18 sept. 1999

10-99. PICO DE FERRERAS. 18-9-1999.

Cara Sudeste de Ferreras.

Pista de la Ripera, Collado de Tendeñera, Puerto de Ordiso, Collado de Mallaruego, Arista Sur, Pico Ferreras, Ibón de Mallaruego y Barranco de la Ripera.

18-09-1999.

Salida 09 h. Llegada 16 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Ferreras procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 
            Septiembre del 99 sale pasado por agua y nos vamos a Salou de fin de semana. El tiempo resulta extraordinario y el agua está maravillosamente buena. El traumatólogo me dijo el día 9 al quitarme el yeso que tomara baños de agua de sal, y entre San Sebastián y Salou mejor el Mediterráneo que está más cerca.

            El sábado 18 nos levantamos a las siete de la mañana y a  las ocho abrimos el candado de la pista y nos marchamos para arriba. José luis Allúe nos ha bajado la llave de la Pista de la Ripera. Es la primera vez que la subimos en coche ya que la vez anterior casi ni la empezamos.

            La pista está bastante estropeada en relación con el final del invierno cuando la subíamos para ir al Pico de las Escuelas, estaba impecable en aquella ocasión.

El Collado de Yenefrito. 2-9-06.
 
            Subidos 4 kilómetros en dirección este-sudeste hasta el inicio de la Costera de Yenefrito, y orientándonos al sur continuamos ascendiendo la pista a lo largo de 3 kilómetros y medio más. Para ello hemos de pasar al lado izquierdo del Barranco de la Ripera y transitamos junto a un refugio pastoril cuando la pista quiere girar un poco al este.

            Poco más arriba frente a la cascada del barranco, en un plano ensanche junto a la pista, aparcamos. Estamos a 1600 metros de altitud y las paredes de Peña Forato nos cierran ya el paso.

Cascada der la Ripera. 20-7-07.
 
            Son las nueve menos cuarto cuando nos echamos a andar. Dos que van delante de nosotros nos muestran el camino, por otra parte evidente y visible, al otro lado del barranco y a media ladera ascendiendo en busca del valle colgado del que salta la cascada.

            La pista continua en fuertes lazadas volviéndose hacia el sudoeste al encuentro del refugio pastoril que se instala cerca ya a la zona de Sabocos.

            Cruzamos el barranco y tomamos el repecho que tendrá cerca de 250 metros con tranquilidad, pues de momento el día no apura.

            Este tramo de camino, mejor dicho, este camino no lo recordamos. Hace ya tantos años, éramos tan principiantes y además estaba nevado que tenemos una imagen vaguísima   e irreal del mismo.

            Pasado el repecho que hemos realizado en dirección nordeste, contorneamos un paredón rocoso perpendicular a Peña Forato y girando a nuestra derecha nos orientamos definitivamente al este en busca del Collado de Tendeñera.

Barranco de Tendeñera. 20-7-07.
 
            El camino se allana y cruzamos por tercera vez el barranco para continuar por su orilla derecha pasando junto a otro refugio pastoril que está muy limpio e instalado en un rellano vestido de pradera alpina y continuamos adelante mientras el sol pelea con cierta nubosidad que ya ha aparecido sobre el Collado de Tendeñera.

Vertiente Oeste del Collado de Tendeñera. 20-7-07.
 
            Poco más arriba, otro rellano nos catapulta hacia el repecho final, desaparecido ya el barranco.

            Hace fresquillo cuando a las diez y cinco alcanzamos el Collado de Tendeñera situado a 2330 metros de altitud. Charlamos con la pareja que también acaba de llegar. Quieren ir, si tienen ganas, hasta Tendeñera.

            Les indicamos algunos lugares que se ven desde el collado y proseguimos nuestro camino bajando un poco hacia Otal, pues en el mismo collado, una barrera rocosa, nos impide acceder directamente a la dirección en la que pretendemos continuar.

            Descendemos a media ladera no más allá de 50 metros de desnivel, y en el segundo corredor de los que parecen claramente practicables, nos metemos en él orientándonos hacia el norte.

            Sorteando el agua del barranco que baja por el corredor fruto de las lluvias de la semana, ascendemos fuertemente alrededor de 150 metros, y en el origen del mismo paramos a almorzar. Son las once menos cuarto.

            Comemos un poco contemplando la nieve que ya viste el Corredor Oeste del Perdido pues parece ser que el agua de esta semana ya ha sido nieve en altitud, contemplamos la cara norte del Pico Otal y el corredor de acceso a la cara sur, el bucólico y suspendido Valle de Otal y el Valle de Bujaruelo, lugares de gratísimos recuerdos acunados en el tiempo.

            A las once proseguimos para arriba en dirección norte, y tras salvar en fuerte ascenso un espolón que baja en dirección este, transitamos a media ladera las zonas lacustres del Puerto de Ordiso salpicadas de pequeños ibones. Vamos directos al Collado de Mallaruego.

            Para ello salvamos la pedrera somital del corredor y nos asomamos al norte: aparecen en primer plano el Collado de Fenez y el Pico de Ferreras.

