7 dic. 2016

90-16. ACCIDENTADA CIRCULAR A PEÑA FORCA. 6-12-2016.


Arista Somital de Peña Forca. 

Cabaña de la Reclusa, Collado de Lenito Bajo, Faja Matimala, Lapiaz y Collado de Lenito, Arista Este, Peña Forca Oriental, Peña Forca, Cara Sur, Barranco de la Fuente y Refugio Furnia.
06-12-2016.
Salida 09:30 h. Llegada 17:15 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Peña Forca procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Las vías más convencionales de ascenso a Peña Forca  son las que o bien parten de Tacheras  en Zuriza con el atractivo de la Sierra de Alano o utilizan el Barranco Estiviella desde Oza. Ambas discurren por la vertiente norte del pico, el sur es otra historia.
            Hará cuatro años que subimos a Lenito por el Barranco del mismo nombre que facilita el acceso por la vertiente sur de la sierra, era un día soleado de otoño con nieves altas, algo así como hoy 6 de Diciembre de 2016. Consecuentemente conocíamos la zona sureste de la sierra  y queremos conocer el Barranco Hospital pues a partir de Siresa no hemos recorrido nada.

La Pisdta del Barranco del Hospital. 

            Son las nueve y cuarto pasadas de la mañana cuando llegamos a las inmediaciones del Vado del Barranco de la Fuente que tras engrosarse con el de la Reclusa recibe la denominación de Hospital. Hemos recorrido un par de kilómetros asfaltados y media docena de pista que se encuentra en muy buenas condiciones. Estamos a 1230 metros de altitud, y aparcamos en un prado adjunto a la pista más adelante de la Cabaña de la Reclusa.

En el rellano bajo el Barranco y Hayedo de la Reclusa. 

            La pista se estropea un poco y comienza a ascender al norte siguiendo la dirección del valle pero enseguida, un cartel nos invita a abandonarla y tomar un camino que marcha al nordeste en busca del Collado Bajo de Lenito.
            Primero atraviesa una masa de bojes de buen calibre para enseguida alcanzar un pequeño rellano bajo el hayedo. Al norte del mismo y despejado por los aludes está el Barranco de la Reclusa completamente seco.

Precioso Hayedo del barranco de la Reclusa.

            Entramos en el Hayedo de la Reclusa guiados por balizas amarillas y verdes que quieren marchar al este pero las perdemos enseguida. Las buscaremos pero sin preocupación ya que los hayedos ofrecen un sotobosque muy limpio y se pueden ascender un poco por cualquier parte zeteando al gusto, ya que la ladera está bastante empinada.

Vertiente Oeste del Collado Bajo de Lenito.

            Al este clarea la nieve y se cuela el sol tras el Collado Bajo de Lenito al que llegaremos tras una hora de camino, alcanzando el plano praderío salpicado de enebros que lo rellena y ya por encima del hayedo que nos ha regalado un final muy erguido entre calizas emergentes.

Faja Batimala desde el Collado Bajo de Lenito.

            Desde el collado, a 1742 metros de altitud, avistamos todo el Barranco de Lenito y la Cabaña Chilburro que conocemos y al agradable sol de la mañana se nos ofrecen dos alternativas. Desechamos la de ascender directamente al norte en busca de las paredes que nos acerquen al Collado Alto de Lenito pero 400 metros largos más arriba y nos vamos al este de la misma para ascender por la Faja Matimala de aspecto más amable.

 Corredor hacia el Collado Alto de Lenito.

            Faldeamos hacia el este en busca de la base de las paredes en la zona de rotura más próxima y tomando un corto corredor superamos la primera barrera de calizas claras. Le sucede una terraza inclinada con materiales sueltos y algunos asentamientos de pratenses.
            Subimos próximos a las paredes del oeste y alcanzamos un corredor largo y fácil que nos permite seguir ganando altura. Tras el corredor aparece la nieve que sorteamos con facilidad en principio ya que está muy discontinua.

Por debajo del Collado Alto de Lenito.

            Poco más arriba la nieve es más continua y proseguimos ascenso por una serie de corredores fáciles en los que vamos empleando las manos con alguna frecuencia.
            Acostumbramos a ser exquisitos en nuestro tránsito escalonado por las paredes pero… una piedra se suelta, inicia un indeciso descenso para abajo pues está a punto de detenerse pero finalmente alcanza a Rosa en una pierna y la tira al suelo.
            El asunto se salda con un buen golpazo en el muslo pues la piedra pesaría media docena de kilos como poco y con algunos rasguñazos y repelones fundamentalmente en la mano con la que trata de agarrarse a la caliza pues iba justo detrás de ella y la ayudo a detenerse.

