23 abr. 2007

3-07. PUNTA ACUTA. 23-4-2007.

Paredones Occidentales de Punta Acuta.
 
Barrera Pista de Santa Ana, Ermita de Santa Ana, camino viejo al Mirador del Molar, Cuello Estatón y Collado de Diazas. Vuelta por Punta Diazas.

13-04-2007.

Salida 10 h. Llegada 17 h.

Mixto.

Muy fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Acuta o Cuta procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Camina todo lo que puedas había sido la sugerencia del traumatólogo que se encargaba de la recuperación de mi chica tras su accidente.

            Caminamos la segunda mitad del invierno y el comienzo de la primavera fundamentalmente por carreteras y pistas con poco desnivel y buen firme, intercalando en algunas ocasiones cortos tramos de camino en buen estado.

            El asunto resultó tedioso ya que es bien conocida nuestra poca afición a los fondos de valle y a las pistas, a no ser que sean con vistas”.

            Pero a pesar de todo lo hacemos a pesar de que la primavera viene con  aguas y si no nos ahoga a todos, al menos nos aborrece sobradamente.

            A Rosa le quitan el corsé a los tres meses pero la dejan sola con su masa muscular del tronco completamente atrofiada y con los dolores correspondientes al inicio de movimientos, pero con los pulmones completamente recuperados y sin restos de líquido que ha reabsorbido perfectamente. ¡De algo ha debido servir tanto paseo!

            Es 23 de Abril de 2007, el tiempo quiere mejorar ligeramente y  es San Jorge, fiesta y nos vamos a Punta Cuta.

            Punta Acuta, Cuta o Pico Schrader que así se le puede llamar, es un pico irregular en su aspecto: su cara N es un brutal paredón que se desploma sobre el Cañón del Arazas previo descenso en la zona oeste de la Faja de Pelay; su arista orientada de este a oeste es alargada y con pequeños dientes poblados de corredores que articulan la cara norte; y su cara sur es una ladera suave llena de afloraciones kársticas en su parte superior y está recorrida por la pista bajo la cual se establece la pradera alpina y sucesivamente el pinar. Pero nosotros buscamos algo más de este pico y es el inestimable paisaje que nos regala desde su cima. Además tiene una larga pista y con cierto desnivel que puede convertir la actividad en algo muy interesante para nosotros en estos momentos.

            Salimos de casa alrededor de las nueve menos cuarto y son las diez menos cuarto cuando alcanzamos la barrera que está instalada sobre los 1180 metros de altitud en la pista que parte de Torla y con la que coincide la primera parte del camino a Ordesa por Turieto Bajo. Está en buenas condiciones a pesar de las lluvias y de las copiosas nieves de finales de este invierno de 2007.

Torla desde el Rellano de Santa Ana.
 
            La mañana está sencillamente espléndida pero hay que aprovecharla antes de que con el paso del día lleguen las acostumbradas tormentas primaverales.

Ermita de Santa Ana recién restaurada.

            La pista se orienta en dirección nordeste y asciende regularmente cortada por el viejo camino que sube directamente desde Torla. Preferimos para comenzar la pista suave al camino. Rodeamos el Plano de Santa Ana y alcanzamos la Ermita que está recién restaurada.

            La cuenca del Barranco Estatón por la que prosigue la pista está limpia de nieve hasta su cabecera, lo que significa que el viejo camino también lo estará y decidimos incorporarnos al mismo.
 
Ripera, Comas, Otal y Fenez.

            El camino en fuerte ascenso transita la loma de separación del Barranco Estatón que nace en el Collado de Diazas con el Barrancote Lupo que nace bajo el Mirador del Rey. Es una flecha en dirección nordeste que arranca justo detrás de la Ermita de de Santa Ana situada sobre los 1420 metros de altitud y alcanza la pista en un mirador con una mesa de orientación sobre los 1600 metros de altitud.

            Otro tramo de camino siguiendo la misma dirección nos eleva sobre la umbría del pinar  orientado al noroeste en el que siempre encontramos sarrios y nos deposita de nuevo en la pista sobre los 1800 metros de altitud.

La Sudoeste de Punta Diazas.
 
            Proseguimos adelante por la pista que se hace un poco larga a la vez que encontramos los primeros tramos de nieve acumulada por el viento en la orilla interna de la misma.

