6 dic. 1994

14-94. PETRECHEMA. 6-12-1994.



Casquete Somital de Petrechema desde el Collado de Linza. 12-9-05.

Plano de la Casa, Collado de Linza y Arista Oeste.
06-12-1994.
Salida 08:30 h. Llegada 15 h.
Mixto.
Fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Biola y Mariano Javierre.

Mapa de Petrechema procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            El Otoño 94 comenzó lluvioso para ir afianzándose y regalarnos con un tiempo extraordinario en su segunda mitad. Por tanto, queremos aprovechar  la situación para ir haciendo actividades que de alguna manera están en carteras.
            El martes 6 de Diciembre, primer día de los dos festivos de esta esperpéntica semana, es el elegido para marchar a Petrechema. Hay que madrugar pues la carretera es larga y, en consecuencia, nos levantamos a las seis menos cuarto para estar en carretera a las seis y veinte y volver desde Martillué pues hemos dejado en casa el anorak de Biola.
            Es noche cerrada y la poca circulación que hay es debida a los cazadores.
            Pasamos Por Jaca y en Puente La Reina nos vamos hacia Hecho en busca de la mejor carretera pero en Embún se acaba y aparecen las nieblas. Llegamos a  Hecho como si fuera Pernambuco y tomamos el desvío a Ansó con más nieblas y sueño: lo de siempre.
            En Ansó comienza a clarear y la niebla se levanta. La carretera nos lleva hasta Zuriza. Junto al Cámping nos vamos hacia Linza por carretera recién asfaltada en los tres primeros kilómetros, luego quedan un par más con los conocidos baches. Empleamos hora y cincuenta minutos en el viaje.

El Plano de la Casa de camino al Collado de Linza. 14-6-10.

            Aparcamos en el Plano de la Casa frente al refugio situado a 1350 metros de altitud, nos calzamos y vestimos un poco y a las ocho y media comenzamos el camino en dirección nordeste, hacia la zona de los refugios, ascendiendo suavemente por el praderío para salirnos del fondo del hayedo.
            La mañana es suave, el cielo está cubierto, lo que ha impedido que la helada fuera más fuerte, pero a pesar de ello el suelo está helado.
             El camino bien marcado nos conduce contorneando lomas de praderío pero ganando altura. Nos quitamos los anoraks y proseguimos hasta que a las nueve y media paramos a almorzar ya que Biola no ha desayunado nada debido a sus dichosos mareos.
            Yo no como nada pues no tengo apetito y diez minutos después reemprendemos el camino, la mañana sin sol está fresquita y más aquí parados.

El faldeo tras el Collado de Linza. 20-2-09.

            Unos suaves repechos nos conducen hasta el Collado de Linza situado a 1906 metros de altitud. Hasta aquí el camino es conocido pero se abre en dos: el de la izquierda o norte que se echa hacia la Mesa de los Tres Reyes y el de la derecha que era el que queríamos tomar la vez anterior que estuvimos aquí y que suponemos que llevará a Petrechema.
            Ahora, sin nieve, el camino está perfectamente perfilado sobre el praderío y lo seguimos para contornear un pequeño contrafuerte por el norte y enseguida empiezan a aparecer piedras calizas blanquecinas.
            Cuando terminamos de contornear el contrafuerte nos alcanza la niebla que estaba aparcada sobre los 2300 metros.
            En un falso collado viramos de nuevo un poco al norte y tomamos la Cresta Oeste de Petrechema que larga y suavemente nos conducirá a caballo entre dos profundas depresiones.

Nieblas en la Cima de Petrechema.

            La cresta es suave, fácil y amplia. La niebla nos empuja por detrás y nos pinta la cabeza de blanca escarcha. Nos cruzamos con dos que bajan y enseguida estamos arriba. Son las once y veinte cuando alcanzamos la Cima de Petrechema, para los franceses Pic d’Ansabere situado a 2360 metros de altitud.
            Nos abrigamos un poco, sacamos los bocadillos y nos ponemos al abrigo que aquí no es fácil. Contemplamos las Agujas de Ansabere, la norte es un enorme monolito cilíndrico separado del pico por una profunda brecha de unos 30 metros de profundidad, el paredón este es vertiginoso y se pierde allá abajo en la niebla.

