21 feb. 2017

13-17. CIRCULAR POR LOS PASOS DE AOUDAS Y ARNOUSSE. 20-2-2017.


Perfiles amables en la Vertiente Norte del Pas de Aoudas. 

Aparcamiento de Astún, Llanos del Sol, Ibón de Escalar, Pas de Aoudas, Rama del Barranco y Pista de Arnousse, Cabañas de Arnousse, Altiplano Mayou, Collado y Corredor Arnousse  y Pista de Astún.
20-02-2017.
Salida 09:30 h. Llegada 17 h.
Sol.
Bastante fácil.
Esquí de Montaña.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Astún y Arnousse procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Hace ya algún tiempo que hicimos una circular entrando por el Collado Benou y saliendo por el de Arnousse. Tenía algunas referencias pero creía que los traveseros utilizaban el Pas de Aoudas entre Belonseiche y Escalar; por ello, nos colocamos en la Arista Norte de Belonseiche y contemplamos el barranco paralelo que arrancaba del Pas de Aoudas y que se ahondaba en el bosque: tenía mejor aspecto que el que arranca del Col Benou y que fue el que bajamos nosotros en aquella veraniega ocasión.

Nieve dura en los Llanos del Sol. 

            Teníamos que hacerla y es el lunes 20 de Febrero de 2017 cuando nos metemos en harina, aparcando sobre las nueve y cuarto en la parte trasera de los Edificios de Astún a 1730 metros de altitud. Antes de llegar nos detenemos para contemplar el descenso desde el Col de Arnousse hasta el para avalanchas al que llega la pista.
            La mañana es absolutamente espléndida, la temperatura deliciosa, el sol radiante pero hay un rehielo del quince que nos aconseja poner cuchillas para foquear la pista negra en busca de los Llanos del Sol. Llevamos gente por delante.

Juan subiendo por el fondo del Barranco Escalar.

            El camino de verano al Ibón de Escalar está muy pelado por lo que decidimos subir por la orilla derecha del barranco pues tiene continuidad y ya, de paso, le sacamos rendimiento a las cuchillas que en el llano se clavan muy bien y no suponen gran molestia.
            Ya en el estrangulamiento Juan se baja al fondo del barranco y remontará por el mismo mientras que nosotros nos vamos colgando en la ladera para alcanzar el rellano en el que se asienta el ibón a 2080 metros de altitud cuando son las diez y media algo pasadas.

Belonseiche y la rampa que vamos a utilizar para subir al Pas de Aoudas.

            El ascenso al Col de Aoudas prosigue al norte como si se tratara de la continuación del barranco pero el poco desnivel existente se concentra en un paretazo bastante erguido que se puede soslayar trazando una diagonal ascendente al nordeste y proseguir al noroeste por una gran vira, oculta desde abajo, que se encumbra un poco al este del amplísimo Pas de Aoudas que no hemos utilizado nunca como paso de un valle a otro.

Remontando hacia el Pas de Aoudas, Col de los Monjes detrás.

            La gente marcha o al Collado de los Monjes o al de Benou con “carreteras” establecidas, solamente una imperceptible huella se orienta a nuestro objetivo.

Juan en la parte superior de la rampa al Pas de Aoudas. 

            Hacemos la primera diagonal y tras una vuelta maría comprometida nos introducimos en la vira oculta excesivamente amable ya que desemboca en un paretazo de una veintena de metros con nieve muy dura que aconseja subir con crampones pero que nosotros lo hacemos en escalera sin descalzar los esquís.

En el Pas de Aoudas con Benou y Belonseiche.

            Son las once y cuarto cuando en el Pas de Aoudas situado a 2200 metros de altitud contemplamos la arista que hemos recorrido en alguna ocasión y la delicada imagen de los Picos Belonseiche y detrás Benou.

El Barranco por el que vamos a descender.

            En el collado quitamos pieles e iniciamos un descenso con nieve mixta de polvo y dura en los pelados que se negocia muy bien tras nuestras ya clásicas dudas iniciales.
            El barranco es amplísimo y está articulado por una serie de resaltes escalonados que permiten un descenso cómodo y agradable con algún que otro enganchón en nieve costra muy puntual.

Solamente han bajado un par de esquiadores.

            La huella de los esquiadores que se han tirado a saco por la pared sin buscar el collado desaparece misteriosamente bajo el tercer resalte y nos deja huérfanos de referencias cuando imaginamos que pueden haber complicaciones.