Alcanzamos la nieve bajo el Karst de Lenito.

            Curamos un poco la mano y nos sentamos a echar un bocado al sol mientras mi chica se recupera del susto. Le molesta la pierna pero no tiene nada roto.
            Un buen rato después probamos. Le molesta la pierna pero espera que con un ibuprofeno se mitiguen las molestias. La nieve se hace continua y profunda  y tras caminar unos cientos de metros decide quedarse en un buen “magano” al sol  mientras nosotros marchamos hacia el pico.

La Sur de Peña Forca.

            Estamos en el ondulado Rellano Kárstico de Lenito, todavía debajo y al sureste del Collado Alto de Lenito. Fotografiamos Lenito y el Puntal de Lenito con sus tubos superiores, avistamos el Collado de Lenito todavía algo distante y la Este de Peña Forca que es nuestro objetivo; además, inmediatamente alcanzamos la huella que alguien ha hecho al subir directamente desde el Collado Bajo: es una huella vieja pero nos va a ir de cine.
            Recorremos con la huella sucesivas ondulaciones del rellano siempre con nieve polvo profunda y a buen ritmo atravesamos el vallecillo transversal al sur de la sierra y alcanzamos el Collado de Lenito situado a 2197 metros de altitud, que no hay que confundir con el Collado Alto de Lenito aunque tengan similares altitudes.

Arista este de Peña Forca desde el Collado de Lenito.

            Desde el collado echamos una ojeada al Corredor Norte de Lenito perfectamente innivado y con su gendarme titular allí todo tieso, es el acceso al barranco Estiviella y a Oza y tomamos la arista hacia el oeste siguiendo la huella que traemos.
            Se alternan los tramos nevados con algunos limpios en las inmediaciones de la arista que ascendemos a buen ritmo y ventilados cada vez que nos aproximamos a la misma. Nos sirve para refrigerar.

La Oeste de Lenito.

            En los frecuentes descansos echamos la vista atrás para contemplar la preciosa Arista Oeste de Lenito: ¡qué maravilla de líneas! También localizamos a un montañero que acaba de aparecer en la vía que sube desde el Collado Bajo. Va ligero.
            Luego oímos unos gritos lejanos… contestamos con algún grito pero… tras el primer resalte llega el segundo un poco más erguido que ascendemos hacia las rocas con nieve dura debajo y poco después alcanzamos la Cima de Peña Forca Oriental situada a 2391 metros de altitud, un metro más alta que Peña Forca.

Peña Forca Oriental.

            Hacemos alguna foto de lo que nos resta hacia la siguiente cima y que conocemos, contemplamos el Valle Colgado del Hachar de Forca con la Sur de los Alanos y las cornisas que adornan la arista que nos queda y por las inmediaciones de la misma descendemos unos metros y nos acercamos al resalte somital de recuerdo imborrable para mí.
            Tiene dos partes y la inferior está con hielo. Fue la que bajé arrastro tras patinar en ese hielo y lograr detenerme en el nevero que se ahondaba al sur, hace ya un paquete de años cuando subiéramos a este pico por primera vez.

En Peña Forca viento y frío.

            La trepada es delicada pero sin sorpresas. Luego viene el resalte siguiente que tiene una buena huella de la que no me fío y lo treparé con buena roca aunque con apoyos de hielo.
            Un corto faldeo por el sur debajo de un tramo de arista de bloques nos deposita en la Cima de Peña Forca a 2390 metros de altitud.  Junto al vértice geodésico hacemos alguna foto y nos volvemos en polvo puesto que hace un ventarrón y un frío que pela ahora que estamos sudados y en mangas de camisa.

La Oeste de Peña Forca Oriental.

            Es la una pasada, nos despedimos de la circular proyectada y nos volvemos sobre nuestros pasos. Nos ha costado tres cuartos de hora y algo recortaremos de vuelta pero poca cosa puesto que habrá que poner crampones para el descenso. Rosa nos espera y se le hará largo.
            Descendemos el doble resalte con cuidado y  remontando ligeramente volvemos a Peña Forca Oriental y nada más comenzar el descenso nos paramos para poner los crampones en lugar cómodo.
            ¡Hostia que cojonazos! Rosa está llegando. Se ha tomado el ibuprofeno y cuando le ha hecho efecto ha probado y se ha venido detrás de nosotros.

