16 jul. 2012

40a-12. PIC DE ESTIBE AUTE. 16-7-2012.





Estibe Aute desde sus lagos.


La Fruitiere, Cabaña de Pouey Cout, Lacs de Estibe Aute, Col de Estibe Aute y Arista Nor-noroeste. Descenso hasta el Barranco de Lutour y Cabaña del Lac de Estom.


16-07-2012.
Salida 09 h. Llegada 18 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.
Juán Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
Mapa de Estibe Aute procedente del IGN francés. Vía en amarillo
 
            Cuando con ciertas dificultades fuimos capaces de sustraer nuestra vista del Macizo de Vignemale, enseguida se posó en una cadena de cimas situadas al nordeste del mismo y en los tremendos valles que se articulaban entre ellas. Primero desde Baysellance la Seda parecía asequible, posteriormente desde el Valle de Lutour el Labas resultaba inquietantemente enigmático, pero aunque no muy frecuentados, debíamos de rendirles nuestra visita de cortesía.
            Este verano 2012 no haremos nuestra acostumbrada salida larga pero a cambio haremos escapadas que pueden resultar sumamente útiles y la primera llega el 16 de Julio.
            Son las seis de la mañana cuando nos metemos en el coche y las ocho y media cuando estamos aparcando en la Fruitiere recién entrados en el Valle de Lutour y a 1371 metros de altitud. Previamente nos hemos chupado el Portalet el Aubisque y el Soulor, llegar a Pierrefite Nestalas y subirnos hasta Cauterets que nos recibe con rancios recuerdos de nuestra primera visita al Vignemale allá por el 88.
Labas.
            Reorganizamos las cumplidas mochilas y a las nueve menos cuarto nos ponemos en camino valle adelante y en dirección sur: preside el Labas.
            El transitadísimo camino atraviesa el barranco por un puente y marcha suavemente en ascenso por la orilla orográfica derecha. Caminamos a la sombra mientras que el sol inunda la cabecera del valle en una mañana absolutamente espléndida.
            Sube bastante gente, a pesar de ser lunes, que vamos dejando atrás  mientras que el camino se introduce en el pinar que baja hasta mojar sus pies en el barranco.
            Poco más arriba dejamos ligeramente al este la característica Cabaña de Pouey Caut y un poco más arriba el acartelado desvío que parte hacia el este en busca del Refugio Russell. Estaremos alrededor de los 1550 metros de altitud.
            Enseguida el camino cambia de orilla y cuando queremos darnos cuenta estamos ante el inicio de otro camino que en dirección oeste se elevará en busca de los Lacs de Estibe Aute. Atención porque no hay más que una cita de piedras en un vulgar caminillo que parte del principal del fondo del valle. Estamos a 1600 metros de altitud y este será nuestro camino.
 
            Aligeramos las mochilas a la sombra de un pino negro y recogemos un par de robellones que están deliciosamente agusanados, será nuestra única frustración de estos días. Son las diez menos cuarto cuando emprendemos el nuevo camino en dirección oeste.
            Suavemente inclinado en principio, enseguida se yergue por la orilla derecha de un torrente seco en el que blanquean los cantos rodados de granito. Creemos que derivará un poco más arriba hacia el norte para salvar un potente resalte de paredes también graníticas que dividen la pared en dos pero no será así sino que lo hará hacia el sur de la enorme ladera que tenemos que subir.
            Sobre los 1800 metros de altitud  el camino se va en ascenso hacia el sur practicando una serie de lazadas sobre una ladera mixta de verdura y granito desprovista de arbolado y al sol de una espléndida mañana de verano.
 