Nieve polvo por debajo del Pas de Aoudas.

            El barranco, que es una de las ramas subsidiarias del de Arnousse, se ahonda poco a poco relleno de nieve pero pronto le brota el agua y hay que abandonarlo. Por su izquierda se establece el bosque y nos decantamos por la derecha más limpia y soleada aunque la nieve tenga cortes.

Por la Ladera Derecha del Barranco Subsidiario de Arnousse.

            Pasamos un par de barranquillos buscando paso, alcanzamos las primeras hayas, descendemos unos claros en diagonal con una nieve excelente cuando el resto es completamente inviable y terminamos entrando en el hayedo que bajaremos en plan supervivencia hasta que otro barranquillo nos obliga a quitar los esquís cuando alcanzamos un rellano sobre los 1500 metros de altitud y nos paramos a echar un bocado. Van a ser las doce.

Dejamos atrás el tramo superior del hayedo.

            Tengo la idea de que habrá que cruzar la rama principal del barranco para en su orilla izquierda alcanzar la pista que se alargará hasta las Cabañas de Arnousse, pero las pocas huellas que hay permanecen en la orilla derecha del barranco y nosotros lo hacemos igualmente.
            Descendemos otro tramo de hayedo un poco más claro y alcanzamos una estrecha pista que confluye enseguida con otra acartelada que tomaremos ya en suave ascenso: es la pista principal del valle que conduce a las Cabañas de Arnousse y en la que hay una señal que prohíbe el tránsito de vehículos.

Hacia las Cabañas de Arnousse.

            Estaremos sobre los 1400 metros de altitud. Ponemos pieles de foca e iniciamos el suave ascenso de la pista. A Rosa se le sueltan las pieles muy húmedas y tiene que colocar cuchillas mientras llevamos las pieles al aire para ver si se secan un poco.
            Ascendemos hacia el sur con el sol en la cara y enseguida aparecerá a nuestra vista la parte alta del barranco que se denomina de Mayou. Esperaba  la aparición de la pista alta que nos llevara a las cabañas pero no, esta está va a un nivel superior. Me daré cuenta al ver un cartel que reconozco del día que fuimos a Larry.

En las Cabañas de Arnousse iniciando el largo remonte del Barranco Mayou.

            Enseguida entramos en la amplitud arrellanada de las cabañas y buscamos el puentecillo para pasar a la orilla izquierda del barranco.
            Allí están las dos Cabañas de Arnousse situadas sobre los 1500 metros de altitud. Las dejamos a nuestra izquierda y nos vamos valle arriba en busca de un circo refulgente como la plata a la luz del mediodía.

Mi chica sin pieles y con las cuchillas.

            La nieve está dura a pesar de que son las dos menos cuarto. Ha pasado en estos días un ejército completo pero las huellas son débiles y nada profundas. Consecuentemente y antes de que mi chica comience a penar le obligamos a que se ponga los crampones y me cargo yo sus esquís iniciando un ascenso con marcha de resistencia en un valle escalonado que se ira poniendo de pie poco a poco, para compensar el enorme rellano inicial. Ella subirá segura a la marcheta y así nos olvidamos de la alternativa que sería bajarse hasta la carretera y esperar a que la fuéramos a recoger.

A mitad del Barranco Mayou.

            Primero de frente pues se puede ya que he puesto las cuchillas y después tomando las zetas más atrayentes por amables, ganamos altura hasta alcanzar el tramo final en el que me hartaré de hacer vueltas marías, alguna de ellas comprometida en el tramo más erguido de la pared.

Del Altiplano Mayou al Collado de Arnousse.

            He ascendido delante concentrado en la tarea pero al final nos juntamos cuando la pared se arrellana al llegar al Altiplano Mayou: al sur del mismo y siguiendo nuestra trayectoria está el Col Mayou al que no iremos pues es el paso hacia Somport y al este la pared que tenemos que superar en busca del Collado Arnousse.
            Estamos a 1950 metros de altitud y son las tres y media, así que no queda otra que continuar de tirón en busca del paretazo que tiene unas zetas amplias en su parte inicial pero que de mitad para arriba se yergue bastante con zetas menudas que marchan a la parte alta del hombro de la arista que baja del Arnousse.

Ultimo remonte de la jornada. Attrás el Col Mayou y Aspe.