De nuevo en Peña Forca.

            Juntos volvemos hacia Peña Forca siguiendo idéntico camino. El paso de hielo con crampones no tiene historia, le ayudamos a pasarlo pues ella no los lleva puestos y en el abrigo siguiente se pos pone, hemos decidido hacer la circular.
            Son las dos menos cuarto de la tarde cuando hacemos por segunda vez cima en Peña Forca no se ve un alma por los alrededores, las huellas son al menos de hace un par de días y sigue haciendo un viento que pela.
            Unas fotos testimoniales e inmediatamente proseguimos la arista hacia el oeste faldeándola por el sur como se acostumbra a hacer en invierno puesto que la arista está sembrada de incómodos bloques.

Iniciando el descenso de la Sur de Peña Forca.

            La idea original es hacer un buen tramo de arista para descender al sur de Alano Arralla en busca del Estrecho de Allará y del Barranco Hospital,  pero rebasada ligeramente la perpendicular del Collado Alto de Lenito, nos echamos pared abajo: la nieve profunda y soleada permite un descenso cómodo y directo en esta orientación sur.

Desde el oeste del Collado Alto de Lenito.

            Es un paretazo de 200 metros largos el que nos deposita en el vallecillo colgado paralelo a la Sierra de Lenito. Alcanzado el fondo del vallecillo lo recorreremos hacia el oeste en suave descenso que se alterna con algunos corredores más erguidos pero vestidos de nieve polvo que se mezcla con algún tramo duro por venteado.
            Transitamos bajo las paredes de Punta Furnia adornada de cornisas traslúcidas al sol de la tarde y alcanzamos el rellano situado entre esta y Alano Arralla. Estamos alrededor de los 2050 metros de altitud y nos paramos al sol para comer y para arreglar un crampón de Rosa que le está dando la lata. Son las dos y media.

Zaratolla y Alano Arralla.

            Pasadas las tres continuamos girando poco a poco al sur  orientados por la Cima de Zatarolla. Se trata de una ladera escalonada de resaltes amplios en los que irá desapareciendo la nieve paulatinamente y en la que iremos eligiendo camino entre las posibilidades que van apareciendo. Juan baja delante oteando el horizonte.

Bajamos a vista hacia el Estrecho de Allará.

            El Barranco de la Fuente alcanza el Estrecho de Allará y ese es nuestro objetivo con la incertidumbre de no saber cómo estará su orilla derecha a la que accederemos. El barranco queda muy profundo todavía.

Largo corredor que nos bajará hasta el Barranco de la Fuente.

            Termina la nieve y siguen los resaltes herbosos que vamos descendiendo. Tras un rellano aparece un corredor herboso, estrecho y muy empinado pero tiene buena pinta y nos vamos para abajo. Será la llave de nuestro descenso ya que la ladera se viste de vegetación variada y poco agradable entre resaltes calizos.
            Nos baja un montón de metros y nos deposita en una ladera amplia en la que los enebros nos obligan a buscar camino limpio que hacemos ya casi al sur sabiendo que no habrá problemas para alcanzar la margen izquierda del barranco.

Llegando al Barranco de la Fuente que está completamente seco.

            Un tramo más de descenso algo más vestido de enebros nos depositan ya más abajo de la zona del estrecho de un barranco seco que no creo que conozca el agua en superficie y por el que creo debe transitar el camino que conduce al Achar de Alano y al Paso de Tacheras.
            Recorremos unos metros al sur por las inmediaciones del fondo del barranco y enseguida aparecen unos hitos y el camino que buscábamos. Estaremos sobre los 1400 metros de altitud y allá se quedan a la luces de la tarde Zatarolla, Alano Arralla y Furnia mientras que nosotros caminamos con el sombrío de la tarde en el fondo del valle.

Encontramos camino, lo hemos perdido en el Hayedo de la Reclusa.

            Deambulamos entre masas de boj, el camino se ensancha y nos muestra el Refugio Forestal de Furnia que está muy húmedo y descuidado a 1350 metros de altitud.
            Unos metros debajo llega la pista que tomamos en dirección sur para recorrer alrededor de medio kilómetro y alcanzar el punto donde la hemos abandonado a la mañana cerrando así la circular. Hay un manzano silvestre sin cosechar que nos regala unas pequeñas y deliciosas manzanas de morro de liebre que nadie cogerá excepto los jabalíes que se darán el banquete.

