24 dic. 2008

33-08. CAMPO TROYA. 24-12-2008.


La Sur de Campo Troya desde el Collado de la Mina.

Aparcamiento de Anayet, Collado de la Mina, Aristas Sur  y nNroeste.
 
24-12-2008.

Salida 10 h. llegada 14 h.

Sol.

Bastante fácil.
 
Esquís de travesía.

Mariano Javierre.

Mapa de Campo Troya procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
 
            El Campo Troya es un buen pico para hacerlo en Nochebuena por ejemplo. Es una actividad corta, matas el gusanillo, disfrutas de la montaña y te quedas con tiempo y ganas para una noche familiar que suele ser bastante más larga de lo habitual.

            En su día, allá por Abril de 2006, y en una de nuestras salidas exprés, hicimos Campo Troya por el corredor nordeste. La nieve en regularcillas condiciones a esa hora de la tarde nos desaconsejó hacer su arista noroeste. Hoy 24 de Diciembre de 2008, mis chicas se van a esquiar y yo aprovecho para darme un “homenaje”.


            No soy buen esquiador, solamente doy paseos con los esquís pero la subida desde el Aparcamiento de Anayet situado ligeramente por debajo de los 1800 metros de altitud hasta la zona del Collado de la Mina que está a 2090 metros, es muy fácil, con rampas suaves que te permiten evitar los pequeños muros del barranco y que en hora y cuarto te colocan por allí, avanzando primero en dirección sur para ir girando con el barranco hacia el sudeste.


Campo Troya desde el Collado de la Mina.

            Hay pocos esquiadores que disfrutan de una nieve inmejorable en pistas y a las once y cuarto, en unas rocas próximas al collado me quito los esquís. Hace una mañana tan buena y se está tan bien al sol que casi da pereza marchar de allí para arriba.


Se puede llegar con los esquís hasta la arista pero sin hacer la Sur.
 
 
Argualas desde el tramo erguido de la Sur.
 
            Me pongo los crampones, pues voy, excepcionalmente solo, y prosigo el ascenso abordando la cara sur del casquete somital del pico. Se trata de una amplia loma medianamente erguida de poco más de 100 metros de desnivel, vestida con buena nieve que, en un cuarto de hora me coloca en la plana y alargada cima de Campo Troya, lo de “Garmo” es algo nuevo, a 2218 metros de altitud. Son las doce menos diez.

La amable Cima de Campo Troya y el Midi.
 
            La situación del pico es inmejorable: la zona oeste de la Partacua con Escarra y Collarada quedan al sur con Izas delante. El Barranco de Culibillas, la zona de Anayet con la Punta de la Garganta y Espelunciecha al oeste. El Midí, el Puerto Viejo de Sallent y la Arista de Ferraturas dando paso a Arrieles, Pallas, Balaitus y Frondiellas con Foratata en primer plano, al norte. Y hacia el este Musales, Infiernos, Argualas y la ahora sombría Tendeñera con la cabecera del Valle de Tena a los pies.
Samola, Bucuesa y Escarra desde Campo Troya.

            Las huellas de los sarrios me van a guiar. Un suave descenso en dirección norte hasta alcanzar un amplio collado me acerca a la arista noroeste.
 

Algunos de los Señores del Circo de Piedrafita.

El Nordeste de campo Troya que ya conozco.

            Hay que pasar un par de promontorios insignificantes hasta alcanzar la cabecera del amplio Corredor Nordeste en el que se produjo el fatal alud del pasado año. Es la alternativa fácil y directa para subir a Campo Troya.


La Arista Noroeste de campo Troya.

Barranco Culibillas y Diente de Anayet.

            A continuación hay que superar dos dientes fáciles con lo que se alcanza la zona complicada de la arista: se trata de un grupo de dientes muy afilados, que o los pasas obligatoriamente a toda cresta o los faldeas por el sur. Mixtos, no me ofrecen confianza y me decido por el faldeo.


Frontal de la Oeste de Campo Troya.

