20 jun. 2010

23-10. PEÑA CANCIAS DESDE LAGUARTA. 20-6-10.

La Sur de Cancias desde el Collado este de la Sierra de Galardón.
 
Caserío de Laguarta, Barranco de San Salvador, Barranco Galindo, Cara Sur y arista cimera. Recorrido de la arista hacia el oeste y descenso por el mismo camino.

20-06-2010.

Salida 10 h. Llegada 17 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Cancias procedente del periódico de Aragón. Vía en amarillo.

            Teníamos previsto el Pic Ger pero el tiempo no va a estar en las debidas condiciones para afrontar nada desconocido en la vertiente norte del Pirineo. Así que, nos iremos a Cancias a tomar un poco el sol, que ya nos apetece después de tantos días de agua y nubes y de paso a ver cómo está el champiñón y las colmenillas.

            A Cancias se puede subir desde Fablo, algo equivalente a Laguarta en la vertiente sur, conocemos los dos caminos, o desde Fiscal, por el norte, camino que desconocemos y que algún día hemos de recorrer. De cualquier forma es una cima modesta, pues no alcanza los 2000 metros pero no es barata, por lo que no es muy visitada aunque sea un bastión interesante del Prepirineo Central.

            Ayer estuvimos hasta las tantas con la Quebrantahuesos y hoy, 20 de Junio de 2010, sin madrugar en absoluto, nos vamos por la Guarguera y a las diez y media comenzamos a caminar en Laguarta a 1160 metros de altitud.

Saliendo de Laguarta.
 
            La mañana está espléndidamente soleada y cálida como si fuera de primavera, una primavera que termina mañana aunque no se note para nada, y disfrutando de la misma, nos salimos del camino y avanzamos por las proximidades del Barranco de San Salvador pero por su orilla izquierda, el camino sube por la derecha.

Barranco San Salvador.
 
            Transitamos sobre monte bajo vestido de genistas y bojes algo claros y sobre los que hay instalados escuálidos pinos silvestres y enebros. Sobre los 1500 metros de altitud, cruzamos el barranco y enseguida nuestro camino balizado como PR. coincide con una pista que sube desde Fablo.
 
            La pista, ascendiendo suavemente atraviesa unas zonas de margas un tanto descompuesta, llanea posteriormente y enseguida alcanza la arista sudoeste de Punta Galardón.

            Estamos a 1640 metros de altitud y desde aquí divisamos nuestro objetivo. Hay que decir que Cancias es un pico de esos que, digo yo, hay que subirlos con fe, pues llevamos hora y cuarto de camino y hasta este momento no ha habido ninguna posibilidad de saber dónde se encontraba el pico.

            Hemos subido en dirección nor-noroeste y ahora la pista, próxima a la loma divisoria, progresa ora subiendo e inmediatamente bajando en dirección nordeste en un sube y baja medianamente desconsolador, entre otras razones porque, efectivamente baja más que sube y nosotros ¿vamos para arriba o no?

            La pista con la loma gira al norte y alcanza el lateral de la Majada del Paco la Balle en la que pastan vacas y arranca el camino que conduce a Borastre y Fiscal sobre los 1600 metros de altitud.
 
En la cabecera del Barranco Galindo.

            Todavía el camino girará ligeramente al noroeste y bajará unos metros hasta alcanzar la cabecera del Barranco Galindo para atravesarlo e iniciar el ascenso de la amplia cara sur de Cancias. Son las doce y cuarto y estamos a 1600 metros de altitud.

            Atravesamos un bosquete de pino silvestre a la vez que el camino se incorpora suavemente a una pradera alpina muy florida  y en la que el camino sortea compactas masas de boj.


            La pradera se aloma  y por la parte superior avanza hacia dos pequeños cuellos tras los que el camino desemboca en la amplísima ladera somital del pico.

            Hay una serie de caminillos rellenos de cantos rodados de pudingas, provenientes del conglomerado de la zona, que difícilmente se abre paso entre las masas de genista hórrida que rellenan la ladera y que se siguen eligiendo al gusto. Cualquiera requiere el mismo esfuerzo pues son alrededor de 250 metros a subir.

            Hay que echarle paciencia benedictina y alcanzar como mero trámite la cabecera de la arista sabiendo que el desnivel habrá terminado. Lo hacemos en la parte este de la cresta, sobre los 1900 metros de altitud progresando hacia el norte y venciendo la tentación de trazar una diagonal directa a la cima.

