22 jun. 2018

46-18. ESPACS, ROYERO Y ESTIBAFREDA PARA ESTRENAR EL VERANO. 21-6-2018.


La Oeste de Estibafreda.

Pista y Cabaña de Ardones, Coroneta, Pala Lorruegos, Cimas de Espacs y Royero, Collado e Ibones de Ardones, Pico Estibafreda, Loma de Cuellogordo y pista hasta el Ampriu.
21-06-2018.
Salida 07:15 h. Llegada 13:15 h.
Sol.
Muy fácil.
Ascensión.
Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Estibafreda procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Bajados del Aneto y una vez colgado el proyecto de subir al Alba con los esquís, ojeamos el mapa para fijarnos en Quillón pero el desconocimiento y más el desnivel nos invita a buscar algo más cómodo que puede ser por Ardonés.
            Nos bajamos y subimos seguidamente a Cerler, cenamos en medio de una calima mosquitera inigualable y nos subimos a dormir al Ampriu para pasar la noche más fresca.

Iniciando la Pista a la Cabaña de Ardonés.

            Así será hasta que nos despertamos, sin llorar ni nada, al 21 de Junio de 2018, comienzo oficial del Verano, cuando son las seis y media de una mañana espléndida.
            Media hora después nos bajamos alrededor de un kilómetro para aparcar frente a la entrada de la Pista de la Cabaña de Ardonés a 1870 metros de altitud. Se puede subir con coche hasta la cabaña  pero queremos caminar un poco.

Acercándonos a la Cabaña de Ardonés.

            La pista en buen estado asciende suave y paulatinamente  en dirección norte para tras pasar el praderío verde que revienta, introducirse en el Pinar del Ubago de Ardonés y rodeando la arista girar al este allanándose en busca del Barranco del Ubago, lugar donde iniciamos en su día el ascenso a Pasolobino y Castanesa con los esquís, tras cerca de 3 kilómetros.

Bajando para cruzar el Barranco del Clotet.

            La pista gira de nuevo al norte y en suave ascenso llega a la Cabaña de Ardonés, un kilómetro más allá y situada  a 2070 metros de altitud donde termina la pista, lo que sigue  y muy brevemente es prácticamente intransitable.

Precioso ejemplar de adonis vernalis u ojo de perdiz en Ardonés.

            Echamos una ojeada a la cabaña recubierta por un plástico azul y proseguimos en busca del Barranco del Clotet donde desaparece la pista para reaparecer en la otra orilla y elevarse al oeste en busca de la Pala Lorruegos y más allá del Barranco Mascarada hasta Picalbo.

Prado de pulsatillas y ranúnculos del pirineo en la Coroneta.

            En la Loma Lorruegos, abandonamos la pista e iniciamos el ascenso por el praderío, en dirección nordeste para pasar por la Coroneta colonizada de flores de viento y ranúnculos del pirineo.

Remontando hacia Espacs.

            Hemos localizado algún hito rojo y en el resalte siguiente encontramos algunos más y un caminillo que serpentea para superar el resalte  y allanarse loma arriba en busca de la Arista Oeste de Vallibierna conocida como la Sierra Negra, nombre posiblemente debido a la coloración de los materiales que la componen.

La arista hacia Espacs.

            Se trata de una loma metamórfica compuesta por abundantes pizarras astilladas y ralo praderío que se eleva paulatina y suavemente en busca de un nevero residual en la cabecera de la sierra, origen del Barranco Mascarada que llevamos a nuestra izquierda.
            En la cabecera del barranco lo cruzamos y nos vamos directamente hacia la aparente cima, al oeste del nevero en el que aparecen algunos hitos.

Royero y Vallibierna desde Espacs.

            La arista se alarga hacia el oeste bastante llana y débilmente erizada  hasta alcanzar  una prominencia con hito. Se trata de la Cima de Espacs, Espax o Igea, situada a 2551metros de altitud. Un  poco más al oeste y antes de que la arista se ahonde se encuentra el Vértice Geodésico  desde el que contemplamos un paisaje ciertamente amplio mutilada por creciente nubosidad que oculta las cimas de Eristes, Posets, Perdiguero, Portillón y Maladeta.

Aneto desde Royero.