            Hay que perder una treintena de metros y salirse fuera de la arista para tener perspectiva sobre las posibles opciones de retorno a la misma.


            Descarto inmediatamente un largo corredor situado muy al sudoeste sobre los cortados más consistentes de la arista porque tiene un patio muy feo aunque me permitiría faldear casi toda la arista restante.
Desde el faldeo los dientes intermedios y la Punta oeste nevada.


            Inmediatamente al este del mismo hay otro que se corta en la pared y otro muy amplio que no me gusta tampoco y es que, hay dos opciones mejores: una de ellas es muy buena pero tiene un paso en roca algo largo y más largo que se puede hacer al tratar de levantarse sobre el mismo y otro situado más al este que el que elijo.

            Es un corredor muy erguido, hace un quiebro hacia el oeste para pasar sobre la cabecera de una pequeña aguja desprendida de la pared y proseguir en un tercer tramo hacia la arista donde se ensancha y te deposita en el muro de salida a la arista.

            El muro de salida tiene tres metros verticales con un poco de visera y nieve a medio compactar. Hay que hacer un poco el jabalí para erguirse sobre el mismo ya que los escalones que tallo no son demasiado consistentes.
 
En la Punta Oeste de Campo Troya.


            La arista nevada continúa con un paso horizontal con pino incluido que conduce a un diente redondeado y mixto para bajar por el filo. Seguidamente hay que pasar dos pequeños dientes por el norte y con cuidadín pues el patio es de respeto para alcanzar la cúpula de la Punta Noroeste de Campo Troya de 2201 metros de altitud. Son las doce y media. Echo un pequeño bocado y me bebo un paquetón de paisaje.
 
La Amable Punta este de Campo Troya.


            Desciendo ligeramente hasta el extremo noroeste y compruebo que el estrecho corredor norte que siempre me ha llamado la atención desde abajo tiene un amplio quiebro amable en la parte intermedia pero tiene un diedro de salida liso y vertical de la leche. Lo fotografio y me vuelvo sobre mis pasos.
 
Acceso a la Arista.
 
Corredores y Dientes Occidentales de Campo Troya la cúpula cimera no se ve.
 
            La vuelta no tiene otra historia que desandar la arista hasta el faldeo y en la parte baja del mismo abandonar la ruta de ida para tomar los campos de nieve en dirección sudeste y llegarme enseguida para recoger el material.
 
La Sur de Campo Troya.

            El descenso es un juego muy próximo a la Pista Midí pues la nieve está estupenda hasta para mí, ya que los alrededores de la misma están trilladísimos.

            Poco antes de las dos estoy en el Aparcamiento de Anayet. Ha sido un delicioso paseo con alrededor de 500 metros de desnivel movidos ¡Felices Pascuas de Navidad!



 

16 nov. 2008

32-08. EL PICO BATAILLENCE. 16-11-2008.

La Oeste del Bataillence

Boca Norte del Túnel de Bielsa, Barranco Nere, vertiente norte del Puerto de Bielsa y faldeo hasta la Arista oeste.

16-11-2008.

Salida 10 h. Llegada 14 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Bataillence procedente del IGN. francés. Vía en amarillo.

            Queríamos hacerlo con esquís ya que teníamos viejas noticias de que era un lugar fácil y muy visitado por los esquiadores franceses. Vista nuestra escasa competencia con los esquís decidimos olvidarnos del tema y nos proponemos hacerlo como de costumbre.

            Hemos pasado la noche en el Refugio de Pineta, que está prácticamente vacío, y en el que hemos coincidido con la pareja de Salamanca del año pasado pues ellos vienen mucho por aquí.

            Ayer subimos a la Estibeta de Montinier y hoy 16 de Noviembre de 2008 vamos a subir a Bataillence.

            Nos levantamos sobre las ocho, desayunamos, recogemos, y nos bajamos hacia Bielsa. La mañana es buena para este tiempo y lugar.

            En el Túnel de Parzán tomamos la carretera hacia Francia, atravesamos el Túnel de Bielsa y aparcamos en la parte este de la boca norte del mismo. Hay personal que viene un poco a lo mismo que nosotros.

