo” pero todo requiere un tratamiento adecuado.  Si quieres esquiar, esquiar, vete a pistas y haces colas rodeado de la multitud, si quieres hacer una ascensión fácil o corta de subida y bajada hay lugares, también para hacer crestas en las que te puede salir de todo; si quieres desplazarte en la montaña por el placer de disfrutarla elige cualquier lugar, y los materiales adecuados y adelante: toma  por ejemplo los esquís y vete a Arafita. No esquiarás gran cosa pero seguro que lo compensarás sobradamente: disfrutaras un paisaje de ensueño, alejado totalmente de las aglomeraciones y deambularas al gusto.

Debajo del Puerto Viejo de Sallent.

            En un finde en el que estamos de domingueros, algunas retenciones en carretera a pistas pues es domingo, diez de la mañana del 25 de Febrero de 2018 y pequeño aparcamiento junto a la Mina Rosario 500 metros más al sur del Aparcamiento de Espelunciecha. Vamos a hacer un foqueo intermedio al de salir del Portalet en plan fransuá o subir más directamente desde el Corral de las Mulas.

El Portalet no sería nada sin el viento.

Progresamos por la Pista del Arrigal.

            Partimos a 1700 metros de altitud en medio de una mañana espléndida de agradable sol y buena temperatura sin viento, lo que en Portalet ya es para nota. Enfrentados a Estremere y Peyrelue ascendemos hacia el Puerto Viejo de Sallent hasta alcanzar la Pista del Arrigal y con ella giramos al este en busca del Bocalé.

En el Collado del Bocalé.

            Hay nieve más que suficiente y el foqueo resulta cómodo. Ayer debió de haber cierto tránsito en la zona pero no demasiado y hoy estamos prácticamente solos, el personal debe andar por la Orilla Derecha del Gállego.

Contemplando la Inclusa.

            Una hora después estamos en el Contrafuerte del Bocalé a 1935 metros echando la vista al extenso y amable Circo de Arrigal y a Peña Arafita que es nuestro objetivo.

La Cima de Arafita desde su arista Noroeste.

            Hay que perder algunos metros transitando barrancos que bajan de Ferraturas sin quitar pieles dejando  a nuestra izquierda o norte la Cabaña Peyrelue hasta alcanzar el fondo del circo por el que discurren las varias ramas del Barranco  Arrigal sobre los 1870 metros de altitud.

En la Pala Cimera de Arafita.

            Cruzado el barranco aparece un amable promontorio que se faldea por ambos lados y que nosotros siempre lo hacemos por su tubo norte amable y con su ladera derecha soleada. Nos deposita en la  pala cimera del pico.

Llegando a la Cima de Arafita, Ferraturas detrás. 

            Se trata de un pico no demasiado visitado, pero hoy tiene una huella de un par de esquiadores del día anterior. Discurre por los declives amables en busca de la arista noroeste para faldearla ligeramente y alcanzar directamente la cima.

Arrieles, balaitus y Fondiellas desde Arafita.

En la Cima de Arafita. 

            En la rampa de entrada paramos a echar un café y luego tranquilamente alcanzamos la Cima de Peña Arafita o Peña de la Fita medio castellanizado, fita viene de cita o hito.

Foto de Cima en Arafita. 

            Son las doce y media, estamos a una altitud modesta, 2134 metros, solos… pero en buena compañía; al noroeste tenemos Peyrelue, Ourade y Ferraturas vestidos con sus túnicas vaticanas que de cuando en cuando sueltan su vómito blanco y aquí mismo la mesa de la Inclusa y el delicioso cono de Ministirio. Por encima del Valle del Aguas Limpias aparecen espléndidos los Arrieles, Balaitus, Frondiellas, Garmo Carnicero, Musales, Forqueta, Tebarray, Infiernos  Garmo Negro y Argualas completo rematando con las Foratatas, de la Sierra de Tendeñera solamente asoma la cima principal. Tras la depresión del Gállego neblinosa y profunda aparece toda la Norte de la Partacua en ordenada formación  prolongándose con Bucuesa, Collarada, Escarra, Pala de Ip hasta los Anayet. Por delante todo el Formigal.