            Son las nueve y media, hacemos algunas fotos y nos damos la vuelta sobre nuestros pasos, yo lo haré dos veces ya que olvido mi bastón y tendré que volver a recuperarlo.
            Se trata de una loma que se amplía hacia su punto bajo sobre los 2500 metros para remontar muy suavemente y en dirección este una loma amplísima que nos deposita en la imperceptible Cima de la Tuca Royero situada a 2548 metros de altitud.

En la Tuca de Royero.

            Son las diez y cuarto y en el único lugar de la planicie en la que aflora una camionada de rocas nos sentamos a almorzar mientras contemplamos el paisaje y el jugueteo de las nubes con el mismo. Contemplamos especialmente los Picos de Quillón que están frente a nosotros al otro lado del Valle de Vallibierna.

Bajando hacia los Ibones de Ardonés. 

            Media hora después continuamos al este  descendiendo muy suavemente para alcanzar el amplio y amable Collado de Ardonés en el que se encuentras los tres ibones del mismo nombre, uno de los cuales está prácticamente colmatado.

Macizo de la Maladeta desde uno de los Ibones de Ardonés.

            Pasamos entre  medio de los mismos a 2510 metros de altitud y proseguimos adelante ahora en suave ascenso sobre la naciente Arista Oeste del Estibafreda que luce un nevero residual en su vertiente noroeste que se alarga a nuestro encuentro.

Atrás se han quedado los Ibones de Ardones subiendo a Estibafreda.

            No es preciso pisar la nieve ya que la loma se mantiene limpia y transitada por un caminillo sobre base metamórfica terrosa que nos deposita en la Cima del Pico de Estibafreda situado a 2694 metros de altitud cuando son las once y cuarto de la mañana. Hemos venido hasta aquí a petición expresa de nuestra chica que ayer estaba muy cansada pero poco se nota hoy.

Casquete Somital Oeste de Estibafreda. 

            En la cima hacemos algunas fotos, contemplamos la elegante arista que se alarga hasta Roques Trencades y Castanesa, recordamos nuestra travesía que vendría a parar hasta aquí y sin más ponemos rumbo sur y nos vamos ladera abajo. Se puede bajar por cualquier parte pues se trata de una ladera metamórfica absolutamente uniforme, completamente pelada de vegetación y vestida por un potente nevero que se ahonda hasta conformar la Rama Norte del Barranco Ubago.

En la Cima de Estibafreda.

            A medio descenso del casquete somital evolucionamos un poco al oeste, mis socios tomarán el barranco y yo me alargaré hasta las inmediaciones de Cuello Gordo para descender por la loma que se alarga al sur vestida de praderío y por la que hiciéramos nuestro descenso con los esquís en la ocasión anterior.

Quillón tendrá que esperar. 

            Acabado el amplísimo dorso, descendemos los resaltes herbosos  siempre alejándonos del barranco que se ahonda a nuestra izquierda, alternamos algunas terrazas con resaltes siempre cubiertos de verde pasto hasta que alcanzamos el hombro divisorio entre Ubago y Ardonés.

La Sur de Estibafreda. 

            Desde allí divisamos la Cabaña de Ardonés ya muy próxima y nos echamos a la pista  por la vertiente del Barranco Ubago alcanzándola por un lugar con poco corte y ya próximo al puente sobre el barranco.

Barranquillo en busca de la Pista de Ardonés.

            Desde allí, son las doce y cuarto, solo queda que desandar la pista para llegarnos al coche en una hora de camino tranquilo liquidando nuestro paseo parcialmente circular con alrededor de 900 metros de desnivel acumulado.

La subida cómoda a Cuello Gordo con perspectiva frontal.

            Luego nos bajaremos al Barranco del Ampriu y nos pegaremos un remojón con ganas; después en una sombra próxima a Cerler echaremos unas cervezas y picotearemos al gusto a modo de comida y a las cuatro en casa sin pasarte a verte como acostumbramos mamá, pero me he acordado mucho de ti,  Benasque ya no está tan lejos como estaba en el siglo pasado.

21 jun. 2018

45-18. 33 ANETO PARA LIQUIDAR LA PRIMAVERA Y LA TEMPORADA DE ESQUIMO. 20-6-2018.


La foto del Aneto desde el Portillón Superior.

Aprcamiento del Plan de Están, La Besurta, La Renclusa, Portillón Superior y Collado de Coronas.
20-06-2018.
Salida 06:30 h. Llegada 17:30 h.
Sol.
Bastante fácil.
Esquí de montaña.
Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Aneto procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Se nos hace tarde, muy tarde, pero por la nieve primavera seríamos capaces hasta de matar. La Primavera termina y vamos a despedirla en el Aneto a pesar de que casi todo está en contra del disfrute en una actividad tradicional de esquimo.