Nos hacen una foto en la Cima de Petrechema.

            Destrepo un poco y me bajo a un pináculo situado al este pata tratar de tener más perspectiva. Hacemos una foto y nos volvemos a la cima en la que hay una cruz de hierro a la que acaba de llegar una pareja con su perro. Charlamos un poco mientras contemplamos intermitentemente la Aguja Sur de Ansabere.
            Poco después, el tiempo no invita a más,  nos vamos para abajo encontrándonos con gentes que suben. Son las doce.
            En el falso collado decidimos cambiar de ruta y bajar hacia el sur al encuentro del camino que atravesando el Barcal de Linza llega al Collado de Petrechema. Nos introduce en una zona de simas y depresiones kársticas hasta que encontramos el camino balizado en rojo y blanco que viene del collado. La pareja vuelve también por nuestro camino.

 Petrechema desde el Collado de Linza. 20-2-09.

            Seguimos el camino hasta que comienza a separarse del fondo del valle, momento en el que lo abandonamos para bajarnos hasta el inicio del Barcal de Linza.
            Junto a un enorme canto errático situado en la zona de las hayas más altas paramos a comer cuando son las dos menos cuarto. El día sigue tristón y fresco a pesar de que las nieblas se van retirando hacia el norte mientras que el valle hacia el sur aparece totalmente claro y limpio.
            Media hora después remprendemos el camino de vuelta atravesando la parte superior del hayedo y tras bajar un escalón lleno de enormes ramas que allí se están pudriendo, alcanzamos la pista. Por ella, tranquilamente, contemplando un precioso hayedo, nos acercamos a los Merenderos del Plano de la Casa y nos llegamos al coche, a pleno sol, cuando son las tres de la tarde.
            De vuelta recogemos algunos puntones de haya abandonados antes de que se pudran y sin circulación nos vamos valle abajo por la Foz de Biniés comprobando que no hay gran diferencia de carreteras. A las seis de la tarde estamos en casa dando por concluida una jornada  en la que hemos movido 1000 metros y que ha resultado más suave de lo que habíamos previsto.

20 nov. 1994

13-94. SIERRA CUSTODIA. 20-11-1994.

En Punta Custodia.

Fanlo, Cuellos Arenas y Gordo, Peña Custodia y Punta Custodia.
20-11-1994.
Salida 08:45 h. Llegada 18 h.
Sol.
Muy fácil.
Ascensión.

Pilar y Miguel Bandrés, Benja y Francisco España, Rosa Mª. Martínez y Biola y Mariano Javierre.

Mapa de Custodia prodecente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Nos habíamos pasado casi todo el Otoño esperando que fuera el tiempo bueno y que nevara por arriba para hacer la Sierra Custodia y poder contemplar  Ordesa como nos gusta y la verdad es que tuvimos que esperar bastante, pero al final, el 20 de Noviembre sale uno de esos días de los que de tan buenos  solamente entran tres en media docena. En este Otoño había llovido a gusto.
            El personal se apunta, quedamos para salir a las siete y cuarto y nos levantamos a las siete menos cuarto, a una noche de sebo. Marchamos con Pilar en nuestro coche y Miguel con Benja y Francis en el suyo; así hablarán de futbol.
            Llega el día por Biescas, luego Cotefablo iluminado, Broto y en Sarvisé 12 kilómetros de pista asfaltada hasta Fanlo.
            Aparcamos frente a la Caseta de Turismo y a las nueve menos cuarto salimos  en dirección norte por camino conocido y balizado con rayas rojas, pasamos las eras y bajamos al encuentro de la pista que sube desde Nerín. Cruzamos la pista y tomamos el viejo camino que conduce a Góriz. Estamos a 1270 metros de altitud y tenemos mucho que subir.