El Arrigal desde la Cima de Arafita.

En el casquete Somital de Arafita. 

            El mediodía está delirante y disfrutamos de la cima regaladamente para iniciar el descenso media hora después. Hay un montañero que ha venido tras nosotros y que se despista en el Collado Ministirio.

Nieve polvo en el tubo de descenso al Arrigal.

            La pala noroeste que es la que se acostumbra a bajar no siempre está en buenas condiciones pues acostumbra a ser muy costrosa; hoy alterna costra con nieve polvo y digamos que está deliciosa aunque propicie algún revolcón de esos de ja,ja,ja.

Remontando al Bocalé. 

            El descenso es breve y alcanzado el tubo del promontorio lo disfrutamos como si no hubiera mañana para deslizarnos hasta el Fondo del Arrigal, cruzar la rama principal del barranco que a pesar de la nieve está abierto y sentarnos a comer. Es la una y media.

Foratatas desde el Bocalé.

            Alrededor de las dos hay que poner pieles para comodidad e iniciar el foqueo ligeramente ascendente que se puede hacer con los esquís limpios y con taloneras sueltas, para alcanzar el Contrafuerte del Bocalé. Aquí encontramos paseantes  durante el resto de la jornada solamente hemos visto a una chica que paseaba con sus perros y al montañero que viene ahora detrás.

Estremere en el horizonte.

            Quitamos pieles y deslizamos relajadamente  por nuestra huella de la mañana  desandando camino y deambulando de aquí para allá, contemplando a los clásicos que hacen esquí a vela en el Puerto Viejo de Sallent y llegándonos al coche a las tres de la tarde con una sonrisa de oreja a oreja. Casi nos ha molestado más el cansancio de ayer que los 500 metros de hoy.

Fin de la jornada en la Mina Rosario.

            La vuelta por carretera, a estas horas tras una cervecilla con limón al fresco de la nieve de la Mina Rosario sin problemas para rematar un día casi completo.
  

25 feb. 2018

16-18. UNA VUELTA AL GRADILLERE PARA SUBIR AL CANAL ROYA. 24-2-2018.


Del Col de Gradillere al de Houer. 

Aparcamiento de Aneu, Cabaña Senescau, Col de Aneu, Barranco Houer o Bious, Cara Oeste, Col Gradillere, Col Houer, Cima de Canal Roya, Plaa de la Gradillere y Centro Pastoral.
24-02-2018.
Salida 11 h. Llegada 16 h.
Sol.
Bastante fácil.
Esquís de montaña.
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Gradillere procedente del IGN francés. Vía en amarillo.

            Queríamos pasar a la Zona de Bious Artigues para recorrer alguna ruta de las muchas que pueden realizarse en tan impresionante entorno y pensamos en hacer la circular entre los collados de Aneu y L‘Iou.
            Para ello y descontando algo de retención en el Valle de Tena pues es sábado, nos ponemos en carretera a las nueve menos cuarto del 24 de Febrero de 2018. La mañana está fría sin más y esperamos que el sol haga su faena por lo que no tenemos demasiada prisa.

El Valle de Aneu está poco transitado.

            Febrero ha salido malo meteorológicamente hablando y este finde pretende arreglarlo y así nos irá: en el Camping de  Sorripas nos metemos en la retención y tras dos horas pasadas llegamos de Sabi a la Rotonda de Formigal batiendo algún que otro record.
            Para compensar el personal no se ha enterado de que ayer a las doce del mediodía se abrió al tráfico el Portalet y cuando son cerca de las once aparcamos en la Cabaña Arraille a 1730 metros de altitud: ¡Milagro!

Acercándonos el Col de Aneu o de Bious

            Para no liarnos con el camino que asciende por la Cabaña Houns de Gabes o por el Plaa de la Gradillere lo hacemos por la Cabaña Senescau. El Valle de Aneu tiene nieve reciente por segunda vez en este mes pero hay algunas huellas trazadas ya y progresamos por una de ellas que bajo la Pared de Soum de Pombie marcha al oeste orientada por el Casquete Somital de Arazures al que se le unirá poco después el Pic Gradillere y el collado entre ambos que es nuestro objetivo inicial.

