23 abr. 2002

3-02. EL PUERTO DE LA GLERA RECHAZADOS POR LA OESTE DE ESTAOUAS. 23-4-2002.

Hacia el Puerto de La Glera. 23-05-10.

Final de la Carretera de Benasque, Torrente de Gorgutes, Ibón de Gorgutes, Cota 2600 m Arista Oeste de Estaouas, Ibón de Gorgutes y Puerto de la Glera. Descenso por el Torrente de Gorgutes a la Carretera.

23-04-2002.

Desnivel acumulado 900 m.

Distancia recorrida 10000 m.
 
Tiempo efectivo 04:15 h.

Sol.

Fácil.

Agua en el Torrente de Gorgutes y en los ibones de la zona según temporada.

La mitad del esfuerzo realizado en la actividad se la ha llevado la Arista Oeste de Estaouas que no es necesaria para visitar el Puerto de la Glera. Las raquetas pueden ser muy útiles en función de una climatología propiamente primaveral.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Puerto de la Glera procedente de Alpina. Vía en amarillo.
 
San Jorge 2002 nos llega con un “acueducto” fenomenal que con ser mucho, resulta más bien poco para nosotros por diversas razones; así que, se nos queda en día y medio para la montaña.

            Cualquier punto de la cadena fronteriza orilla derecha del Esera puede ser algo interesante, ya que no hay mucha altura y la orientación es sur.

            El lunes 22 de Abril comemos y a la una y media nos vamos carretera adelante. No tenemos prisas, el día está espléndido y vamos relajadamente a disfrutar y a contemplar el paisaje. Tengo la intención de que, por una sola vez, no se maree Rosa en al Guarguera.

            Paramos aquí y allá con toda la tranquilidad del mundo y finalmente en Benasque. Damos una vuelta por el pueblo a y luego proseguimos hasta donde nos lo permite la nieve que es el edificio del Plan del Hospital. La carretera está limpia hasta allí ya que en ese lugar está la estación de esquí de fondo ya cerrada por esta temporada.

            Aparcamos junto al restaurante y cruzando el plan por el que discurre el Río Esera nos vamos hacia el Barranco de Gorgutes con intención de localizar el camino que asciende valle arriba.

La Cascada de Gorgutes desde el rellano del pinar. 23-5-10.
 
            No tenemos ninguna duda ya que la Cascada de Gorgutes es inconfundible. Y poco más allá, al sudoeste termina la carretera.

            No localizamos el camino en la orilla derecha del barranco, como indica el mapa y paseando tranquilamente nos vamos hasta el final de la carretera, lugar en el que con seguridad debe arrancar el camino.

            Llegamos enseguida y comprobamos efectivamente que allí arranca el camino balizado de verde y blanco.

            Nos vamos carretera para abajo para comprobar hasta que punto está limpia de nieve para aproximarnos mañana por la mañana y tras comprobar que la nieve ocupa escasamente los últimos 150 metros de la misma, nos volvemos hacia el coche tras visitar las ruinas del viejo Hospital de Benasque que están siendo recuperadas.

            La gente sale con esquís de travesía hacia arriba y nosotros tras comprobar una vez más la situación del Puerto de la Glera y suponiendo la situación del Puerto Viejo nos vamos para abajo en busca de un lugar abrigado para  acampar y pasar la noche.

 
 
            En la parte más alta del Plan de Baños, al abrigo de los bojes y recogiendo los últimos rayos del sol del día montamos la tienda. Son las siete y cuarto de una espléndida tarde de las que deben salir pocas como ésta aquí en Benasque.

            Terminamos de cenar y nos vamos por el camino viejo hacia abajo hasta localizar el refugio de pescadores que está un poco más abajo del plan. Está bastante limpio aunque un tanto abandonado pero sería más que suficiente en caso de mal tiempo.

            Volvemos a nuestro campamento cuando ya anochece. Tomamos café con leche caliente y a las nueve y media nos empiltramos tras contemplar el globo sonda que destaca poderosamente sobre el cielo y que será motivo de comentario de prensa un par de días después.

            Hace calor por lo que nos aligeramos un poco de ropa para dormir. Rosa se quitará hasta los calcetines, lo que ya es signo de buena temperatura.

            La charla se alarga bastante sobre el mullido de las esterillas, la manta y el saco lo que nos permitirá comprobar la ligera inclinación del suelo y nuestra falta de costumbre antes de liquidar el día.