Bajo Cuello de Arenas. 8-7-15.

            Entre bojes, aliagas, espino albar y pinos silvestres ganamos altura incorporándonos al Desagüe del Barranco de la Valle y por su margen izquierda continuamos  sobre margas meteorizadas, para abandonarlo tan pronto como el camino comience a virar al este-noroeste.
            La mañana es cálida y el repecho interesante, suerte que subimos a la sombra. Un poco más arriba transitamos ya exclusivamente entre arbustos sobre el extremo de un vago espolón que se difumina en un amplio lomo de lapiaz calizo poblado de bojes y genistas entre los que empieza a serpentear indeciso el camino, para arrellanarse poco más arriba cuando aparece la pradera alpina.
            Nos aproximamos a la pista ya con el sol en nuestros ojos y en una escorrentía del Plano Tripals llenamos las cantimploras y paramos a almorzar cuando son las diez y cuarto.

Tres Marías y la Suca desde Cuello Arenas.

            Media hora después reemprendemos el camino por la cuidada pista que nos conduce al Cuello Arenas desde el que la vista de las Tres Sorores es majestuosa.

La Arista de las Tucas desde Cuello Arenas. 8-7-15.

            Estamos casi a 1900 metros de altitud, dejamos a nuestra derecha una cabaña pastoril, un pluviómetro y una pértiga para medir  la innivación y seguidamente abandonamos la pista que prosigue hasta Torla para adentrarnos praderío adelante y  en dirección norte hacia el Cuello Gordo, llevando a nuestra derecha el Nacimiento del Barranco de la Pardina.
            Las enormes dimensiones de la altiplanicie que transitamos engañan y se nos hace largo. Casi al final encontramos el Land Rover de Icona que ha subido de vacío.

Cañón de Ordesa desde Cuello Gordo.

            A las doce y cuarto llegamos a Cuello Gordo, hemos subido casi 1000 metros. Paramos un poco y contemplamos el Cañón de Ordesa cuyo fondo queda allá abajo. La imagen es impresionante a pesar de ser bastante conocida, lo que en modo alguno le resta encanto y es que se trata de uno de los momentos interesantes de Ordesa si puede afirmarse esto; ya que Ordesa carece de momentos no interesantes,  hoy con la nieve  a 2400 metros de altitud y con un día espectacularmente luminoso.

Con el Cilindro y el Perdido desde Sierra Custodia.

            Tomamos dirección este y nos subimos hasta la Punta Custodia Sur O Peña Custodia con 2405 metros de altitud. Es la una y comemos. Francis y Biola han subido delante como motos. Esto marcha  y además llevamos un mes sin novedad.

Biola en Custodia. 

            Alrededor de las dos y diez, comidos, los cuatro jóvenes se quedan y los tres mayores nos vamos por la cresta nevada en dirección norte hacia la Punta Norte de Sierra Custodia. Quiero ver de cerca el Collado Superior de Góriz.
            Anuncio diez minutos o poco más pero será media hora a todo trapo. Miguel se queda poco antes de llegar mientras que nosotros lo hacemos con poco aliento. Estamos en Punta Custodia a 2520 metros de altitud y son las tres menos veinte.

Desde Peña Custodia hacia Punta Custodia. 

            Hacemos una foto, tomamos aire y contemplamos el Barranco de la Fon Blanca que nace en el Cuello Superior de Góriz y el de la Capradiza que se origina en la cresta que acabamos de transitar; la espléndida, desde este mirador inigualable, Torre de Góriz con sus preciosos y verticales paredones; descendemos mentalmente el rápel del Soum de Ramond, trazamos imaginariamente la Vía de las Escalaras al Perdido; hacemos un imaginario viaje  hasta el Mondarruego e iniciamos la vuelta al trote ahora con más descensos que subidas y clavándonos un poco en la nieve blanda.

