2 ene. 2008

1-08. PEÑA DE AMAN EN BUSCA DEL PICO MEDIODIA. 2-1-2008.

San Miguel y la cresta de Amán que subimos.

Aparcamiento de San Julián de Banzo, Barranco de San Martín, Mallata del Romeral, Mallata Marco y arista nordeste.

02-01-2008.

Salida 09 h. Llegada 13 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

      
Mapa de Amán procedente de Prames. Vía en amarillo.

      En uno de mis mapas sobre Guara hay un camino que conduce al Pico Mediodía o Picón que no conocemos y del que sabemos tiene unas pequeñas trepadas para acceder a cualquiera de sus dos puntas. No es demasiado largo el camino, tampoco es importante el desnivel  y podríamos a la vez hacer la Peña de  Amán que conocemos por otra vía.

            Estamos a 2 de Enero del nuevo 2008, madrugamos, nos bajamos hasta Huesca, dejamos a Biola que se va a Madrid en el Ave de las ocho menos cuarto de la mañana y tras remolonear un poco en la estación, nos vamos hasta San Julián de Banzo.

            Recordamos el aparcamiento del día en que fuimos a Matapaños y la Ermita de San Martín pero sabemos que hay que ir a otro próximo situado al oeste del conocido y utilizado en aquella ocasión.

La Cobeta y las Alpargatas.
 
            Alcanzamos el aparcamiento sin cartel indicador alguno, dudamos, volvemos, buscamos por pistas próximas, nos llegamos hasta el aparcamiento que conocemos y, finalmente nos volvemos hasta el aparcamiento del que suponemos saldrá nuestro camino. Uno tan indicado y el otro nada.

            Son las nueve bien pasadas de una mañana fría y escarchada cuando nos marchamos camino adelante en dirección casi nordeste, en suave descenso y a través de un camino estupendo para Guara que enseguida nos conduce al Barranco de San Martín, lo que confirma nuestro acierto en la elección.

Cueva en el Barranco de san Martín.
 
            Hemos partido de 740 metros de altitud y tras bajar alrededor de 30 metros encontramos una cueva bastante acondicionada en la orilla izquierda del barranco. El camino prosigue por la otra orilla del seco barranco apartándose inmediatamente del mismo para proseguir en suave ascenso y en dirección norte hacia unos viejos campos de labor vestidos ahora del amarillo invierno de las altas pratenses que los pueblan.

            El camino pasa junto a una mallata importante en sus buenos tiempos y asciende suavemente a lo alto de la Loma del Romeral permitiendo que el recién nacido sol nos temple las espaldas prometiéndonos un buen día.

Barranco de la Cobeta.
 
            En la plana y amplia loma divisoria el camino sigue girando suavemente y en descenso orientándose al noroeste hasta alcanzar  el cauce, también seco del Barranco de la Cobeta.

            Allí encontramos una baliza roja y blanca que indica no proseguir barranco arriba con trazas de camino y continuar a media ladera al noroeste hacia el collado situado al nordeste de la Peña de Amán.

Peñas de Amán y Sopilata de camino.
 
            El camino se ha ido cerrando paulatinamente cediendo al desarrollo natural del matorral espinoso y hay que caminar con cuidado si no quieres disfrutar de un delicado martirio de punzadas varias.
 
La Sudeste de Amán.
 
            A estas alturas ya estamos convencidos de que nos tendríamos que haber desviado, pero no lo hemos tenido claro y decidimos acercarnos hasta el collado entre Sopilata y Amán no fuera a ser que allí partiera algún camino loma adelante por la ladera izquierda del Reguero del Aguila que es nuestro objetivo.

La Arista Nordeste de la Peña de Amán.
 
Casquete Somital de Amán desde el sudeste.
 
Resaltes Terminales en la peña de Amán.
 
            En el amplio y muy vestido collado alcanzamos el cartel indicador situado ligeramente por debajo de los 1000 metros de altitud. Desde allí el camino que zigzaguea en dirección sudoeste por la loma superando alrededor de 100 metros de desnivel hasta alcanzar el doble resalte somital, trepar fácilmente el primero más corto y escalar el segundo con la ayuda de tres clavijas de las que la central está bastante suelta. Es el camino a la Peña de Amán situada a 1121 metros de altitud y que nos muestra una perspectiva impresionante del Salto de Roldán, el Fraile y las inmediaciones de la zona con el Aguila y Gratal.

            Recordamos la anterior ocasión en que hicimos la peña provinientes de la Peña de San Miguel en una jornada dura en la que el viento y el frío nos probaría cumplidamente en el momento de la escalada de las clavijas del casquete somital.

            De vuelta en el collado no encontramos camino que nos interese y nos damos volvemos sobre nuestros pasos flanqueando de nuevo por el sur la Peña Sopilata.

Hacia Peña Sopilata sin camino.
 
            Estamos a la altura de la Paridera Saso cuando Rosa encuentra una cita y trazas de camino que más bien es de cuadrúpedos que de bípedos, pero que nos puede llevar hacia nuestro objetivo. Los dos sabemos de las dificultades que tiene Guara pero iniciamos un fuerte ascenso en dirección norte sin demasiadas esperanzas y más bien pensando en que algo más hay que hacer hoy.