Refugio Forestal de Choza Furnía y la pista debajo. 

            Cinco minutos después nos llegamos al coche. Son las cinco y cuarto.
            La circular se ha saldado con 1200 metros de desnivel acumulado, una buena parte del mismo sobre nieve profunda y con suerte a pesar de que, estoy convencido de que mi chica es algo ceniza. Piedra que se suelta ya tiene dueña: le pasó en los Infiernos, en el Cervino, en Gorreta de los Gabachos,  en el Sombrero, hoy… ir con ella es un seguro de que  sus acompañantes no tienen que preocuparse por las caídas de piedras.
           

3 dic. 2016

89-16. UNA CIRCULAR DIFERENTE A LA RACA. 2-12-16.

Disfrutando del foqueo plácido cerca der la Raca. 

Aparamiento de Astún, Pastores, Prado Blanco, Cima de la Raca, Trampolín, Antecima Sudoeste de Mala Cara, Tubo Anayet y Astún.
02-12-2016.
Salida 10:30 h. Llegada 15:15 h.
Sol.
Fácil.
Esquís de montaña.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Raca procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            La Raca es un monte que por diversas razones acostumbramos a visitar  con frecuencia fundamentalmente con esquís y aprovechando la Luna Llena además de la diligencia de la estación en el acondicionamiento de las pistas.

Ascenderemos por la Zona de Pastores.

            En la mayoría de las ocasiones ascendemos por medio de la  zona de pistas de la estación, es decir, por Sarrios, ofrece una subida cómoda pero hoy vamos a hacer algo diferente: trataremos de ascender por la Zona de Pastores, sé que hay alguna pista pero no la conocemos y así prospeccionaremos una vía más al pico siguiendo nuestra sana costumbre de ampliar conocimientos.

Aspe desde Pastores.

            Son las diez y media de la mañana cuando aparcamos en Astún a 1700 metros de altitud, no tenemos prisa y hemos esperado a que la mañana se calentara un poco ya que ha sido fresca sin más.

Pastores, nuevo itinerario que no conocíamos.

            El día promete cuando comenzamos el foqueo en el arranque de la Silla de Pastores orientándonos al sur en una ladera medianamente ascendente, en la que enseguida localizamos el lecho de una pista sin acondicionar.

Aspe y Liouviella desde Pastores.

            Se trata de la Pista Pastores y avanzando hacia ella aparece una huella que seguiremos, ascendiendo con los quiebros de la misma,  primero al oeste de la silla que funciona para luego pasar bajo la misma y continuar con nuestro ascenso. Hemos contemplado los Murallones del Circo de Aspe vestidos con indumentaria vaticana.

Zeteamos con la huella a la sombra de la mañana.

            Abundantes zetas  sobre la  Pista Arándanos con huella dura sobre nieve polvo alrededor nos sacan al sol y tras volver a cruzar bajo la silla alcanzamos la parte alta del Rellano de Prado Blanco a 2050 metros de altitud.

Llegando al rellano bajo Prado Llano.

            Astún está redondo, no hay mucha nieve pero luce espléndidamente blanco. Tomamos la Pista Raca y por su orilla continuamos para arriba junto a la arista norte del pico que recordamos gratamente. La nieve polvo pisada ofrece una cómoda subida aún en los tramos más erguidos.
            En el cruce alto nos vamos a dar la vuelta por la Pista Balsas mientras y bajo nosotros se ha quedado un gran estanque que han debido hacer este verano para almacenamiento de agua.

Valle del Aragón desde la Raca.

            Damos un buen rodeo a la vez que disfrutamos de un dilatado y espléndido paisaje y alcanzamos la zona de las antenas para asomarnos al Aragón y a la Canal Roya.
            Son las doce de la mañana cuando junto a la llegada de la silla, a 2277 metros de altitud,  echamos un bocado y quitamos pieles al sol y sin viento: delicioso momento.
            Un esquiador se acerca a nosotros pues nos ha reconocido. Se trata del Bombero Vasco con el que coincidimos en la Blanca de la Larry en Abril de este año. Charlamos un rato agradablemente y alrededor de las doce y media iniciamos el primer descenso del día.

Nieve polvo bajando de la Raca.