            La pared perfectamente soleada es amable aunque la nieve quiere empezar a marchar absolutamente transformada, pero un par de vueltas marías comprometidas nos sacan al hombro al que llego con ganas. Solamente hay que realizar una diagonal suavemente descendente para alcanzar el también amplio y amable Collado Arnousse situado a 2080 metros de altitud. Son las cuatro de la tarde.

Benou tras el Collado Arnousse. 

            En el collado echamos un trago, comemos unos dulces, me relajo un poco y me abrigo pues la sudada ha sido interesante. Nos queda el descenso final que por conocido sabemos que no estará exento de complicaciones.
            La idea de la mañana era atravesar el rellano en la Cara Este del Pico Arnousse y tomar un amplio corredor que en diagonal arrancaba de la parte derecha del rellano y terminaba en el Para aludes pero para allí no hay huellas; todas marchan directamente al barranco que ya conocemos.
            Bueno, tampoco será mayor problema pues descontada la parte tiesa podremos salir a las campas del norte.

Bajando el Barranco Corredor del Collado de Arnousse.

            Entramos al barranco desde el rellano y nos acercamos al estrangulamiento. Está a la sombra ya y la entrada está muy dura por lo que nos ponemos los crampones y cargando los esquís en la mochila nos vamos para abajo.
            Tras la entrada dura que no está demasiado complicada el corredor está muy trillado e irregular y se alarga muy tieso directo y estrecho hasta abajo. La salida a su izquierda no es muy fácil pero ese no es nuestro problema pues con los crampones nos lo bajamos en un santiamén sin problemas y para eso se lleva el material en las costillas.

En la gran revuelta de la Pista de Astún.

            En la parte baja del corredor calzamos esquís y nos vamos sobre las huellas de la mayoría hacia la pala del para aludes que no nos gusta pues está bastante cortada con muchos pasos obligados.
            Volvemos sobre nuestros giros recuperando un poco de altura y cruzando por encima del para aludes más alto alcanzamos la pista que nos bajará a Astún.
            La pista no existe prácticamente pues está completamente rellena y cortada por un par de pequeños aludes. Así que no es ningún chollo pero al menos ofrece continuidad en la nieve.
            Juan ha marchado de frente y tendrá algún  problemilla con la nieve y nosotros faldearemos a ritmo pues se está haciendo tarde. Llegamos a la carretera a las cinco de la tarde y mientras Rosa se queda a limpiar esquís yo me subo carretera adelante a buscar el coche donde espera Juanillo.
            Hemos terminado finalmente  la ansiada travesía que con 1200 metros de desnivel ha resultado variada y completita sin ningún resquicio para el aburrimiento, ligeramente zurrados y medianamente satisfechos pero es lo que hay y tal como viene la meteorología el asunto de la nieve solamente puede ir a peor.
           

20 feb. 2017

12-17. PIC ARAZURES Y PENE DEL COL DE L’IOU. 19-2-2017.



La Norte de Arazures desde la Pene del Col de L'Iou.

Aparcamiento de Aneu, Cabaña Senescau, Col y Arista Norte de Arazures, Arista Sur, Pene del Col de L’Iou. Descenso por la Falsa Peña del Col de L’Iou y Cabaña Senescau.
19-02-2017.
Salida 09:30h. Llegada 13 h.
Sol.9
Fácil.
Esquís de Montaña.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Arazures y la Pene del Col de L'Iou procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Disponemos de una mañana de domingo para hacer una salida relámpago. Estamos a 19 de Febrero de 2017 y es una jornada prevista con retenciones en el Valle  de Tena por lo que acordamos salir a las ocho y cuarto de la mañana y aunque cojamos alguna retención suponemos que será mínima ya que las pistas abren a las nueve.
            Pasado Biescas son alrededor de las ocho y media, comienzan las retenciones que se nos llevarán media hora. Terminarán en la Rotonda de Sextas y son las nueve y cuarto cuando llegamos al Aparcamiento del Valle de Aneu aparcando sin problemas.

Arazures desde la Cabaña Sernescau. 

            A las nueve y media comenzamos a foquear en suave descenso para cruzar el barranco de Aneu por puente natural de nieve y tomar la huella que pasando junto a la Cabaña Senescau se orienta al oeste noroeste.

Canal Roya bien enmarcada. 