Torre de Góriz, Soum de Ramond y Punta de las Olas desde Punta Custodia.

            A las tres y diez nos reunimos todos de nuevo y nos vamos para abajo acortando sobre la Cabecera del Barranco de la Pardina a través del lapiaz surgente de la pradera alpìna. Sin perder altura ganamos el camino que habíamos utilizado para la ida y ya, suavemente cuesta abajo, a pellizcos de la incipiente ciática de Rosa, nos hacemos un nescafé en la Fuente de las Traviesas y abandonamos la pradera incorporándonos a la pista en el Cuello de las Arenas.

Custodia bajando a Cuello Arenas. 8-7-15.

            Poco más abajo tomamos agua en la misma escorrentía que a la mañana y poco a poco pues a mí los dedos de los pies me están matando, nos vamos bajando al paso que va cayendo la tarde. Nos va a faltar la hora que hemos empleado en la cresta.
            El repecho final se pasa rápido y ya entre dos luces llegamos al coche cuando son las seis, los 1300 metros de desnivel se han llevado casi todo el día pero estamos contentos y satisfechos.

Punta de las Olas y Tres Marías desde Cuello Arenas. 

            Alcanzo el cielo al quitarme las botas y ponerme las zapatillas. Echamos las luces y a la carretera para que nos asusten una mula y un perro que casi se nos echan encima.

            A las siete y cuarto, sin más novedad, estamos en casa y no excesivamente cansados para ser que este Otoño no habíamos hecho casi nada y lo que es más, tras haber disfrutado de un día indescriptible.

9 oct. 1994

12-94. PALA ALCANIZ CUANDO NO SE LE LLAMABA PUNTA O PICO BUCUESA. 9-10-1994.



Pala Alcaníz desde el Ibón de Bucuesa. 


Pista de Lana Mayor, Canal del Pan, Ibón de Bucuesa, Cara y Arista Oeste.
09-10-1994.
Salida 10 h. Llegada 16:30 h.
Mixto.
Fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Biola y Mariano Javierre.

Mapa de la Pala de Alcañiz procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            La Pala Alcañiz es uno de esos picos que casi nadie conoce, salvo algunos “estudiosos” de la Alpina y los autóctonos, y al que casi nadie ha subido.
            Se ve desde Sabiñánigo junto a la Peña Nevera asomándose a los Circos de Ip y Bucuesa no aparentando ser más que un pico romo, inclinado hacia el este en el final del Valle de Acumuer.
            Corría el año 92 cuando preparándonos para los Alpes, decidimos subir a hacer el Circo de Ip cresteando e incluyendo incluso la Pala, pero el tiempo malogra el asunto y nos tenemos que conformar con hacer hasta Punta Escarra.
            Otro día consultando el Mapa de la Alpina en relación con la Sierra de la Partacua que conocíamos como de Telera nos encontramos la sorpresa: “Anda, pues si viene descrita y representada la ascensión.”
            Llega el extraño Puente del Pilar 94 y tras hacerse polvo el asunto de la Brecha de Rolando y previendo que las predicciones serían mejor que la realidad, decidimos marchar el domingo 9 de Octubre.
            Será la última pista que hagamos con nuestro sufrido R-9. No es que fuera el mejor coche del mundo pero nos ha dado un resultado envidiable a pesar de que no era mucho más que una “lata”, pero la lata nos ha llevado por cualquier pista, lo hemos cargado a reventar y el año pasado sin ir más lejos  nos llevó tirando de la caravana hasta Viena. Ahora la verdad es que me presionaba mucho mentalmente pues estaba muy machacado y había que meterle una buena mano. ¡Lo que habíamos hecho en diez años con este coche!

Circo de Bucuesa desde Lana Mayor. 27-6-07.