Vertiente Oeste del Col de Aneu. 

            Foqueamos hasta faldear la Falsa Peña del Col de L’Iou y perdiendo unos metros cruzamos el Barranco Senescau para alargarnos suavemente hasta alcanzar el Col de Aneu o de Bious situado a 2087 metros de altitud.
            Son las doce y media, no corre ni la más leve brisa, que ya es decir y hacemos la transición sin prisas para echarnos valle abajo en dirección noroeste.

Nieve polvo mezclada con costra bajando al Barranco Houer.

            Hay unas huellas de esquís descendentes que marchan por la orilla izquierda del corredor y que no nos interesan. Nosotros inicialmente queremos bajar por la orilla derecha para alcanzar el Barranco Houer y proseguir hasta las Cabañas Louis Quebotes por lo que vamos a disponer de un descenso virgen con nieve que alterna entre polvo en la cabecera del corredor, cosa que se agradece, con costra en tramos intermedios.

Nos hemos decidido por el Col Houer.

            A medio descenso del corredor echamos la vista valle abajo y no vemos más que una huella ascendente junto al barranco pues tampoco ha habido tráfico en esta parte del Valle de Bious. Hacia arriba hay una huella que parece remontar hacia el Collado de Astún y gente que baja y se me enciende la bombilla: ¿por qué no remontamos hacia el Col Houer y hacernos una circular que desconocemos y a la que le tengo ganas?

Iniciando el foqueo hacia Houer o Gradillere.

            Y dicho y hecho, continuamos el descenso pero ahora cambiando de orientación y terminamos coincidiendo con las huellas de los que han bajado desde el Col de Aneu.
            Estamos por debajo de los 1800 metros de altitud cuando alcanzamos el rellano, echamos un bocado mientras ponemos pieles en un medio de un día espléndido y en un valle que es un auténtico merengue. Es la una.

Nos inclinamos por Gradillere puestos a abrir huella.

            Iniciamos el foqueo en dirección sudoeste por las inmediaciones del barranco, nos cruzamos con una pareja que va en dirección opuesta y nos alcanza otra pareja que marchará hacia el Col de Astún.
            Creo que hay que remontar algo más de medio corredor para girar entonces por las Faldas del Mala Cara para alcanzar el Col Houer pero parece bastante amable la ladera que conduce hasta el Col Gradillere, las paredes occidentales del pico se recortan relativamente cercanas y luego no habría más que crestear hasta Houer.

Col de Aneu subirendo hacia el Col Gradillere.

            La tentación es grande y puede con la idea preconcebida por lo que virando inmediatamente al sudeste iniciamos el ascenso abandonando la huella del fondo del valle y empezando a trazarla para arriba.

Fuera de las Paredes de Gradillere, nada nos orienta. 

            En dirección sudeste trazamos zetas cómodas aprovechando unos declives amables y orientados por la Pared Oeste  de Gradillere. Hay unos gendarmes que aparecen relativamente próximos.
            Bastante arriba, un grupo de franceses llega a nuestro rescate. Están subiendo, parece ser, al Col Gradillere y nos incorporamos a su huella con lo que el ascenso se vuelve más cómodo.

Cerca del Col Gradillere.

            Alcanzamos la base de las paredes pero el collado parece retirarse y el corredor que estamos subiendo se empina y las vueltas maría se suceden a granel.

Llegando al Col Gradillere.

            Ya finalmente cerca del collado aparece el hielo y ponemos cuchillas para subir con comodidad los últimos metros  guardando un poco de separación por seguridad, que nos depositan en el Col Gradillere situado alrededor de los 2200 metros de altitud.

Desde el Col Gradillere el corredor de subida directa al pico del mismo nombre.

           Los franceses se agrupan posiblemente para echarse al Valle de Aneou directamente y nosotros tomamos la arista en dirección casi sur.
            Llevamos las cuchillas puestas y nos vienen muy bien puesto que hemos de faldear el primer promontorio en un tramo de pared prácticamente vertical pero con buena nieve.

