4 may. 2002

4-02. CUCURUEZO, FRAGINETO Y GUARA. 4-5-2002.

Casquete Somital de Guara. 7-6-09.

Molino  de Nocito, Barranco la Pillera, Collado de Chemelosas, Collado Petreñales, Cucurezo, Fragineto, Raso de los Hongos y Arista Oeste. Descenso por las Pedreras de la Norte de Guara al Barranco la Pillera.

04-05-2002.

Salida 08 h. Llegada 16 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa de Guara procedente de Prames. Vía en amarillo.


            El fin de semana se presenta un tanto incierto meteorológicamente hablando y decidimos mejor ir hacia abajo que para arriba. Por la misma razón preferimos marchar el sábado día 4 de mayo que el domingo 5.

            Nos levantamos, el  a las siete  y a las siete y media hora después estamos comprando el pan. Seguidamente nos llegamos al inicio de la Guarguera y poco después al puente en el que comienza la pista de Nocito.

            La pista está  en regulares condiciones por lo que el camino se hace largo aunque no demasiado. Habíamos calculado hora y media de coche y nos vamos a desocupar con algo menos. Nos entretenemos contemplando una pareja de perdices que se resisten un tanto a emprender su corto y pesado vuelo.

            Pasamos el collado y algo más abajo, en el encuentro con la pista que viene desde el Túnel de la Manzanera se arregla pero enseguida estamos en el pueblo y tomamos la pista hacia el molino que está tan mal como la primera.

Guara desde Nocito. 4-5-02.
 
            De cualquier forma, junto al molino, atravesamos el Barranco Lapillera  y aparcamos junto al mismo al encontrárnoslo de nuevo. Son las ocho y media de la mañana y estamos a 860 metros de altitud.

En el Barranco Lapillera. 4-5-02.
 
            Prácticamente en horizontal nos vamos barranco adelante en dirección fundamentalmente este, utilizando las pasaderas que permiten atravesar el barranco sin necesidad de descalzarse como nos ocurriera la vez anterior, pues no en broma hay que atravesar el barranco ocho veces. Baja poco agua en esta seca primavera de 2002.

            Pasamos las citas que indican que hay que abandonar el barranco y continuamos adelante por el mismo hasta que diez minutos después, cuando comprendemos que ese camino nos puede llevar pero no es el que buscábamos, nos damos la vuelta sobre nuestros pasos y tomamos las citas que habíamos rehusado anteriormente.

Torres del Barranco Lapillera. 4-5-02.
 
            Monte arriba, ahora en dirección sur, comprobaremos que hemos debido dar la vuelta cuando estábamos a punto de alcanzar el camino que, barranco arriba llevamos en este momento.

            Ya por conocido camino vamos ascendiendo consistentemente en busca de la Mallata Ferrer y del Collado de Chemelosas  situado a 1370 metros de altitud. La mañana está espléndida y hemos entrado en calor.

Cara Este de Fragineto desde el Barranco de las Valles. 7-6-09.
 
            Iniciamos el tránsito de la cara  oeste de Guara primero en horizontal para perder seguidamente alrededor de 50 metros de desnivel y continuar seguidamente ascendiendo  poco a poco al encuentro del Collado de Petreñales.

            Buscando el precioso tejo que ya conocemos doy un tropezón al verlo y perder la atención al camino que casi acabo de narices en el suelo.

            Son las once menos veinte cuando alcanzamos el Collado de Petreñales situado a 1560 metros de altitud.

Fragineto desde el Collado Petreñales. 7-6-09.
 
            Sin pérdida de tiempo y recordando el inicio del camino de la vez anterior lo tomamos entre bojes junto a un cartel de coto. En esta ocasión el espeso “buchacar” está seco y enseguida alcanzamos el lugar desde el que, hartos de agua, nos dimos la vuelta en nuestro primer intento al Pico Fragineto.

            Hemos virado al sudoeste llegando al collado y ahora ascendemos en dirección oeste al encuentro de la Punta del Cucurezo a la que llegamos poco después cuando el boj ha ido dejando paso paulatinamente a la genista hórrida.

            Estamos a 1661 metros de altitud y virando de nuevo al sur–sudoeste continuamos adelante por la amplia arista que se alargará algo más de lo que imaginábamos.

            La arista, fundamentalmente  llana, sube y baja continuamente atravesando diminutas prominencias y estrechándose de cuando en cuando, siempre ascendiendo ligeramente.

Casquete Somital de Fragineto.
 
            Hemos calculado media hora pasada la Punta Cucurrezo y así será. La cresta caliza y descompuesta junto al frío viento que nos azota se lleva su tiempo y nos hace agradecer los abrigos que encontramos sobre un caminillo medianamente marcado.

En Fragineto.
 
            Son las once y veinticinco cuando alcanzamos la cima del Pico Fragineto situado a 1734 metros de altitud. El nevado norte está ligeramente cubierto de nubes que nos roban el ansiado paisaje. El resto, más próximo se encuentra limpio y podemos gozar desde las depresiones de Vadiello y Calcón al sur, hasta la rotundidad de Oroel  o la profundidad recóndita de las continuas eses del Guatizalema al noroeste.