            Hace poco más de un mes subimos la pista hasta el Ibón de Piedrafita y hoy le va a tocar hasta el final y con el radiador hecho polvo. Nos levantamos a las ocho y cuarto, la mañana está a medias y a las nueve estamos en el coche.
            La carretera hasta Piedrafita se hace corta y la pista a partir de allí estaba y está buena a pesar de las últimas lluvias. Pasamos junto al Ibón de Piedrafita y continuamos circo adelante por una pista divina al encuentro del Refugio Alto, esperando que se estropee en cualquier momento, cosa que no sucederá hasta casi el  lugar en el que afloran algunas piedras redondeadas y tres grandes baches hechos por el agua que se queda dentro de la misma. A pesar de ello nos quedamos a 30 metros del inicio de nuestro camino sobre el praderío señalado con un hito.
            Damos la vuelta al coche, nos calzamos y a las diez nos echamos las mochilas al hombro y salimos puerto arriba en dirección oeste tras una pareja que nos precede. Vamos transitando bajo los Paredones de Telera, ascendiendo levemente y acercándonos al cierre del circo mientras contemplamos la Cara Este de la Pala de Alcañiz a la que vamos.

Entrada a la canal del pan desde la pedrera. 17-11-07.

            A buen ritmo nos acercamos a los que nos preceden alcanzándolos en la pedrera. Charlamos un momento y toman la delantera a la entrada del corredor. Tras ellos en la Canal del Pan somos consecuentemente apedreados. Juntos arriba nos vamos hasta la fuente a la orilla de Ibón de Bucuesa. Son las once y veinte.

Laja Inferior de la Canal del Pan. 27-6-07.

             La mañana se está estropeando, las nubes están perdiendo altitud y bajan ya hasta los 2800 metros al paso que se va cerrando el horizonte sur. Tomamos agua en la fuente con rana incorporada y quince minutos después nos vamos  adelante. Los navarros saldrán después hacia el Collado de Ip y ya no nos volveremos a ver.

Amplitud de la Canal del Pan. 17-11-07.

            Desde los 2125 metros de altitud a los que se encuentra la cubeta del ibón, la  atravesamos en dirección sudoeste para irnos a ganar altura en un circo formado entre la Peña Nevera y la Pala Alcañiz por terrenos que desconocemos utilizando el praderío situado en la parte norte del mismo.

Vertiente Este de Nevera y Cuchillares.1-10-06.

            Una vira amplia rompe los paredones inferiores de la Pala encumbrándose muy arriba pero la ruta dice de llegar hasta el collado con los Cuchillares y continuar por la cresta sur; así que, seguimos adelante en busca de algo apetecible hacia el norte ya que las brechas que aparecen hacia el oeste son claramente desechables: la situada al sur por estar muy próxima a la Peña Nevera y la otra por el mal acceso que tiene, además de los paredones subsiguientes en dirección norte que tendría que ser nuestra continuación.

Llegando a la brecha entre Cuchillares y Alcañiz. 1-7-13.

            Viramos un poco al norte y enseguida encontramos hitos que nos conducen directamente hacia la cima. El praderío al que le han salido piedras calizas va a desaparecer para convertirse  en un pedregal bastante pendiente, en tanto que nos vamos aproximando a la cresta defendida por unas repisas escalonadas que hay que trepar aunque no opongan demasiada dificultad.

Desde la Arista Sudoeste de la Pala Alcañiz. 1-7-13.

            El viento nos anuncia la presencia próxima del collado y enseguida y desde allí se nos presenta todo el Circo de Ip desde la Moleta a Collarada.
            La vía, suave y amplia continúa por el oeste de la cresta permitiendo por cualquier parte aproximarnos al casquete somital del pico.

Cuchillares y Nevera desde la Pala Alcañiz. 7-7-01.

            En la base del mismo aparecen de nuevo los hitos que habíamos perdido en el collado y que nos llevarán a contornear el pico por su cara este como forma de salvar las paredes que de oeste a norte defienden la cima.

Hombro de escarra y Escarra desde la Pala Alcañiz. 