Finalizando el paso de los gendarmes entre Gradillere y Houer.

            Alcanzada la arista, proseguimos de llano fácilmente con cuidado con las cornisas que vuelan al sur hasta alcanzar un siguiente promontorio fácil que nos deposita en otro último muy erguido y aéreo en el que para superarlo hemos de quitar los esquís.
            Nos orienta Canal Roya  concurridísimo como pocas veces lo hemos visto y de llano ya alcanzamos el Col Houer  Son las tres y cuarto.

Subiremos a Canal Roya por gusto no por ganas. 

            Quitamos cuchillas y remontamos la Norte de Canal Roya que está hecha un auténtico patatar.

En la Cima de Canal Roya. 

            En la cima a 2345 metros de altitud casi no cogemos. Pero hace una tarde espléndida como pocas y charlamos con el personal mientras nos preparamos para el segundo y último descenso del día.

La arista que acabamos de recorrer con Gradillere, Arazures, Peyreget y el Midi detrás

            Pasadas las tres y media nos vamos para abajo esquiando la mejor nieve que jamás hemos tenido en la Norte de Canal Roya pues ha pasado el “pisanieves”.

Hacia el Plaa de la Gradillere.

            Del Col Houer para abajo la nieve está bien o así nos lo parece hasta que alcanzamos el Plaa de la Gradillere y a partir de allí deslizamos bajo la Peña de la Glera con cierta prisa pues nos espera la Carretera del Valle de Tena a una hora poco recomendable.

Falderando la Peña de la Glera.

            Son las cuatro pasadas cuando llegamos al coche finiquitando una circular al Pic Gradillere como procedimiento rebuscado para ascender al Canal Roya pues nos ha costado cuatro horas largas. Pero claro, Canal Roya con un desnivel de 850 metros acumulados es mucho Canal Roya.

Finalizando la circular en el Centro Pastoral del Valle de Aneu.

            Recogemos rápido y volvemos a casa sin demasiadas aglomeraciones en la carretera, ya ha valido con la mañana.

Para ver más fotos.

21 feb. 2018

15-18. 105-109, UNA DE PRS. DE RASAL A PUSILIBRO. 20-2-2018.


Iniciando el ascenso de la Oeste de Pusilibro.

Rasal, PR 105, Barranco Gallino, Collado Rubión, Repetidor Telefónica, Arista Oeste. Pusilibro, Punta Zolles, Tozal del Puzo, Collado Malacastro y PR 109 a Rasal.
20-02-2018.
Salida 10 h. Llegada 16:15 h.
Mixto.
Fácil.
Ascensión.
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Pusilibro procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Abierta la caja de los vientos para el 20 de Febrero de 2018 decidimos volar al sur, las grullas se darán la vuelta en su viaje al norte y nosotros nos ventilaremos pero menos que esas aves migratorias cuyos gritos denuncian su paso en formación antes de que lo veamos con nuestros ojos.
            A las nueve nos bajamos hasta Arguis para tomar la carretera que hacia el oeste nos llevará a Bentué de Rasal y finalmente a Rasal en el Valle de la Garona entre las Sierras de Bonés y Javierre al norte y la Caballera al sur.

Entrada al Barranco Gallino tomada a la vuelta.

            Son las diez de la mañana cuando tomamos la pista que sale del pueblo hacia el Barranco Gallino. Hemos de ganar la cabecera de la sierra al sur del pueblo para desde allí llegar a Pusilibro, cima que no reconocemos desde aquí a 690 metros de altitud.

El camino coincide con una pista en los últimos campos bajo el Barranco Gallino.

            Pasamos la Garona por un puente de obra e inmediatamente abandonamos la pista por un camino que transita al sudeste de la misma y con la que coincidirá poco más adelante donde un hito pone nombre al PR. que llevamos balizado de blanco y amarillo: es el 105 de los Senderos de la Hoya de Huesca.

El camino prosigue con amplias vueltas hacia el Collado Rubión.