            A las siete y media de la mañana aparecemos a la cálida mañana del 23 de Abril, acorde con la noche. Recogemos, desmontamos la tienda que apenas está humedecida y desayunamos con café con leche que todavía se mantiene caliente en el termo.

Maladetas desde el Ibón de Gorgutes. 23-5-10.
 
            Seguidamente montamos en el coche y nos acercamos hasta casi el final de la carretera y cuando van a ser las ocho y media iniciamos la marcha al encuentro de las balizas verdiblancas que nos han de conducir hacia la nieve en el Valle de la Glera o de Gorgutes.

            Partimos de una altitud de 1800 metros y en dirección prácticamente norte comenzamos a ganar altura sobre inclinado terreno vestido medianamente de pino negro. Vamos aproximándonos al Torrente de Gorgutes para proseguir hacia arriba por su orilla derecha.

            Alcanzamos un minúsculo rellano del que salimos por un pequeño pedregal para ir abandonando poco a poco la presencia de los pinos tras asustar a una pequeña manada de rebecos que no nos debían de encontrar ninguna falta.

Por debajo del Ibón de Gorgutes. 12-7-04.
 
            Los últimos restos de pradera se sumergen poco a poco en la nieve cuando estamos rozando los 2000 metros. Ganamos un poco más de altitud aproximándonos al torrente que atravesaremos por un puente de nieve  en el inicio de un falso rellano.

            La nieve está un poco endurecida a esta altura pero el día augura nieve profunda a no tardar demasiado. Estamos virando un tanto al nordeste para afrontar un fuerte resalte de alrededor de 100 metros de altura y que nos ha de depositar en la cubeta lacustre de los Ibones de la Montañeta.

            Paramos y sentados en una roca nos ponemos cómodamente, al cálido sol de la mañana, los crampones y con ellos, piolet en mano iniciamos el ascenso del resalte sin buscar siquiera la parte baja. Subimos directamente un poco más al norte, ya que sabemos que luego hemos de virar completamente hacia el noroeste.

            Alcanzamos la parte superior del resalte alrededor de los 2250 metros de altitud ligeramente al  oeste de los dos Ibones de la Montañeta completamente helados todavía.

Mall Pintrat y Estaouas desde el Ibón de Gorgutes. 19-5-07.
 
            Comprobamos el regular acceso de separación entre los Picos de la Montañeta y el Pico de la Glera y tomando dirección noroeste, sin bajar al fondo de una diminuta depresión, nos vamos ligeramente en ascenso probando como blandea la nieve caliente por el sol.

            Alcanzamos la parte más alta del Turonet de Gorgutes y divisamos el Ibón de Gorgutes frente a nosotros.

            Es el momento de tomar decisiones. La nieve comienza a hacerse profunda, El Puerto de la Glera está aquí mismo y algo más habrá que hacer. Las aristas sur y noroeste del Pico de la Glera están además de mixtas complicadísimas por lo que hay que descartar de inmediato su ascenso. Tenemos la opción de hacer la nada sugestiva arista sudeste del Pico Sacroux y la opción de hacer la arista sudeste del Pico Estauas que está prácticamente limpia de nieve y se ve desde aquí bastante fácil.

Sacroux. 23-5-10.
 
            Descendemos hacia el desagüe del ibón y nada más atravesarlo alcanzamos el inicio de la arista que vamos a subir quitándonos los crampones.

            Al principio incluso encontramos trazas de camino que enseguida perderemos, antes de subir el primer tercio sobre retazos de pradera alpina escalonada, bastante inclinado pero de fácil progresión hasta que se afila la arista haciéndose rocosa y algo descompuesta en la que hay que trepar un poco junto a algunos pequeños retazos de nieve, en un tramo bastante tieso hasta que la arista se ensancha de nuevo sobre una pedrera metamórfica.

            El segundo tercio de nuevo bastante inclinado se inicia con el encuentro de nuevo de la arista que se afina y que ascendemos junto a un alargado nevero que se asienta al norte de la misma. Subimos con apoyos continuos de manos pero todo dentro de un tono relativamente fácil. Luego señalo en el inicio de un nevero como referencia para la vuelta y el ascenso de un tramo amplio e inclinado de pedrera poco asentada nos conduce al último tercio de pared, bastante vertical muy descompuesta pero que no presenta apenas dificultades que no se solventen con la práctica normal en paredes descompuestas. Un corredor bastante vertical nos conduce a la arista de nuevo y unos metros más arriba alcanzamos una cúpula rocosa, se trata de lo que nosotros habíamos identificado desde abajo como el Pico Estauas pero  no es precisamente así. Estamos sobre los 2600 metros de altitud como habíamos calculado aproximadamente desde abajo pero el pico está retirado al noroeste y no es precisamente la distancia a la que se encuentra lo más importante.