Comenzando el porteo en el Plan de Están.

            Es 20 de Mayo y a las seis y media de la mañana iniciamos la marcha  desde el pequeño aparcamiento anterior al Ibón Ocasional del Plan de Están, situado sobre los 1850 metros de altitud, que inunda tres zonas de la Carretera a la Besurta. Nos espera un porteo de algo más de una hora y lo hacemos en zapatillas con las botas colocadas en los esquís que aunque lastran convenientemente las mochilas nos permiten gran comodidad al caminar. Ayer llegamos a la noche y estaba la carretera cerrada.

El Barranco de Paderna baja que se sale. 

            Rodeamos el ocasional ibón por su orilla norte hasta alcanzar el GR11 y luego unos por la carretera y Juan siguiendo el GR, nos llegamos en media hora a la Besurta.

La Renclusa está limpio de nieve.

            A partir de allí proseguimos al sur por el archiconocido camino a la Renclusa mientras contemplamos como el barranco del mismo nombre  arroja agua por todas partes. Enseguida comprobaremos que el nevero bajo la Renclusa ya no existe pues las lluvias de la última semana se lo han llevado para abajo y los alrededores del refugio están limpios.

Porteo hasta 150 metros por encima de la Renclusa. 

            En hora y diez alcanzamos el Refugio de la Renclusa, quitamos las zapatillas que guardaremos dentro,  calzamos botas con lo que aligeramos las mochilas y proseguimos en busca del Glaciar de la Maladeta que está colgado allá arriba.

Finalmente comenzamos a foquear no lejos del Portillón Inferior.

            Es tremenda la velocidad a la que se ha marchado la nieve y nos va a obligar a remontar alrededor de 150 metros de desnivel hasta encontrar un nevero fiable en el que calzamos los esquís y comenzamos a foquear, quizás el nevero más erguido de todo el glaciar y solamente pasamos uno por debajo y muy cortado.

Acercándonos al Portillón Superior. 

            La nieve está buena pues la temperatura nocturna ha sido algo alta y el sol la besa de refilón por lo que buscamos y encontramos una poco marcada huella del día que seguiremos pues tiene una traza que nos gusta.
            Nos inflamos a hacer vueltas maría cómodas y ganamos altura siempre próximos a la Arista de los Portillones y enseguida nos colocamos a la altura del Portillón Inferior.

La llegada al Portillón Superior con nieve como nunca.

            Pala a pala proseguimos para arriba y con relativa rapidez alcanzamos las inmediaciones del Portillón Superior. La diagonal de entrada al mismo está llena de nieve como nunca y alcanzamos el mismo foqueando nieve continua sin rastros de granito alguno, son las 10 de la mañana cuando lo alcanzamos situado a 2900 metros de altitud.

Entrando al Glaciar de Aneto. 

            Un pequeño nevero se descuelga del mismo y un corto tramo sin nieve nos sitúa sobre el Glaciar de Aneto pero antes de entrar al mismo nos sentamos a echar un trago y un bocado.

Remontando el cuello bajo el Casquete Somital del pico.

            Media hora después iniciamos una diagonal bastante colgada sobre el glaciar siguiendo la huella que se va a alargar en busca del Collado de Coronas atravesando el glaciar en dirección sudeste ascendiendo persistentemente en oleadas sucesivas.
            Calculo una hora pero se alargará un poco fundamentalmente debido al tramo final en el que la nieve demasiado blanda y costrosa  cede un poco y propicia continuos resbalones si no das patada.

Casquete Somital de Aneto.

            Son las doce menos veinte cuando alcanzamos las inmediaciones del Collado de Coronas, vamos algo lentos pero proseguimos la larga diagonal ascendente que cruza una buena parte del glaciar y que nos coloca debajo del estrangulamiento bajo Punta Oliveras.

Saliendo del Paso de Mahoma. 

            Luego un par de zetas algo más cortas pero igualmente efectivas nos permiten alcanzar la parte superior del estrangulamiento ya en las inmediaciones de Punta Oliveras.
            Solamente queda remontar el casquete somita  del pico siguiendo los favorables declives del mismo hasta alcanzar las inmediaciones del Paso de Mahoma en el que dejamos los esquís con ganas. Juan ha llegado hace un rato pues nuestro ritmo se ha ralentizado en el tramo final.