Faja del Mallo y Murallones de la Gatera desde el Mirador del Molar.

Mondarruego desde el Mirador del Molar.
 
            Cuando la nieve quiere cubrir la casi totalidad del ancho de la pista alcanzamos la conocida vuelta que nos lleva al Mirador del Molar situado a 1980 metros de altitud. Son las doce y cuarto. Nos vestimos un poco pues estamos un poco sudados además de que el sol juguetea entre nubes y almorzamos con gana, un poco de lo acostumbrado aliñado con un paisaje de esos que dicen “de primera magnitud”. Para nuestro coleto queda la contemplación del paso de los Murallones de la Gatera, el Corredor Este del Tozal y el corredor de acceso al Ibón de Narronal.

Casquete Somital de Punta Diazas.

            Veinte minutos después tras hacer alguna fotografía que otra continuamos camino. Seguimos en suave ascenso por la pista que transita ahora las caras sur de Peña Duáscaro y Punta Diazas girando totalmente al este y que nos trae a la memoria el día en el que nos tuvimos que dar la vuelta cuando contorneábamos Diazas debido al hielo, la pendiente de la ladera y la inseguridad que en las medias laderas proporcionan las raquetas.

Vertiente Oeste de Peña Duáscaro.
 
            La pista está prácticamente cubierta de nieve pero, como suponía, la orilla exterior está más o menos limpia y permite progresar por la misma sin pisar la nieve. Unicamente en el Collado de Diazas el viento la ha cerrado totalmente.

Murallones de la Norte de Punta Acuta.
 
            Pasado el collado giramos de nuevo al nordeste y enseguida alcanzamos el collado de separación entre Diazas y Acuta y sus correspondientes miradores. Estamos alrededor de los 2120 metros de altitud y es la una y cuarto.

Barranco de Cotatuero.

El Casco por encima de la Cascada de Cotatuero.
 
            Rosa se queda a tomar un poco el sol mientras que yo me encaramo a la cresta oeste de Punta Acuta y en dirección este voy ascendiendo suavemente por la  misma, a la vez que contemplo los paredones de la vertiente norte y los varios corredores que verticalmente articulan la pared cuyo primer tramo descansa sobre la Faja de Pelay.

Mirador de Calcillarruego desde Acuta.
 

Hacia Pueyode Mondicieto desde Acuta.
 
            Se va un ratillo en alcanzar la parte más elevada de la arista desde la que ya se divisa próxima la mole del Pueyo de Mondicieto. Son las dos menos cuarto cuando me sitúo en la cima de Punta Acuta o Schrader a 2227 metros de altitud.

Perfiles de Sestrales y Montañesa desde Cuta.
 
            En la Pradera hay cierta concurrencia y en el camino de Soaso algún movimiento discreto desde esta altura. Los paredones del lado norte del cañón nos regalan su majestuosa e imponente verticalidad mientras que la parte alta, todavía muy vestida de blanco nos ofrece sus incomparables imágenes un tanto difuminadas por una cierta neblina y por algo de nubosidad que ya ha acudido a su cita diaria. No es un buen día para la fotografía pero la vista en directo no nos la quita nadie.

Vertiente Sur del Dedo de Bazillac hasta el Casco.
 
            He de volver y para ello desciendo la ladera sur buscando zonas limpias de nieve, busco un lugar fácil para bajar el corte de la caja de la pista y ya por la misma me vuelvo hasta donde se ha quedado Rosa que está medio fresca ya que el sol ha ido y ha vuelto a capricho.

En la Cima de Punta Diazas.

Corredores de salida de la Faja del Mallo hacia el Ibón de Narronal.
 
            Recojo los bártulos y tomando la arista este nos subimos tranquilamente junto al límite norte de la nieve los, poco más de 100 metros de desnivel que tenemos, hasta alcanzar la cima de Punta Diazas situada a 2248 metros de altitud cuando son las dos y diez de la tarde.

Tobacol desde Diazas.
 
Duáscaro y el Molar desde Diazas.
 
            Hay que decir que los mapas modernos suelen cambiar los nombres. Lo que actualmente era Punta Diazas ahora la Llaman Acuta o Cuta. Punta Acuta queda al este y es ligeramente más baja que Punta Diazas, luego siguiendo hacia el oeste todavía queda Peña Duáscaro y  aún más al oeste los Miradores del Molar y del Rey.