            Siguiendo pobrísimas trazas de caminillos que continuamente aparecen y desaparecen nos orientamos un tanto al nordeste saliendo de los Paredones de Sopilata y ganando el declive que se origina en la base de la Cresta de la Cobeta.

Picón y Mediodía desde el Collado Sopilata.

            Al menos algunos animales transitan por aquí y en las inmediaciones del loma, sobre las hierbas, un caminillo nos conduce al collado, nos muestra la parte del alta del Reguero del Aguila y el Pico del Mediodía por fin. No sé si llegaremos al pico.
 
Tenue caminillo hacia el Reguero del Aguila.

            El tenue caminillo abandona inmediatamente la loma y se inclina en suave descenso hacia el fondo del barranco desapareciendo inmediatamente, lo que no me parece mal ya que no me gusta el lugar hacia el que marchaba. Nosotros avanzamos unos metros por la espinosa cresta y nos paramos para almorzar sobre unas afloraciones calizas. Son las once de una mañana en la que el sol ha desaparecido tras una creciente capa de nubosidad uniforme que no tiene nada de buena pinta.

            Se hace fresco y consecuentemente, no perdemos demasiado tiempo en el asunto a pesar de que no tenemos futuro según mi opinión.

            Proseguir por la arista en ascenso para cruzar más arriba hasta el fondo del Reguero es una opción pero la arista está completamente enmarañada y el avance puede resultar tedioso además de que el descenso hacia el pico aparece completamente vestido no viéndose camino alguno.

            La ladera derecha del Reguero es muy abrupta, está muy vestida y no se aprecia ninguna traza de camino en la misma además de que obliga a bajar hasta el fondo del barranco y salir del mismo para alcanzar los paredones de la Punta Oeste del Pico Mediodía.

            La tercera opción, sin muchas esperanzas, es la de bajar a media ladera hacia el declive del Reguero en busca de unas trazas de caminillo que se ve antes de introducirse en el carrascal que puebla profusamente el fondo del Reguero.

            Dejamos la cresta y siguiendo zonas con vegetación lo más reducida posible bajamos al encuentro del caminillo que hemos localizado desde arriba. Se trata de un viejo camino que se orienta hacia el fondo del Reguero, se introduce en el carrascal y allí lo perdemos como no podía ser de otra manera.

            Alcanzamos el fondo y allí no hay posibilidad medio decente de proseguir.  No nos queda otra alternativa que tratar de Salir de allí de la mejor manera posible.

El Picón desde la Cresta de la Cobeta.
 
            Lo hacemos aproximadamente por el mismo camino que hemos utilizado para entrar pero haciendo el jabalí. Luego buscando zonas claras de vegetación alcanzamos la Cresta de la Cobeta 300 metros más al este del lugar en que la hemos abandonado.

Amán y Sopilata antes de que arrecie la nevada.
 
            Rosa quiere proseguir por la cresta hacia arriba pero comienza a nevar y yo aprovecho que acabo de localizar unas citas en la cresta y nos vamos a probar el caminillo que se orienta hacia la ladera sudoeste. Hacia arriba seguíamos sin futuro, con las nieblas y nevando.

            Me da la impresión de que éste es el camino que deberíamos haber tomado.

            Esta muy cerrado pero con continuidad manifiesta, a media ladera y muy arriba, se orienta hacia el sur al encuentro del Barranco de la Cobeta.

Barranco de Lenases divisoria con el Barranco de San Martín.
 
            Se lleva su tiempo alcanzar el barranco que por otra parte no está muy claro, y desde luego, no localizamos el camino que desciende por su orilla derecha. Continuamos camino adelante por su orilla izquierda en descenso en busca de la Loma del Romeral.

            Deja de nevar cuando alcanzamos ésta pero el camino la abandona introduciéndose en la Vaguada del Romeral. Nosotros bajamos un poco la loma pero no lo suficiente para alcanzar el camino que hemos utilizado en ascenso a la mañana.

            La vegetación está mojada y preferimos remontar por la loma y alcanzar el camino que hemos abandonado. Ya para abajo termina desapareciendo en las inmediaciones de la Mallata del Romeral pero enseguida llegamos al camino de la mañana sobre los viejos prados amarillos que nos han servido de orientación.

            Veinte minutos después alcanzamos el coche cuando empieza a llover con cierta intensidad. Es la una y media del mediodía.

            Nos ha venido justo. Bueno, justo es un decir, porque desde poco más de las doce ha estado medio nebusquiando. El Picón o Pico Mediodía tiene muy mal acceso y lo que hemos visto bajo el casquete somital por el que han de discurrir las vías a las dos cimas es un carrascal absolutamente denso en el que la progresión puede llegar a ser prácticamente imposible.

            Hoy han sido 625 metros movidos en Guara y para casi nada pero ya sabíamos dónde nos metíamos.

            Llueve y entramos en calor con la calefacción del coche. Comemos un poco mientras parece ser que el temporal por fin va a dejar algo por aquí que buena falta hace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.