11 may. 2006

6-06. SAN ADRIAN DE SASABE. 11-5-2006.

Ermita de San Adrián de Sasabe.

Borau y orilla izquierda del Barranco Lupan. Vuelta por la carretera.

11-05-2006.

Desnivel acumulado 150 m.

Distancia recorrida 4000 m.
 
Tiempo efectivo 00:50 h.

Sol.

Muy fácil.

Agua en Borau y en la Fuente de San Adrián.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de San Adrián de Sasabe procedente de Prames. Vía en amarillo.

            Puede parecer mentira pero no habíamos estado nunca en la ermita. Muy nombrada por diversas razones pero...

            El jueves 11 de Mayo tengo que ir a las seis de la tarde al hospital de Jaca para hacerme unas radiografías de torax como preoperatorio  para limpiarme el menisco interno de la rodilla derecha. Luego, y aprevechando la conyuntura, nos podríamos acercar hasta Borau y de allí a la ermita que está muy cerca. El fin de semana pasado no pudimos hacer ninguna salida  y nos apetece pues Rosa tiene descanso semanal.

            A las seis estamos en el hospital y poco antes de las siete llegamos al pueblo de Borau tras pasar el pequeño puerto que lo separa de Aratorés.

            Recordamos que el pueblo se queda al sudeste de la carretera y llegando al Barranco de la Fonteta, aparcamos el coche junto a la carretera y,  no encontrando camino alguno junto al barranco, nos vamos de camino carretera adelante. Si no encontramos el camino por el monte, en el peor de los casos encontraremos la pista y haremos el recorrido a la inversa.

            Iniciamos la marcha en ascenso por la carretera asfaltada y en dirección oeste. Dejamos a nuestra izquierda la iglesia del pueblo en la parte alta del mismo e iniciamos un pequeño descenso virando al norte.

Fachada Principal de la ermita Románica de San Adrián de Sasabe.
 
            Al final del descenso encontramos el Barranco de Borau y en sus inmediaciones las indicaciones del camino hacia la Ermita de San Adrián de Sasabe.

            El camino discurre por la orilla izquierda del barranco y enseguida se aparta de la orilla elevándose ligeramente sobre la ladera oeste de la Loma del Cajigar, a la vez que se despeja del arbolado propio del barranco.

            Transitamos en suave ascenso terrenos calizos propios del Permotrías que tan buena piedra le han proporcionado a este país y enseguida nos introducimos en el bosque mixto por el que transita un amplio camino con huellas de vacuno.

            La tarde está espléndidamente soleada incluso a estas horas y el camino que es agradable se arrellana y se llena de humedad obligándonos a salvar finalmente un auténtico lodazal en las proximidades de la Vaquería del Pelaire.

            Por no tomar la pista que sale de la vaquería a nuestra izquierda nos vamos un poco al norte siguiendo caminos difuminados que no son más que de animales y terminamos por tener que bajar al barranco por donde podemos ya que la ermita nos ha parecido verla en el fondo.

Capitel de la Puerta Principal de San Adrián de Sasabe.
 
            Son las ocho menos cuarto de la tarde cuando alcanzamos la Ermita de San Adrián de Sasabe situada a 1080 metros de altitud. Estamos en la confluencia de los barrancos de Lupan y de Cancil y la verdad es que el edificio que consta de una sola nave de planta rectangular tiene un canalillo  para recoger las aguas que se filtran inmisericordes hacia el edificio románico del Siglo XI, construido en un lugar bastante inadecuado. Resulta muy característico el sonido de las aguas corrientes que salen del interior del edificio en restauración

Ábside de la ermita de San Adrián de Sasabe.

            Hacemos algunas fotografías, fundamentalmente de la fachada principal y del ábside trasero y nos sentamos a contemplar unos preciosos manojos de aquilegias delicadamente floridas a la vez que comemos una fruta.

Preciosas aquilegias.
 
            Luego tomamos la pista, ahora asfaltada, que en dirección sur nos ha de llevar de regreso hasta el puente en el que cerramos el bucle tras veinte minutos de camino en suave descenso.

            Ascendemos hasta la parte alta del pueblo, fotografiamos un par de preciosos nísperos de europa y a las ocho y media nos vamos con el coche de vuelta para casa.

            Hoy ha sido un simple paseo en el que habremos movido alrededor de 150 metros de desnivel y que se puede hacer en cualquier momento del año.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.