            Tomamos casi la cresta norte y ya fácilmente alcanzamos la cima, no sin antes dar alguna que otra vuelta ya que está abierta y convertida en un auténtico caos de grietas. Es la una menos diez cuando llegamos a la Cima de la Pala de Alcañiz a 2763 metros de altitud: no hay ni siquiera hito cimero.

Retona desde la Pala de Alcañiz. 

            El viento quiere molestar, las nubes van tomando cuerpo y las nieblas limitan el paisaje. Hacemos unas fotos y un cuarto de hora después nos vamos para abajo.

Bajando la este del Pico Bucuesa. 1-7-13.

            Iniciamos el descenso sin contornear bajando directos al principio y en dirección este hasta alcanzar la base del casquete somital para continuar descendiendo luego el camino en la cresta sur pero enseguida la abandonamos y nos vamos en busca de la amplia vira que hemos visto subiendo. La pared está muy escalonada y se puede transitar casi por cualquier parte que no te conduzca sobre los paredones inferiores de la cara este.

La vira utilizada en nuestro ascenso. 1-7-13.

            No alcanzamos la vira que buscamos pero sin problemas tomamos el amplio corredor que nos depositará en el praderío inferior por una ruta muy pendiente pero perfectamente transitable.

El corredor de descenso visto desde arriba. 1-7-13.

            Poco después ganaremos la Cubeta del Ibón de Bucuesa junto con las primeras gotas. Cogemos agua en la fuente cuando son las tres menos veinte y nos vamos a bajar la Canal del Pan para buscar abrigo en la parte inferior de la misma y pararnos a comer.

Ibón de Bucuesa desde el nordeste. 27-6-07.

            Son las tres de la tarde cuando al abrigo de un extraplomo nos paramos a comer. Llueve fino y parece que el asunto puede ir para largo.
            Media hora después reemprendemos el descenso por la pedrera y luego a través de la pradera y bajo una lluvia que no va a más de momento.

La Fuente de Bucuesa.27-6-07.

            El praderío se nos va sin darnos cuenta y una hora después estamos en el coche. Son las cuatro y media.
            Nos cambiamos de calzado, nos quitamos los anoraks mojados y sequitos nos metemos en el coche marchando para abajo relajadamente.
            Es una pena que Lorenzo no haya podido venir pues habría disfrutado, pero que le vamos a hacer, han sido alrededor de 1000 metros de desnivel que hubiera hecho perfectamente.
            Montados en el corcel de las  conversaciones intrascendentes hacemos la pista, que puede ser la última que nos lleve nuestro R-9, HU-5415-F, gris plateado, cuando va a cumplir diez años  y lleva 105000 kilómetros hechos.

            A las cinco y media nos deja en nuestra casa y todos tan tranquilos en medio de unas enormes Fiestas del Pilar que se avecinan pasadas por agua cuando todavía no hemos pisado el Puente de Sardas.

28 ago. 1994

11-94. PEÑAS BLANCA, PARDA Y TELERA. 28-8-1994.

Vertiente norte de las tres cimas del día.

Ibón de Piedrafita, Brecha Telera y Corredor Sur a Peña Blanca. Descenso a Brecha de Telera, Norte de Peña Parda, Corredor Nordeste y Cara Sur de Telera. Descenso a Peña Parda, Cara Sur, Brecha de Telera e Ibón de Piedrafita.
28-08-1994.
Salida 10 h. Llegada 18 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Biola y Mariano Javierre.

            -Biola no ha estado nunca en Telera. (Nosotros no hemos estado en Peña Parda.) Pordríamos ir.
            -A lo mejor es un poco largo.
            Bueno, hay que subir poco más de 1000 metros pero el día todavía es largo y además parece que va a ser un fin de semana estupendo.
            -También podríamos hacer algo más corto…
            -Sí, y también nos podríamos  quedar tranquilamente en nuestro jardín.  Comentábamos mientras subíamos con Biola de nadar los Campeonatos Provinciales de Natación, que por cierto, había vuelto a ganar GMS como era casi costumbre.
            El tema queda en el aire pero el despertador suena a las siete del 28 de Agosto de 1994 y lo volvemos a poner para las ocho aunque no hay nada preparado ni mucho que preparar.