            Ayer debió de ser día de trilla ya que la “era” de Aneu está trillada por todas partes por lo que se puede seguir una infinidad de huellas sobre una nieve con un buen rehielo por lo que casi es mejor hacérsela que está más amorosa al sol de una espléndida y luminosa mañana.

Campos de nieve en el Valle de Aneu. 

            Foqueamos a ritmo sabedores que el asunto será breve, adelantamos personal que lo hay un poco por cualquier parte y nos acercamos a la falsa Peña del Col de L’Iou que faldearemos por el sur avistando tres de las aristas del Pic de Arazures que presenta unas peladuras en la este.

La Falsa Preña del Col de L'Iou que bajaremos a la vuelta.

            Sin perder altura cruzamos una de las ramas del Barranco Senescau muy arriba y alcanzamos en suave asenso el hombro de la arista norte del pico ya por encima del Col de Arazures que está situado a 2124 metros de altitud.

La Sudeste de Arazures.

            Dejamos los esquís, ponemos los crampones y nos vamos arista para arriba, sobre nieve dura que ha sido despojada de la capa protectora de nieve polvo.

Cadsquete Somital Este de Arazures. 

En la Norte de Arazures con Peyreget.

            Enseguida se afila y poco después se allana bastante aérea y hay que avanzar con cierta precaución y superar algunos pequeños tramos no demasiado cómodos.

Cima de Arazures.

            Son las once menos cuarto pasadas cuando alcanzamos la Cima del Pic de Arazures situada a 2215 metros de altitud. En la cima hacemos un par de fotos individuales pues no hay demasiado espacio para otra cosa y sin pérdida de tiempo damos la vuelta sobre nuestros pasos desandando la arista en busca de los esquís. La cresta de vuelta la hacemos un poco más deprisa que la ida al contar con nuestra huella.

Penes de Peyreget y del Col de L'Iou. 

            Podríamos haber quitado crampones y alzar los esquís para afrontar la subida de la Sur de la Peña del Col de L’Iou pero prefiero colgar los esquís en la mochila y remontar cómodamente la amplia arista que alomada en principio se yergue y afila al final aunque ofrece una escapatoria al este fuera de las rocas.

La Sur de la Pene del Col de l'Iou por donde vamos a subir. 

            Son casi las once y media cuando alcanzamos la Cima de la Peña del Col de L’Iou situada a 2216 metros de altitud. Hacemos algunas fotos y nos sentamos a echar un bocado y un café con leche caliente mientras charlamos con algunos de los varios visitantes que tiene esta cima tan visitada.

Foto de cim en la Pene del Col de L'Iou.

            Tras hacer las fotos de rigor  a los Midi, Peyreget y Pene Peyreget nos montamos en los esquís e iniciamos el descenso.

Midi de Ossau desde la Pene del Col de L'Iou.

Atrás se queda la Este de la Pene del Col de L'Iou.

             La Nieve está buena y tras un largo faldeo por la Oeste de Peyreget alcanzamos la Falsa Peña del Col de L’Iou y en lugar de continuar por el corredor esquiaremos su cara sur que tiene una nieve estupenda. Luego un poco por cualquier parte nos vamos buscando resaltes de buena nieve que nos llevan cómoda y relajadamente a las inmediaciones de la Cabaña Senescau y deslizando nos llegamos al Barranco de Aneu a 1710 metros de altitud y al coche tras quitar los esquís cuando es la una del mediodía.

Esquiando la Falsa Pene del Col de L'Iou.

Descendiendo las Campas de Nieve del Valle de Aneu. 

Disfrutando del descenso en el Valle de Aneu.

            Hemos tenido tiempo para hacer 600 metros de desnivel sin prisa pero sin demasiada pausa y metiéndonos en el coche tras recoger los bártulos nos llegamos a casa antes de las dos. Tenemos comida familiar.
           

18 feb. 2017

11-17. SAMOLA BAJA DESDE LA FUENTE DEL PACO. 17-2-2017.


Se adivina más que se ve el corredor cimero en la Sur de Samola Baja. 

Fuente del Paco, Refugio de la Espata, Barranco Bozuelo. Collado de Marañán y Cara Sur. Descendo de un tramo de pista a Villanúa y Sendero directo a la Fuente del Paco.
17-02-2017.
Salida 09 h. Llegada 16 h.
Sol.
Fácil.
Esquís de Montaña.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de samola Baja procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Samola Baja es uno de los picos de la Sierra de la Partacua que veo desde mi casa: su vertiente este casi siempre rocosa y su cara sur que vestida de nieve refulge amable al sol de la tarde en una perenne invitación.
            Tenía ganas de Samola con los esquís pero sabía que la ascensión no suele ser cómoda  debido a su situación que exige largo recorrido y un desnivel importante aun eligiendo las  condiciones.
            Había que ir a Samola y hoy 17 de Febrero de 2017 le ha tocado, bueno, nos ha tocado.