Foto de Cima en Aneto.

            Hay poca gente e inmediatamente nos vamos al paso para atravesarlo tan pronto como lo desocupa una cordada. Son las doce y media cuando alcanzamos la Cima del Aneto situada a 3404. Hacemos algunas fotos en una conocida cima que tiene nieve como nunca. Aparecen algunas nieblas por el sudoeste pero no nos preocupan.

Mi ese de satisfacción iniciando el descenso de Aneto. 

            Desandamos el Paso de Mahoma y nos sentamos a comer un poco en unas piedras intentando descansar las piernas. La nieve tan blanda y la alta temperatura nos han castigado a conciencia.

Faldeando Punta Oliveras. 

            Alrededor de la una y media nos montamos en los esquís e iniciamos nuestro descenso. La nieve hasta el estrangulamiento bajo Punta Oliveras está deliciosa y por debajo del mismo fuera del patatar de los que pasan a pie también, por lo que nos colocamos enseguida en las inmediaciones del Collado de Coronas.

Deslizando por el Glaciar de Aneto hacia el Portillón Superior.

            Hemos decidido a priori bajar por donde hemos subido y por ello hemos dejado el calzado en la Renclusa. A pesar de ello, algunos han bajado hacia Aiguallut pero del Salterillo para abajo lo habrán tenido francamente complicado.

Alto faldeo hacia el Portillón Superior.

            Nosotros tampoco lo vamos a tener fácil puesto que una nieve excesivamente blanda nos va a obligar a un faldeo, siguiendo la huella de subida, en el que tendremos que remar más de lo esperado. Nunca habíamos bajado del Aneto hasta el Portillón Superior pero ha resultado poco satisfactorio.

Paderna y el Ibón Ocasional de Están desde el Portillón Superior.

            Terminaremos con un faldeo muy alto que nos permite alcanzar el corte bajo el Portillón Superior que remontamos con los esquís en la mano.
            Son casi las tres cuando nos volvemos a calzar los esquís y hacemos el faldeo que nos introduce en el Glaciar de la Maladeta.

Buena nieve en las Palas Intermedias del Glaciar de la Maladeta.

            Las palas intermedias, por debajo del Portillón  Superior de nieve primavera blanda se bajan muy bien gracias a la pendiente, luego, en los neveros inferiores hay que andar con cuidado con algunas piedras emergentes y pequeños ojos de barranco pero bajamos hasta el límite de la nieve por debajo de los 2300 metros de altitud. Son las tres y cuarto.

Disfrutando el descenso a pesar de la soba. 

            El descenso hasta la Renclusa resulta penoso y largo llevándosenos cerca de una hora tras la que llegamos con sed en medio de torrentes de agua que caen por cualquier parte.

Fin de una larga temporada de esquimo.

            Calzamos las zapatillas con lo que experimentamos un alivio pero cargamos las mochilas con las botas, los esquís ya los llevábamos encima.

Espléndidas flores de diente de perro en la Renclusa. 

            Luego no queda otra que bajarnos hasta la Besurta y con la marcha de resistencia puesta llegarnos a la furgo cuando son las cinco y media liquidando una jornada algo dura en la que hemos empleado once horas, con muchas paradas, para hacer un desnivel acumulado de 1550 metros.

El Ibón Ocasional del Plan de Están de vuelta. 

             La despedida de la Primavera, mañana comienza el Verano, ha sido por todo lo alto y cálido pero aunque recomendable: qué podía esperarse de un 20 de Mayo  en el que finalizamos nuestra temporada de esquimo que comenzamos allá por el 5 de Diciembrre y en el que hemos realizado 33 salidas que, dadas nuestras circunstancias, no ha estado nada mal aunque trataremos de mejorarlo en la próxima.

Para ver más fotos.

9 jun. 2018

44-18. ASPE Y NUESTRA CIRCULAR FAVORITA. 8-6-2018.


Siempre espléndida la Nordeste del Aspe. 

