30 mar. 2002

2-02. VIA ROSA A PUNTA COCHATA. 30-3-2002.

La Este de Punta Cochata. 25-5-03.

Final de la Pista de Escarrilla, Cara Sur y Arista Este de Punta Cochata. Descenso al Collado Sur de Cochata. Ibón de Escarra, Cara Oeste y Cara Norte de Peña del Cantero. Descenso por la el pedregal de la Cara Sur.

30-03-2002.

Salida 15 h. Llegada 18 h.

Mixto.

Bastante fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de Punta Cochata procedente de Alpina. Vía en amarillo.

            Es 30 de Marzo de 2002, domingo de Pascua. Nos levantamos temprano con intención de subir a esquiar a Formigal pero el cielo está algo cubierto y la temperatura altísima, a pesar de que esta noche se ha adelantado la hora y son las siete menos cuarto de la mañana de ayer. Rosa está bastante cansada y una cosa junto con la otra nos devuelven a la cama.

            Cuando nos levantamos, finalmente, el día está espléndido pero las nubes van evolucionando poco a poco y cargando el cielo.

            Comemos un poco pronto a la vez que quiere empezar a gotear y a las dos de la tarde nos metemos en el coche acabando con la indecisión y nos vamos para arriba.

            Hay circulación con zaragozanos de vuelta, bastantes de ellos con esquís, pues se acaba el puente. El Pirineo ha debido de estar a reventar y el tiempo ha acompañado mucho más de lo previsto: miel sobre hojuelas.

            En Escarrilla tomamos la carretera hacia Tramacastilla y pronto un desvío a nuestra derecha que nos mete en una pista conocida. Nos conducirá hasta las cuadras de un rellano situado poco más arriba tras atravesar una verja para animales.

            La pista está muy buena y continuamos para arriba hasta la última portera que también se puede pasar pero aparcamos allí, ya que sabemos que la pista termina inmediatamente.

            Estamos alrededor de los 1500 metros de altitud y en dirección prácticamente oeste, siguiendo las trazas de un camino, nos vamos para arriba por medio de la pradera alpina en dirección a Punta Cochata.

Cochata desde el Collado de Cachinio. 3-4-07.
 
            Rosa quiere pasar hasta el Embalse de Escarra y yo, aprovechando la ocasión de que el Pisuerga pasa por Valladolid, le propongo subir antes a Cochata pero por la arista norte. En su día me llamó la atención y recuerdo que desde la cima me fui por ella en descenso comprobando que había un patio interesante. El pico exceptuando la vía que habíamos utilizado para subir no ofrecía otras alternativas a primera vista.

            Siguiendo las balizas rojiblancas de la GR., ascendemos un tramo de pradera vestida de boj por la orilla sur de la enorme pedrera caliza que nace de las caras este de Cochata y del Cantero y bastante arriba comenzamos a atravesar la pedrera en ascenso hacia el collado norte de Cochata.

Punta Cochata. 25-5-03.
 
            Sé que si alcanzamos el collado tendremos un tramo fácil en principio pero luego encontraremos un muro vertical y luego unas lajas muy lisas y muy inclinadas que van a ser muy difíciles de pasar. También sé que hacia el oeste los paredones que presenta parecen infranqueables con lo que no facilitan una posible escapatoria.

            Habrá que intentarlo jugando con alguno de los corredores  más al norte de la cara este para poder alcanzar la arista más arriba de las dificultades que conocemos.

Croquis de Vía Rosa a Punta Cochata.
 
Por tanto y tras comprobar que los paredones de la cara este en la vertical del pico parecen intratables abandonamos el camino del amplio corredor que conduce al collado norte y nos introducimos en un empinado corredor limitado por la cara este y por un potente pitón calizo muy característico y de cara lisa y vertical.

            El corredor se sube bien utilizando el mejor terreno que nos ofrece las proximidades del pitón.