            El lugar a 1800 metros de altitud, sombrío y desagradable a estas horas invita poco a salir del coche pero nos abrigamos, nos ponemos los crampones, cargamos las raquetas en la mochila y nos ponemos en marcha cuando van a ser las diez de la mañana. Hay algo de nieve polvo en el aparcamiento, creo que se puede subir sin nada, pero mi chica patina enseguida y para que se le congelen las manos poniéndose los crampones en algún resalte fuerte lo hacemos aquí y nos calentamos las manos antes de salir. ¿A esto se llama picardía?

Entrando al Barranco de Nere.
 
            Nuestro objetivo es el valle por el que desciende el Barranco Nere situado al este del túnel. Por tanto tomamos dirección norte siguiendo múltiples huellas de esquís por la orilla izquierda del mismo, la derecha es una pared que se está vistiendo de cascadas de hielo.

Cascadas del Nere.
 
            Transitamos junto al barranco hasta que se amplia y se arrellana un poco.


Al este de Marioules.
 
            Superado este primer resalte proseguimos para arriba orientados por la altiva imagen de una pirámide  al este del Puerto de Bielsa, hasta alcanzar la base del segundo resalte completamente vestido de nieve.

El Nere desde el segundo resalte.
 
            La nieve está bien y aunque nos son necesarios los crampones, no molestan. Aprovechamos la nieve pisada por los esquiadores que nos va de cine, fuera de ella es bastante profunda y molesta para caminar.

La Arista Sur de Aragnouet desde el Nere.

Marioules y viento en altitud.
 
            Otro pequeño rellano nos permite contemplar la cara norte del Pic Marioules que desde abajo se suele confundir con el Bataillence. Nos sirve para mostrarnos que hay ventisca en altitud aunque por abajo es día está bastante calmado.

Garliz

            Transitamos en ascenso la cara norte del Marioules y del Puerto de Bielsa hasta que salimos a un pequeño rellano en su zona nordeste, desde la que se ve la cara norte del Bataillence inmaculadamente blanco y sombrío además de coronado por un variable halo de nieve ventisqueada.

            Hay dos opciones a primera vista: bajar ligeramente para atravesar la pala norte del pico y ascender por su corta arista este o flanquear sin perder altura para alcanzar la arista oeste y coronar con la misma. Tomamos la segunda opción que cuenta con la huella de los esquiadores y avanzamos entre un grupo que hemos alcanzado pero, foquean más ligeros ellos y  se terminarán marchando un poco adelante.

Rodeando Marioules.
 
            Una amplia zeta sobre la cara norte del pico nos eleva no sin esfuerzo hasta alcanzar un pequeño collado al norte de la arista, lugar en el que recibimos la desagradable tarjeta de visita de la ventisca.

            Cinco minutos de ascenso nos colocan en la arista oeste del pico en medio de un pequeño vendaval engañoso a la luz del sol.

Cima de Bataillence con Garlitz.
 
            Hemos subido contemplando la majestuosa estampa del Garliz y ahora desde aquí se nos descubre un interesante panorama que abarca Mechant, Estargne, Cambieil, Salettes, la Gela, el impresionante murallón del Gerbats que se continúan con los de Barroude con el Troumouse en primer plano y culminando en la Munia; el Robiñera y la Sierra de Liena; detrás la Sierra de las Sucas y Ordesa; al sudeste Suelza y Fulsa y aquí en la arista este el Marty Caberrou. Se trata de un panorama de ensueño pero yo esperaba más proximidad y rotundidad pero las sierras se acaballan demasiado, ¿o es que hace un frío que pela y que no deja disfrutar del paisaje? Hacen falta ganas para sacar la cámara y hacer fotos.

Gerbats, Gela y Puerto Biello.
 
La Este de Bataillence con Marti Caberrou, Suelza y Fulsa.
 
