31 oct. 1999

13-99. CIRCULAR POR PIEDRAFITA Y ARRIEL. 31-10-1999.

Cubeta Lacustre de Arriel desde la Cima del Pallas. 29-10-00.

Embalse de la Sarra, Llano Cheto, Reespumoso, Cara Sur de las Frondiellas, Ibones de Arriel y Llano Cheto.

31-10-1999.

Desnivel acumulado 850 m.

Distancia recorrida 19500 m.

Tiempo efectivo 06:15 h.

Sol.

Fácil.

Se trata de un recorrido que raya la alta montaña prácticamente por sendero y asequible de realizar en cualquier época del año salvo la de aludes. Si se hace en Otoño se  cuenta con el aditivo del hayedo otoñal.

Agua prácticamente en casi todo el recorrido de escorrentías, barrancos e ibones.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa de Piedrafita-Arriel procedente de Iberpix. Vía en amarillo.


            Ayer nos fuimos al monte y despediremos bien Octubre, hoy 31, para compensar que el resto del mes lo hemos pasado en blanco. Decidimos pasar la revista anual al Circo de Piedrafita, a la vez que haremos un agradable día de paseo sin complicaciones.

Han cambiado la hora, nos despertamos a una hora desbrujulada y en media hora de coche nos llegamos al Puente de las Faixas en La Sarra.

Son las nueve menos cuarto cuando nos echamos al camino desde los 1450 metros de altitud en medio de una deliciosa, temprana y soleada mañana que nadie diría que fuera de mediados de  Otoño precisamente, a no ser por unos inconfundibles colores que lo llenan todo.

Suntuosa Cascada de Balzaroleta. 13-7-05.
 
Un conocido camino me deja la duda de la entrada del Barranco de Soba entre los recuerdos familiares y el delicioso contraste de colores de la cubierta vegetal del fondo del Barranco de Aguas Limpias.

Más adelante nos espera el claro hayedo, ligero de hoja e iluminado por el sol.

Llegando al Paso del Oso. 9-8-09.
 
El camino está lleno de agua, baja por todas partes pues las temperaturas que tenemos se están cepillando las nieves de manera espectacular.

Cascada del Paso del Pino. 13-7-05.
 
Alcanzamos el Llano Cheto para, en su parte más elevada, atravesar el Barranco de Arriel, en el que, por cierto, ya no hay puente y alcanzar el Paso del Pino a 1680 metros de altitud sobre su crecida cascada, cuando llevamos una hora de camino y un buen ritmo sin demasiado esfuerzo.

Luego ya en dirección este proseguimos el ascenso contemplando, de nuevo, indicadores de peligro de aludes a lo largo de la cara sur de las Frondiellas. Estamos bajo la pared de la presa.

Ibón de Reespumoso. 13-7-05.
 
Transitando entre múltiples recuerdos nos subimos los 185  escalones que nos depositan en la Capilla de la Virgen de las Nieves a la que llega mi esposísima con evidentes resoplidos, ha debido perder la costumbre de las escaleras, tan suya.

Cruzamos por la pared de la presa hasta el otro lado y nos sentamos a almorzar cuando son las once menos cuarto.

Hemos venido a almorzar hasta la zona sur de la presa  para poder contemplar la zona norte del Circo de Piedrafita, absolutamente espléndida desde el Pico Piedrafita hasta el Pico Arriel.

Balaitus y Frondiellas visto desde Moncalbos y una parte de la ladera recorida. 10-9-08.
 
A las once y diez y tras atravesar la pared de la presa de nuevo, nos vamos horizontalmente hacia el oeste, transitando la cara sur de las Frondiellas, en busca del Circo de Arriel.

Uno de los Ibones Intermedios de Arriel. 14-7-05.
 
El camino que recordábamos, lo hicimos en sentido contrario, era más plano hace 14 años. Hoy como entonces ha de ascender desde los 2110 metros de altitud de Reespomuso hasta los 2259 metros del Ibón Arriel Superior. Transita la pelada cara sur de las Frondiellas pasto primero de los trabajadores de las obras de las presas y posteriormente de los aludes que han terminado el trabajo convenientemente: un auténtico desastre.

Cerca de la entrada al Circo de Arriel contemplamos un par de amanitas muscarias y comemos unos arándanos muy maduros y casi helados.

Entre recuerdos accedemos a la cubeta lacustre a la altura del segundo Ibón  y siguiendo el camino nos llegamos hasta la pared del  Primer Ibón Superior de Arriel.

En el Ibón Alto de Arriel con Pallas.31-10-99.
 
Hacemos una fotografía con el todopoderoso Palax  de fondo y contorneando el ibón por su orilla derecha nos llegamos hasta el Ibón Superior de Arriel próximo al Collado de Arremoulit.

Al abrigo del poco viento que corre paramos a comer un poco ya que el tránsito desde Reespomuso se ha hecho largo y pretendemos comer algo antes de iniciar el descenso, en este soleado paraje.

Ibón Inferior de Arriel. 14-7-05.
 
Nos recreamos con el Balaitus, recordamos el Abrigo André Michaud y a las dos y media iniciamos el regreso.

Lo hacemos siguiendo el curso del agua por medio del camino trazado entre los ibones que se asientan en el fondo de la desconyuntada y siempre preciosa cubeta lacustre.

Brecha de Desagüe de los Ibones de Arriel. 9-8-09.
 
Abandonada la cubeta y siempre en dirección sur, descendemos el balizado camino en la pedrera por la que en su zona este discurre el Barranco de Arriel antes de que alcance la cascada del mismo nombre.

La Cascada Alta de Arriel mucho menos conocida que la del LLano Cheto. 9-8-09.
 
Una hora después estamos en el Paso del Pino, el descenso es agradabilísimo al cálido sol de la tarde. Bajamos tranquilamente pero a muy buen ritmo.

Cascada Inferior de Arriel. 21-6-93.
 
Poco más abajo, alcanzamos el tornasolado hayedo y hacemos alguna fotografía imposible de rescatarse de tan mágicas sensaciones y echamos algún trago de agua con bastante sed.

En el Hayedo de Aguas Limpias. 31-10-99.
 
Nos cruzamos con gentes que han salido a dar una vuelta, turistas que han llenado el Pirineo en este puente y que salen en familiar a pasear una tarde agradabilísima.

Hora y diez minutos más tarde llegamos a La Sarra cuando son las cinco menos veinte. Los 850 metros subidos no nos han zurrado demasiado a pesar de hacerlos a muy buen ritmo, sobre todo a la subida, y teniendo en cuenta, por otra parte, que el camino ha sido largo.

A las cinco y cuarto, todavía en medio de una tarde estupenda llegamos a casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.