4 jul. 2011

36-11. LLUCIA Y MOSQUITAL. 4-7-2011.

 
 Pico llucia y el Lago de la Encina.

Lago de la Encina, Collado Sudeste, Cima de Llucia, Collado Sudeste, Orilla Sur de la Encina, Cara Sur del Mosquital, Cima del Mosquital , Ladera Sur del Mosquital, Orilla Sur de Enol, Contrafuerte Nordeste del Mosquital y Loma divisoria de lagos.

04-07-2011.

Salida 10 h. Llegada13 h.

Sol.

Muy fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Llucia y Moaquital procedente de Alpina. Vía en amarillo.
 
            Queríamos ver los Lagos de Enol y la Encina atraídos por  la publicidad de la televisión con motivo de las Vueltas Ciclistas, pero se podía llegar hasta sus orillas en coche. Estamos de vacaciones mas nos parece demasiado sedentarismo el tema, así de “light”, y decimos verlos pero de una manera un tanto privilegiada: los veremos desde las alturas circundantes.

            Es 4 de Julio d 2011. Pensábamos entrar a visitar el entorno de Covadonga pero pasamos de largo indecisos, entre otras cosas, por las posibles limitaciones de acceso a los lagos con vehículos privados. La gente sube.
 
Lago Enol.

            La carretera, estrecha pues es de montaña, se empina como esperábamos y nos deposita en el Mirador de la Reina entre indecisas nieblas que adornan la mañana en las alturas. Debe ser corriente, nos dicen. Y proseguimos carretera arriba hasta alcanzar un collado de cierre de la Cubeta Lacustre de Enol y contemplar el primero de los lagos desde esta atalaya que nos propicia la carretera.

            Enseguida bajamos unos metros y subimos de nuevo para alcanzar el cierre de la Cubeta Lacustre de la Encina para parar en el aparcamiento próximo a la orilla norte del lago. Son las nueve y media de la mañana.

            Alrededor de las diez, estaremos a 1100 metros de altitud, nos ponemos en camino alejándonos del tumulto de los visitantes avanzando en dirección sur y contorneando el Lago de la Encina por su orilla oeste.
 
La Encina sin encina.
 
            La mañana que ha despedido a las nieblas está sencillamente espléndida, el praderío alpino está inmaculadamente  verde y la plancha de agua del lago sencillamente encantadora: se trata de una mañana celestial.

            Hay una camino que  seguimos en principio y que se orienta al sudeste siguiendo  el Barranco del Brazu, pero enseguida que comienza a inclinarse lo abandonamos  para marchar en dirección oeste, pradera arriba.
 
La Sudoeste de Llucia

            Se trata de contornear las paredes de la vertiente sudoeste del Pico Llucia en busca de algún lugar por el que podamos acceder a la cima pues no disponemos de información.
 

            Dejamos a nuestra izquierda unas casetas de pastor rodeadas de vacas y nos elevamos en busca de un amplio corredor que nace de un amplio collado en la arista sudeste del pico y que parece soslayar las paredes del mismo.

            El praderío se va vistiendo paulatinamente de monte bajo característico de la zona en el que destacan tojos y helechos; la ladera se empina y por entre los claros y siguiendo caminillos de animales alcanzamos enseguida el collado sobre los 1250 metros de altitud.

 
            Giramos al noroeste proseguimos para arriba y elegimos lugar por donde avanzar pues no vemos camino alguno. Progresaremos hacia la cabecera de las paredes que acabamos de contornear antes de explorar la vertiente nordeste.
 

 
            Un poco más arriba coincidimos con unas vagas trazas de camino que confirman nuestra elección y cómodamente alcanzamos la Cima del Pico Llucia  a 1334 metros de altitud. Son las diez y media de la mañana.
 
            Se trata de una cima alargada que en suave descenso se orienta hacia el Lago de la Encina. El tránsito no es cómodo puesto que la cresta es muy irregular entre afloraciones calizas vestidas de hierbas altas, pero vamos.
 
Encina y Mosquital desde Llucia.

            Unos minutos más tarde alcanzamos la cabecera de un resalte anterior a la brecha de la arista y desde allí  contemplamos los espléndidos alrededores del Lago de la Encina y al fondo el Enol. Además tenemos al oeste la Vega de la Guelga, al nordeste la Porra de Enol y el Mosquital y al sur la Vega del Teju. El horizonte sur lo cierra una cadena montañosa que luce neveros residuales y que no logramos identificar.