            La arista es fácil, tiene tres mini-resaltes que no ofrecen dificultad y en diez minutos, absolutamente zarandeados por el viento alcanzamos la cima de Pico Bataillence de 2604 metros de altitud. Son las doce del mediodía.

Al abrigo de la ventisca en Bataillence.
 
            Buscamos un poco el abrigo del viento en la cara sur del pico, nos abrigamos, comemos y bebemos pues no lo hemos hecho todavía y nos arreglamos con poco rato pues no apetece dilatar el momento.

La Oeste de Troumousse desde Bataillence.
 
            Un cuarto de hora después volvemos a la cima hacemos una foto y nos vamos por la arista oeste unos metros congelándonos materialmente.

            Alcanzamos el primer punto bajo de la arista y nos tiramos de frente para abajo por medio de la cara norte. Salimos del infierno de la ventisca pero estamos más frescos que una lechuga. Los dedos de las manos no son nuestros.

            Se baja deprisa y bien y vamos entrando en calor poco a poco tras recuperar el camino de subida.

La Norte de Bataillence.
 
            Encontramos a un montañero que lleva en las costillas a un niño de cortísima edad. Le advertimos que arriba hace un “biruji” de la leche y le hacemos unas fotos. El crío va muy tapado pero no sé si no terminará con algún buen catarro como poco.

            Poco más abajo hasta se está, de nuevo, bien. Lo de arriba ha debido ser solamente un sueño y a las dos de la tarde nos llegamos al coche. Hemos liquidado 800 metros de desnivel que han tenido de todo.

            Movemos el coche hacia el otro lado de la carretera y nos sentamos a comer al sol contemplando las laderas cubiertas de nieve del Vallón de Saux  que culminan en el Puerto de Aiguillette y más adelante en el Puerto Viejo. Esta mañana subían esquiadores y tiene un aspecto más amable que el Valle del Nere hacia Bataillence. ¡Quizás algún día…!
 

              

 

             

             

15 nov. 2008

31-08. LA ESTIBETA DE MONTINIER. 15-11-2008.

Estibeta Montinier desde el Embase de Pineta.
 
Presa del Embalse de Pineta, Barranco de Montinier y Refugio del Collado de la Estibeta.

15-11-2008.

Salida 12 h. Llegada 17 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Estibeta de Montinier procedente de Prames. Vía en amarillo.

            Disponemos de un fin de semana “medio robado” pues Rosa sale de trabajar el sábado a las seis de la mañana y queremos irnos por ahí, es decir, un poco más lejos de lo que lo hacemos en las salidas diarias. Es hoy 15 de Noviembre de 2008.

El Turbón desde el Puerto del Serrablo.
 
Montañesa desde Serrablo.
 
Montinier desde el Puerto del Serrablo.
 
Tres Sorores desde Serrablo.
 
            A las nueve y cuarto se levanta, a las diez estamos en el coche y a las doce aparcamos junto al Embalse de Pineta, hemos ido tranquilamente por la Guarguera nuestro habitual camino hacia el este.

Vertiente Sur de Pineta desde el embalse.

            Estamos a 1150 metros de altitud y un cuarto de hora después, hemos identificado nuestro objetivo, cargado las raquetas y nos vamos atravesando la pared de la presa al encuentro del camino que de Bielsa pasa a Tella.

            Inmediatamente encontramos camino balizado hacia el Refugio de Pineta  pero no localizamos las marcas del GR.

            Volvemos sobre nuestros pasos desde el Refugio de Pescadores y tomamos una de las pistas que  se adentra en el pinar en dirección sur. Nosotros queremos subir por el Barranco Montinier y hacia allí va.

            Enseguida aparecen unas citas y la pista se convierte en camino. Poco más arriba llegamos a una pista que sube de oeste a este y que ha sido anunciada por el ronroneo del motor de un tractor.

            Me voy tras el, confirmo que es la pista que sube hacia la Estibeta Montinier  y me vuelvo en busca de Rosa que se ha quedado rezagada.