            Dejamos a nuestra izquierda un indeciso caminillo que quiere marchar en busca del Lac de Estom y proseguimos en ascenso girando al norte una vez alcanzada la altura de la parte superior de los paredones.
            El camino es imperdible y medianamente transitado nos lleva en ascenso al encuentro de una depresión seca que no es el presumido desagüe de los lacs que lo hacen por la parte norte de la pared pero desde allí contemplamos la primera estampa de nuestro objetivo que es el Pic de Estibe Aute.
            El ascenso se hace largo así como la enorme diagonal que cruza prácticamente toda la ladera aproximándose a la salida natural de los lacs en la zona alta de la misma que se ha arrellanado un tanto.
            Divisamos un diminuto laquette en la salida de aguas del circo y  alcanzamos el cierre del circo lacustre señalado con un par de citas a prueba de nieblas. Desde allí y orientándonos al sudoeste recorremos una considerable pedrera granítica con materiales de grandes proporciones que en suave declive nos conduce al Lac Pequeño de Estibe Aute; una irregular y poco profunda mancha de agua por la que desagua el circo. Al sur se encuentra el Lac Grande de estibe Aute. Estamos a 2328 metros de altitud y en el brazo de separación de ambos lacs nos sentamos a almorzar cuando son las once de la mañana  para  reponernos de un repecho interesante.
            Media hora después atravesamos el brazo de separación de los lacs y  nos enfrentamos a la tartera que se convierte en corredor y nos debe de conducir en dirección sudoeste  al Col de Estibe Aute.
Lacs de Estibe Aute.
 
            Al objeto de avanzar lo más cómodamente posible iniciamos el ascenso inmediatamente, para alejados del fondo del barranco progresar en suave ascenso y a media ladera, transitar la ladera izquierda escalonada de praderío atravesando los mínimos tramos de pedrera posible.
 
            Pasamos muy altos sobre el estrangulamiento intermedio y afrontamos el tramo final de subida que es el más erguido y descompuesto un poco por medio buscando los tramos más firmes.
 
            Son las Doce y media cuando alcanzamos el Col de Estibe Aute  situado a 2622 metros de altitud. Estamos en la divisoria con el Valle de Gaube y la imagen de la Cara Norte de Vignemale resulta tan espectacular como siempre. A nuestros pies está el rellano del Refugio de Ouletttes.
 
            A nuestra izquierda tenemos la arista nor-noroeste que es nuestro inmediato objetivo.
 
            Se trata de una arista suave y amplia que se transita muy bien hasta que alcanzamos el primer resalte, lugar en el que hay que empezar a apoyar las manos  y superar pequeñas dificultades siempre ligeramente en la vertiente oeste en la que hay establecida una línea de citas, el lado este está cortada por paredes.

 
            Un segundo resalte en la arista que no ofrece dificultades especiales nos conduce a una brecha  en la que hay que buscar un poco el paso; tras ella aparece el resalte somital que ascendemos un poco por cualquier parte empleando las manos con algún paso que a lo sumo será de segundo ya que se trata de una zona de lajas graníticas.
 
            Es la una y diez cuando alcanzamos la cima del Pic de Estibe Aute, el punto culminante de la arista que separa los Valles de Gaube y Lutour, a partir de aquí la arista gira al este se alarga en descenso hasta el Arraille y prosigue decididamente al este: allí están nuestros objetivos siguientes que son la Seda y Labas.
Labas y Seda.
 
            En la amplia y apacible cima en la que hay una estaca en el monolito cimero hacemos fotos y contemplamos un amplio paisaje del que destacamos al norte el Ardiden del que recorremos su vía sur por la Brecha de Agudes y el Refugio Russell, el Chanchou y Cestrede  más próximo, al este Neouvielle y el Circo de Estaube, luego casi al sur el Circo de Gavarnie con su irrepetible skyline. Después siguiendo hacia el oeste territorio comanche desde Fenez al oeste toda Tendeñera, Panticosa, Midí de Ossau discreto, Piedrafita, Gran Faxa, Frondiellas, Balaitus, hasta Guara.
 