            La parte trasera del mismo es un falso collado que se incorpora casi horizontalmente a una terraza muy inclinada que ha recogido variados materiales provinientes del casquete somital del pico. Desde allí, situados ligeramente a un nivel superior al collado norte, comprobamos algunas dificultades de la arista norte y la posibilidad de una vía, próxima a la misma que, a lo mejor, nos permite alcanzarla por encima de las placas lisas que no queremos ver ni en pintura.

Recorrido de la Vía Rosa en la Este de Punta Cochata.
 
            Cae un poco de nieve cuando nos introducimos definitivamente en la pared. Estaremos alrededor de los 1800 metros de altitud.

            Tomamos una serie de repisas pequeñas a nuestra derecha para proseguir a continuación por una vira estrecha e inclinada que nos permite avanzar en la pared.

            Nuestro objetivo es un aguerrido pino negro que se recorta junto a un potente resalte vertical y liso en la arista. Para llegar a él nos serviremos de un pequeño corredor vertical del que hay que salir para abordar un tramo indeciso por liso y con pequeñas presas y que nos conduce a un descansillo en las proximidades de nuestro pino.

            A la derecha la estrecha y vertical brecha me permite asomarme para avistar la verticalidad de las placas que conforman la pared oeste y confirmar fehacientemente que ni la arista ni la cara oeste pueden facilitarnos nada para nuestra empresa. Por tanto, la alternativa es evidente: hay que continuar ligeramente por la pared este y progresar por un empinado diedro formado por una placa triangular y lisa que está perfectamente esculpida en la pared.

La Sur de Cochata. 4-12-11.
 
            La escalada del diedro nos ofrece la alternativa de bordear un trozo de placa ligeramente desprendida del original o progresar por la grieta que conforma con la placa madre en la que se encuentra asentada una reseca griñolera. Optamos por la grieta  y utilizamos las ramas de la “senera” para ayudarnos a superar el tramo y alcanzar posteriormente un nicho al final de la placa.

            La roca es mala, la pared está muy rota y llena de basura lo que definitivamente dificulta el avance por la misma. Rosa sube algo bloqueada ya que acaba de arrancar de la pared un bloque de unos 30 kilos que por suerte hemos podido esquivar.

            Unos metros más arriba del nicho en el que nos encontramos hay una estrechísima grieta que conduce a la arista, pero para alcanzar el inicio de la misma en la que hay otra griñolera incrustada hay un paso delicado que prueba Rosa sin demasiada fe.

Espléndida Punta Cochata y el pitón a la derecha.. 14-1-06.
 
            Le hago sitio para que vuelva donde me encuentro y me voy para arriba en busca de la arista y de continuación factible.

            La salida del nicho nos ha de llevar un poco a nuestra derecha donde se encuentra la griñolera y el inicio de la fisura, pero las presas de manos están en un pequeño techo a la izquierda y para los pies contamos con una placa convexa, algo rugosa pero con presas diminutas, de esas que no invitan precisamente a poner el pie sobre ellas.

            Finalmente un paso con piernas abiertas a la derecha  me permite alcanzar las fuertes ramas de la griñolera e incorporarme sobre la minúscula repisa que hay sobre la misma.
 
            La grieta tiene presas a mi derecha casi en la arista. Quedan 5 metros verticales, le digo a Rosa que espere que subo para echar un vistazo.

            Hay materiales en el fondo de la grieta que indican que nadie ha pasado por allí. Es necesario empotrar los pies en la misma y  cuando se haga no aguantarán, lo que así sucederá a continuación.

            Empotro algo arriba el pié derecho derribando para ello losillas empotradas, tomo una buena presa con mi derecha y me yergo por extensión ganando altura. Continuo empotrando el pie izquierdo y el brazo izquierdo todo lo arriba que puedo y con una potente extensión de piernas alcanzo  con mi mano derecha la presa clave de la grieta: un escalón de piedra en la misma arista, esa presa que siempre se desea cuando la cosa está ligeramente complicada y en la que se puede colgar todo el universo. Con esa presa me sobra ya todo. Me yergo sobre ella, llevo mi izquierda a la arista y subo a pulso hasta la misma.