            Inmediatamente localizo el camino balizado en rojo y blanco que sube desde Bielsa y que es el que buscamos. Llamo a la parienta pero será de manera infructuosa. Ella sigue con su camino de citas y yo pierdo la garganta y ella también, llamándonos.

            El camino perfectamente balizado transita la ladera derecha del barranco entre el trazado de la pista y el camino que lleva Rosa. En algún momento contesta a mis gritos pero no hay manera.

            Un rato después el GR. coincide con la pista en las inmediaciones de una cabaña agricola-ganadera   por encima de los 1400 metros de altitud y juntos se van, de llano y en dirección sudoeste hasta que un cartel indicador marca el lugar en el que el GR. abandona la pista y se reorienta un poco al sur.
La Norte de la Peña de Altura  desde el Barranco Montinier.
 
            En la pista encuentro manchas de nieve muy dura sobre las que no localizo huellas de Rosa y dejo mis señales para confirmar mi paso. Estoy haciendo la última señal cuando llega Rosa pista adelante pero en dirección contraria y tenemos uno de nuestros intercambios de pareceres.

            El camino, que va a girar hacia el oeste, está cubierto de nieve muy dura e irregular, ha debido de haber mucha fusión y rehielo aunque soy más partidario de que haya sido lluvia que se ha helado sobre la nieve, y hay que caminar con mucho cuidado. Nos obligará a ponernos las raquetas para servirnos de los crampones que incorporan.

Refugio de la Colladeta Montinier.
 
            Son las dos de la tarde pasadas cuando el sol se va del Collado de la Estibeta, lugar en el que encontramos el Refugio de Montinier situado sobre los 1690 metros de altitud.

            El refugio está bastante limpio pero no tiene nada más que un fuego bajo y una mesa desvencijada. La puerta esta medio suelta.

Norte de la Pala Montinier.
 
            Continuamos hacia el norte en suave ascenso por medio del pinar en busca de un lugar al que todavía llega el sol. Unos minutos después y en la base de un pino sin nieve paramos a comer. Son las dos y media de la tarde.

            Hemos de comer a la carrera y aún así nos abandona el sol, lo que no impide que agradezcamos el agradable ratito.

En la Cima de la Estibeta Montinier.

            Proseguimos hacia el norte entre pinos, ascendemos algunos pequeños resaltes con nieve que aquí no está dura como en el camino y luego de dar algunas vueltas alcanzamos la poco notoria cima de la Estibeta de Montinier situada a 1755 metros de altitud cuando el reloj señala las tres.

Paredes de la Norte del Puntal de Bachaco.
 
            Creía que tendríamos una vista espléndida  sobre la cara sur de la Sierra de Espierba e incluso la de Liena, pero no es así puesto que la cima está copada por pinos silvestres de gran talla que no permiten sacar ni una sola fotografía hacia el norte. Nos queda la sombría y nevada vertiente norte de la Sierra de las Tucas con el Puntal de Bachaco al este, la Peña de Altura al sur con el Portillo de Tella y la Pala Montinier, también llamada Portañús, en la parte oeste.

            No volvemos sobre nuestros pasos sino que tratamos de bajar hacia el refugio de frente y damos algunas vueltas ya que nos habíamos ido demasiado al norte y no localizamos nuestras huellas de subida.
Cómo brilla el hielo en la Cabaña de la Estibeta de Montinier.

            Nos orientamos finalmente y alcanzamos el refugio y el camino. Son las tres y media pasadas cuando llegamos la pista.

            Volvemos a ritmo y las cinco menos cuarto estamos cruzando la presa del Embalse de Pineta. Ha sido un agradable paseo de 600 metros de desnivel que se nos ha estropeado un poco por causas ajenas al mismo. Tampoco era conveniente preparar algo más costoso siendo que Rosa no había dormido prácticamente nada.

Cae la tarde sobre la Estibeta de Montinier.
 
            Nos montamos en el coche y nos subimos a la zona del Parador de Pineta para ver caer la tarde.    

           

 

26 oct. 2008

30-08. OLIBON. 26-10-2008.

Segundo paso y Cima de Olibón.