            Giramos al sur, abandonamos los últimos campos, y entramos al pinar en el que se dibuja un barranco. Se trata del Barranco Gallino y no del espectacular que situado más al oeste nos había orientado en la primera parte del camino.
            Nos viene bien pues al abrigo del pinar cesa el viento que aunque no es frío, nos ha acompañado desde que hemos salido del coche.

Barranco Gallino desde el Collado Rubión. 

            Los pinos se van mezclando con algunos robles, luego con encinas y hasta aparece algún haya siempre acompañados por un sotobosque de boj mientras ganamos altura primero linealmente y luego en base a lazadas amplias y cómodas, al encuentro del Collado Rubión situado sobre los 1200 metros de altitud.
            Desde el collado a duras penas contemplamos el Barranco de la Fuenfría  pero lo que divisaremos enseguida será un lejano cordal en el que se encuentran dos torres de telecomunicaciones y hasta allí hemos de ir.

Los Repetidores quedan todavía muy lejos. 

            Para ello habrá que continuar con el camino que desarrolla una larga travesía en dirección sudoeste para faldear la ladera de Pusilibro. Alcanzamos algún crestón desde los que tenemos algo de visibilidad sobre el entorno y en uno de ellos, al abrigo del viento, nos paramos a echar un bocado, van a ser las once y media.

En el faldeo de la Oeste de Pusilibro aparecen restos de nieve.

            La travesía en medio de un pinar con profundo sotobosque de boj desciende a tramos y no poco, altura que habrá que recuperar en un camino con restos de nieve. Se nos lleva casi tres cuartos de hora, no localizamos el Refugio de Fuenfría, pero nos conduce a una pista que aparece a nuestra derecha y nos deposita inmediatamente en el Repetidor de la Telefónica en el que el viento aúlla salvajemente.

En el Repetidor de Telefónica tomaremos la Arista Oeste de Pusilibro.

            Las referencias que tengo indican proseguir unos cientos de metros por la pista  para tomar un camino que ascenderá el casquete somital del pico, pero la pista desciende inmediatamente y como que no nos apetece un pelo prefiero prospeccionar la Arista Oeste de Pusilibro que ofrece un camino evidente.
            Rodeando la valla de las instalaciones por el sur aparece un poco transitado caminillo que marcha hacia la arista con aspecto de perderse enseguida pero no va a ser así: avanza entre bojes y genistas poco transitado, alcanza un puntón rocoso que faldea por el sur y en el que hay que apoyar las manos y prosigue cresta adelante donde nos acompaña un viento racheado que no siendo frío empuja de cuando en cuando sin consuelo.

Alcanzando el camino que sube desde el Castillo de Loarre.

            El camino, más de cazadores que otra cosa, se pone al abrigo del viento y nos regala un tránsito agradable a cobijo del vendaval. Terminada la cresta aparece en la misma el camino que sube de abajo proveniente del Castillo de Loarre.
            El camino, ahora transitado y en dirección nordeste atraviesa una vaguada protegida del viento y tras alcanzar un poste direccional en el que por primera y última vez vemos la indicación de Pusilibro, nos coloca en el altiplano cimero que recorreremos siempre próximos a la arista sudoeste en la que el viento nos ofrecerá un ciclópeo concierto sonoro.

En el Vértice Geodésico de Pusilibro.

            Es la una del mediodía cuando alcanzamos el Vértice Geodésico de Pusilibro situado a 1595 metros de altitud. Se trata de una cima amplia y plana en la que campa el viento y desde la que contemplamos las Peñas de San Juan, Oroel, Guara y poco más ya que la jornada está algo brumosa en la distancia; al sur, la Sotonera reluce al solecillo del mediodía.

Pinar bajando hacia el Cerro Cebollera o Zolles. 

            El boj, la genista y algunos restos de nieve son dueños del ámbito pero un pequeño hito señala un débil caminillo que vamos a intentar seguir al este para tratar de hacer la circular preconcebida, sin que tengamos ni medio clara la consecución de la misma.

Cerca de Zolles.