Aparcamiennto de Candanchú, Paso de Tortiellas, Tortiellas Bajo, Corredor Oeste, Collado de Esper, Corredor Nordeste, Aspe, Paso de la Garganta de Aspe, Corredor Norte de Aspe, Norte y Barranco de Esper, Cueva y Candanchú.
08-06-2018.
Salida 07:30 h. Llegada 13 h.
Mixto.
Fácil.
Ascensión.
Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Aspe procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Al Aspe hemos subido en repetidas ocasiones y utilizando vías diversas que incluyen circulares, solo, en familia con las Llenas… se nos está escapando la primavera y la nieve de los corredores y nos vamos a Aspe para hacer una de nuestras circulares en la vertiente norte del pico.

Hacia la Rinconada de Candanchú. 

            Son las siete y media pasadas de la mañana del 8 de Junio de 2018, cuando aparcamos en Candanchú a 1600 metros de altitud. La mañana está espléndida pero alguna nubosidad reducida quiere empezar a manifestarse.

Llegando a Tortiellas Alto. 

            Hemos especulado en el coche sobre el sentido de la circular y comenzamos caminando por la pista en dirección oeste para enseguida virar al sur y sin bajar al fondo de la Rinconada continuar el ascenso en busca del Paso de Tortiellas.
            Utilizamos las pistas de esquí sin nieve para acercarnos a la Pista del Paso que conserva nieve en su mitad inferior y que nos deposita en el Paso de Tortiellas a 1976 metros de altitud  cuando son las ocho y media.

Corredor Oeste de Tortiellas Alto. 

            Desde el collado nos asomamos A Tortiellas Alto a la vez que recorremos con la vista las Murallones de Borau y la Este del Aspe.
            Hemos de atravesar en suave ascenso la parte media de la Tuca Blanca avanzando al oeste hasta  cruzarla en su totalidad para ganar unos metros  y asomarnos a Tortiellas Bajo entre arcadas de asco puro al ver lazos amarillos pintados sobre una de las balizas de las pistas; pensábamos que los independentistas catalanes eran sencillamente unos cerdos pero son claramente unos “caballos de vapor” en traducción castellana, que malgastan inútilmente sus dineros y los nuestros y que su mala educación, en el mejor de los casos,  no tendrá fin hasta que se les de la caña que están pidiendo a gritos.

Tramo Superior del Corredor hacia el Collado de Esper. 

            Buscamos una vía que nos permita alcanzar el Rellano de Tortiellas Bajo, yo encuentro un paso con nieve en el que hago huella y mis socios se pasan de largo y se marcan un paretazo de nieve que nos reúne bajo el Corredor Oeste de Tortiellas Bajo, alrededor de los 2100 metros de altitud.
            La nieve está buena pero algo reblandecida ya, lo que unido a la pendiente nos aconseja poner crampones y echarnos corredor arriba.

Contemplando el Corredor Nordeste del Aspe. 

            El Corredor Oeste de Tortiellas Alto comprendido entre la Nordeste del Aspe y las Puntas de Esper se eleva por encima de los 300 metros de desnivel y consta de dos partes: la inferior que se aborda  por la zona izquierda del mismo al norte de la cascada que divide el corredor  y que enseguida se pone tieso para liquidarlo con una diagonal  muy alta que nos deposita en el rellano intermedio; y la superior un poco más corta que se yergue finalmente en busca del Collado de Esper a 2417 metros de altitud que es donde muere la arista que arranca en la Zapatilla.

En la Travesía del Corredor Nordeste del Aspe. 

            En el collado nos recibe una brisilla algo fresca que liquidamos poniéndonos los guantes  y continuando en busca del Corredor Nordeste del Aspe. Son las diez menos cuarto.

Acercándonos a la Salida del Corredor Nordeste del Aspe. 

            Desde el collado no hay conexión con el Barranco de Aspe pues unas paredes lo impiden; así que, no queda otra que tirar por la Norte del pico que ya de salida tiene un muro importante y de ingratos recuerdos que permite alcanzar un pequeño hombro directamente bajo la cima y de allí iniciar hacia nuestra derecha u oeste una diagonal expuesta hasta alcanzar el corredor, pero como hoy está la nieve tan buena, nos olvidamos del hombro y de una buena parte de la diagonal y nos vamos directamente  hacia el corredor por encima de las afloraciones rocosas conversando con las nieblas que han bajado a recibirnos. ¡Qué bueno es conocer el terreno que pisas!

Casquete Somital Oeste de Aspe. 

            De esta forma realizamos el ascenso de la pared y el corredor y no podría jurar que es más erguido si el muro inferior o el corredor de salida, estarán por encima de los 45º.

Remontando el Casquete Somital del Aspe. 