Refugio de Lizara,Sudoeste de Punta Alta de Napazal, Ruabe Bernera y Arista Oeste.
26-10-2008.

Salida 11 h. Llegada18 h.

Sol.

Dificultad media.

Ascensión.
Rosa M. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Olibón procedente de Prames. Vía en amarillo.

            Bernera es un macizo complejo y no de cualquier punto se puede visualizar con precisión. Quizás desde Fetas…


            Sabemos que consta de tres alineaciones orientadas de oeste a este: la norte que comprende el Puntal de Secús, Portaza y Liouviella y que resulta inconfundible desde Estanés; la sur conformada por la Punta Alta de Napazal y Ruabe Bernera y en el centro la Arista de Olibón que arranca en Plana Mistresa y se prolonga hacia el este con el Puntal del Bozo y Lie Labate.


            Llevábamos Tiempo queriendo ir a conocer las alineaciones central y sur. Siempre que estábamos en Lizara o en el Valle de los Sarrios nos asaltaba el mismo deseo. Hoy 26 de Octubre de 2008 le ha tocado.


            El tiempo será estupendo aunque no es el mejor día para hacer un recorrido que imagino complicadillo y que nos puede exigir la utilización de las manos en cualquier momento pues no se trata de hacer un pico sino de recorrer una zona. Por razones que no vienen al caso no podemos ir temprano al monte. Han cambiado la hora, pero a pesar de la sensación de cortedad del día creo que puede ser suficiente. Estamos especializados en “salidas exprés”.



Macizo de Bernera desde Lizara.

            A las once menos cuarto llegamos al Refugio Lizara a 1540 metros de altitud.

            Recordando aquella ocasión en que subimos hasta el Collado de Napazal o del Bozo con Biola, nos vamos rellano adelante en dirección casi este para tomar la pista que saliendo del rellano frente a la, hoy seca, Cascada del Barranco de Audelca se eleva hasta las cercanías de la Cabaña de Napazal.


Ruabe Bernera desde los Costallones.

            A buen ritmo alcanzamos la cabaña pastoril situada a 1650 metros de altitud y ya abandonando el camino de la orilla derecha del barranco que baja del Collado del Bozo, nos vamos hacia arriba en busca de citas que indiquen el camino hacia los Costallones que, según nuestras informaciones se desvía sobre los 1650 metros de altitud.


            No encontramos indicación alguna al respecto y nos orientamos, pradera arriba, hacia el nordeste en busca de los paredones inferiores.

            En el primer corredor al que nos acercamos no localizamos ninguna cita y como tiene una entrada poco apetecible y menos transitada nos orientamos un poco al este escrutando la base de la pared.


            Enseguida localizamos dos zonas, antes de llegar a las pedreras que nacen de la pared y tomando la primera de ellas nos vamos para arriba.


Entrada a la Punta Alta de Napazal.

            No es lo mejor del mundo pero está transitado por los sarrios. Se trata de un corredor cortado y escalonado que se sube decentemente y que nos ofrece seguidamente una travesía hacia el oeste para dejarnos en la pared cuando esta se acuesta ligeramente y ya se puede subir un poco por cualquier parte. La opción desechada, situada un poco más al este, era un sistema de viras escalonadas y llenas de verdura espinosa: enebros rastreros que tan poco gustan a mi señora.


            Hay una vía que supera los paredones inferiores y se orienta por medio de los Costallones hacia la zona oeste de los paredones superiores pero nosotros no localizamos indicio alguno de la misma. Ganamos altura por cualquier parte siempre ojo avizor y localizamos un gran hito de piedras un poco al este como si viniera de la entrada que hemos desechado y no guarda ninguna relación con esa vía que esperábamos encontrar.


            Sin que medie premeditación alguna, el terreno nos induce a realizar un ascenso en dirección nordeste, siempre encontramos terreno accesible en esa dirección y con ella vamos ganando altura. Nos conduce directamente al circo situado entre Ruabe de Bernera y la Punta Alta de Napazal.