            Allí nos recibe el viento de contraste entre la cálida ladera sur por la que acabamos de subir y los verticales paredones que conforman la cara norte. Con la gorra en la mano y en dirección oeste avanzaremos prácticamente de llano, contemplando la cima próxima a la que llegaremos enseguida.
 
En la Arista Cimera de Cancias.

            Es la una del mediodía cuando alcanzamos el vértice geodésico de Peña Cancias situado a 1929 metros de altitud.

            En la cima charlamos con la pareja de franceses que subía delante de nosotros y terminamos almorzando allí e intercambiando café y vino, son muy majos.

            El amplísimo horizonte norte que abarca de Collarada a Cotiella está relleno de nieblas provenientes de la nubosidad de retención que se agolpa en la vertiente norte del Pirineo, con lo que la fotografía queda un tanto desmejorada. El Turbón y Montañesa al este aparecen profundamente azulados, Guara, Fragineto y el Aguila al sur están medianamente limpios y al oeste Oroel, la Bal Ancha, nuestro pueblo difuminado en la neblina y el Valle de Basa enfilado hacia aquí.

            Desde Sabiñánigo, la cima de Cancias no se distingue ya que no se ve individualizada  al verse un tanto de perfil. Si en cambio se distingue perfectamente el Espantillo, un enorme panel colocado en la arista, más al oeste de la cima ya sobre el Collado de Petralba y hacia allí nos vamos veinte minutos después.
 
Majada al oeste de la Cima de Cancias.

            Abandonamos la cima en dirección oeste introduciéndonos inmediatamente en la Majada de Campo Puerto que en suave descenso nos deposita en el amplio collado lleno de verdura, a la vez que somos azotados impíamente por un ventarrón sencillamente frío.

            Desde el collado, en lugar de ascender las dos sucesivas prominencias de la arista vamos a faldear horizontalmente  al encuentro del último collado. Para ello hay que atravesar masas de genista hórrida, que por aquí llamamos arizón, lo que supone una cierta incomodidad para mi chica y un continuo sube y baja que a mí no me molesta pero…

            Además hay una serie de escalones estratificados de conglomerado que hay que descender puesto que se encumbran en sentido perpendicular de la marcha, especialmente el último que se corta poderosamente en la arista y obliga a un destrepe medianamente comprometido o a perder una treintena de metros y buscar un paso más sencillo.
 
Resaltes calizos de la Oeste de Cancias.

            Ya en el último collado encontramos alguna cita que acompaña al viento. Cinco minutos más tarde alcanzamos la cima del Espantallo de Cancias. No dispongo de cota para esta punta y no me fío del altímetro pero que sitúo alrededor de los 1900 metros. Cuántas veces me hablaba mi abuela de Cancias.

Capitiellos desde el Pasivo de Cancias.
 
            En la cima, hay un enorme panel metálico, primo hermano del que hay en las inmediaciones del Refugio de Musales, quizá su único objetivo sea producir un estruendo considerable azotado por el viento.

Las Obras de Petralba desde el pasivo de Cancias.

Tendeñera.
Lenar de la Sudoeste de Cancias.

            Son las dos de la tarde y desde la cima contemplamos las obras a partir de la boca este del Túnel de Petralba en la tan traída y llevad Yebra-Fiscal que no sé si veremos algún día terminada.
 
Guara y Fragineto.

Tránsito incómodo entre genistas.

Pradeío de la majada.
 
            Volvemos sobre nuestros pasos, conocido el camino y en media hora alcanzamos de nuevo la Cima de Punta Cancias.

Ordesa con nieblas.

Punta este de Cancias y Cotiella.
 
Detalle de los Paredones de la Norte de Cancias.

Hacia atrás desde la Punta Este de Cancias.
 
            Seguidamente iniciamos el descenso cortando en diagonal la ladera sur y alcanzando el camino en la base de la misma.


            Luego ya sobre la pradera alpina localizamos algunos champiñones, nada del otro jueves, pero si en cambio están fresquísimos. La temporada no ha llegado todavía este año.

            Alcanzamos el Barranco Galindo o de Tatus e iniciamos el ascenso hasta el Camino a Fiscal. Allí, recorreremos breve e infructuosamente el hayedo en busca de colmenillas.
 

            Poco después, tras el tedioso faldeo de la cara oeste de Galardón nos vamos definitivamente para abajo. Lo haremos siguiendo el camino balizado que transita la orilla derecha del Barranco de San Salvador, con lo que nos llegamos a Laguarta cuando son las cinco de la tarde, liquidando un desnivel por encima de los 1050 metros de desnivel. La próxima vez que sea desde Fiscal y a ser posible utilizando la nueva carretera, que creo que no será así.
 

 

           

 

           

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.