            Cuando ya llevas algunos años en la montaña suele suceder. Aquí, por ejemplo, es la tercera vez que subes y eso que no somos muy aficionados a repetir ascensiones. Bueno, este pico tiene sus razones para ser repetidamente visitado: sus vistas, que aunque a nosotros no nos sorprendan pues las conocemos sobradamente,  son sencillamente geniales: Desde Telera y Tendeñera, pasamos por Panticosa, Ordesa de cabo a rabo si exceptuamos el Perdido el Sum de Ramond y Las Olas que los oculta Tabacol, la Suca y las Marías, Montañesa, Castillo Mayor, Cotiella, Manchoya, Erata y eso que la nubosidad no permite mayores precisiones. La comida tiene un sabor especial y el aire aquí es divino. Si fuera un gato y tuviera siete vidas querría vivirlas en la montaña.

Prados de Santa Ana y Cascada del Estatón.
 
            A las tres menos cuarto tomamos la arista sur y nos bajamos hasta el encuentro con la pista en el Collado de Diazas. Luego, relajadamente y charlando de esas miles de ideas que saltan aleatoriamente de nuestros cerebros, bajamos la pista hasta el encuentro con el viejo camino que nos deposita de nuevo en la pista debajo del Rellano de Santa Ana. Solamente nos quedan unos cortos tramos de pista para alcanzar nuestro coche aparcado junto a la barrera cuando son las cinco y cuarto de una tarde estupenda pues las tormentas nos han perdonado hoy, quizás como compensación a nuestro esfuerzo pues hemos movido 1300 metros de desnivel.

            A las seis y media estamos en casa. Todavía saldremos a dar una pequeña vuelta para pasarnos por la recién inaugurada plaza dedicada a Manuel Biamonte el Médico de Orna.
 

21 abr. 2007

2-07. BACUN NORTE. 21-4-2007.

Bacún desde Romanón Pelau.

Collado de San Antón, Colluguané y arista nor-noroeste.

21-04-2007.

Salida 09 h. Llegada 16 h.

Mixto.

Muy fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Bacún procedente de Prames. Vía en amarillo.

            Bacún Norte se ve desde Sabiñánigo, o casi, pues se trata de uno de los contrafuertes de la compleja red que soporta a la Partacua en su vertiente sur. Es el punto alto de una modesta sierra   divisoria de los valles de la Garcipollera y Aurín.

Lo contemplamos de manera especialmente agradable cuando luce sus galas fastuosamente blancas en esos momentos en los que las nieves recubren profusamente sus amables faldas

            Hay un interesante lío de nomenclaturas en relación a las cimas de esta zona: la más baja y acotada a 2114 metros es la situada al sudoeste y conocida como Bacún Sur o Punta Espata e icluso también como Bacún; la intermedia con 2191 metros es llamada Bacún Norte, Bacún o incluso Punta tabletas; queda finalmente la situada Más al norte y fuera ya del Circo de la Garcipollera, acotada con 2205 metros a la que los mapas llaman Punta Ralla o Punta Espata. ¡Qué le vamos a hacer! Nosotros queremos ir a la montaña.

            Solemos ir con cierta frecuencia incluso a veces por Villanúa aunque nuestra vía preferida es la de Isín. Unas veces hacemos el circo completo y otras la ascensión directa por la cresta a la cima; unas veces con nieve otras incluso con nieblas, pero siempre resulta agradable y recompensadora.

            En esta ocasión, es 21 de Abril de 2007, y un momento especial dentro del periodo de recuperación i reincorporación a la montaña tras el accidente de mi chica.

No es un gran día pero deseamos que resulte sensacional para nosotros.

            Hay que penetrar Valle de Acumuer hacia arriba hasta la Presa de Isín, lugar en el que tomamos una pista de tierra que se orienta al noroeste y asciende hacia las Pardinas de Asqués y Bolás para alcanzar la divisoria con el Aurín que hemos abandonado al inicio de la pista.

            Llegamos con ciertas dificultades al Collado de San Antón pues la pista se encuentra en lamentable estado, llena de charcos  y aparcamos junto a la misma sobre los 1310 metros de altitud. Son las nueve de la mañana.