            Al tran-tran nos plantamos en la salida del corredor que se arrellana y alcanza la arista oeste del pico en la Salida del Tubo Sur, sobre los 2600 metros de altitud. Dejamos los crampones y los piolets y nos vamos a por el casquete somital.
            Cinco minutos después alcanzamos la Cima de Aspe situada a 2640 metros de altitud: las nieblas lo copan todo.

Foto de Cima en Aspe. 

            Hemos empleado tres horas en subir y no perderemos más allá de cinco minutos en una cima sin paisaje pues a duras penas se ve la Salida de la Arista de los Murciélagos y la cabecera del corredor que acabamos de subir. Fotos de cima y para abajo hasta los crampones donde nos sentamos a echar un bocado protegidos de la brisa.

Androsáceas ciliatas en Aspe. 

            Alrededor de las once  cruzamos  la salida del corredor, faldeamos un pequeño promontorio al oeste y tomamos unos metros de camino que  nos depositan en el nevero. Allí ponemos los crampones y nevero abajo nos vamos en busca del Paso de la Garganta de Aspe. Un inclinado nevero, en el que nos encontramos con una pareja que sube, nos deposita en el collado situado a 2427 metros de altitud.

Bajando el Resalte Intermedio del Corredor Norte de Aspe. 

            El Corredor Norte de Aspe conforma la Cabecera del Barranco de Aspe, que es la vía normal al pico por el norte y es lugar de confluencia con la vía normal de la vertiente sur. Tiene una salida algo erguida pero enseguida se torna amable y resalte a resalte se va para abajo en busca del estrangulamiento del barranco.

A nuestra derecha la rampa para abandonar el Barranco de Aspe. 

            Bajamos relajadamente, contemplamos la pared que impide la conexión de nuestros corredores de subida y bajada y antes de alcanzar el fondo del barranco, bastante antes del estrangulamiento, iniciamos un largo faldeo por la ladera derecha del mismo para alcanzar un hombro, lugar por el que hay que abandonar el barranco.

El Barranco de Aspe tiene todavía mucha nieve. 

            La travesía nos conduce al hombro situado sobre los 2100 metros de altitud y allí iniciamos una travesía bastante llana al este para rodear las Puntas de Esper por la Tabla lugar en el que nos encontramos con un grupo de militares y, siguiendo sus huellas nos olvidamos de seguir descendiendo suavemente los Lomeros de Esper para alcanzar la Rinconada de Candanchú.

Juan nos saca saliendo del Barranco de Aspe.

            Nuestra travesía nos lleva a la cuenca de un barranco que baja desde las Puntas de Esper y que desaguará por la Rinconada. Estamos frente a la Zapatilla, contemplamos la Tuca Blanca y girando al norte nos bajamos al fondo.

Hacia la Oeste de la Zapatilla. 

            El barranco, cubierto de nieve nos permite perder altura hasta que se estrecha para terminar perdiendo la nieve sobre los 1800 metros de altitud donde quitamos los crampones.

El corredor nos bajará hacia la Cueva de Candanchú. 

            Desde allí continuamos descenso por un lapiaz calizo suavemente inclinado en el que sucesivamente nos lleva sobre las paredes por lo que hemos de proseguir siempre al norte en busca de un barranco herboso que viene del oeste.

Llegando a la Cueva de la Rinconada de Candanchú.

            Atravesado el barranco alcanzamos una zona en la que parece haber viejas huellas de esquí que concuerda más con el recuerdo que guardamos de la vía normal y enseguida alcanzamos el camino entre grandes bloques metamórficos  que nos llevará, enseguida a la Cueva, lugar por donde transita el camino que sube desde el Col Causiat y la Rinconada de Candanchú.

Diagonal de la Rinconada a la Cueva de Candanchú. 

            De allí para abajo solamente queda seguir el camino que faldea un contrafuerte orientado al norte y alcanza la Ciudad de Piedra, pasamos junto al Estadio de Biatlón y seguidamente junto a la Nevera al Aire Libre que han montado este año la Estación de Candanchú.

Nevera al aire libre en Candanchú. 

            Es la una del mediodía cuando llegamos al coche tras liquidar un desnivel acumulado de 1150 metros de una actividad espléndida en la que la meteorología nos ha respetado pues las nieblas no han sido trascendentes gracias al conocimiento preciso dela zona.
           
Para ver más fotos.