16 nov. 2008

32-08. EL PICO BATAILLENCE. 16-11-2008.

La Oeste del Bataillence

Boca Norte del Túnel de Bielsa, Barranco Nere, vertiente norte del Puerto de Bielsa y faldeo hasta la Arista oeste.

16-11-2008.

Salida 10 h. Llegada 14 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Bataillence procedente del IGN. francés. Vía en amarillo.

            Queríamos hacerlo con esquís ya que teníamos viejas noticias de que era un lugar fácil y muy visitado por los esquiadores franceses. Vista nuestra escasa competencia con los esquís decidimos olvidarnos del tema y nos proponemos hacerlo como de costumbre.

            Hemos pasado la noche en el Refugio de Pineta, que está prácticamente vacío, y en el que hemos coincidido con la pareja de Salamanca del año pasado pues ellos vienen mucho por aquí.

            Ayer subimos a la Estibeta de Montinier y hoy 16 de Noviembre de 2008 vamos a subir a Bataillence.

            Nos levantamos sobre las ocho, desayunamos, recogemos, y nos bajamos hacia Bielsa. La mañana es buena para este tiempo y lugar.

            En el Túnel de Parzán tomamos la carretera hacia Francia, atravesamos el Túnel de Bielsa y aparcamos en la parte este de la boca norte del mismo. Hay personal que viene un poco a lo mismo que nosotros.

            El lugar a 1800 metros de altitud, sombrío y desagradable a estas horas invita poco a salir del coche pero nos abrigamos, nos ponemos los crampones, cargamos las raquetas en la mochila y nos ponemos en marcha cuando van a ser las diez de la mañana. Hay algo de nieve polvo en el aparcamiento, creo que se puede subir sin nada, pero mi chica patina enseguida y para que se le congelen las manos poniéndose los crampones en algún resalte fuerte lo hacemos aquí y nos calentamos las manos antes de salir. ¿A esto se llama picardía?

Entrando al Barranco de Nere.
 
            Nuestro objetivo es el valle por el que desciende el Barranco Nere situado al este del túnel. Por tanto tomamos dirección norte siguiendo múltiples huellas de esquís por la orilla izquierda del mismo, la derecha es una pared que se está vistiendo de cascadas de hielo.

Cascadas del Nere.
 
            Transitamos junto al barranco hasta que se amplia y se arrellana un poco.


Al este de Marioules.
 
            Superado este primer resalte proseguimos para arriba orientados por la altiva imagen de una pirámide  al este del Puerto de Bielsa, hasta alcanzar la base del segundo resalte completamente vestido de nieve.

El Nere desde el segundo resalte.
 
            La nieve está bien y aunque nos son necesarios los crampones, no molestan. Aprovechamos la nieve pisada por los esquiadores que nos va de cine, fuera de ella es bastante profunda y molesta para caminar.

La Arista Sur de Aragnouet desde el Nere.

Marioules y viento en altitud.
 
            Otro pequeño rellano nos permite contemplar la cara norte del Pic Marioules que desde abajo se suele confundir con el Bataillence. Nos sirve para mostrarnos que hay ventisca en altitud aunque por abajo es día está bastante calmado.

Garliz

            Transitamos en ascenso la cara norte del Marioules y del Puerto de Bielsa hasta que salimos a un pequeño rellano en su zona nordeste, desde la que se ve la cara norte del Bataillence inmaculadamente blanco y sombrío además de coronado por un variable halo de nieve ventisqueada.

            Hay dos opciones a primera vista: bajar ligeramente para atravesar la pala norte del pico y ascender por su corta arista este o flanquear sin perder altura para alcanzar la arista oeste y coronar con la misma. Tomamos la segunda opción que cuenta con la huella de los esquiadores y avanzamos entre un grupo que hemos alcanzado pero, foquean más ligeros ellos y  se terminarán marchando un poco adelante.

Rodeando Marioules.
 
            Una amplia zeta sobre la cara norte del pico nos eleva no sin esfuerzo hasta alcanzar un pequeño collado al norte de la arista, lugar en el que recibimos la desagradable tarjeta de visita de la ventisca.

            Cinco minutos de ascenso nos colocan en la arista oeste del pico en medio de un pequeño vendaval engañoso a la luz del sol.

Cima de Bataillence con Garlitz.
 
            Hemos subido contemplando la majestuosa estampa del Garliz y ahora desde aquí se nos descubre un interesante panorama que abarca Mechant, Estargne, Cambieil, Salettes, la Gela, el impresionante murallón del Gerbats que se continúan con los de Barroude con el Troumouse en primer plano y culminando en la Munia; el Robiñera y la Sierra de Liena; detrás la Sierra de las Sucas y Ordesa; al sudeste Suelza y Fulsa y aquí en la arista este el Marty Caberrou. Se trata de un panorama de ensueño pero yo esperaba más proximidad y rotundidad pero las sierras se acaballan demasiado, ¿o es que hace un frío que pela y que no deja disfrutar del paisaje? Hacen falta ganas para sacar la cámara y hacer fotos.

Gerbats, Gela y Puerto Biello.
 
La Este de Bataillence con Marti Caberrou, Suelza y Fulsa.
 
            La arista es fácil, tiene tres mini-resaltes que no ofrecen dificultad y en diez minutos, absolutamente zarandeados por el viento alcanzamos la cima de Pico Bataillence de 2604 metros de altitud. Son las doce del mediodía.

Al abrigo de la ventisca en Bataillence.
 
            Buscamos un poco el abrigo del viento en la cara sur del pico, nos abrigamos, comemos y bebemos pues no lo hemos hecho todavía y nos arreglamos con poco rato pues no apetece dilatar el momento.

La Oeste de Troumousse desde Bataillence.
 
            Un cuarto de hora después volvemos a la cima hacemos una foto y nos vamos por la arista oeste unos metros congelándonos materialmente.

            Alcanzamos el primer punto bajo de la arista y nos tiramos de frente para abajo por medio de la cara norte. Salimos del infierno de la ventisca pero estamos más frescos que una lechuga. Los dedos de las manos no son nuestros.

            Se baja deprisa y bien y vamos entrando en calor poco a poco tras recuperar el camino de subida.

La Norte de Bataillence.
 
            Encontramos a un montañero que lleva en las costillas a un niño de cortísima edad. Le advertimos que arriba hace un “biruji” de la leche y le hacemos unas fotos. El crío va muy tapado pero no sé si no terminará con algún buen catarro como poco.

            Poco más abajo hasta se está, de nuevo, bien. Lo de arriba ha debido ser solamente un sueño y a las dos de la tarde nos llegamos al coche. Hemos liquidado 800 metros de desnivel que han tenido de todo.

            Movemos el coche hacia el otro lado de la carretera y nos sentamos a comer al sol contemplando las laderas cubiertas de nieve del Vallón de Saux  que culminan en el Puerto de Aiguillette y más adelante en el Puerto Viejo. Esta mañana subían esquiadores y tiene un aspecto más amable que el Valle del Nere hacia Bataillence. ¡Quizás algún día…!
 

              

 

             

             

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.