            Hay que tomar la rama noroeste de la pista, la sudeste se alarga hasta la Ermita de San Antón, y de llano o en suave ascenso avanzar por la cabecera de la sierra hasta alcanzar el Collado de Colluguané que es el acceso este del Valle de la Garcipollera a 1408 metros de altitud..

Arista de Bacún desde Colluguané.
 
            Son las nueve y media de una mañana que cuenta con un discreto sol  y cierta nubosidad de evolución que, de momento, pinta de verde agradable la masa de pino silvestre que viste las laderas de la sierra.

Collaradas, Nevera y Samola Alta desde el sur.
 
            Aquí en dirección nor-noroeste, primero llaneamos y seguidamente ascendemos suavemente  los primeros resaltes todavía transitados por la pista hasta Punta Aspra. Caminamos que es lo que hemos de hacer. Más arriba está la nieve y ya veremos.

Casquetes somitales alrededor del Circo de Bucuesa.
 
            Salimos de la masa arbolada y ascendemos suavemente unas lomas que se pintan de neveros residuales mientras contemplamos como el paisaje se ahonda a ambos lados de nuestro camino aunque la mayor atracción esté al nordeste donde contemplamos abajo el Valle del Aurín, el Plan de Igués, el Circo de Canales y por encima toda la cara sur de la Partacua y Collarada.

La Sur de Retona.
 
Canales  desde Punta Aspra.
 
            Pasamos el Monde y poco más adelante Romanon Pelau o Punta Lorbito y en las inmediaciones de La Leta pisamos ineludiblemente las primeras manchas de nieve que no esta dura ni es profunda con lo que alcanzamos la cima de la Leta ya cubierta completamente de nieve.

Ratona de Zarrambucho, Telera y Parda detrás de Gabacha.

Collarada y Collaradeta.
 
            Estamos a 2121 metros de altitud, son las doce de la mañana y frente a nosotros aparece cubierta en casi su totalidad la arista que nos ha de conducir a nuestro objetivo. ¡Qué disfrute la primera vez que la hicimos con nieve dura y con los crampones! Nos supo a conquista desde nuestra bisoñez en la montaña.

Pala de los Rayos a la izquierda de Retona.

Gabacha en medio.
 
            Hemos de bajar con mucho cuidado los primeros metros para luego, paso a paso, progresar en suave descenso hacia el punto bajo de la arista. Hago huellas con facilidad que mi chica aprovecha.

La Leta desde Bacún Norte.
 
            Luego con la misma suavidad que hemos bajado ascendemos a la vez que la arista se aloma y amplía conduciéndonos, a través de unos claros de pratenses invernales, a la cima de Bacún Norte, también llamada Punta Espata e incluso Punta Tabletas, situada a 2191 metros de altitud cuando es la  una menos cuarto del mediodía.

Collarada desde Bacún Norte.
 
Borreguil de Villanúa desde Bacún Norte.
 
            Junto al pilote de mortero comemos lo de casi siempre, echamos un café con leche caliente que acompañaremos con unos dulces y contemplamos un conocido paisaje pastoreado por la Majestuosidad de Collarada, convenientemente abrigados pues sopla una tenue brisa y la nubosidad se ha desarrollado privándonos de la alegría del sol y de la luz. Pero todo lo damos por bueno. Estamos contentos y satisfechos en un momento como éste.

Vertiente Sur de Nevera y Samola Alta.

Peña Retona y Punta Blanca.
 
            Un cuarto de hora después o poco más, no somos muy amigos de las largas estancias en las cimas, nos vamos de vuelta contemplando como las nubes de desarrollo se van oscureciendo y secuestrando al paso una buena parte de la belleza y luminosidad del paisaje. El sur y el oeste de oscuros y el este y el norte de blanco deslucido por la nubosidad.

Detalle de Collarada.

            Bajamos tranquilamente contemplando detalles que nos tren recuerdos imperecederos en Retona, Bucuesa, Gabacha… deshacemos camino y alcanzamos el Collado de san Antón cuando son las cuatro de la tarde algo pasadas.

Desde el cerro Bandolera.
 
            Hemos hecho una pequeña burrada moviendo 900 metros de desnivel. Mi chica ha gruñido lo suyo con “el mira que…” pero está más hueca que un ocho.

            El cielo vespertino se ha llenado de nubes negras que a nosotros nos parecen ciertamente luminosas.