Las Suertes de Otal desde el Collado de Tendeñetra. 20-7-07.
 
            El acceso al Pico de Mallaruego obliga a dar una pequeña vuelta hacia el norte para salvar los paredones que arrancan del propio collado, nos quedarán unos 50 metros hasta la cima que queda al oeste del collado pues debemos estar sobre los 2650 metros de altitud. Me digo de hacerlo a la vuelta por no perder tiempo ahora y nos descolgamos, pedrera abajo, en busca del Collado de Fenez tomado por un nutrido rebaño de cabras.

            Alcanzado el collado situado a 2499 metros de altitud, decidimos faldear por el este un par de picachos que adornan la arista hacia el norte y que conducen al collado sur de Ferreras. Es un flanqueo a media ladera en el que salvamos un par de pasos característicos en sendos y pequeños paredones para no dar más vuelta.

            Frente al pico decidimos tomar la arista sur que buscar la nordeste, más fácil, pero defendida por una larga pedrera menuda. Es la una menos cuarto cuando alcanzamos el collado sur situado sobre los 2560 metros de altitud y nos metemos en la arista que está muy descompuesta y no demasiado transitada.

            La primera parte es fácil pero nos espera la pared terminal que es un tramo carácterístico y de unos 15 metros, tan vertical desde abajo como desde arriba. Una fisura estrecha permite salvarla sin excesivas dificultades, pero no voy muy confiado con mi mano izquierda algo doliente al esfuerzo todavía por la rotura,  y poco después de empezar la fisura, viendo que hay un par de pasos fuertes, decido escaparnos por el oeste contorneando para ganar un corredor fácil que situado al nordeste nos conduce a la antecima del pico.

Vignemale, Calcite y Bila desde Ferreras.
 
Ibón de Catieras desde Ferreras.2-10-10.
 
            Un pequeño descenso a la brecha intermedia y un cuidadoso paso de IIº nos depositan en la cima del Pico de Ferreras a 2638 metros de altitud cuando es la una del mediodía.

La Oeste de Ferreras. 2-10-10.
 
Reflejos de Ferreras en Catieras. 2-10-10.
 
            Hacemos fotos, echamos un trago, contemplamos el Ibón de Catieras allá en el hondo, los Picos de Catieras y Baldairán al norte y el próximo Collado de Espelunz, al que debimos llegar la primera vez que subimos a Catieras. Nos vamos para abajo a la una y cuarto.

El Puerto de las Obellas y la cresta hacia Ferreras. 5-9-08.
 
            Lo hacemos por la fácil arista nordeste antes que perder demasiado tiempo desandando la arista que hemos traído ya que resultaría algo más laborioso que este. Enseguida tomamos un fácil corredor que orientado al sudeste nos deposita en la cabecera de la pedrera que hemos desechado para subir.

Arista Norte de Ferreras desde la Sur de Espelunz. 2-10-10.
 
            La continuación es un flanqueo siguiendo algunas trazas de camino en la misma horizontalmente para ir en busca de los dos pasos claves que hemos utilizado en la ida y alcanzar el Collado de Fenez que sigue ocupado por las cabras.

Mallaruego desde la Sudoeste de Ferreras.
 
            Llegados al collado pasamos a su vertiente oeste y en diez minutos alcanzamos el lecho lacustre en el que se asienta el Ibon de Mallaruego. Son las dos de la tarde y paramos para comer, el lugar es absolutamente encantador.

Ordesa y Bujaruelo desde el Ibón de Ordiso.
 
            A las dos y veinte reanudamos la marcha virando un poco al sur para ni enrallarnos al este ni bajar al fondo del valle que desciende, a nuestra derecha.

La Norte de Otal desde los Ibones de Ordiso.
 
            Sale el sol y en un abrigado paraje, antes de iniciar el descenso que nos permita alcanzar el camino de ascenso utilizado por la mañana, paramos para tomar un poco el sol. Ya teníamos ganas de que saliera y nos endulzara un poco el día.

Ibón de mallaruego y Escuellas.
 
            Media hora después seguimos para abajo entre la inclinada pradera alpina y un amplio corredor en el que se notan los arrastres del agua de estos días pasados. Serán casi 200 metros de desnivel los que nos llevarán, tras flanquear la pedrera final ya hacia el oeste, al refugio pastoril  que hemos visto esta mañana en el primer rellano sobre los 1950 metros de altitud.

Descenso hacia el bón de Mallaruego. 20-7-07.
 
            Cruzamos el barranco y enseguida bajamos el último resalte al encuentro del coche que nos espera en el lugar que lo hemos dejado aparcado.

La Norte de la Peña del Forato bajando hacia el Rincón del Verde. 20-7-07.
 
            Son las cuatro y media cuando nos metemos en el coche, pasamos el refugio que a la mañana tenía un par de coches aparcados y tras adelantar a una cabaña que baja por la pista y que se desvía hacia Yenefrito, continuamos pista abajo para llegarnos a Panticosa.  Son las cinco y media.

            Luego dejamos la llave por debajo de la puerta del Ayuntamiento, como hemos acordado y a las seis estamos en casa con 1250 metro en las piernas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.