6 nov. 2005

27-05. EL PICO SERRATO. O CIRCULAR A LOS LAGOS DE PANTICOSA. 6-11-2005.

Serrato, Batanes y Xuans desde la Entrada a Pecico. 20-9-08.

Balneario de Panticosa, Ibón de Bachimaña Inferior, Orilla Este de Bachimaña Superior, Balsas de Lumiacha. Ibón de Xuans y Arista Sur del Serrato, Cuello de los Batanes, Ibón de la Basa, Ibón de Labaza y Balneario de Panticosa.

06-11-2005

Salida 07 h. Llegada 14 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre

Mapa de Serrato procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Han anunciado un tiempo estupendo para el domingo día 6 de Noviembre de 2005. El mes sigue con unas temperaturas deliciosas y eso que nos llevamos por delante. Habíamos previsto algo más largo aprovechando que Rosa, por fin, tenía un fin de semana de fiesta pero...

            Finalmente decidimos hacer algo parecido a la Vuelta a los Ibones de Panticosa que ya realizamos allá por el verano del 89 cuando nos estábamos preparando para ir, por primera vez, a los Alpes. Sabemos que la travesía es algo larga, que lo será igualmente dieciséis años después y por ello decidimos madrugar como hace ya mucho tiempo que no lo hacemos aquí por el Pirineo.

            Nos levantamos a las seis de la mañana, compramos pan tierno y marchamos para arriba hasta Panticosa  para llegar al Balneario cuando acaban de dar las siete.

 
            Aparcamos junto a la embotelladora, me pongo las botas  y sin más nos vamos de camino cuando van a ser las siete y diez.

            Está amaneciendo y la mañana está un tanto fresquilla mientras atravesamos el fondo del Balneario para acercarnos a la Casa de Piedra a 1650 metros de altitud. Es una firme promesa para un día que puede resultar espléndido.

            Son las siete y veinte cuando tomamos el empinado camino que se orienta al norte por la orilla derecha del Caldarés de Baños. El camino es conocido en sus múltiples recodos y pasajes. Nos enseña, ya es sabido, el Macizo de las Argualas  recién iluminado por el cálido sol de la mañana, elegimos el camino de la izquierda tras el rellano intermedio y nos acercamos al río con el camino. Vamos progresando en dirección norte únicamente con la inquietud de saber cuánto nos costará alcanzar Bachimaña Inferior.

            Subimos a ritmo normal la Cuesta del Fraile y siempre con la idea de que se nos hace largo nos plantamos en el puente del ibón cuando son las ocho y media. Hemos subido en hora y diez, como en nuestros mejores tiempos: 600 metros, sobre 500 metros por hora.
 

Bachimaña Superior, Piedrafita, Zarre y la Punta de la canal de Pecico.
 
            La Vuelta de los Ibones no tenemos intención de darla tal y como lo hiciéramos la primera vez. No queremos llegar hasta la presa del Bramatuero inferior y por tanto iniciamos el rodeo del Ibón de Bachimaña Superior por su orilla este. Hemos dejado el camino transitado y nos vamos por el que no le gusta ni un pelo a mi chica. Dice que es un continuo sube y baja pero yo no creo que sea peor que el de la orilla este y, para ir hacia Bramatuero, desde luego que es más corto.

            Pasamos junto a la Casa de Aragonesas y comprobamos que no han limpiado casi nada. Bueno, allí, junto a la casa, está el barracón portátil que subieron. Se supone que continuarán larán, larán. ¡Joder qué país!

            Eso sí, han tendido 300 ó 400 metros de manguera de plástico y allí está y esperamos que no pase a engrosar el ya cumplido paquete de basura que hay en la zona.

            Pasamos por la base de un par de pequeños corredores que se elevan por la ladera este del ibón y tras superar la escorrentía vestida de hielo, junto al escalón rocoso de la mitad del lago, alcanzamos un potente cono de deyección  relleno de abundante material de arrastre y tomamos para arriba en dirección este.

            La Pared Este de Bachimaña no es una completa desconocida para nosotros pero tenemos claro que por un lado o por otro nos ha de permitir acceder a la zona alta de la travesía, alrededor del Pico Serrato.

            Tras subir un primer resalte medianamente inclinado accedemos a un rellano pedregoso desde el que se perfila una larga arista en la que se adivina una depresión central.

