12 may. 2002

5-02. PUNTA PRESIN. 12-5-2002.

Vértice Geodésico de Presín.

Virgen de los Ríos en Caldearenas, Barranco Matriz y Arista Este.

12-05-2002.

Salida 15 h. Llegada 18 h.

Sol.

Muy fácil.

Senderismo.

Miguel Bandrés, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa de Presín procedente de Prames. Vía en amarillo.


            Es sábado 12 de Mayo de 2002. Mi chica ha salido de trabajar a las seis de la mañana y ha de volver de nuevo esta noche a las diez. Por lo tanto, se levanta tarde durmiendo poco, comemos pronto y nos vamos al monte para dar un paseo al sol en una semana en la que ha llovido poco para la enorme cantidad de nubes que la han cubierto en su totalidad.

            Siempre hay que tener cosas cortas preparadas para días así y hoy iremos a Punta Presín.

Virgen de los Ríos. 12-5-02.
 
            Son las tres menos cuarto cuando salimos hacia El Hostal de Ipiés, latre, Caldearenas y Aquilué. Luego, ya por pista  de un par de kilómetros largos  y nos llegamos hasta la Virgen de los Ríos.

            Aparcamos bajo un chopo lombardo en la explanada inferior y volviendo unos metros por la pista tomamos a nuestra derecha una cita que nos señala el inicio del camino. Estamos a 780 metros de altitud y son las tres y cuarto cuando comenzamos a caminar en dirección sur.

El camino que vamos a encontrar muy amojonado, transita la orilla derecha del Barranco Matriz, se va a ir elevando poco a poco sobre la ladera norte de la Sierra Presín y aprovecha afloraciones lineales de salagón, la marga tradicional de la zona, para transitar siempre por encima del nivel del barranco en medio de un bosque en le que se alternan los bojes con los pinos silvestres, los robles, las genistas y los enebros tanto comunes como oxicedros. Mal bocado deben ser los frutos de éstos últimos cuando siendo tan llamativos y de tan apetecible tamaño permanecen tanto tiempo sobre el árbol.

Oroel desde la Norte de Punta Presín.
 
Poco más arriba frente a la Cascada del Barranco de la Virgen aparecen las primeras hayas escapadas de la umbría del otro lado del barranco, tan colonizadas por las agallas del haya como los pinos de procesionaria y eso que este año ha hecho frío como pocos.

El camino, perfectamente marcado, debió de ser muy utilizado en otro tiempo ya que todavía sigue empedrado a tramos, nos deja escuchar el profundo canto del cuco en la remota espesura del bosque y nos permite estropear la siesta de una crecida culebra de agua que ha salido a tomar el sol al mismo alejándose un tanto de la humedad del barranco.

Poco más arriba atravesamos el barranco y por su orilla izquierda seguimos ganando altura por un camino que han limpiado casi de forma excesiva pues en algunos tramos tiene la anchura de una pista.

En el rellano siguiente volvemos a atravesar el barranco que se marcha de frente hacia la arista a la vez que el camino se alarga lateralmente aproximándose hacia el collado a la vez que se arrellana de nuevo, muy alto, en una umbría del hayedo en la que abundan primaveras y hepáticas.

Enseguida alcanzamos el collado que se asoma al valle que une Arguis con Bentué de Rasal y que hace ya tantísimos años que recorrimos.

Solamente nos queda abandonar el camino que en adelante baja al valle, girar a nuestra derecha y orientándonos en dirección oeste-noroeste seguir en suave ascenso por el caminillo que transita la misma arista y que nos conduce enseguida a la indiferenciada Cima  de Punta Presín, situada a 1430 metros de altitud cuando son las cinco menos cuarto de la tarde.

Punta Peiro desde Presín.
 
Pasamos la cima tras un pequeña brecha vestida totalmente de crecidos arbustos con la intención de alargarnos hasta Cima Fajal pero enseguida desistimos de hacerlo ya que el camino ahora es prácticamente inexistente en una cresta completamente vestida de plantas espinosas, vamos con Miguel nuestro vecino, el camino se puede alargar en este estado más de la cuenta y Rosa tiene que ir a trabajar por la noche.

Volvemos a la cima y allí nos comemos unas naranjas y echamos un trago de agua mientras contemplamos el soleado Valle del Río Garona al sur y el Pirineo Axil al  norte, todavía blanqueado de nieve y profusamente cubierto de nubes.

Quince minutos más tarde desandamos el tramo de arista contemplando los abrigos de la ladera sur de la misma tan característicos en el salagón de la zona, y por el mismo camino nos vamos para abajo, bueno está el monte bajo en estos tiempos para  hacer caminos nuevos.

Al suave sol de la tarde nos llegamos hasta la Ermita de la Virgen de los Ríos que se encuentra tan espléndida y exquisitamente cuidada como ya sabemos, echamos un trago en la fuente y damos por liquidada la jornada  en la que, casi sin querer, hemos movido 700 metros. Van a ser las seis y media

La Cruceta de Aquilué.
 
Ya para abajo en el coche contemplamos la Cruceta, visitamos brevemente Aquilué bastante arreglado como ya sabemos y nos llegamos a casa cuando son poco más de las siete de la tarde. Hoy hemos hecho monte bajo pero por camino, lo que también tiene su encanto aunque a mí no me seduzca demasiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.