Laquettes de Estibe Aute.
            Echamos un bocado y permanecemos casi una hora en la cima. Tenemos tiempo para estudiar el Wallón de Labas el corredor a su arista norte, el Col de Labas, la Norte de la Seda que no tocaremos y que quisiéramos atravesar para ver y  las cimas que conforman el Circo Lacustre de Aspe. Son las dos de la tarde cuando iniciamos el descenso.
 
            Recorremos la arista aproximadamente por el lugar de subida disfrutando del mediodía hasta que alcanzamos el Collado de estibe Aute, allí, sin miedo a las pedreras nos vamos tranquilamente para abajo un poco por medio buscando el tránsito de pedreras de buen tamaño por las que bajamos con comodidad. También aprovechamos los reducidos neveros que todavía anidan en el fondo del corredor.
 
            A las tres de tarde alcanzamos el pasillo de separación de los dos lacs y buscando las citas del cierre lacustre nos vamos para abajo sin prisa pero sin pausa.
 
            Adelantamos a unos cuantos visitantes de los lacs y bajamos la pared siguiendo exactamente el camino de subida de tal forma que a las cuatro y cuarto alcanzamos el depósito de material que hemos dejado por la mañana.
            Damos una pequeña vuelta por el pinar para comprobar primero que hemos cogido los dos únicos robellones y segundo que se encuentran completamente agusanados y a la sombra recomponemos las mochilas y echamos un buen trago de agua.
 
            Media hora después nos incorporamos al camino del fondo del valle y proseguimos el ascenso en dirección sur y por la orilla izquierda del barranco.
            Enseguida el camino se empina y subimos la zona escalonada con calor con carga y sin demasiadas ganas pero sabemos que queda muy poco.
            Nos distraemos con las cascadas que adornan el barranco y saludando al tropel de caminantes que baja hacia la Fruitiere.
Lac de Estom y nuestros objetivos próximos.
 
            Van a ser las cinco y media cuando pasamos Junto al Refugio del Lac de Estom a 1804 metros de altitud. Echamos una visual al circo cuyo fondo alberga al Lac de Estom y nos vamos ligeramente al este del refugio en busca de la Cabaña de Estom.
            Se encuentra a un centenar de metros del refugio, la encontramos con la puerta y las ventanas cerradas y va a ser toda para nosotros puesto que ya muy tarde llega un grupo muy numeroso que decide vivaquear en los pinos.
 
            La Cabaña de Estom tiene una bancada de hormigón para poderse acostar una decena de personas, hay una colchoneta de gomaespuma muy grande y dos o tres mantas. También cuenta con un fuego bajo recrecido con bloques de granito y una desvencijada mesa metálica. Está bastante limpia aunque con las paredes y los techos renegridos por el humo del hogar. En la parte trasera hay una surgencia que nos facilitará el agua fresca para beber y allí nos vamos a quedar.  
            Deshacemos las mochilas organizamos un poco lo nuestro, nos damos un lavazo y  secamos un poco el sudor de las ropas antes de que se vaya el sol que aquí lo hará pronto.
Clavelinas de Pastor.
 
            Disponemos de una enorme tarde para descansar de los 1700 metros subidos y de los 1470 metros bajados, para reponer líquidos pues hoy ha sido una jornada de sol toledano y para hacernos una cena casi pantagruélica: ni siquiera nos haremos el café con leche. Como había que portear relativamente poco pues nos hemos excedido con la comida.
            Después de cenar nos damos una vuelta por la orilla del lac y los alrededores del refugio y a las nueve y media nos hemos puesto horizontales y dispuestos a despedir la jornada desde el cómodo mullido del colchón de gomaespuma. Hemos porteado la tienda y las esterillas para nada pero eso es algo que nunca se sabe y no es conveniente jugar con la suerte ya que nunca se sabe si estará de tu parte.

Para ver más fotos. del Valle de Lutour.

Puedes ver la Continuación.
 
           




 

 

 

 

  

           

 

 

 

 

           

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.