4 jun. 2000

9-00. PEÑA DE LAS ONCE. 4-6-2000.

Las Once desde Peña mediodía o las Doce.

Peña de las Doce, Arista Este y Cima de Peña de las Once. Descenso por la Arista Este, Cara Norte, Collado del Ibón, Ibón de Basa de la Mora y Refugio de Lavasar.

04-06-2000.

Salida 10 h. Llegada 14 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de las Once procedente de Prames. Vía en amarillo.
           
            Comemos un poco tranquilamente en la Cima de la Peña de las Doce mientras contemplamos el paisaje. Se nos va media hora.

            Luego, tomando la arista en dirección sur sudeste y en ligero descenso nos vamos hacia la Peña de las Once cuando son las diez y media del 4 de junio de 2000.

            Pasamos por el lugar en el que hemos accedido a la arista y que de momento es fácil y ascendemos a continuación la prominencia que desde abajo y sin ver el vértice geodésico habíamos identificado como la Peña de las Doce.

Cara Sudoeste de las Once desde Llosal. 18-7-06.
 
            Seguidamente pasamos un par de prominencias  más en los que a tramos se dibuja tenuemente el camino que trazan los que hacen la arista, siempre por camino fácil, nos depositan en la base de la arista somital ya bastante inclinada. Hemos ido subiendo suavemente, pero ahora el resalte tendrá alrededor de 150 metros de desnivel.

            Subimos junto al filo pero nunca por el mismo, la pedrera caliza está sembrada de caminos de los que vamos tomando cualquiera que nos lleve para arriba.

Acariciando a las cabras en la Peña de las Once.
 
            Pasando las prominencias le he calculado a Rosa media hora hasta arriba. Serán veinte minutos al fin los que emplearemos en alcanzar la cima de la Peña de las Once cuando son las once y veinte, (el reloj adelanta) y el altímetro marca lo que le viene en gana, se ha mojado 150 metros y van... me da la impresión de que es malo de solemnidad. Estamos a 2650 metros de altitud.

Collado del Ibón desde el Pico Llosal. 18-7-06.
 
Un rebaño de cabras, de alta montaña, nos asedia. Pero como no tenemos necesidad de descansar ni de comer, permaneceremos poco rato en la cima y pronto continuaremos cresta adelante, ahora ya en descenso, buscamos el Collado de Aibón.

            Las cabras que se han dejado acariciar y que han chupado todo lo que ha llegado por allí, nos acompañan en el descenso un buen rato. Nosotros, pasado el profundo corredor en la ladera oeste, nos vamos ya directamente para debajo de frente al collado situado a 2400 metros de altitud, transitando la pedrera que nos deposita fuera de las barras calizas de la cara oeste, un poco al este del collado.

Peña de las Once desde el Collado del Ibón. 18-7-06.
 
            Son las doce y en el Collado de Aibón tomamos la dirección oeste y continuamos el descenso ya por el valle siguiendo balizas rojas y blancas que bajarán para pasar cerca del ibón hasta el Refugio de Lavasar y luego continuar hasta el fondo del valle.

            Alcanzamos poco después la pradera alpina vestida de pino negro de la zona este del ibón  y es la una cuando llegamos al Ibón de Basa de la Mora situado a 1920 metros de altitud, cuando ya se nos estaba haciendo larga la bajada.

Ibón de Plan desde el Collado del Ibón.
 
            Comemos nada más llegar al ibón, en la orilla sur del mismo con un sol a medias que quiere y no puede con la frágil nubosidad y con la molestia presencia de la suave brisa que eriza la delicada superficie del agua.

            A las dos menos veinte iniciamos el contorno del ibón por su orilla derecha pasando ya casi en el desagüe junto a dos grupos, uno que llega, y el otro debe ser el que tiene la tienda junto al ibón y que hemos localizado ya cuando subíamos.

Refugio de Labasar. 18-7-06.
 
Tranquilamente nos llegamos al refugio cuando son las dos y diez. Hemos disfrutado de un día muy relajado en el que hemos movido alrededor de 800 metros de desnivel.

            En el refugio están los del Icona que van para abajo. Nosotros lo haremos después.

Las Once, LLosal y Collado del Ibón. 14-9-07.
 
            Llegados a la carretera principal del valle nos subimos un poco hacia Plan, pero pasados los túneles nos damos la vuelta para abajo al encuentro de la modorra.

            Próximo a Labuerda paramos en una rústica área de descanso a matar el sueño. Luego, más despejado, continuamos hacia Broto. La verdad es que la carretera poco más arriba de Boltaña se hace infernal, está como siempre y puede ser que sea de las peores carreteras de la provincia.

            Hacia Ordesa hay tormenta y en Cotefablo gotea. A las seis estamos en casa, ha sobrado día y día.

Puedes ver el Comienzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.