Macizo de la Maladeta desde la Cresta de Estaouas.
 
            De por medio tenemos una finísima y descompuesta arista granítica que en horizontal se alarga alrededor de 100 metros y que sin entrar en detalles se las trae con avalorios, pues solamente le he echado un tiento al primer diente y no me ha gustado ni poco ni nada. Poco más adelante la arista se yergue y su lado norte parece más amable siendo muy vertical  en la zona de la profunda brecha final de la que sale un paredón liso y vertical definitivo. La conclusión y la decisión es inmediata a pesar de que son poco más de las once de la mañana: ésto no es para nosotros. Menuda viene hoy Rosa, hace un momento acaba de arrear un peñazo de categoría y la veo yo un tanto bloqueada, por lo que ni siquiera intentamos un tramo de cresta irregular para entretenernos un poco y bajar luego al vertical nevero que se yergue casi hasta la misma arista.

Maladetas y subida al Puerto de la Glera. 3-5-06.
 
            Por donde hemos venido nos volvemos sin más. Poco más abajo, en un lugar muy abrigado nos paramos a almorzar un poco. Disfrutamos de un paisaje majestuoso que abarca desde la Arista de los Quince Gendarmes hasta las Furcanadas en una espléndida mañana a la que le quiere aparecer cierta nubosidad poco consistente. Mas cerca tenemos la “delicada arista que va desde el Puerto de la Glera  hasta el Pico de la Montañeta pasando por el no menos delicado Pico de la Glera.

            Poco después continuamos el camino para abajo disfrutando al sol de la mañana del Ibón de Gorgutes  inmaculadamente helado a nuestros pies.

            Alcanzado el nivel del nevero final atajamos en dirección norte  al objeto de pasar por la orilla derecha del ibón, bastante vertical por cierto, sin tener que perder desnivel que tengamos que recuperar a continuación, ya que la nieve está bastante profunda.

En el Puerto de la Glera.
 
Superado el ibón un corto tramo poco inclinado nos deposita enseguida en el Puerto de la Glera o de Gorgutes situado a 2367  metros de altitud. Se trata de un paso relativamente pequeño, poco más que una brecha pero que tiene preparado el camino según se observa en el lado francés, lo que indica que a pesar de lo abrupto que es el lado norte, debía de ser bastante transitado incluso con ganado.

            Tras contemplar el reducido paisaje que se divisa desde aquí y tras salir de dudas acerca del Pico Sacroux iniciamos la vuelta en dirección sur sobre nuestras huellas.

Estaouas, Sacroux y Glera desde la Montañeta. 23-5-10.
 
            Bordeamos el Ibón de Gorgutes y nos vamos para abajo por la pared donde desagua el ibón. Se trata de una pared perfectamente nevada y bastante vertical que rondará los 50º en su inicio y que se baja bien gracias a las condiciones en las que se encuentra la nieve.

            Ya en el rellano en el que convergen las diferentes ramas que han de configurar el Torrente de Gorgutes, atravesamos el mismo y recuperamos la huella que hemos llevado a la subida.

De Sacroux hacia Estaouas. 3-5-06.
 
            Poco después ya sobre el camino desaparece la nieve, nos quitamos las polainas y nos vamos tranquilamente para abajo. Cuando llegamos al coche va a ser la una y media del mediodía, con lo que liquidamos un día corto en el que hemos movido 900 metros con una nieve aceptable.

Bajando del Puerto de la Glera.12-7-04.
 
            Montamos en el coche y nos bajamos a comer al Plan de Senarta.

            El día está divino y tranquilamente pues se trata quizás de la primera vez que nos vamos de Benasque sin que nos eche el tiempo nos volvemos para casa con una tranquilidad que no conocíamos. Ni siquiera nos molestan las obras de remodelación de la carretera entre Ainsa y Campo y que tienen a la actual hecha una auténtica pena, lo que ya es decir.

            Paramos de nuevo en la Guarguera y a las seis y media nos llegamos para salir después de la ducha a dar una vuelta por el pueblo vestido de San Jorge. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.