            Tan pronto como podemos abandonamos la pista y nos vamos a la nieve polvo de la zona oeste de la misma para disfrutarla. Luego, en Prado Blanco iniciamos una larga travesía por medio de la estación que realizaremos foqueando en dirección  este pasando bajo el trampolín.

Astún tiene buena cara y no demasiada nieve.

            Hemos de atravesar varias pistas y algunos remontes que ocupan la zona central de la estación siempre en busca de la llegada de la Silla Canal Roya en un foqueo entretenido y con la ausencia de esquiadores que se han concentrado en la Raca.

Hacia la Rinconada de Astún con la Suroeste de Mala Cara.

            Es la una y media cuando alcanzamos el rellanito de la llegada de la silla en la sudoeste del Mala Cara.

Hacia la Antcima Sudoeste de Mala Cara. 

Llegando a la Antecima Sudoeste de Mala Cara.

            Antes de hacer la transición y marchar para abajo, al personal le apetece remontar la arista y nos vamos para arriba. Se trata de un tramo de arista medianamente erguido y medio vestido de nieve por el que ascendemos tranquilamente  para alcanzar su punto alto que es la Antecima Suroeste del Mala Cara y está situada a 2232 metros de altitud. Más allá un par de suavísimos resaltes conducen al Mala Cara pero ni siquiera nos alargaremos hasta allí pues nos sentamos a comer en un balcón con vistas. Van a ser las dos de la tarde.

En la Antecima Sudoeste de Mala Cara.

            Comemos entre  Mala Cara, Baguer, Canal Roya, Pela Blanca, Aneu, Cuyalaret, Espelunciecha y Anayet al completo con Ip y Collarada asomándose por encima de la Moleta al nordeste y con Aspe, Bisaurín, Aguerri, Acher, Acherito, Petrechema, Mesa y Anie por detrás de la Arista de Astún al noroeste. También el Valle del Aragón y Oroel al sur.

Canal Roya.

La parte plana de la Arista Sudoeste de Mala Cara.

            Media hora después nos vamos para abajo.

Hacia la Raca.

Podemos elegir descenso salvo los tubos.

            Descenderemos utilizando toda la nieve polvo que podemos, siempre al este de la Silla Canal Roya sin entrar a los tubos ya que los barrancos no están cerrados. Descenderemos el divertido Tubo Aneyet que tantas veces bajé con los críos para tomar la obligada, desde aquí, pista de Salida y llegarnos al coche cuando van a ser las tres y cuarto.

Seguimos disfrutando de la nieve polvo. 

Pastores de vuelta al coche tras la circular por Astún.

            ¡Qué raros son los días de comienzo de temporada de esquí en los que se puede disfrutar de un día como éste! Raros, deliciosos y poco convenientes para la nieve pues con lo que parece que viene, todavía tendremos que aparcar los esquís y si no, al tiempo.

Una imagen más de la Zona de Pastores.

            Hoy ha sido poco más que un paseo pero al final habremos acumulado alrededor de 800 metros de desnivel entre unas cosas y otras pero… ¡y el placer!

Para ver más fotos.            

29 nov. 2016

87-16. REPASO A ESPELUNCIECHA PARA ESTRENAR LA TEMPORADA DE ESQUI. 28-11-2016.


Hacia los barrancos de la Majada Espelunciecha.

Aparcamiento de Espelunciecha, Majada e Ibón de Espelunciecha, Puerto de Canal Roya, Gralleras Sur, Majada de Espelunciecha, Collado Garmet y Aparcamiento Espelunciecha.
28-11-2016.
Desnivel acumulado 500 m.
Distancia recorrida 10000 m.
Tiempo efectivo 03:00 h.
Sol.
Muy fácil.
Esquí de montaña.

El recorrido del valle tratando de aprovechar la nieve de los cañones se está poniendo complicado debido a las planchas de hielo que se establecen alrededor de los mismos antes de que acondicionen las pistas para su apertura. Por lo demás Espelunciecha sigue siendo una delicia.
 En invierno hay que llevar el agua a no ser que el ibón no esté del todo helado como ha sido en esta ocasión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Espelunciecha procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            La nieve en Noviembre suele ser poco más que testimonial. No son infrecuentes las nevadas pero sí que permitan iniciar la temporada de esquí.
            Estábamos en Santa Coloma y nevó más de lo que creíamos, así que, aunque sea muy temprano hoy 28 de Noviembre de 2016 vamos a estrenarla.

Espelunciecha no está así precisamente.