            La arista que acaba de salir de las placas verticales está absolutamente descompuesta pero es fácil y entre pequeños asentamientos de pratenses conduce rápidamente a la cima.

            Retrocedo sobre mis pasos el tramo de arista y le indico a Rosa que me espere que voy a bajar a por ella.

            El destrepe hasta la repisa de la griñolera  la hago cuidadosamente con un colgamiento de brazos para buscar primero una presa baja con mi mano derecha con lo que alcanzo la repisa con mi pie izquierdo.

La Norte de Cochata. 4-12-11.
 
            En la repisa espero a Rosa que ha empezado a forzar la parte inferior del paso. Termino ayudándole flexionándome al máximo y dándole mi mano izquierda.

            La repisa es pequeña pero suficiente, un claro ejemplo de “overbuking” y la salida es rápida: la facilito empotrando un pié bastante alto en la grieta, lo que supone un apoyo franco para mi chica que se levanta sobre esta presa y extendiéndose con mi apoyo sobre su espalda, alcanza la presa clave de la grieta. De allí a encaramarse sobre la arista no queda más que un verbo. Luego, digo adiós a mi gorra que se ha ido para abajo y que no volveré a buscar  y me reúno con ella fácilmente en la arista. Instantes después soslayando un par de apoyos muy dudosos sobre la arista alcanzamos la herbosa cima de Punta Cochata a 1901 metros de altitud cuando son las cuatro y cuarto. He conseguido lo que quería pero los últimos 100 metros se las han traído.  Bautizaré la ascensión como “Vía Rosa a Punta Cochata.”

Casquete Somital Sudoeste de Cochata, la Normal. 4-12-11.
 
            En la cima echamos un trago brindando con tang de naranja, nos relajamos un poco, nos alegramos un mucho y tras echar una corta visual  desde este envidiable pináculo iniciamos el descenso por la vía normal en dirección oeste.

            Contemplando los paredones del norte de Sierra Partacua cubierta de amenazadoras nubes negras alcanzamos el collado sur de Punta Cochata y en 10 minutos nos bajamos hasta la derruida casa de la orilla del Embalse de Escarra, situada a 1633 metros de altitud.

 Ascendiendo por el oeste hacia el Cantero. 4-12-11.
 
            Comprobamos que la techumbre se ha caído porque la han quemado y tras comprobar que desde la cola del embalse vienen un par de montañeros nos vamos de vuelta para arriba hacia la Peña del Cantero con intención de abordarla por su lado norte.

            Atravesando neveros residuales abandonamos la pradera alpina y ganamos la pedrera caliza de la cara oeste del pico.

La zona rota de la Oeste de Cantero. 4-12-11.
 
            Bajo los paredones de la arista del pico y en un lugar soleado, abrigado y reconocido por los sarrios paramos a descansar a disfrutar de la tarde y a comer un poco.

Casquete Somital Norte de Cantero. 4-12-11.
 
            Media hora después continuamos encaramándonos a la arista por cualquier parte y con alguna dificultad, y a través de la pradera superior que se alarga hasta la cima en dirección sur alcanzamos la cima de la Peña del Cantero situada a 1872 metros de altitud.

            Son las cinco pasadas cuando, sin pérdida de tiempo, iniciamos el descanso directamente a la pedrera en dirección este. Bajamos la inestable gravera y alcanzando el enorme pedregal lo atravesamos por cualquier parte al encuentro del camino que hemos hecho a la subida, recién salidos del espolón herboso.

            Luego, por buen camino a través de la pradera alpina, enseguida nos llegamos al coche y nos vamos para abajo pista adelante. Van a ser las seis y hemos liquidado una jornada, que aunque con poco desnivel, solamente 650 metros, si ha sido altamente interesante.

            Son las siete menos cuarto cuando llegamos a casa. Las nubes que advertíamos sobre Sierra Partacua estaban solamente allí. En casa  también pensaban que nos estaba haciendo mal tiempo.