2 jul. 2000

13-00. TRES CONSEILLERS. 2-7-2000.

En Caplong. 3-10-09.

Embalde de Caplong, Cara Sur de la Arista de los Laquettes, Corredor a la Brecha de Neouvielle y Arista Sudoeste.

01207-2000.

Salida 07 h. Llegada 10 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa deTres Consellers procedente del IGN. francés. Vía en amarillo.


            Bueno, dormir, en nuestro particular refugio del Lac de Caplong es un decir ya que la ventana de atrás no existe y a la puerta no la calzan con una piedra y, de cuando en cuando, da un tremendo portazo produciendo un estruendo de lata impresionante. En consecuencia pasamos una noche sonora además de cálida, la temperatura es más que estupenda y nos obligará a quitarnos ropas.

            Para completar la noche, el personal se levanta casi a hora de Alpes. Los jóvenes se van de inmediato pero la pareja dará la lata antes de marchar. Luego nosotros nos adormilamos y se nos hacen las seis y media de la mañana que es la hora a la que amanecemos al domingo 2 de Julio de 2000.

 
Reboul Vidal, Tur0n de Neouvielle y Tres Consellers.
 
            En media hora desayunamos, recogemos todo en el coche y nos subimos al aparcamiento de la presa. Escondemos un par de latas en uno de los neveros próximos al derrumbe de roca y a las siete y cinco iniciamos la marcha a 2161 metros de altitud, atravesando toda la pared de la presa en dirección nornordeste.

            Delante de nosotros va un nutrido grupo de franceses de nuestra edad. Al último de ellos lo encontramos  medio liado. Se ha debido de ir del camino y nosotros también. Tiene alguna dificultad en un tramo rocoso en el que se ha metido con botas de plástico.

Lo sacamos del aprieto, lo adelantamos e inmediatamente encontramos al grupo que vuelve, no sabemos sí en su busca o medianamente perdidillos.

Desde las Terrazas de Caplong.
 
            El camino ha superado la barrera rocosa y vertical de la cubeta del lago en su orilla izquierda y ha virado primero al norte para continuar girando un poco más al noroeste, dirigiéndose hacia el Paso del Gato, lugar en el que se rompe la Arista des Laquettes y que sirve de comunicación entre el Circo de Caplong y el Circo de Aubert. El grupo viene detrás.

            A media ladera avanzamos por el camino balizado al sur de la arista. Vamos ganando altura progresivamente, atravesamos un par de pedreras graníticas y nos vamos aproximando al nevero que defiende la entrada del corredor que conduce al collado. La nieve está blanda a pesar de que no hace mucho tiempo que entra el sol pero es que esta noche, la temperatura ha sido extraordinaria.

En el nevero bajo el Corredor de la Brecha de Neouvielle.
 
            Rosa quiere ponerse los crampones. Se conformará con que saquemos los piolets que nos irán bien, ya que en el tramo final el nevero se empina decididamente.

            Yo que desde abajo había imaginado, y esperaba, enormes huellas en un pequeño nevero transitadísimo como paso obligado, me llevo un chasco interesante. Lo que parecían dos huellas amplias, oscuras, paralelas y verticales son dos culembajen tiesos y lisos y la vira que nos debía sacar de la nieve no la veo por ninguna parte. Para colmo, de dos parejas que vemos delante de nosotros, una se ha quedado iniciando la escalada de un corredor en la cara sur del Ramoun y la otra atraviesa todo el nevero horizontalmente y se acerca a la pared este del Tres Conseillers, después de habernos hecho los dientes largos al pensar que nos enseñarían el camino.

            Por tanto hay que tomar decisiones y la primera es llegarnos hasta la rimalla justo en el lugar en que, desde abajo, se veía el arranque de la vira, mucho mejor que desde aquí. Vamos al puente de nieve por lógica.

Vista somital del Paso Estrecho bajo la Brecha de Neouvielle.
 