            Unos metros más arriba se confirma nuestra sospecha y nos introducimos en un amplio corredor que se va cerrando poco a poco hasta convertirse en un estrecho y sombrío desfiladero en el que se encuentra asentada una fina capa de nieve de la semana.
 
Basa Central de la Lumiacha.

            Buscamos el mejor camino entre un lecho de grandes bloques graníticos y alcanzamos fácilmente el horizontal y estrecho collado desde el que avistamos la lóbrega pared oeste del Pico Serrato manchada levemente de nieve. Estamos a 2480 metros de altitud y nos encontramos frente a las Balsas de Lumiacha: ¡Bingo!

            Son las nueve y media de la mañana cuando nos incorporamos al amplio barranco que asciende en dirección sur desde el Ibón de Bramatuero Inferior.

Cara Sur de Paternrille desde las balsas de Lumiacha.

            Contemplamos las balsas a la vez que vamos tratando de localizar la vía más cómoda para continuar nuestro ascenso.

Ibón y Pico Xuans.
 
            Dudamos un poco pero finalmente se impone la lógica: nos orientamos con la Peña de Xuans y, de esa manera alcanzamos el umbral del Ibón de Xuans al que llegamos con el sol.

            Son las diez de la mañana, estamos al sol, a 2600 metros de altitud y decidimos para a almorzar un poco junto al desagüe del ibón. Es buen lugar para ello en una mañana auténtica de postal.

            Se trata de un precioso y recóndito circo lacustre en el que destaca el Pico Xuans al sur y el Pico Serrato al este, dos soberbias pirámides del más puro granito del Batolito de Panticosa.

            Un cuarto de hora más tarde continuamos camino y encontramos huellas sobre la nieve cuando vamos a incorporarnos a la orilla este del ibón. Son de ayer y aunque no son necesarias con tan poca nieve, al menos nos sirven para confirmar camino sobre la amplia pared sudeste del ibón.

            Transitamos inicialmente la orilla este del ibón para, casi de inmediato, abandonarla  por una vía más franca  y más directa a la zona norte de la pared en la que nacen los paredones del Pico Serrato.

            Son menos de 200 metros de desnivel que subimos fácilmente y que nos depositan sobre el amplio collado, en la zona de la arista sur del Pico Serrato.

            En su día hicimos Peña Xuans y el primer Diente de Batanes hasta la brecha. Hoy nos vamos a subir al Serrato.

            Estamos sobre los 2750 metros, giramos a nuestra izquierda y comenzamos a ascender por la amplia y suave loma vestida de grandes bloques cubiertos de nieve, hasta que la arista se empina y nos ofrece su ladera este, soleada, con poca nieve y con aspecto de que será relativamente fácil describir una travesía en ascenso.

            Así será puesto que enseguida aparece a nuestra vista un segundo diente, más atrás del primero y hacia allá nos vamos, más o menos, por las huellas que también se van al pico. Me gusta el estilo del trazador al que le sucedió lo mismo que a nosotros: que no conocía el pico.

La Arista Cimera de Serrato.
 
            La pared se empina conforme nos aproximamos a la arista que alcanzamos antes de una pequeña zona de verticales diedros.

            Desde arriba advierto que la cima está bastante más atrás, le indico a Rosa que faldee en horizontal mientras yo me las veo un poco, en compañía de las huellas, para bajar hasta la depresión siguiente, abandonando la arista  perdiendo unos metros más para continuar seguidamente con el flanqueo en ascenso.

            Nuestra travesía nos lleva a la vertical de la cima y ascendiendo de frente alcanzamos la arista ya muy próximos a la cima. Nos quedan alrededor de 50 metros muy dentellados y con algún paso en el que hay que hay que poner bastante cuidado tanto con manos como con pies.
 
Ibón de Xuans desde Serrato.

En la Cima del Pico Serrato.
 
            Son las once y veinte cuando alcanzamos la cima del Pico Serrato, también llamado El Peñón, situado a 2881 metros de altitud. Una enorme cita lo confirma.

Bachimaña desde la Cima del Pico Serrato.

            El Pico Serrato es un balcón difícilmente igualable. Hacia el norte se desplega toda la cadena fronteriza desde El Gran Pic d’Aratille hasta la Gran Faxa; al este las Neveras  y el Vignemale; al sur los Dientes de Batanes y el Pico Xuans; y al oeste desde las Argualas hasta Punta Zarre. Por abajo estamos rodeados de ibones: Los Bachimaña, los Azules, el de Xuans, las Basas de Lumiacha, Los Bramatueros, los del Serrato, el del Letrero y los de la Rinconada de Bramatuero. Así que, no vamos a discutir si merece la pena o no el esfuerzo.