            A las diez de la mañana estamos en el Aparcamiento de Espelunciecha tras ver que se ha marchado bastante nieve de la Tosquera y de Estremere.

El ejército que acampo por aquí el finde dejo Espelunciecha así.

            El acceso a la Pista de la Rinconada está hecha un patatar y nos desmonta de aquella vieja costumbre de subir por el valle antes de que se instalaran las pistas con los cañones de nieve. Ahora hay que irse con mucho cuidado pues el agua que arrojan los cañones deja una cristalera tan incómoda como peligrosa.

Dejamos las pistas en la Majada de Espelunciecha.

            Tenemos la suerte de que subirán un par de máquinas y le harán un apaño que nosotros aprovechamos inicialmente hasta alcanzar la parte baja de la Majada Espelunciecha lugar donde la abandonamos  y junto a la yurta nos introducimos en la majada que está cubierta de una profunda capa de nieve polvo que nos va a dar trabajito.

Damos algunas vueltas por no descalzarnos los esquís.

Rosa traza a su gusto.

            Atravesamos la majada en dirección oeste pero por no descalzar los esquís tendremos que dar algunos rodeos  para atravesar las múltiples ramas de los barranquillos que engrosan el Desagüe del Ibón de Espelunciecha al que nos aproximaremos hasta alcanzar su orilla sur situada a 1950 metros de altitud.

El Ibón de Espelunciecha a la sombra de la mañana.

En el Ibón de Espelunciecha cada uno por su lado.

            El ibón no ha tenido visitas  y nosotros lo pillamos a la sombra y delicadamente medio helado. Hacemos algunas fotos y nos bajamos  hasta tomar la pista de los trineos y motos de nieve que tienen puente para pasar el desagüe.

Saliendo al sol desde el Ibón de espelunciecha.

No ha pasado mucha gente por la Negra Canal Roya. 

            Luego, sin contratiempos proseguimos al oeste próximos a la pista por la que remontan algunos esquiadores para tomar la Negra Canal Roya que nos gusta especialmente y que de manera agradable nos permite foquear hasta alcanzar el Puerto de Canal Roya.

En el Puerto de Canal Roya.

            Allí, a 2150 metros de altitud viramos al norte para recorrer el amplísimo collado en busca de las Gralleras disfrutando de un mediodía espléndido y alguno peor hemos padecido en algún momento.

Llegando a Gralleras Sur.

Campana de Aneu, Lurien y Ferraturas desde Gralleras Sur.

            Remontamos por encima del collado y enseguida alcanzamos la amable Cima de Gralleras Sur que domina la llegada de la silla, hacemos algunas fotos y nos sentamos a echar un bocado al solecillo de la mañana. Son las doce y cuarto y estamos a 2204 metros de altitud.

Puerto de Canal Roya y Anayet desde Gralleras Sur.

            Media hora después  nos regalamos con los primeros giros de la temporada que resultan agradables hasta que alcanzamos un tramo en el que la pisanieves ha removido Roma con Santiago acarreando nieve para igualar la pista y ha dejado la zona completamente labrada.

Hacia el Collado Garmet.

            Poco más abajo abandonamos la pista y tomamos el trazado de los trineos y las motos de nieve que pasando por debajo del Ibón de Espelunciecha rodean por arriba a la majada. Hay una huella de raquetas que no sirve prácticamente de nada pero queremos ir hasta el Collado Garmet.

En la pista para trineos y motos de nieve cerca del Collado Garmet.

Atrás queda la Majada Espelunciecha. 

            Se trata de una travesía suavemente ascendente que hacemos tras volver a colocar las pieles. Ya cerca del collado contemplamos los Gendarmes de los Farallones y alcanzamos el collado cuando van a ser las dos de la tarde.

Ultima transición del día en el Collado garmet.

            Nos asomamos hacia Anayet y tras hacer la última transición de la jornada nos echamos para abajo para volver al aparcamiento.
            Lo haremos fundamentalmente por la Corona que está recién pisada, la nieve por fuera está muy profunda y sin desniveles fuertes es difícil de esquiar.

Peyrelue guarda todavía nieve.

            Alrededor de las dos y media nos llegamos al aparcamiento. Sabíamos que no sería un gran día y no precisamente por los 500 metros de desnivel acumulado que han sido poca cosa sino porque esperábamos nieves de todos los pelajes como así ha sido y eso nunca es buena noticia para nuestro nivel de esquí.