            Inmediatamente perdemos el camino, no somos los únicos por las huellas en la nieve y lo recuperamos al advertir que hay algunas balizas de plástico colgadas en los pinos y con ellas estamos salvados. Bajaremos vuelta a vuelta y con atención alrededor de un centenar de metros y alcanzaremos un collado, serán varios sucesivos, al que llega una pista  que seguiremos unos metros  para remontar sin camino un corto tramo y alcanzar una pequeña loma sobre los 1550 metros de altitud que tiene que ser Punta Zolles.

Pusilibro desde el Tozal del Puzo.

            Siguiendo la difusa loma perdemos unos metros y alcanzamos de nuevo la pista que hemos abandonado en un claro herboso en el que volvemos a localizar balizas.
            Nos quieren dar una vuelta y terminamos abandonándolas para jabalinear un rato hasta que decidimos tirar por medio y para arriba hasta alcanzar la loma que, muy plana, no nos aporta nada pero al menos está cubierta de genistas que se pueden transitar mejor que el sotobosque inferior.

El Cortafuegos nos llevará a Postillero.

            A posteriori deduciremos que se trata del Cerro Puzos acotado sobre los 1550 metros de altitud y que recorreremos al este por donde las genistas mejor lo permitan, conduciéndonos de un nuevo collado al que invariablemente le llega una pista de la que parte un estrecho cortafuegos  que seguimos en ascenso para ver un poco nuestro futuro.

Postillero desde el Cortafuegos.

            Desde la cima del promontorio siguiente aparece una doble opción: o bien continuar por el cortafuegos que desciende inmediatamente unos metros o tomar el cortafuegos de verdad que faldea un poco por el norte  la loma que estamos recorriendo.
            Desde la parta baja del cortafuegos estrecho contemplamos como se ahonda el valle hacia el sur, lo que no nos interesa; por lo que siguiendo una zona limpia nos vamos al encuentro del cortafuegos amplio que recorreremos  en su totalidad.

Cerro Peiró bajando a rasal.

            Alcanzamos un punto bajo del mismo, se trata el Collado Malacastro y proseguimos faldeando la Loma Cimera de Postillero, a estas alturas no tenemos ganas más de que encontrar camino que marche vertiente norte abajo.

La Sierra de Javierre, no hemos estado nunca.

            El cortafuegos desciende en busca de un nuevo collado al que llega su correspondiente pista, nos encontramos con la única pareja que veremos en todo el día y con las balizas del PR 109 y ¡Bingo! Allí mismo aparece nuestro camino que abandona la pista a la que hemos llegado e inicia el descenso, suponemos que a Rasal. Son las tres menos cuarto.

Vertiente Nordeste de Pusilibro. 

            Un camino poco transitado y con balizas muy dispersas se ahonda al norte primero por una zona más mineral que vegetal en busca del Cerro de Peiró que es la única prominencia de la zona. La vegetación crece aproximándonos al collado que nos separa del cerro y en las inmediaciones del mismo, al abrigo del viento y no contando con el sol en un mediodía de tránsito de espesas nubes, nos sentamos a comer.

Precioso pinar en el Barranco Zolles.

            Nos desocupamos pronto con el asunto y antes de las cuatro menos cuarto continuamos con el descenso ahora por la Orilla Derecha del Barranco Zolles y con garbo, entrando a un precioso pinar con el que descenderemos un buen trecho hasta alcanzar la Pista de la Paúl. Tampoco localizaremos la Ermita de Nuestra Señora de los Ríos.

Hepáticas en Pusilibro.

            Luego pista adelante nos acercamos a Rasal, cruzamos la Garona por otro puente de obra y nos llegamos al Pueblo rematando nuestra circular cuando el reloj señala las cuatro y cuarto.

La Garona en Rasal tiene dos puentes de obra.

            Hemos finiquitado una circular que además de ser algo exigente pues requiere mover un desnivel acumulado de 1200 metros, hay que saber por dónde se transita pues las indicaciones para recorrer la loma son algo confusas y fuera de caminos o pistas el avance es complicado.

El Barranco Zolles desde el Lavadero de Rasal.

            Nos volveremos a casa también haciendo una circular carretera por Anzánigo y Javierrelatre.