Riega el Brazu por la que hemos iniciado el ascenso.

Flor de Lis.
 
            Media hora después hemos vuelto de nuevo a la cima tras fotografiar unas preciosas flores de lis y siguiendo idéntico camino nos vamos para abajo.
 
Mosquital.
 
            En principio habíamos pensado en contornear hacia el sur por la parte alta del circo pero dándonos cuenta de que hemos de bajar prácticamente a nivel del lago nos vamos para corredor abajo hasta el praderío para seguir descendiendo cómodamente hasta la orilla sur del Lago de la Encina.
 
Entrada a la Vega del Teju.

            Pasamos por las inmediaciones del lago que cuenta con una zona apantanada y alcanzamos el camino que se orienta al sur por la Vega del Teju.

            Ascendemos unos metros y alcanzamos una majada con caseta pastoril y fuente que anuncia agua no tratada y nos sonreímos, puesto que ¿desde cuándo se ha potabilizado el agua de la montaña?
 
Brizial.

            El camino se abre y nosotros seguimos inicialmente la rama que al oeste conduce a la Vega de Enol, pero enseguida lo abandonamos, comenzando el ascenso de la ladera sur del Pico Brizial.
 
Mosquital.

            Una pequeña cuenca ligeramente al este de la arista perite subir unos metros hasta incorporarnos a una zona de sotobosque espinoso en el que hay que avanzar por los claros y los caminillos de las vacas.

            Subimos en dirección nordeste ganando altura hasta prácticamente alcanzar el collado de separación entre el Brizial y el Mosquital.

Casquete Somital de Mosquital.
 
            Ni siquiera llegaremos a la Cima del Brizial, pues el medio no es cómodo a pesar de que el casquete somital aparece bastante descubierto de vegetación. Avanzamos por las inmediaciones de la cresta en suave ascenso buscando los pasajes más cómodos y alcanzamos un pequeño collado herboso ya en la vertiente norte del pico.

Enol desde Mosquital.
 
            Unos metros más adelante se encuentras la Cima del Mosquital situada a 1286 metros de latitud. Van a ser las doce de la mañana.

La Encina y Llucia desde Mosquital.
 
            Nos encontramos en in lugar privilegiado. La arista norte del pico es la separación de las cuencas lacustres. Tenemos a nuestros pies y al nordeste el lago de Enol y todos sus alrededores que se contemplan de forma espléndida. Y al oeste, entre viejas y desperdigadas encinas, el lago de la Encina que, por cierto, no cuenta con ninguna encina en su orilla. Detrás podemos apreciar todo nuestro camino realizado hacia el Pico Llucia que nos muestra sin secretos los paredones que lo adornan.

            Poco después iniciamos el descenso por el mismo camino hasta alcanzar un pequeño collado herboso en el contrafuerte sur del pico. Allí abandonamos el camino de subida y nos vamos en dirección  este hacia la Vega de Enol, así rodearemos el pico.

 
            Siguiendo un caminillo de animales bajamos hasta confluir con el camino que desciende por la Vega del Brizial y ya prácticamente de llano y por transitado camino giramos al noroeste coincidiendo con una familia que baja hacia los lagos.

            Enseguida abandonamos el camino e iniciamos el rodeo del lago de Enol por su orilla sur alcanzando el único punto de los lagos en los que las paredes sumergen sus pies en el agua.

            Entre dar la vuelta rodeando el lago por el norte  y las paredes, decidimos ir al corto. Eso nos va a suponer un remonte de alrededor de 100 metros siempre huyendo de las paredes hasta alcanzar un hombro en la poco marcada Arista Nordeste del Mosquital y desde allí hacer una pequeña travesía para alcanzar un amplio corredor que conduce a la Cima del Mosquital y que confirma mis apreciaciones  hechas desde Llucia.

Llegando de nuevo a Enol.
 
            Corredor abajo alcanzamos el praderío  y a media ladera hemos de remontar unos metros  para alcanzar la loma divisoria de los lagos, contemplar desde allí las dos planchas de agua y descender unos metros por praderío hasta alcanzar el Aparcamiento del Lago de la Encina poniendo fin a un periplo circular en el que entre unas cosas y otras hemos movido alrededor de 500 metros de desnivel. Es la una del mediodía, la fugo está calentita y nos vamos para abajo en busca de ventilarla, comer a la sombra y, de paso, dejar sitio para otros.

Para ver más fotos.

 

           

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.