Marmoleras, Piedrafita y la Cresta del Pecho.
 
            Hacemos fotografías y diez minutos después nos vamos para abajo pues nos queda tajo.

Vignemale desde Serrato.
 
La Norte de la Punta y Dientes de Batanes.
 
            El descenso lo hacemos siguiendo una travesía lo más directa posible en la pared este del pico, coincidiendo con el principio y el final de nuestro camino de ascenso.


La Este del Pico Serrato.

La Norte de Peña Xuans.

Recordando viejos tiempos, siempre nuevos, frente a Xuans.
 
            En veinte minutos nos bajamos al collado y ascendiendo suavemente alcanzamos el punto más alto del mismo, lugar de grato recuerdo que inmortalizamos esta vez con una foto de mi señora sobre el hielo del ibonciecho lo que en su día fue un baño. Son las doce del mediodía de una jornada absolutamente espléndida.

            Estamos a 1780 metros de altitud y dejando a nuestra derecha la arista este del Xuans iniciamos el descenso. Allá abajo está el Balneario de Panticosa.

            Hemos de bajar la enorme pared sur que culmina en la cima del Pico Xuans. Para ello hemos de descender escalón a escalón y comenzamos con el primero que nos tiene que depositar en el Ibón de la Basa.

Ibón de la Basa desde la Pared Sur de Xuans.
 
            No recordamos nada del camino y por tanto nos vamos de frente por el primer corredor que nos parece transitable. Son alrededor de 150 metros de desnivel que bajamos por un corredor bastante empinado  hasta que alcanzamos la pedrera que rodea al ibón en su parte central, y allí iniciamos una travesía por la pedrera en dirección oeste para rodear el ibón por su orilla oeste.

Ibón Alto de la Baza desde la Basa.
 
            No llega a media hora lo que nos cuesta alcanzar el Ibón de la Basa situado sobre los 2650 metros de altitud. Hacemos alguna foto y continuamos para abajo de nuevo en dirección sudoeste.

            Hemos de abordar el descenso del segundo escalón glaciar de unos 200 metros de desnivel que haremos también a través de un par de corredores que nos permiten transitar el escalón desde la parte oeste del Ibón de la Basa a la parte este del Ibón Superior de Labaza para rodearlo por su orilla este.

La Clásica del Ibón de Labaza y de fondo desde Garmo Negro a La Faxa.
 
            Se nos va otra media hora parta alcanzar el Ibón de Labaza situado a 2450 metros de altitud. Allí fotografiamos el precioso ibón y la cara sur de los Batanes, todo antes de empezar el descenso de verdad.

La Sur de los Dientes de los Batanes.
 
            Hemos de descender 350 metros  en dirección sudoeste a través de un enorme pedregal granítico hasta que alcancemos sobre un lomo herboso el camino a los Brazatos. En la parte superior encontramos el Ibón Inferior de Labaza pero luego nos hartamos de granito de todas las dimensiones imaginables recordando nuestro tránsito anterior muchísimo más cómodo con los crampones: ni una sola piedra.

Ibón Inferior de Labaza o del Serrato.

            Sobre los 2200 metros atravesamos la tubería que baja las aguas de los  Ibones  de los Brazatos a la Central de Baños y nos encontramos con las primeras almas vivientes que bajan de los Brazatos. Se trata de un par de “marroquís” a los que dejamos atrás para alcanzar posteriormente a un grupo de cuatro de la tierra que también se quedan atrás ya que nosotros bajamos de frente atajando las lazadas del camino. Hay que liquidar lo más pronto posible los 450 metros de desnivel que nos quedan y que nos han de depositar en el Balneario junto a la fuente de San Agustín, cuando van a ser las dos y media del mediodía, dando así por liquidado un desnivel de 1275 metros.
 
Precioso skyline de Panticosa con Arguslas. Garmo Negro Pondiellos, Arnales e Infiernos.

            Enseguida nos llegamos al aparcamiento del coche y sin pérdida de tiempo nos vamos carretera abajo. A las tres y diez estamos en casa para comer con nuestra hija Biola.