Corredor a la Brecha de Telera y Peña Blanca.

            A las nueve nos metemos en el coche y marchamos a Biescas. En Saqués tomamos la carretera nueva    que tras 3 kilómetros nos deja en Piedrafita, luego 6 kilómetros más de pista nos conducen a un ensanche en el que aparcamos entre dos furgonetas francesas. Son las diez de la mañana.
            Inmediatamente nos echamos al abrasado praderío de este verano. La mañana es estupenda.
            Pronto pasamos junto al menguado Ibón de Piedrafita a 1612 metros de altitud y en dirección sur- suroeste, atravesamos la cubeta lacustre en la que encontramos merendera montana, cardo azul y rosal silvestre vestido de rojo centelleante y nos introducimos en la pedrera del amplio corredor de calizas mesozóicas que nos ha de conducir a la brecha de Telera.
            Decidimos utilizar el acceso oeste: un corredor que desconocemos pero que al menos nos brindará sombra para subir y esperamos que pocas dificultades.

Telera y el Corredor a la Brecha de Telera. 

            Se inicia con un resalte fácil y se continúa con una pedrera de buenas proporciones que finaliza en un pequeño resalte. Poco después, otro pequeño resalte pero con materiales en pésimas condiciones nos entretiene un poco. Luego el corredor se empina, se amplía y se viste de verde sobre materiales absolutamente inestables.
            Salimos al sol y por fuerte pendiente herbosa alcanzamos la amplia hondonada intermedia en la que nace el tramo superior del corredor.

Desde el rellano Intermedio el Corredor a la Brecha de Telera.

            Atravesamos la hondonada por su parte oeste y reiniciamos el ascenso, bolo a bolo, hasta alcanzar un afloramiento rocoso firme en medio del corredor, bajo el que paramos a almorzar, Biola no ha comida nada y son casi las once y media.
            Continuamos poco después con el buen ritmo que hemos tomado, buscando tramos de camino favorables en la parte izquierda del corredor que nos saquen de la forma más cómoda posible al sol, cosa que se produce a las doce y cuarto. Estamos en la Brecha de Telera a 2450 metros de altitud.

Ascenso a Peña Blanca por el sur.

            Contorneamos Peña Blanca yéndonos hacia el este hasta un minúsculo collado próximo, perdiendo un poco de altura. Sabemos que desde allí nacen unos corredores que van casi hasta la punta. Tomamos el primero que es muy vertical pero con presas numerosísimas, firmes y buenas y encontramos flor de nieve y un final tieso como él solo.
            Por encima se abre un praderío inclinado y paramos pues a Biola le aprieta el pecho. Según dice Rosa son los nervios al día siguiente de una competición.

En la Cima de Peña Blanca con Parda y Telera detrás.

            Una ligera crisis de asma se nos va a llevar entre buitres y chobas, casi una hora, pero es tan suave que a pesar de no haber terminado nos decidimos a continuar.
            Quedan unos 50 metros bastante tiesos que subimos un poco por cualquier parte; nos llevan poco a poco a la cresta y de allí a la Arista Cimera de Peña Blanca situada a 2541 metros de altitud cuando son las dos menos cuarto.
            Hacemos una foto con las gorras en la mano y faldeando por el oeste alcanzamos de nuevo la cresta y nos vamos para abajo, que Biola no va mal.

Bjando los corredores en la Sur de Peña Blanca.

            Tomamos el segundo corredor pero casi al final hacemos una travesía y terminamos en el que hemos subido. Luego tras el breve repecho recorremos la brecha de parte a parte y en su extremo oeste paramos a comer.
            Tomo un bocado y a las dos y media con una cantimplora y el chubasquero me voy hacia Telera. Lo hago por el lado norte bajo los importantes paredones de la Cara Norte de Peña Parda, por camino que ya conozco. Hay que atravesar hacia el oeste toda la Cara Norte de Peña Parda y llegado al corredor tomarlo en dirección sur ascendiendo por el mismo hasta el collado inferior.