El Calcón desde Fragineto.
 
            Junto al par de montañeros oscenses que has subido desde La Tejería y que han llegado poco antes que nosotros, nos ponemos a almorzar.

Guara desde Fragineto.
 
            Pasamos un corto cuarto de hora charlando de algún familiar conocido por nosotros que vive en Sabiñánigo y a las doce menos veinte nos volvemos por el mismo camino en busca del Collado de Petreñales. La pareja vendrá tras nosotros hasta Cucurezo.

Guara desde el Collado de Petreñales. 7-6-09.
 
El Raso de los Hongos en la Sudoeste de Guara. 7-6-09.
 
            A las doce y cuarto alcanzamos el collado y en dirección sudoeste por camino ya conocido nos marchamos en busca del Llano de los Hongos y de la Fuente del Pino perdiendo alrededor de 50 metros.

La Fuente del Chinebro en el Raso de los Hongos. 7-6-09.
 
            Llevamos un trío delante. Serán franceses cuando los alcancemos en la grada rocosa. Una joven los retrasa un tanto.

Ladera Sudoeste de Guara. 7-6-09.
            Hemos contorneado el contrafuerte sur de Guara y virando al nordeste continuamos ascendiendo, ahora de manera más consistente, avanzando directamente hacia el pico a través de pedrera caliza sobre la que va aflorando más la genista cuanto menos el boj.

En la Oeste de Guara. 7-6-09.
 
            Hemos calculado hora y media y por allí irán los tiros. En la parte superior nos aproximamos a la arista oeste y allí el viento que está muy frío nos empuja de lo lindo haciéndonos trabajar un poco más de la cuenta; pero ya da igual, estamos en Guara que era lo que nos habíamos propuesto en principio y a lo que habíamos estado a punto de renunciar.

            Son las dos menos veinte, estamos a 2077 metros de altitud y junto a la cruz instalada al lado del derribado vértice geodésico nos sentamos a comer ya que hace un poco de abrigo.

Collado de Chemelosas desde Guara. 7-6-09.
 
Hay dos grupos descansando en la cima, uno de ellos con un hambriento chucho que se encargará de liquidar el aceite de nuestra lata de sardinas una vez que hemos rescatado los "pesquitos". Luego llegan dos de los franceses ya que uno de ellos ha llegado junto con Rosa compitiendo descaradamente con mi chica que, por cierto, no se ha dejado ganar.

Bajando la Pedrera de la Norte de Guara.
 
            Media hora después nos abrigamos un poco con gorro y guantes y nos vamos para abajo por la arista oeste. Vamos en busca de las pedreras que nos bajen como motos.

            El viento pega de lo lindo resultando francamente desagradable más por frío que por fuerte, pero poco después bajamos un resalte en la arista y a través de los pinos que llegan hasta la misma, iniciamos el descenso de la cara norte del pico siguiendo una estrecha senda que nos ha de depositar en la pedrera tras una pequeña travesía hacia el centro de la pared.

Guara desde el Pico Luna. 22-8-07.
 
            Alcanzada la pedrera que no es precisamente la maravilla que esperábamos, nos perdemos para abajo hasta que la pedrera se sumerge en el pinar y se hace camino que en fuerte descenso se llega al encuentro de la senda que hemos llevado en ascenso, poco más abajo del Collado de Chemelosas. Hemos bajado 700 metros en poco más de veinte minutos.

            Con las rodillas muy fatigadas por el descenso tan rápido nos llegamos al Barranco Lapillera en medio del suave verdor de la hoja de haya recién nacida y del cálido blanco de la espléndida griñolera florecida,  recogemos la cerveza que hemos dejado a refrescar y en un retazo de pradera próxima al barranco nos paramos a descansar a bebérnosla y a disfrutar un poco de la tarde, aquí en el fondo del valle no corre viento. Son poco más de las cuatro, de una tarde en la que se han ido desarrollando una cierta nubosidad poco consistente.

            Luego, junto al barranco, contemplando pequeñas bandadas de madrillas que confirman que se trata de un barranco vivo nos llegamos hasta el coche cuando son las cinco menos cuarto de un día en el que hemos movido 1500 metros de desnivel y para este 2002 son muchos por lo poco que hemos hecho últimamente.

            Con el coche nos subimos hasta la Ermita de San Urbez. La encontramos en plena restauración tanto interna como externa en lo que concierne a los alrededores. De aquella casa semiderruida que acogía a una harapienta familia de colonos que vimos la primera vez que llegamos hasta aquí, se ha convertido en un par de espléndidas casas, perfectamente restauradas y otro par más que parece llevará idéntico camino. La verdad es que este pueblo debe ser la envidia de muchísimos de este Pirineo que se encuentran mucho mejor comunicados.

            A las seis y cuarto estamos ya en casa. 

             

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.