27 jun. 2012

38c-12. CASCO. 27-6-2012.

Corral Ciego y Casco desde nuestro vivac.

Paso de los Sarrios, Corral Ciego, Cara Sur y Arista Este. Vuelta al Paso de los Sarrios, Brecha de Rolando, Refugio de Sarradets y Col de Tantes.

27-06-2012.
 
Salida 08 h. Llegada 14 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

 Clara Abadía, Raúl López, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre

Mapa del casco procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Tras una noche extraordinaria, no para nuestros compañeros a los que se les han pinchado los colchones, nos despertamos  con el día sobre las cinco de la mañana pero en el saco se está bien y son las siete y cuarto cuando, sin prisas, nos ponemos de pié en el 27 de Junio de 2006.

            Recogemos con sigilo y esperamos a que despierten cosa que harán sobre las ocho de la mañana.

            Desayunamos y tras recoger un poco el campamento. Son las ocho y media de la mañana cuando nos ponemos en marcha hacia el Corral Ciego con el sol ancho patalero. Para ello remontamos la descompuesta ladera que nos permite alcanzar la base de la Pared Sur del Casco tras ascender  40 metros de desnivel en dirección norte.

La Sudoeste del Casco con la entrada al Corral Ciego.
 
            Estamos a 2750 metros y tomamos la senda que se introduce en suave ascenso hacia el este para entrar en el  Corral Ciego. La nieve está muy buena y una más que aceptable huella nos permite avanzar seguros sin la necesidad de poner los crampones. Es un tramo de nevero que ya hiciéramos ayer de vuelta del Perdido.

Entrando al Corral Ciego.
 
            Enseguida la huella se abre en dos y nosotros tomamos la que marcha al norte pues hemos decidido hacer en primer lugar el Casco. Mientras tanto damos tiempo a que la nieve a la sombra blandee un  poco más.

 
            Hago huella cuidadosamente ya que la existente es meramente testimonial y superando una treintena de metros medianamente erguidos salimos del nevero para transitar por el borde sur de la pala que conduce hacia la Cima del  Casco.

            Hay un nevero residual que rellena el centro de la pala llegándose hasta los paredones somitales y en principio habíamos pensado superarlo por el oeste pero ya en el ajo comprobamos que llega hasta la pared lo que nos va a obligar a atravesarlo por lo que decidimos subir por su orilla este y así fuera el problema.

 
            Hay caminillos por la orilla este del nevero pero son de bajada sobre una ladera medianamente erguida y bastante descompuesta en la que hay que buscarse la vida. Pero apenas será a lo largo de 100 metros de desnivel y no constituyen mayor problema buscando afloraciones de caliza madre. Unos minutos más tarde alcanzamos ya sobre materiales más estables la Arista Este del Pico.

Taillón y Bacillac desde la Este del Casco.
 
            El collado entre el Casco y la Torre  es amplio, llano y vestido de verticales paredones en su vertiente norte que inicia un suave ascenso hacia el casquete somital del Casco sobre materiales bastante cuarteados pero estables.

Cojín de silene acaulis.
 
            Enseguida, un corredor descompuesto y fácil nos introduce en la pared y unos pasos también fáciles nos retornan al filo de la arista. Allí, unos quiebros escalonados nos permiten superar unos bloques y ganar un poco de altura hasta que la arista se acuesta un poco y sin ningún problema nos deposita enseguida en la amplia y plana Cima del Casco a 3006 metros de altitud.


Torre de Marboré.
 
            Son las nueve y cuarto de la mañana  y en la cima visualizamos parte de los recorridos de los dos días anteriores, hacemos algunas fotos  y un cuarto de hora después, sin prisa pero sin pausa, iniciamos el descenso.

            El descenso no tiene otra historia que desandar el mismo camino que hemos llevado en ascenso pero ahora buscando los terrerillos para bajar con la más absoluta comodidad que poco o nada tiene que ver con el ascenso,

            Llega el momento de la decisión entre sí Torre si o si Torre no, y como el personal parece no tener gran interés en el asunto, ante ligeras discrepancias decido bajarnos al campamento y emprender la vuelta tranquilamente.

Allá se queda la Torre de Marboré.
 
            A la salida del nevero Raúl pone un pie en una trampa de nieve y la otra rodilla golpea con una piedra con lo que se hace un par de cortes, uno de ellos bastante profundo.

            Llegados al campamento lo curo de emergencia pues sangra bastante y tras almorzar un poco y montar las mochilas iniciamos el regreso. Son las once y cuarto.

En el Paso de los Sarrios.
 
            Remontamos hasta la Base de las Paredes de la Sur del Casco, pasamos el Paso de los Sarrios y en descenso la cadena que hay instalada. En los neveros siguientes nos cruzamos con una cordada que viene en sentido contrario, les dejamos paso introduciéndonos en la rimaya y casi tenemos un pequeño altercado con el guía italiano que tiene una filosa descomunal e irresponsablemente me pasa la cuerda por la espalda para asegurar al grupo mientras que detengo a uno que ha perdido un pie e inicia el descenso nevero abajo. Menudo plan y luego que pasan cosas. Nadie baja a recuperar ni la botella de agua ni un bastón que ha caído unos pocos metros.


Vertiente Sur de la Brecha de Rolando.
 
            Visto lo visto, arreamos para arriba y que el guía se apañe con sus clientes.

Vertiente Norte de la brecha de Rolando.
 
            Alcanzamos la Brecha de Rolando enseguida y nos vamos nevero abajo por fuera de la huella o conservándola para los que suban pero no hay que preocuparse que bajan detrás un trío de imbéciles  que la van a dejas hecha un patatar. Siempre pasa lo mismo.

Desde el Col de Sarradets.

            En el refugio de Sarradets al que llegamos en un cuarto de hora desde la Brecha, echamos un trago y proseguimos.
 
Casco desde el Col de Sarradets.

            En el Col de Sarradets nos echamos nevero abajo y luego lazada a lazada nos llegamos hasta el barranco que cruzamos con cuidado porque baja crecidísimo.

            Luego tratando de no perder demasiado tiempo desandamos camino hasta el Collado de Bujaruelo y hacemos la carretera despacio puesto que le empieza a molestar la rodilla a Raúl.

            Son las dos y cuarto de la tarde cuando llegamos al aparcamiento del Col de Tantes poniendo fin a nuestro recorrido en Ordesa en el que hemos movido un desnivel de 2900 metros.

Tráfico pirenaico en el Aubisque.
 
            Montados en el coche nos llegamos a Gedre donde paramos a comer un poco para proseguir hasta Arrens, El Aubisque y el Portalet seguidos para llegarnos directamente al ambulatorio de Sabi, a las seis de la tarde, donde aplicarán  la rodilla de Raúl cuatro puntos de sutura.

            Después un refresco en casa y carretera de nuevo hasta Huesca, hay que ver el España- Portugal. 

Puedes ver más fotos.

 
Aquí tienes, por si quieres, el Principio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.