Iniciando el porteo en el Puente de la Fuente del Paco.

            La Pista de Villanúa a la Trapa requiere el lío del permiso, la barrera está muy abajo y en muchas ocasiones los Ventisqueros de Letraz no dejan pasar ni siquiera a los todoterrenos así que te queda una enorme pista hasta el Cubilar  de la Espata y además,  con frecuencia ofrece cortes en la nieve con lo que suele ser un auténtico “chollo.”
            Queda la alternativa de la Fuente del Paco, a 1250 metros de altitud y un camino que conocemos poco y allí estamos a las nueve de la mañana.

En el tercer rellano ponemos los esquís con nieve dura.

            Cargamos esquís y raquetas e iniciamos el camino que en dirección este se marcha por el Barranco de Villanúa para pasar enseguida a su orilla derecha y proseguir en consistente ascenso por el Bosque de Puycerbera. Hay alguna mancha de nieve que aparece más consistente en las zonas de prados donde se arrellana el camino.
            Tras vencer la tentación de calzar los esquís, al tercer rellano lo hacemos tras chuparnos cuarenta minutos de porteo, estaremos sobre los 1500 metros de altitud, la mañana es espléndida y la nieve en los claros está dura y lavada por la lluvia.

Cerca de la confluencia con la Pista de la Trapa. 

            Hay una vieja huella que nos viene de cine para seguir el camino en el bosque que cruza diversos barranquillos siempre en muy suave ascenso y finalmente nos deposita en la pista justamente en la revuelta de debajo del refugio. El camino en estas condiciones no es cómodo ni para foquear ni para esquiarlo en descenso.
            Juan ataja y nosotros hacemos la última vuelta por la pista que está muy bien nevada y con nieve dura todavía pues ha habido un buen rehielo.

En el Barranco de Bozuelo.

            Son las once menos cuarto cuando estamos a 1670 metros der altitud y entramos al Barranco Bozuelo por encima del Refugio del Cubilar de la Espata siguiendo una huella  que se adentra por el barranco.
            Hemos terminado la primera parte del recorrido y viene ahora la segunda que es un barranco lineal y sombrío pero a pesar de nuestras suposiciones con nieve que mejora de condiciones.

Saliendo del tieso del Barranco Bozuelo. 

            Ponemos cuchillas y lo subimos por el fondo sin hacer los quiebros del camino de verano que pasa por la derruida Cabaña de la Espata. Tiene un resalte inicial algo erguido pero enseguida se acuesta un poco y nos deposita en la Pared Oeste del Collado de Marañán.

Pala de salida bajo el Collado de Marañán.

            No hay que alcanzar el collado situado a 2060 metros de altitud sino que hay que remontarlo hacia el norte superando una erguida pala que soleada ya, presenta una buena nieve. Alcanzado un pequeño collado, abandonamos el Desagüe del Marañán completamente cubierto de nieve y nos vamos en busca de la cara sur de nuestro objetivo ya por encima del Collado de Marañán. Son las once y media pasadas y hemos recuperado una buena parte del tiempo empleado en la parte inicial.

Situándonos por encima del Collado de Marañán.

            La alomada Arista Sudoeste de Samola nos enseña algunas piedras descubiertas por el viento  y deja traslucir algunas otras que nos invitan al cuidado y la atención. Ante nosotros se extiende toda la amable inmensidad de la Sur de Samola Baja que subiremos pacientemente pues las piernas me pesan en otro “viernes de pasión,” ¡no dejes el futbol sala, eh!

Juanillo de frente con Collaradeta.

            Vamos ascendiendo pequeñas depresiones paralelas separadas por incipientes cordones rocosos, siempre en dirección nordeste, pues vamos a atravesar toda la pala sur de un lado al otro. Lo hacemos de manera gradual para ganar altura pues no en vano hay que remontar 500 metros.

La Sur de Samola Baja. 