            Los paredones superiores del circo ofrecen pocas posibilidades y consecuentemente con el objeto de prospeccionar un corredor muy directo en la sur de Ruabe de Bernera nos adentramos en el mismo.


            Tiene un feo aspecto y no es tal sino una sección de la pared que no siendo vertical se le parece bastante. Pero al paso nos hemos acercado a la base del casquete somital de la Punta Alta de Napazal: Tiene una ladera orientada al sudoeste sin problemas y un corredor amplio rompe la muralla superior.


            Estamos a 2200 metros de altitud y hemos de ascender una ladera medianamente vestida de una fina capa de nieve sobre tramos de pedrera algo inestables que su puede negociar con facilidad. A media ladera localizamos citas y con ellas nos vamos hacia la entrada del corredor en medio de bloques calizos de mayor tamaño.


            Una vira herbosa conduce al corredor con algo de nieve que hemos visto desde abajo, pero las citas rodean un poco por el sur la torre somital y la ascienden por el este fácilmente.


            Es la una menos cuarto cuando alcanzamos la plana cima de la Punta Alta de Napazal a 2381 metros de altitud.


Bissaurín tras Ruabe Bernera.

            Nuestra vista se va inmediatamente al oeste hacia Ruabe Bernera y su delicada pared sudeste contrastando con la suave ladera que asciende del collado norte del pico y en el que culminan por el oeste el valle colgado que conduce al Barranco de Audelca y el otro que conduce hacia el este a la Foya de Aragüés. Al norte están los Paredones de Olibón sobre el Valle de los Sarrios.


            Después de escrutar con detalle el paredón concluimos en que será mejor bordear la pared hacia el collado norte antes que tomar un ascenso directo con un par de pasos bastante inciertos.


Tras el Collado Norte de la Llena del Bozo una espectacular ventana.

            Por tanto nos vamos casi de llano en dirección noroeste hasta las proximidades de Ruabe Bernera y seguidamente iniciamos un descenso de alrededor de 50 metros que nos permite pasar bajo unas placas lisas en la parte alta de la pedrera y localizar algunas citas que confirman nuestra decisión sobre los 2300 metros de altitud.


            Las citas se encaraman en la pared y se pierden. Se trata de un sistema de repisas escalonadas que nos permiten superar la pared con facilidad y nos colocan en mitad de la media ladera herbosa que suavemente y en dirección sur conduce a la cima de Ruabe Bernera.


La Arista de Olibón desde Ruabe Bernera.

            Estamos a 2450 metros de altitud y en la también amplia y plana cima, vamos a comer. Es la una y cuarto pasadas y disfrutamos de un espléndido mediodía con unos horizontes limitados por el encanto del azul profundo y remoto.


           Media hora después y en dirección norte bajamos hasta el collado en el que confluyen los dos valles colgados y nos encaramamos, tras corto ascenso por pedrera caliza a la Arista de Olibón en una brecha que está situada sobre la divisoria de aguas del Valle de los Sarrios a 2430 metros de altitud.



            A nuestros pies y a la sombra de la arista están las oscuras charcas y el Ibón Viejo. Ya tenía ganas de verlo pues al no estar en la línea transitada del valle pues no hemos ido hasta allí nunca. La mitad norte del Valle de los Sarrios está llena de luz en fabuloso contraste con la sur que está sombríamente cubierta de nieve. Allí está Portaza esperándonos y también las dos contrastadas puntas de Liouviella, amable la sur y asomándose tímidamente la norte de poco gratos recuerdos para Rosa. Más atrás se recorta, oscuro y altivo como siempre, el Caperán de Sesques. Del próximo año no pasará sin rendirle visita.


Punta Alta de Napazal y Ruabe Bernera desde la Oeste de Olibón.

            Vamos unos metros hacia el este, compruebo lo que quería comprobar y nos volvemos hasta la brecha para proseguir fácilmente hasta la Punta Oeste de Olibón situada a 2455 metros de altitud. Van a ser las dos y media.