            Se hace huella con facilidad a excepción de dos o tres pasos de nieve costra dura. Alcanzado el puente de nieve advierto que no es por allí, allí no hay vira, sino un paretazo verticalmente multicolor, y que más a la izquierda hay un dudoso paso que se convierte en practicable poco más arriba. Eso es lo que buscamos, pero es tan dudoso que  le digo a Rosa que espere mientras me acerco para verlo.

            Caminando con cuidado por el labio nevado de la incipiente todavía rimalla y en horizontal encuentro unas desdibujadas huellas en la nieve y en la roca que aflora del nevero, una de las marcas rojas que han ido jalonando el sendero desde el Paso del Gato. ¡Por aquí tiene que ser!

            Vuelvo a por Rosa, subimos un pequeño escalón de nieve en el borde de la rimalla y abordamos la entrada a la vira en su zona más complicada: se trata de una grieta sobre material no granítico, muy gastada por el glaciar y recorrida por la escorrentía  proviniente de un minúsculo nevero existente unos metros más arriba. Las presas que primero utilizamos para las manos y que luego servirán para los pies, son pequeñas y húmedas, aunque abundantes. Luego, puestos de pié, aparecen presas más altas y algo descompuestas pues se trata de materiales esquistosos, que se van mejorando a la vez que la recién  nacida vira empieza a ser vira de verdad. Un par de metros más adelante la vira que ya es franca y suficientemente amplia se convierte en corredor protegido a ambos lados.

Vertiente Sur de la Brecha de Neouvielle tomada a la vuelta.
 
            Subimos un corto y descompuesto tramo hasta la base del diminuto nevero que dejamos  a nuestra derecha saliendo hacia un tramo rocoso liso en el lomo derecho del corredor por el que proseguiremos un trecho hasta la escupidera superior por la que se evacuan todos los materiales que de la pared bajan al pedregoso corredor.

            El corredor posteriormente se ensancha y se llena de piedras sueltas de todos los tamaños en los que se dibujan las eses del camino que cómodamente facilitan la progresión por el mismo y que nos conduce hacia un segundo y último nevero moribundo que dejamos a nuestra derecha para llegar inmediatamente al Col de Neouvielle situado a 2929 metros de altitud. Son las diez menos diez de la mañana.

Ramougn por encima de la Brecha de Neouvielle.
 
            Desde el collado contemplamos al personal que deambula por el nevero inferior, dejamos una mochila con materiales sobrante, ya que he decidido que volveríamos por aquí antes de correr aventuras en busca del Collado Tourrat, contemplamos la fácil llegada al mismo desde la zona oeste e iniciamos en dirección sudoeste la arista que se estrena en forma de pedrera sobre la que hay trazado un caminillo que va ascendiendo con firmes lazadas.

Desde la Cima del Tres Conseillers  con la arista del mismo nombre.
 
            Poco más arriba pasamos por la arista en un único paso medianamente obligado y a partir de allí, casi por cualquier  parte, a través de una empinada pedrera granítica de grandes proporciones alcanzamos la cima del Pico de los Tres Conseillers situado a 3039 metros de altitud cuando son las diez y cinco.

Desde Tres Consellers  Reboul Vidal y el Turón de Neouvielle.
 
            Desde la cima contemplamos a un par de cordadas en al famosa Arista de los Tres Conseillers que ascienden al Neouvielle. La primera parte parece fácil a pesar de ser muy erguida, pero al inicio del último tercio del desnivel, la cosa se pone algo complicada y el tramo final, aunque bastante horizontal se ve muy dentellado para el caso de que haya que hacerlo a plena cresta; nada que no viéramos nosotros ya desde la cima del Neouvielle.

            Además, el Ramoun aparece soberbio desde aquí, todo Caplong a nuestros pies, Estarrange, Long, el Circo Tourrat, Ordesa, Vignemale y Midí de Bigorre.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.