            Alcanzada la zona central de la pala y aprovechando un bloque calizo emergente nos sentamos a echar un bocado al delicioso sol de la mañana. Se nos va casi media hora pero se está tan bien…

En la amable sur de Samola Baja.

            Hay que continuar con la diagonal hasta alcanzar  el extremo este de la pala superando un tramo un poco más erguido y equivalente al que podríamos haber ascendido de forma más directa recortando la diagonal.

Alguna piedra aflora en la Sur de Samola Baja. 

            Nos hemos pasado de la vertical del corredor cimero al objeto de trazar otra diagonal que nos permita alcanzar el colladito de acceso al altiplano cimero. Lo haremos tal y como lo tenía pergeñado y el ascenso resulta consistente y aceptablemente cómodo, en un tramo de pared algo erguido. Las cuchillas nos ayudan con la nieve que está muy transformada.

En la Cima de Samola Baja, este año si.

            Alcanzado el altiplano cimero se hacen zuecos pero en este lugar son incómodos pero intrascendentes. Allí viramos de nuevo al este y en suave ascenso alcanzamos la Cima de Peña Samola Baja situada a 2568 metros de altitud.  Es la una del mediodía,  nos hemos chupado 1350 metros de desnivel y me encuentro zurrado de piernas y riñones lo que no es el mejor estado para ponerse a esquiar. Lo que acostumbra a ser uno de los placeres buscados por los traveseros es  un dudoso placer para nosotros.

Retona desde Samola Baja.

            Hacemos fotos en una cima que ha sido toda para nosotros pues la huella del inicio del Barranco Bozuelo había marchado hacia Espata fundamentalmente y como excepción  hasta la Derruida Cabaña de la Espata.

Samola Alta desde Samola Baja.

            Las Collaradas, Nevera, Samola Alta y Retona compensan de casi todos los esfuerzos y el sur nos acompaña cálidamente azul y empenachado de Blanco: Suerio, Manchoya, Erata, Oturia, Guara, Oroel… Más cerca Burrambalo, Ralla, Espata, Balposata…

Oturia y Santa Orosia desde Samola Baja.

            Alrededor de la una y media comenzamos el descenso del altiplano con nieve costra pero tan pronto como nos introducimos en la sur comienza el festival de nieve primavera que disfrutamos a pesar de todo. La esquiada promete ser extraordinaria como así será.

Iniciando el descenso de la Sur de Samola Baja. 

            Paramos a comer en la misma piedra que hemos almorzado y luego proseguimos descenso con una nieve que blandea un poco más de la cuenta para los expertos pero que a nosotros nos sabe a gloria.

Disfrutando en la Sur de Samola Baja.

            Terminada la cara sur entramos al Barranco Bozuelo por la pala erguida que, bien soleada, se gira de cine para esquiar el fondo del barranco ahora al sol y con nieve bastante transformada que resulta deliciosa.

Entrando al Barranco Bozuelo que está divino.

            El rellano con nieve dura nos conduce al Refugio del Cubilar de la Espata para coger agua en el abrevadero e introducirnos en la pista.

Desde el Rellano del Barranco Bozuelo. 

            Hemos decidido descender por la pista  y así lo hacemos. Sabemos que habrá que portear algo y además retornar el kilómetro y medio hasta el coche pero…

Descenso Intermedio desde el Refugio de la Espata. 

            Bajamos alrededor de 4 kilómetros de pista con un solo corte y dos pasos justos pero en general con muy buena nieve que se desliza muy bien, incluso rápida en los sombríos.

Descenso directo hacia la Fuente del Paco.

            Un segundo cartel situado sobre los 1450 metros de altitud nos ofrece un camino para bicicletas cuyo rótulo no identificamos pero que nos tiene que llevar hacia el coche. Indica que baja 200 metros y por la altitud tiene que ser adecuado a nuestros intereses.
            Cargamos esquís y raquetas en las mochilas y en veinte  minutos cortos primero por camino, luego con atajos al camino sobre suelo mullido por la hojarasca nos plantamos en el coche. Previamente el camino se había convertido en amplia tiradera de madera y alcanzado los prados abandonados que reconocemos.

Pareja de crocus en flor.

            Son las cuatro de la tarde y el día ha podido salir mejor pero no es muy fácil mejorarlo. El día ha sido espléndido de cabo a rabo, pero con este anticiclón que se nos ha echado encima y con estas temperaturas, no sé qué futuro tiene la nieve. Disfrutaremos mientras podamos.