            Se trata del primer gendarme en el que culmina la arista que nace en la Plana Mistresa y que terminará en la Foya de Aragüés. Desde allí se localiza el Refugio de los Forestales y se disfruta de una indescriptible vista de la Plana Mistresa y de Fetas.


            Volvemos a la brecha y nos vamos hacia Olibón.


            Desde la Punta Alta de Napazal he visto que la sur de Olibón además de la entrada que hemos utilizado tiene poco fácil que no sea muy al este y alejado del collado de acceso. Se trata de unas murallas calizas surcadas de corredores con historias feúchas.


            Pasamos bajo el lugar en el que hemos estado anteriormente y por la base de la pared nos vamos hasta un punto bajo en el que he localizado un par de corredores que sortean la zona de gendarmes de la arista, zona, por cierto, no me ha terminado de gustar.


            Uno de ellos es fácil pero tiene una placa de entrada pulida y lo descartamos de inmediato. El otro, más largo, también tiene una entrada chunga, pero lo vamos a probar.


            El paso de entrada es un IIIº de 4 metros con una buena repisa superior. El siguiente paso que conduce al corredor estrecho y longitudinal que he localizado con algo de nieve, es similar pero tiene ya más patio y le falta una presa para la mano derecha. A Rosa no le gusta y tampoco quiero remontarla desde arriba.


            Nos damos la vuelta, desandamos camino de ascenso hacia el oeste y nos encaramamos en la cresta por un corredor corto, fácil y con restos de nieve.


Primer paso en la Arista de Olibón.

            La cresta hacia el este que hemos visto antes es fácil hasta la zona de los gendarmes. Para acceder al primero de ellos hay que saltar de un bloque alto a una amplia repisa y ascender un estrecho diedro en oposición pues se cierra arriba y no tiene demasiadas presas. Se puede faldear por le norte pero hay hielo y presas muy menudas. También se puede faldear por el sur pero el arranque es un paso muy largo y abombado como comprobaremos a la vuelta.


Segundo paso de vuelta en los Gendarmes de Olibón.

            La cresta sigue adelante fácil hasta llegar a una pareja de gendarmes de los cuales el primero se faldea por una vira herbosa y el segundo se destrepa por el labio de un estrechísimo diedro al que no se puede entrar, apareces ante el último gendarme que se pasa por el norte. Son dos pasos de IIIº.


            La continuación es una amplia loma que se eleva hasta alcanzar el Olibón a 2479 metros de altitud.


Parte de la vuelta desde Olibón. Atrás Bisaurín.

            Son las tres y cuarto pasadas cuando contemplamos la espléndida arista este del Puntal del Bozo, más al este y conformando el Circo de la Foya de Aragüés, quedan el Lie Labate o Puntal Labata y El Puntal del Bozo.


            Volvemos por idéntico camino y tras desmontarnos de la arista tomamos la ladera izquierda del valle suspendido en dirección sudeste nos vamos al encuentro del lapiaz calizo que cierra el valle suspendido.


            Lo atravesamos sin bajar hasta el fondo al objeto de tener perspectiva sobre la Foya de Aragüés y localizando un pequeño corredor que se desarrolla en medio del lapiaz, lo tomamos para abajo tras una travesía y giramos un poco al sur con la intención de no alcanzar el fondo de la foya.


            Aprovechando caminillos de animales faldeamos bajo los murallones, la cara este de la Punta Alta de Napazal. El camino no es cómodo pero a mí me gusta nada más pensar que me ahorro el tener que remontar luego.


            Giramos al sudoeste y alcanzamos el camino que desde la Foya de Aragüés se dirige al Collado del Bozo, al que llegamos poco después en suave descenso.


            Son las cuatro y media de la tarde, estamos a 2019 metros de altitud y sin más nos vamos puerto abajo en dirección este pues ni siquiera es preciso seguir el camino.


            Poco después paramos a merendar un poco al delicioso sol de la tarde luego pasamos junto a la Caseta de Napazal y cuando el sol abandona el Llano de Lizara nos llegamos al refugio, son las cinco y media.


Puedes ver más fotos.