Brecha de Telera desde la Norte de Peña parda.

            Subo a tope, no da más el fuelle. El corredor es fácil y está balizado con pintura roja. Casi arriba me cruzo con uno que baja, luego serán más.
            En el collado inferior el camino se va en dirección noroeste al encuentro de la cresta. Subo con la boca abierta, respirando a pleno pulmón alcanzando la cresta en la salida de la Gran Diagonal.
            Empleo unos instantes en respirar y en contemplar el diedro de salida y luego a media ladera gano altura entre manchas de pratenses y bloques de calizas ocres y firmes hasta alcanzar con la vista el vértice geodésico. Luego la plana cima y en treinta y cinco minutos estoy en Peña Telera a 2764 metros de altitud. Son las tres y cinco de la tarde.

Parda desde la Cima de Telera.

            Peña Telera tiene sin duda una de las mejores vistas de conjunto de este Pirineo; están todos para pasar lista, pero creo que va a ser mi cima más efímera: Buenos días a los cuatro de la cima, tres minutos para  echar un trago de agua, hacer una fotografía a Peña Parda y despedirme para marchar en dirección sudoeste, loma abajo hasta la cresta sur.
            Antes de alcanzar el collado superior y siguiendo hitos me descuelgo por un corredor hacia la cubeta y ya por la pedrera me llego hasta el Collado Sur de Peña Telera.

Telera desde Parda.

            Un camino sobre la meteorizada pedrera caliza conduce por suave pendiente hasta la alomada Cima de Peña Parda, que por cierto es menos parda y más lechosa que Peña Telera que es más parda.
            Pasar de los 2600 metros escasos a los que se encuentra el collado hasta la Cima de Peña Parda o Peña de en Medio me cuesta seis minutos, son las tres y veinticinco y estoy a 2657 metros de altitud.
            Otro trago y otra foto que se me dispara sobre Telera cuando estaba preparando el disparador automático y siguiendo unos hitos que arrancan de la misma cima, aunque van hacia los murallones, me voy para abajo.
            Conducen a un corredor fácil por el que se alcanza el praderío superior, muy inclinado, en el que busco los hitos y los encuentro. Me conducen a la parte oeste de los paredones.
            Unas repisas y unas viras llevan a un corredor cortado. A la izquierda hay un hito que es la clave para salir de la pared, pero para llegar a ella hay que hacer una travesía algo expuesta y no apta para todos los públicos. La gente coloca hitos y luego…
            Desde la pared echo un grito a mis señoras. Diez minutos después estoy con ellas tras el repecho que hay que hacer bajo los paredones: son las cuatro y he empleado la hora y media anunciada.
            Echo un trago de nescafé, reorganizamos las mochilas y desandamos la Brecha de Telera ya de regreso.

Descenso desde la Brecha de telera. Abajo el Ibón de Piedrafita.

           Rescato una gorra que el viento había desalojado de alguna cabeza y nos vamos corredor abajo cuando a Biola ya se le ha pasado totalmente la crisis.
            Aprovechamos todos los tramos con gravas situados en el lado derecho del corredor para patinarlos y pronto alcanzamos la hondonada y al mismo tiempo el praderío. Luego bajaremos por la derecha del corredor dejando las barras de salida a nuestra izquierda y discutiendo sobre el barro del ibón llegamos al barranco que baja desde el oeste del praderío cuando son las seis menos cuarto.
            Hacemos un par de gaseosas de pito y descansamos nuestros maltrechos pies que llevan 1250 metros de desnivel.

            Un  cuarto de hora después estamos en el coche. Pista abajo paramos en Piedrafita que, por cierto, está muy arreglado y sin más historia para casa a retozar en la hierba a la sombra de la casa después de echarle una visual a la Brecha de Telera por su vertiente sur.